HAVANA CLIMA

cuarentena

Cuarentena en Los Sitios

27 de enero de 2021
Tocaron la puerta de mi casa y me informaron del cierre de la cuadra y del barrio.
“Hay muchos casos de Covid-19 y mucha indisciplina”, dijeron.
En ese momento mi presión arterial bajó y subió instantáneamente, me sentí fatal y pensé en todos los posibles contratiempos por venir. Cuando te encierran solo tienes acceso a lo que te traen; había escuchado comentarios de experiencias positivas, pero también negativas.
Al día siguiente, me levanté temprano y fui de compras. Traté de abastecerme, pero casi pierdo los pies de tanta caminata: conseguir comida en La Habana es muy difícil.
28 de enero
A las 6:00 p.m. nos encerraron. Colocaron rejas y policías; nadie podía salir, salvo por algo muy justificado. Por suerte mi barrio, a pesar de todos los lamentos, es uno de los barrios más felices de La Habana. Entonces, en la cuarentena el ambiente parecía una fiesta, los vecinos se asomaban a los balcones y a las puertas de sus casas, tocaban música y bailaban; incluso conocí a vecinos que nunca había visto.
Mantuve la sensación de estar en una película surrealista durante todo el encierro.
29 de enero
Ya nos habían informado de la próxima llegada de productos al barrio; en concreto: pollo. Los vecinos estaban muy contentos, las abuelas se prepararon desde la noche anterior, y hasta los niños notaron toda la expectativa de los padres. De esa forma no tenían que hacer cola durante 8 o 9 horas para comprar comida. Así que, desde la madrugada, la llegada del camión se convirtió en el atractivo del día.
Nos dijeron que el camión cargado de pollo llegaría a las 9:00 a.m., por lo que cada vez que se escuchaba el ruido de un camión todos los vecinos salían a los balcones y puertas y gritaban: “¡El camión del pollo, caballero! ¡El pollo, camión, gente!”.
La primera vez fue el camión de cigarrillos, y así pasaron las 12 del mediodía, 3:00 p.m., 5:00 p.m., 7:00 p.m. y 9:00 p.m.; ya a las 11 de la noche, después de una larga jornada de espera, llegó el camión del pollo.
¡Cuánta alegría! Toda la gente empezó a gritar y a reunirse alrededor del camión para empezar a comprar los productos.
Pollo, detergente, aceite, jabón, papel higiénico… Casi a las 12 de la noche entré a mi casa con todos los productos y con una sonrisa en la cara.
El encierro duró más de 30 días, por lo que tuvimos que esperar muchos camiones.
Los estudiantes de medicina examinaban todas las mañanas los hogares en busca de nuevos casos de coronavirus y realizaban un seguimiento de los contactos (Foto: Leysis Quesada Vera).
Estudiantes de Medicina en la calle Holguín, haciendo las pesquisas, en busca de nuevos casos (Foto: Leysis Quesada Vera).
El Consejo Popular Los Sitios estuvo cerrado, pero también las cuadras donde había casos positivos eran cerradas para prohibir el paso de las personas y disminuir el riesgo de contagios (Foto: Leysis Quesada Vera).
“Punto de Control”. Los policías controlaban el egreso e ingreso de las personas al área que estaba en cuarentena (Foto: Leysis Quesada Vera).
“Prohibido el paso”. Edificio en cuarentena (Foto: Leysis Quesada Vera).
Vecino de la calle Maloja desinfectando la entrada de su casa con solución de hipoclorito de sodio (Foto: Leysis Quesada Vera).
Retrato de una señora durante la cuarentena, en la calle Rayo (Foto: Leysis Quesada Vera).
Cecilio, vecino de la calle Reunión, vendiendo sus bancos para poder comprar sus comidas (Foto: Leysis Quesada Vera).
Jugadores de ajedrez, pasando el tiempo durante la cuarentena (Foto: Leysis Quesada Vera).
Lorenza, vecina de la calle División, disfrutando el sol por las tardes. Para muchas personas mayores, estar encerrados en casa sin poder salir a caminar ha sido un gran desafío. Su mejor medicina ha sido el sol (Foto: Leysis Quesada Vera).
Retrato de Aurora, vecina de la calle Escobar (Foto: Leysis Quesada Vera).
“Camión del pollo”. Camión que entregaba los módulos de comida durante la cuarentena (Foto: Leysis Quesada Vera).

