HAVANA CLIMA

radio cubana

Premio José Luis Cadenas, otro homenaje a la Radio Cubana

La Sección de Cine, Radio y Televisión de la filial camagüeyana de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) hizo entrega por primera vez del Premio José Luis Cadenas Arango en esta ciudad. 
A propósito de las celebraciones por el centenario de la Radio Cubana fue condecorada con el galardón la destacada locutora, pedagoga, guionista y directiva de medios de comunicación en la provincia, Rebeca Burón Marín, como resultado de su excelente recorrido profesional, informó la Agencia Cubana de Noticias (ACN). 
Burón Marín expresó su agradecimiento a la página web de Radio Cadena Agramonte, y declaró lo hermoso de tener un lauro con el nombre de Cadenas Arango, dedicado enteramente al trabajo de los medios audiovisuales.
Asimismo, la locutora declaró: «recibir este galardón es uno de los acontecimientos más bellos y emotivos de mi carrera, especialmente por su carácter de homenaje a una figura imprescindible dentro de la radio y televisión lugareñas».
Como un reconocimiento excepcional quedará establecido el Premio Jorge Luis Cadenas. Después de haber tenido un primera edición, el lauro será concedido a trabajadores de la cultura y la prensa con una notable obra de toda la vida.
Igualmente, la ACN indicó que durante la jornada también se dieron a conocer las ganadoras del concurso de oyentes La Radio, mi mejor compañía, que recibirán Dilia Felipe Morales y Zobeida Jiménez González, residentes en los municipios de Sibanicú y Camagüey, respectivamente.

Leer más »

Radio Cubana, «una gran Radio Rebelde»

Con profundo orgullo, los trabajadores de la radio –quienes recibieron la felicitación del Primer Secretario del Partido y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en su cuenta en Twitter, disfrutaron la gala cultural por el Centenario de la Radio Cubana, en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba. En la ocasión, les fue entregado el Premio Nacional de Radio 2022 a Ramón Espígul Menéndez, de Radio Rebelde, y Abel Falcón Curí, de CMHW.
En presencia de Rogelio Polanco Fuentes, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Ideológico; de Alfonso Noya Martínez, presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, y de Yuzaima Cardona Villena, directora general de la Radio Cubana, fue evocada la figura del radialista mayor, Fidel Castro Ruz, quien alguna vez expresara su deseo de que toda la radio del país fuera una gran Radio Rebelde.
En el acto fueron reconocidos con el Sello y Diploma Centenario de la Radio Cubana, el Cuerpo de Bomberos de Cuba; Rosalía Buaún Sánchez, presidenta de la Asociación Hispanoamericana de Locutores, y Felipe Vera Martínez, presidente de la Asociación de Locutores de Yucatán, ambos de Méxi­co; Mónica Valdés, vicepresidenta de la Asociación Mundial de la Radio Comunitaria, de Colombia, y Oscar Pérez, coordinador general para América y el Caribe de la Asociación Hispanoamericana de Locutores.
En la gala, la Radio Cubana recibió un reconocimiento del Departamento Ideológico del Comité Central, que entregó personalmente Polanco Fuentes; y el Premio del Barrio, de los CDR.

Leer más »

Felicita Díaz-Canel a la Radio Cubana en su centenario

El Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, felicitó, este lunes, a los realizadores y oyentes de la radio cubana en su centenario.
En su cuenta de Twitter, el mandatario expresó: «Felicitaciones a realizadores y oyentes de la #Radio cubana, que hoy es oficialmente centenaria. Y que para los próximos 100 años siga sonando con la cubanía que la distingue».
Con el inicio de las transmisiones radiales, el 22 de agosto de 1922, la isla mayor de las Antillas se ubicó entre los primeros países de América Latina en disponer de este tipo de comunicación, destaca Radio Reloj.
El acelerado desarrollo del medio permitió que en menos de un año se registraran 24 estaciones transmisoras, 14 de ellas en La Habana. La radio cubana inició su primera transmisión digital en 1998.
Añade el medio que, desde que el 22 de agosto de 1922 Luis Casas Romero y su hijo Luis Casas Rodríguez pusieron al aire la primera transmisión de radio en Cuba, la cotidianidad de la Mayor de las Antillas le hizo un espacio vital a la radiodifusión.
Con una planta de reducida potencia, radicada en la calle Ánimas número 99, la 2LC se convirtió en la emisora que, con el cañonazo, iniciaba su programación musical, acompañada por el parte del tiempo, única en nuestro país, de las primeras en el continente.
Seríamos pioneros también en la locución femenina en Latinoamérica: Zoila Casas Rodríguez se unió a la proeza familiar. Más tarde legaríamos al mundo la radionovela.
Cien años de transmisiones continuadas; más de 60 siendo –en palabras de Fidel– «la artillería pesada de la Revolución». La radio en Cuba es el sonido de un país piel adentro.

Leer más »

Radio cubana: cien años, día a día

Cuánto ingenio, cuánta imaginación, se necesita para hacer radio. Parece sencillo, pero no lo es. Muchas personas, algunas conocidas, otras anónimas, permiten obrar el milagro para que, día a día, desde un pequeño aparato receptor, u hoy, incluso, desde una computadora o un dispositivo móvil —a través de una aplicación o de internet—, nazcan los sonidos, la música, las palabras de seres en apariencia invisibles, incluso el silencio. Basta con mover un botón, o desplazar el dedo sobre la pantalla táctil de un celular, para cambiar de una emisora a otra, para transitar por una estela de posibilidades.Usted elige y el programa de su preferencia se escucha de inmediato. Puede ser un concierto, o las noticias, o una revista de variedades, o una transmisión deportiva, o un espacio dramatizado. O mucho más. La radio parece estar siempre allí, esperando por sus oyentes, no importa si es de día o de noche, si diluvia o si la mañana nos regala un sol espléndido. A ello nos ha acostumbrado durante mucho tiempo, desde que la estación norteamericana KDKA saliera al aire hace más de un siglo, en el ya lejano 1920. Ese día, gracias a la magia del sonido y al avance de la tecnología, la vida de la humanidad cambiaría para siempre. Y en Cuba, esta historia comenzaría a escribirse apenas dos años después, hace justamente una centuria.No por conocidos, los orígenes de la radio cubana dejan de ser sorprendentes, apasionantes. Sería en 1922 cuando ocurrirían dos hechos reconocidos como el nacimiento de este medio en la Isla. El primero de ellos fue la salida al aire, el 22 de agosto —justo un día como hoy—, de la emisora 2LC, fruto de la iniciativa del músico y patriota camagüeyano Luis Casas Romero, por entonces radicado en la capital cubana. El segundo hecho, sucedido dos meses después, fue la apertura el 10 de octubre de la PWX, una planta que sería inaugurada por el entonces presidente Alfredo Zayas con un discurso en inglés, y que por mucho tiempo fue considerado como el paso inicial.Sin embargo, finalmente la justicia se impondría y como fecha natal de la radio cubana sería asumida la de la apertura de la 2LC. Esta planta fue, sin lugar a dudas, la pionera de las transmisiones regulares en la Isla. Su pequeño equipo, de solo diez watts, fue construido por Casas Romero, con ayuda de su hijo Luis Casas Rodríguez. Su gran inventiva los llevó, además, a utilizar una pequeña corneta de juguete para hacer la llamada de atención a los oyentes. Para radiar música, por su parte, colocaban un antiguo fonógrafo de trompeta frente al equipo. Este recibía el sonido que luego pasaba al transmisor, por lo que los discos se transmitían así, directamente, por la reproducción sonora del fonógrafo.Otro hito de la 2LC es que en ella trabajó la primera locutora de Cuba. Tal mérito recayó en Zoila Casas Rodríguez, también hija de Casas Romero, quien colaboró con su padre en las transmisiones de la pequeña planta. El parte meteorológico, el anuncio de musicales y algunas notas e informaciones, eran el contenido de aquellas transmisiones, que se escucharían en su voz y que marcaron la pauta de todo lo que vendría después. Con estos limitados recursos y, sobre todo, con mucha voluntad e imaginación, se inició la historia de la radiodifusión en la mayor de las Antillas.La radio, en memoriasSin embargo, a pesar su indiscutible valor como pionera, no puede verse a la 2LC —y luego a la PWX— como un producto único y aislado. Ya por entonces existía en la Isla un creciente grupo de radioaficionados, verdadero germen del medio, que venía realizando transmisiones de manera esporádica pero consciente. Los trabajos de estos primeros radialistas tenían como principal problema su irregularidad de horario y programación, debido a la falta de técnica, el afán de experimentación y también a la escasez de equipos receptores. Sin embargo, en ellos, entre los que estaban el propio Casas Romero y sus hijos, estaba la semilla de lo que es hoy, más que un árbol, un bosque frondoso y centenario.La presencia de estos radioaficionados con sus pequeñas plantas de transmisión irregular, fue un fenómeno que abarcó rápidamente toda la Isla. No es de extrañar incluso que en algunas investigaciones sobre el tema aparezcan referencias a estaciones cubanas anteriores a la salida de la 2LC. Aunque no siempre verificables, estos datos vienen a confirmar la complejidad de aquel período fundacional para la radio cubana. Así sucede, por ejemplo, con la planta santiaguera 8AX, cuya cartelera nocturna del 4 de agosto de 1922 sería anunciada por el periódico local La Independencia, de acuerdo con algunos estudios. Sea cierto o no, ello evidencia que hasta fuera de La Habana, hace un siglo la radio no era ya un medio desconocido.Y si ya no lo era, mucho menos lo sería a partir de entonces. La radio cubana iría creciendo primero de a poco, y luego de manera acelerada. Sus pioneros aprenderían sobre la marcha, innovarían, irían construyendo un sólido legado que sería enriquecido por sus continuadores. Se pasaría de un período de tanteo, de prueba y error, a otro de cristalización e imperio de las grandes empresas y cadenas radiales, con los formatos y mecanismos comerciales como catalizadores del salto, y luego, tras el cambio de sistema como consecuencia de la revolución de 1959, a una concepción diferente que, no obstante, conservó la esencia comunicativa, artística, popular, del medio. Esta herencia, edificada a lo largo de un siglo, ha dejado una profunda huella en el imaginario colectivo de los habitantes de la Isla y, en general, en toda la cultura cubana.Episodios radialesEs prácticamente imposible enumerar a todos los que han hecho o pasado por la radio en estos cien años: locutores, actores, técnicos, músicos, guionistas, grandes figuras del arte y la literatura de Cuba y también otros cuyos nombres han quedado en el olvido, pero sin los que no hubiesen podido hacerse todas las transmisiones, todos los programas realizados en esta centuria. Espacios como La Corte Suprema del Arte, El Suceso del día, radionovelas como El Derecho de Nacer y Cuando la vida vuelve, humorísticos como La Tremenda Corte y Alegrías de Sobremesa, informativos como La Palabra y Haciendo Radio, musicales como De fiesta con Bacardí y Nocturno, son apenas unos poquísimos botones de muestra de cuánto ha logrado la radio en Cuba desde 1922, y también de cuánto ha calado desde entonces entre los cubanos.El medio radial está hoy prácticamente en todos los rincones de la Isla. Un centenar de emisoras transmiten en la actualidad no solo desde la capital cubana o las cabeceras provinciales, sino también desde no pocos municipios. Muchas de ellas están también en internet, con sus propios sitios web o, incluso, divulgando sus audios y programas en la red de redes. Sin embargo, ello de por sí no resulta suficiente. Cantidad no entraña necesariamente calidad, presencia no es sinónimo de éxito o impacto deseado. Y el trabajo en los estudios, en las emisoras, nunca se detiene. Cada día es un nuevo comienzo, cada jornada es un desafío porque el público espera ahí, en el presente.La radio cubana a sus cien años tiene el reto constante, cotidiano, de honrar su historia y, a la vez, de parecerse a su época, a sus oyentes. En tiempos de redes sociales, series y telenovelas, de crisis económica, inflación y apagones, cada programa, cada minuto al aire, es una prueba constante a su creatividad, a su capacidad de convocatoria, sobre todo entre los más jóvenes. Que cumpla ya un siglo no significa que sea, que deba ser, una reliquia del pasado. La radio cubana sigue viva, pero fiel a su estirpe y a su naturaleza, a su historia y a los imperativos de hoy, tiene la necesidad —el placer y, a la vez, la obligación— de demostrarlo todos los días.

