HAVANA CLIMA

redes sociales en Cuba

Las quejas de una joven madre cubana que pasaron de las redes a la realidad

El video de Amelia Calzadilla, nacido en una transmisión directa desde su Facebook, pasó este lunes de ser una tormenta digital a tener repercusiones en el mundo real y palpable. A raíz de sus comentarios, la joven habanera fue citada en la sede del gobierno de El Cerro, su municipio.Al salir de la reunión, de más de dos horas y media, Calzadilla prefirió no hacer declaraciones a los medios internacionales que esperaban, entre ellos la agencia española Efe, cuyo reporte describe al lugar rodeado de curiosos y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil.Calzadilla aseguró que se expresaría de nuevo desde las redes. “Nadie me interrogó. Esto fue un encuentro”, afirmó por Facebook unas horas más tarde en una directa en la que dijo que tuvo oportunidad de exponer sus problemas a la gobernadora municipal, especialmente los gastos que le genera la falta de gas en la vivienda.«Yo tengo tres hijos», decía Amelia durante el primero de sus videos más polémicos.Calzadilla aseguró además que no le importan las críticas de los últimos días y volvió a mostrar su “gratitud” a todas las personas que le han mostrado su apoyo.“Mis hijos no tienen comida”El rostro y las palabras de Amelia se virilizaron tras su emocional mensaje de nueve minutos, transmitido en Facebook el pasado 9 de junio. En él cargó contra la falta de gas en casa, un asunto que, según videos que se pueden consultar en su perfil de Facebook, advirtió desde enero de 2021.Esta vez, también se refirió a los cortes eléctricos, al incremento de los precios, a la escasez, a la compra de productos básicos con divisa y a “la cola del pollo”, críticas que calaron rápidamente entre muchos cubanos que se reconocen en sus problemas.“Porque mis hijos no tienen comida, porque no tienen zapatos, porque no tienen ropa, porque necesitan a mis familiares en el extranjero para vivir dignamente en Cuba”, dijo Calzadilla visiblemente exaltada. “Madre cubana, que te levantas por la mañana como yo, preocupada de que te quiten la luz, que no sabes qué le vas a dar de comida a tus niños al final de la tarde cuando lleguen de la escuela (…), yo te pregunto: ¿Cuánto más vas a aguantar? Porque yo no aguanto más”, concluyó.La directa, en línea de sus transmisiones anteriores, recogía quejas comunes sobre los principales síntomas de la crisis económica que atraviesa Cuba, motivada por la pandemia de COVID.19, las sanciones estadounidenses exacerbadas desde la administración de Donald Trump y los fallos en la gestión macroeconómica nacional.Pero, también contenía claras críticas a la clase política. “Yo estoy culpando a los que dirigen, a los de arriba”, aseguró Calzadilla, que se refirió al ministro de Energía y Minas, Nicolás Liván, al presidente del país, Miguel Díaz-Canel, y, en general, “a la revolución” por la que también había luchado su padre.“¿Hasta cuándo el pueblo va a seguir pagando las comodidades de ustedes?”, se preguntó en un momento Calzadilla, quien es licenciada en Lengua Inglesa y guía turística, según apunta Efe.Con aquella directa, su voz se hizo viral en cuestión de horas, compartida miles de veces en redes. Otras madres cubanas, a veces con sus hijos en brazos, se grabaron también en vídeos solidarizándose con Amelia.Repercusiones de un videoSegún la fuente, los medios cubanos con sede en Miami —y críticos con el gobierno de la Isla— se hicieron rápidamente eco de este mensaje, al igual que hicieron opositores y activistas como Ángel Moya, Martha Beatriz Roque, Saily González o Salomé García Bacallao.De forma paralela comenzaron en redes varias cuentas progubernamentales —algunas anónimas— a criticar y desprestigiar a la joven, desplegando una histórica estratagema de poner la moral del ciudadano crítico, en este caso poniendo en duda sus dificultades económicas, para lo cual alegaban datos como los muebles que se advertían en su casa, la manera en que se arreglaba las uñas o echaban mano a fotos de su muro de Facebook, una de ellas en un conocido restaurante de La Habana.Otros se aventuraron a decir que estaba financiada por “contrarrevolucionarios” desde Estados Unidos o que simplemente buscaba el dinero del exilio cubano.No demoraron en sumarse a las críticas los medios oficiales. El sitio web Cubadebate publicó un artículo de opinión que aseguraba que “el vídeo viral de Amelia es un ejemplo de manual de lo que se llama gestión de la irritación”, dando a entender que no era espontáneo y estaba orquestado por la disidencia.En la segunda directa de Calzadilla, hecha este fin de semana, se veía más serena y cuidada, consciente del fenómeno que había generado, aunque igualmente segura de sus palabras. Explicó que abandonaba las redes, que había rechazado las ayudas que le habían ofrecido tras su video viral y entonces avanzó que la habían citado este lunes en la sede del gobierno de su municipio.Después de esta declaración, el canal de Youtube de una cuenta anónima progubernamental llamada Guerrero Cubano anunció que no abriría “la caja de pandora de la supuesta madre sufrida”.  “¿Por qué lo hace? ¿Quiénes están detrás y pagan esto? Todo con pruebas, incluida la relación del hecho con los ataques contra Cuba en la Cumbre de las Américas y la mafia terrorista anticubana”, era lo que prometía revelar, pero no lo hizo, apunta Efe. Efe/OnCuba.