Leer más »

Visiones de la pandemia en suelo cubano (4)

Ulises Rodríguez Febles, escritor, dramaturgo, investigador, actor

Más de un año después de registrarse los primeros contagios de SARS-Cov2 en el archipiélago, los cubanos enfrentan ahora un alarmante rebrote de casos propiciado por diversas cepas del virus que recorre el mundo desde fines de 2019. Con muy pocas opciones de aislamiento total, la gran mayoría debe seguir saliendo a la calle a diario para resolver sus necesidades más elementales con el consiguiente peligro de infección ante el más mínimo descuido en una cola, en un transporte, en un mercado, o en cualquier otro sitio.
Pero el prolongado encierro entraña también otros peligros para la salud. Vivir en un permanente estado de sitio es en extremo asfixiante, dañino, perturbador. Para saber su parecer al respecto, nos acercamos a un grupo de profesionales de la literatura, las artes, el periodismo, la comunicación, las ciencias, y les preguntamos cómo han lidiado con el tiempo, cómo han transcurrido sus días, qué reflexión quieren compartir sobre esta realidad y cómo imaginan el futuro post pandemia.
ULISES RODRÍGUEZ FEBLES: DEFENDER EL PATRIMONIO CON PASIÓN Y RIGOR, PORQUE HAY OTROS VIRUS QUE PUEDEN DESTRUIRLO
El escritor, dramaturgo, investigador, actor, Ulises Rodríguez Febles (Cárdenas, 1968) dirige la Casa de la Memoria Escénica, en Matanzas, sitio de conservación y difusión del patrimonio escénico, y desarrolla, además, una labor prolífica, sostenida, multipremiada, como autor de obras para teatro, guiones y novelas.
José Antonio Michelena (JAM): Ulises, ¿cómo has lidiado con el encierro, las ocupaciones, y el tiempo, en esta época de pandemia; en qué has ocupado tus días y tus noches?
Ulises Rodríguez Febles (UGB): Defendiendo, primero que todo, el patrimonio que custodiamos en la Casa de la Memoria Escénica, que hay que cuidar cada día, con la misma pasión y rigor; porque hay otros virus, que no son el SARS Cov-2, que pueden destruirlo. En la pandemia, hemos intentado seguir dándole vida al acto de conservar el patrimonio, difundiendo, creando proyectos posibles, realizando hasta donde pudimos actividades “presenciales”, cumpliendo las medidas.
Inauguramos, por ejemplo, dos nuevas piezas para el Museo de Esculturas en Madera de la Dramaturgia Cubana, que a diferencia de muchas otras, se develaron con poco público y sin la presencia de los autores: Carlos Celdrán (Hierro) y Gerardo Fulleda León (Ruandi).
Especialmente, en la etapa más difícil, me dediqué a determinados proyectos inconclusos de textos teatrales; a revisar una novela en proceso; a culminar investigaciones atrasadas; a trabajar en las páginas de Escena Matancera y Matanzas Ciudad Literaria.
Cuando tuvimos ciertas “normalidades”, nos fuimos, como escénicos que somos, a los barrios, con espectáculos teatrales, danzarios, circenses, o abrimos ciertos teatros, los hicimos vivir y disfrutar la recepción del público, que es algo que necesita el teatro, para que lo sea.
Escribí, entre marzo y abril, una obra sobre el tema, que se titula Cuarentena, que obtuvo el premio Fundación de la Ciudad de Matanzas, y va a presentarse como libro, si todo mejora en octubre del 2021.
Asistí a ensayos de Cuarentena con Vital Teatro, en esas “normalidades” en que se permiten los viajes a La Habana, y a una lectura camagüeyana con público, de Teatro El Viento, de mi obra Huevos. También fui a ver Biblioteca de Alejandría, con Teatro D´Sur, varias veces.
Casa de la Memoria Escénica, Matanzas
