HAVANA CLIMA

CMGL

Radio Cubana: Evocaciones de un oyente apasionado

Este 22 de agosto, Cuba celebra el centenario de las transmisiones continuadas de la radio en el país
El programa “Con voz propia”, de Radio Sancti Spíritus, sobresale por el abordaje de temas de la agenda pública. (Foto: Maricela Torres)

Relacionados

Conocí de la existencia de la radio en la Loma Cansavaca, en Palma, en la antigua carretera Sancti Spíritus-El Jíbaro, donde mis abuelos Cachón y Carmen plantaron su casa, escoltada por chirimoyas, caobas y cerezas.

Cuando llegaba la hora del programa “Guateque en la agricultura”, a Encarnación Linares se le subía lo de montuna para la cabeza y no había quién le moviera el dial de Radio Sancti Spíritus, mientras degustaba unos tayuyos con empellas, al estilo de Carmen Mirabales.

A las dos en punto de la tarde, tía Erenia se adueñaba de aquel aparato, marca RCA Víctor, para escuchar la novela por Radio Progreso; en tanto, el turno de mi mamá le correspondía con “Agente especial”, también de Progreso. Desde ese tiempo, a ella le acompaña la fascinación por las tramas policíacas.

De vez en vez, yo, que no levantaba tres cuartas de la tierra, me quedaba alelado imaginando cómo dentro de aquella pequeña caja rectangular podía caber un hombre de más de siete pies de estatura; era el tamaño que dibujaba la voz de Roberto Canela, locutor de ese espacio policíaco.

Mas, en verdad, mi complicidad con la radio —como oyente— empezó gracias al programa “Tía Tata cuenta cuentos”, que escuchaba cada mañana, entre un bocado de pan y un sorbo de café con leche, antes de salir de estampida para la escuela Antonio Maceo, de la joven comunidad de La Sierpe.

Allí, animado por el maestro de Historia de Cuba, Carlos Lazo, me aprendí de un tirón los versos de “El Mambí”, que aparecían en el libro de texto. Mucho, mucho después conocí que la autoría de aquella canción le pertenecía al compositor, flautista y luchador independentista Luis Casas Romero, quien protagonizó el 22 de agosto de 1922 el nacimiento de las transmisiones continuadas de la Radio Cubana con la salida al aire de la 2LC.

A partir de ahí, este medio de comunicación vino de menos a más, no solo por la apertura de nuevas estaciones. A golpe de voces, sonidos y silencios, la radio ha contribuido a moldear la identidad cultural y política de esta isla, de esta Revolución; y se hizo guerrillera en la Sierra Maestra, con la siempre Radio Rebelde, que mis abuelos maternos escuchaban, con los oídos pegados al equipo, bajo la tenue y humeante luz de un quinqué, ante el temor de que los “casquitos” de Batista los sorprendieran in fraganti.

—¡Atención, último minuto! Radio Rebelde informando: ¡Triunfa la Revolución cubana!

Ningún medio de comunicación ha sido tan inmediato como la radio; la cual, además, como ningún otro, ha puesto a volar la imaginación de sus audiencias. Hoy, no obstante, la era de Internet le ha colocado bien alto la varilla a la Radio Cubana, urgida de reajustar sus dinámicas y culturas profesionales para así tomar el impulso necesario y empinarse con la fuerza de nuestro mítico Javier Sotomayor y no ceder terreno en el campo comunicacional.

Mientras tanto, les confieso que sigo despertando con “Haciendo Radio”, de Rebelde; luego sintonizo “Un paso más”, al son de una taza de café, y termino la tarde con el noticiero “Al Día”; de seguro, mi proyecto radial mayor, horneado con los saberes de varios colegas y que mis ojos achacosos me arrebataron de las manos.

Ese es mi ritual diario como oyente; embrujo que nació en la casa de mis abuelos en la Loma Cansavaca, cuando ni por asomo pensaba convertirme en un oyente, en un radialista apasionado.