Leer más »

La radio cubana cumple un siglo

HARRISONBURG, Estados Unidos. ― El 22 de agosto de 1922 Luis Casas Romero ―un cubano extraordinario―, en unión de su hijo Luis Casas Rodríguez, comenzó las emisiones experimentales de su emisora 2LC, situada en la calle Ánimas 99 (actual 457), en La Habana.
Fue la primera emisora radial que transmitió desde Cuba, lo cual situó al país como uno de los pioneros a nivel mundial en el uso de la nueva tecnología.
La emisora iniciaba sus transmisiones con el cañonazo de las 9:00 de la noche y su programación consistía en espacios musicales, información sobre el tiempo, un noticiero y la indicación de la hora. Dejaba de transmitir poco antes de la medianoche.
Poco después de salir al aire, Zoila Casas Rodríguez, hija del patriota, comenzó a identificar con su voz a la emisora, convirtiéndose así en la primera locutora de Latinoamérica.
Sin embargo, fue el 16 de abril de 1923 cuando la 2LC inició oficialmente sus transmisiones al obtener el permiso del director de Comunicaciones del Gobierno del presidente Zayas. Luego fue aumentando su potencia y llegó a tener 100 watts hasta el momento de su desaparición en 1928.
Debido a la poca existencia de radio receptores los habaneros acudían en grupos a los establecimientos comerciales, así como a la sede de la emisora, para disfrutar de la programación. Y así la radio cubana comenzó a convertirse en un suceso de connotación social.
El surgimiento de nuevas emisoras de radio en todas las provincias del país propició la comercialización de modernos receptores de la marca Western Electric, y Cuba se convirtió en pionera de la nueva tecnología que contribuyó notablemente a la educación cívica y cultural de los ciudadanos.
En diciembre de 1923 había en Cuba 31 estaciones de radio, según asegura Norma Ferrás Pérez en su artículo “La radiodifusión cubana: pionera en Hispanoamérica”, publicado por el periódico Tribuna de La Habana el 22 de agosto de 2019.
En 1930 se asignaron a Cuba las letras CM para identificar a las estaciones de su territorio, por lo que todas las emisoras existentes tuvieron que cambiar sus nombres.
Según registros de la entonces Secretaría de Comunicaciones, en 1930 había en Cuba 61 estaciones activas, 43 de ellas en La Habana. Para que se tenga una idea de la importancia alcanzada por la radio ese año, basta este dato ofrecido por la mencionada periodista: Había entonces en todo el continente 789 estaciones de radio, de las cuales 625 (el 79,21%) estaban en EE. UU. De las otras 164 ubicadas en el resto del continente, 62 eran cubanas, lo que representaba el 7,85% del total de emisoras en el continente y el 37,80% de las emisoras latinoamericanas, estando ubicada Cuba en el cuarto lugar continental en cuanto al uso de la radio.
La radio en la historia de Cuba
La radio cubana ha estado vinculada indisolublemente a nuestra historia y cultura.
En 1932 la emisora CMX, del hotel Plaza en La Habana, se asoció con la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) para transmitir en tiempo real los conciertos que el maestro Amadeo Roldán dirigía en presentaciones al aire libre.
Ese mismo año, la emisora CMBZ, Radio Salas, inauguró la famosa Universidad del Aire.
En 1937, los conciertos de la OSN se difundían en cadenas radiales por gran parte del país.
Importantes artistas y escritores dejaron su huella en la conciencia de los radioyentes. Muy significativos por su impacto social y cultural fueron los programas “La corte suprema del arte”, las radionovelas ―género surgido en Cuba y que tuvo en “El derecho de nacer” su más resonante carta de presentación― y los noticieros. El programa humorístico “La tremenda corte” ha devenido un clásico de la radiodifusión cubana y continental.
En 1940, fueron transmitidos en vivo los debates de la Asamblea Constituyente. Se cuenta que el país se paralizaba para escucharlos.
Los sucesos de Orfila, masacre ocurrida el 15 de septiembre de 1947, cuando fue asaltada la residencia del comandante Antonio Marín Dopico, fueron seguidos minuto a minuto por Radio Reloj, emisora única en el mundo.
Esa emisora fue asaltada por José Antonio Echeverría el 13 de marzo de 1957 para dar a conocer el ataque al Palacio Presidencial.
Gran impacto nacional alcanzaron los programas de Eduardo Chibás, el político ortodoxo que arremetía contra la corrupción.
Llegó el dictador y mandó a parar
Al castrismo se le opusieron las grandes emisoras de radio y la televisión. Para contrarrestar esa poderosa oposición, Fidel Castro creó el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL), el 20 de marzo de 1960.
En octubre de ese año el Ministerio de Hacienda confiscó el patrimonio de los hermanos Abel y Goar Mestre, entre los que estaba el circuito CMQ S.A., Radio Centro S.A. y la Televisión Interamericana de Cuba.
FIEL fue reconocido como órgano rector de la radio y la televisión cubana hasta que el 16 de noviembre de 1960 entregó esa rectoría ―que jamás fue tal― a la dirección castrista, la cual creó la Oficina de la Radiodifusión que luego se convertiría en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), de tan nefasta trayectoria.
Desde entonces la radio quedó sujeta al férreo control del castrismo, quedando prohibida toda emisora alternativa, incluso las situadas fuera del territorio nacional, que por décadas fueron ―y todavía son― las únicas fuentes radiales alternativas para los cubanos.
Hoy la mayoría de los municipios cuenta con una emisora de radio, pero su programación ―tal y como ocurre con la de los telecentros y con lo que publican los periódicos― resulta tan aburrida como un domingo por la tarde en Cuba.
Puede afirmarse que luego de un período de ascenso y esplendor, la radio cubana dejó de ser innovadora para convertirse en un medio de adoctrinamiento ideológico de la dictadura. En esas condiciones arriba a su centenario.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Felicita Díaz-Canel a la radio de Cuba por centenario

Y que para los próximos 100 años siga sonando con la cubanía que la distingue, escribió Díaz-Canel en su cuenta de Twitter
Este 22 de agosto, Cuba celebra el centenario de las transmisiones continuadas de la radio en el país.

