Conflicto

ONU registra número récord de víctimas civiles en Afganistán este año

Fuerzas de seguridad afganas inspeccionan los restos de una camioneta de pasajeros después de una explosión en Kabul, Afganistán, el 12 de junio de 2021.Foto: ReutersEste 26 de julio, la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) publicó en su informe de mitad de año que el número de civiles muertos o heridos en la guerra en Afganistán ha aumentado considerablemente desde que las tropas de EE.UU. y de otros países occidentales comenzaron a retirarse del territorio afgano.
Un total de 1 659 civiles murieron y 3 524 resultaron heridos en el primer semestre de 2021, lo que representa un aumento del 47 % con respecto al mismo período en 2020.
El 46 % de las víctimas fueron mujeres y niños. Los talibanes y otros militantes fueron responsables del 64 % de las bajas civiles, mientras que el 25 % se atribuyó a las fuerzas progubernamentales y el 11 % al “fuego cruzado” entre las partes en conflicto.
Además, la UNAMA solo registra los casos que es capaz de verificar de forma independiente, por lo que las cifras reales podrían ser mayores.
Desde que las fuerzas de la coalición occidental liderada por Estados Unidos comenzaron a retirarse de Afganistán a principios de mayo, los insurgentes han librado una ofensiva abrumadora en todo el país, tomando decenas de distritos rurales y despertando temores de que el Gobierno entre en crisis.
Desde entonces, se ha apreciado un aumento alarmante de víctimas civiles. Según el informe, 783 personas murieron y 1 609 resultaron heridas entre mayo y junio, la cifra más alta para esos meses desde que la misión de la ONU comenzó a llevar registros en 2009.
“Un número sin precedentes de civiles afganos perecerá y quedará mutilado este año si no se detiene el aumento de la violencia”, dijo Deborah Lyons, enviada del secretario general de la ONU en Afganistán.
Por su parte, el jefe del Comando Central de Estados Unidos ha prometido que, a pesar de la retirada de Afganistán, los militares norteamericanos seguirán apoyando al Gobierno del país con ataques aéreos contra los talibanes, al menos “en las próximas semanas”.
Se espera que la retirada finalice el 31 de agosto. Esta se produce en virtud de un acuerdo con los talibanes alcanzado bajo la Administración de Donald Trump. A cambio, los talibanes se comprometieron a entablar conversaciones con el Gobierno nacional para alcanzar una solución pacífica a la prolongada guerra en el país.

Estados Unidos promete continuar con los ataques aéreos en Afganistán

Kenneth McKenzie, comandante del Comando Central de EE.UU., durante una conferencia de prensa en Kabul, Afganistán, el 25 de julio de 2021. Foto: Reuters
El jefe del Comando Central de Estados Unidos ha prometido que, a pesar de la retirada de Afganistán, los militares norteamericanos seguirán apoyando al Gobierno del país con ataques aéreos contra los talibanes, al menos “en las próximas semanas”, informa Reuters.
“Los talibanes están intentando crear una sensación de inevitabilidad en su campaña. Están equivocados”, aseveró el general Kenneth McKenzie a los periodistas en Kabul durante el fin de semana.
Desde que Washington comenzó la retirada de sus tropas en mayo, el avance de los talibanes se ha intensificado, y sus militantes ahora afirman haber ganado el control de más del 90 % del territorio afgano. En respuesta, el Ejército estadounidense ha apoyado los esfuerzos del Gobierno de Kabul contra el grupo insurgente mediante ataques aéreos.
“Estados Unidos ha aumentado los ataques aéreos en apoyo de las fuerzas afganas durante los últimos días, y estamos preparados para continuar con este mayor nivel de apoyo en las próximas semanas si los talibanes continúan sus ataques”, aseguró McKenzie.
Asimismo, el general no quiso precisar si los ataques aéreos continuarán una vez que las fuerzas estadounidenses hayan abandonado la región, pero admitió que el país sudasiático se enfrentará a una “dura prueba” en las próximas semanas.
La retirada de las tropas estadounidenses se produce en virtud de un acuerdo con los talibanes alcanzado bajo la Administración de Donald Trump. A cambio de este plan, los talibanes se comprometieron a entablar conversaciones con el Gobierno nacional para alcanzar una solución pacífica a la prolongada guerra en el país.

