HAVANA CLIMA

isla cárcel

Nuevas maneras de salir de Cuba

LA HABANA, Cuba.- No fueron pocos los cubanos que durante algunos meses estuvieron esperando la llegada de las noches del domingo, para mirar en sus televisores la serie “Calendario”, que dirigiera Magda González Grau y que tuvo como guionista a Amilcar Salatti. Desde hace mucho los cubanos se habían distanciado de las telenovelas de producción nacional, a las que superaron las series brasileñas y otras, también extranjeras, que se podían ver gracias al “paquete semanal”, repleto de series y películas que no se proyectan en la isla.
Los de acá, sobre todo los que pasan cada uno de sus días en La Habana, tienen la posibilidad de mirar series en canales norteamericanos. Muchos de los de “aquí” miramos lo mismo que los de “allá”, sobre todo los que viven en La Habana, y todo gracias a eso que llamamos “la antena” o “el cable”, y que permite a los capitalinos visionar un montón de señales televisivas que tienen su centro en La Florida, por un precio que no es nada irrisorio pero que se paga para poder vivir esa ficción que soñamos con convertir en realidad. Los habaneros se sientan a mirar “Caso Cerrado”, de la Dra. Ana María Polo, y un montón de programas de Telemundo, Univisión, y unos cuantos canales más…
Gracias a eso los habitantes de La Habana viajan y miran otras ficciones, para vivir otras realidades. Y aún con tanta competencia que tiene la televisión nacional, sobre todo en la capital, los habaneros también se sentaron cada domingo a mirar todos los capítulos de “Calendario”, y las múltiples historias de sus muchos personajes, hasta el mismísimo final. Y no son pocos los que desde ya esperan una “segunda temporada”, que también se estuvo avisando. Lo malo, lo tremendo, es que en Cuba todo tiene su “contra”, y muy pocos “pros”. Y es que las redes sociales ya nos advierten de los viajes de algunos de esos actores que estuvieron encarnando personajes en “Calendario”.
Y no es malo que miremos a una escuela, que podrían ser todas las escuelas cubanas, y también a unos alumnos, que podrían ser todos o al menos muchos de los alumnos cubanos de la enseñanza media, con sus particulares conflictos. Y tal cosa podría ser muy sensible porque, aunque los profesores tenían cierta cercanía con la increíble perfección, los alumnos eran ricos en conflictos que son muy poco atendidos por la prensa y las autoridades comprometidas con el Sistema de Educación cubano.
Y algo muy particular acosa ahora a esta serie, y tiene que ver con la posibilidad real de conseguir la realización de una nueva temporada, como ya se anunciara en algunos medios de difusión. Resulta que muchos de los jóvenes actores han salido de viaje y hoy están en …“allende los mares”, y ya sabemos que en Cuba el viaje tiene sus particularidades, y grandes diferencias con el viaje emprendido por los habitantes de otras geografías. Muchos de esos actores se establecieron ya en “distantes riberas”. En otras geografías la gente hace paseos, disfruta sus vacaciones en algún lugar muy al este de su país, o muy al oeste, al norte, y también al sur, pero en Cuba…
En Cuba el viaje es casi siempre sin regreso, y eso hace que no podamos confiar en nuevas temporadas de “Calendario”, al menos no como Dios manda. En Cuba los viajes lo deciden casi todo. En Cuba los viajes terminan casi siempre con la adquisición de nuevas nacionalidades, con nuevos “hábitos alimentarios”, con nuevos olores, con nuevas dicciones, con “renovados fenotipos”. En Cuba el viaje es esencial, el viaje es transgresor. Nuestros viajes nunca son unos viajes cualquieras, y no coinciden con los presupuestos de otros viajes, con esos que podríamos llamar “normales”.
Un cubano no viaja de la misma manera que un sueco, un argentino, un italiano. Recuerdo aún mi primer viaje y un detalle que me pareció trascendental. Sin dudas era yo el más “elegantemente vestido” de entre todos los viajeros que abordaron el avión, aunque lo más probable era que fuera yo el más pobre, el de bolsillos más escuálidos y menos elegantes. Las mujeres cubanas, al menos las de la isla, se “entaconan”, y sus emperifollamientos podrían resultar, incluso, agresivos. Y todo eso tiene que ver con la importancia que damos al viaje, y si damos esa relevancia es porque durante muchísimos años se nos prohibió viajar, y ahora que lo permiten tampoco hay dinero, idéntico a como era cuando los dictadores no nos permitían viajar.
El autor en Italia.
Los cubanos, que casi nunca tenemos cámaras fotográficas, somos los que más nos retratamos en los viajes, y luego exhibimos las fotos como si de un trofeo se tratara, porque es una prueba de que salimos algunas veces del encierro, que salimos de ese closet que es la isla comunista. Yo también he caído en esa trampa, para luego hacer visibles mis viajes, mis salidas del encierro, porque nada es más tremendo que abandonar un encierro de isla, un encierro doble, una clausura comunista.
Y es que el viaje es importante para todos. El viaje es trascendente, el viaje sobrepasa los límites, incluso esos que son impuestos por regímenes dictatoriales, como este en el que vivimos. Lo trascendente es lo que está mucho más allá de un límite predeterminado, un límite que antes fuera dictado, como hace cada vez más el comunismo cubano.
El viaje permite conciliar, y traspasar, traspasar, traspasar. El viaje puede alejarnos de las dictaduras, aunque a veces tengamos que abandonar los “calendarios”, y algunos empeños muy queridos. Viajar es una manera de abandonar la isla, el closet, la cárcel, el comunismo dictatorial, incluso pagando monumentales precios, abandonando calendarios, aplaudidos empeños. Viajar es abandonar el closet, es respirar, respirar, respirar…, pero tristemente lejos, demasiado lejos del país…
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Luis Manuel Otero Alcántara no debe morir

