Crisis

Ayuda internacional auxilia a Cuba ante sus múltiples crisis

El buque multipropósito ARM Libertador, de la Armada mexicana, atraca con ayuda humanitaria en la terminal portuaria Haiphong, en La Habana, 30 de julio de 2021. Hasta este martes 3 de agosto, han llegado a Cuba donativos de los gobiernos de Rusia, Bolivia, Venezuela, mientras Vietnam confirmó el envío de 12 000 toneladas de arroz.
Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 4 ago.- Cuba recibe alimentos, medicinas e insumos donados por gobiernos, organizaciones internacionales y grupos solidarios en un escenario político, económico y social especialmente complejo tras las protestas del 11 de julio y el momento de mayor impacto de la covid-19.
Agencias, programas y fondos del sistema de Naciones Unidas y las agencias de cooperación internacional que laboran en el país destacan en el respaldo a los servicios de salud pública, así como al proceso de inmunización anti Sars Cov-2 que la isla efectúa con vacunas propias.
“Gestionar una respuesta efectiva a la pandemia sorteando obstáculos para adquirir insumos o realizar operaciones financieras, complejiza mucho más la capacidad de cualquier país para controlar la crisis sanitaria”, evaluó Elena Gentili, directora de la oficina en Cuba de la organización internacional humanitaria Oxfam.
Esa situación afecta la vida de las personas, “sus oportunidades para protegerse, alimentarse, vacunarse y poder dejar atrás, sin consecuencias mayores, a esta última ola de infecciones, mucho más intensa y difícil de controlar que las anteriores”, dijo en una entrevista con IPS.
Por ello, “Oxfam tiene el deber de trabajar a favor de la vida de más de 11 millones de cubanas y cubanos”, subrayó la directora de la institución humanitaria presente en la isla desde hace 28 años, y con aportes de insumos para la protección e higiene del personal médico y las personas en centros hospitalarios y otras instituciones.
Gentili recordó que este país caribeño “es el único que entró a la pandemia tras décadas de soportar medidas unilaterales de Estados Unidos… lo que inevitablemente ha impactado también la vida de la población cubana”.
Ese contexto de carencias, en especial en alimentos y medicinas, fue uno de los nutrientes del estallido social del 11 de julio, con protestas en La Habana y otras ciudades y localidades del país. Las manifestaciones también pusieron en evidencia la precariedad en que vive actualmente parte de la población y detonaron diferentes expresiones de solidaridad de la comunidad internacional.
Expresiones antiembargo
El 14 de julio un comunicado de la organización internacional exhortó a la administración del presidente Joe Biden a eliminar las sanciones de su predecesor Donald Trump (enero 2017-enero 2021) “que hoy impiden una respuesta efectiva y oportuna para atender las necesidades humanitarias del pueblo cubano”.
Las más de dos centenares de medidas dispuestas por Trump golpearon esenciales fuentes de ingresos como el turismo, las remesas y la prestación de servicios, lo que unido a los efectos de la pandemia en 2020 provocaron una contracción de casi 11 por ciento del producto interno bruto (PIB) de la isla.
De acuerdo con las autoridades cubanas, el embargo que Washington mantiene contra La Habana desde 1962 constituye el principal obstáculo para el desarrollo nacional y causa penurias adicionales a la ciudadanía.
Un trabajador de la Empresa de Medicamentos y Suministros Médicos revisa una de las cajas que llegaron a Cuba el 23 de julio con 1,7 millones de jeringuillas, donadas por organizaciones del Movimiento de Solidaridad con Cuba de Estados Unidas, que se ha comprometido a aportar seis millones de ellas para respaldar el proceso de vacunación contra la covid en el país.
El 29 de julio, una coalición de 37 organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y académicos estadounidenses enviaron una carta a Biden para instarlo a eliminar regulaciones que obstruyen las remesas sin límites, las licencias específicas para destinar insumos médicos, al igual que verificaciones in situ que desalientan el envío de ayudas humanitarias a Cuba por parte de oenegés.
Dos días antes, la organización estadounidense Cuban Americans for Engagement (Cubanoamericanos por el  Compromiso, Cafe en inglés), anunció un proyecto de colaboración con proyectos comunitarios en La Habana, para el envío de medicamentos.
“Las regulaciones del embargo en general han tenido un impacto devastador para las cubanas y cubanos, pero estas últimas sanciones, en medio de la pandemia, llegan a un extremo inhumano de crueldad”, manifestó a IPS desde Nueva York, María Isabel Alfonso, fundadora y directora de Cafe, un grupo de presión que trabaja por mejores vínculos entre ambos países.
“Con esta iniciativa estamos apelando a la buena voluntad de muchos y muchas que en Estados Unidos nos están enviando medicinas y ayudan a costear los gastos de envío”, añadió Alfonso, profesora de cultura cubana y latinoamericana en St. Joseph’s College, en Nueva York.
Autoridades del cubano Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera confirmaron el 31 de julio la llegada de 30 ventiladores pulmonares de altas prestaciones, donados por el gobierno chino, como adelanto de un envío mayor de equipos y otros productos para contrarrestar al coronavirus.
Mientras, grupos de solidaridad y cubanos residentes en Italia, Francia, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Jamaica y Panamá, entre otras naciones, han hecho llegar a la isla jeringuillas, agujas, medicamentos, medios de protección e instrumental sanitario.
Solidaridad se activa
Hasta este martes 3 han llegado a La Habana donativos de los gobiernos de Rusia, Bolivia, Venezuela y México, entre los más recientes, mientras Vietnam confirmó el envío de 12 000 toneladas de arroz.
Desde el 30 de julio comenzaron a distribuirse de manera gratuita algunas cantidades de productos donados como arroz, azúcar, legumbres, pastas, aceite comestible, enlatados, leche en polvo y harina de trigo, que beneficiarán a unos 3,8 millones de hogares en los 168 municipios cubanos.
“Agradecemos a los países que nos han tendido la mano. Las ayudas son importantes y alivian la difícil situación con el acceso a alimentos básicos”, señaló a IPS Eugenia Flores, residente en el habanero municipio de La Lisa, el primero en recibir el módulo.
Los donativos arriban tras meses de un marcado desabastecimiento como consecuencia del agravamiento de la crisis que el país arrastra desde los años 90, falta de liquidez para importar suficientes cantidades de alimentos y una economía doméstica que apenas produce el 20 por ciento de los que consume.
El ministro de Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca (D), y el embajador de México en Cuba, Miguel Díaz Reynoso, presiden la llegada del buque ARM Libertador con 612,5 toneladas de legumbres, leche en polvo, harina de trigo, latas de atún y aceite comestible, como parte de una donación del gobierno mexicano a la población cubana.
A comienzos de julio, se posicionó en redes sociales una campaña para pedir la apertura de un corredor humanitario hacia Cuba, e incluso una intervención humanitaria, dado el agravamiento de la covid en distintas provincias, como la occidental Matanzas.
El 10 de julio, durante una conferencia de prensa, Ernesto Soberón, director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior, del Ministerio de Relaciones Exteriores, rechazó tal posibilidad, al ser “conceptos y términos relacionados con situaciones de conflictos armados, graves violaciones del derecho internacional humanitario”, que no aplicaban para la situación del país.
Puntualizó que la isla se encontraba abierta a recibir donaciones, siempre que se coordinaran a través de instituciones jurídicas cubanas, de acuerdo con la legislación vigente de la cooperación internacional.
Asimismo, diplomáticos enfatizaron que el bloqueo –como se denomina aquí al embargo-, es la causa principal de la escasez de alimentos y medicinas.
La covid agarra fuerza
Autoridades gubernamentales indican que los donativos respaldan los servicios de hospitales y centros de aislamiento en varias de las 15 provincias que han visto al límite sus capacidades, dado el elevado número de contagios desde principios de año y una situación muy agravada desde abril.
Hasta este martes 3, la isla acumula 2 993 fallecidos y 413 251 pacientes positivos por el coronavirus.
Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) del lunes 2 ubican a Cuba como la tercera nación de las Américas con la mayor cantidad de nuevos casos –más de 9000 diarios en las últimas tres jornadas-, solo superada por Brasil y Estados Unidos.
Expertos atribuyen tal situación a la circulación de cepas del coronavirus como la altamente contagiosa variante Delta; violaciones de protocolos sanitarios en instituciones y familias, así como demoras en pruebas de PCR y traslados a centros de aislamiento.
No obstante, la isla mantiene el índice de letalidad más bajo de la región con 0,7 por ciento, que indica el porcentaje de muertes con respecto a las personas confirmadas con la covid.
Hasta el 1 de agosto, 2 680 468 -24 por ciento- de los 11,2 millones de habitantes de Cuba, recibieron las tres dosis de la vacuna nacional Abdala o de los proyectos Soberana 02 y Soberana Plus, fármacos anticovid con los cuales se aspira a inmunizar a la totalidad de la población cubana antes de finalizar el año.
La directora de Oxfam en el país acotó que desde el inicio de la pandemia, la organización “ha abogado a nivel global por la vacunación universal y gratuita, develar los factores que acrecientan las desigualdades y la necesidad de tomar medidas urgentes para que cada país pueda controlar la crisis sanitaria y contener los efectos de la crisis económica”.
Sin bien cubanas y cubanos consultados por IPS reconocen la importancia de los donativos, consideran urgente que el gobierno acelere el proceso de reformas del modelo de desarrollo socialista, consensuado de forma masiva en 2011, y que proyecta modernizar la economía nacional.
ED: EG