Relacionados

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, felicitó este 22 de agosto a realizadores y oyentes en ocasión del centenario de la radio en la isla.

En su perfil en Twitter, el mandatario deseó “que para los próximos 100 años siga sonando con la cubanía que la distingue.

Felicitaciones a realizadores y oyentes de la #Radio cubana, que hoy es oficialmente centenaria. Y que para los próximos 100 años siga sonando con la cubanía que la distingue. pic.twitter.com/lJRSiXTMHZ— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) August 22, 2022

Con el inicio de las transmisiones radiales, el 22 de agosto de 1922, la isla mayor de las Antillas se ubicó entre los primeros países de América Latina en disponer de este tipo de comunicación.

El acelerado desarrollo del medio permitió que menos de un año después se registraran 24 estaciones transmisoras, 14 de ellas en La Habana.

A finales de 1923, la cifra se elevó a un total de 31 emisoras en toda la isla.

La creación de Radio Rebelde en las montañas de la Sierra Maestra, el 24 de febrero de 1958, marcó el inicio del Sistema Nacional de Radio, enfocado a la difusión de conocimientos, cultura, recreación y de los valores ideológicos, sociales, éticos y estéticos del pueblo cubano.

La radio cubana inició su primera transmisión digital en 1998. Hoy las 97 emisoras del Sistema producen sus audios digitales.

Leer más »

Radio Cubana: Evocaciones de un oyente apasionado

Este 22 de agosto, Cuba celebra el centenario de las transmisiones continuadas de la radio en el país
El programa “Con voz propia”, de Radio Sancti Spíritus, sobresale por el abordaje de temas de la agenda pública. (Foto: Maricela Torres)

Relacionados

Conocí de la existencia de la radio en la Loma Cansavaca, en Palma, en la antigua carretera Sancti Spíritus-El Jíbaro, donde mis abuelos Cachón y Carmen plantaron su casa, escoltada por chirimoyas, caobas y cerezas.

Cuando llegaba la hora del programa “Guateque en la agricultura”, a Encarnación Linares se le subía lo de montuna para la cabeza y no había quién le moviera el dial de Radio Sancti Spíritus, mientras degustaba unos tayuyos con empellas, al estilo de Carmen Mirabales.

A las dos en punto de la tarde, tía Erenia se adueñaba de aquel aparato, marca RCA Víctor, para escuchar la novela por Radio Progreso; en tanto, el turno de mi mamá le correspondía con “Agente especial”, también de Progreso. Desde ese tiempo, a ella le acompaña la fascinación por las tramas policíacas.

De vez en vez, yo, que no levantaba tres cuartas de la tierra, me quedaba alelado imaginando cómo dentro de aquella pequeña caja rectangular podía caber un hombre de más de siete pies de estatura; era el tamaño que dibujaba la voz de Roberto Canela, locutor de ese espacio policíaco.

Mas, en verdad, mi complicidad con la radio —como oyente— empezó gracias al programa “Tía Tata cuenta cuentos”, que escuchaba cada mañana, entre un bocado de pan y un sorbo de café con leche, antes de salir de estampida para la escuela Antonio Maceo, de la joven comunidad de La Sierpe.

Allí, animado por el maestro de Historia de Cuba, Carlos Lazo, me aprendí de un tirón los versos de “El Mambí”, que aparecían en el libro de texto. Mucho, mucho después conocí que la autoría de aquella canción le pertenecía al compositor, flautista y luchador independentista Luis Casas Romero, quien protagonizó el 22 de agosto de 1922 el nacimiento de las transmisiones continuadas de la Radio Cubana con la salida al aire de la 2LC.

A partir de ahí, este medio de comunicación vino de menos a más, no solo por la apertura de nuevas estaciones. A golpe de voces, sonidos y silencios, la radio ha contribuido a moldear la identidad cultural y política de esta isla, de esta Revolución; y se hizo guerrillera en la Sierra Maestra, con la siempre Radio Rebelde, que mis abuelos maternos escuchaban, con los oídos pegados al equipo, bajo la tenue y humeante luz de un quinqué, ante el temor de que los “casquitos” de Batista los sorprendieran in fraganti.

—¡Atención, último minuto! Radio Rebelde informando: ¡Triunfa la Revolución cubana!

Ningún medio de comunicación ha sido tan inmediato como la radio; la cual, además, como ningún otro, ha puesto a volar la imaginación de sus audiencias. Hoy, no obstante, la era de Internet le ha colocado bien alto la varilla a la Radio Cubana, urgida de reajustar sus dinámicas y culturas profesionales para así tomar el impulso necesario y empinarse con la fuerza de nuestro mítico Javier Sotomayor y no ceder terreno en el campo comunicacional.

Mientras tanto, les confieso que sigo despertando con “Haciendo Radio”, de Rebelde; luego sintonizo “Un paso más”, al son de una taza de café, y termino la tarde con el noticiero “Al Día”; de seguro, mi proyecto radial mayor, horneado con los saberes de varios colegas y que mis ojos achacosos me arrebataron de las manos.

Ese es mi ritual diario como oyente; embrujo que nació en la casa de mis abuelos en la Loma Cansavaca, cuando ni por asomo pensaba convertirme en un oyente, en un radialista apasionado.

Leer más »

Tú vas a ser locutor por mis pantalones (+fotos)

Valdés ostenta importantes reconocimientos en este medio, dentro de los que sobresale el premio Nacional de Radio, que obtuvo en el año 2007. (Foto: Lisandra Gómez/Escambray)

Relacionados

El tiempo no ha mellado el amor, la entrega y la responsabilidad en su encuentro con el micrófono. Siempre es una sorpresa entre quienes lo descubren de frente. Ya suman 79 abriles y, en su voz, apenas hay un asomo de las huellas de los años.

“La locución es una profesión que hay que querer como una familia —define con una precisión que paraliza, Ernesto Valdés Barceló, el radialista activo más experimentado de Sancti Spíritus—. No es querer ser popular o ganar dinero, sino que precisa ser parte intrínseca tuya. Si no se asume así, mejor que no se apueste por este medio de comunicación”.

Lo descubrió desde el primer día que puso un pie en octubre de 1962 para hacer suyo el equipo de ondas cortas que se encontraba en el mismo local de Radio Nacional, luego Radio Sancti Spíritus.

“Era amigo de Manolo Santana Padrón, quien era el técnico responsable de las transmisiones de la provincia de Las Villas. Y, gracias a él conseguí ese trabajo, donde fui descubriendo poco a poco a la radio por dentro”.

Bastaron dos años entre aquellos aparatos, capaces de trasladar hasta diferentes puntos de la ciudad del Yayabo la señal que nacía de la humilde emisora, para enrolarse en el colectivo de artistas, no como un ajeno sino como un seducido. De tanto ver y preguntar también, lo primero en domar fueron las grandes máquinas de cinta.

“Pero hubo necesidad de cambiar al personal de las transmisiones y en la reunión se percatan de que Valdés se quedaba sin trabajo. Entonces, alguien comentó que tenía buena voz y mencionan que podía incursionar en la locución”.

Sin tiempo a perder, Arsenio Madrigal, entonces director de la emisora, anunció su estreno. El bautismo de fuego sería la última hora de transmisión del día —bien cerca de la medianoche—.

“Cuando supe esa decisión me entró un miedo terrible. Se trataba de dar la hora y presentar música. Cada cierto tiempo le preguntaba al operador de sonidos cómo lo hacía y así pasó ese primer tiempo”.

Junto a él, además de los oídos de casi toda una ciudad, estaban los de su compañero de trabajo. Al otro día, la propuesta resultó comenzar desde las seis de la tarde, lo que significó una mayor complejidad.

“Menos el noticiero, programa que después de 60 años de trabajo sigo considerándolo el más importante, de mayor responsabilidad, lo hice todo. Fue difícil dominar los nervios, que la voz no me delatara. El lenguaje radial hay que conocerlo, se precisa comunicar”.

Ernesto Valdés Barceló es el único Premio Nacional de Radio de Sancti Spíritus.

Inconforme como es hasta la médula, Ernesto Valdés Barceló, luego de aquellos sustos tomó una decisión: no sería locutor y con algún que otro argumento entró a la oficina del director.

“Arsenio era muy tenaz y cuando me escuchó solo me respondió no se te vuelva a ocurrir volver a decir eso. Tú vas a ser locutor por mis pantalones´. Después de eso no pude negarme. Entendí entonces que ese sería mi trabajo, pero sabía que estudiar y aprender mucho eran mis únicas posibilidades para subsistir”.

Se refugió en Pedro Andrés Nápoles, Armando Legón Toledo —quien pasó a la redacción del noticiero para cederle el micrófono—, José Vidarte y el propio Arsenio.