MIAMI, Estados Unidos.- Ahora mismo en la lóbrega sede del Ministerio del Interior de la Plaza de la Revolución, donde suelen retratarse celebridades internacionales al pie de la efigie de Ernesto Guevara, que emperifolla el tenebroso edificio, los dueños de la represión y la infamia apuestan por la muerte de Luis Manuel Otero Alcántara, que lleva varios días en la ordalía de una huelga de hambre para hacerse valer de manera desesperada.
Este martes, en la emblemática Torre de la Libertad de Miami, pórtico histórico del honorable exilio cubano, causado por la misma ideología que trata de liquidar el intolerable ejemplo del artista, jóvenes de similares inquietudes realizaron una vigilia bajo su nombre para llamar la atención sobre el crimen que pudiera ocurrir en La Habana.
Dos días antes de este acto conmovedor dedicado a Luis Manuel Otero, protagonizado por algunos muchachos que estuvieron involucrados en los acontecimientos de San Isidro, cerca de un centenar de cubanos indiferentes al país dejado atrás o cómplices de la dictadura que agobia a sus familiares y amigos rumbeaban alegres en un desangelado concierto del grupo castrista Buena Fe en Madrid, repitiendo de memoria sus ridículas metáforas.
La dictadura prefiere trivializar de tal modo el horror, y todavía se da el lujo de amenazar a los emigrados que se salgan de su redil doctrinario prohibiéndoles el regreso a la patria como castigo.
Recientemente he revisitado la película José Martí: el ojo del canario, dirigida por Fernando Pérez (2010), a pedido del escritor y periodista Alberto Müller, quien me invita a comentarla en un programa de televisión dedicado al Apóstol de Cuba.
En los últimos momentos del filme, donde la similitud con la actualidad resulta ostensible, el joven José Martí responde airado a los viejos militares que tratan de acusarlo de apostasía: “Mi derecho a la palabra no ha existido nunca. Por culpa de ustedes mi familia tiene que sobrevivir en la miseria. Viendo como las personas que yo quiero tienen que ser humilladas, vejadas delante de mí por tener ideas que a ustedes no les conviene. Todo eso lo he tenido clavado aquí sin que ninguno de ustedes me haya dado el derecho a la palabra, a poder expresar lo que siento, porque yo nací en Cuba, soy un hijo de Cuba y, como la mayoría de los cubanos, lo único que quiero es la libertad de mi tierra y de la gente que piensa como yo”.
[embedded content][embedded content]
Luis Manuel Otero Alcántara no debe morir, en ninguna circunstancia. A los museos de arte moderno del mundo les corresponde salir en defensa de su vida. La poderosa prensa corporativa le adeuda un seguimiento a su causa.
Por lo pronto, su generación sigue sacando la cara ante la injusticia. Al cineasta Carlos Lechuga, quien se encuentra en España donde dio los toques finales a su más reciente largometraje Vicenta B, no le tiembla el pulso para dedicarle esta hermosa carta publicada en Facebook:
Querido Luis Manuel:
Llevo varios días con ganas de escribirte, pero al final me entra como un bajón medio raro. No sé si sirva de algo. Hoy al final me decido porque creo que la idea de los malos es esa: desmotivar a todos.
No estoy acostumbrado a escribir en el celular así que se puede ir cualquier error.
Hoy la salud del país está peor que nunca. Los que no están presos están afuera. Estoy viajando en un tren en España y pronto regreso a la isla, pero tuve muchas pesadillas por tener que volver. El país entero es una cárcel así que no puedo imaginar lo que estás viviendo dentro de la cárcel.
Acá en Barcelona todo el mundo se va de fiesta, bebe, goza.
Allá en La Habana la gente no se mide y también anda gozando.
Yo gozo, y a veces con una comida rica o una salida linda pienso en ti y los demás presos.
Pienso que no vale la pena morir.
Pienso que tienes que vivir.
Sin ningún tipo de rencor ni espíritu divisorio creo que va a ser gracioso cuando te pares delante de toda la gente que no te llega ni al dedo del pie.
Tienes una luz. Una estrella. Una persona a la que quiero mucho y que no tiene nada que ver con el arte ni la política me ha regalado una imagen bella.
Ella te vio hace tiempo en un parque riendo y hablando con una chica. En el parque ese de 20 de mayo creo, el de la estatua del caballo y el hombre caído.
Me gusta imaginarte así. Charlando, echándola fresca, enamorando y gozando.
El amor.
En La Habana hacen falta menos estatuas, menos caballos y más momenticos lindos así… chiquiticos… tu sonriendo a punto de jamarte un cañoncito.
Beso pipo.
Nos vemos pronto.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.