HAVANA CLIMA

Coronavirus: Cuba identifica 147 contagios este jueves

Los contagios a causa del virus SARS-CoV-2 cerraron en la jornada del jueves en 147 para Cuba, luego de que el Ministerio de Salud Pública (Minsap) procesara 6083 muestras, con un 2.4% de positividad.

En su parte de hoy, las autoridades sanitarias tampoco notificaron muerte a causa de la COVID-19, por lo cual suman 8527 las víctimas mortales de la pandemia desde marzo de 2020, cuando se detectaron los primeros casos en la Isla.

Publicaciones recomendadas para ti
Huracán...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Un largo camino a Yuma

Mi nombre es Irma. Tengo cincuenta años y estoy cansada. Cansada de  promesas, mentiras  y  consignas. Cansada de esconderme y esperar por el momento preciso para avanzar. Y cansada también de tanto correr desde que aquel señor, luego de exactamente treinta días con sus noches, diera la orden final: «¡Corran ahora!». Yo miré en ese momento a mi hija —mi única consigna era: Todo el sacrificio por sus veinticinco años—, y al río que se abría fraternal frente a nosotras, y me lancé a correr.
Serían las once de la mañana cuando mis pies descalzos se lanzaron al agua sin que me importaran los guijarros del río, ni  la humedad, ni el fango que se mezclaba con los dedos. Corrí, no recuerdo cuánto, creo que hasta reí en alguna ocasión cuando la vi a mi lado, corriendo feliz hacia el resto de su vida. No debía parar pero lo tuve que hacer para recobrar el aliento y, pocos segundos después, la escuché decir «¡Vamos, mami!» y seguimos en carrera desenfrenada hacia la entrada, hacia cualquier uniformado que hablase con acento norteño.   
No sabía qué esperar de todo aquello, por eso corría para no pensar, hasta que en algún momento su voz me dijo: «Ya, mamá. Ya llegamos. No hay que correr más». Quise voltearme a mirar ese último trozo de recuerdo, pero a ese pasado reciente le tenía tanto miedo, de hecho le tengo miedo aún. Tantos días huyendo, escondidas de tantas cosas. ¡Fue mucho lo que tuvimos que dejar atrás! Pero mi país ya no era un lugar que nos garantizara un futuro.
Llegamos a una gran entrada a lo largo del muro. Supuse eran periodistas los que nos tiraban fotos allí. Había autos y claro, los militares. Intenté no doblarme, a pesar del dolor en el vientre y la agitación en el pecho de tanto correr. Traté de mantenerme erguida al entrar a ese nuevo país, pero las palpitaciones eran fuertes. Nadie vino por mí, nadie me tocó, y allí estuve hasta que por mis medios me repuse, dispuesta a ponerle fin al sufrimiento y enfrentar lo que viniese.
Atrás quedaban mi casa, mis gatos, mis amigos y la escasa familia que me restaba luego que la mayor parte decidiera irse también; unos a España y otros a los mismos Estados Unidos.  Atrás  mi vida, mis títulos, mi oficina, mis sueños, mi país. Conmigo, mi hija. ¡Qué más! Mis piernas, mis sueños de madre. Delante, todo el futuro, una gran incógnita y un militar con cara y voz de militar. ¿Lloré? Puede ser.

