HAVANA CLIMA

Terrorismo Mediático

Detenidos autores del ataque con cóctel mólotov a una tienda en Diez de Octubre (+ Video)

Evidencias de actos vandálicos con cóctel mólotov contra una tienda en el municipio de Diez de Octubre. Foto: Canal Caribe/ Juventud Rebelde.La emisión estelar del Noticiero de la Televisión Cubana denunció este viernes el hecho delictivo ocurrido contra un establecimiento de la Cadena de Tiendas Caribe, en el municipio Diez de Octubre, de La Habana.
Fue un ataque con cóctel mólotov a la tienda, cuyos responsables ya han sido detenidos, informó el periodista Humberto López.
“Mientras los esfuerzos del país se enfocaban en Matanzas y las acciones de recuperación, los neoterroristas han encontrado el momento ideal para sobre el dolor intentar cimentar más dolor”, dijo el comentarista.
Detalló que estos hechos incluyeron convocatorias, por diversas vías y desde plataformas de odio en las redes sociales, para provocar daño al Estado, atentar contra la economía del país, generar violencia y desorden.
En menos de una hora estaban detenidos los autores del hecho vandálico. Inmediatamente, las autoridades competentes comprobaron sus conexiones con fuerzas hostiles el exterior. Uno de ellos ha viajado en veinte oportunidades entre Cuba y los Estados Unidos, reside en ambos países; el otro, es vecino del municipio capitalino Diez de Octubre.
Evidencias de actos vandálicos con cóctel mólotov contra una tienda en el municipio de Diez de Octubre. Foto: Canal Caribe/ Juventud Rebelde.
Las autoridades cubanas poseen mucha más información. Tienen como evidencias: mensajes, llamadas, acciones indicadas desde el exterior, recibos de pagos realizados y filmaciones. Incluso, el contacto con un youtuber fue demostrado en diversos momentos.
“Los autores del hecho se condujeron en un auto, propiedad del padre de uno de ellos, transitaron por la avenida Porvenir, lanzaron el cóctel y continuaron por la calle Tejar hasta la calle 16, donde doblaron a la derecha, cruzaron la avenida Dolores y se parquearon en la mitad de la cuadra. Allí comenzaron a preparar otros tres cócteles”, describió el periodista en el noticiero estelar de la TVC.
En menos de una hora, el pueblo, “que está en las calles”, defendió su tienda, su barrio, su comunidad.
Los autores del hecho se trasladaron en un auto, propiedad del padre de uno de ellos. Foto: Canal Caribe/ Juventud Rebelde.
Vea la denuncia emitida en el Estelar
[embedded content]

Leer más »

Los que curan y los que envenenan: Páginas de una Pademia Mediática (+ PDF)

Este libro intenta estimular en el lector una mirada cuestionadora hacia el ambiente que se desarrolló durante la pandemia de la COVID-19 en las redes sociales digitales utilizadas por los cubanos, en el escenario de guerra mediática mantenida por el gobierno de Estados Unidos hacia Cuba.Su principal intención es aportar a la comprensión de los mecanismos de influencia y creación de matrices de opinión que se ejercieron sobre una parte de la población de la isla, a través de la pantalla de millones de teléfonos móviles, durante uno de los períodos más difíciles que ha vivido el país y el mundo en el presente siglo.
Descargue el libro en PDF: 
https://www.oceansur.com/uploads/libro/2022/07/29/07-los-que-curan-y-los-que-envenenan-6-jul-2022.pdf
Javier Gómez Sánchez (La Habana, 1983). Licenciado en Medios de Comunicación Audiovisual por el Instituto Superior de Arte. Realiza-dor audiovisual y periodista. En 2010 inició su labor como bloguero, creando la página sopadecabilla.blogspot.com, para contrarrestar la fabricación de una imagen negativa sobre la realidad cubana en la red. Desde 2016 se ha dedicado al estudio del uso de internet y las redes sociales para la guerra mediática hacia la Isla, publicando artículos en La Pupila Insomne, La Jiribilla, Cubadebate, Cuba Sí, Granma y Dominio Cuba. Textos suyos han sido incluidos en las compilaciones Centrismo en Cuba: Una vuelta de tuerca hacia el capitalismo y Sin confusión: socialismo o capitalismo (Editorial Cuba Sí, 2017). Es autor del libro Las flautas de Hamelin: Una batalla en internet por la mente de los cubanos (Editora Abril, 2021). Ese mismo año realizó el docu-mental La dictadura del algoritmo. En la actualidad es decano de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) de la Universidad de las Artes

Leer más »

Los que curan y los que envenenan: Páginas de una Pandemia Mediática (+ PDF)

Este libro intenta estimular en el lector una mirada cuestionadora hacia el ambiente que se desarrolló durante la pandemia de la COVID-19 en las redes sociales digitales utilizadas por los cubanos, en el escenario de guerra mediática mantenida por el gobierno de Estados Unidos hacia Cuba.Su principal intención es aportar a la comprensión de los mecanismos de influencia y creación de matrices de opinión que se ejercieron sobre una parte de la población de la isla, a través de la pantalla de millones de teléfonos móviles, durante uno de los períodos más difíciles que ha vivido el país y el mundo en el presente siglo.
Descargue el libro en PDF: 
https://www.oceansur.com/uploads/libro/2022/07/29/07-los-que-curan-y-los-que-envenenan-6-jul-2022.pdf
Javier Gómez Sánchez (La Habana, 1983). Licenciado en Medios de Comunicación Audiovisual por el Instituto Superior de Arte. Realiza-dor audiovisual y periodista. En 2010 inició su labor como bloguero, creando la página sopadecabilla.blogspot.com, para contrarrestar la fabricación de una imagen negativa sobre la realidad cubana en la red. Desde 2016 se ha dedicado al estudio del uso de internet y las redes sociales para la guerra mediática hacia la Isla, publicando artículos en La Pupila Insomne, La Jiribilla, Cubadebate, Cuba Sí, Granma y Dominio Cuba. Textos suyos han sido incluidos en las compilaciones Centrismo en Cuba: Una vuelta de tuerca hacia el capitalismo y Sin confusión: socialismo o capitalismo (Editorial Cuba Sí, 2017). Es autor del libro Las flautas de Hamelin: Una batalla en internet por la mente de los cubanos (Editora Abril, 2021). Ese mismo año realizó el docu-mental La dictadura del algoritmo. En la actualidad es decano de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) de la Universidad de las Artes

