constitución

Perú: Gabinete ministerial incompleto jura ante Pedro Castillo

Un gabinete ministerial incompleto juró ante el presidente de Perú, Pedro Castillo, durante la medianoche de este jueves y con cerca de tres horas de retraso respecto a lo anunciado.
Quedó pendiente el nombramiento de los titulares de Economía y Finanzas, y de Justicia, que iban a ser asignados, según trascendidos de prensa, al economista Pedro Francke y al jurista Aníbal Torres, principal abogado que enfrentó las maniobras abogadiles usadas para escamotear la victoria electoral de Castillo.
Ambos se retiraron de la juramentación poco antes de la ceremonia, realizada en el Centro de Convenciones de Lima en medio de ataques, críticas y presiones sobre todo derechistas, contra la designación del nuevo primer ministro Guido Bellido.
Los impugnadores cuestionan al jefe de gabinete por una investigación en marcha por presunta apología del terrorismo, por declarar que los alzados del grupo Sendero Luminoso eran peruanos equivocados, comentario que es considerado delito por la drástica legislación nacional.
El jefe de Estado posesionó a 16 de los 18 ministros, entre los que destaca el titular de Relaciones Exteriores, Héctor Béjar, un veterano luchador social, guerrillero en su juventud y destacado académico y expreso político amnistiado por el gobierno de Juan Velasco Alvarado hace más de 50 años.
Como ministro de Defensa fue designado el abogado Walter Ayala; del Interior, el hasta hoy fiscal Anticorrupción Juan Carrasco, y de Educación el pedagogo Juan Cadillo, considerado uno de los mejores maestros del mundo.
La cartera de Salud fue encomendada al destacado médico y excongresista de izquierda Hernando Cevallos, y la de Desarrollo Agrario a Víctor Mayta, graduado en Ciencias Políticas y excandidato a parlamentario del ambientalista Frente Amplio.
La de Trabajo quedó en manos de Iber Maraví, dirigente social de la región centroandina de Ayacucho; la de Produccion en las de Ivan Quispe dirigente del FA de la región de Puno; y la de Comercio Exterior y Turismo, en las de Roberto Sánchez, presidente de Juntos por el Perú, aliado del gubernamental Perú Libre.
El Ministerio de Energía y Minas recayó en Iván Merino; el de Transportes y Comunicaciones en el técnico Juan Silva; de Vivienda lo ocupará el ingeniero constructor Geyner Alvarado; y de Culturas, el jefe del grupo político RUNA, Ciro Gálvez.
El despacho del Ambiente quedó a cargo de Rubén Ramírez, excandidato de Perú Libre; el de Desarrollo e Inclusión Social, de la vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, y el de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, de Anahí Durand, dirigente del partido Nuevo Perú, aliado de Perú Libre, por el que se postuló Castillo.
(Con información de PL)

Continue Reading

Una mujer indígena presidirá el órgano encargado de redactar una nueva Constitución para Chile