(Con información de RT Español)

Continue Reading

Paz y gestión política del conflicto

La responsabilidad del Estado con la paz ciudadana y la gestión política de los conflictos son cruciales. Cuando se ocultan, tergiversan o subvaloran los diferendos internos y la capacidad de negociación del gobierno es limitada, la situación sociopolítica tarde o temprano deriva en caos.
Es lo que ocurre hoy en Cuba, expresión de la crisis de gobernabilidad anunciada. En textos anteriores llamé la atención sobre el peligro del extremismo político, la violencia y la urgencia del diálogo nacional.
Las inéditas protestas cívicas del domingo pasado en varias ciudades del país, incluida la capital, eran previsibles. Tuvieron factores detonantes, pero sus causas son profundas. Se sumó la incitación desde el exterior y hubo incluso algunos llamados a fórmulas impensables e inaceptables como una intervención humanitaria o de los EEUU en el país.
La comparecencia del presidente de la República a las 4 pm de ese día no pudo ser más errática. Debió llamar a la paz, impedir la represión e informar sobre acciones concretas de solidaridad con Cuba que la mayoría desconoce, pero optó por viejos mecanismos manipuladores y consignas incitando a la violencia. La del lunes fue más sosegada, pero en los mismos términos y justificando la ejercida bajo su amparo.
Protestas que eran pacíficas se complicaron desde la tarde con actos vandálicos, mayor confrontación y apresamiento violento de muchos ciudadanos. Las consecuencias en detalles se desconocen todavía.
Algunos precedentes
La crisis estructural y sistémica se complejizó por el impacto de las sanciones trumpistas, el desabastecimiento y la carencia extrema de productos y servicios básicos. También por la falta de libertades y efectos de medidas impopulares adoptadas desde el año pasado. Todo eso ha provocado agotamiento y tensión social extremos, no gestionados con lente político. Señalo algunos ejemplos en dos ámbitos:
La pandemia:

Se han incrementado las violaciones de derechos humanos y la represión; los encarcelamientos expandieron el fenómeno y provocaron más traumas a las familias.
Los medios oficiales replicaron el estilo triunfalista del gobierno y apelando a la confianza y resistencia del pueblo mientras criminalizaba toda crítica. El día antes de las protestas se registró récord con 6923 nuevos casos y 47 fallecidos; Matanzas como epicentro.
Hubo dilación excesiva del proceso de inmunización. La producción de vacuna propia no impedía gestionar donaciones de las ya existentes ni adscribirse al COVAX integrado por 190 países.

La situación económica:

Las causas internas de la crisis se mantienen y muchas se agravaron en virtud de la lentitud respecto a transformaciones que son urgentes.
Las inversiones se concentran cada vez más en servicios empresariales, actividad inmobiliaria y de alquiler incluido turismo, en detrimento de sectores prioritarios: agropecuario, salud y asistencia social.
El país se privó de remesas por vía regular desde la sanción a FINCIMEX -empresa del sector militar sancionada por EEUU-, pero no existe explicación plausible para la negativa gubernamental de designar una entidad civil que la sustituyera para ese fin.

Medidas emergentes para una situación límite
Situaciones de emergencia demandan medidas emergentes y prueban la capacidad de negociación del gobierno. Requiere discernimiento, visión y reconocimiento de la sociedad civil como actor también en las relaciones internacionales. Las victimizaciones y atrincheramientos de gobierno y seguidores no ayudan. Tampoco criminalizar toda crítica, responsabilizar de todo a factores externos o rechazar iniciativas que no estén bajo control absoluto del Estado.
Urge la adopción de medidas urgentes, tales como:

Detener toda forma de represión.
Hacer llamados conciliadores desde el gobierno para gestionar la emergencia y la solución del conflicto.
Reforzar medidas sanitarias y de atención a sectores vulnerables.
Ampliar las formas de gestionar la solidaridad. El día antes de las protestas, Cubadebate ofreció amplia información sobre el volumen de donaciones que ha recibido durante la pandemia, además de 543 ofrecimientos de más de 51 países al cierre de junio. Sin embargo, la realidad indica que no es suficiente.