Leer más »

Tú vas a ser locutor por mis pantalones (+fotos)

Valdés ostenta importantes reconocimientos en este medio, dentro de los que sobresale el premio Nacional de Radio, que obtuvo en el año 2007. (Foto: Lisandra Gómez/Escambray)

Relacionados

El tiempo no ha mellado el amor, la entrega y la responsabilidad en su encuentro con el micrófono. Siempre es una sorpresa entre quienes lo descubren de frente. Ya suman 79 abriles y, en su voz, apenas hay un asomo de las huellas de los años.

“La locución es una profesión que hay que querer como una familia —define con una precisión que paraliza, Ernesto Valdés Barceló, el radialista activo más experimentado de Sancti Spíritus—. No es querer ser popular o ganar dinero, sino que precisa ser parte intrínseca tuya. Si no se asume así, mejor que no se apueste por este medio de comunicación”.

Lo descubrió desde el primer día que puso un pie en octubre de 1962 para hacer suyo el equipo de ondas cortas que se encontraba en el mismo local de Radio Nacional, luego Radio Sancti Spíritus.

“Era amigo de Manolo Santana Padrón, quien era el técnico responsable de las transmisiones de la provincia de Las Villas. Y, gracias a él conseguí ese trabajo, donde fui descubriendo poco a poco a la radio por dentro”.

Bastaron dos años entre aquellos aparatos, capaces de trasladar hasta diferentes puntos de la ciudad del Yayabo la señal que nacía de la humilde emisora, para enrolarse en el colectivo de artistas, no como un ajeno sino como un seducido. De tanto ver y preguntar también, lo primero en domar fueron las grandes máquinas de cinta.

“Pero hubo necesidad de cambiar al personal de las transmisiones y en la reunión se percatan de que Valdés se quedaba sin trabajo. Entonces, alguien comentó que tenía buena voz y mencionan que podía incursionar en la locución”.

Sin tiempo a perder, Arsenio Madrigal, entonces director de la emisora, anunció su estreno. El bautismo de fuego sería la última hora de transmisión del día —bien cerca de la medianoche—.

“Cuando supe esa decisión me entró un miedo terrible. Se trataba de dar la hora y presentar música. Cada cierto tiempo le preguntaba al operador de sonidos cómo lo hacía y así pasó ese primer tiempo”.

Junto a él, además de los oídos de casi toda una ciudad, estaban los de su compañero de trabajo. Al otro día, la propuesta resultó comenzar desde las seis de la tarde, lo que significó una mayor complejidad.

“Menos el noticiero, programa que después de 60 años de trabajo sigo considerándolo el más importante, de mayor responsabilidad, lo hice todo. Fue difícil dominar los nervios, que la voz no me delatara. El lenguaje radial hay que conocerlo, se precisa comunicar”.

Ernesto Valdés Barceló es el único Premio Nacional de Radio de Sancti Spíritus.

Inconforme como es hasta la médula, Ernesto Valdés Barceló, luego de aquellos sustos tomó una decisión: no sería locutor y con algún que otro argumento entró a la oficina del director.

“Arsenio era muy tenaz y cuando me escuchó solo me respondió no se te vuelva a ocurrir volver a decir eso. Tú vas a ser locutor por mis pantalones´. Después de eso no pude negarme. Entendí entonces que ese sería mi trabajo, pero sabía que estudiar y aprender mucho eran mis únicas posibilidades para subsistir”.

Se refugió en Pedro Andrés Nápoles, Armando Legón Toledo —quien pasó a la redacción del noticiero para cederle el micrófono—, José Vidarte y el propio Arsenio.

“En aquel momento no se conocía de técnicas de locución. Hoy se hace un casting, se seleccionan, se instruyen, se le imparten clases. Pero sin aquel colectivo realmente no hubiera podido llegar hasta hoy”.