Elisa Loncón sostiene la bandera mapuche tras ser elegida como presidenta del órgano que redactará una nueva Constitución para Chile. Foto: Reuters.
Elisa Loncón, una mujer indígena, ha sido elegida este domingo como presidenta del órgano que redactará la nueva Carta Magna de Chile.
El nuevo texto, que deberá refrendarse en otro plebiscito en 2022, sustituirá al actual, heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y criticado por muchos por su corte neoliberal.
Loncón, una ligüista y activista mapuche -la etnia indígena mayoritaria en Chile-, ha sido elegida por mayoría absoluta en segunda vuelta, en la sesión inaugural de la convención que ha tenido lugar en el antiguo Congreso Nacional de la capital, un acto que se ha suspendido durante casi una hora por la protesta de un grupo de constituyentes.
Foto: Elisa Loncon.
“Quiero agradecerle a todo el pueblo de Chile por votar por una persona mapuche y mujer para cambiar la historia de este país”, ha celebrado Loncon, tras su elección, en idioma mapudungún y luego en español.
Primera Constitución en el mundo redactada por un órgano paritario
Con este acto, Chile ha dado el pistoletazo de salida a la redacción de la nueva Constitución, la primera en el mundo redactada por un órgano paritario y la primera del país en la que se incluirá a los indígenas, un grupo que supone el 12,8% de la población pero que nunca había sido reconocido en la ley fundamental.
Un grupo de constituyentes ligados a las protestas sociales de 2019 han irrumpido en el acto inaugural exigiendo el cese de la represión policial y pidiendo liberar a manifestantes detenidos, lo que ha obligado a suspender durante una hora la reunión.
Al grito de “No más represión”, varios constituyentes se han negado a sentarse mientras sonaba el himno al inicio de la ceremonia de la primera sesión de la convención, como muestra de apoyo a cientos de personas que se manifestaban a las afueras del antiguo Congreso Nacional y que fueron dispersados por la Policía.
“Tenemos familiares que han venido a acompañarnos y que están siendo reprimidos por la Policía. En el momento más hermoso de nuestra historia, nuevamente el Estado se comporta pésimo”, ha dicho la constituyente Elsa Labraña de la Lista del Pueblo, un grupo de ciudadanos independientes de izquierdas. “No vamos a empezar la ceremonia hasta que no nos aseguren que afuera no se dejó de reprimir a nuestro pueblo”, ha añadido la mujer, que ha salido a apoyar la marcha.
Cientos de personas se concentran en diversos puntos de la capital
Horas antes, cientos de personas, entre indígenas, estudiantes, profesionales y sindicalistas, se congregaron en diversos puntos de la capital para celebrar el inicio de la convención en ambiente festivo, aunque se produjeron algunos disturbios que la Policía trató de dispersar con vehículos lanza-aguas y botes de gas.
“Chile cambió y no podemos ser hipócritas. No podemos estar dentro de la convención haciendo como si no pasa nada mientras afuera la Policía reprime a la gente”, ha dicho el abogado Daniel Stingo, otro de los 48 constituyentes independientes.
La idea de redactar una nueva Carta Magna se gestó en 2019 como un acuerdo entre los partidos políticos para tratar de rebajar la mayor crisis social en tres décadas de democracia, que estalló con masivas marchas por un modelo socioeconómico más justo y que dejó al menos una treintena de fallecidos y miles de heridos.
Otra de las demandas de algunos constituyentes es conceder indultos a todos los detenidos durante esa grave ola de protestas. Según la Justicia, 26 personas seguían en prisión preventiva en enero de 2021 después de más de un año.
El órgano, compuesto por 155 personas, de forma paritaria -algo inédito en el mundo- y con 17 representantes de pueblos indígenas, ha elegido a su mesa directiva y tendrá hasta un año para redactar la primera Constitución que emanará de un proceso plenamente democrático en la historia de Chile.
(Con información de RTVE/EFE)

Continue Reading

Chile inaugura este domingo la Convención Constitucional que redactará nueva Carta Magna

