HAVANA CLIMA

Sancti Spíritus con la mira puesta en la formación pedagógica

La labor de formación y orientación pedagógica en todos los municipios constituye una de las estrategias de la provincia para elevar el ingreso a las carreras pedagógicas

Publicaciones recomendadas para ti
Canciller cubano participará en el Segmento de Alto Nivel de la Conferencia de Desarme y en el Segmento de Alto Nivel del Consejo de Derechos Humanos
Taller fortalecerá capacidades de afroemprendedoras cubanas
Efemérides...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Chocolate MC: viaje de El Taiger a Cuba fue una operación de la Seguridad el Estado

El reguetonero cubano Yosvanis Arismín Sierra Hernández, conocido como Chocolate MC, declaró en el show “Bafletazo” del canal Univista que el viaje de El Taiger a Cuba fue una operación de la Seguridad el Estado.“Al Taiger lo estaban esperando. Él ahora fue para allá a comprar conciencia” declaró el “rey del reparto”, y opinó que “la seguridad del Estado designó para esas obras estratégicas que están haciendo de súper contrainteligencia” a un oficial de “alto rango” con el fin de “jugar con la mentalidad de todo un pueblo, del lado de allá y del lado acá”.

Chocolate aseguró que conoce cómo opera el Departamento de la Seguridad del Estado del régimen, pues en una ocasión fue secuestrado por agentes de la policía política “porque estaba haciéndole tiraderas al gobierno”

A decir del reguetonero, la mayoría de las empresas musicales de Cuba “están dirigidas por la seguridad del Estado”. “No es muela mía, no es cuento mío. Es que mucha gente lo sabe, los artistas saben que es así. Te dicen qué tienes que cantar, qué no puedes cantar, hasta dónde puedes llegar, qué tienes que decir, etc” aseguró. 

En el show, El Choco aseguró que Jorge Jr. y Yomil también pertenecen al aparato represor de la isla y expuso los motivos por los cuales está convencido de ello.

Chocolate aprovechó el espacio y envió un mensaje para el exilio: “No los entiendo, me duele porque siento el dolor como ustedes, porque somos sufridos de los de verdad, pero no los entiendo. Ahora El Taiger va a dar un concierto en el Flamingo y ustedes están aquí como si nada. Túmbenle el circo a todos los policías infiltrados que tienen aquí en Miami”.

Al respecto, Norges Rodríguez, director del medio independiente YucaByte, publicó en su perfil de Twitter que “la Seguridad del Estado, después de todo el empuje del género urbano en la lucha por la democracia y la libertad de Cuba, está haciendo todo lo posible por usar a artistas del género para lavarle la cara al régimen. Eso sugiere Chocolate MC y yo creo lo mismo”.Recientemente, el reguetonero cubano José Manuel Carvajal Zaldívar, conocido en el mundo de la música urbana como “El Taiger” fue criticado en Miami por hospedarse en el hotel habanero Iberostar Grand Packard, sancionado desde 2018 por EE.UU.Al conocer sobre su presencia en la isla, el intérprete de “Bajanda” se cuestionó cómo El Taiger, luego de haber gritado “Abajo Fidel”, ahora era recibido con “simpatías” por parte del castrismo. Chocolate añadió que por menos que eso, cualquiera en Cuba está cumpliendo 30 años de cárcel.“Cómo tú puedes ir a Cuba de esa manera. Seguro que te fue a recoger el otro agente (en referencia a Jorge Jr.), en el Audi de la Seguridad. Ese Audi es una patrulla”, aseguraba Chocolate. 

Leer más »