Continue Reading

Primer ministro de Haití promete diálogo y elecciones inmediatas

Ariel Henry habla durante una conferencia mientras asume el cargo de primer ministro de Haití en la Oficina del Primer Ministro. Foto: Getty Images.El nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry, se ha comprometido hoy a mantener “un diálogo continuo” con la sociedad civil y todas las fuerzas políticas del país, así como a promover la celebración de elecciones “lo antes posible”.
“La misión de este Gobierno es preparar las condiciones para que tengamos elecciones lo más rápido posible, elecciones libres, honestas y transparentes con una gran participación de la población”, ha aseverado Henry en su primera comparecencia desde la residencia oficial del primer ministro, informa el medio local ‘Gazette Haiti’.
En su discurso, el neurocirujano ha subrayado que para llegar al objetivo de la celebración de comicios se necesita “seguridad en todo el país”, de manera que toda la población pude “moverse libremente”.
Henry ha apelado así a “restaurar la autoridad del Estado” y “restaurar la confianza en la Administración y en la justicia”, así como ha deseado “estabilidad social” y “respeto a los Derechos Humanos” en el país.
“Para eso, queremos tener un diálogo continuo y estructurado tanto a nivel de Gobierno como de la población”, ha continuado el primer ministro haitiano, para reiterar que busca el consenso para un acuerdo entre las fuerzas políticas y la sociedad.
En la misma línea, ha subrayado que su Gobierno tiene como propósito promover la unidad del país, mostrando un “rechazo a la exclusión”. “Queremos crear un nuevo modelo de gobernanza, transparente y sobre todo sin corrupción”, ha dicho al respecto.
Por último, ha insistido en que continuará respaldando la investigación del asesinato del presidente Jovenel Moise y ha prometido que los autores del ataque se enfrentarán a la justicia haitiana.
Henry ha presidido este miércoles su primer Consejo de Ministros, en el que se han abordado cuestiones como la visión del nuevo Gobierno, las finanzas del país o las medidas a tomar para garantizar el bienestar de la población del país, que se enfrenta en la actualidad a una oleada de violencia de pandillas, especialmente en la capital, Puerto Príncipe.
Antes de su muerte, Moise, quien gobernaba por decreto desde hace más de un año ante la ausencia de un Parlamento electo, encargó al nuevo primer ministro “solucionar el flagrante problema de la inseguridad y apoyar al Consejo Electoral para la realización de las elecciones generales y el referéndum”.
Inicialmente se había convocado en abril un referéndum para reformar la Constitución, pero la incertidumbre derivó en un primer aplazamiento a junio y, después, hasta el 26 de septiembre, coincidiendo con la primera vuelta de los comicios legislativos y presidenciales. Los comicios para renovar las administraciones locales tendrán lugar en principio en enero de 2022.
(Con información de Europa Press)