Los chilenos reclaman en las calles un nueva Constitución. Foto: Reuters.
Los chilenos vivirán este domingo una jornada calificada de histórica, con la sesión inaugural de la Convención Constitucional que redactará la nueva Carta Magna, la cual sustituirá a la impuesta en 1980 en plena dictadura.
Por primera vez el país tendrá una ley fundamental que será redactada con plena participación popular, ya que los 155 integrantes de la Convención fueron elegidos democráticamente por la población en las elecciones del 15 y 16 de mayo pasado.
Ese grupo se caracteriza por tener paridad de género, incluir a representantes de los diez pueblos originarios reconocidos oficialmente y contar con una mayoría de independientes, surgidos directamente de la población.
Para las 10:00 hora local, está previsto el inicio de la sesión de apertura de la Convención, con la asistencia de los 155 constituyentes, en los jardines del ex Congreso Nacional, en el centro de esta capital.
Su realización en el exterior del vetusto edificio responde a las medidas sanitarias a causa de la pandemia de Covid-19, con el propósito de mantener un adecuado distanciamiento físico entre los participantes.
Un aspecto fundamental del programa será la elección de la Mesa Directiva, para lo cual parece haber consenso de que la presida una mujer, y aunque se han barajado varios nombres, todo indica que pudiera resultar la intelectual mapuche Elisa Loncón.
La propuesta de la reconocida académica de la universidad de Santiago y lingüista de 58 años, partió de los siete representantes de ese pueblo originario que forman parte de la Convención Constitucional, lo que cuenta con el respaldo de otros delegados.
Asimismo el izquierdista Frente Amplio presentó la propuesta del abogado constitucionalista Jaime Bassa para sumarse como vicepresidente en la mesa directiva.
No obstante, todo indica que la Convención iniciara sus sesiones con su reglamento aún por definir, lo cual será punto clave de las primeras jornadas de trabajo
Para este domingo numerosas organizaciones sociales, partidos y grupos de constituyentes realizarán ceremonias, actos y marchas en dirección al centro de la urbe, como demostración de respaldo a la Convención.
Los promotores de esas acciones han expresado la importancia de ‘rodear de pueblo’ las sesiones del cónclave, y que se plasmen en la nueva ley fundamental los principales reclamos para el cambio del actual modelo neoliberal por otro más inclusivo y social.
Así, están previstas actividades en al menos nuevos puntos de esa urbe, casi todas con el objetivo final de marchar hasta las cercanías del ex Congreso Nacional, aunque las autoridades dispusieron de un perímetro de seguridad y el cierre desde este sábado de las calles aledañas.
A partir de hoy la Convención Constitucional dispondrá de nueve meses, prorrogables por otros tres, para la redacción de la carta magna, que deberá ser aprobada en un plebiscito con voto obligatorio.
(Con información de PL)