Leer más »

Youtuber Ultrack amenaza a periodistas y a funcionarios cubanos (+ Video)

El autodenominado Ultrack ya no solo pide guerra e intervención militar contra la nación cubana, no solo pide violencia contra los cubanos, ahora pide el asesinato de periodistas y funcionarios de la isla, entre una larga lista de actos terroristas que las autoridades gringas le permiten pero que algún dia Cuba y los cubanos le harán pagar.(Tomado de Cuba no es Miami)
En video, Ultrack pide asesinatos impunemente (Solo posible en USA)
[embedded content]
Vea además:
https://www.cubainformacion.tv/contra-cuba/20211015/93658/93658-youtuber-ultrack-amenaza-de-muerte-a-periodistas-en-cuba

Leer más »

Ministra de Comunicaciones: Apostamos por una sociedad digital justa, sostenible y que aporte al desarrollo de la economía (+ Video)

Al iniciar la Mesa Redonda, la ministra de Comunicaciones Mayra Arevich Marín resaltó que el plan de desarrollo hasta 2030 tiene como eje transversal a las telecomunicaciones. En este camino, se plantea avanzar en el proceso de informatización del país, “el cual acompaña y dinamiza la economía y mejora la gestión de vida de la ciudadanía”.
Así mismo recordó que el VIII Congreso del Partido aprobó cuatro lineamientos que guían el desarrollo del sector. Entre ellos resalta el que demanda continuar con el desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones y tecnológica dentro del proceso de informatización de la sociedad.
“A pesar de las afectaciones del bloqueo y la pandemia, Etecsa ha seguido creciendo en este sentido y ha buscado alternativas para acercar los servicios a la población que permita una mayor gestión económica junto al comercio y el gobierno electrónico. Ya todas las provincias del país cuentan con su Portal del Ciudadano y estamos abogando porque se incorporen más trámites por esta vía para hacer más fácil la vida de los cubanos”, comentó.
Otro pilar fundamental, es el impulso de la industria de aplicaciones y servicios informáticos, a partir de la articulación de todos los actores de la economía. “Queremos que se desarrollen más aplicaciones cubanas que respondan a nuestras necesidades, a la vez que se eleva la preparación de nuestro personal”, dijo.
Todo esto, subrayó, sustentado en un sistema de ciberseguridad y de gestión del espectro radioeléctrico que proteja la defensa y la seguridad nacional. 
“En consecuencia con la implementación de estos lineamientos, el país ha trabajado en el programa de informatización de la sociedad que ha permitido el despliegue de internet en el país, el cual no a estado ligado al llamado Grupo de Tarea para Cuba creado por el gobierno de los Estados Unidos, sino que ha sido fruto de la labor de nuestros especialistas. Todo esto en medio de un escenario de bloqueo que sí afecta duramente al sector pues nos impide el acceso a las tecnologías, a las actualizaciones, se nos encarece todos los servicios y nos bloquean el acceso a varios sitios”, alegó la ministra.
Al mismo tiempo, denunció la pretensión de establecer un “internet paralelo a Cuba”, que refuerza el bloqueo económico contra el país. “No obstante, son visibles el impacto positivo que ha tenido el internet sobre todo en tiempos de pandemia con las clases online, el pesquisador virtual o el teletrabajo”.
Al referirse a las nuevas normas publicadas en esta jornada, Arevich Marín dijo que las mismas están amparadas en la Constitución de la República de Cuba en su artículo 16 inciso m, en el que se ratifica el compromiso en la construcción de una sociedad de la información y el conocimiento centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo sostenible, en la que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento en la mejora de su calidad de vida.
“El decreto-ley No 35 es la norma de mayor rango que tiene el sector y que estaba incluido en el plan legislativo del país. Esto se presentaba como una necesidad para organizar nuestros servicios, las tecnologías y la gestión del espectro radioeléctrico”.
En el caso de la Resolución 105, “Modelo de Actuación Nacional para la Respuesta a Incidentes de Ciberseguridad”, acotó que es una norma que tienen todos los países, la cual es exigida por la UIT. Este nuevo procedimiento protege a las personas naturales, en cuanto tipifica acciones que pueden afectar al individuo como a la familia. Esto servirá para defender nuestro ciberespacio y tener una internet ética y buena para la población”.