Desvaríos negros en la noche habanera

“En una noche triste te alegrará, la conga se te sube a la cabeza.”Kelvis Ochoa Hoy, La Habana, que siempre ha sido tan arrogante como todos nosotros, los habaneros —o será al revés, es de ella de quien extraemos la arrogancia—, de noche pretende hacerse pasar por la misma Habana nocturna de los ochenta, noventa, incluso de los tempranos 2000. Pero es en realidad, ¡pura vestimenta! —como cantaban los Van Van tiempo atrás.Sábado, 2:00 am, ya estoy en casa. Vuelvo de un par de bares de los que antes solía regresar al amanecer. No mencionaré nombres porque quiero que todos progresen en su negocio, pero ¡por favor! esta Habana ya no es ni la sombra de lo que fue. Y no hablo de la nostalgia ajena, la de mis padres o abuelos. No estoy tomando como referente los años cincuenta que pocos recuerdan, o los sesenta o los setenta con el mozambique de Pello el Afrokán, Felipe Dulzaides en el hotel Riviera o la descarga en el Bar Las Cañitas del hotel Habana Libre: toda esa extinta pachanga. No quiero ni mencionar los carnavales de los ochenta, ni siquiera el Palacio de la Salsa o los bailables en el La Tropical y en La Piragua en los noventa. Me resisto a recordar el concierto de Síntesis en el cine La Rampa, también en los noventa, con policías enfrentando a una multitud de jóvenes que luchábamos por entrar —al final lo logramos—, o el célebre concierto de Carlos Varela en el cine 23 y 12.¿Para qué rememorar el pasado si, entre el público de esos conciertos que hoy cuestan más de 500 CUP, nadie sabría de qué estoy hablando?Farandulera he sido, farandulera soy, y así quiero que siga mi estirpe.Mi hijo nació horas después de que en el Teatro Nacional terminara otro concierto memorable, el de “Los Caballos”, que es como llamaron al espectáculo con el que el Proyecto Interactivo irrumpieran en la escena cubana en diciembre del 2002. Había allí empuje, buena vibra, ashé, había amor, y hasta esperanza: “con dinero y sin dinero, hago siempre lo que quiero, vivo así sin desespero, siempre Ok. Mis amigos ya se fueron, de nadie se despidieron, somos muchos, somos pocos ,somos cien.”– rezaba un estribillo. Tocando y cantando hasta romperse el alma estaban Robertico Carcassés, Yusa, Francis del Río, Telmary, William Vivanco, y el resto de los integrantes de la banda, junto a un montón de aliados, colaboradores desde hacía años ya: Santiago Feliú, Kelvis Ochoa, Descemer Bueno, Gema y Pavel milagrosamente llegados desde ¿Madrid, Miami?, Boris Larramendi… y hasta el brasileño Lenine. Nada más ni mejor podía pedirse. En algún momento sentí un dolorcito algo más agudo que de costumbre y cuando fui al baño, durante el intermedio, vi una mancha que ahora sé que era el rompimiento de aguas, pero preferí entonces asociar a cualquier cosa menos a mi hijo, que desesperaba por salir. No quería perderse el fiestón, tal vez. Poco después, en el Hospital González Coro salía su cabecita entre mis piernas. Orgullosa puedo decir que mi hijo nació del Concierto de los Caballos. (Es además Sagitario, centauro armado de arcabuz, y anda por el mundo siempre peligrosamente trotando).[embedded content]Al parecer, sin percatarme había hecho el trabajo de parto mientras bailaba sin parar —¿cómo no hacerlo si de memoria me sabía cada canción, si era aquel el concierto tardío de una generación a la que la penuria y la aceleración diaspórica de los noventa habían dejado sin grandes espectáculos que no fueran los de las ubicuas orquestas de timba o los conciertos antiimperialistas? En el Concierto de Los Caballos pudimos al fin escuchar y cantar juntos, cubanos de aquí y de allá, canciones que apenas difundían entonces, como podían, Radio Ciudad de La Habana y Radio Metropolitana; pero que habían aparecido ya en España en el disco compilatorio de Habana Abierta, “Habana oculta”, producido por Gema y Pavel para el sello Nube Negra. Conocíamos aquellas canciones porque años antes las escuchábamos tirados por los pisos de la Peña de 13 y 8, en El Vedado. Fue hace tanto tiempo, que si mal no recuerdo también solía dejarse caer por allí, junto al anfitrión Vanito y asiduos como Alejandro Gutiérrez, Boris Larramendi y Luis Alberto Barbería, entre otros, un lánguido y flacucho Raúl Torres —el de “Candil de nieve”— que ya no existe más. Eran los tempranos noventa, nos había caído de golpe aquello que llamaron el Período Especial, y compartíamos todos una hambruna demasiado profunda, hasta entonces desconocida por los de nuestra generación. Buscando engañarla, que es todo lo que se podía hacer con aquella hambre, circulaba de mano en mano una botella de chispaetrén (traduzco, para la farándula nueva: ron a granel, repartido en pipa, por supuesto que sin etiqueta ni señal de origen).Pero hoy ¡hay que comer! Además, tenemos hijos, y siguen creciendo. Piden o necesitan —con tanto ruido ni lo sabemos bien— hasta lo que no podemos darles. Los músicos ya no están flacuchos. Nadie, entre los que podemos pagar el precio de estos conciertos en bares y restaurantes privados, está flaco tampoco. Mas no nos vemos tan gordos, pues también tenemos dinero para ir al gimnasio. Pero, insisto, ¡hay que comer!Es que todo está tan caro. Y por todo ha de entenderse lo que se encuentra o lo que, a la mayoría de la gente, que no puede darse el lujo de ir a los conciertos en los bares ni suscribirse al gimnasio, le es posible adquirir. Una semana no hay