Continue Reading

Al descubierto: Florentino Pérez y el fracaso de su modelo de Estado

Florentino Pérez. Foto: Getty Images.Los audios filtrados de Florentino Pérez, además de reflejar el mal carácter de uno de los empresarios más importantes de España, también ha atestiguado su enorme influencia en ámbitos tan alejados del fútbol como en los propios medios de comunicación. Sin embargo, su figura ya era controvertida mucho antes, por lo que conviene rescatar y recordar alguna de sus más terribles influencias.
Desde comienzos de los 90, Madrid ha servido de laboratorio de las teorías económicas neoliberales para la derecha española y de ejemplo práctico para el proyecto más amplio de una “nueva España”, con el resultado de un vaciado progresivo de los recursos y las capacidades del Estado.
A la vanguardia de los que impulsaron este proyecto se encuentran el expresidente José María Aznar, la expresidenta de la Comunidad de Madrid caída en desgracia, Esperanza Aguirre, y el multimillonario presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. El catastrófico fracaso de la atención en Madrid ha sido también el fracaso de su modelo de Estado.
Madrid ha sido uno de los epicentros de la pandemia de la COVID-19 en Europa, con más de 15.000 muertes registradas en la capital española. Sin embargo, incluso este número de víctimas no consigue reflejar la magnitud total de la tragedia. En las saturadas residencias de ancianos de la región han fallecido más de 6.000 personas, usuarios de los servicios de atención a mayores, que normalmente no se incluyen en las estadísticas oficiales.
Cuando a finales de marzo el ejército acudió a desinfectar algunos de estos centros, la ministra de Defensa, Margarita Robles, hizo unas declaraciones en las que afirmó que los soldados habían descubierto a los residentes “totalmente abandonados”, “residiendo en condiciones extremas”, y hasta algunos habían sido encontrados “muertos en sus camas”.
Los trabajadores de una residencia, propiedad del proveedor internacional de servicios DomusVi, alegaron que los dueños estaban ocultando cuerpos de forma intencionada para “camuflar la realidad” del brote allí.
En otro caso, el sindicato CC.OO. publicó un vídeo del personal que trabajaba para la empresa francesa Orpea, en el que los empleados hablaban de “encubrimiento, chantajes y amenazas” por parte de la gerencia de una residencia en la que oficialmente había solo un caso del virus, pero en el que los trabajadores creían que 16 residentes habían muerto en un brote que se había extendido durante 10 días.
Tres décadas de privatización y subcontratación han dejado a Madrid con solo 25 residencias de ancianos totalmente públicas de un total de 426, y gran parte del resto del sector está dominada por un pequeño número de empresas. Una escasez crónica de personal y medios dieron como resultado que el servicio ya estuviera sometido a una carga excesiva antes de que comenzara la pandemia.
Carmen López, del grupo de presión Marea de Residencias, explicó en declaraciones a El País que “para [muchas de estas empresas] un anciano es un valor con el que especular. El personal [que contratan] está bajo mínimos y con sobrecarga de trabajo, con falta de medios básicos”.
Hay muchas personas a las que se podría culpar. El gobierno regional que dirige el Partido Popular (PP), encabezado por Isabel Díaz Ayuso, no cumplió su temprana promesa de “medicalizar” las residencias, lo que habría permitido a los residentes recibir tratamientos de emergencia directamente en los centros.
La respuesta de la Comunidad de Madrid a la pandemia fue tardía, y luego impuso una de las cuarentenas más estrictas de Europa. También se ha planteado el asunto de la negligencia criminal de algunas residencias concretas, que ha llevado a que la policía investigara a cuarenta centros en Madrid.
Junto a esto, se sabe que se negó el traslado de mayores con COVID19 a hospitales y, el segundo, que aquellas personas enfermas que poseían seguro privado sí que fueron trasladadas. Al parecer, todo obedecía a protocolos aprobados por la Conserjería de Salud, en manos del Partido Popular después de que se la arrebatara a Ciudadanos. Se han descubierto incluso correos electrónicos internos que justificaron estas directrices.
Sin embargo, más allá de todos estos factores, hay un claro fallo sistémico. Desde comienzos de los 90, Madrid ha estado aplicando una política de recortes presupuestarios, rebajas fiscales a clases altas y privatizaciones de servicios públicos en un ensayo del modelo neoliberal que buscaban aplicar a toda la geografía de España, impulsado por la influencia de la Escuela de Chicago en Estados Unidos y en Europa y en España desde FAES y personalidades como Aznar, Aguirre o el propio Florentino.
A medida que el número de muertos aumentaba en Madrid, el 9 de abril Ayuso finalmente se movió y decidió tomar el control de las 13 residencias en las que se concentraba el mayor número de muertes, entre las que se encontraba, junto a los centros propiedad de DomusVi y Orpea, el Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía.
Este centro, que está operado por Clece, una empresa que forma parte del Grupo ACS, propiedad de Florentino Pérez, ha despedido, solo el año pasado, a tres cuidadores que denunciaron ante las autoridades la falta de suministros sanitarios básicos y unas condiciones de trabajo insalubres.
Asimismo, los sindicatos denunciaron la reducción unilateral de los sueldos de los cuidadores de ese centro, y de los otros dos centros públicos subcontratados que dirige en la capital.
Florentino Pérez, que es más conocido internacionalmente por encabezar la política de traspasos de galácticos (o superestrellas) en el Real Madrid C.F., ha convertido a ACS en una de las constructoras más grandes del mundo. De hecho, es la primera del mundo en términos de ingresos generados fuera del territorio de origen de la empresa.