Leer más »

Los nuevos elementos del golpe blando contra Cuba

Un día después de los eventos del 11 de julio, cadenas hoteleras como la española Meliá y otras (NH Hoteles, Iberostar y Barceló) reportarron una baja relativa en su cotización bursátil en medio del contexto de violencia callejera y orquestación mediático. Foto: AFPAunque sus antecedentes se remontan a 2018, en la primera parte de este año las maniobras de desestabilización en Cuba involucraban al llamado Movimiento San Isidro (MSI), sus alianzas con estructuras del anticastrismo de finales del siglo XX (la Unión Patriótica de Cuba) y un movimiento que ya en las calles sugería cierto grado de maduración para nuevas acciones dentro del marco difuso de la fórmula básica de la guerra híbrida (guerra no-convencional + revolución de color).
Los acontecimientos que van desde el domingo 11 de julio al 13 de julio así parecen señalarlo, y marcan un punto clímax en el despliegue de dispositivos clásicos de intervención indirecta mediante redes sociales, control narrativo de los grandes medios y disturbios programados bajo la coartada típica de la “sociedad civil”.
En tal sentido, algunos elementos se pueden puntualizar:
1. Lo que podía tener el MSI de innovador o “pacifista” desapareció el mismo 11 de julio.
2. Aun así certificó su función como componente soft de un esquema mayor luego asimilado a una campaña informativa que esperó un momento-dispositivo para avanzar a otra fase de acciones y mensajes.
3. Lo que comenzó como una “crisis humanitaria” proyectada intensamante desde los medios a partir de un repunte en materia de casos por covid-19, junto a los efectos del huracán Elsa y, en particular, las señales de dificultad sanitaria, en Matanzas, rápidamente quedaron en el pasado saltando súbitamente al reclamo, predecible, por “libertades”, el “fin del comunismo”, y las denuncias de “represión”.
Al cierre de esta investigación, realizada en paralelo al brote de golpe blando, y a pesar de la intensidad que todavía impera en la campaña de medios, donde las redes sociales han jugado por primera vez un papel destacado y preponderante en la creación de la atmósfera de confrontación generalizada en Cuba, los reportes de calma contrastan con la realidad ficcionada de la arquitectura global de propaganda occidental.
Mi bandera Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.
La respuesta de movilización inmediatamente después de los eventos del 11 de julio favor de la Revolución han tenido como efecto práctico impedir la consolidación del frente comunicacional. Pero, que ese objetivo de la agenda haya mermado en su capacidad de expandirse y fortalecerse de ninguna manera omite los peligros latentes.
Por el contrario, la no consecución de esa vía que se espera que sea el pivote mediante el cual se busca movilizar a la población cubana a un ensayo de guerra civil, no decreta el fin de la conflictividad sino el riesgo de lo contrario: la intensificación de los elementos duros de la acción directa, la presión internacional y la explotación de las vulnerabilidades económicas agravadas por las dificultades sanitarias, todo dentro del marco del embargo histórico y las numerosas medidas de apriete de tuercas del bloqueo que conservan vigencia desde la administración Trump.
Más allá de lo explícito: el boicot violento a la economía y el comercioA pesar de la fuerte carga simbólica y cultural del discurso generalizado en redes sociales y la poderosa, y bien financiada, constelación de medios involucrados en la operación de cambio de régimen, ciertos aspectos de lo económico y comercial ofrecen un vector de análisis que debe resaltarse, dado que, en ese espacio de insatisfacciones promovidas por el bloqueo, recaen las acciones menos publicitadas.
Esta capa del conflicto ha tenido su propio desarrollo, en paralelo a los escarceos de violencia planificada que desde finales del año pasado se ejecuturon para luego insertarse en el marco ideológico y de movilización “cultural” MSI. Previo al 11 de julio, a lo largo de la isla se manifestaron una serie de acciones de sabotaje a la vulnerada alternativa económica de la isla, de por sí afectada con la merma del flujo turístico producto de la pandemia.
Entre finales de 2020 y lo que va de 2021, arco temporal que sitúa el recrudecimiento de la pandemia por covid-19 y también del embargo, en la isla se pudo constatar el desarrollo de una fase que también tributó de forma dramática a la acumulación de masa crítica, enfocándose en las tiendas en MLC (moneda libremente convertible). Esta red de tiendas, ampliada por el Gobierno cubano en el contexto de sequía de divisas generada por el declive en el ingreso de turistas, ha sido objeto de ataques con bombas molotov y acciones de protesta simbólica cuyo objetivo era visibilizar las largas filas.
Estas tiendas, que ofertan productos de consumo de dólares o euros como su propio nombre lo indica, representa un eje material sobre el cual opera la ofensiva mediática y política dirigida a fabricar un clima ascendente de frustración e insatisfacción, cuyo saldo acumulativo fue aprovechado por los planificadores del golpe blando el 11 de julio. Acciones que llegaron a darse en toda la geografía de la isla, con particular acento en las regiones del centro y el oriente del país.

La arquitectura de medios digitales financiada por la NED, USAID y Open Society, ha orquestado una narrativa centrada en encubrir el recrudecimiento del bloqueo contra la isla y, en paralelo, proyectar una falsa división social entre quienes pueden comprar en estas tiendas y quienes no. En el segundo grupo, según el ecosistema de medios financiado por EE.UU., estaría “la mayoría” del pueblo cubano. Dicho antagonismo construido desde arriba por los medios, en el cual “gobierno” y “pueblo” serían dos conceptos separados mediante la relación con estos establecimientos con divisas convertibles para ubicar los intereses de la contrarrevolución en el campo semántico de la “mayoría”, busca desplazar del lenguaje común y cotidiano del pueblo cubano la carga ideológica y moral de la denuncia contra el bloqueo.
Las largas filas en las tiendas en MLC podrían representar, en la actualidad, la materia prima principal a ser explotada por sus propias ventajas: gran aglomeración de personas, cansancio acumulado consecuencia de las restricciones que impone el impacto de la pandemia y su consiguiente ralentización económica, la oportunidad para la proyección de los eslogans que adornan cada post, entrada o nota de prensa de la mediocre y relativamente joven constelación desinformativa de redes y cuentas, donde Instagram y Facebook juegan un papel destacado.
En la fase actual del golpe blando, donde los movimientos de enjambre (para inhibir y sobrepasar a las fuerzas de seguridad) y sabotaje directo podrían desarrollarse con un perfil más decisivo, las colas pueden ser utilizadas como una oportunidad para llevar a cabo actos de violencia, aprovechando, por un lado, la aglomeración de personas (lo que permite desdibujar la presencia de los agitadores), y la coartada de la “movilización espontánea” producto del descontento, por otro. Las acciones enfocadas en estos establecimientos pudieran estar cumpliendo el doble propósito de producir zonas de “identificación” junto al daño directo a la infraestructura económica emergente, con efectos en el corto, mediano y largo plazo.