Leer más »

Las quejas de una joven madre cubana que pasaron de las redes a la realidad

El video de Amelia Calzadilla, nacido en una transmisión directa desde su Facebook, pasó este lunes de ser una tormenta digital a tener repercusiones en el mundo real y palpable. A raíz de sus comentarios, la joven habanera fue citada en la sede del gobierno de El Cerro, su municipio.Al salir de la reunión, de más de dos horas y media, Calzadilla prefirió no hacer declaraciones a los medios internacionales que esperaban, entre ellos la agencia española Efe, cuyo reporte describe al lugar rodeado de curiosos y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil.Calzadilla aseguró que se expresaría de nuevo desde las redes. “Nadie me interrogó. Esto fue un encuentro”, afirmó por Facebook unas horas más tarde en una directa en la que dijo que tuvo oportunidad de exponer sus problemas a la gobernadora municipal, especialmente los gastos que le genera la falta de gas en la vivienda.«Yo tengo tres hijos», decía Amelia durante el primero de sus videos más polémicos.Calzadilla aseguró además que no le importan las críticas de los últimos días y volvió a mostrar su “gratitud” a todas las personas que le han mostrado su apoyo.“Mis hijos no tienen comida”El rostro y las palabras de Amelia se virilizaron tras su emocional mensaje de nueve minutos, transmitido en Facebook el pasado 9 de junio. En él cargó contra la falta de gas en casa, un asunto que, según videos que se pueden consultar en su perfil de Facebook, advirtió desde enero de 2021.Esta vez, también se refirió a los cortes eléctricos, al incremento de los precios, a la escasez, a la compra de productos básicos con divisa y a “la cola del pollo”, críticas que calaron rápidamente entre muchos cubanos que se reconocen en sus problemas.“Porque mis hijos no tienen comida, porque no tienen zapatos, porque no tienen ropa, porque necesitan a mis familiares en el extranjero para vivir dignamente en Cuba”, dijo Calzadilla visiblemente exaltada. “Madre cubana, que te levantas por la mañana como yo, preocupada de que te quiten la luz, que no sabes qué le vas a dar de comida a tus niños al final de la tarde cuando lleguen de la escuela (…), yo te pregunto: ¿Cuánto más vas a aguantar? Porque yo no aguanto más”, concluyó.La directa, en línea de sus transmisiones anteriores, recogía quejas comunes sobre los principales síntomas de la crisis económica que atraviesa Cuba, motivada por la pandemia de COVID.19, las sanciones estadounidenses exacerbadas desde la administración de Donald Trump y los fallos en la gestión macroeconómica nacional.Pero, también contenía claras críticas a la clase política. “Yo estoy culpando a los que dirigen, a los de arriba”, aseguró Calzadilla, que se refirió al ministro de Energía y Minas, Nicolás Liván, al presidente del país, Miguel Díaz-Canel, y, en general, “a la revolución” por la que también había luchado su padre.“¿Hasta cuándo el pueblo va a seguir pagando las comodidades de ustedes?”, se preguntó en un momento Calzadilla, quien es licenciada en Lengua Inglesa y guía turística, según apunta Efe.Con aquella directa, su voz se hizo viral en cuestión de horas, compartida miles de veces en redes. Otras madres cubanas, a veces con sus hijos en brazos, se grabaron también en vídeos solidarizándose con Amelia.Repercusiones de un videoSegún la fuente, los medios cubanos con sede en Miami —y críticos con el gobierno de la Isla— se hicieron rápidamente eco de este mensaje, al igual que hicieron opositores y activistas como Ángel Moya, Martha Beatriz Roque, Saily González o Salomé García Bacallao.De forma paralela comenzaron en redes varias cuentas progubernamentales —algunas anónimas— a criticar y desprestigiar a la joven, desplegando una histórica estratagema de poner la moral del ciudadano crítico, en este caso poniendo en duda sus dificultades económicas, para lo cual alegaban datos como los muebles que se advertían en su casa, la manera en que se arreglaba las uñas o echaban mano a fotos de su muro de Facebook, una de ellas en un conocido restaurante de La Habana.Otros se aventuraron a decir que estaba financiada por “contrarrevolucionarios” desde Estados Unidos o que simplemente buscaba el dinero del exilio cubano.No demoraron en sumarse a las críticas los medios oficiales. El sitio web Cubadebate publicó un artículo de opinión que aseguraba que “el vídeo viral de Amelia es un ejemplo de manual de lo que se llama gestión de la irritación”, dando a entender que no era espontáneo y estaba orquestado por la disidencia.En la segunda directa de Calzadilla, hecha este fin de semana, se veía más serena y cuidada, consciente del fenómeno que había generado, aunque igualmente segura de sus palabras. Explicó que abandonaba las redes, que había rechazado las ayudas que le habían ofrecido tras su video viral y entonces avanzó que la habían citado este lunes en la sede del gobierno de su municipio.Después de esta declaración, el canal de Youtube de una cuenta anónima progubernamental llamada Guerrero Cubano anunció que no abriría “la caja de pandora de la supuesta madre sufrida”.  “¿Por qué lo hace? ¿Quiénes están detrás y pagan esto? Todo con pruebas, incluida la relación del hecho con los ataques contra Cuba en la Cumbre de las Américas y la mafia terrorista anticubana”, era lo que prometía revelar, pero no lo hizo, apunta Efe. Efe/OnCuba.

