Consultas médicas

Las ventajas de los pensamientos positivos

Una persona común y corriente tiene al día 60.000 pensamientos, pero el 99% de esos pensamientos o ideas, en general son negativos.  Por eso se necesita aprender a manejar o administrar la mente; es uno de los retos más importantes que debemos enfrentar para que la fuerza del pensamiento positivo, se imponga cuando ante cualquier circunstancia.

Alguien primero tuvo la idea feliz en su cabeza, como por ejemplo la televisión, y después convirtió esa idea en realidad. La fuerza de los pensamientos positivos, como este, crea valor real en nuestra vida y nos apoyan a fortalecer habilidades que duran toda la vida y nos hacen prosperar.

Los pensamientos positivos son útiles para alcanzar nuestros objetivos y metas, pero también mejorar nuestro bienestar espiritual y material. Pero para mantener esa manera de pensar a pesar de las dificultades es vital conquistar el hábito de cultivar pensamientos positivos.

UN COMIENZO

Observar nuestros pensamientos y analizar de qué es lo que estamos pensando en cada instante es una costumbre muy poco practicada.  La mayoría de personas piensa que los pensamientos surgen de manera fortuita.

Para hacer un cambio favorable se debe tener en cuenta que, aunque todos los días no tienen que ser buenos, podemos conseguir algo bueno todos los días.

UN PASO MÁS ADELANTE

Existe la llamada ciencia del “pensamiento positivo”. Para algunos puede sonar cómo algo abstracto o inútil, que no entra en las cuentas de un mundo competitivo donde hay que ganar por encima del otro. Pero aprender a cuidar y observar nuestros pensamientos va más allá de una moda. Es toda una filosofía de vida.

No es la mente quien nos gobierna, sino nosotros somos quienes administramos esa mente.  Entonces es fundamental la importancia de vivir en el momento presente, el ahora, y dejar a un lado los pensamientos atormentantes del pasado o del futuro. El cerebro, siempre va a buscar permanecer en la zona de confort, es decir repitiendo las ideas o pensamientos que tuviste el día anterior. Es una forma de ahorrar energía pues se gastan más generando nuevas ideas en el presente.

Nuestros pensamientos construyen nuestra realidad y hay investigaciones científicas que señalan que la fuerza del pensamiento positivo, genera mucho más bienestar en la salud emocional de los individuos.

EMPEZAR POCO A POCO

En investigaciones científicas se ha demostrado cómo es posible observar nuestros propios pensamientos y reconocer cómo estos inciden en nuestros estados de ánimo. Y así vemos como un pensamiento negativo, produce inmediatamente en el torrente sanguíneo una información y está información se apodera de nuestro estado emocional y se empieza a generar grandes cantidades de cortisol, hormona del estrés.

Los pensamientos negativos, producen emociones que producen una pérdida del equilibrio en nuestro bienestar y solo planifican el cerebro para desarrollar su papel fundamental que es la supervivencia; y eso hace que se genere una gran cantidad de cortisol, hormona del estrés que le impedirá a la persona ver nuevas posibilidades para reaccionar ante una situación estresante, y para que vuelva a estabilizarse se necesita entre 6 a 8 horas.

Por eso, es fundamental observar los propios pensamientos y convertirse en un moderador de la propia mente, de forma tal que los pensamientos negativos irracionales de duda, o temor, sean eliminados si darle albergue en nuestros pensamientos ni por un solo instante y solo albergar pensamientos positivos de satisfacción por lo alcanzado y por lo que aún está por venir gracias a nuestro propio esfuerzo.

Continue Reading

La actividad sexual entre los estilos de vida saludables (+ video)

La actividad sexual no es un tema prohibido o tabú, se trata de algo fisiológico para todos los seres humanos, tal como la alimentación o el sueño; además, es una manera saludable de prevención de enfermedades pues ayuda a mejorar el estado físico, a aliviar dolores, a cuidarse el corazón, a nivelar la presión arterial y hasta es ventajoso para alargar los años de vida.

ÚTIL PARA TODOS

La actividad sexual es una manera de practicar ejercicios físicos, tal como salir a correr o a caminar. Los latidos cardiacos durante el acto sexual se pueden incrementar de 70 a 150 por minuto, lo mismo que sucedería durante una práctica deportiva. Además, mantener relaciones de pareja tres veces por semana permite hasta quemar 600 calorías en cada una de ellas y mantenerse en el peso a lo largo del tiempo.