Patrulla atacada el 11 de julio.
Un día después de los eventos del 11 de julio, cadenas hoteleras como la española Meliá y otras (NH Hoteles, Iberostar y Barceló) reportarron una baja relativa en su cotización bursátil en medio del contexto de violencia callejera y orquestación mediático. Esta reacción muestra que el golpe blando, en el frente económico, busca provocar una retirada de inversiones turística vitales para el funcionamiento económico de la isla, lo que también podría preanunciar actos de sabotaje contra dicha infraestructura.
Desde aquí no es difícil situar otro punto que claramente apunta directamente hacia el bolsillo de la población cubana, toda vez que todo este proceso se enlaza con las acciones directas que Estados Unidos toma en este momento.
El 15 de julio el senador Marco Rubio difundió un video a modo de “denuncia” donde afirma que el presidente Biden había recibido propuestas de unos “individuos en su administración” luego de que, resalta Rubio, ocurrieran las manifestaciones “hace cinco días”. Las propuestas consistían en permitir el paso de remesas que, según Rubio, llegarían directamente a manos de “los militares” en Cuba, tocando así otro elemento crítico dentro de la vida económica de muchas personas en la isla: el dinero enviado desde Estados Unidos. Para Rubio y lo que representa, esto es inadmisible[6].
Ese video por sí mismo apunta a los conflictos imperio adentro sobre qué hacer en torno a Cuba, tocando varias capas. A saber:
1. La división que existe sobre la aproximación a la “cuestión cubana” donde el frente ultra del sur de la Florida presiona por medidas y acciones draconianas mientras que parte del campo demócrata dentro de la propia administración Biden sostiene que ciertas medidas de flexibilización y pequeñas “libertades” son el mejor remedio para comprometer al modelo socialista.
2. La indecisión dentro de la Casa Blanca también es una admisión indirecta de que las protestas del 11 al 13 de julio no lograron lo esperado.
3. En vista de esto, cancela de un solo golpe cualquier elemento “humanitario” del discurso público. Y, al parecer, el campo del anticastrismo ultra logró imponer su iniciativa por encima de la opción liberaloide de algunos miembros del Partido Demócrata. Según la óptica de Biden, Cuba es un “estado fallido” y debe ser “atendido” con los mecanismos habituales de presión y extorsión geopolítica.
El peso histórico de la geografía
Alejándonos de la esfera económica y comercial per sé, otro punto emerge para ser considerado, o al menos para establecer un ejercicio de imaginación tomando en cuenta experiencias precedentes. Las acciones de boicot económico de este tipo, junto a focos donde la violencia alcanzó cotas significativas (además de los planes de desestabilización revelados por los propios medios del gobierno en noviembre), tienen en el centro-oriente y el oriente un lugar destacado.
Trátese de Las Tunas, Ciego de Ávila, Santiago u Holguín en materia de acciones y escala de violencia, o de intoxicación mediática como Camagüey, las mencionadas áreas geográficas entrañan otra serie de elementos que no deben perderse de vista: amén del valor estratégico en lo militar (hecho constatado por las rebeliones del siglo XIX, el propio José Martí, pero también Fidel y el Movimiento 26 de Julio), las zonas “alejadas” del centro del poder son un lugar acostumbrado para activar focos de violencia armada.
La frontera venezolana con Colombia y el norte y sur de Siria son ejemplos descriptivos de esto mismo en sus distintos contextos, y dado que la fase “de colores” de la agenda de cambio de régimen pareciera agotarse, hay posibilidades de que, en el marco de la guerra híbrida, disminuya la tecnología de poder blando para favorecer la violencia directa, incluyendo la armada. Estos son y han sido pasos integrales y esquemáticos en este tipo de operaciones, puesto que muy difícilmente, tal como se alertó al inicio de este apartado, queden descuidadas en lo que pudiera contemplar, por ejemplo, el cuerpo de analistas y planificadores de la CIA.
La contrarrevolución de las vitrinas
Fox News borra carteles de apoyo a la Revolución durante entrevista con Ted Cruz. Foto: FoxNews.
“La cartografía de modificaciones políticas, económicas y tecnológicas del último lustro” -decíamos en el informe especial de este equipo publicado en mayo-, donde se combina un cambio histórico de liderazgo político, la experimentación de un sector privado emergente y la llegada de la masificación de la tecnología telecomunicacional ha tenido un impacto significativo y amplio en la población. Y así como en muchos de los casos se traducen en mejoras en el proceso de interconexión con el mundo, [por lo que] es inevitable que ese mapa algo difuso también traiga los elementos potenciales que pueden explotarse en un marco de conflictividad interesada”.