Leer más »

Cuba: fallece el hijo del “pagador de promesas”

Medios de prensa independientes de Cuba, usuarios en las redes sociales así como la revista oficial Alma Mater informaron la muerte, ocurrida entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, del hijo de Omar Quintero, quien fue conocido hace unos meses como “el pagador de promesas”. Lázaro Quintero murió a los 36 años debido al cáncer.“Hoy conocimos del fallecimiento de Lázaro, hijo de Omar, el pagador de promesas. Alma Mater se une a la tristeza por la pérdida del muchacho”, refirió la publicación oficial cubana.🌻🤲Con su andar a pie por más de 800 kilómetros, Omar Quintero Monte de Oca cumplió una promesa que realizara por la salud de uno de sus hijos, Lázaro.📌Vea la historia completa 👇👇https://t.co/ESe9xTZGG9#Cuba #ElPagadorDePromesas #AlmaMater #GenteDelAlma— Revista Alma Mater (@AlmaMater_Rev) June 4, 2022Los cubanos siguieron por redes sociales y en vivo la caminata que realizó su padre entre febrero y marzo desde La Habana hasta el santuario El Cobre en la provincia oriental de Santiago de Cuba (unos 900 kilómetros) para pedirle a la Virgen de la Caridad por la salud de su hijo.Al regresar a su casa en la popular barriada de Los Pocitos, en el municipio habanero Marianao, el hombre de 56 años le contó a Efe su experiencia en la travesía que comenzó “solito” y a partir de la mitad del camino se volvió en un suceso nacional.A su hijo Lázaro, un joven trabajador del sector de la salud, se le diagnosticó hace 11 años un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que se forma en el sistema linfático. La enfermedad le había afectado los pulmones y los médicos le calculaban apenas unos meses de vida.Cuba: “pagador de promesas” termina su peregrinar al Santuario del CobreEse fue el momento cuando Omar le prometió “a Dios y a la Virgen de la Caridad que si lo salvaban iba a El Cobre a pie”, en referencia al conocido santuario y que implicó cruzar casi de lado a lado la Isla de Cuba.Efe/OnCuba.

Leer más »

Cuba: “pagador de promesas” termina su peregrinar al Santuario del Cobre

Omar Quinteros Montes de Oca, el peregrino cubano de 56 años que se mantuvo casi dos meses en las carreteras de la Isla para cumplir una promesa en favor de la salud de su hijo, llegó este lunes al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, situado en la oriental provincia de Santiago de Cuba, donde fue recibido por un impresionante mar de pueblo.La caminata de más de 800 km comenzó el pasado 15 de enero, cuando a las 5:50 a.m. Omar partió desde su casa ubicada en el capitalino municipio de Marianao, «con la bendición de su madre y los abrazos de dos hermanos y un vecino», como él mismo contara para un reportaje publicado por el periódico Escambray, cuando en su particular periplo había alcanzado la central provincia de Sancti Spíritus.“Mi promesa de ir caminando desde La Habana hasta El Cobre, en Santiago de Cuba es por la salud de mi hijito… Si ella me lo salvaba yo iba y aquí estoy. Sobrevivir a un tumor en el mediastino, luego que lo operaron, no le pudieron hacer nada y hoy el tumor está en el mismo lugar, sin hacer metástasis, creo que es poco común”, confesó al mencionado medio.Hasta ese momento -mediados del mes de febrero-, Omar había ido por el borde de la Carretera Central empujando un carrito blanco con cuatro ruedas y techo rojo, donde protegía a la imagen de la Patrona de Cuba hecha de calamina. La imagen le acompaña desde hace más de 20 años.Antes del reportaje de Escambray, la historia de Omar había comenzado a hacerse viral a través de las redes sociales, y a pesar de no ser habitual en su agendas informativas, no dadas a incorporar asuntos de tema religioso, los medios provinciales y de alcance nacional también dieron muestra de interés en el hecho.Cubano atraviesa caminando la Isla para pagar una promesa a la Virgen de la Caridad del CobreNo fueron pocos los vecinos que a su paso acompañaron a Omar en su extenso peregrinar. Fue la propia voz popular la que no tardó en bautizarlo como el «pagador de promesas».De esa manera, a lo largo de su recorrido fue encontrando la solidaridad y el apoyo. En cada comunidad por la que iba pasando recibió lo necesario para continuar. A los vecinos, atraídos por la conmovedora historia, se unieron luego las autoridades locales, la policía y la Cruz Roja, quienes expresaron si intención de organizar y garantizar que Omar cumpliera de la mejor forma su objetivo.La promesa de un padreEn el reportaje de Escambray, escrito por la periodista Lisandra Gómez, Omar confesó que se había visto obligado a apagar su celular por momentos para avanzar en su propósito, pues la cantidad de llamadas que iba recibiendo con muestras de apoyo era abrumadora.“Voy a llegar. No sé si de rodillas, con las manos, pero lo haré por mi hijo y por todos los enfermos de cáncer del mundo. Hay que vivirlo para saber la crueldad de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona”, dijo entonces.Poco antes de alcanzar su destino, Omar vio cumplido otro deseo, pues había pedido a través de las redes sociales a Israel Rojas, voz líder del Dúo Buena Fe, entonar junto él la canción «Valientes», un tema que, como su propia gesta, tiene una amplia carga emocional y espiritual.Aunque no han trascendido cuáles serías sus próximos pasos, había declarado antes que, al concluir su travesía, esperaba regresara a su casa en Marianao con su carrito ya en un medio de transporte.También, comentó que compartiría lo que no había utilizado de las donaciones recibidas en su trayecto. Con el dinero sobrante de los fondos que logró recolectar compraría juguetes cuyo destino serían niños víctimas de cáncer.

