corredor humanitario

¿S.O.S. Cuba?

¿De verdad? Si la señal es para salvar, comencemos por reclamar el levantamiento del bloqueo, ese que es un cerco a la realización posible de un camino que emancipa a los cubanos. Si de verdad nos quiere, ponga un somnífero al odio y al oportunismo; aparte lo que divide y comprenda que la familia está llena de nombres donde el bloqueo hace silenciosos agujeros.

En medio de una pandemia, que nos desgarra la vida, ¿cuál es tu mensaje de salvación? ¿Crear el escenario del caos para que la ayuda humanitaria se convierta en invasión en nombre de la libertad? Un corredor humanitario sepultó a Libia, y a otros tantos donde entraron más bombas que libertades. Y con Cuba, hay viejos sueños que se frotan las manos con uñas imperiales.

Si el propósito de la llamada urgente es para salvarnos, ahora que tenemos vacunas, arrímense proyectos que permitan que a tanta ciencia no la llenen de zancadillas, impedimentos financieros, cerrojos que no dejan entrar las jeringuillas. ¡Vamos entre todos a salvar a un mundo lastimado!

En momentos de escaseces, penurias, falta de medicamentos y dolor por todos lados, nunca olvide que el Gobierno del Norte vecino no hizo nada por aliviar a la familia cubana; alzó los discursos más hipócritas para hablar de libertad y preparó un festín por la muerte ajena, como quien le da tiempo al tiempo para que un pueblo se quede sin oxígeno ni consensos.

Es que el bloqueo viene acompañado de subversión política, campañas mediáticas, composición de listas que falsean la verdad, guerra cultural y simbólica. ¡Cuánto empeño de Goliat por arrebatar la honda a David! Por eso, si lanzas la llamada, no pidas bandera blanca o invitaciones a doblar rodillas, ven  a salvar la vida más allá de las diferencias; y no te pintes de cordero si de lobo es la piel que te define.

Cuando el río se vuelve oscuro y mezclado, los que no te quieren lanzan señales falsas, por eso hay que afinar el olfato para no ir directo al basurero. Hay un montón de problemas en mi país, y otro montón de victorias tan cotidianas que ya no parecen hijas de una proeza, pero si quieres ayudar, no me borres la memoria. Si lanzas un S.O.S. ven, pero para salvar juntos a la humanidad entera que hace aguas, entre la pandemia y la vida.

Continue Reading