Esta cita viene a cuento para destacar un elemento que pudiera ser uno de los principales puntos de ventaja de los mecanismos de seducción o de ataque en los flancos vulnerables del actual momento de transición político-económica que signa el ciclo político cubano actual. Dicho proceso, en manos de una nueva generación de dirigentes nacionales, ha estado marcado por el agravamiento de los ataques desde Estados Unidos, donde la campaña de “máxima presión” de la administración Trump continúa marcando su estructura básica de funcionamiento. En este marco, los elementos de coyuntura global (la covid-19) son aprovechados para alcanzar los objetivos estratégicos que se han buscado sobre Cuba en las últimas siente décadas desde Estados Unidos, en algo que pudiera definirse como una campaña de “máxima crueldad”.
Y en nuestro auxilio la historia nos ofrece un elemento que fue clave en la crisis y el colapso inducido que condujo a la caída de la República Democrática Alemana (RDA) con la posterior unificación brutal y traumática con la República Federal Alemana (RFA) en los años 90 del siglo pasado, situación en la cual la ansiedad del consumo fungió como el boquete por donde luego se impuso todo lo demás.
“Los ciudadanos de la RDA veían al occidente ‘rico’ y comenzaron a compararlo con sus propios estándares de vida. Pero muchos fueron renuentes a evaluar el poder adquisitivo de su dinero de acuerdo al costo de los bienes que necesitaban en su vida diaria. En la RDA, el precio de un nuevo televisor a color de 5 000 marcos podía haber sido una fuente de frustración, pero el hecho de que dos kilos de pan costara apenas un marco se daba por sentado. Los bienes y alimentos básicos de uso diario eran subsidiados, mientras que con los precios de los productos no-esenciales se buscaba cubrir los costos y generar ganancias. Esta conexión no fue obvia para muchos sectores de la población de la RDA”, reza un dossier sobre la política económica de la RDA publicado por el Instituto Tricontinental.
Y es que, salvando las distancias y la gran diferencia de las claves internas de los distintos contextos históricos, el mismo principio prevalece en la ansiedad “cultural” sobre todo de las capas juveniles, intoxicados en gran medida por la ficción de “prosperidad” con la que son agredidos mediante las vitrinas a 90 kilómetros de distancia.
Los testimonios de una cultura del “exilio” absolutamente envilecida, pero consciente del poder y el efecto que esa misma pulsión tiene, sobre todo cuando se impide su racionalización final, omite que en gran medida esa noción de “prosperidad” se apoya sobre los factores de desarrollo económico interno negados históricamente al pueblo cubano.
El bloqueo, como arma también cultural, mantiene esa distancia en términos de consumo, único horizonte de realización indivual dentro del capitalismo tardío, para luego proyectar sus consecuencias materiales desde la clásica narrativa del “fracaso” del modelo socialista, ahora resucitada, ampliada y fortalecida por la arquitectura de propaganda occidental a raíz de los eventos del 11 de julio.
En la misma medida, y más allá del narco-espejismo de Miami, conviene destacar que esa vulnerabilidad es cónsona con cualquier proceso de renovación política, y que de esto también está consciente el esquema de planificación del cambio de régimen desde el norte. Sin embargo, según la experiencia histórica derivada de las revoluciones de color y sus patrones más o menos estables en el tiempo, el periodo de desestabilización previa que desembocó en los disturbios del 11 de julio tiene un manejo de tiempos y oportunidades limitado y, de ahí, la intensificación por todos los medios.
Tener medida de este umbral que en situación crítica puede cobrar cualquier rumbo, debe ser una apuesta para tomar opciones con audacia, pues los pasos a seguir para ganar este momento histórico específico y prevalecer en el que viene a continuación, también ofrecerá sus propias alternativas inmediatas.
Investigación de coyuntura elaborada por el equipo de investigación del Instituto Samuel Robinson del 11 al 15 de julio del año 2021, a raíz de los eventos políticos en Cuba y tomando como punto de referencia la investigación especial dedicada al Movimiento San Isidro (MSI) y publicada el pasado mes de mayo.
Vea además:
Testimonios del 11 de julio: Cuando se desató la violencia