huevos, luego los hay, pero entonces no se encuentra el aceite, después se pierden el pan y el pollo. ¿Cómo ha podido desaparecer el pescado de una isla? ¿Acaso han emigrado los pargos como la gente a Nicaragua, Panamá y México? Ya a las 8 de la noche las grandes avenidas de El Vedado se vacían y no puedo saber si es a causa de la escasez de combustible, la crisis del transporte, la inseguridad o el éxodo masivo. ¿Dónde están todos? A pocos les alcanza el dinero para comprar papas y cebollas, ¿qué harían entonces en la calle sin necesidad?De los viejos tiempos, queda, entre otros, Kelvis Ochoa. Hace poco, un amigo de tez muy blanca que viste blancos linos y en un auto blanco se desliza por las calles de la ciudad sin sudar ni percatarse de los baches, me invita a un concierto de Kelvis en un bar de Miramar. Está lleno. Perturba el bullicio que no se acompasa con la música, porque nadie sabe las canciones de Kelvis. Pero tampoco nadie espera que alguien pueda tararearlas. Nadie, además, espera mucho de Kelvis, que sin demasiado afán rasguña la guitarra y canta por lo bajo, como quien no quiere las cosas. Hace bien, ¿para qué desgastarse si tal vez ni un alma en el público lo escucha? Sospecho que la noche se está llenando de sinsentidos y es entonces que el pánico aprovecha para filtrárseme por la planta de los pies: percibo sombras que me tocan, me hablan, pero como mismo nadie escucha a Kelvis, yo no puedo saber lo que dicen. ¿Me estaré convirtiendo en fantasma yo también? Puede ser el alcohol, me digo, y trato de alcanzar un vaso con agua. Bebo, pero el agua tampoco me hace sentir mejor. Alguien —otra sombra— se acerca a nuestra mesa y, preservándome, antes de que diga algo agarro esta vez el vaso de un mojito ya casi caliente, tan desganado como la noche. ¿Será que todo se fantasmagoriza en estos lugares? No sé quien soy allí. Necesito sacudirme. Me levanto, me alejo de la mesa, me acerco a Kelvis, le pido una vieja canción y sorprendo en sus ojos un chispazo que parece decirme: “no estás muerta, yo tampoco lo estoy”. El músico se reanima y enlaza un tumbao con otro para deslizarse de “Juana tiene un novio y una amiga que la cuida y salen a pasear, ya se hace de noche, suena el carnaval, los niños ya se cuelgan de los coches “ a “Si tú no quieres no te digo nada”. Vuelve a vibrar la voz que le conocía de antes y que no había oído en toda la noche; se alza la rumba y por un momento diríase que estamos en otro concierto, en otro ambiente, años atrás, y yo bailo y me olvido de las sombras, reapareciendo, reencontrándome dentro de mí misma. Otras noches habaneras son posibles. No quiero mirar alrededor.[embedded content]Pero aunque yo no quiera, las sombras están en todas partes, acechantes, no sé qué hacen. ¿Cómo se divierte esta gente que ni canta ni baila? Sólo sé que allí están. Y tienen dinero. Quizás, mucho. ¿De dónde lo sacan? Me pregunto qué significará tener mucho dinero en La Habana de hoy. Y, más importante aun, ¿cuál será el umbral de pobreza? Hasta a mí se me agotan los billetes esa noche, pero este amigo me salva de parar en la cocina fregando platos.Creo que soy la única negra en el local. Hay otras mujeres de piel siempre mucho más clara que aparentemente mueven sus cuerpos siguiendo algún ritmo que no es de ninguna manera el que más o menos se escucha. Visten con relativa elegancia tropical, algunas se llaman a sí mismas mulatas —tal vez porque está de moda autoproclamarse afrodescendiente o para aludir lo más glamorosamente posible al contraste de sus muslos contra el de los hombres rubios que las acompañan. Me dicen que ellas pregonan que son mulatas, pero se desrizan el pelo y lo tiñen de rubio. En la puerta, los guardianes y valets, que son negros, las conocen a todas, las adulan y hacen reverencias. Por su parte, las rubias mulatas se muestran satisfechas con el servicio que reciben. Sostienen unos billetes que entregan sonriendo, luciendo sus largas uñas, parejas, inmaculadas, brillando en la noche. Mas, antes de entregarlo hacen muecas para hacer un pedido especial, preguntar por algún detalle olvidado por el portero, revisar el estado en que el valet le trae el carro. Me aparto. No entiendo nada. De hecho, creo que entendería mejor la transacción entre un millonario y un valet negro o latino en Madison Avenue que entre las mulatas teñidas de rubio y los mulatos ennegrecidos a la salida de un restaurante supuestamente de lujo en La Habana. O tal vez es todo lo contrario: entiendo demasiado. Es tan sabrosamente trendy hacerse pasar por mulata cuando en la calle te gritan rubia con sonrisa libidinosa.He tenido amantes de casi todos los colores que aguanta la piel. Recordando a algunos de ellos —sólo algunos—, a veces pienso que han sido hasta valientes; y me entran ganas de salir a buscarlos para abrazarlos —los que no me odien y me lo permitan… Pero como nunca es fácil remover el pasado, vengo ahora aquí, a las 2 de la mañana de un sábado triste y sin amores, a preguntarles a los que sepan, a los que recuerden o a los que aún osen recordar: ¿Cómo se siente ir del brazo de una negra que se sabe negra que se siente negra que se enorgullece de ser negra y a quien a nadie, en la calle, se le ocurriría llamar de otra manera que negra? ¿Cómo nos sienten? Respondan.En esta noche oscura, por alguna razón que no sé si atribuir a la nostalgia o al deseo insatisfecho, me gustaría que alguien hablase.

