deportistas cubanos

Tokio: para ver paisajes bonitos hay que subir montañas muy altas

Este sábado quedará oficialmente inscrita la delegación cubana a los XXXII Juegos Olímpicos, pactados para comenzar el próximo 23 de julio en Tokio, y en el cual la Mayor de las Antillas estará representada por 69 atletas, de acuerdo con una información que José Antonio Miranda, director del Deporte de Alto Rendimiento del Inder, le tributó a Jit, desde la sede de la cita estival.
Esa cifra hace a la comitiva cubana la tercera más pequeña en la historia de sus participaciones, desde Roma-1960 hasta hoy, y en la primera que no llega a los cien competidores, desde México-1968. También convierte en más retador el propósito de ubicarse entre los primeros 20 del medallero final por países.
«Para ver paisajes bonitos hay que subir montañas muy altas», me dijo una vez Andre Kolechkine, el hombre que introdujo el judo en Cuba, allá por 1952. Ante esas cimas, estarán las 33 mujeres y 36 hombres que cargarán a un país en sus brazos, en 15 deportes con 64 posibilidades de medallas, de las más de 300 que se disputarán en la justa de Tokio.

Sin embargo, la nómina sigue teniendo las potencialidades para honrar la empinada cota de la veintena vanguardista, pues de esas 69, un total de 49, el 71 %, se reúnen en los deportes de más posibilidades: atletismo (18), lucha (12), boxeo (7), judo (6), canotaje (5) y taekwondo (1).
Por demás, cuatro de esas disciplinas, el pugilismo, el campo y pista, la que reúne a los gladiadores, y la de los judocas, son las que más medallas han aportado al país bajo lo cinco aros. Entre ellas, se acumulan 63 preseas doradas, 62 de plata y 40 de bronce, para una suma de 165 podios. Si se mira el botín cubano en estas lides (78-68-80), el peso de ese cuarteto es altamente significativo, pues tiene el 81 % de los metales áureos y el 73 % de las presencias en las ceremonias de premiaciones.
Miranda había compartido con Granma, en ocasión del homenaje de la Central de Trabajadores de Cuba a la delegación olímpica, que existen las fuerzas necesarias para cumplir con la ubicación en ese selecto sector del medallero. «A partir de la identificación de los exponentes necesarios de cara a ese reto, esa posibilidad es real, pues se encuentran entre los primeros del mundo en sus especialidades. Es cierto que la competencia es la que dice la última palabra, pero llegar a ella con ese aval es una parte importante; de lo contrario, no podríamos trazarnos un objetivo de tanta envergadura».
Cuba vuelve a estar frente a la demanda de otra hazaña, y tiene con qué escribir esa nueva página en Japón, que, si bien está al otro lado del mundo, palpitará en esta tierra de campeones cada madrugada, con el esfuerzo de sus hijos.

Continue Reading

Basquetbolista cubano abandona equipo de la Isla durante escala en España

MIAMI, Estados Unidos. — El basquetbolista cubano Raudelis Guerra abandonó la selección nacional de la Isla durante una escala en el aeropuerto de Madrid, España, informó Play Off Magazine.
El medio especializado publicó el pasado domingo que Guerra, de 26 años, escapó durante el tránsito en la capital ibérica, dejando al elenco de la Isla con apenas nueve integrantes para un certamen eliminatorio en El Salvador.
Play Off Magazine pudo conversar con el jugador, quien confirmó que se encuentra en buenas condiciones.
“Abandoné la delegación por un motivo muy, pero muy personal. Quizás muchos no conozcan cuál es y las personas opinen sin conocer. Pero yo sí me entiendo y los míos sí me entenderán”, comentó Guerra, natural de la provincia de Guantánamo.

🚨 última hora🚨
La Selección Cubana de Baloncesto 🏀 pierde un integrante durante la escala en España. El guantanamero Raudelis Guerra abandona la Selección en el aeropuerto de Barajas. El equipo #Cuba se queda con 9 hombres para las eliminatorias de El Salvador. pic.twitter.com/vNaX30Vh0b
— Henry Morales Márquez (@henrysoyyo95) June 28, 2021

El joven también aseguró que uno de sus objetivos es continuar su carrera e insertarse cuanto antes en algún circuito competitivo.
“Quiero salir adelante, quiero triunfar. Yo sé que él camino va a ser difícil, pero estoy listo para el reto”, destacó.
Los abandonos de atletas son una constante en el acontecer deportivo cubano actual. En ese sentido, no pocos optan por abandonar las delegaciones en el extranjero para intentar competir en un mejor nivel, fuera del control de las autoridades de la Isla.
Una de las disciplinas más castigadas por las llamadas deserciones es el béisbol. Solo en el pasado Torneo Preolímpico de las Américas, celebrado en West Palm Beach, Estados Unidos, abandonaron la delegación de la Isla cuatro atletas: el prometedor infielder César Prieto y los lanzadores Lázaro Blanco y Andy Rodríguez. También escapó de la concentración Jose Sile Figueroa, el psicólogo del equipo.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Continue Reading