Dolió mucho tener que botar la mochila y las pocas pertenencias que llegaron conmigo hasta acá, pero era el precio por abrir un nuevo capítulo en nuestras vidas. Exigían entrar solo con la ropa puesta, el teléfono y cualquier cosa que cupiera en una pequeña bolsa de nylon de 20 x 20 centímetros.
Mostramos  los  pasaportes para que tomaran los datos principales y nos dieron de esas comidas para emergencias. Vino un jeep por nosotras, una especie de furgoneta para presos, con mallas en las ventanas y más militares. Unos pocos minutos de travesía duró el primer viaje en suelo estadounidense, hasta que llegamos al centro.  
Cuando vi la explanada y las carpas comencé a creer que la decisión había sido correcta y que habíamos triunfado en el empeño. Hasta ese momento no había pensado en ello.  La opción de la salida nos había llegado sin tiempo y las decisiones tuvieron que tomarse con premura: vender algunas cosas, dejar contactos, pensar en mi ciudad y mi gente o mejor, aprender a olvidar a mi ciudad y mi gente. ¿Para cuándo el retorno?  
Allí nos dieron otra vez de comer y de beber. Revisaron lo que traíamos en las bolsitas y nos inscribieron en listados. Solo unas pocas cosas permitieron entrar al país. Tomaron fotos de nuevo, huellas, datos del pasaporte y dirección a declarar. Éramos prisioneros y como tal nos trataron; algunos oficiales de forma más profesional, otros menos, pero, prisioneros al fin,  ese sentimiento fue de los que primero me sacudió. Yo, mujer universitaria, madre, trabajadora, escoltada por militares, presa; es algo que nunca concibes y  te perturba aunque lo esperes.
Nos llevaron a unas carpas de nylon anchas y grandes, cubiertas de colchonetas muy limpias, la hielera, le decían. Debíamos permanecer ahí. Hombres a un lado y mujeres al otro. Dos filas, yo detrás de mi hija, con miedo a una separación. Quedamos separadas, ella para un lado y yo para otro. El siguiente miedo se cumplió. No estaría conmigo.

El frío adentro era intenso y las luces no se apagaban, quizás por eso me parecían más brillantes y molestas, o quizás por los días que llevábamos de monte en monte, de luna en luna.   
En aquel lugar traté de dormir, a pesar de la luz y de las veces que venían a higienizarlo. Debíamos salir cada vez que lo hacían. Volvieron a darnos meriendas y comida. No teníamos los móviles y perdí el control del tiempo, también las ganas de saber. Cuando la supervisión fue menor logré pasarme a la carpa de mi hija. Dormimos durante varias horas y me sentí con algo más de fuerzas. No sabía cuánto tiempo íbamos a permanecer allí. Las historias que nos contaban hablaban de un día, tres, una semana y hasta diez.
En la mañana vinieron por nosotras. Más controles y preguntas. Entre ellas, quiénes deseaban recibir la vacuna Pfizer. Yo tuve miedo, no hacía mucho había terminado mi ciclo con la Abdala y me negué. Nos colocaron unos grilletes electrónicos que no debíamos quitar nunca, ni para bañarnos. Para mantenerlos funcionando siempre era necesario cambiarle las baterías dos veces al día. Entonces me dieron unos papeles y pude leer que estaba en Yuma, jamás imaginé que realmente existía una ciudad con el nombre con el que llamábamos a los extranjeros en mi país.  
 A la sazón llegó un autobús y resurgió el nerviosismo de otra  separación. Yo salí primero, nos llamaron por una lista, todo muy bien organizado. A ella la nombraron quince minutos después para abordar otro transporte. El vehículo era muy cómodo y nos condujo en una travesía que se extendió por unas cuatro horas, para la que no nos prepararon. Tuve hambre, pero más me afectaba el deseo de dar con mi hija, ¿en dónde nos habríamos de encontrar? Era mi pregunta.
El bus se detuvo en otro campamento improvisado. Nos instalaron en carpas, estas a cielo abierto, y nos hicieron exámenes de Covid. Mientras esperábamos por el resultado llegó el que trasladaba a mi hija y tuve la tranquilidad de saber que nos llevaban al mismo lugar.  Luego nos condujeron hasta el  aeropuerto de Phoenix, Arizona.
Entonces comprendí que aunque luego vendrían las tensiones de reencontrarme con mi hija, cambiar el dinero mexicano que ya no servía para nada, comprar comida y dormir aquella noche en una ciudad desconocida, para luego hacer una larga travesía de un extremo al otro del país; podía sentirme verdaderamente libre y en menos de veinticuatro horas lo fui.  
La pesadilla que habíamos vivido desde el 16 de marzo del 2022, podía quedar atrás. Ahora quiero encontrar a mi hija, a mi familia, y contar la historia.
***
Este texto narra una historia real contada al autor por su protagonista, quien ha pedido que se respete su identidad.