Leer más »

Tan sagrados como los niños deben ser también sus derechos

Granma.–Tras un proceso de consulta popular que a lo largo de toda la Isla involucró a más de seis millones de cubanos en los debates sobre el proyecto del Código de las Familias, uno de los asuntos medulares que ha generado opiniones diversas en torno a la novedosa norma jurídica ha sido el abordaje de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, en un contexto en el cual la protección de la infancia exige, cada vez más, una mirada aguda.

Tal perspectiva busca respaldar en letra de ley la prioridad conocida que Cuba le otorga al crecimiento saludable de los menores de edad, así como al cuidado de su integridad física y sicológica, tanto en el ámbito familiar como fuera de este.

Sin embargo, ante la introducción, en el proyecto del Código de las Familias, de derechos específicos para los infantes y adolescentes, una interrogante común ha surgido entre muchos padres y abuelos: ¿se pierden facultades sobre los menores?

La respuesta es no, y aunque la norma es explícita al determinar el alcance en el entorno familiar de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sin que ello invalide los deberes y derechos de sus progenitores, este diario indagó en los argumentos que, desde la experiencia legal existente en Cuba, refrendan la urgencia de hacer valer lo propuesto en la normativa jurídica.

CRECER CON MAYOR AMPARO LEGAL

Yamile González Cabrales, presidenta de la Sala de lo Civil, Administrativo y Laboral del Tribunal Provincial Popular de la provincia de Granma, y vicepresidenta del Capítulo de Derecho Civil y de Familia en la sede de la Unión Nacional de Juristas de Cuba en ese territorio, refiere que el tratamiento legal a los asuntos que involucran a niños, niñas y adolescentes suelen ser complejos y muy sensibles, por lo que disponer de un marco jurídico actual que contemple sus deberes y derechos es una condición indispensable.

En tal sentido, precisa, el proyecto del Código de las Familias viene a convertirse en punto de partida para ampliar el horizonte afectivo y educativo de las familias, además de robustecer la comunicación entre adultos y menores de edad.

–A partir de esta premisa, ¿qué impacto tiene para la familia la incorporación del concepto de interés superior del niño?

–Ese término lo enarbola la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, que data de 1989, y de la cual Cuba es signataria. Dicha norma transversaliza todas las disposiciones que tengan que ver con los menores de edad porque tiene un cauce procesal en el cual la premisa es proteger sus derechos.

«Es decir, que cuando haya que tomar una decisión en un tribunal, siempre se tendrá en cuenta aquella que vele, proteja y reconozca los derechos de los niños.