Leer más »

Cibercubanidad: catarsis analógica sobre la enemistad y el odio

Desde hace varios meses, mi participación ciudadana en el archipiélago virtual cubano es esporádica. Ha estado fundamentalmente restringida a escasos sucesos personales, o a brindar likes, “me encantas” o “me importa” a publicaciones de amigas/os, confieso que, a veces, ofrecidos más por solidaridad que por entusiasmo. Mi sociopatía en las redes sociales tiene un largo historial médico, pero creo que el pasado 20 de octubre, día de la cultura nacional, luego de pasar muchos otros días sumergido en la cibercubanidad, fue que llegué incluso a desactivar mi cuenta en Facebook. El lleva y trae digital desatado en octubre, con el inicio de la independencia de 1868, con la bandera, con el himno cubano o ahora en enero con Martí, me dejan literalmente sin cerebro, citando a mi tía Micaela.Reconozco mi incompetencia para interpretar la riqueza que habita en el homo digitalis/distractus. Algunos me tildarán de pusilánime o patriota analógico, que no entiende los desafíos de la Nación digitada ni su “momento histórico” en las redes sociales. He sido incapaz de insertarme en la aldea global que (inter)fragmenta a Cuba en tantos trozos como subjetividades la imaginan. Pero cada aldea tiene sus lobos esteparios, y no debo ser el único que decida correr y alejarse de la mortal info-polidemia que nos acecha.Claro, que mi presunta desconexión al ciberespacio es a medias, quedan, por necesidad familiar y de trabajo, el Whatsapp, Messenger, Youtube, Twitter, casi nada. El camino de escape a una analógica gruta tiene lodos por doquier, en tierras arrasadas por fuegos de odio que tienen como camino proxys, que no aproximan a nadie. Este tipo está deprimido, será el diagnóstico definitivo que se haga sobre mí. Y sí, me deprime la Cuba virtual que veo, todavía más que la “real”, aunque la real es un reflejo indeleble de la virtual. Una amiga sabiamente me dice que en las redes sociales no hay debate, hay opresores y derrotados.Es en el llamado ciberespacio donde se enervan las intolerancias políticas, los prejuicios, los racismos, los machismos, que en la cotidianidad insular o diaspórica se ocultan bajo el manto de la ironía, el choteo, o la defensa a ultranza de una “cubanidad imaginada”. La confirmación vergonzosa del cyberbullying político como método para dirimir asuntos trascendentales, corroe como el ácido y como bumerán genera un nacionalismo radical ambidiestro que casi viste de camisa parda. Los odiadores de un extremo y de otro fingen ser promotores de diálogos [sordos], siempre desde sus marmóreas trincheras de troyanos virtuales.En estos meses de fuga de lo virtual a lo real, intento entender lo que [me] sucede, de dónde vienen esa angustia y cansancio que me provoca la antesala tropical del añorado [¿socialista? ¿capitalista?] Metaverso, y a dónde nos pueden conducir estas políticas virtuales de la enemistad. En la novela cyberpunk Snow Crash, escrita por Neal Stephenson en 1992, es posible encontrar algunas pistas del origen de esta distopía juguetona, donde estamos convocados a concurrir como a feria de vanidades. Según la ficción narrativa de Stephenson el snow crash es una especie de virus capaz de quitarle a las personas la capacidad de pensar crítica e independientemente, limitándolas a rutinas que, una vez aprendidas, no pueden ser modificadas.Resulta impactante la realidad imaginaria que describe el escritor estadounidense en el relato, a través de la actividad de Hiro, su protagonista. En ese cada vez más atractivo Metaverso —ya anunciado desde los años 90— “muchos son fans psicópatas corrientes y molientes, obsesionados con la fantasía de matar a cuchilladas a alguna actriz en particular; en la Realidad no pueden ni acercarse, así que se conectan al Metaverso para acechar a su presa”. Otros, como uno de los hackers de la Nueva Sudáfrica que la novela recrea, se preocupan porque en esa realidad virtual “no hay negros, amarillos ni judíos a los que moler a palos”.Sin embargo, la aspiración de Hiro, y de muchos otros/as en el Metaverso, es sentir el impacto, como en la vida real, del golpe que dan con la espada virtual en el cuello de un avatar perseguido. Es la sensación que a veces nos asfixia en ese ciberespacio donde el acoso, el acecho permanente, el linchamiento moral, la descalificación y el despropósito se diseñan para asesinar a las personas, quebrando su cuello con movimientos bien entrenados, igual a los de Hiro. Por eso, llega el cansancio de la hacker Juanita en visitar el Sol Negro, que es una parcela del Metaverso creado por Neal. Luego de mucho trabajar ella “ha decidido que todo es falso, que, por bueno que sea, el Metaverso distorsiona la forma en que la gente se comunica, y ella no quiere tales distorsiones en sus relaciones”. Y también Hiro en algún momento llegará a saber que “el Metaverso se ha convertido en un sitio donde se puede morir. O al menos donde te pueden freír el cerebro de forma que para el caso igual daría estar muerto”.PublicidadTrincheras cubanas en el ciberespacioLa novela antes citada no es el único material de ficción o de análisis científico que desde hace varias décadas colocan señales de aviso. Textos como Cibercultura de Pierre Lévy; el bestseller internacional La Era del Capitalismo de la Vigilancia de Shoshana Zuboff; o en una nota más pesimista La sociedad del cansancio de Byung-Chul Han, sin dudas muestran los desafíos de la omnipotente y omnipresente arquitectura digital. Un proyecto social emancipador, contrahegemónico y popular debería pensar seriamente en las humanidades digitales como camino al diálogo verdadero, donde la sabiduría y la cultura nacional no terminen en suicidio, como reflexiona el intelectual cubano Juan Antonio García Borrero.Instalar políticas de enemistad como método de guerra para disputar el entramado político y cultural de una cibercubanidad, en defensa de supuestos ideales democráticos, como mínimo es irracional, por no decir apócrifo. Del lado que venga la manipulación y con los propósitos que tenga, el fomento de la enemistad solo traerá escenarios de guerra, impiedad, rupturas y odios. Según Achille Mbembe1 hace mucho las democracias liberales (y algunas supuestamente socialistas) entendieron que el lazo de enemistad permite “normalizar la idea según la cual el poder no puede adquirirse y ejercerse sino a costa de la vida del otro”.11-J en Cuba: sobre lo bueno y lo justoSiguiendo el razonamiento del filósofo camerunés, entonces el ciberespacio se muestra como el escenario de guerra ideal donde se pueden experimentar las más sofisticadas armas para crear enemigos: “Que tales enemigos existan o no en los hechos importa poco. Basta con crearlos, encontrarlos, desenmascararlos y llevarlos a la luz del día”. Pues, con razón Mbembe muestra que “Al igual que ayer, la guerra contra enemigos existenciales vuelve a ser comprendida en términos metafísicos […] Esos enemigos con los cuales no es posible ni deseable ningún entendimiento aparecen generalmente bajo los rasgos de caricaturas, de clichés y de estereotipos”.Y es en este punto que mi sociopatía en el Metaverso se convierte en la comprensión crítica de esa Cuba digitalizada que desdibuja lo que somos hoy y seremos en el futuro cercano. Entonces debo regresar, no como Hiro a destrozar pescuezos de un tajo, sino a intentar (re)crear otra Humanidad en ese Metaverso, donde las distopías den espacio a la utopía de no convertirnos en autómatas sonrientes, ilustrados y fríos. Realidades paralelas donde pierdan protagonismo los aburridos y grises avatares del odio y la enemistad que pululan en la cibercubanidad, para dar espacio en el Metaverso a redes y puentes de amor y de amistad…esa definitivamente será la Cuba de Martí, no otra.   ***Notas:1 Achille Mbembe. Políticas de la enemistad. Futuro Anterior Ediciones, 2018, p. 79.