Y la nostalgia le aflora en la fuerte voz que luego se hizo familiar en más de un acto importante de la entonces provincia de Las Villas, luego en Sancti Spíritus, y en tantos programas radiales que enumerar cada uno resulta un desacato a la concisión periodística.

Por eso hablar con Ernesto —como le dice su compañera de vida, Marina— es escudriñar en las raíces de la radio en Sancti Spíritus, heredera de la que celebra toda Cuba en este 2022 su centenario. Aprendió con sus protagonistas cómo emergió la primera radioemisora comercial experimental en la ciudad del Yayabo con las siglas CMHB. Supo que el salario dependía de la cantidad de comerciantes que decidieran pagar por anunciar sus negocios.

En julio de 1945 surgió Radio Nacional, justo en el patio de los padres de Manolo Santana, en la antigua calle Tacón. Tras acomodarse en varias sedes, plantó bandera en los altos de la esquina de Independencia y parque Serafín Sánchez Valdivia, donde pasado 1964 cambió su nombre por el actual Radio Sancti Spíritus. Ya en 1990, se posicionó en la construcción que aún arranca más de un suspiro, al ser considerada el Palacio de la Radio en Cuba.

“Hice guardia la noche que le antecedió a la primera transmisión ya en los Olivos I. La emisora ha tenido muchos horarios y ha pasado por muchos momentos. Tengo buena memoria y aunque no fije con exactitud las fechas exactas sí recuerdo la gran mayoría”.

Entre tantas anécdotas, todavía se estremece tal y como lo vivió cuando se convirtió en 1972 en Locutor A, la máxima calificación entonces. Pero a la euforia la acompañan otros añadidos: fue el primero en la provincia de Las Villas y de los pocos en el país. Una distinción que también le generó algunos sinsabores por miradas cuestionadoras y más de una prueba en vivo. Mas, Ernesto Valdés no entiende de ponerse de rodillas frente a los retos.

De ahí que mencione con dolor su mayor deuda: no haber cursado la tan anhelada universidad. Con la carrera de Filología prácticamente en las manos el sueño se esfumó.

“Era un curso para trabajadores y solo fue otorgada a directivos y traductores. Siempre me ha gustado superarme y era un compromiso con mi padre. Ya había formado mi propia familia cuando pasé la Facultad Obrero Campesina. Implicaba estudiar de noche, después de todo un día de trabajo. Y es que yo llegué hasta sexto grado porque con 12 años comencé a trabajar como mensajero de la bodega del matrimonio de Alejo y Rosa. Sueño mucho con esa etapa porque a pesar de que en esa época ser un empleado tenía sus características, ellos fueron muy buenos conmigo, tanto es así que me pagaron una maestra para que me impartiera clases de noche.

“Durante el día atravesaba la ciudad en una bicicleta para llevar las compras hasta las casas de los clientes. Luego pasé a estar detrás del mostrador hasta que un día conversé conmigo mismo, de forma severa como siempre hago y me dije: Este trabajo no es para mí. En más de una ocasión regresé con notas sin cobrar porque no sabía cómo exigir el pago”.

El reconocido locutor es símbolo de la radio cubana, que este 22 de agosto cumple 100 años. (Foto: Cristóbal Álamo/Facebook)

De aquellos días guarda muchos cuentos. Sabe de memoria que existió en cada uno de los recodos de la urbe y varios de los sucesos que se han suscitado aquí. También tiene el hábito de leer. En el tablet, que no lo abandona desde que en Radio Sancti Spíritus recibió una inyección de tecnología, guarda libros que le roban las pocas horas de descanso.

Además de ponerle voz a programas dramatizados e informativos se divide como profesor de quienes apuestan por conquistar el éter. Varias generaciones de espirituanos han bebido de su savia.

“En el año 2005 me llamaron para formar parte del tribunal de evaluación de la región central del país. Y desde el primer día supe que había que tener en cuenta el sentido de la humanidad. Hay que saber cómo llegaron hasta ahí, de dónde proceden, cómo están… Y es que en ese ejercicio de tanta responsabilidad no podemos olvidar que quienes evaluamos un día también estuvimos del otro lado”.