“En aquel momento no se conocía de técnicas de locución. Hoy se hace un casting, se seleccionan, se instruyen, se le imparten clases. Pero sin aquel colectivo realmente no hubiera podido llegar hasta hoy”.

Y la nostalgia le aflora en la fuerte voz que luego se hizo familiar en más de un acto importante de la entonces provincia de Las Villas, luego en Sancti Spíritus, y en tantos programas radiales que enumerar cada uno resulta un desacato a la concisión periodística.

Por eso hablar con Ernesto —como le dice su compañera de vida, Marina— es escudriñar en las raíces de la radio en Sancti Spíritus, heredera de la que celebra toda Cuba en este 2022 su centenario. Aprendió con sus protagonistas cómo emergió la primera radioemisora comercial experimental en la ciudad del Yayabo con las siglas CMHB. Supo que el salario dependía de la cantidad de comerciantes que decidieran pagar por anunciar sus negocios.

En julio de 1945 surgió Radio Nacional, justo en el patio de los padres de Manolo Santana, en la antigua calle Tacón. Tras acomodarse en varias sedes, plantó bandera en los altos de la esquina de Independencia y parque Serafín Sánchez Valdivia, donde pasado 1964 cambió su nombre por el actual Radio Sancti Spíritus. Ya en 1990, se posicionó en la construcción que aún arranca más de un suspiro, al ser considerada el Palacio de la Radio en Cuba.

“Hice guardia la noche que le antecedió a la primera transmisión ya en los Olivos I. La emisora ha tenido muchos horarios y ha pasado por muchos momentos. Tengo buena memoria y aunque no fije con exactitud las fechas exactas sí recuerdo la gran mayoría”.

Entre tantas anécdotas, todavía se estremece tal y como lo vivió cuando se convirtió en 1972 en Locutor A, la máxima calificación entonces. Pero a la euforia la acompañan otros añadidos: fue el primero en la provincia de Las Villas y de los pocos en el país. Una distinción que también le generó algunos sinsabores por miradas cuestionadoras y más de una prueba en vivo. Mas, Ernesto Valdés no entiende de ponerse de rodillas frente a los retos.

De ahí que mencione con dolor su mayor deuda: no haber cursado la tan anhelada universidad. Con la carrera de Filología prácticamente en las manos el sueño se esfumó.

“Era un curso para trabajadores y solo fue otorgada a directivos y traductores. Siempre me ha gustado superarme y era un compromiso con mi padre. Ya había formado mi propia familia cuando pasé la Facultad Obrero Campesina. Implicaba estudiar de noche, después de todo un día de trabajo. Y es que yo llegué hasta sexto grado porque con 12 años comencé a trabajar como mensajero de la bodega del matrimonio de Alejo y Rosa. Sueño mucho con esa etapa porque a pesar de que en esa época ser un empleado tenía sus características, ellos fueron muy buenos conmigo, tanto es así que me pagaron una maestra para que me impartiera clases de noche.

“Durante el día atravesaba la ciudad en una bicicleta para llevar las compras hasta las casas de los clientes. Luego pasé a estar detrás del mostrador hasta que un día conversé conmigo mismo, de forma severa como siempre hago y me dije: Este trabajo no es para mí. En más de una ocasión regresé con notas sin cobrar porque no sabía cómo exigir el pago”.

El reconocido locutor es símbolo de la radio cubana, que este 22 de agosto cumple 100 años. (Foto: Cristóbal Álamo/Facebook)

De aquellos días guarda muchos cuentos. Sabe de memoria que existió en cada uno de los recodos de la urbe y varios de los sucesos que se han suscitado aquí. También tiene el hábito de leer. En el tablet, que no lo abandona desde que en Radio Sancti Spíritus recibió una inyección de tecnología, guarda libros que le roban las pocas horas de descanso.

Además de ponerle voz a programas dramatizados e informativos se divide como profesor de quienes apuestan por conquistar el éter. Varias generaciones de espirituanos han bebido de su savia.

“En el año 2005 me llamaron para formar parte del tribunal de evaluación de la región central del país. Y desde el primer día supe que había que tener en cuenta el sentido de la humanidad. Hay que saber cómo llegaron hasta ahí, de dónde proceden, cómo están… Y es que en ese ejercicio de tanta responsabilidad no podemos olvidar que quienes evaluamos un día también estuvimos del otro lado”.

Tanta entrega y pasión por el medio radial recibió el mejor de los agasajos en el 2007. La noticia llegó sin esperarla. Recibió el 22 de agosto de ese año el Premio Nacional de Radio. Con anterioridad ya contaba con la Condición Artista de Mérito, además de otros muchos que engordan su currículo como la Réplica del Machete del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia —que cuelga en una de las paredes de su hogar—, la Medalla de la Alfabetización —en homenaje a los días en que no dudó llevar sus saberes a la región oriental— y el Premio Caracol en Locución.

“Cuando me llegó la edad de la jubilación no me quería ir, pero me obligaron algunas necesidades familiares. Estuve cinco años separado de la radio y la extrañé”.

Hasta que un día, en el parqueo de bicicletas que plantó junto a su esposa para aumentar las chequeras y sentirse activo, recibió un mensaje. Necesitaban que se incorporara a trabajar en la revista informativa Como lo oyes.   

“Acepté, pero no como conductor, pues sentía que por haberme distanciado había perdido las competencias que exige ese rol y me reincorporé como locutor de sus boletines”.

Desde entonces, sus días son rutinas. Sale temprano desde casa en su motorina. Se sumerge en las narraciones de los espacios dramatizados y ya en la tarde, regresa para conducir el noticiero Al día.

Para cualquier radialista tenerlo cerca es una fiesta. Antes de que la tensión se le acomoda en su cuerpo al ver encendido la luz de “Al aire”, ameniza la jornada con sus anécdotas y consejos siempre en ristre. Demasiados saberes aún le restan por compartir.

“Fue de esa forma como es que aún con estos años estoy aquí”.

—¿Y estarás, Valdés?

—Ojalá y sea por mucho tiempo más.

Leer más »

Radio Cubana, cien años de creación

Desde sus primeros compases continuos hasta la hora actual, la radio cubana nunca ha dejado de concebirse como un acto de creación. Quiere esto decir que la originalidad, las maneras de relacionarse con los públicos y el particular reflejo e incidencia en el devenir histórico de la nación caracterizan la singularidad de un ejercicio sostenido en el tiempo.
Estamos ante un hecho cultural de largo y penetrante aliento que cumple hoy un siglo de existencia. Cultura entendida como compromiso ciudadano, afirmación identitaria, construcción de imaginarios y ampliación de horizontes y expectativas espirituales.
Aun cuando casi durante sus primeras cuatro décadas la radio respondió, mayoritariamente, a intereses corporativos y comerciales, en esa etapa se registraron hitos de innegable valor y audacia.
El nacimiento y cristalización de la radionovela como género autóctono se reconoce como matriz de códigos que muy pronto fueron adoptados por el quehacer radiofónico en América Latina, y marcó la diferencia con las formas predominantes en las emisoras estadounidenses y europeas.
La apelación al desborde sentimental, las referencias a conflictos humanos cotidianos, la promoción de valores éticos sustanciales más allá de la simple confrontación entre el bien y el mal, el reciclaje de la cultura folletinesca y la revalorización de escenarios domésticos en los que se evidenciaban desventajas sociales, se hicieron visibles en el cuerpo de las radionovelas de mayor impacto popular entre los años 40 y 50 del pasado siglo.
Autores como Félix Pita Rodríguez, Dora Alonso, la mexicana aplatanada Caridad Bravo Adams, Iris Dávila, Aleida Amaya, Nora Badía, Mercedes Antón, Roberto Garriga, Jorge Jiménez y Rafael Paz cumplieron con esas premisas y fomentaron un paradigma adoptado por radioemisoras y luego por televisoras en varios países de la región.
Félix B. Caignet, sin duda el más exitoso autor cubano de radionovelas, afirmó en su día: «Nunca pretendí escribir ni La Divina Comedia ni El Quijote. Tenía que escribir prosa comercial para vender jabones, cremas dentales, cigarrillos, pero lo que escribía lo hacía con sinceridad, aprovechaba el surco abonado de la emoción popular para sembrar siempre un mensaje, una semilla de bien, de moral, de bondad, algo que estimulara la mejor convivencia de mis oyentes, de la humanidad».
Sin esos antecedentes no se explica la pervivencia y actualización de las ficciones dramatizadas en la radio cubana de las décadas más recientes –policíacos, históricos, radioteatros y radionovelas propiamente dichas–, la consistencia de una vanguardia de dramaturgos radiales que ha dado obras que deben ser estudiadas y analizadas a la luz de sus indudables aportes. Simbolicemos en dos creadores ese aliento vital: Joaquín Cuartas y Alberto Luberta; uno renovó las bases de la radionovela; otro consiguió plasmar un modelo aún no superado de humor costumbrista.
Luego está la entrañable relación de la radio con el desarrollo y difusión de la música cubana. Tradicionalmente, lo que no suena primero en la radio, no se impregna en la memoria de las audiencias, en lo que respecta a la zona de la cancionística y la música popular bailable. Fue así antes y lo es ahora. No significa que todo lo que salga al éter tenga valores de permanencia; influyen las modas, los gustos, los favoritismos, pero luego de un proceso de decantación quedan hitos irreductibles.
Varias radioemisoras, desde los tiempos fundacionales y en un arco que va de oriente a occidente, se convirtieron en plataformas para el establecimiento de jerarquías artísticas. Con las transformaciones del sistema de la radio, tras el triunfo de enero de 1959, el medio continuó siendo el puente más expedito para el establecimiento del diálogo entre las propuestas de obras, solistas y agrupaciones y las audiencias. Merecen menciones especiales, por la continuidad histórica y a la tradición que han sabido cultivar, los espacios dedicados por décadas al repentismo y a la música campesina en varias emisoras del país, así como el ingente esfuerzo de la cmbf para mantener un perfil para la música de concierto, que se ha extendido promocionalmente hacia otras manifestaciones de la cultura artística y literaria.
De modo tal que en las emisoras cubanas se ha ido acumulando un acervo en las fonotecas que da cuenta no solo de aquellos registros que tuvieron lugar como parte de los programas en vivo, sino de la memoria de la industria fonográfica nacional. Esto es algo que merece celebrarse también.
Para un medio que tras su primera centuria se debate entre las prácticas productivas consuetudinarias y las exigencias renovadoras, le vendría bien tomar nota de una incitación formulada por Alejo Carpentier –además de excepcional novelista, un decidido hombre de radio– cuando al regresar a Cuba, tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, e incorporarse al quehacer radiofónico en su patria sugirió: «Este es el momento de crear necesidades nuevas en el oyente».