Continue Reading

Palabras descontextualizadas

La línea previa
Exactamente sesenta años atrás, en un salón de la Biblioteca Nacional, el líder del gobierno revolucionario, Fidel Castro, concluyó una serie de reuniones con figuras de las artes y las letras. Su intervención final, bajo el nombre Palabras a los intelectuales, es presentada como la base de la política cultural revolucionaria. Sin embargo, fue mucho más que eso.
Apenas dos meses antes, en abril de 1961, había sido declarado el carácter socialista del proceso. La Revolución cubana no fue concebida y dirigida por un Partido —como ocurriera con la soviética—, pero, desde muy temprano, dirigentes del Partido Socialista Popular (PSP) se convirtieron en funcionarios clave en áreas donde se decidía sobre la producción cultural y simbólica.
Y si algo sabían bien los dirigentes comunistas era recabar disciplina y posicionamientos incondicionales ante lo que denominaban la línea del Partido. Palabras a los intelectuales se adelantó en cuatro años a la refundación, sobre nuevas bases y dirección pero también sobre antiguos dogmas, del Partido Comunista de Cuba (PCC) en 1965. Pero con ellas, desde junio del 61, quedó establecida la futura línea ideológica partidista en sus relaciones con el sector, que ha permanecido con pocos cambios hasta hoy.
Un Partido único —que no tiene siquiera facciones—, requiere mantener controlada la opinión de la ciudadanía. Es condición sine qua non para una existencia prolongada y sin disturbios. La intelectualidad es, por lo general, la avanzada díscola de aquella, de ahí que las relaciones de subordinación de los intelectuales a esa disciplina sean esenciales.
Las consecuencias posibles de esa relación no eran desconocidas entre nosotros. En fecha tan temprana como 1930, el joven Juan Marinello publicó su ensayo Sobre la inquietud cubana. La intelectualidad insular se hallaba entonces en el centro de una encrucijada histórica, pues al combatir la tiranía machadista tenía tres caminos ante sí: subordinación al imperialismo, fascismo o socialismo.
Juan Marinello
Su perspectiva sobre la experiencia soviética —que sopesada con interés en los inicios fue criticada en la medida que el estalinismo se entronizó—, sometió a debate el tema de la libertad de creación en el socialismo. Esto generó las siguientes interrogantes de Marinello:
«Y, llegados a ese falansterio de nuevas proporciones y de nuevo tipo, ¿tendremos la libertad esencial, la que nos movió desde su encierro a echar abajo las dominaciones dolorosas? ¿No habremos entrado, queriendo salir de ella, en una cárcel de hierros invencibles porque todos seremos hierros en nosotros mismos?».
Dudas muy razonables estas, que tendrían respuesta en 1934, con la celebración en la URSS del Primer Congreso de Escritores Soviéticos. Dicho cónclave impuso límites estrictos a la creación artística e intelectual, condenó al ostracismo a destacadas figuras de la literatura y el arte, como Mijaíl Bulgakov, Serguei Eisenstein y Yuri Olesha, entre otros; creó una Comisión de Arte y Literatura presidida por Stalin y un premio con su nombre.
Cuatro años más tarde, en 1938, el primer Partido Comunista de Cuba fue legalizado. Con los nombres de Unión Revolucionaria Comunista (1939-1944) y PSP (1944-1953), se mantuvo durante quince años, hasta su prohibición por Batista. En esos tres lustros participó en el sistema parlamentario, con representantes en la Cámara y el Senado, órganos oficiales de prensa y una política cultural muy activa aunque poco estudiada.[1]
Sus transformaciones, derivadas de cambios políticos y alianzas coyunturales —que se explican por el comienzo de la II Guerra Mundial, la entrada de la URSS en ella, la postguerra y la Guerra Fría—, provocaron que tanto su política cultural como la crítica artística, funcionaran cual escenario de negociación.
Su vínculo con los intelectuales se subordinó más a consideraciones políticas, estratégicas y tácticas que a percepciones estéticas; de ahí sus abruptos cambios y el modo que osciló, entre actitudes plurales y dogmáticas, a lo largo de esos años.
Cuba fue el único país capitalista del hemisferio occidental en que un partido comunista llegó a ser parte actuante de su sistema parlamentario, incluso durante el período de Guerra Fría. No obstante, el PSP era uno más dentro de un sistema político en el que coexistían otros, algunos con bases populares más amplias, de ahí que los comunistas aprendieran a ejercer la negociación política. Eso cambiaría después de 1959.
¿Qué se dirimía en junio de 1961?
Si se analizan las Palabras a los intelectuales vinculadas a su contexto —el de una revolución recién nacida, con apoyo mayoritario no solo por las medidas tomadas en beneficio de las mayorías, sino por las promesas futuras; en una nación amenazada y atacada por una potencia vecina mucho más poderosa— se entiende la necesidad de garantizar, por parte del gobierno, el apoyo de un sector como el intelectual, que es, por su naturaleza, rueda de trasmisión entre él y la ciudadanía.
Vistas en perspectiva, el famoso fragmento de la intervención de Fidel, citado hasta el infinito —«dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada, porque la Revolución tiene también sus derechos y el primer derecho de la Revolución es el derecho a existir y frente al derecho de Ia Revolución de ser y de existir, nadie»—, camuflaba, lo hace aún, que lo que se dirimía allí en realidad era el derecho del gobierno a tomar decisiones sin ser abiertamente confrontado por parte de la intelectualidad.  

Se olvida, sin embargo, que a continuación de esa frase seguía esta: «Por cuanto la Revolución comprende los intereses del pueblo, por cuanto la Revolución significa los intereses de la Nación entera, nadie puede alegar con razón un derecho contra ella».
Entonces, no era un posicionamiento a elegir entre la política y la creación artística. Tampoco un cheque en blanco el que se entregaba y en el cual se cedían de por vida el pensamiento crítico y la capacidad de interpelación de los intelectuales y de los ciudadanos al poder, como parecen creer algunos.
De acuerdo a la frase completa, la Revolución exigía esa incondicionalidad porque también reconocía obligaciones y compromisos: comprender los intereses del pueblo y los intereses de la Nación.
A tenor con ello, más importante que determinar el significado de los conceptos dentro y fuera, como posturas de los intelectuales respecto a la Revolución, sería pertinente analizar si la Revolución, tras seis décadas de pronunciado este compromiso, lo ha cumplido cabalmente.
Las revoluciones son procesos coyunturales que se caracterizan por su corta duración, que implican la toma del poder y la creación de nuevos mecanismos de gobierno. El breve período de una revolución se distingue por la desarticulación de las estructuras económicas, sociales, políticas y culturales; muchas decisiones son espontáneas, carecen de tiempo para el análisis antes de su aplicación, y por ello pueden ser desorganizadas y experimentales. No puede haber, por tanto, una revolución que dure sesenta y dos años, mucho menos sesenta y dos mil milenios.
¿Qué se dirime en junio de 2021?
El 28 de junio, hace apenas dos días, se organizó un homenaje que recordaba la intervención de Fidel. Fue en el mismo salón de actos de la Biblioteca Nacional, pero seis décadas después y en un contexto diferente.
Ahora no se trata de una revolución recién nacida, con inmenso apoyo popular y con promesas al futuro. Se trata de una revolución que fue ahogada por un modelo de socialismo burocratizado. De un proceso en crisis dirigido por un grupo de poder que ha sido reacio a reformas que él mismo diseñara y anunciara desde hace trece años. De un anunciado Estado socialista de derecho que solo existe en la letra de una Constitución inviable.
El azote de la pandemia y la hostilidad desmedida del gobierno norteamericano, agravan hasta lo dramático antiguos errores y determinaciones jamás corregidos.