Diferentes investigaciones comprueban que la práctica sexual disminuye las jaquecas y los dolores en general, pues antes del orgasmo se acrecientan los niveles de la hormona oxitocina, que a su vez libera endorfinas que alivian los dolores de cabeza y los corporales.

Durante el clímax o justo antes, el nivel de la hormona llamada DHEA en la sangre es 5 veces mayor a lo normal. Este esteroide está presente en las mujeres y en los hombres también. Niveles altos de DHEA se vinculan a la mayor longevidad, la mejoría del humor en general y hasta una importante recuperación de los estados depresivos.

MEJORÍA CARDIOVASCULAR

La actividad sexual alarga los años de vida. Una investigación de una universidad extranjera, comparó a cerca de mil personas con similar edad y condición de salud, y determinó que aquellas que tuvieron la mayor frecuencia de relaciones de pareja mostraron un índice de mortalidad de la mitad que quienes tenían sexo muy de vez en cuando.

Otro estudio analizó la relación entre estrés y presión sanguínea y logró asociar la reducción de la presión diastólica con la frecuencia de relaciones sexuales, pues la cantidad de abrazos que recibe una mujer pudo correlacionarse con una disminución de su presión sanguínea.

Las prácticas amatorias estimulan la actividad de varios órganos del cuerpo, incluso el corazón. Según un estudio de otra universidad, quienes tuvieron relaciones de pareja dos o más veces por semana redujeron el riesgo de un infarto cardíaco a la mitad, comparado con quienes lo realizaron una vez al mes.

EL IMPORTANTE SISTEMA INMUNOLÓGICO EN LOS TIEMPOS ACTUALES

Tener práctica sexual con sistematicidad, es decir dos o tres veces por semana, beneficia el sistema inmunológico. Según un estudio de una universidad norteamericana tener esas relaciones con la frecuencia debida incrementa los niveles de un anticuerpo llamado inmunoglobulina A, el cual nos protege de contraer infecciones y resfriados.

PARA HOMBRES

Como las enfermedades prostáticas son el resultado de las secreciones inadecuadas de esa glándula, la actividad sexual regular elimina esos trastornos. De acuerdo con los últimos estudios, eyacular con la frecuencia requerida puede servir para disminuir los peligros de padecer cáncer de próstata.

PARA MUJERES

Las mujeres, luego de practicar sexo, producen dos veces más cantidades de estrógenos y de una hormona promotora de juventud conocida por sus siglas en inglés como DHEA, que aporta suavidad a la piel y brillo al cabello. También se produce transpiración que es la forma natural de la piel para eliminar impurezas y destupir los poros.

Durante las prácticas amatorias se ejercitan los músculos abdominales y ambos glúteos. Todos ellos sostienen la parte baja de la espalda, y si estos músculos están fuertes y en buenas condiciones mejorará la posición de la espalda, de la postura en general y la figura se verá mejor adelante y atrás.

Muchas mujeres después de dar a luz, o con el paso de los años, notan que a veces al estornudar, toser, reírse, tienen dificultad para controlar la micción. Eso es debido a la debilitación de sus músculos pélvicos. Existen ejercicios que los especialistas recomiendan para solucionar esta situación, y son los mismos que se utilizan al tener actividades sexuales.

AFECTO EN LA PAREJA

El amor y el afecto puede aumentar el nivel de oxitocina, una hormona que aumenta el deseo sexual y los sentimientos de afecto hacia otro, sobre todo después de llegar al orgasmo. Después del clímax se nota que se ama más a la pareja o que la vida nos sonríe y eso es gracias a la oxitocina liberada.

Otra universidad norteamericana ha publicado un manual con más de 230 razones para tener sexo, en el cual se incluye una subida de la autoestima, ya que tener relaciones íntimas nos hace sentir mejor sobre nosotros mismos, nos vemos más bellos, ambicionados, nos apacigua y nos ofrece felicidad.

ESTRÉS Y SUEÑO

En un estudio publicado en una revista europea se analizaron 24 mujeres y 22 hombres que mantuvieron un reporte de su actividad sexual y fueron mostradas en situaciones de estrés, tal como hablar en público. El estudio descubrió que aquellas personas que mantenían más relaciones sexuales se manifestaban mejor frente al estrés.