Aterrorizar periodistas en guion de la operación político comunicacional contra Cuba

(Tomado del Instituto Samuel Robinson)

Leer más »

SIP y Amnistía Internacional: Tal para cual a la hora de mentir

De ambas instituciones tenemos en Cuba y en América Latina, bastante material como para conocerlas y definirlas…y de paso repudiarlas.La SIP, es decir la Sociedad Interamericana de Prensa, se perfiló siempre como vocera de los dueños de la gran prensa, de los monopolios informativos, muy aliada al poder de quienes tienen en ella una retaguardia segura para la defensa de sus intereses económicos.
Con este aval, por lógica, no podía quedarse fuera en el gran show provocativo para alterar el orden en Cuba. Su tarea estaba clara: actuar a la ofensiva contra el gobierno cubano y, supuestamente hacerlo, sobre la base de “defender el periodismo independiente”.
De exteriorizar sus opiniones se encargó la agencia española EFE con sus despachos desde Miami: “la situación de Cuba merece decisiones urgentes de parte de la comunidad internacional”. Así se expresaron el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Carlos Jornet, en una declaración sobre tres supuestos periodistas detenidos en Camagüey luego de los disturbios del 11 de julio.
Solicitaron, nada menos que a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos —la otra pata de esta mesa— para que “otorgue de manera urgente, medidas cautelares a favor de los tres periodistas detenidos e incomunicados”.
0tro despacho informativo, este de la estadounidense CNN en español, acude a un burdo montaje y argumenta que “Jóvenes cubanos advierten que continuarán en las calles a pesar de la sangre que ha manchado su bandera”.
En este caso, entrevistan a un personaje bastante oscuro de la región, Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, donde se autoconsidera como especialista en el tema de los derechos humanos.
Declaró a la televisora que desde el domingo está monitoreando el uso excesivo de la fuerza, detenciones arbitrarias, en protestas espontáneas que se propagaron rápidamente por 58 localidades de todo el país.
En este caso vale subrayar lo del “uso excesivo de la fuerza”, las “detenciones arbitrarias” y las “58 localidades” del país donde se produjeron las manifestaciones.
Tales mentiras son muy fáciles de contrarrestar, pues quienes único hicieron uso excesivo de la fuerza, fueron los violentos llenos de odio, que rompieron vidrieras, destrozaron inmuebles, dieron punzonazos, hiriendo a personas a las que le lanzaron piedras y palos, destruyeron autos estatales y privados y hasta atacaron a un hospital infantil.
Todas las detenciones que se han producido se han hecho bajo estrictas reglas del respeto a la ley y a la integridad ciudadana, y donde cada detenido tiene los derechos legales establecidos.
Lo de las 58 localidades, no conozco el mecanismo de conteo que tiene CNN para ser tan exacta a la hora de emitir esa afirmación.
Se hace eco esta televisora de la aseveración de la funcionaria de Amnistía Internacional que, además, ha sido capaz de mentir groseramente con aquello de que “el gobierno cubano está presionando o reclutando a jóvenes, incluso menores de edad, para que se manifiesten a su favor, incluso choquen contra quienes protestan”.
Y, como parte del chanchullo desinformativo, en otra entrevista con BBC Mundo, Guevara-Rosas, denunció que «han registrado al menos 247 personas que han sido detenidas o que están desaparecidas».
Saben muy bien los representantes de las agencias y otros medios de prensa que en Cuba ni se realizan detenciones arbitrarias ni hay personas desaparecidas. En todo caso, el medio de prensa en cuestión y la vedet entrevistada, se equivocaron de país: Cuba no es Chile y sus carabineros; nuestra policía no está integrada por supremacistas blancos que a diario matan o hieren a alguna persona negra en Estados Unidos, por solo poner dos ejemplos.
(Tomado de Cubaperiodistas)

Leer más »

Aterrorizar periodistas en guion de la operación político comunicacional contra Cuba

Los medios de prensa y periodistas cubanos se han visto atacados por, supuestamente, no publicar toda la verdad, a pesar de que ha sido precisamente esta la primera víctima de la operación político-comunicacional que sufre Cuba desde el pasado 5 de julio, cuando bajo la etiqueta #SOSCuba comenzó una campaña manipuladora, de intoxicación y odio todavía en marcha que busca provocar un estallido social.Y no solo se han visto atacados los medios de prensa como sistema, sino también los periodistas y profesionales que allí trabajaban, con amenazas veladas, y otras no tan veladas, incluso de incitación al crimen.
Hemos visto convocatorias en redes sociales para atacar a los trabajadores de una emisora de radio, o atacarlos en sus casas, como si así fueran a instaurar un nuevo sistema social y económico en Cuba, más justo y equitativo que este.
Hemos visto ofensas personales y ataques verbales contra periodistas a los que nadie les puede señalar con un dedo, pues son ejemplos de profesionalismo y de buenas personas. Da la casualidad que esos profesionales son incapaces de anotarse méritos bien merecidos cuando hacen gestiones engorrosas para receptores y televidentes a los que ni conocen. Esos que siempre tienen la palabra precisa para explicarle a una persona en una cola el motivo de la escasez de alimentos, esos que mientras todos los cubanos se quedan en casa resguardando sus pertenencias ante el paso de un huracán salen preparados para reportar sobre el suceso desde su medio de prensa hasta que pase.
Pero hoy la violencia se ha virado contra ese profesional que ha buscado todas las aristas de una manifestación, y no solo se ha quedado con la perspectiva del manifestante. Por supuesto, las redes sociales son plataformas especiales para ofender desde lejos, incluso para actuar bajo el manto de un seudónimo.
Por eso ahora muchos atacan a unos colegas que muestran en tres perspectivas diferente los sucesos de Cárdenas; por eso ofenden a los que piensan diferente; por eso atacan a un periodista que muestra una foto de un policía apresando a un manifestante que ataca a pedradas un hospital pediátrico.
No voy a mencionar los nombres de todos esos colegas amenazados o maltratados por las redes sociales a raíz de los sucesos de este segundo domingo de Julio, pero estoy seguro de que si fueron amenazados no fue por falta de entereza, sino por su temple y calidad profesional.
Y estoy seguro que ninguno de ellos se amedrentó con las amenazas, sino que les sirvieron para conocer más la calidad humana de los odiadores, de esos que piden bombas para su país y muerte para sus vecinos.
Las más altas autoridades del país emplazaron a los operadores de las plataformas de redes sociales a negar que han sido partícipes de esta feroz operación mediática, que ha tenido como centro y financiador a autoridades de Estados Unidos. También a negar que, como parte de esta, se han usado troles, robots y bots que violan las políticas de manejo establecidas por dichas plataformas y que usan discrecionalmente, sobre todo para silenciar a quienes son incómodos a los intereses norteamericanos.
La Red Verdad también ha develado la avalancha de fakenews o noticias falsas en circulación en redes. Estas hacen aparecer como hechos graves ocurridos en otras partes del mundo como acontecimientos actuales de Cuba.
En el colmo del cinismo, agencias internacionales y medios trasnacionales intentan fundamentar que dichas noticias falsas forman parte de una estrategia del Gobierno cubano, para lo cual acuden a operadores políticas radicados fuera de la Isla y con una probada actividad opositora al Gobierno cubano.
Como parte de esta operación político comunicacional también se intentó silenciar al sistema de medios bajo los denominados ataques de denegación de servicios, parte del guion de las llamadas guerras cibernéticas.
Hoy supuestamente el mundo entero sabe lo que está sucediendo en Cuba. Unos se informan por las redes sociales, otros por medios de prensa internacionales o nacionales, y cada cual cree tener toda la verdad en base a esas informaciones que ven en diferentes plataformas.
Pero la realidad es que cualquier persona que intente informarse sobre Cuba desde otro país ve lo quieren que vean las grandes trasnacionales de la información, pues son muy pocos los que tienen corresponsales aquí en estas tierras del Caribe, y la mayoría se nutre de los que escribieron otros, ya sean profesionales de la palabra, simples ciudadanos que opinan o manipuladores al servicio de los peores intereses contra su país.
(Tomado de Cubaperiodistas)