Dentro de la Revolución todo significa que lo único que no está en discusión es la Revolución. No es ella un hecho en disputa. Es el hecho mismo, la razón de ser de aquel encuentro. #PalabrasALosIntelectuales #FidelPorSiempre pic.twitter.com/xBSggsU5xT
— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) June 29, 2021

La intervención de Miguel Díaz-Canel, presidente y desde hace poco primer secretario del Partido, es ejemplo de tal crisis. Un discurso correcto en su forma pero absolutamente inconveniente en su contenido. Un político debe saber trascender ideas ajenas y épocas pasadas.
En 2017, cuando se valoró la posibilidad de un cambio generacional, antes de que se produjera su nombramiento, escribí:
«El posible reemplazo de la primera figura en la dirección del país, prometido para el próximo año, pudiera utilizarse como ícono de cambios, cuando en realidad una simple sustitución de la dirigencia no echa por tierra una filosofía del inmovilismo.
Hay que detectar lo real detrás de lo aparente, y a mi juicio lo aparente es el cambio político, pero manteniendo todo lo demás que sería lo real; es decir, la carencia de un método científico en la planeación de las transformaciones económicas y la existencia de una filosofía escolástica sobre la historia y su devenir, que apela a la pasividad, el conformismo y la incapacidad de reacción para convertir a Cuba en todo lo que los conceptos anuncian: una nación “soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible”».
Hacía votos por equivocarme en aquel momento, desgraciadamente no ocurrió así. Según el presidente/primer secretario: «Hoy estamos como hace sesenta años, hablando de arte y de cultura, de creadores y artistas, de obras y de públicos, mientras el mundo arde afuera».
Si por el mundo entiende el ámbito que existe fuera de ese salón de reuniones, está bien. Si cree que Cuba no es parte de ese mundo que bulle de insatisfacciones y necesidades, está equivocado.
Su insistencia en la secuencia inalterable del proceso se evidencia en la aseveración de que: «La reunión de la biblioteca nacional tuvo una continuidad en el tiempo que llega hasta nuestros días». Ello hace contradictoria esta otra afirmación: «Luchamos todos los días contra el inmovilismo, la parálisis y los posibles retrocesos».
Dice el máximo dirigente: «Para empujar un país hay que leer muchos números»; sin embargo, también apunta:
«Leo todos los días algún post o análisis pidiéndonos liberar las fuerzas productivas, ¿en serio creen que nos interesa atarlas, contenerlas o frenarlas? ¿Cuál es la fórmula mágica por la que creen que podemos, con un decreto presidencial, hacer que todo funcione y broten bienes y productos del cuerno de la abundancia?».
Quizás si el mandatario no creyera que «La Cultura es lo primero que hay que salvar», y se percatara de que sin resultados económicos no se puede salvar la cultura ni ninguna otra cosa en este país, y atendiera a los excelentes economistas que llevan décadas alertando y proponiendo cambios concretos, tendría una fórmula, no mágica pero sí científica.