La lógica de este modelo de negocio está clara: mermar las condiciones de trabajo (de los empleados, que son en su mayoría mujeres) y la calidad de los servicios públicos básicos para obtener unos beneficios desorbitados. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg del extenso Grupo ACS, que, como muchas otras empresas de construcción e infraestructuras de España, se transformó en un actor global gracias a la generosidad del Estado durante los años de la bonanza económica de España antes de 2008.
Después de ser elegido presidente en 1996, Aznar inició una oleada de privatizaciones, de la expansión de los mercados de capital estatales y de la creación de un nuevo motor de crecimiento para la economía, basado en las finanzas y la construcción.
Sin embargo, como señala el sociólogo Rubén Juste en su libro IBEX 35, no se trataba solo de establecer una agenda de reformas en favor del libre mercado, sino que la ambición de Aznar se basó más bien en garantizar la hegemonía permanente de su modelo de Estado, un modelo que perduraría “a largo plazo, más allá de su presencia en el gobierno”.
Con ese fin, adoptó una estrategia con una doble vertiente: por una parte, intentar generar un amplio consenso en torno a un modelo que prometía un acceso generalizado a la vivienda en propiedad y a una prosperidad individual y, por otro lado, organizar un nuevo bloque dirigente dentro de la clase capitalista, que estaría centrado y dependería del patronazgo del PP.
Para los conglomerados de la construcción, en particular, esta red de clientelismo significó poder acceder a dos recursos esenciales: contratos públicos y crédito siempre disponible, que llegaba a través de las cajas de ahorro regionales que estaban bajo control político.
En el caso de Florentino, los proyectos faraónicos de obras públicas que emprendió el PP (autopistas, aeropuertos, redes ferroviarias para el tren de alta velocidad, etc.) supusieron la principal fuente de ingresos de la que se nutrió ACS.
De forma paralela, Caja Madrid, que estaba controlada por el lugarteniente de Aznar, Miguel Blesa, financió todo el proceso, desde la compra de millones de acciones de ACS (que llevó a la Caja a convertirse en el principal accionista de la empresa) hasta la financiación de fichajes clave para el Real Madrid, como por ejemplo el polémico préstamo de 76 millones de euros que la Caja concedió al club para fichar a Cristiano Ronaldo. Fue un momento en el que el crédito en la economía se congeló para la gran mayoría de las pequeñas y medianas empresas.
En 2003, cuando Aznar entraba en el último año de su presidencia, cinco de las diez constructoras con mayor capitalización bursátil en Europa eran españolas, y ACS ocupaba el primer puesto. En una economía cada vez más desindustrializada, la construcción era un sector en el que España podía proyectar su poderío a nivel internacional, igual que en el fútbol.
Y en Florentino los dos se entrelazaron en una fuerza irresistible con el palco presidencial en el estadio Santiago Bernabéu del Real, convirtiéndose en uno de los centros de poder e influencia en Madrid.
Sin embargo, antes incluso de que el estallido en 2008 de la burbuja inmobiliaria hiciera añicos la base del modelo de crecimiento español, las diversas modalidades de corrupción y clientelismo que se habían generado habían comenzado a erosionar las instituciones públicas del Estado.
Las diferentes investigaciones criminales que se llevaron a cabo en relación con la entrega de sobornos a cambio de contratos, y que incriminaban directamente al PP (con el resultado de la encarcelación de varios antiguos ministros y 3 extesoreros del partido), representaron la manifestación más venal de esta situación.
También se produjo un abuso sistemático de los fondos públicos, en particular en relación con los proyectos de infraestructura del Estado, con los que las empresas constructoras gastaron miles de millones de euros en gastos innecesarios.
La remodelación de la M-30 de Madrid, en la que ACS figura como uno de los tres principales contratistas, representa uno de los ejemplos más flagrantes. El coste final, que inicialmente se había presupuestado en 2.500 millones de euros, ascendió a más del doble: 6.500 millones.
Un informe publicado durante la presidencia de la posterior alcaldesa, Manuela Carmena, habló de “la connivencia (del anterior alcalde del PP, Alberto Ruiz-Gallardón) con las empresas contratadas para realizar las obras” y de “sobrecostes sin certificado o documento alguno que los justificara y millones de euros pagados por infraestructuras y servicios (de mantenimiento) que no existían o que nunca llegaron a completarse”.
Esa “connivencia” en algunos de los feudos del PP como Madrid era de carácter universal y constituyó una forma muy personal de gobernanza clientelar, hasta el punto de que Manolo Monereo llegó a describirla de forma memorable como “la trama”.
Una dinámica parecida se podía claramente observar también en el PSOE, con otros circuitos diferentes del poder económico. Pero en Madrid, la estrecha alianza que habían labrado el PP y el sector de la construcción dio como resultado que estas empresas consiguieran controlar una gran parte de las infraestructuras de la Comunidad, al hacerse con la gestión de competencias y servicios clave.
A nivel municipal, esto significó que los contratos de los principales servicios municipales (saneamiento, mantenimiento de parques de tratamiento de residuos, etc.) fueron cortados por los sospechosos habituales (ACS y otras tres empresas de construcción: FCC, Ferrovial y Sacyr), mientras que, en la región de Madrid, las principales competencias transferidas en materia de salud y educación fueron objeto de una forma desastrosa de comercialización.
En cuanto a las consecuencias para el sistema sanitario, Madrid tiene ahora el nivel más bajo de inversión en salud pública per cápita de todas las comunidades autónomas de España, a pesar de ser la segunda más rica. Además, en 2017, el 60% de todo el gasto en sanidad pública terminaba en manos de proveedores privados.