Leer más »

Para tener un pueblo lleno de amor

Un país de amantes, no de ‘odiantes’”, atendible texto de Ricardo Ronquillo, con título que remite a otro de la periodista Rosa María Fernández, motivó en quien suscribe un comentario devenido núcleo de la presente nota.
La noción de Armando Hart Dávalos sobre radicalidad, que recuerda Ronquillo, es una paráfrasis sintética y fiel de una cita del artículo de José Martí titulado A la raíz y publicado en el periódico Patria el 26 de agosto de 1893: “A la raíz va el hombre verdadero. Radical no es más que eso: el que va a las raíces. No se llame radical quien no vea las cosas en su fondo. Ni hombre, quien no ayude a la seguridad y dicha de los demás hombres”.
Pensando en la Cuba para la que vivió hasta eternizarse en combate, el propio Martí expresó en su Lectura en Steck Hall del 24 de enero de 1880 su convicción de que “el pueblo, la masa adolorida, es el verdadero jefe de las revoluciones”. Y con pupila planetaria advirtió sobre “la chusma adolorida que jamás podrá triunfar en un país de razón”, lo que se lee en su crónica de 1887 conocida como “Un drama terrible”, sobre la represión aplicada contra el movimiento obrero en los Estados Unidos. Todo abonaba en él su afán, plasmado en las Bases del Partido Revolucionario Cubano, de fundar en su patria “un pueblo nuevo y de sincera democracia”.
Mucho ha tratado de hacer y ha hecho la Cuba martiana para librar de sufrimientos a su pueblo, y para que este goce de cultura, porque “ser culto es el único modo de ser libre”. Y Martí no confundía la cultura con la simple instrucción: esta, por muy rica que fuese, podía conducir a lo que él, en el ensayo “Nuestra América”, llamó “falsa erudición”.
Pero no vale suponer que en esta Cuba, que tantos obstáculos ha tenido y tiene que encarar, todo se ha hecho bien, sin cometer errores. Entre estos habría que ver qué lugar han tenido el paternalismo —siempre, por naturaleza, con su lado autoritario— y lo menos fértil de los idealismos, que pueden causar estragos por entre los más elevados, lúcidos y justicieros ideales.
Añádase que la opción radical contra idealismos indeseables no está en el frustrante y oportunista pragmatismo, ideología propia del capitalismo y el imperialismo, y que ya en el siglo XIX cubano caracterizó a las posiciones reformistas, anexionistas y autonomistas, no al independentismo radical, irreductible a resignaciones pragmáticas, a dejarse llevar por la medida de “lo posible”.
Pero el pragmatismo asoma por los caminos más inesperados. En estos días, cuando se ha comprobado, una vez más, que si hay una mezcla terrible es la que funde odio y marginalidad, han sido escalofriantes algunas de las respuestas dadas —no fueron las únicas: seguramente abundaron más las signadas por la claridad— a una publicación de José María Vitier en su perfil de Facebook.
Siguiendo el camino martiano que recibió desde niño en su hogar, el destacado músico recordó una confesión de Martí en su desgarrador y a la vez edificante testimonio juvenil El presidio político en Cuba: “Y yo todavía no sé odiar”. A la médula de esa realidad se llega con la luz de los sufrimientos de la experiencia vivida por el autor en la mencionada institución represiva del régimen colonial, de la que salió fraguado para la gesta necesaria que sería, en su programa revolucionario, una guerra sin odio.
A Vitier, y a otras personas que trataron también el tema, les salieron al paso, con ira mal contenida, algunas voces supuestamente iluminadas por las artes. Negaban valor a las declaraciones de Martí y las tildaban de meras “frases poéticas”, inútiles para lo que se procuraba presentar como reclamos de justicia.
Quedaba claro un hecho terrible de las arremetidas orquestadas contra Cuba desde las madrigueras al servicio del imperio que la bloquea de modo criminal —acto genocida repudiado mundialmente, salvo por los gobiernos de la nación bloqueadora y su sucursal nazionista—  y le impide tener el desempeño que intenta lograr para bien de su pueblo. Esas arremetidas tienen el odio como recurso propio de sus fines. No se trata, no, de los afanes legítimos con que el pueblo cubano busca y ha de conseguir el bienestar que merece.
Nada debe desatender ni menospreciar la Cuba de Martí en los desafíos que tiene por delante y no le faltarán, y que necesita vencer sin esperar a que cesen o amainen las fuerzas que intentan asfixiarla.
El camino es arduo; pero vale recordar el verso latino que Martí hizo suyo frente a peligros mayúsculos: los que entre 1889 y 1890 reveló el foro internacional auspiciado entonces por el gobierno de los Estados Unidos en función de su voracidad continental y planetaria. Ese verso reza que “a las estrellas no se sube por caminos llanos”, y no lo son los que urge recorrer para disfrutar de un pueblo lleno de amor.
(Tomado de Cubaperiodistas)

Leer más »

Un país de amantes, no de “odiantes”