Leer más »

La Radio Cubana próxima a cumplir su primer siglo

Pocos días faltan para que la Radio Cubana arribe a su primer siglo de existencia. Desde diciembre del año pasado, los radialistas del país han desarrollado una intensa jornada que ha incluido concursos, talleres, coloquios, paneles, entrevistas a trabajadores y colaboradores, y el estreno de nuevas producciones, entre otras actividades.
Bajo el lema de Radio Cubana: Cien años de un sonido para ver, el programa ha sido provechoso en aras de visibilizar y perfeccionar el trabajo que despliega el sistema en el propósito de mirar atrás pero con la vista y sus acciones puestas en el presente y en el futuro, siendo cada vez más fieles a sus audiencias, poniendo énfasis en la labor comunitaria que impulsan a través de una extensa red nacional que abarca más de cien emisoras, según información brindada por el Departamento de Comunicación de la Radio Cubana.
Ya en la recta final de esta jornada que la Radio Cubana organizó antes de llegar al 22 de agosto, su día fundacional, entre otras acciones se prevé para el día 18 un homenaje en el Museo de la Denuncia; la entrega a las 3:00 p.m. del Sello Dorado del Centenario a los Premios Nacionales de Radio, en el Salón Vedado del Hotel Nacional de Cuba, y el reconocimiento que en la tarde noche, les dará la FMC, en la Sala Che Guevara del ICRT.
El 19 de agosto se realizará la entrega de los Premios Nacionales, en el Museo de la Música, y el día 20 tendrá lugar la presentación del volumen Quien bien te quiere…, de la editorial En Vivo, escrito por la reconocida directora de la radio Caridad Martínez González y Jorge Alberto Piñero (JAPE), dedicado a la vida y obra del destacado e inolvidable escritor Alberto Luberta Noy.
La presentación tendrá lugar a las 11:00 a.m., en el tradicional espacio del Sábado del Libro, en la Calle de Madera, en el Centro Histórico de la Ciudad. 
El lunes 22, coincidiendo con los 100 años de las primeras transmisiones continuas de la Radio Cubana, a las 9:30 a.m., se llevará a cabo la cancelación de un sello conmemorativo, en el lobby del Teatro Nacional de Cuba, institución donde a partir de las 11:00 a.m., en su Sala Covarrubias, ocurrirá la Gala Cultural por el centenario, en la que participarán destacadas figuras de la cultura de nuestro país.
En los meses siguientes, hasta el 1ro. de diciembre del actual año, continuarán efectuándose otras actividades, entre ellas, la celebración del Día de los Técnicos de la Radio (25 de septiembre) y el del Locutor (1ro. de diciembre); la entrega del Micrófono de la Radio y de la condición de Maestros de Radialistas, y el Encuentro Científico Nacional de la Locución, dedicado al aniversario cien de la Radio Cubana (el 29 y 30 de noviembre, y el 1ro. de diciembre). 
Hoy, al decir de Yuzaima Cardona Villena, directora general de la Radio Cubana, «la Radio sigue más viva que nunca. Estos cien años han demostrado el valor y las fortalezas del medio radiofónico, el cual se nutre, en primer lugar, del amor de quienes lo hacen. La Radio Cubana continuará siendo un Sonido para Ver».
Las primeras transmisiones continuadas de la radio en Cuba tuvieron lugar en La Habana el 22 de agosto de 1922, a cargo del músico y mambí Luis Casas Romero, a través de la emisora 2LC.

Leer más »

Anuncian en Cuba premios nacionales de la radio 2022

El Premio Nacional de Radio en su edición de 2022 fue anunciado hoy, y esta vez recayó en los realizadores Abel Falcón y Ramón Espigul. La noticia trasciende como parte de las celebraciones por el centenario del sistema de radios públicas en el país, según informaron este martes medios oficiales en la Isla.El periodista Abel Falcón Curí, de la emisora villaclareña CMHW, exhibe una amplia hoja de servicios, que incluye varios premios de periodismo conferidos por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), señala la nota publicada en el portal de la Radio Cubana.El comunicador ha conducido y dirigido durante más de dos décadas el espacio “Alta Tensión”, programa que aborda muchos de los problemas sociales que afectan a la población del centro de Cuba.Por su parte, Ramón Espigul tiene una extensa trayectoria como realizador en el medio, en particular desde la emisora nacional Radio Rebelde, donde ha dirigido diversos espacios de gran audiencia, como la revista “Frecuencia total”, con una sólida calidad durante más de 28 años al aire asegura la información.Muchas Felicidades 🎉 para nuestros Premios Nacionales de Radio 2022 📻: Abel Falcón y Ramón Spigul. Son orgullo de #Cuba 🇨🇺 y de nuestra #RadioCubana ❤️.@YuzaimaCardona @YaquedeCuba @radiocmhw pic.twitter.com/WKbrZCh1Hn— Radio Cubana (@radio_cubana) August 17, 2022La radio ha sido desde sus inicios uno de los medios de comunicación con más aceptación entre los pobladores de la Isla, en especial por su reconocida programación de espacios dramatizados y musicales.Cuba fue pionera en la producción de radionovelas y varias de ellas acapararon fama internacional, como “El derecho de nacer”, escrita por Felix B. Caignet, que se convirtió en su época en un fenómeno de la comunicación masiva.Es un medio que ha resistido todos los adelantos de la tecnología y la llegada de Internet, aprovechando sus beneficios para renovarse.

Leer más »

Anuncian en Cuba premios nacionales de la radio 2022

El Premio Nacional de Radio en su edición de 2022 fue anunciado hoy, y esta vez recayó en los realizadores Abel Falcón y Ramón Espigul. La noticia trasciende como parte de las celebraciones por el centenario del sistema de radios públicas en el país, según informaron este martes medios oficiales en la Isla.El periodista Abel Falcón Curí, de la emisora villaclareña CMHW, exhibe una amplia hoja de servicios, que incluye varios premios de periodismo conferidos por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), señala la nota publicada en el portal de la Radio Cubana.El comunicador ha conducido y dirigido durante más de dos décadas el espacio “Alta Tensión”, programa que aborda muchos de los problemas sociales que afectan a la población del centro de Cuba.Por su parte, Ramón Espigul tiene una extensa trayectoria como realizador en el medio, en particular desde la emisora nacional Radio Rebelde, donde ha dirigido diversos espacios de gran audiencia, como la revista “Frecuencia total”, con una sólida calidad durante más de 28 años al aire asegura la información.Muchas Felicidades 🎉 para nuestros Premios Nacionales de Radio 2022 📻: Abel Falcón y Ramón Spigul. Son orgullo de #Cuba 🇨🇺 y de nuestra #RadioCubana ❤️.@YuzaimaCardona @YaquedeCuba @radiocmhw pic.twitter.com/WKbrZCh1Hn— Radio Cubana (@radio_cubana) August 17, 2022La radio ha sido desde sus inicios uno de los medios de comunicación con más aceptación entre los pobladores de la Isla, en especial por su reconocida programación de espacios dramatizados y musicales.Cuba fue pionera en la producción de radionovelas y varias de ellas acapararon fama internacional, como “El derecho de nacer”, escrita por Felix B. Caignet, que se convirtió en su época en un fenómeno de la comunicación masiva.Es un medio que ha resistido todos los adelantos de la tecnología y la llegada de Internet, aprovechando sus beneficios para renovarse.