Leer más »

Sincroniza turbo grupo uno de la Termoeléctrica de Felton

El bloque número uno de la Central Termoeléctrica Lidio Ramón Pérez, de Felton, en la provincia de Holguín, aporta de manera estable al Sistema Electroenergético Nacional (SEN), desde las nueve de la noche de este viernes, luego de solucionada una avería en la caldera.
Desde el martes 17, esta planta localizada en el municipio de Mayarí, se encontraba paralizada debido a una avería en un tubo en la parte inferior de la pared intermedia de la caldera, el cual afectó a su vez el piso del horno.
Osmel Maturell Reyes, director general de la entidad, confirmó a la ACN que luego de superadas las pruebas de hermeticidad la caldera no presentó ningún otro problema y al redactar esta información el generador entregaba 125 mega watts al SEN.
Explicó que en las próximas horas se espera que la máquina asimile paulatinamente una carga superior a los 180 megavatios, potencia que poseía en el momento de ocurrir la interrupción.
En la termoeléctrica de Felton, dijo- simultáneamente se acomete la reparación parcial capitalizable del bloque dos, iniciadas durante el mes de marzo de este año, la cual aumentará la confiabilidad de la caldera, la turbina y del generador.
Este turbo grupo, tras 80 días en mantenimiento, presenta un atraso en su cronograma de ejecución debido a un volumen de reparaciones que no estaban previstas y a demoras provocadas por las últimas lluvias, pondrá a disposición del Despacho Nacional de Carga alrededor de 220 megavatios cuando entre en funcionamiento, previsto para finales del mes de junio próximo.
La termoeléctrica Lidio Ramón Pérez, inaugurada oficialmente por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, el 5 de enero del 2001, es la central eléctrica de mayor capacidad de generación instalada en el país, posee dos bloques de generación térmica y está considerada entre las más eficientes de Cuba.
Fuente de la información: ACN

Leer más »

20 de mayo de 1902, una burla al sentimiento independentista cubano (+Video)

Enmienda Platt, apéndice impuesto como parte de la primera Constitución de la República, bajo la amenaza de que si no la aceptaba, Cuba seguiría ocupada militarmente Foto: Tomada de Verde Olivo