Un gran parte de todo esto es el legado de la anterior presidenta de la Comunidad de Madrid entre 2003 y 2012, Esperanza Aguirre (2003-2012), quien, aunque no pudo disputar de frente la idea de la sanidad pública universal debido a su popularidad y a las reivindicaciones de varios movimientos sociales, pasó casi una década socavando la capacidad del sistema de salud pública para cumplir con su cometido.
Uno de sus récords más absurdos fue que, a pesar de haber construido 11 nuevos hospitales para el sistema público, mediante iniciativas de financiación privada (IFP), la comunidad terminó disponiendo de menos camas per cápita que antes de que comenzara la expansión en 2004, porque había plantas y hasta alas enteras que permanecían vacías.
El primero de estos proyectos de colaboración público-privada fue el Hospital Puerta de Hierro, que fue construido por una de las filiales de ACS y que también obtuvo un contrato a 30 años para administrar las instalaciones y gestionar todos los servicios no médicos. Eso hasta que Florentino vendió su participación en 2014 a un fondo de inversión holandés por 44 millones de euros. Otras grandes empresas constructoras involucradas en las PFI fueron Sacyr, FCC, OHL, todas implicadas en los escándalos de sobornos del PP.
Cuando sobrevino la pandemia del coronavirus, se descubrió que el gobierno de la Comunidad de Madrid estaba pagando por 135 camas en el Hospital Puerta de Hierro que no existían. El hospital nunca llegó a entregar el número de camas que había prometido, aunque sí siguieron contando para calcular la financiación pública que estaba recibiendo.
En otros 7 hospitales públicos de gestión privada se produjeron situaciones similares, y la investigación de elDiario.es reveló que otras 250 camas en estos centros nunca se habían materializado.
Según un informe de Podemos que se encuentra en manos de la fiscalía, Madrid podría llegar a malgastar hasta 3 000 mil millones de euros salidos de los fondos públicos para cuando se terminen en 2035 los actuales contratos con las concesionarias. Sin embargo, Madrid cuenta con 6 000 profesionales de la salud menos que en 2007, como consecuencia de la austeridad.
Según explica la médica y diputada de Más País, Mónica García: “Esto han sido millones y millones que nos hemos ido dejando por el camino [con las IFP] y que ahora [en la pandemia] obviamente los echamos de menos… Esta es la parasitación de la privada dentro de la sanidad pública”.
Una relación igualmente parasitaria resulta evidente en los centros de mayores de la Comunidad de Madrid, donde una gran mayoría de los 400 centros privados se financia principalmente con fondos públicos.
Como señala el periodista Manuel Rico, la Comunidad de Madrid ofrece solo 55 euros por día y residente, y por eso solo los grandes proveedores con las necesarias economías de escala pueden competir por los contratos. A cambio, sin embargo, escatiman y “ahorran cada céntimo, en comida, suministros y personal”.
En el barrio obrero de Leganés, las consecuencias de esta búsqueda desaforada por obtener beneficios han resultado ser particularmente trágica, ya que 96 personas han fallecido en uno de los centros que gestiona una multinacional cuya sede se encuentra en el paraíso fiscal de la isla de Jersey.
Durante los tres últimos años, ese centro obtuvo unos beneficios netos de 1 millón de euros, que enviaba a una de sus empresas inscritas en paraísos fiscales, mientras las familias han protestado repetidamente por el nivel de atención que recibían sus seres queridos.
La pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la crueldad del modelo asistencial madrileño, aunque a pesar del escándalo público que se ha levantado por el caos de las residencias de la Comunidad, para comenzar a cambiarlo haría falta enfrentarse a un bloque de poder económico muy arraigado, del que Florentino Pérez es la cara más visible.
Este bloque tampoco se limita a la capital, ya que la externalización y la privatización se generalizan, aunque de forma más desigual, en el sector de la salud en todo el Estado español.
Cualquier respuesta que se dé a los fallos sistémicos de la crisis de la COVID19 se enfrenta a varias limitaciones. En Madrid, por ejemplo, la derecha ha vuelto a ganar las elecciones, esta vez con el apoyo de la extrema derecha, y eso restringe cualquier tipo de reforma del sistema de residencias o la admisión de una disfuncionalidad generalizada en las competencias transferidas del sistema sanitario.
Es posible que haya regulaciones e inspecciones más estrictas, pero la tarea de impugnar el control que este bloque oligárquico tiene sobre el Estado español recaerá en la actual coalición PSOE y Unidas Podemos a nivel nacional.
Desde Unidas Podemos, por ejemplo, se ha impulsado la nacionalización de los gigantes energéticos, otros de los principales actores de la red clientelar que estableció Aznar como se ha visto en las innumerables puertas giratorias, introducir impuestos a grandes fortunas, promocionar y blindar importantes medidas sociales como el IMV o también la investigación de la gestión de las residencias que, a pesar de que desde PP y Vox han echado siempre la culpa a Pablo Iglesias, entonces vicepresidente segundo del Gobierno y encargado de Asuntos Sociales, han decidido no aprobar dicha investigación.
Sin embargo, parece poco probable que desde su posición como socio menor de la coalición, Unidas Podemos pueda impulsar el proyecto de Estado alternativo al régimen neoliberal de España que siempre ha defendido. Si el fracaso de la atención en los asilos de Madrid apunta a la necesidad de cambios estructurales más amplios en todo el estado, estos seguramente no van a venir de un gobierno liderado por el PSOE.
Y aunque existiera la voluntad política, la mayor internacionalización del capital en el Estado español desde 2008, con la entrada de Blackrock en el accionariado de ACS y la llegada de los fondos de inversión extranjeros a los servicios sanitarios y sociales, deja la balanza de fuerzas aún menos favorable al entrar en una nueva crisis.
(Tomado de aldescubierto.org)