El gobierno debería rebasar esquemas tradicionales y abrirse a fórmulas más acordes al escenario de emergencia y las potencialidades de la sociedad civil,  aceptar la ayuda de donde venga, no permitir la comercialización de ningún donativo y gestionar el proceso sin monopolizarlo. Dos vías serían fundamentales:

La estatal, que se canaliza con organismos internacionales y países a través de nuestras embajadas. Entre los días nueve y once pasados se publicó el anuncio en 35 de las 123 existentes. Contempla donativos en efectivo y de insumos médicos (jeringuillas, máscaras, guantes, etc.).
La sociedad civil puede complementar esos canales incluyendo ayudas en alimentos, medicamentos y otros productos básicos para las familias. Solo requerirían coordinación con el gobierno para que -como se expuso en este foro recientemente- flexibilice las medidas aduaneras y permitan los arribos con destino a organizaciones sociales, iglesias, etc. Hace más de una semana se han organizado diversas fórmulas vía Facebook, Twiter y Watsapp, definiendo puentes y redes de apoyo dentro y fuera de Cuba. Entre ellos con el Centro Memorial Martin Luther King, Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, Gran Logia de Cuba, Grupo #SOSMatanzas, facultades universitarias y también fuera de Cuba, con Caritas además de voluntarios desde México, España, Ecuador y EEUU.

Transparentar toda la información en los medios de comunicación incluyendo las redes sociales, contemplando procedimientos para ayudas, prioridades y normas sanitarias para la recepción.
Ofrecer un plazo para empezar a negociar con la sociedad civil una hoja de ruta para un diálogo nacional.

El llamado de hoy para todo cubano debe ser “no a la violencia” y por la gestión política del conflicto, que no implica desconocer ni renunciar a derechos fundamentales. El gobierno debe comprender la complejidad del momento y sus causas, los enormes factores de tensión que vive hace tiempo el pueblo, una parte no despreciable del cual tiene importantes demandas que no encuentran una canalización efectiva. Volvamos a José Martí y recordemos que “La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie”.
Los sucesos del 11 de julio