Los principios dorados de las medallas de Cuba

Solo 39 países han logrado, al menos una vez, incluirse entre los diez primeros de un medallero olímpico. Cuba se estrenó en ese selecto listado en los Juegos de Montreal-1976, y es hoy uno de los 16 que lo han hecho en más de una ocasión.
En esa ciudad canadiense, la Mayor de las Antillas marcó otro hito: Alberto Juantorena logró lo que nadie ha repetido hasta hoy: ganar los 400 metros, una prueba de velocidad, y la de 800 metros, modalidad de medio fondo. Allí, por primera vez un judoca de América, de Guanajay, Cuba, desafió a las potencias asiáticas y subió a lo más alto del podio. Héctor Rodríguez, pese a un severo trauma en sus costillas, derrotó en la final al sudcoreano Chang Eun-Kyung.
Los púgiles Jorge Hernández (48 kg), Ángel Herrera (57 kg) y Teófilo Stevenson (+ 81 kg) tejieron un trío de diademas doradas, y la pequeña Isla se instaló en el puesto ocho entre 92 naciones.
Cuatro de plata, tres del boxeo y otra en los 110 con vallas, con Alejandro Casañas; más dos terceros lugares en el ring y uno en el voleibol masculino redondearon aquella presentación.
Cuatro años después, en Moscú-1980, María Caridad Colón le daba a la mujer latinoamericana su primer título con el triunfo de su jabalina, y el pesista Daniel Núñez también honraba a nuestro país en la halterofilia, con su primer pergamino de campeón en ese deporte. Pero la hazaña más grande llegó desde Las Tunas, cuando el gran Teófilo Stevenson completaba su cadena consecutiva de tres victorias en los superpesados del boxeo, proeza inédita desde entonces.
Otros cinco cubanos bajaron del cuadrilátero coronados y llevaron a su Patria hasta el cuarto peldaño, y en un salón de lujo: solo 26 pabellones nacionales se han ubicado entre los cinco primeros, y Cuba lo hizo por segunda vez, después de que Ramón Fonst liderara ese sitio en San Luis-1904.
En Montreal, el mundo vio lo más eximio de la gimnasia. Una niña rumana, Nadia Comanecci, obtuvo la primera calificación de diez puntos en la historia de ese deporte-arte, en las barras asimétricas. La reina de esa edición recibió esa puntuación perfecta en seis ocasiones en ese escenario.
Lamentablemente, 32 naciones, 24 de ellas africanas, no participaron por la presencia de Nueva Zelanda, que había intercambiado lides deportivas con el régimen de Sudáfrica. Otro tanto ocurrió en Moscú-1980, cuando EE. UU. encabezó un boicot a esa cita, aduciendo la presencia de la Unión Soviética en Afganistán. No asistieron 66 nacionalidades, y según el Comité Olímpico Internacional, 45 de ellas, por plegarse a la actitud estadounidense.
Para Los Angeles-1984, la Unión Soviética consideró que no existía seguridad para su delegación, y la respuesta solidaria con ella fue la no presencia de 14 comitivas. Luego llegó la decisión de otorgar la sede de 1988 a una urbe de un país dividido. Seúl, en Sudcorea, organizó los Juegos, y la familia olímpica, con solo ese hecho, volvió a resentirse.
Cuba, que por su desarrollo deportivo estaba destinada a estar, en 1984 y 1988, entre los diez primeros, no asistió a esas reuniones. Sus principios de solidaridad prevalecieron más que las medallas.
En 1984, Carl Lewis, de EE. UU., igualó el éxito de Jesse Owens en Berlín-1936, con cuatro de oro en los mismos eventos (100 y 200 metros, relevo de 4 x 100 y salto de longitud); en los 400 con vallas, Nawal El Moutawakel, fue la primera mujer de un país islámico, y la primera marroquí, en ganar una presea de oro, y la estadounidense Joan Benoit, la primera fémina campeona en maratón. En 1988, el pesista turco Naim Süleymanoglu batió, en una noche, seis récords mundiales y nueve olímpicos. Florence Griffith Joyner ganó 100 y 200 metros planos y el relevo de 4×100, con marca mundial de 10,54 en el hectómetro. Murió a los 38 años, y se había retirado a los 29 del deporte, una semana después de adoptarse la decisión de que las pruebas antidoping se harían tanto en competencias como fuera de ellas.

Continue Reading