Pero nada se pudo concretar en el 2021, ni los estrenos en marzo que estaban previstos para el teatro Sauto, ni las presentaciones de algunos de mis libros, que salieron de imprenta, como el de Criaturas de Isla, por Tablas Alarcos.
Desde enero, empezó la etapa más compleja, al menos para Matanzas, que se agudizó en el mes de abril, y definitivamente, se cerraron los teatros, las pocas actividades de la Casa de la Memoria Escénica, y de nuevo a la casa.
Hasta ahora no hay ningún miembro de nuestro gremio que haya sido afectado por el virus. Pero esta es la etapa más letal, en la que los fallecidos empezaron a ser cercanos, gente que uno conoció, vecinos. Encerrado en la casa, vuelvo a escribir, a abrir cada día los espacios de la Casa de la Memoria; todo esto en la escasez perpetua, pero con un objetivo primero, no contagiarse, sobrevivir a la enfermedad, prepararse para cuando todo acabe, y sobre todas las cosas, que nada mate la felicidad de la creación y de vivir.
JAM: ¿Qué reflexión quisieras compartir sobre los efectos de esta plaga en las personas, sobre todo en los estados emocionales?
URF: Es difícil, es una mezcla rara de incertidumbre y vacío, pero en la que uno trabaja en la creación, para cuando haya al menos una normalidad, para cuando todo culmine ¿definitivamente?; soñando que eso va a ocurrir un día, sin que tengamos que enfrentar el peligro del contagio.
Son muchas las cosas, en lo personal y en lo creativo, que pudieron haber sucedido, y no se concretaron por la pandemia: becas, estrenos, filmaciones. Todo eso mezclado con unos escasez perenne, que lo hace todo más difícil para esta nación esencialmente agrícola, y reinventándose (o reseteándose, como una computadora) económicamente, algo que tiene una incertidumbre parecida a la del virus, para mucha gente.
Creo que esta pandemia nos ha demostrado lo frágiles que somos como especie, la necesidad que tenía la naturaleza de descansar de la actitud destructora de los seres humanos; que no debíamos estar en contienda constante, porque hay que guardar fuerzas e inteligencia para cosas más importantes: la sobrevivencia del planeta.
Ojalá hayamos sacado una lección sobre el valor de la vida, la significación de estar saludables, lo importante que es solidarizarse con el prójimo; pero creo, que en la realidad concreta, este escenario pandémico mostró lo mejor de algunos, aunque también lo peor de otros. Y eso es una dura lección.
JAM: ¿Crees que volveremos a una normalidad como la que teníamos antes de 2020?, ¿cómo piensas el futuro post pandemia?
URF: Hay que pensar que sí, que como mismo apareció va a desaparecer, como ha ocurrido con otras pandemias. Es lo que anhelo. Abrazar, acariciar, amar, comunicarnos, sin restricciones, olvidar el miedo al contacto con el otro.  Si todo permanece, definitivamente nos tenemos que replantear muchas cosas como sociedad, y como especie, aprender a vivir de otra manera, y prepararnos, teniendo en cuenta la experiencia de esta pandemia, para enfrentar otras situaciones tan terribles como la que vivimos, porque muchas cosas pueden ocurrir. Nadie lo sabe, todo es un enigma, en el que debemos sobrevivir, si aprendemos.
El futuro que deseo, es el que anhelamos todos, que podamos contar la historia: ¿Recuerdas lo que vivimos con el coronavirus? ¿Cuánto duró aquella pesadilla? ¿Dos, tres años? Y nos abracemos. Por ejemplo, ¿desde cuándo no te veo, José Antonio Michelena? (2021)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.