Continue Reading

Un alarido

Parece muy posible que todo lo ocurrido en Cuba a partir del pasado domingo 11 de julio lo hayan alentado un número mayor o menor de personas opuestas al sistema, pagadas incluso algunas de ellas, con intenciones de desestabilizar el país y provocar una situación de caos e inseguridad. También es cierto que luego, como suele suceder en estos eventos, ocurrieron oportunistas y lamentables actos de vandalismo. Pero pienso que ni una ni otra evidencia le quitan un ápice de razón al alarido que hemos escuchado. Un grito que es también el resultado de la desesperación de una sociedad que atraviesa no solo una larga crisis económica y una puntual crisis sanitaria, sino también una crisis de confianza y una pérdida de expectativas.
A ese reclamo desesperado, las autoridades cubanas no deberían responder con las habituales consignas, repetidas durante años, y con las respuestas que esas autoridades quieren escuchar. Ni siquiera con explicaciones, por convincentes y necesarias que sean. Lo que se impone son las soluciones que muchos ciudadanos esperan o reclaman, unos manifestándose en la calle, otros opinando en las redes sociales y expresando su desencanto o inconformidad, muchos contando los pocos y devaluados pesos que tienen en sus empobrecidos bolsillos y muchos, muchos más, haciendo en resignado silencio colas de varias horas bajo el sol o la lluvia, con pandemia incluida, colas en los mercados para comprar alimentos, colas en las farmacias para comprar medicinas, colas para alcanzar el pan nuestro de cada día y para todo lo imaginable y necesario.
«(…) las autoridades cubanas no deberían responder con las habituales consignas, repetidas durante años…» (Foto: Canal Caribe)
Creo que nadie con un mínimo de sentimiento de pertenencia, con un sentido de la soberanía, con una responsabilidad cívica puede querer (ni siquiera creer) que la solución de esos problemas venga de cualquier tipo de intervención extranjera, mucho menos de carácter militar, como han llegado a pedir algunos, y que, también es cierto, representa una amenaza que no deja de ser un escenario posible.
Creo además que cualquier cubano dentro o fuera de la isla sabe que el bloqueo o embargo comercial y financiero estadounidense, como quieran llamarlo, es real y se ha internacionalizado y recrudecido en los últimos años y que es un fardo demasiado pesado para la economía cubana (como lo sería para cualquier otra economía). Los que viven fuera de la isla y hoy mismo quieren ayudar a sus familiares en medio de una situación crítica, han podido comprobar que existe y cuánto existe al verse prácticamente imposibilitados de enviar una remesa a sus allegados, por solo citar una situación que afecta a muchos. Se trata de una vieja política que, por cierto (a veces algunos lo olvidan) prácticamente todo el mundo ha condenado por muchos años en sucesivas asambleas de Naciones Unidas.
Y creo que tampoco nadie puede negar que también se ha desatado una campaña mediática en la que, hasta de las formas más burdas, se han lanzado informaciones falsas que al principio y al final solo sirven para restar credibilidad a sus gestores.
«(…)  ni una ni otra evidencia le quitan un ápice de razón al alarido que hemos escuchado. Un grito que es también el resultado de la desesperación de una sociedad…» (Foto: Yamil Lage/AFP)
Pero creo, junto con todo lo anterior, que los cubanos necesitan recuperar la esperanza y tener una imagen posible de su futuro. Si se pierde la esperanza se pierde el sentido de cualquier proyecto social humanista. Y la esperanza no se recupera con la fuerza. Se le rescata y alimenta con esas soluciones y los cambios y los diálogos sociales, que, por no llegar, han causado, entre otros muchos efectos devastadores, las ansias migratorias de tantos cubanos y ahora provocaron el grito de desesperación de gentes entre las que seguramente hubo personas pagadas y delincuentes oportunistas, aunque me niego a creer que en mi país, a estas alturas, pueda haber tanta gente, tantas personas nacidas y educadas entre nosotros que se vendan o delincan. Porque si así fuera, sería el resultado de la sociedad que los ha fomentado.
La manera espontánea, sin la atadura a ningún liderazgo, sin recibir nada a cambio ni robar nada en el camino, con que también una cantidad notable de personas se ha manifestado en las calles y en las redes, debe ser una advertencia y pienso que es una muestra alarmante de las distancias que se han abierto entre las esferas políticas dirigentes y la calle (y así lo han reconocido incluso dirigentes cubanos). Y es que solo así se explica que haya ocurrido lo que ha ocurrido, más en un país donde casi todo se sabe cuando quiere saberse, como todos también sabemos.
Para convencer y calmar a esos desesperados el método no puede ser las soluciones de fuerza y oscuridad, como imponer el apagón digital que ha cortado por días las comunicaciones de muchos, pero que sin embargo no ha impedido las conexiones de los que quieren decir algo, a favor o en contra. Mucho menos puede emplearse como argumento de convencimiento la respuesta violenta, en especial contra los no violentos. Y ya se sabe que la violencia puede ser no solo física.
«Mucho menos puede emplearse como argumento de convencimiento la respuesta violenta, en especial contra los no violentos». (Foto: Yamil Lage/AFP)
Muchas cosas parecen estar hoy en juego. Quizás incluso si tras la tempestad regresa la calma. Tal vez los extremistas y fundamentalistas no logren imponer sus soluciones extremistas y fundamentalistas, y no se enraíce un peligroso estado de odio que ha ido creciendo en los últimos años.
Pero, en cualquier caso, resulta necesario que lleguen las soluciones, unas respuestas que no solo deberían ser de índole material sino también de carácter político, y así una Cuba inclusiva y mejor pueda atender las razones de este grito de desesperación y extravío de las esperanza que, en silencio pero con fuerza, desde antes del 11 de julio, venían dando muchos de nuestros compatriotas, esos lamentos que no fueron oídos y de cuyas lluvias surgieron estos lodos.  
Como cubano que vive en Cuba y trabaja y crea en Cuba, asumo que es mi derecho pensar y opinar sobre el país en que vivo, trabajo y donde creo. Ya sé que en tiempos como este y por intentar decir una opinión, suele suceder que «Siempre se es reaccionario para alguien y rojo para alguien», como alguna vez dijera Claudio Sánchez Albornoz. También asumo ese riesgo, como hombre que pretende ser libre, que espera ser cada vez más libre.
En Mantilla, 15 de julio de 2021.