Leer más »

Cibercubanidad: catarsis analógica sobre la enemistad y el odio

Desde hace varios meses, mi participación ciudadana en el archipiélago virtual cubano es esporádica. Ha estado fundamentalmente restringida a escasos sucesos personales, o a brindar likes, “me encantas” o “me importa” a publicaciones de amigas/os, confieso que, a veces, ofrecidos más por solidaridad que por entusiasmo. Mi sociopatía en las redes sociales tiene un largo historial médico, pero creo que el pasado 20 de octubre, día de la cultura nacional, luego de pasar muchos otros días sumergido en la cibercubanidad, fue que llegué incluso a desactivar mi cuenta en Facebook. El lleva y trae digital desatado en octubre, con el inicio de la independencia de 1868, con la bandera, con el himno cubano o ahora en enero con Martí, me dejan literalmente sin cerebro, citando a mi tía Micaela.Reconozco mi incompetencia para interpretar la riqueza que habita en el homo digitalis/distractus. Algunos me tildarán de pusilánime o patriota analógico, que no entiende los desafíos de la Nación digitada ni su “momento histórico” en las redes sociales. He sido incapaz de insertarme en la aldea global que (inter)fragmenta a Cuba en tantos trozos como subjetividades la imaginan. Pero cada aldea tiene sus lobos esteparios, y no debo ser el único que decida correr y alejarse de la mortal info-polidemia que nos acecha.Claro, que mi presunta desconexión al ciberespacio es a medias, quedan, por necesidad familiar y de trabajo, el Whatsapp, Messenger, Youtube, Twitter, casi nada. El camino de escape a una analógica gruta tiene lodos por doquier, en tierras arrasadas por fuegos de odio que tienen como camino proxys, que no aproximan a nadie. Este tipo está deprimido, será el diagnóstico definitivo que se haga sobre mí. Y sí, me deprime la Cuba virtual que veo, todavía más que la “real”, aunque la real es un reflejo indeleble de la virtual. Una amiga sabiamente me dice que en las redes sociales no hay debate, hay opresores y derrotados.Es en el llamado ciberespacio donde se enervan las intolerancias políticas, los prejuicios, los racismos, los machismos, que en la cotidianidad insular o diaspórica se ocultan bajo el manto de la ironía, el choteo, o la defensa a ultranza de una “cubanidad imaginada”. La confirmación vergonzosa del cyberbullying político como método para dirimir asuntos trascendentales, corroe como el ácido y como bumerán genera un nacionalismo radical ambidiestro que casi viste de camisa parda. Los odiadores de un extremo y de otro fingen ser promotores de diálogos [sordos], siempre desde sus marmóreas trincheras de troyanos virtuales.En estos meses de fuga de lo virtual a lo real, intento entender lo que [me] sucede, de dónde vienen esa angustia y cansancio que me provoca la antesala tropical del añorado [¿socialista? ¿capitalista?] Metaverso, y a dónde nos pueden conducir estas políticas virtuales de la enemistad. En la novela cyberpunk Snow Crash, escrita por Neal Stephenson en 1992, es posible encontrar algunas pistas del origen de esta distopía juguetona, donde estamos convocados a concurrir como a feria de vanidades. Según la ficción narrativa de Stephenson el snow crash es una especie de virus capaz de quitarle a las personas la capacidad de pensar crítica e independientemente, limitándolas a rutinas que, una vez aprendidas, no pueden ser modificadas.Resulta impactante la realidad imaginaria que describe el escritor estadounidense en el relato, a través de la actividad de Hiro, su protagonista. En ese cada vez más atractivo Metaverso —ya anunciado desde los años 90— “muchos son fans psicópatas corrientes y molientes, obsesionados con la fantasía de matar a cuchilladas a alguna actriz en particular; en la Realidad no pueden ni acercarse, así que se conectan al Metaverso para acechar a su presa”. Otros, como uno de los hackers de la Nueva Sudáfrica que la novela recrea, se preocupan porque en esa