Continue Reading

Insensatas terquedades

Un soldado noirteamericano en Iraq. Foto: Kyle Tabot/AFP.
Hay mensajes que son aceptables por telegrama, carta clásica o texto digital. Ni en tiempos analógicos ni en esta consternada postmodernidad, el lenguaje de la fuerza fue pasadero. Pero sigue usándose con preferencia cegata y brutal. De vista corta, porque se pierden opciones de intercambio efectivo. Sañudo debido a que tal cual las tecnologías avanzan velozmente, en proporción directa debería ir el entendimiento humano. Y eso se olvida o desprecia, cuando optan por primitivos y altaneros métodos.
“Los EE.UU. emprendieron una acción necesaria, apropiada y deliberadamente diseñada para limitar el riesgo de escalada -pero también para mandar un mensaje disuasorio claro y sin ambigüedades-“, aseguró el portavoz del Pentágono, John Kirby, en referencia a dos bombardeos estadounidenses efectuados sobre puntos de la frontera entre Irak y Siria que provocó daños diversos, en particular, víctimas civiles. ¿Daños colaterales o irresponsablemente innecesarios?
Calificándola de defensiva, el Pentágono asume que tiene derecho a emprender actos ofensivos, para “mandar un mensaje a Irán”. Mandarle le ha mandado muchos. Todos de similar corte y llama la atención que en este caso lo realiza cuando en Viena, Washington y Teherán, con los europeos cooperantes en el tema, están negociando posibles pautas de regreso al acuerdo nuclear promovido y suscrito por Barak Obama –demócrata, recordemos- y anulado con impudicia irresponsable por Donald Trump ¿republicano?
El ex presidente, por cierto, luego del berrinche correspondiente, concluyó disponiendo la retirada de las tropas norteamericanas asentadas en Irak, pero ahora hay cambios en la mira. Justificando las agresiones del lunes 28 de junio afirman que están en el país árabe invitados por su gobierno. ¿Olvidaron que el parlamento iraquí les conminó a que las tropas estadounidenses abandonaran su territorio luego que asesinaran allí al general Quaseim Soleimani y otras personas, sin previo aviso a las autoridades del sitio desde donde cometieron el crimen? Fue algo lamentable, inexcusable, ejecutado el 3 de enero de 2020, en el aeropuerto internacional de Bagdad.
“Los EE.UU. emprendieron una acción necesaria, apropiada y deliberadamente diseñada para limitar el riesgo de escalada -pero también para mandar un mensaje disuasorio claro y sin ambigüedades-“, aseguró el portavoz del Pentágono, John Kirby, quien se refirió al ataque como “defensivo”. “Esta acción debería mandar un mensaje a Irán de que no puede parapetarse tras sus fuerzas subsidiarias para atacar a los EE.UU. y a nuestros socios iraquíes”. ¿Socios?
Irak no parece muy de acuerdo con ese enfoque pues calificó de “inaceptable” y como “violación de la soberanía” el ataque estadounidense en y desde su territorio. Las fuerzas Armadas iraquíes, en específico, lo dejan claro: “Condenamos el ataque aéreo estadounidense que tuvo como objetivo anoche (28 de junio) una posición en la frontera iraquí-siria, lo que representa una violación flagrante e inaceptable de la soberanía iraquí y de la seguridad nacional”.
El Pentágono aseguró que los ataques se realizaron con “precisión” hacia instalaciones utilizadas por milicias pro iraníes, calificando de tales a grupos islámicos chiíes de distintas nacionalidades, pero ninguna reivindicó los actos contra “intereses norteamericanos” en la zona en la fecha que se realiza el desquite.
El primer ministro iraquí, Mustafa al Kadhimi, durante una reunión de urgencia con el Consejo Ministerial de Seguridad Nacional, abordó “las repercusiones del bombardeo estadounidense”, rechazando de nuevo que Irak sea utilizado como “territorio de ajuste de cuentas” o “para atacar a sus vecinos”, esto último en cuanto a Siria, país del cual las sucesivas administraciones estadounidenses no han querido irse, quizás para mantener campos petroleros usurpados, y por ello alimentan a remanentes terroristas que impiden la total normalidad de ese enclave sometido a 10 años de guerra argumentada bajo bandera de una oposición más inventada que genuina, y luego convertido en epicentro del accionar del Califato Islámico, extremistas que Washington no pudo someter y fueron barridos por tropas conjuntas sirio-rusas, aunque la Casa Blanca se adjudique el éxito que fue incapaz de conquistar.
Luego natural que Rusia haya pedido “respeto incondicional a la soberanía e integridad territorial de Siria”, desde donde, a su vez, se “(…) condena en los términos más fuertes el cobarde ataque de Estados Unidos en áreas de Deir al-Zor, cerca de la frontera entre Siria e Irak que va contra las leyes internacionales y la carta de la ONU (…)” afirma un comunicado oficial de la cancillería, donde enfatizan: “Se supone que (el Gobierno estadounidense) debe ceñirse a la legitimidad internacional, no a la ley de la selva, como hizo la anterior administración”.
Siria, que a veces pareciera un polígono de tiro para Israel o el mismo Estados Unidos, (¿recuerdan los bombardeos ordenados por Donald Trump?), sufrió ataque parecido el 26 de febrero, también contra milicias que se supone sean proiraníes –¿acaso esa supuesta filiación justifica lo ilícito? Algunos grupos irregulares árabes, en realidad, ayudaron a expulsar de suelo sirio a los agresores del DAESH o de la coalición militar de reconocida ineficacia, capitaneada por el Pentágono. Aun así, el grupo Kataeb Hezbolá, ha negado que participara en los hechos en los cuales se amparan las últimas incursiones estadunidenses que, en el segundo mes del año provocaron 22 las bajas y ahora 11, incluyendo un niño.
A los pretextos esgrimidos para tales acontecimientos que al menos debieron contar con un aviso a las autoridades iraquíes, pues se usaron bases en ese país para la doble agresión, las fuerzas amadas iraquíes, negaron la supuesta invitación de Bagdad, aclarando que la cooperación de Irak con el equipo liderado por Estados Unidos, se limita a combatir al Califato Islámico en la región, algo concluido por demás.
A partir de esos presupuestos es que el gobierno estudia “(…) todas las opciones legales disponibles para prevenir la repetición de estos ataques que violan el espacio aéreo y el territorio de Irak”. Al propio tiempo, por su lado, el ministerio de relaciones exteriores sirio lizo un vigoroso llamado a EE.UU. para que respete los vínculos entre las dos naciones violentadas y que concluyan de una buena vez, los continuos ataques contra su soberana autodeterminación.
Para los analistas no escapa el hecho de que la Casa Blanca mantiene bases militares no precisamente deseadas en suelo iraquí, donde la CIA y las Fuerzas Especiales de EE.UU. actúan como en casa y provocan inestabilidad o fomentan rencillas. También rechazo. “Definitivamente, lo que Estados Unidos está haciendo es perturbar la seguridad de la región”, aseveraron autoridades diplomáticas persas, convencidas de que los peligros no proceden de Teherán, sino de Tel Aviv y Washington. Este último, además, tiene ansias de revancha desde que un proceso popular en 1979, derrocó la dinastía Pahlevi, tan fiel y entregada a sus mentores.
Ese espíritu vengativo parece centrar muchos de los malos arbitrajes de sucesivas administraciones, excepción, en parte, de la regida por Obama quien, por realismo o con sentido pragmático, fue por encima de esas funestas percepciones y logró un pacto nuclear en el 2015, depreciado por su sucesor dos años después, y que en este momento, corre el riesgo de permanecer paralizado.
Estos vaivenes, las acusaciones no justificadas, la incertidumbre y condicionantes excesivas, provocan que Irán plantee renovar el contrato de forma que no pueda ser derogado tan fácilmente. O sea, que la palaba empeñada por un presidente con aval múltiple de otros gobernantes, se respete.No es aplauso lo que está despertando EE.UU. en el Medio Oriente donde continúa favoreciendo a unos, dividiendo a otros y estigmatizando a aquellos con los cuales, también, sería preferible y más sensato dialogar muy en serio.