Continue Reading

Papa Francisco pide cese a la espiral de violencia en Haití

Foto: Filippo Monteforte/AFP
El papa Francisco unió hoy su voz a la de los obispos de Haití quienes llamaron a deponer las armas y vivir juntos fraternalmente por el bien de todos y de esa nación caribeña.
En un comentario tras concluir el rezo dominical del Ángelus en el Policlínico Agostino Gemelli, donde permanece en convalecencia posoperatoria, el sumo pontífice señaló que en los últimos días dirigió con frecuencia su oración a Haití, tras el atentado en el cual resultó muerto su presidente y herida su esposa.
Me uno al llamado de corazón de los obispos del país a deponer las armas, elegir la vida, elegir vivir juntos fraternalmente en interés de todos y en interés de Haití, subrayó Francisco quien manifestó su cercanía al querido pueblo haitiano.  Espero, dijo, que cese la espiral de violencia y la nación pueda recuperar el camino hacia un futuro de paz y armonía.
Vea además
Gobierno de Haití pide ayuda militar a EEUU tras asesinato de presidente Jovenel Moïse

Presidente de Haití recibió doce disparos de armas de gran calibre

(Con información de Prensa Latina)

Continue Reading

Pediátrico de Matanzas: “Están poniendo camas en los pasillos para que los niños esperen ahí”

MIAMI, Estados Unidos.- Leticia Ramos, representante de la organización opositora Damas de Blanco en Matanzas, denunció la situación epidemiológica que está viviendo la provincia por la COVID-19 y el colapso del sistema de salud, y asegura que en todo el territorio no hay ningún hospital con condiciones para lo que hoy viven los cubanos.
En entrevista con CubaNet, Ramos habló del caso de su nieto, un bebé de 4 meses de nacido y positivo a la COVID-19. “El niño, que fue ingresado en el hospital de Cárdenas y luego transferido para el hospital pediátrico de Matanzas, estuvo casi 48 horas esperando por una ambulancia para el traslado. Tenemos conocimiento por fuentes del hospital que fue porque no había camas en el pediátrico, está colapsado”, relató.
Según contó la Dama de Blanco, en la sala donde se encuentra el lactante no hay luz eléctrica ni agua potable, además, “de los cuatro medicamentos que le mandaron al niño solamente han podido suministrarle la azitromicina. Anoche fue que le pusieron el interferón”, lamentó.
Ante la situación en la que se encontraban ella y su hijo, la nuera de Ramos hizo la denuncia en redes sociales, y “enseguida subieron los directivos del hospital con agentes de la Seguridad del Estado. Cuestionaron el porqué de la denuncia y ella les dijo que esas eran las condiciones en las que estaba su bebe. Le dijeron que la iban a cambiar para un hospital mejor, pero es mentira porque en la provincia no hay ningún hospital mejor”.
“Están poniendo camas en los pasillos para que los niños esperen ahí, de hecho, hay niños y madres que todavía están esperando en el cuerpo de guardia del hospital pediátrico a que se desocupe alguna cama para llevarlos”, relató.
[embedded content]
La activista cubana explicó también la situación en la que se encuentra un tío suyo en el poblado Boca de Camarioca. “Lleva esperando en su casa cinco días por el transporte que recoge a los contagiados de COVID-19 para llevarlos a un centro de aislamiento o un hospital. Así está él y muchas otras personas, incluso mujeres embarazas y niños: en sus casas esperando por el traslado a un lugar donde atenderse”.
Leticia Ramos denunció que no hay medicamentos, el sistema de salud está totalmente colapsado, el personal de salud está agotado, los médicos tienen incluso bolsas plásticas amarradas a los pies, no tienen guantes ni mascarillas desechables. “Hay un ginecólogo de aquí de Cárdenas que está en estado crítico para su vida por el coronavirus”, agregó.
De acuerdo a la Dama de Blanco, uno de los principales problemas es que el gobierno no acaba de reconocer que estamos en una situación de caos total, “que necesitamos con urgencia la intervención de la Cruz Roja Internacional. Cuba está en estado crítico por la pandemia y el régimen cubano no quiere reconocer que estamos en esas condiciones”.
“Hay personas que están muriendo y no lo han dicho, hay personas que duran dos días y mueren sin atención médica, en sus casas. Si para la cúpula gobernante hay medicamentos tiene que haber para el pueblo, si hay para mandar a otros países tiene que haber para los cubanos de a pie”, sentenció.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Continue Reading

Crisis humanitaria en Cuba: el día después de mañana

BOSTON, Estados Unidos. – El panorama en Cuba no puede ser más tétrico y lo peor no son las perspectivas de un mayor agravamiento de las condiciones existenciales, sino la falta de interés del poder en dejar atrás las intenciones de mantener la racionalidad bajo el peso de la soberbia y el amenazante filo del inmovilismo.
Hace meses que el abismo no es la socorrida metáfora para explicar el desastre causado por el socialismo de estirpe estalinista en las vidas de los millones de cubanos que viven atrapados entre la escasez y el miedo. Se trata de una imagen real en la mente de quienes corren detrás de los camiones con la idea de que traen algún producto de primera necesidad, aunque no tengan la certeza de ello ni tampoco la suerte de alcanzar, si en realidad las mercancías son descargadas en el almacén para distribuirlas de forma racionada.
No hay respiro en el maratón de la supervivencia que demanda la conservación del ritmo para no morir de hambre, sin detenerse en los niveles de agotamiento y el espejismo de la meta. Cada alborada es el anuncio de una nueva tragedia, en un ciclo que agobia y mata. La inhumanidad se refleja en las desgastantes aglomeraciones en las inmediaciones de los centros comerciales, en los salarios en moneda nacional que apenas alcanzan para cubrir las necesidades más perentorias y en la petulancia de los voceros del régimen, con sus esperanzadores discursos, repletos de soluciones que nunca se materializan.
Al coronavirus, cuyas cifras de letalidad y contagios aumentan exponencialmente, se han unido la tormenta tropical Elsa (que pasó sin dejar daños significativos), las altas probabilidades de un incremento de los apagones debido a un alza de la demanda, un pronunciado declive en la zafra azucarera y la expansión de un brote mortal hemorrágico que afecta a las granjas de las provincias occidentales dedicadas a la cría de conejos, lo que adelanta mayores privaciones alimentarias.
Son escasas las noticias que ayuden a levantar el ánimo de una población expuesta a un estrés sostenido y carencias de todo tipo. Las loas al gobierno en los medios y el ocultamiento de las vicisitudes económicas y sociales cuentan con un rechazo total ante un escenario que se deteriora con preocupante celeridad y sin atisbo de esa necesaria luz al final de una crisis que, por momentos, parece la antesala de un final apocalíptico.
No obstante, el desenlace pudiera no estar tan cerca cómo podría asumirse desde determinadas perspectivas. Aún la pasividad es un rasgo distintivo del cubano de a pie, más allá de los breves chispazos de descontento publicados en las redes sociales. Por otro lado, una parte significativa de la población sigue apostando por mantenerse al margen de cuestionamientos que generen consecuencias de envergadura por parte de la policía política.
La alianza, abierta o velada, con el agresor, exhibe el grado de envilecimiento existente, lo cual se convierte en un obstáculo para la articulación de una masa crítica que rete a los mandamases y sus huestes de esbirros y burócratas.
La conservación de esos esquemas mentales, basados en el acomodo y el sálvese el que pueda, indican que la emancipación definitiva se mantendrá a la espera de circunstancias más propicias que posibiliten las indispensables articulaciones. De lo contrario, habrá que esperar por la aparición de otros elementos causales, como la fracturación de los diferentes estratos del poder real a cuenta de la exacerbación de las rencillas internas por razones políticas o de otra índole, pero que en alguna medida desemboquen en una reorientación de las agendas.
Esto encierra el peligro de que las facciones vencedoras en una hipotética puja por el poder impongan sus puntos de vista al margen de una democracia real y una economía de mercado sustentada en el libre flujo de capitales y una legalidad a prueba de decretos que la condicionen o anulen.
Por el momento, sobran motivos para que el caos socioeconómico siga su curso ascendente. Lo que suceda en medio del afianzamiento del desastre hay que dejarlo entre signos de interrogación.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Continue Reading