realidad virtual “no hay negros, amarillos ni judíos a los que moler a palos”.Sin embargo, la aspiración de Hiro, y de muchos otros/as en el Metaverso, es sentir el impacto, como en la vida real, del golpe que dan con la espada virtual en el cuello de un avatar perseguido. Es la sensación que a veces nos asfixia en ese ciberespacio donde el acoso, el acecho permanente, el linchamiento moral, la descalificación y el despropósito se diseñan para asesinar a las personas, quebrando su cuello con movimientos bien entrenados, igual a los de Hiro. Por eso, llega el cansancio de la hacker Juanita en visitar el Sol Negro, que es una parcela del Metaverso creado por Neal. Luego de mucho trabajar ella “ha decidido que todo es falso, que, por bueno que sea, el Metaverso distorsiona la forma en que la gente se comunica, y ella no quiere tales distorsiones en sus relaciones”. Y también Hiro en algún momento llegará a saber que “el Metaverso se ha convertido en un sitio donde se puede morir. O al menos donde te pueden freír el cerebro de forma que para el caso igual daría estar muerto”.PublicidadTrincheras cubanas en el ciberespacioLa novela antes citada no es el único material de ficción o de análisis científico que desde hace varias décadas colocan señales de aviso. Textos como Cibercultura de Pierre Lévy; el bestseller internacional La Era del Capitalismo de la Vigilancia de Shoshana Zuboff; o en una nota más pesimista La sociedad del cansancio de Byung-Chul Han, sin dudas muestran los desafíos de la omnipotente y omnipresente arquitectura digital. Un proyecto social emancipador, contrahegemónico y popular debería pensar seriamente en las humanidades digitales como camino al diálogo verdadero, donde la sabiduría y la cultura nacional no terminen en suicidio, como reflexiona el intelectual cubano Juan Antonio García Borrero.Instalar políticas de enemistad como método de guerra para disputar el entramado político y cultural de una cibercubanidad, en defensa de supuestos ideales democráticos, como mínimo es irracional, por no decir apócrifo. Del lado que venga la manipulación y con los propósitos que tenga, el fomento de la enemistad solo traerá escenarios de guerra, impiedad, rupturas y odios. Según Achille Mbembe1 hace mucho las democracias liberales (y algunas supuestamente socialistas) entendieron que el lazo de enemistad permite “normalizar la idea según la cual el poder no puede adquirirse y ejercerse sino a costa de la vida del otro”.11-J en Cuba: sobre lo bueno y lo justoSiguiendo el razonamiento del filósofo camerunés, entonces el ciberespacio se muestra como el escenario de guerra ideal donde se pueden experimentar las más sofisticadas armas para crear enemigos: “Que tales enemigos existan o no en los hechos importa poco. Basta con crearlos, encontrarlos, desenmascararlos y llevarlos a la luz del día”. Pues, con razón Mbembe muestra que “Al igual que ayer, la guerra contra enemigos existenciales vuelve a ser comprendida en términos metafísicos […] Esos enemigos con los cuales no es posible ni deseable ningún entendimiento aparecen generalmente bajo los rasgos de caricaturas, de clichés y de estereotipos”.Y es en este punto que mi sociopatía en el Metaverso se convierte en la comprensión crítica de esa Cuba digitalizada que desdibuja lo que somos hoy y seremos en el futuro cercano. Entonces debo regresar, no como Hiro a destrozar pescuezos de un tajo, sino a intentar (re)crear otra Humanidad en ese Metaverso, donde las distopías den espacio a la utopía de no convertirnos en autómatas sonrientes, ilustrados y fríos. Realidades paralelas donde pierdan protagonismo los aburridos y grises avatares del odio y la enemistad que pululan en la cibercubanidad, para dar espacio en el Metaverso a redes y puentes de amor y de amistad…esa definitivamente será la Cuba de Martí, no otra.   ***Notas:1 Achille Mbembe. Políticas de la enemistad. Futuro Anterior Ediciones, 2018, p. 79.