Continue Reading

Israel lanza nuevos ataques aéreos sobre Gaza

Tensión expectante reina en la franja de Gaza tras el bombardeo aéreo israelí este miércoles al amanecer que causó daños materiales sin víctimas humanas, según fuentes oficiales palestinas. La agresión rompe de hecho la tregua pactada a fines de mayo pasado tras más de dos semanas de ataques artilleros navales, terrestres y aéreos del Ejército de Tel Aviv.

Continue Reading

Bajo la lupa

Israel domina en forma apabullante TODO el “Gran Medio-Oriente” gracias al apoyo de Estados Unidos: mares (cinco submarinos), tierra (2 mil tanques) y cielo con una de las más poderosas fuerzas aéreas del mundo repleta de aviones (595) y drones (primer exportador mundial); además, entre 200 y 400 bombas nucleares clandestinas.

Continue Reading

La Opinión Gráfica: ¡Fuera de aquí!

La Franja de Gaza vive las confrontaciones entre Israel y Palestina más intensas desde 2014. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, ha reconocido que si hay un infierno en la Tierra es el que viven los niños en el epicentro de los ataques israelíes.

Continue Reading

Símbolo de convivencia entre israelíes y palestinos residentes en Israel se desploma en Lod

Lod, la ciudad que por mucho tiempo encarnó el símbolo de la convivencia entre los palestinos allí residentes y los israelíes, vio desplomar ese mito de cohabitación esta semana, tras la creciente agresividad en esa ciudad de Israel.
Entre los saldos de las agresiones allí aparecen una sinagoga incendiada, vehículos calcinados por ataques, sin descartar la tensión y el ambiente de violencia que imperan en las calles de una ciudad industrial donde el 40% de su población es palestina con ciudadanía en Israel.
Varias de las llamadas ciudades mixtas israelíes vivieron situaciones de violencia, cuando en la noche del lunes Hamás y la Yihad Islámica disparaban
cohetes desde la Franja de Gaza contra Israel y miles de palestinos se
manifestaban en Cisjordania y en Jerusalén.
Han crecido además las hostilidades entre jóvenes árabes y grupos de judíos extremistas. 
Entre las víctimas del conflicto está Mussa Hassuna, un joven padre de familia palestino de Israel que apenas contaba con 32 años y fuera abaleado esta semana, presuntamente a manos de israelíes nacionalistas armados que ejecutaron el crimen.
En la noche del martes, en el entierro de Hassuna todo empeoró. Ante la violencia desatada el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaró “el estado de urgencia” en la ciudad que  »

Continue Reading

Más de 50 heridos en jornada de choques entre palestinos e israelíes

Este sábado ocurrieron nuevos choques entre policías israelíes y manifestantes palestinos; causaron más de 50 heridos en diferentes barrios de Jerusalén Este, anunció la Media Luna Roja palestina. Según periodistas de la agencia AFP, las fuerzas del orden israelíes utilizaron granadas ensordecedoras, balas de caucho y también un cañón de agua pútrida para dispersar a los palestinos.

Continue Reading