Petición en Change.org exige al gobierno cubano abrir corredor humanitario

MIAMI, Estados Unidos.- “Ante la grave crisis sanitaria, de escasez de medicamentos, alimentos y productos de aseo en Cuba”, un grupo denominado Feministas cubanas creó una petición en la plataforma Change.org para exigir al gobierno de La Habana abrir un corredor humanitario para los cubanos en la Isla.
De acuerdo a la petición, que ya cuenta con más de 1000 firmas, el objetivo es ayudar a las familias ante la crisis “causada por la deteriorada situación económica del país y la pandemia de la COVID-19”.
“Exigimos al Gobierno de Cuba que abra un corredor de vuelos humanitarios para que cubanos residentes en el exterior podamos viajar a Cuba y entregar productos de primera necesidad, sin restricciones aduanales, previa presentación de pruebas de estar vacunados contra la COVID-19”, reza el texto.
Según Feministas cubanas, las autoridades de la isla “tienen suficientes capacidades organizativas para implementar un protocolo para el ingreso de personas vacunadas”, además, “las tasas de vacunación en los Estados Unidos, y especialmente en Miami-Dade County, donde se concentra la mayor comunidad cubana fuera de la isla, superan actualmente el 40% y las personas vacunadas reciben un carnet de vacunación emitido por el CDC (Control de Enfermedades Contagiosas)”.
“Ante el rápido avance de la vacunación en Estados Unidos, la Unión Europea ha anunciado que pronto permitirá viajes no esenciales desde este país”, agregaron.
Así mismo, la petición critica que a pesar de que las aerolíneas Southwest, JetBlue y American actualmente estén vendiendo pasajes a Cuba, “las autoridades cubanas no permiten la entrada de estos vuelos, negando el derecho de ciudadanos cubanos a regresar al país en medio de una crisis humanitaria”.
Sin embargo, sí “han reanudado los vuelos a polos turísticos desde Rusia, donde la tasa de vacunación apenas sobrepasa el 8%, una cifra muy inferior a la de la mayoría de países europeos”, sentencia el texto.
El rebrote de casos de coronavirus en Cuba ha alcanzado en los últimos dos meses cifras récords, lo que ha dejado colapsado las instituciones de salud en varias provincias.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Continue Reading

Récord de refugiados y desplazados en 2020 pese a la pandemia

Pese a la pandemia, el número de refugiados y desplazados internos en el mundo siguió creciendo en 2020, alcanzando un nuevo récord de 82,4 millones, según datos publicados por la ONU. Se trata del noveno año consecutivo de aumento, un incremento que ha hecho que a día de hoy haya más del doble de personas desplazadas de manera forzosa que hace una década.

Continue Reading

Tras llegar a la meta del 70% de adultos vacunados, Nueva York levanta restricciones de covid-19

Nueva York levantará la mayoría de sus restricciones de covid-19 después de que el 70% de todos los residentes adultos hayan sido vacunados con al menos una dosis de una vacuna, anunció el martes el gobernador Andrew Cuomo. El año pasado, Nueva York se convirtió en el epicentro del nuevo virus, registrando más de 2 millones de infecciones y más de 53.000 residentes han muerto a causa de covid-19.

Continue Reading

La imagen del día: Un submarinista de la Guardia Civil española rescata a un bebé durante crisis migratoria en Ceuta

Entre las imágenes de miles de personas que desde el lunes intentan llegar a Ceuta, España, a través del agua, una ha impactado de manera especial. La de un submarinista de la Guardia Civil sosteniendo a un bebé de corta edad, al que salvó de morir ahogado y que está fuera de peligro. La escena se ha convertido ya en una de las instantáneas de la crisis diplomática.

Continue Reading

Estados Unidos aprueba la venta a Israel de misiles guiados

El gobierno de EE.UU. aprobó una venta de misiles guiados de precisión a Israel por 735 000 000 de dólares, lo que provocó protestas entre los legisladores demócratas. La Casa Blanca espera la aprobación de la Cámara de Representantes, tras notificar al legislativo sobre esta venta una semana antes de que se intensificaran las acciones violentas de Israel.

Continue Reading

Israel vuelve a bombardear la Franja de Gaza

Las Fuerzas Armadas de Israel informaron de nuevos bombardeos durante la madrugada de este sábado contra posiciones del movimiento de resistencia palestino Hamas en la Franja de Gaza, al término de una jornada sangrienta en Cisjordania. El ejército israelí anunció que había bombardeado una “oficina de operaciones” de Hamás cerca del centro de Gaza.

Continue Reading