La liberación de la hormona oxitocina también mejora e induce al sueño de manera natural. Además, el buen sueño está vinculado con una vida más sana y el alivio de varias alteraciones físicas como la presión arterial. Después de hacer el amor, la mayoría de las personas se duermen profundamente.

Continue Reading

Para controlar tu apetencia exagerada por lo dulce (+ video)

Muchas personas pueden tener algún antojo por lo dulce algún que otro día, pero cuando esa necesidad es constante y estos alimentos pasan a ser una parte muy importante de la dieta, surge un mayor riesgo de sufrir quebrantos en la salud.

De manera normal, el cuerpo necesita de la glucosa para funcionar correctamente, o sea, el azúcar que procede de los alimentos que comemos y que también se forma y almacena dentro del organismo, porque es la principal fuente de energía de las células y llega a todas ellas a través del torrente sanguíneo.

La ansiedad por lo dulce puede aparecer, por ejemplo, cuando nos mantenemos mucho tiempo sin comer. En este caso nuestro cuerpo experimenta una disminución en los niveles de glucosa en sangre y entonces el cerebro enviará una señal indicando que es necesario restaurarla a través de la alimentación.

UNA FORMA INTELIGENTE

Para eso, se puede optar por variables saludables, como frutas, vegetales o cereales preferentemente integrales, pero lo frecuente es seleccionar alimentos azucarados o ultraprocesados, pues son de fácil digestión. Esto hace que al cerebro llegue de forma rápida una señal de satisfacción al reponerse energía.

Otro elemento que puede desencadenar ansiedad por lo dulce son ciertas emociones, como el estrés. En este caso, el organismo libera una hormona encargada de prepararnos para reaccionar ante situaciones de peligro, llamada cortisol. Al generar esta hormona, el cuerpo emplea mucha energía, por lo que envía constantes señales de reposición que desembocan en una ingesta de productos azucarados. Esto provoca que la glucosa llegue rápido al torrente sanguíneo, causando una desproporción de azúcar en sangre. Para equilibrar este exceso, el organismo produce una hormona llamada insulina, que se encarga de digerir la glucosa e introducirla en las células.

Este mecanismo puede desencadenar un descenso en los niveles de azúcar, dando lugar a que todo este proceso se repita una y otra vez.

El consumo frecuente y excesivo de productos altamente azucarados o ultraprocesados para reponer energías puede volver a la insulina menos eficiente, conduciendo a una resistencia y aumentando el riesgo de diabetes.

Esta ingesta también puede causar sobrepeso u obesidad, así como problemas cardiovasculares.

ACCIONES PARA DISMINUIR EL AZÚCAR EN LA DIETA

Una vez satisfecho, el cerebro genera endorfinas que dan una sensación de felicidad. Sin embargo, estas tendrán un efecto limitado, pues los alimentos que habitualmente se utilizan para obtener energía son de fácil digestión y eliminación.

Para calmar la ansiedad por lo dulce lo ideal es elegir carbohidratos complejos, puesto que tardan en digerirse y evitan los picos de subida y bajada de azúcar en sangre, alimentos que sean ricos en hierro, un mineral esencial para estabilizar las estructuras y funciones cerebrales, y fibra, pues aumenta la sensación de saciedad y extiende los períodos de llenura entre comidas.

Para ello se puede optar por diversas frutas o vegetales como acelga, aguacate, avena, boniato, brócoli, calabazas, cítricos, espinaca, legumbres, papa, yogures o zanahorias, entre otros.

También es útil organizar las compras y realizarlas con la barriga llena, para seleccionar correctamente los productos que formarán parte de la dieta y no caer en consumir lo primero que viene a la cabeza muchas veces guiado por la ansiedad por lo dulce o el hambre del momento.

Además, al adquirir las mercancías, se debe limitar o eliminar los productos ultraprocesados, como dulces o helados, y el azúcar agregado como la que se añade al café, y elegir alternativas más saludables, como son los edulcorantes artificiales.

Incluso, el agua muchas veces puede ser la respuesta a la necesidad por algo dulce y de paso se aprende a practicar una correcta hidratación.

COMIDAS CON HORARIOS

Saltar las comidas diarias provoca largos períodos de tiempo sin consumir alimentos, y este es uno de los principales motivos por los que el cerebro envía señales para reponer energías.

Cumplir con el desayuno, almuerzo y comida, además de disponer de meriendas saludables para los períodos entre comida, como una fruta, ayudará a mantenerte saciado y saludable, previniendo las alteraciones bruscas en los niveles de azúcar en sangre.