Tanta entrega y pasión por el medio radial recibió el mejor de los agasajos en el 2007. La noticia llegó sin esperarla. Recibió el 22 de agosto de ese año el Premio Nacional de Radio. Con anterioridad ya contaba con la Condición Artista de Mérito, además de otros muchos que engordan su currículo como la Réplica del Machete del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia —que cuelga en una de las paredes de su hogar—, la Medalla de la Alfabetización —en homenaje a los días en que no dudó llevar sus saberes a la región oriental— y el Premio Caracol en Locución.

“Cuando me llegó la edad de la jubilación no me quería ir, pero me obligaron algunas necesidades familiares. Estuve cinco años separado de la radio y la extrañé”.

Hasta que un día, en el parqueo de bicicletas que plantó junto a su esposa para aumentar las chequeras y sentirse activo, recibió un mensaje. Necesitaban que se incorporara a trabajar en la revista informativa Como lo oyes.   

“Acepté, pero no como conductor, pues sentía que por haberme distanciado había perdido las competencias que exige ese rol y me reincorporé como locutor de sus boletines”.

Desde entonces, sus días son rutinas. Sale temprano desde casa en su motorina. Se sumerge en las narraciones de los espacios dramatizados y ya en la tarde, regresa para conducir el noticiero Al día.

Para cualquier radialista tenerlo cerca es una fiesta. Antes de que la tensión se le acomoda en su cuerpo al ver encendido la luz de “Al aire”, ameniza la jornada con sus anécdotas y consejos siempre en ristre. Demasiados saberes aún le restan por compartir.

“Fue de esa forma como es que aún con estos años estoy aquí”.

—¿Y estarás, Valdés?

—Ojalá y sea por mucho tiempo más.

Leer más »

La Casa del Ritmo, una fórmula radial exitosa

Escambray se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, así como los que no guarden relación con el tema en cuestión.

Deja una respuesta

Leer más »

Radio Sancti Spíritus, 77 años en el palpitar de su pueblo

Durante la celebración se entregó la Condición de Artista de Mérito que otorga el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) a María del Carmen Monteagudo
María del Carmen Monteagudo recibe la Condición de Artista de Mérito de la Radio Cubana y Sello 60 Aniversario de la Uneac. (Foto: Yamilet Valdés/Facebook)

Relacionados

Sin un día en silencio, Radio Sancti Spíritus llega a su aniversario 77 con su máxima aspiración: ser contemporánea en su tradición, en su eterna compañía a los residentes en esta provincia y el resto del mundo, gracias a Internet.

La efeméride convidó para que el Sindicato Provincial de Trabajadores del sector de la Cultura, de manos de Bellalina Rosendo Triana, su secretaria general, reconociera a varias de las personas que laboran en las diferentes áreas de la entidad y que tienen resultados significativos.

Igualmente, resultó muy emotivo que se entregara la Condición de Artista de Mérito que otorga el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) a María del Carmen Monteagudo, quien además mereció el Sello Aniversario 60 de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Además de su entrega como creadora del éter, esta espirituana se distingue como autora junto a Pedro Andrés Nápoles del libro Ondas y sonidos espirituanos, donde se resume la historia de lo que se conoce como el Palacio de la Radio en Cuba.

“En Radio Sancti Spíritus las personas han trabajado con mucho amor, por encima de todo. Desde la época de Frank Jones todo el mundo ha tenido muchos sueños y pasión y eso ha sostenido a esta radio”, dijo.

La máxima dirección del Partido y el Gobierno en la provincia enviaron a través de Osbel Lorenzo Rodríguez, miembro del Buró Provincial del PCC, felicitaciones para el colectivo.

“En la población escuchamos la frase: ‘Lo dijo la radio, así que es verdad’. Eso demuestra la confianza que les tiene la población por la labor que desempeñan”, puntualizó.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.