Oprimen el pecho, como decimos el común de los cubanos para referirnos a hechos muy dolorosos, muchas de las imágenes y videos captados durante las manifestaciones ocurridas en diversos puntos del país en las últimas jornadas.
Como martianos radicales que —como tanto advertía el luchador de la Generación del Centenario Armando Hart Dávalos no es ir a los extremos, sino a la raíz—, pende sobre todos los habitantes de este archipiélago, sus instituciones y sus líderes, encontrar profunda respuesta a las causas que provocaron que un segmento —aunque minoritario—, de quienes salieron a la calles se dejaran arrastrar a la brutalidad, el desenfreno, la violencia o el vandalismo.
Resulta difícil de explicar y explicarse que en un país con tanta obra amorosa prodigada, hacia dentro y hacia el exterior de sus fronteras, calaran en magnitudes semejantes las continuas y mezquinas campañas comunicacionales de incitación al odio que tienen como sustento y principal incitador a los gobiernos de Estados Unidos, los grupos extremistas apátridas radicados en ese país y sus cómplices o mercenarios internos, tal como ocurrió con la grotesca operación político-comunicacional que terminó en los sucesos que nos estremecen por estos días.
No olvidemos que si bien esta última, descomunal y mentirosa campaña tuvo sus comienzos el pasado 5 de julio, los antecedentes de la obsesión enfermiza por quebrar la dignidad, el pacto unitario y social forjado por la Revolución Cubana antecede por mucho a esa fecha. Incluso, anteceden al triunfo revolucionario de 1959.
Tiene mucha razón la colega Arleen Rodríguez Derivet al afirmar que para encarar honrosamente tanta maldad y mezquindad retuiteada, robotizada y trolizada se requiere saber llevar con hidalguía sobre los hombros de cada cubano todo el peso de nuestra historia. Sobre todo, en un mundo donde los avances tecnológicos asociados a la informática y la comunicación se desperdician, no pocas veces, enredando la existencia humana, en vez de alentando las redes humanistas.
Los categóricos análisis sobre los detonantes externos de los acontecimientos de estos días, expuestos no solo por las más altas autoridades nacionales, sino hasta por analistas internacionales, revelan los contornos siniestros de eso que desde hace bastante tiempo se identifica en este archipiélago como una verdadera maquinaria de odio, que encontró pasto fresco donde cebarse en las monopólicas redes sociales, donde imperan, como atestiguamos ahora mismo, las mismas reglas de chantaje y doble rasero del mundo físico.
A los actuales vociferantes del odio y la maldad contra Cuba desde Miami y otros confines del globo les sirve muy bien la definición que sobre ellos hiciera hace muy poco el intelectual Abel Prieto Jiménez. Se trata de los “voluntarios cubanos del siglo XXI”; émulos de aquellos que, sedientos de sangre y traicionando el sueño libertario de su patria, provocaron al crimen horrendo del 27 de noviembre de 1871 contra los ocho estudiantes de Medicina, algo que no podemos rememorar como un simple rito conmemorativo de todos los años.
En esta hora, es bueno repetirlo, no podemos olvidar a lo que ha conducido el rastro del odio en la historia cubana. Los motivos que compulsaron aquel crimen y otros muy punzantes, como el de Barbados, el bandidismo en el Escambray, o los de la dictadura de Fulgencio Batista, tienen mucho que decirnos ahora mismo, cuando junto a restarle sufrimientos y muertes al país, sometido a la gravísima tragedia de la COVID-19, nos acechan otros demonios económicos, políticos y sociales.
Todos esos factores, calcula con cinismo el Gobierno de Biden, combinados con el mantenimiento de las más de 240 medidas de cerco de Trump, podrían funcionar como el TNT perfecto para la implosión política que nunca lograron en el país. Bien estudiado, el odio político visceral en nuestra tierra, y sus consecuencias, siempre tuvo cuño extranjero, o la bajeza moral y poca disposición al sacrificio de los que pusieron siempre la suerte cubana en manos foráneas. Esos son los que claman hoy frenéticos, como los voluntarios españoles del siglo XIX, por una intervención militar en su Patria.
Cualquier somera incursión en redes serviría para percatarse, desde hace bastante tiempo, de la creciente obsesión porque los cubanos nos lancemos en manifestaciones a la calle, rompiendo con los mecanismos de discusión y contrapeso existentes —nunca perfectos o inmaculados—, pero que hasta hoy permitieron corregir los desajustes dentro del proyecto de la Revolución, sin tener que acudir a grandes fracturas o sacudidas sociales.
Dejarnos arrastrar a estas últimas, en las condiciones de cerco político y económico y sometidos a todo tipo de traspié para hacer sucumbir el modelo social escogido por mayoritario consenso, servirían más a los viejos y sucios planes de sometimiento a poderes extranjeros que a alcanzar nuestros propósitos, por más sanos y justicieros que estos sean.
Las incitaciones a levantarse en las calles contra la discriminación racial, la violencia contra la mujer, por una ley de protección animal, por los derechos de los homosexuales, o los de otras minorías, entre diversos anhelos menos visibles, anteriores al oportunista SOS Cuba de la operación político-mediática en marcha, silencian o ignoran el reconocimiento explícito que las autoridades del país hacen de todas esas reivindicaciones, incluyendo las que alentaron las manifestaciones actuales. Precisamente por ellas se hizo la Revolución.
“Triste patria sería la que tuviese el odio por sostén”, nos dejó dicho el siempre amoroso, hasta para convocar a los cubanos a la batalla por la libertad, Apóstol de Cuba. Ese es el sentimiento que, pasada la conmoción y hasta la confusión inicial de los sucesos recientes, invade a la mayoría noble, generosa y digna de este pueblo, que como gritaba en redes la periodista Rosa María Fernández, aspira a un país de amantes, no de “odiantes”.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.