El estrés es un factor de riesgo de la ansiedad por lo dulce, por lo que mantenerlo bajo control es una buena opción para prevenir el impacto de los azúcares.

Otra buena opción para relajarse y mantenerse sano es hacer deportes. La actividad física disminuye el riesgo de antojos por lo dulce y combate su impacto sobre la salud.

Continue Reading

Alimentos que pueden arrugar la piel y cómo resolverlo (+ video)

Las arrugas son resaltos o pliegues que se forman en la piel, y ella pierde su tersura y uniformidad. Lo más frecuente es que aparezcan como consecuencia de los procesos de envejecimiento, aunque también pueden ser temporales, como, por ejemplo, si se somete a la piel a una inmersión prolongada en agua; otros factores capaces de influir en su aparición pueden ser genéticos, por disminución de colágeno de la piel, por deterioro provocado por el sol, por humedad del ambiente, por exposición constante al viento, por fumar o por tener una deficiente hidratación.

Algunas personas, en su intento por demorar la aparición de arrugas y el impacto de los años, humectan y limpian su piel con cremas nocturnas, evitan una exposición excesiva al sol y mantienen una dieta saludable.

Si bien no existen alimentos específicos contra el paso del tiempo, que ya hayan sido comprobados por los especialistas, sí se puede eliminar o disminuir el consumo de algunos de ellos que, de manera evidente, resultan dañinos para la piel.

ALIMENTOS DAÑINOS PARA LA PIEL

Entre los alimentos dañinos para la piel se encuentran las carnes rojas, pues si bien son ricas en minerales y vitamina B, también favorecen la aparición de radicales libres, moléculas inestables que pueden afectar a las células y disminuir la capacidad de la piel para crear colágeno, una sustancia rica en proteínas. Para compensar este efecto, los expertos aconsejan consumir frutas y verduras ricas en antioxidantes, elementos capaces de neutralizar los radicales libres.

Con relación a la comida salada, los altos niveles de sodio promueven la retención de líquido y provocan un aspecto hinchado. Una forma de resolver este problema es observando las recomendaciones sobre el consumo de sal diario, que restringen su ingesta a una cucharadita diaria. También se puede consumir alimentos frescos en lugar de los precocidos o en conservas que contienen mucho sodio.

La margarina es un sustituto de la mantequilla y tiene una significativa cantidad de grasas trans o hidrogenadas, culpables de un mayor daño oxidativo y enemigas de una buena hidratación. Esto causa resequedad en la piel, aumento de su grosor, y, por lo tanto, colabora con la aparición de arrugas.

Los productos procesados también pueden aumentar el riesgo de inflamación de la piel y arrugas, y entre ellos se encuentran las papas fritas y las salchichas. También son un peligro la cantidad de sal y conservantes que tienen estos productos para la salud del corazón. Además, si estas sustancias se exponen al aceite a altas temperaturas, ayudan a la aparición de radicales libres.

La cafeína suele asociarse al café, pero también se puede encontrar en refrescos y energizantes. La cafeína es un diurético y, como tal, favorece la eliminación de líquido del cuerpo. Esto puede aumentar el riesgo de deshidratación de la piel, tornándola ensombrecida y favorable a las arrugas. Los especialistas no hablan de eliminar el café diario, pero si reducir su consumo a una o dos tomas diarias, así como evitar los refrescos o energizantes que contengan cafeína.

También tenemos al alcohol, pues puede afectar el funcionamiento del hígado; evita que elimine las toxinas que afectan la piel. Esto puede causar una serie de problemas, como acné, arrugas y pigmentación desigual. El alcohol también absorbe del cuerpo la vitamina A, un antioxidante que es fundamental para la renovación celular. Por ello, los expertos recomiendan no beber o hacerlo en poca cuantía y de manera excepcional, y alternar cada bebida alcohólica con agua.

Al referirnos a los dulces no solo hablamos de los de dulcería o los hechos en casa, pues las bebidas azucaradas en exceso también pueden significar un riesgo. Si las personas consumen mucha azúcar, más del 10 % de la ingesta calórica diaria, afectan a las proteínas y, por lo tanto, al colágeno y la elastina, que permiten que la piel se vea suave, flexible y libre de arrugas.