Dentro de la Revolución sigue existiendo espacio para todo y para todos, excepto para quienes pretenden destruir el proyecto colectivo. #PalabrasALosIntelectuales pic.twitter.com/KdJhanx6eY
— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) June 29, 2021

A su afirmación de que: «Hemos apostado a la innovación, a la ciencia, al talento y a la disposición del pueblo para enfrentar los múltiples desafíos que entraña avanzar rompiendo monte en cueros, como los cimarrones, como los mambises, como los rebeldes»; se le pueden objetar dos aspectos:
1) Los informes sobre inversiones en Cuba demuestran la escasa proporción de ellas en el ámbito científico, y 2) no todos avanzamos rompiendo monte en cueros, quizás a esto se deba la poca prisa y las muchas pausas en cambiar todo lo que debe ser cambiado.  
Considera el presidente/secretario que se honra con estas palabras:
 «“Dentro de la Revolución” sigue existiendo espacio para todo y para todos, excepto para quienes pretenden destruir el proyecto colectivo. Así como Martí excluyó de la Cuba con todos y para el bien de todos a los anexionistas y en sus Palabras en 1961 Fidel separó a los incorregiblemente revolucionarios, en la Cuba de 2021 no hay cabida para los anexionistas de siempre ni para los mercenarios del momento».
¿Cómo puede manipularse el pensamiento martiano y sentir honra? ¿Cómo puede una persona con su responsabilidad política regodearse con ligereza en clasificaciones que estarían bien para Humberto López pero que en él son imperdonables? ¿Cómo referirse a un proyecto colectivo desde el elitismo que no da cabida a la participación política en él?
Sesenta años después, es posible constatar que aquella negociación de 1961 no fue cumplida. La Revolución, entiéndase el Gobierno, no ha logrado, en el largo plazo, representar los intereses del pueblo, ni los de la Nación. De modo que podemos alegar con razón nuestro derecho a recuperar, ya lo estamos haciendo, la capacidad de interpelación de los intelectuales y de la ciudadanía frente al poder. Eso es lo que se dirime hoy en Cuba.
***
[1] Lo más completo sobre el tema: Yinela Castillo: «La Política Cultural del Partido Comunista de Cuba reflejada en el periódico Noticias de Hoy entre 1938–1948», y Liset Hevia: «La crítica artística en las páginas del periódico Noticias de Hoy entre 1938–1948», Tesis presentadas en opción al título académico de Máster en Estudios Históricos y Antropología Sociocultural, Universidad de Cienfuegos, 2017.

Continue Reading

La peligrosidad social en Cuba

La propuesta de Ley de Procedimiento Penal refiere que el nuevo Código Penal modificará lo relativo al estado peligroso, ya que contraviene el principio de lesividad social que habrá de sustituir como fundamento penológico al de peligrosidad.

Continue Reading

Las quejas que la Fiscalía cubana ignora

El 22 de febrero de 2021, luego de que Humberto López expusiera en la televisión nacional cubana a dos menores de edad acusados de cometer delitos, el joven habanero Leonardo Fernández Otaño presentó una queja formal ante la Fiscalía General de la República (FGR). Las motivaciones que impulsaron a Fernández Otaño a presentar la queja […]
La entrada Las quejas que la Fiscalía cubana ignora se publicó primero en elTOQUE.

Continue Reading

Parejas: el derecho a no firmar

Cuando Julio supo que tenía un cáncer sin muchas esperanzas le pidió a Midiala que, si moría, custodiara su obra como pintor. Entre los tratamientos y la rapidez del deterioro, ninguno de esos planes quedó siquiera por escrito. Midiala se vio sola apenas dos meses después, y tuvo que enfrentar un largo litigio legal por el derecho a cumplir el pedido de quien fue siempre su “novio”.

Continue Reading

El Pueblo habló ¿Cachai?

El hecho político más importante de estas elecciones, a mi juicio, es la victoria comunista en la comuna de Santiago, el corazón de la República. Una joven de 30 años, Irací Hassler Jacob, economista, es la primera alcaldesa comunista del antiguo bastión del conservadurismo. En dimensión más amplia de análisis, la victoria de los independientes en la Convención Constitucional es un hecho resonante. Tendrán el 57% de los 155 convencionales. Las listas que los representaron, en general, suscriben un programa de avanzada social y de rechazo a los partidos tradicionales.

Continue Reading