«No obstante, hay que tener en cuenta que el Código de la Familia vigente en Cuba es del año 1975, y que si bien las políticas públicas que se han establecido y dispuesto desde entonces hasta la fecha han velado por los derechos de los infantes, normativamente no estaba reconocido el interés superior del niño hasta la aprobación de la Constitución de la República en 2019.

«Se considera que este principio establece un antes y un después en el marco legal cubano, porque busca cambiar el paradigma en la concepción del niño, al dejar de verse como un objeto de protección para convertirse en un sujeto de derechos.

«De hecho, en la norma jurídica vigente está concebida la comunicación con los menores solo a partir de los intereses de los adultos. Por ejemplo, puede darse el caso de un padre que desea comunicarse con su hijo y la madre del menor lo limita, pero ambos sin escuchar realmente qué es lo que quiere el niño.

«Ante esta realidad, no he visto, en mi experiencia como jueza, un proceso encaminado a establecer obligaciones para que un progenitor o progenitora ausente tenga mayor participación en la vida del menor a partir de sus necesidades, como lo es el hecho de contar con su presencia en las reuniones de la escuela, en sus actividades extracurriculares o en cualquier otro ámbito de su vida.

«En definitiva, ahora se considera al niño como una persona con derechos y deberes, los cuales se van a ir adquiriendo en la medida en que el menor crezca y su capacidad intelectual madure».

–En esa misma línea, un tema controvertido que ha incorporado el Código es el derecho de los menores a ser escuchados de acuerdo con su capacidad y autonomía progresiva. ¿Significa este concepto un cambio en el modelo tradicional de educación y formación dentro de los hogares cubanos?

–Para el disfrute pleno de todos los derechos y del ejercicio de la capacidad se ha definido que desde el punto de vista jurídico hay que alcanzar la mayoría de edad, establecida a los 18 años; pero biológicamente eso no funciona así.

«En ese sentido, el concepto de autonomía progresiva busca que legalmente la adquisición de la capacidad se parezca a como ocurre en el organismo del menor. No se evaluará nunca con el mismo rigor a un niño de seis años que a un adolescente de 13.

«También hay que aclarar que el grado de madurez intelectual puede ser distinto en niños de una misma edad. De ahí que se tenga que particularizar en cada infante. Y ello no significa, en modo alguno, que los niños van a hacer lo que quieran, ni que los padres tendrán limitadas sus facultades.

«Existen circunstancias que lo demuestran, como puede ser el caso de un niño que no quiera someterse a un tratamiento médico por temor, y entonces se impone la responsabilidad parental de cuidar al infante porque prima el derecho a la vida.

«Se trata, en todo caso, de legitimar la participación activa de los niños en la dinámica familiar a partir de la posibilidad que tienen no solo de ser escuchados, sino también de que se les tenga en cuenta su opinión. Y a los padres se les suman responsabilidades.

–Dentro de esa responsabilidad parental se incluye el deber de velar por la seguridad de los niños en el entorno digital, ¿es un paso de avance que el Código reconozca como un derecho de los menores de edad su acceso a las plataformas virtuales?

–En primer lugar sería ingenuo pensar que, con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, se pueda concebir el crecimiento de niños, niñas y adolescentes alejados del mundo digital. No es una concepción solo de Cuba, es una realidad latente en la mayoría de los países, por lo que el acceso a las plataformas digitales tiene que ser un derecho de los menores de edad.

«Pero con este ámbito sucede como con cualquier otro escenario de la vida. O sea, el acceso de los niños a internet pasa por el contenido y el uso adecuado de la web de acuerdo con su autonomía progresiva y bajo la conducción de sus padres y profesores.

«Hoy estamos enfrentando muchas situaciones desagradables en internet que no tienen solución en una norma jurídica. Al respecto, el proyecto del Código de las Familias asume lo que le corresponde, pero para las conductas negligentes asociadas a figuras delictivas en la red de redes, se ha actualizado el Código Penal de reciente aprobación».

–Si tuviera que definir el mayor aporte que ofrece el Proyecto de Código de las Familias al desarrollo integral de los infantes y adolescentes, ¿qué destacaría?

–Lamentablemente, por ser un grupo vulnerable, los menores de edad pueden ser víctimas de diversas situaciones en las que los colocan los adultos –ya sean padres, familiares, o conocidos– y el hecho de tener garantizados sus derechos en una norma jurídica permite dar cauce de forma más ágil a cualquier conflicto que los involucre, al tiempo que los ampara antes, durante y después del proceso.