Leer más »

Cuestión de sentimientos

Una amiga prefiere postear sobre aves, lagartijas, caracoles, una playa o araucarias; no importa en qué parte de la Isla o del archipiélago se encuentre el hábitat con sus “matas” y “bichos”; que sea sobre eso el tema en sus redes sociales: flora y fauna, eso antes de aludir a la realidad social del sitio donde nació, ya sea críticamente o con un matiz netamente realista. Ella está lejos y más que nostalgia ahora siente rabia y preocupación.La familia de esta amiga le ha advertido con una frase neutralizante: “Recuerda que nosotros estamos acá”. “Acá” quiere decir dentro de Cuba, en una provincia de Cuba, en un lugar de la Isla que nadie sabe cuál es ni dónde queda. Pero, “estar dentro” quiere decir, más que estar limitados por las fronteras, estar restringidos por la capacidad de pensar y razonar entre quienes le rodean. En cuanto a la frase, simple y seca, puede significar muchas circunstancias. ¿Cuántas veces la escuchamos? ¿Quién algún día nos la regaló?A la familia de mi amiga nadie parece haberle dicho directamente qué puede o qué no decir ella en las redes sociales, más cuando es tonto impedírselo a sus siete mil kilómetros de distancia. No le “pasan factura” por eso, ni hace falta que suceda. A saber a quién pueden molestar las palabras, quién arde bajo su grafía como ardió aquel que tres siglos atrás votó por castigar al que, desde su punto de vista, trasgredía el “estigma social”.Quien quiera se haya acercado en tono de advertencia a la madre de esta amiga puede que lo hiciera de una manera “casual” y sin “malas intenciones”. Digamos que en un intercambio en la acera pudo deslizar su parecer respecto a lo que la chica escribe cuando siente la necesidad, porque Facebook y las redes son, además, eso: una extensión del pensamiento que no pasa por el aparato fonológico donde puede verse limitado.Sea la circunstancia que sea, la frase fue dicha. Y yo la recuerdo: “nosotros estamos acá”. Y funciona. Hablamos de tocororos y auras tiñosas, de avestruces y manatíes, si acaso es que tampoco aludirlos molesta como molesta que hablemos ahora de pelota.La presión de sutileza es una de las razones para el destape que experimentan muchos al poner los pies fuera de la Isla. Incluso, sin pretender tomar una posición radical ante una situación determinada, la respuesta lógica será vomitar lo reprimido, abriendo el lugar donde van a parar las cosas que enferman.Otro amigo, este radicado en Cuba, me comenta que en su trabajo los reunieron en asamblea para advertirles que de compartir determinados asuntos proliferantes en las redes podrían tener problemas. No fueron pródigos a la hora de describir los “determinados asuntos” y tampoco se refirieron a cuáles eran los “problemas”; pero, todo el mundo entendió.Las cuentas en las redes sociales son privadas, pero no pocos llegan a ellas por conexiones estatales, y los burócratas se creen en la potestad de decidir qué debe o no decir un trabajador, si al fin y al cabo está seguro de que “le está pagando el servicio”. Incluso, cuando no es así y es el trabajador quien ha desembolsado una alta suma para conectarse a Internet, el funcionario cree que tienen potestad para cuestionar y conminarlo.PublicidadEl otro día alguien que encontré por Buenos Aires me dijo que se sentía tan revolucionario que no aceptaba que hablaran del gobierno cubano en su presencia. Aun no había acabado de decirlo y ya recordaba una frase que creo corresponde al poeta chileno Enrique Lihn: entre más lejos, más revolucionario.Hace tiempo leí una entrevista a la actriz Miriam Gómez, viuda del escritor Guillermo Cabrera Infante y por ella supe de esta anécdota: el escritor se había encontrado en un pasillo de avión a un sobrecargo que lo increpó por sus posiciones políticas. Le dijo que era un gran escritor, pero que sus pensamientos políticos daban asco. El escritor trató de ofrecer sus puntos de vista, pero no lo logró.Cuando regresó al asiento, contaba Gómez y todo esto lo recreo con mis palabras, el escritor radiante le puso al tanto del intercambio en el cual su interlocutor, a los finales, había ido subiendo de tono peligrosamente; pero él sólo le dijo una frase para calmarla: no es un asunto que pueda razonarse, cuando la política se asume como un sentimiento nada se puede hacer, nadie razona ni encuentra puntos medios, ni tiene siquiera la voluntad de dudar: cuando la política se asume como un sentimiento no vale la pena luchar.