ALIMENTACIÓN RECOMENDABLE CONTRA LAS ARRUGAS

Tanto la dieta conocida como DASH, así como la alimentación mediterránea, cuentan con un gran apoyo y reconocimiento por parte de los especialistas de salud. Estas y otras dietas saludables y equilibradas incluyen muchos vegetales, frutas, grasas saludables como el aceite de oliva o de canola, pescado, semillas y lácteos.

Aunque la evidencia científica sobre sus propiedades rejuvenecedoras aún no es suficiente, su consumo habitual se vincula a una mejor salud del corazón y del cerebro, buen rendimiento físico y mental, y mayor longevidad.

Continue Reading

El cerebro ante el estrés (+Video)

Para todos es imprescindible conocer qué pasa en el cerebro cuando se padece de estrés, sobre todo si hay un analfabetismo emocional, pues en estos casos se sigue cuidando muy poco la salud emotiva.

El estrés no solo actúa a nivel físico generando que los estresados estén más nerviosos, que aumenten la sudoración, sufran de modificaciones del sueño, etcétera, pues también provoca una serie de consecuencias en gran parte en nuestros procesos cognitivos y neuroquímicos.

CUANDO EL ESTRÉS ES CRÓNICO

El estrés crónico no es lo que ocurre en situaciones del estrés común transitorio, como puede ser el provocado por un susto intrascendente, sino cuando los factores estresantes son persistentes, agudos y no hay tiempo suficiente para la recuperación de esa situación.

La persona podrá sufrir una constante percepción de peligro amenazador, provocando un estado emocional que estimulará la secreción inapropiada de glucocorticoides o la hormona conocida como cortisol u hormona del estrés, capaz de perturbar la química del cerebro; eso explica la sensación de extenuación, angustia, pena y amenaza. Por otro lado, disminuye la generación de dopamina, endorfinas y serotonina, las hormonas del placer, felicidad y bienestar.

DEMASIADA INFORMACIÓN

Resulta importante tener en cuenta que las personas actuales se sienten aplastadas de tanta información a través de las redes sociales y, por ende, por la falta de información veraz de fuentes profesionales, y eso contribuye a una fuerte contaminación emocional. A veces, las personas actúan de forma automática, oyen de todo y repiten todo, y no perciben cómo este cúmulo de informaciones va socavando su bienestar emocional y su salud mental; se va impregnado el subconsciente y esto debilita la capacidad cerebral para pensar y razonar por sí mismo. Y eso va dejando una huella en ese ADN emocional tanto en el plano personal como en el colectivo.

PERJUICIOS FÍSICOS

Cuando se sufre estrés crónico se producen alteraciones en las células cerebrales, según estudios de neurociencia, y se abre la puerta a la liberación de determinadas hormonas, pues el sufrimiento se transforma siempre en una respuesta bioquímica. Y también el cuerpo genera una reacción de adrenalina, que es la respuesta del cerebro, ante el sentido de supervivencia tanto frente a un ataque como de una huida.

También se producen cambios en las estructuras cerebrales donde ese estrés podría moldear estructuras como el hipocampo, zona del cerebro encargada de la memoria y las emociones; este se va reduciendo paulatinamente y, si el hipocampo pierde masa, puede ir disminuyendo la memoria y la capacidad de concentración y por ende no se puede planificar cosas a corto, mediano y largo plazo.

Se problematiza el aprendizaje y la persona estresada crónica comienza a presentar pequeñas pérdidas de memoria, y también tiene problemas para retener nueva información. Al perjudicar directamente las células neuronales, frena que estas efectúen nuevas conexiones y nuevas terminaciones nerviosas. Todo nos da más trabajo, estamos más agotados, más desorientados y todo ello es la acción directa de estas transformaciones en nuestra química cerebral.

Asimismo, la persona puede entrar en estados depresivos y se pierde el contento, la estimulación, las ilusiones y los ensueños por la vida. Las personas actúan de manera más lenta y son apáticas.

SOLUCIONES AL ESTRÉS CRÓNICO

Dado lo dicho anteriormente, a todo trance se debe evitar o solucionar las causas del estrés mantenido y no darles demasiada importancia a las cosas que no se lo merecen o que están fuera de nuestro alcance resolver, y eso depende del inteligente y buen juicio de la persona interesada. Pero, además, se debe buscar formas de disolverlo al practicar deporte, evadir la contaminación emocional, dormir bien, consumir alimentos saludables, meditar y aprender a gestionar las emociones.

Continue Reading