El Funky

El Funky: “Sentí que cantaba frente a 11 millones de personas”

LA HABANA, Cuba. – Aunque a Eliexer Márquez Duany casi nadie lo identifica por su nombre de pila, en la calle muchas personas lo reconocen hasta con mascarilla. Algunas se han acercado a él y le han susurrado “Patria y Vida” o “Estoy contigo hermano”, dice.
“A cada rato me sucede. Incluso una vez por la calle un muchacho me cayó atrás y cuando estaba llegando al Hotel Inglaterra me paró y me dijo: ‘Asere, ¿tú no eres el que canta en Patria y Vida? Mi hermano, para tirarme una foto contigo’. Y yo súper orgulloso de que la gente me identifique, incluso hasta el que está en contra mía”.
El apelativo con el que se le conoce se debe a un tío suyo que lo llevaba “a los bonches (fiestas) de rap y reggae” cuando era niño, y adonde siempre iba con los únicos zapatos que tenía: un par de funkys.
“Mi tío me decía Funky por este tipo de zapatos que usaba todo el tiempo. Cuando entré al mundo de la música conocí que el funk era un género y seguí usando ese sobrenombre”, cuenta.
Quizás por esas visitas a los bonches le gustó la música desde pequeño, específicamente el rap americano.
“Me identifiqué con ese estilo, después encontré el hip hop en español y me di cuenta que podía escribir e hice mis primeras canciones”.
A dos cuadras de su casa, en la calle Aguiar, entre Amargura y Brasil, está la Casa de Cultura de La Habana Vieja por la cual pasaron casi todos los raperos de Cuba: Amenaza, Obsesión, Anónimo Consejo… Ahí El Funky se fue interesando mucho más por el género y los artistas que lo cultivaban.
[embedded content]
En el año 2000 comienza a rapear. Sin embargo, cinco años después decidió poner a un lado la música por el nacimiento de su hijo y “por cosas de la vida”, dice. Así se mantuvo hasta 2013, cuando el rapero contestatario y miembro del Movimiento San Isidro (MSI) Maykel Castillo Pérez (más conocido como Maykel Osorbo), lo ayudó a regresar al mundo que le apasionaba.
“En ese tiempo yo tenía una cafetería y estaba haciendo pizzas. Maykel fue el que me dijo que tenía un estudio a su disposición en Monserrate y Muralla, y me embulló hasta el sol de hoy. Así que le agradezco muchísimo porque fue quien me sacó de nuevo de mi casa”, relata.
Ese mismo año (2013) fue noticia la censura de Puños Arriba, “uno de los mejores festivales de rap que ha existido en Cuba”. Sin embargo, luego de la protesta de varios de sus organizadores frente al Instituto Cubano de la Música, la gala de premiaciones del festival se realizó.
“Maykel había llevado su obra, yo la mía; él fue nominado en la categoría de Contenido Social y yo me llevé un puño (premio) en la categoría Beef. A partir de ahí decidimos hacer un disco entre los dos y en 2014 empezamos a grabar ‘Los más duros’, el primero que hago junto a Maykel y que en 2016 se llevó cuatro premios Puños Arriba”.
Maykel Osorbo (izq) y El Funky son amigos desde pequeños (Foto: Cortesía)
Oficialmente, Eliexer tiene tres discos. En estos momentos espera la salida de otro álbum en colaboración con Osorbo, quien se encuentra detenido en una prisión de Pinar del Río. Cuando se termine el proceso de remasterización del nuevo disco, entonces piensa grabar otro álbum de su autoría.
Patria y Vida cerró una puerta, pero abrió ventanas
Aunque ya El Funky había optado por un estilo de música contestatario y por ser un artista “con libertad de expresión a la hora de escribir”, fue el popular tema “Patria y Vida”, donde participa junto a Gente de Zona, Yotuel Romero, Descemer Bueno y el propio Maykel Osorbo, el que lo llevaría a su expulsión de la Agencia Cubana del Rap.
“El director de la Agencia es mi amigo en lo personal y en un momento de la vida que no estaba haciendo nada me ayudó a pertenecer a esa empresa, pero por motivos políticos, tuvieron que darme la baja”.
Sin embargo, a pesar de que la canción provocó su separación de la Agencia, confiesa que haber participado en ella lo llena de orgullo, especialmente porque se convirtió en “un himno de libertad” y en “un movimiento”.
“Llego a este tema gracias a Maykel Osorbo, cuando estaba trabajando en un disco con él. Ellos (los demás participantes de ‘Patria y Vida’) estaban viendo el trabajo que estábamos haciendo aquí con respecto al género rap y nos escogieron, gracias a Dios. Estoy súper contento por haber participado en ese tema que va a ser para toda la vida”.
El Funky, en un fotograma de “Patria y Vida” (Cortesía)
Precisamente, dos sucesos del último año han marcado a El Funky: la manifestación del 27 de enero frente al Ministerio de Cultura y los hechos del 4 de abril en el barrio de San Isidro, donde los vecinos corearon “Patria y Vida” e impidieron que la Policía arrestara a Osorbo.
El primer hecho lo recuerda “con terror”, asegura. “Veíamos la represión que estaba dándole la vuelta a la manzana, todos los refuerzos, las mujeres vestidas de civil que están entrenadas para fajarse (Las Marianas) y un ministro de Cultura agrediendo a jóvenes intelectuales”.
Rememora también la violenta detención de los casi 30 artistas, periodistas independientes y activistas que se manifestaron ante la sede del MINCULT ese día y que fueron golpeados por los represores del régimen.
“Llega una guagua, nos secuestran y nos llevan para El Cerro”, rememora. “En esa guagua vi a Oscar Casanella coger golpes como por tres policías, a Camila Lobón fajada también para que no le quitaran el teléfono. Gritos, empujones, amenazas, desespero, los teléfonos contra el piso, la Policía dando golpes, eso nunca se me va a olvidar”.
Sin embargo, el segundo hecho que lo marcó fue un sentimiento contrario al del 27 de enero. “El 4 de abril sentí que cantaba frente a 11 millones de personas. Estoy muy orgulloso de ver lo que pasó allí, la gente repitiendo ‘Patria y Vida’; fue inolvidable también”.
El Funky (Foto: Cortesía)
A pesar de que El Funky no pertenece al Movimiento San Isidro se siente como si fuera parte del grupo. Asegura que, desde la base del arte, se manifiesta cuando haya que hacerlo y sigue “puesto”.
“Doy el berro en mis canciones, pero (también) cuando hay que salir lo he hecho, y si hay que volverlo a hacer, lo repetimos sin miedo. Los cubanos que salgan, que defiendan su dignidad, que pidan lo que les corresponde como seres humanos, que se quiten la venda porque ciegos no están. La respuesta está en las manos del pueblo, si salen y si exigen, esto cambia mañana”, termina.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Continue Reading