Leer más »

Radio Sancti Spíritus, 77 años en el palpitar de su pueblo

Durante la celebración se entregó la Condición de Artista de Mérito que otorga el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) a María del Carmen Monteagudo
María del Carmen Monteagudo recibe la Condición de Artista de Mérito de la Radio Cubana y Sello 60 Aniversario de la Uneac. (Foto: Yamilet Valdés/Facebook)

Relacionados

Sin un día en silencio, Radio Sancti Spíritus llega a su aniversario 77 con su máxima aspiración: ser contemporánea en su tradición, en su eterna compañía a los residentes en esta provincia y el resto del mundo, gracias a Internet.

La efeméride convidó para que el Sindicato Provincial de Trabajadores del sector de la Cultura, de manos de Bellalina Rosendo Triana, su secretaria general, reconociera a varias de las personas que laboran en las diferentes áreas de la entidad y que tienen resultados significativos.

Igualmente, resultó muy emotivo que se entregara la Condición de Artista de Mérito que otorga el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) a María del Carmen Monteagudo, quien además mereció el Sello Aniversario 60 de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Además de su entrega como creadora del éter, esta espirituana se distingue como autora junto a Pedro Andrés Nápoles del libro Ondas y sonidos espirituanos, donde se resume la historia de lo que se conoce como el Palacio de la Radio en Cuba.

“En Radio Sancti Spíritus las personas han trabajado con mucho amor, por encima de todo. Desde la época de Frank Jones todo el mundo ha tenido muchos sueños y pasión y eso ha sostenido a esta radio”, dijo.

La máxima dirección del Partido y el Gobierno en la provincia enviaron a través de Osbel Lorenzo Rodríguez, miembro del Buró Provincial del PCC, felicitaciones para el colectivo.

“En la población escuchamos la frase: ‘Lo dijo la radio, así que es verdad’. Eso demuestra la confianza que les tiene la población por la labor que desempeñan”, puntualizó.

Leer más »

Radio Sancti Spíritus: Latido en el tiempo

Este 11 de julio, Radio Sancti Spíritus celebra el aniversario 77 de su fundación multiplicada en varias estaciones municipales
El programa sabatino Con voz propia reporta altos niveles de audiencia. (Foto: Maricela Torres)

Relacionados

Más que parpadeo, Radio Sancti Spíritus es latido en el tiempo. Latido porque significa vida; el tiempo, memoria. Lo confirma la octogenaria Ernestina López, quien siguió los pasos al huracán Irma por la emisora provincial hasta que hubo servicio eléctrico, cuando en 2017 el ciclón le sacó punta a la torre del antiguo central Narcisa, de Yaguajay, y desplomó el techo de tejas criollas de la casa de esta anciana, en las lomas de Bamburanao, con la misma velocidad que caían los racimos de palmiche esa madrugada.

Gracias a Radio Sancti Spíritus, Ernestina supo luego los destrozos que dejó Irma y que su humilde casa pronto luciría techo nuevo. Otra vez la emisora correspondía con el espíritu de sus padres fundadores, los hermanos Santana, quienes soñaron y le regalaron la entonces Radio Nacional a la audiencia el 11 de julio de 1945, después de revivir un equipamiento en desuso de una planta radial, adquirido en Trinidad.

Así nació, así creció esta emisora, que poco a poco desdibujó la inexperiencia de sus iniciadores en el arte de hacer radio, y entre tanteos y búsquedas, diseñó una programación, que nos hizo más espirituanos. A partir de ahí, canciones como “Pensamiento”, de Rafael Gómez Mayea (Teofilito), y “Mujer perjura”, de Miguel Companioni, dejaron de ser patrimonio de bares y cantinas, para convertirse en himnos de nuestra identidad cultural.

Desde su nacimiento, esta planta radial devino cobija segura para tríos, guateques y parrandas, credenciales genuinas de la tierra yayabera; pero en ese andar también ha sido voz y sonido de la historia de Cuba. Era el 6 de enero de 1959. Madrugada de fría llovizna y de rebeldes con las barbas hasta el pecho. A través de las ondas de la antigua CMHT Radio Nacional, desde los balcones de la otrora Sociedad El Progreso, Fidel anunciaba los desafíos de la Revolución naciente y legaba, en recordado discurso, una definición de la ciudad, que nos acompaña hasta hoy, grabada por los hermanos Santana: “Si las ciudades valen por lo que valen sus hijos (…), Sancti Spíritus no podía ser una ciudad más”.

Historia que inspira y que se agradece. Por fortuna, desde su creación la emisora ha elevado el andar cotidiano de la gente a la condición de protagonista de sus espacios. Informar y entretener, orientar y cultivar han sido la brújula de este colectivo.

Porque somos radio, que es decir inmediatez, desde nuestros micrófonos hemos sido compañía y aliento. Desde aquí no faltaron las exhortaciones para asaltar los plantones de caña en la zafra más guerrillera de todas: la de 1970.

Incluso, hasta hoy llegan los ecos de la voz urgente del locutor en aquella madrugada del 15 de junio de 2002, ante la posible ruptura de la cortina de la presa Lebrije, de Jatibonico. Unos 35 000 pobladores, residentes en la cabecera municipal y comunidades cercanas, que corrían el riesgo de ser tragados por las aguas, fueron salvados en poco más de tres horas, en una evacuación sin precedentes en Cuba. Nunca antes Radio Sancti Spíritus resultó tan oportuna.

Esa es la radio que fuimos y que somos; la que ha sembrado esperanza, cuando este o aquel huracán ha dejado a no pocos espirituanos sin más techo que el cielo; es la radio que ha contribuido a trazar los destinos económicos, sociales y políticos de una provincia, surgida en 1976.

Es la radio que dio paso a un sistema, compuesto hoy por Radio Vitral, fundada en 1998; Radio Trinidad (1998), La Voz de Yaguajay (2000), La Voz de Cabaiguán (2004), Radio Jatibonico (2007) y Radio Fomento (2008); así como por las corresponsalías de Taguasco y La Sierpe.

En fin, toda una legión de periodistas, artistas de diversas especialidades, directivos, trabajadores…, en alianza con las tecnologías de la información y las comunicaciones, que no descuidan su misión cardinal: la defensa del país que tenemos y soñamos, junto al liderazgo eterno del Guerrillero del tiempo, quien estuvo de regreso en diciembre de 2016, convertido en cenizas —camino a Santiago de Cuba— arropado por la bandera y el cedro, también cubanísimo. Nunca antes la radio espirituana vivió tal estremecimiento.

Hasta los pobladores de la comunidad de Bernal, de Jatibonico, acudieron en carretas, a caballo y en lo que apareciera para decirle el último adiós al líder al borde de la Carretera Central. Esa historia la contó la radio.

Aseguran, además, que cuando la pandemia de la covid hizo que las puertas de las casas de ese asentamiento cañero cerraran a cal y canto en 2020, y que enmudecieran hasta las guardarrayas, aquellas 140 familias campesinas hubiesen creído que allá afuera no había más mundo, si no hubiera sido por Radio Sancti Spíritus y Radio Jatibonico.

Es la radio convertida en latido de su pueblo, la que, a pesar de los años, disfruta aún el “pálpito sobrenatural de la noticia”, sentido por García Márquez. Es la herencia de los fundadores y sus discípulos más leales. Y así será por los siglos de los siglos.

Leer más »

Voces de la República se acercan a historia de la radio cubana

Este viernes concluirá el coloquio, en el que además de las sesiones teóricas sobre interesantes temas históricos y culturales, se le rinde tributo a la Parranda Típica Espirituana en su centenario
El Colquio rindió homenaje a la Parranda Típica Espirituana en su centenario. (Foto: @CulturaEspirituana)

Relacionados

La historia de la radio cubana acaparó la atención este jueves en el XXIII Coloquio Voces de la República, cita que desde el pasado miércoles se celebra en Sancti Spíritus con la participación de académicos, investigadores y otros profesionales de varias provincias de Cuba.

El panel que trató el mencionado tema abordó el surgimiento de este medio de información masiva, el cual este año conmemora su centenario, al aparecer, con una programación estructurada y bien definida en 1922, en pleno período republicano.

  Ernesto Valdés Barceló, veterano locutor del territorio espirituano, recordó que la primera emisora de radio del país fue la 2LC, del músico Luis Casas Romero, la que inició su transmisión el 22 de agosto de 1922; mientras, hizo notar además que Zaida Casas, hija de este artista, resultó la primera voz femenina que se escuchó en América Latina.

  Fue en 1932, evocó una de las voces más prestigiosas de la locución en la Isla, cuando la ciudad espirituana tuvo, oficialmente, una emisora, identificada como la Voz del Yayabo, la cual transmitía por la mañana y la tarde-noche.

  El periodista y locutor Carlos Figueroa dijo que los antecedentes de la radio en el archipiélago se remontan a 1912, al escucharse en el éter una transmisión en onda corta desde el pequeño poblado de Tuinucú, en la demarcación de Sancti Spíritus, gracias al empeño del ingeniero estadounidense Frank Jones, quien había llegado contratado por la familia Rionda, dueña de varios ingenios azucareros.

  Joney Zamora Álvarez, máster en Historia Contemporánea y Relaciones Internacionales, al intervenir en este foro que se realiza anualmente desde hace más de dos décadas, se refirió a la dignificación del gremio artístico radiofónico y teatral en los años 20 y 30 del pasado siglo.