Leer más »

Cuba seguía casi sin redes sociales a cuatro días de las protestas

La mayoría de las redes sociales y plataformas de mensajería permanecían bloqueadas en la mañana de este jueves en el servicio de internet móvil en Cuba, cuatro días después de que protestas antigubernamentales sacudieran al país.El observatorio de internet Netblocks reportó hoy en una actualización en Twitter de su informe sobre Cuba a raíz de las manifestaciones del domingo pasado, que a las limitaciones en el uso de Facebook, WhatsApp y Twitter se habían sumado restricciones en la plataforma de videos YouTube.«Las restricciones específicas podrían limitar el flujo de información desde Cuba tras las amplias protestas del domingo en las que miles de personas se manifestaron contra las políticas gubernamentales y la inflación. Las restricciones se mantienen este jueves por la mañana», indica el informe, citado por la agencia española EFE.El acceso a internet sí era posible en los parques wifi públicos y también, aunque con reportes de inestabilidad, en los servicios Nauta y ADSL en los domicilios, aunque no todos los cubanos pueden permitirse aún una conexión en sus hogares debido a su elevado coste. No obstante, ya desde ayer internautas de La Habana y otras partes del país reportaron un acceso limitado a través de datos móviles, que parece haber aumentado este jueves, en particular después del mediodía, según pudo comprobar OnCuba.Las telecomunicaciones en Cuba dependen por completo del monopolio estatal ETECSA, que no fue hasta diciembre de 2018 que comenzó a ofrecer el servicio de datos en los teléfonos celulares.Dicho servicio quedó prácticamente deshabilitado el domingo al extenderse las protestas de cubanos por varias localidades del país, luego de que en las redes se divulgaran videos de vecinos de San Antonio de los Baños (30 km al este de La Habana) lanzados a las calles para protestar por la falta de alimentos y medicinas y los cortes de luz, en medio de una grave crisis económica y sanitaria.Expertos citados por EFE estiman que el Gobierno cortó internet para evitar que estos hechos se repitan, aunque también consideran que la medida podría ser contraproducente al aumentar el descontento de la población con las autoridades. Estas, por su parte, sostienen que los hechos, a los que califica de «disturbios», han sido tergiversados, manipulados y magnificados en las redes, como parte de una campaña comunicacional organizada desde Estados Unidos.La conexión de los cubanos a internet ha crecido en los últimos tiempos, como un alivio ante la difícil situación del país, una vía para realizar compras e intercambios y el canal principal de comunicación con sus familias en el extranjero.PublicidadAlgunos jóvenes ha recurrido durante el «apagón» de datos móviles a ingeniosos trucos y a la ayuda de plataformas VPN para recobrar el acceso a la red 3G y 4G en sus dispositivos. «Los servicios VPN, que pueden burlar la censura de internet, siguen resultando efectivos para muchos usuarios», señala Netblocks, mientras organizaciones internacionales y algunos Gobiernos y políticos han instado a las autoridades cubanas a restablecer la conexión y permitir el acceso masivo a esta.El día despuésEl gobernador de Florida, Ron DeSantis, pidió el miércoles al presidente de EE.UU., Joe Biden, proveer internet al pueblo de Cuba, mientras el principal asesor de Biden para Latinoamérica, Juan González, indicó que Washington está trabajando en ello.La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, también respondió este jueves a una pregunta sobre la posibilidad de que Estados Unidos tome medidas para burlar el apagón del internet móvil en la Isla.«La falta de acceso a internet es un problema enorme en Cuba, y supone un reto muy grande para el pueblo de Cuba en el sentido de conseguir acceso a información o hablar con familiares. Ciertamente, estamos evaluando eso para ver qué podemos hacer al respecto», respondió la vocera.Sin embargo, consultada por EFE, una funcionaria estadounidense evitó aclarar si Estados Unidos podría estar planteándose una operación como la que propuso recientemente DeSantis.«No tenemos nada que anunciar» al respecto, afirmó la fuente, quien insistió en que Washington «condena el uso de apagones de internet parciales o completos impuestos por el Gobierno».Por su parte el canciller cubano, Bruno Rodríguez, eludió el martes en una conferencia de prensa explicar de forma explícita si el apagón de internet móvil es una decisión del Gobierno cubano y atribuyó la situación a la crisis económica que vive la Isla.EFE / OnCuba

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.