«Incluso, si por determinadas causas los padres no están presentes, los menores contarán con la defensoría familiar. Es decir, que cuando los padres no respondan a los intereses del niño, él tendrá la oportunidad de buscar la protección y defensa de sus derechos.

«En general estamos ante una norma que viene a atemperarse a lo que realmente pasa en nuestra sociedad. No pretende cambiar nada que ya no exista dentro de los hogares; en todo caso, busca que podamos vernos representados todos, y en especial los niños, cuyos derechos son tan sagrados como ellos mismos».

Leer más »

Rinden tributo a internacionalistas cubanos caídos en las guerras en África

Según fuentes oficiales, durante las misiones internacionalistas cubanas en el continente africano participaron más de 385 000 combatientes, de los cuales 2 398 cayeron en cumplimiento de su deber
Se depositó una ofrenda floral en memoria de quienes escribieron con su sangre algunas de las páginas más gloriosas de internacionalismo y solidaridad entre Cuba y las naciones africanas. (Foto: ACN)

Relacionados

Una representación del cuerpo diplomático acreditado en La Habana rindió tributo este 23 de mayo, en la Necrópolis de Colón, a los internacionalistas cubanos caídos en las guerras en África, a propósito del aniversario 59 de la fundación de la Organización para la Unidad Africana, actual Unión Africana (UA).

A nombre del pueblo cubano y en ceremonia solemne se depositó una ofrenda floral en memoria de quienes escribieron con su sangre algunas de las páginas más gloriosas de internacionalismo y solidaridad entre Cuba y las naciones africanas.

Joel Queipo Ruiz, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe del Departamento Económico, destacó la importancia de conmemorar un aniversario más de la UA en ese lugar simbólico, donde reposan los restos de combatientes cubanos y africanos.

En presencia de Naseer Mohamed Ousbo, embajador de la República de Djibouti y decano del Cuerpo Diplomático Africano en Cuba, el funcionario expresó que la coincidencia en la lucha anticolonialista entre los nacientes estados africanos y la Revolución cubana marcó el inicio de una relación de hermandad, fortalecida en medio de un complejo panorama económico, político y sanitario.

La guía conductora de este vínculo lo constituye el pensamiento y la acción del Comandante en Jefe y líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, apuntó en el acto solemne, efectuado como parte de las celebraciones por el Día de África, el 25 de mayo.

Queipo Ruiz agradeció a la UA su posicionamiento común en contra del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la nación caribeña, el cual representa el principal obstáculo para su desarrollo.

Según fuentes oficiales, durante las misiones internacionalistas cubanas en el continente africano participaron más de 385 000 combatientes, de los cuales 2 398 cayeron en cumplimiento de su deber.

La UA tiene su origen en la Organización para la Unidad Africana, fundada el 25 de mayo de 1963 en Addis Abeba, capital de Etiopía, con el objetivo de apoyar la integración continental y el proceso de descolonización.

Leer más »

Ailama Cesé: estoy orgullosa de mi color

Ailama Cesé. Foto: Cortesía de la entrevistada

«Me gusta mi color y estoy orgullosa de llevarlo en mi piel. No me avergüenzo de ello. Me gustan las personas por lo que tienen en el corazón y por lo que son capaces de transmitir en cada cosa que hacen, no por su color de la piel o nacionalidad. El problema lo tiene él como persona, no puede controlar su ego insaciable. No me afectó en absoluto su falta de respeto».
Así le respondió la voleibolista cubana, Ailama Cesé, jugadora por el elenco Uralochka, a Andrei Voronkov, entrenador del equipo Lokomotiv, tras proferirle el técnico un insulto racista, durante un entretiempo del partido final entre ambas selecciones de la Liga Rusa.
El colectivo de la antillana terminó en segundo lugar del evento y ella cumplió su contrato de tres años, autorizado por la Federación Cubana de este deporte, y está de regreso a casa. «Estoy feliz por lo que he logrado hasta el día de hoy, y por la persona que soy. Quiero agradecer a todo el personal del club, a mis compañeras, a los entrenadores y a quienes me han escrito preocupados, con mensajes de apoyo».
Las cámaras de televisión captaron el desagradable momento e, inmediatamente, el ministro ruso de Deportes, Oleg Matitsin, dijo que es «inadmisible cualquier muestra de racismo o falta de respeto hacia el rival, en la sociedad contemporánea no hay sitio para la discriminación por motivos de raza o nacionalidad». El dirigente exigió a la Federación Rusa de Voleibol una sanción disciplinaria para Voronkov.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.