  Según la investigación de Zamora Álvarez, la emisora radial que inició una agrupación artística de las llamadas estrellas de la época fue la PWX, de la Cuban Telephone Company, la cual, con el tiempo, se convirtió en la popular CMQ.

  Aseguró el joven investigador del Instituto de Historia de Cuba que fueron varios los artistas que entregaron a la radio lo mejor de su talento y sus energías para ir perfeccionando este medio de prensa en su programación dramatizada.

  El licenciado Luis Boffill, también investigador del Instituto de Historia de Cuba, cautivó al auditorio con su ponencia titulada “El machismo en las canciones populares”, en la cual reseñó algunas de las letras de números musicales que se transmitían por la radio en la época republicana, en las que estaba latiente ese sentimiento de superioridad del hombre sobre la mujer.

  A pesar de que la Constitución de 1940 daba un trato respetuoso y participativo a la mujer en la sociedad, ella era víctima del machismo, lo que se observa en muchas canciones de aquellos años, agregó Boffill, quien sostuvo que la canción popular constituyó uno de los registros más fieles en lo relacionado a la frase tan prejuiciada y repetitiva de que “los hombres NO deben llorar”.

  La radio y las vitrolas de los bares y cantinas, afirmó, fueron fervientes testigos de este fenómeno, al emitir estas canciones populares hacia un público muy diverso.

XXIII Coloquio Voces de la República. #CulturaEspirituana Homenaje a la Parranda Típica Espirituana en su centenario. Invitada la Parranda Femenina Josefa Pina Marín de Arroyo Blanco, en la Casa de las Promociones Musicales de #SanctiSpiritus. #VamosConTodo pic.twitter.com/VQi6bLtXbV— Cultura Espirituana Cuba (@CulturaEspiritu) May 13, 2022

  Este viernes concluirá el coloquio, en el que además de las sesiones teóricas sobre interesantes temas históricos y culturales, se le rinde tributo a la Parranda Típica Espirituana en su centenario, y se exhiben momentos de la vida y obra del Comandante del Ejército Rebelde Faustino Pérez Hernández, a través de una exposición sobre este destacado luchador clandestino y guerrillero en la última etapa insurreccional cubana.

Leer más »

La era digital, un reto para la radio y la televisión

El balance de trabajo correspondiente al año 2021 del ICRT fue presidió por el primer ministro, Manuel Marrero
Los resultados del pasado año y las prioridades para la gestión de la radio y la televisión cubanas
para este 2022, centraron el balance del ICRT. (Foto: @alfonso_noya)

Relacionados

Los retos de la era digital, el diálogo con las audiencias y la necesidad de convertirse en plataforma para la participación ciudadana son desafíos para la radio y la televisión en Cuba, resaltaron este miércoles profesionales de estos medios.

En el balance de trabajo correspondiente al año 2021 del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) que presidió el primer ministro, Manuel Marrero, los análisis estuvieron centrados, también, en la articulación con otros organismos y la convergencia tecnológica, señaló un reporte de la televisión local.

El jefe de Gobierno instó a fortalecer la comunicación social en el país, así como la red de telecentros y emisoras distribuidos en el territorio nacional, a la vez que llamó a ser críticos con la realidad y no esconder las insuficiencias.

De igual manera, Marrero elogió la labor realizada por los medios y sus profesionales durante la pandemia de la Covid-19 y abordó la estrategia económica y social de la nación, en un contexto de impacto del bloqueo económico, comercial y financiero por parte del gobierno de los Estados Unidos.

Motivó el debate de los participantes la acogida por la población de la serie Calendario, dirigida por la realizadora Magda González.

A propósito, trascendió en el encuentro que actualmente se trabaja en dos nuevas producciones, en colaboración con el Ministerio de las Comunicaciones y el de Salud Pública de la isla.

El jefe del departamento ideológico del Comité Central del Partido Comunista, Rogelio Polanco, hizo referencia a las prioridades del organismo e instó a una mayor integración entre todas las instituciones “en función de la imagen y el sonido dentro de Cuba y para el mundo”.

El ICRT surge el 24 de mayo de 1962 con el nombre de Instituto Cubano de Radiodifusión -en 1975 cambió su nombre por el actual- con la misión de ofrecer una programación con altos valores al servicio de la cultura y en función de los interés, necesidades y deseos del público al que va dirigida.

Leer más »

Nuevo libro repasa la vida de Germán Pinelli

Un libro que recupera la personalidad y aportes a la locución de Germán Pinelli (1907- 1996), a través de entrevistas realizadas durante su vida, así como testimonios a personas que le conocieron, será presentado hoy en la Sala Che Guevara de la sede central del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).Escrito por el director de programas y espectáculos Ángel Manuel Pérez, Germán Pinelli, recordarlo halaga es un volumen de 245 páginas que repasa las diversas etapas del popular locutor cubano, trenzadas a través de entrevistas, destaca la Agencia Cubana de Noticias (ACN).Ángel Manuel Pérez muestra su libro sobre Pinelli. Foto: ACN.El libro, impreso por la Editorial En Vivo, del ICRT, forma parte de una trilogía: Habla Pinelli y Vivir, solo vivir, este último en coautoría con Flor Nodal, también alumna de Pinelli. Ambos serán publicados pronto, según la fuente.Pérez Álvarez, quien además de investigador es compositor y locutor, reveló que el libro será presentado el 2 de febrero a las 3:00 de la tarde en la sala Fayad Jamís, en La Habana Vieja.Pinelli, quien por su protagonismo en la radio y la televisión protagonizó grandes momentos en la historia de Cuba, es considerado uno de los más cultos y versátiles profesionales de los medios de difusión en la Isla, cuyo humor le hizo ganarse el respeto del público, así como de los entrevistados.Germán Pinelli y su «don de gente»También fue periodista al que se debe la grabación de la conocida «Matanza de Orfila», así como actor consagrado en papeles como Éufrates del Valle, en el programa San Nicolás del Peladero, o Pascual Orozco en el filme Los sobrevivientes, de Tomás Gutiérrez Alea.Recibió varios reconocimientos, entre los que destaca el Premio Onda, otorgado a los mejores locutores de habla hispana.Publicidad

Leer más »

Radio Cubana: mirar atrás para seguir hacia adelante

Considerada por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro como «artillería pesada de la Revolución», la Radio Cubana celebrará el próximo 22 de agosto, 100 años de fundada.
Bajo el lema de Radio Cubana: Cien años de un sonido para ver, la institución se ha propuesto realizar un importante grupo de actividades que acentúen el papel del medio en nuestro contexto actual  en la formación económica, cultural, educacional y política de nuestro pueblo que hagan de este un pueblo activo, sobre todo, en la búsqueda de soluciones, y contribuyendo a mejorar las políticas de la agenda pública que se ha trazado la radio en aras de seguir marchando junto a las máximas autoridades del país en la construcción de nuestro socialismo.
Crear valores, hábitos y estilos de vida es uno de los objetivos que la radio cubana y su sistema nacional de emisoras potencian en sus transmisiones,  como hace cien años, cuando el iniciador Luis Casas Romero nos ubicó entre los primeros de América Latina en contar con este tipo de comunicación.
Desde el pasado año la radio, según dio a a conocer vía correo electrónico Mirta Ramos Diforneau,  directora de comunicación de la radio cubana, se propusieron ahondar en la historia del medio, a través de entrevistas a periodistas, locutores, directores, técnicos y todo aquel que desde su trabajo contribuye al desarrollo radial en nuestro país.
Parte de este empeño es el Concurso Radio Cubana: 100 años de historia, y la salida de la producción dramatizada de Radioarte Huellas en el aire, dirigida por Manuel Ramírez Heras y escrita por Ángel Luis Martínez, con un elenco de actores y actrices de gran trayectoria y el Coloquio Centenario de la Radio Cubana, a celebrarse los días 20, 21 y 22 de julio de 2022.
Según Ramos Diforneau, la institución tiene hoy, entre sus retos, ir a la conquista del público joven con una programación más atractiva y representativa, lograr la fidelidad de las audiencias, innovarse y cambiar sus estructuras externas y fomentar la participación ciudadana. La radio cubana mirará atrás pero con la vista y sus acciones puestas en el presente y en el futuro, siempre perfeccionándose, transformándose tecnológica y humanamente.
El 22 de agosto de 2022 la radio cubana ratificará su condición de escuela de formación de radialistas comprometidos con su tiempo y su país. La presente campaña no solo tendrá una significación nacional sino que llegará más allá de nuestras fronteras, especialmente en Latinoamérica, consolidando así la valía de sus trabajadores y cumpliendo con su lema central de Cien años de un sonido para ver. 

Leer más »

Del arco y la flecha a Tokio (+fotos)

Tokio le reservó a Oscar un examen singular en sus narraciones para Radio Rebelde como enviado de la Radio Cubana. (Foto: Cortesía del entrevistado)

Relacionados

Aunque debió hacerse unos 12 PCR y extrañó el bullicio del graderío, para Oscar Castañeda Rodríguez las Olimpiadas de Tokio constituyeron otra graduación en su carrera como narrador- comentarista deportivo.