Desde hace 120 años las intenciones de Estados Unidos hacia Cuba quedaron claras, al proclamar el 20 de mayo de 1902 una república mediatizada, que era una burla al sentimiento independentista criollo, pues lo que nacía era una neocolonia del naciente imperio del Norte revuelto y brutal que nos desprecia.
El izamiento de la enseña nacional de Cuba en el viejo Palacio de los Capitanes Generales de La Habana, ponía fin a la ocupación militar de Estados Unidos, estrenaba gobierno con un presidente sumiso a sus intereses y una Constitución amarrada por la Enmienda Platt a los mandatos de Washington.
El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, apuntaría años después que «lo peor de la Enmienda fue la hipocresía, el engaño, el maquiavelismo y el cinismo con que elaboraron el plan para apoderarse de Cuba».
El pretexto de la oportuna y misteriosa explosión del acorazado Maine en la bahía habanera había «justificado» mediáticamente al mundo la intervención norteamericana cuando la metrópoli española ya no podía sostener la guerra, ni militar ni económicamente, frente al pujante Ejército Libertador cubano.
La ocupación norteamericana fue un duro golpe a la independencia por la que el pueblo cubano había luchado durante más de 30 años y que cuando la guerra contra el colonialismo español estaba prácticamente ganada por los mambises, con engaños y falsas promesas, le arrebataron el triunfo y no permitieron siquiera entrar a los mambises en Santiago de Cuba.
Al impedírsele entrar en la capital oriental para participar en la rendición hispana en 1898, bajo el pretexto de posibles venganzas de los cubanos contra los españoles, el general Calixto García, dirigió una enérgica protesta al general estadounidense William Shafter, donde le decía: «no somos un pueblo salvaje que desconoce los principios de la guerra civilizada; formamos un ejército pobre y harapiento, tan pobre y harapiento como lo fue el ejército de vuestros antepasados en su guerra noble por la independencia de los Estados Unidos de América; pero, a semejanza de los héroes de Saratoga y de Yorktown, respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía».
La ocupación militar norteamericana, «legitimada» ante las potencias de la época por el Tratado de París del 10 de diciembre de 1898, permitió a Estados Unidos entrar formalmente en posesión de Cuba el 1 de enero de 1899. John R. Brooke fue impuesto como gobernador militar y dividió el país en siete departamentos, dejando al frente de cada uno a un general del ejército de ocupación, reservando para sí la autoridad suprema.
De inmediato comenzó la otra ocupación, con la penetración de capitales estadounidenses en sectores como la industria tabacalera, azucarera y la minería, en abierta competencia con los intereses económicos británicos en la Isla. El 20 de diciembre de 1899, el general Leonard Wood, gobernador de Santiago de Cuba, sustituyó a Brooke en la gobernatura de la Isla, quien fortaleció el dominio norteamericano sobre los sectores económicos y se propuso «americanizar» Cuba por medio de una ocupación prolongada.
Ese 20 de mayo de 1902 el patriota vinculado a la gesta libertadora de 1895, Juan Gualberto Gómez, alertaba al pueblo cubano en la revista El Fígaro que «más que nunca hay que persistir en la reclamación de nuestra soberanía mutilada; y para alcanzarla, es fuerza adoptar de nuevo en las evoluciones de nuestra vida pública las ideas directoras y los métodos que preconizara Martí».
El saliente gobernador militar norteamericano, Leonard Wood, declaró entonces, sin tapujos ni vergüenza, que «por supuesto que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es la anexión. Es bien evidente que está absolutamente en nuestras manos. Con el control, que sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. La Isla se norteamericanizará gradualmente y a su debido tiempo contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo».
Próximo a concluir su período como presidente, Estrada Palma decidió ser reelegido, para lo cual se valió de la fuerza del poder y del fraude. Esto motivó que los seguidores del Partido Liberal se alzaran en armas. Cuando se percató éste de que la revuelta popular amenazaba con derrocarlo del poder, prefirió solicitar al gobierno norteamericano una nueva intervención militar.
Durante casi tres años, entre 1906 y hasta el 28 de enero de 1909, la Isla se mantuvo nuevamente bajo la administración militar estadounidense. En las elecciones convocadas por la segunda intervención militar norteamericana, el 14 de noviembre de 1908, resultó electo José Miguel Gómez, y en su gobierno se llevó a cabo la violenta represión contra el Movimiento Independiente de Color en 1912.
No sería hasta el 1 de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana que la Isla conquistaría su definitiva independencia.
[embedded content]

Leer más »

Baby Lores sobre género urbano cubano: “lo que se está haciendo es abominable”

El reguetonero cubano Baby Lores criticó el camino que ha adoptado el género urbano de la isla en los últimos años y afirmó que la música que se está haciendo es “abominable”, con visos de “pornografía musical”.En un post reciente en su perfil de Facebook, el artista, uno de los pioneros de la música urbana cubana con el proyecto Clan 537 junto a Insurrecto primero, y el Chacal después, comentó que el género en Cuba, o hecho por exponentes cubanos, “viene retrocediendo en los últimos tiempos, sobre todo en el mensaje que envía a un público degradado que lo consume”.

“La depravación creo que ha llegado a su nivel más alto, el lenguaje explícito que se está usando es ofensivo y muy agresivo, y alguien tiene que pedirles que paren”, aseguró Baby Lores, que dijo sentirse responsable ante su gente como uno de los primeros exponentes del género urbano cubano.

En ese sentido, el artista, radicado en Florida, Estados Unidos, compartió estar sintiendo vergüenza ajena de lo que está pasando. No solo por quienes se hacen llamar artistas, sino también “por quienes, por dinero, promueven y exponen lo más bajo de una subcultura emergida de los suburbios de nuestras comunidades, que no por pobres tienen que ser vulgares”, precisó.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.