Tenía de antes la gran experiencia de su “debut internacional” ante los micrófonos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero Tokio, con todas las peculiaridades de la pandemia, le reservó un examen singular en sus narraciones para Radio Rebelde como enviado de la Radio Cubana

“Los juegos me dejan una impresión extraordinaria, sensacional, además de lo que significa estar en un evento como este, es un país con un alto desarrollo; algunos me dijeron que faltó espectacularidad, pero para mí hicieron lo correcto, todo muy bien organizado, teniendo en cuenta que se hicieron en medio de toda esta pandemia”

Y como para los atletas, el entrenamiento esta vez fue diverso e intenso. “En Londres solo narré deportes acuáticos porque además fui contratado por la OTI. Ahora hice baloncesto, voleibol, voleibol de playa, balonmano, béisbol, remo y atletismo. Este último lo considero como mi mayor experiencia, lo asumí junto con Manuel Alejandro, de Radio Rebelde y por lo general este deporte nunca lo hace un narrador de provincia, fue espectacular esa responsabilidad y me emocionó en particular la medalla de plata de Juan Miguel Echevarría porque me impresionó que perdiera esa medalla de oro luego del resultado del griego que igualó la marca de Echevarría y después el cubano no pudo completar el último salto”.

Oscar junto a los olímpicos Serguey Torres y Fernando Dayán Jorge. (Foto: Cortesía del entrevistado)

Como el deportista, la preparación de Oscar no nació en las circunstancias de Japón. Comenzó hace 23 años, cuando dejó los atuendos de entrenador de tiro con arco en la EIDE Lino Salabarría y enrumbó su vocación por el mundo de la narración deportiva en Radio Sancti Spíritus.

“Un narrador siempre tiene que estar preparado, esta vez tuve que hacerlo más porque asumí varios deportes colectivos, también para el remo, el canotaje, incluso para narrar el boxeo si hacía falta. Independientemente de la preparación que lleva un narrador antes, tienes que estar metido en los juegos, por la noche a la hora que fuera rectificaba siempre que me tocaba trasmitir al día siguiente, revisar los nombres, el currículo, quiénes eran los principales jugadores, sobre todo los que llevaban el peso en el equipo, o sea, buscar mucha información”.

¿Cómo mantener la emotividad cuando se narra en deportes donde los atletas, al no ser cubanos, no corren directamente por las venas?

Mantener la emotividad es levantar a ese país, si narras a Serbia, por ejemplo, disfrutas un juego de nivel mundial y, aunque no estén cubanos, hay que resaltar la calidad de los atletas que están presentes en cada competencia, hay que lograr que el público sienta que le estamos llevando un evento de calidad.

¿Y cuando la sangre corre más de cerca?

Mira, me tocó narrar las regatas de Milena Venegas, en el remo, las hice completas, me tocaron con Manuel Alejandro y él tuvo la gentileza de decirme: “Narra tú, un espirituano para una espirituana”. Le puse toda la emoción, aunque incluso di mis pronósticos de cómo serían sus resultados, en realidad no estaba para medalla, pero creo que compitió bien. Por otro lado, estaba previsto narrar el canotaje y me hubiese gustado hacer la regata de Serguey, pero me enviaron para el atletismo, aunque disfruté mucho la medalla. También me tocó narrar el bronce de Yaimé Pérez, a quien no di favorita para el oro porque en realidad la norteamericana tenía las tres mejores marcas del año, pero sí creo que podía haber logrado la plata.

¿Cómo encontrar la emoción cuando falta el público?

Siempre es difícil, aunque teníamos, salvando las distancias , la experiencia de la Serie Nacional de Béisbol que tuvimos que narrarla a gradas vacías. Le decía a mi compañero que me hubiese gustado haber tenido la oportunidad de cubrir el atletismo en un estadio repleto donde vieras al público cómo disfrutaba, cómo gritaba. Sin público no es fácil, pero tienes que imponerte y mantener la emotividad, a veces se suplantaba un poco porque los entrenadores se solidarizaban y aplaudían, los que más se impusieron fueron los atletas desde el punto de vista emocional y competitivo.

¿Cómo te fue con la protección?

Me realizaron como 12 PCR en ese tiempo, nos hicieron antes de salir de Cuba, en el aeropuerto y nos hacían cada tres días, realmente los japoneses fueron muy rigurosos y estrictos con cada uno de sus protocolos, eso te daba cierta tranquilidad.

Hace 23 años, Oscar dejó los atuendos de entrenador de tiro con arco en la EIDE Lino Salabarría y enrumbó su vocación por el mundo de la narración deportiva en Radio Sancti Spíritus. (Foto: Cortesía del entrevistado)

Te vi en las redes hablando con los japoneses…

Intentando…Válgame el traductor del celular, no había otra, porque casi no hablan inglés, y yo que no lo domino mucho, chapurreo algunas palabras, pero ni eso, ellos tienen un concepto de que, si no se estudia el japonés en otros países, por qué tienen que estudiar inglés.

Tokio descorrió sus cortinas, pero dejó atrapadas todas las emociones en el recuerdo de Oscar, que ya en Cuba, se prepara para su próxima cita con los micrófonos.

“Los juegos me dejaron una gran experiencia, tuve la oportunidad de conocer al país y también compartir con atletas cubanos y de otras naciones. Y, claro, como todos, disfruté mucho la actuación de los cubanos que creo tuvieron un desempeño muy bueno por el lugar que alcanzaron y lo que hizo cada deporte”.

Leer más »

Premio Nacional de Radio para tres experimentados radialistas cubanos

Tres experimentados radialistas cubanos merecieron el Premio Nacional de Radio 2021, conferido este lunes por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).La periodista Miozotis Fabelo Pinares, y los versátiles realizadores Luis Ismael Rensoli Sánchez y Franklin Reinoso Rivas fueron los galardonados por la obra de la vida y sus «virtudes profesionales que los distinguen dentro del quehacer radiofónico nacional», según explicó Mirta Ramos, directora de Comunicación de la Radio Cubana, citada por la Agencia Cubana de Noticias (ACN).#cuba #radiocubana📻🎉🎧🎤👉Premios Nacionales de Radio 2021. Muchas Felicidades. 👇👇👇👇👇👇👇👇https://t.co/ClVcKFxnmR https://t.co/vyCIo34V4s— Radio Cubana (@radio_cubana) August 2, 2021De acuerdo con la fuente, Fabelo Pinares es una multipremiada periodista camagüeyana, «única en Cuba y en la Región de Centroamérica y el Caribe que ha recibido en dos ocasiones, de manera consecutiva (años 1998 y 1999), el Premio a la Excelencia Periodística “Henry Dunant», de la Cruz Roja Internacional, como guionista y directora en los géneros documental y testimonio».Corresponsal de la emisora nacional Radio Rebelde en la provincia de Camagüey, tiene entre sus distinciones el Micrófono de la Radio Cubana, la condición de Maestra de Radialistas y la de Artista de Mérito del ICRT. La periodista Miozotis Fabelo Pinares, Premio Nacional de Radio 2021 en Cuba. Foto: Cubaperiodistas / Archivo.Por su parte, Luis Ismael Rensoli Sánchez, fue diseñador de la plataforma sonora de la emisora Radio Rebelde y «el creador de un novedoso estilo para la realización radial, lo que lo hizo merecedor de elogios por parte de especialistas y colegas del medio en el transcurso de los años», señala la ACN.Director, guionista, grabador, editor y conductor de programas, es el creador del tema identitario «Radio Cubana: Sonido para ver», y entre sus espacios más reconocidos en los que ha laborado se cuentan la revista informativa Haciendo Radio, el noticiero Exclusivo de Rebelde, La Victrola y El sonido de las estrellas. Entre sus lauros se cuentan premios Caracol de la Uneac, la condición de Artista de Mérito del ICRT, la distinción Maestro de Radialistas y el Micrófono de la Radio Cubana. El versátil realizador Luis Ismael Rensoli, Premio Nacional de Radio 2021 en Cuba. Foto: Granma / Archivo.Finalmente, Franklin Reinoso Rivas es un reconocido locutor, musicalizador y realizador de sonido, a quien se le considera una figura fundamental de la radio en la central provincia de Villa Clara. Director de programas de la emisora CMHW, «con sus conocimientos y espíritu creador contribuyó a revolucionar la programación de esta planta y hacerla mucho más integral», apunta la fuente.PublicidadArtista de Mérito del ICRT, Reinoso Rivas también ostenta el Micrófono de la Radio Cubana, el sello Aniversario 85 de la Radio Cubana y la distinción Maestro de Radialistas, entre otros reconocimientos por su labor. El veterano radialista Franklin Reinoso Rivas, Premio Nacional de Radio 2021 en Cuba. Foto: Granma / Archivo.La entrega del Premio Nacional de Radio se realizará este propio mes de agosto, en ocasión de celebrarse el aniversario 99 de las primeras transmisiones continuadas de este medio en la Isla, fecha que se conmemorará el próximo día 22.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.