Combatientes de la Revolución

Falleció el combatiente del Moncada Pedro Gerardo Gutiérrez Santos (+ Video)

Foto: Tomada de Internet

El destacado combatiente revolucionario Pedro Gerardo Gutiérrez Santos falleció en la mañana de este domingo 1ro. de agosto de 2021, a causa de un tromboembolismo pulmonar, a la edad de 92 años.
Nació el 19 de octubre de 1928 en Calabazar, de origen muy humilde. Sus estudios primarios y secundarios transcurrieron en esa localidad y alcanzó la enseñanza media superior.
Desde 1952 se incorporó a las actividades revolucionarias contra la tiranía batistiana. Formó parte de la célula del Movimiento 26 de julio en Calabazar, bajo el mando de Pedro Trigo López. Mantuvo una permanente actividad en defensa de los trabajadores de la fábrica de tejidos de ese territorio, como dirigente sindical de dicho centro.
Participó en las actividades preparatorias de la acción en composición de la célula a la que perteneció, incluyendo la marcha de las antorchas del 28 de enero de 1953, en homenaje al centenario del Apóstol José Martí.
Es seleccionado para participar en el asalto al Cuartel Moncada, segunda fortaleza militar del país.
Entre 1956 y 1958 siguió participando en actividades revolucionarias y clandestinas con el M-26-7.
Por su intensa actividad revolucionaria fue detenido en varias ocasiones y trasladado a los calabozos de la sim y del Buró de Investigaciones de la dictadura batistiana.
Tras el triunfo del 1ro. de enero de 1959 se incorporó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y se desempeñó en la lucha contra bandidos. Fue ascendido al grado de primer teniente y nombrado Jefe de Material de Guerra de un Batallón de Trabajo. Se vinculó a la Agricultura y, en particular, al corte de la caña.
En 1961 se desmoviliza y pasa a cumplir diversas tareas de la economía, la producción y los servicios, destacándose su vínculo con la Textilera del Wajay y otros centros laborales.
Fue dirigente del Partido hasta el nivel de provincia y fue delegado al 1er. Congreso del Partido Comunista de Cuba. Al fallecer ostentaba la condición de militante de esta organización.
Por los servicios prestados a la Patria, recibió numerosas condecoraciones, entre estas las medallas de Combatiente de la Lucha Clandestina y las conmemorativas Aniversarios de las far por diez, 20, 30, 40, 50, y 60 años, y la 50 Aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado, así como la Distinción Mártires de Barbados.
Atendiendo a su voluntad, su cadáver será cremado y sus cenizas depositadas en el Panteón de los Veteranos de la Necrópolis de Colón.
[embedded content]

Continue Reading

Murió Marcelo Verdecia, el niño que se hizo hombre al lado de Fidel

Verdecia (detrás de Fidel) durante el alto de la Caravana de la Libertad en Cienfuegos

CIENFUEGOS.–Este martes falleció en esta ciudad el general de Brigada de la reserva Marcelo Verdecia Perdomo, quien se incorporara al Ejército Rebelde en 1957, con solo 16 años, y  tuviera la oportunidad de estar al lado de Fidel, participar en diversas acciones y en los combates contra la ofensiva estratégica del ejército del dictador Fulgencio Batista, a finales de 1958.
Campesino pobre del oriente cubano, trabajó a destajo, recogiendo café para alimentar a su familia, quedó huérfano de madre a la edad de cinco años y fue criado por sus abuelas y tías.
Apenas un niño, en las filas rebeldes fue uno de los encargados de proteger la integridad física del Comandante en Jefe en la Sierra Maestra. Atravesó Cuba con la Caravana de la Libertad y llegó a su lado a Cienfuegos.
Verdecia permaneció en la escolta del Comandante en Jefe hasta que solicitó quedarse para participar en la Lucha Contra Bandidos, con la cual trabó contacto justamente durante una operación en la que interviniera acompañando al líder de la Revolución.

El Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, colocó en su pecho la honrosa condición de Héroe del Trabajo de la República de Cuba

Luego se quedó en Cienfuegos para siempre. Tras la movilización en la Limpia del Escambray, lo retuvo Girón, donde fue jefe de un batallón.
Más tarde marchó a África y también, con posterioridad, resultó ubicado en unidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en otras provincias y territorios…, pero siempre regresaba a esta ciudad, donde ya tenía un hogar y estaba casado con la cienfueguera Carmen Ramírez Ojeda, a cuyo lado permaneció casi 60 años.

Durante una entrevista concedida a la prensa 

El presidente fundador de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en la provincia fue paradigma de voluntad. El campesino pobre, integrado a las fuerzas de liberación de su país, creció en todos los órdenes, hasta convertirse en referencia para todas las generaciones de cubanos.
Por los jóvenes siempre mostró especial preocupación. En una había dicho: «Tenemos que seguir incidiendo en los hombres, proseguir nuestras tareas, fortalecer todavía más el trabajo patriótico militar internacionalista y la labor en la escuela con las nuevas generaciones, encargadas de dar continuidad a esta gran obra revolucionaria. Una gran parte del quehacer cotidiano nuestro debe ir dirigido a ello.
«En 341 unidades docentes de Cienfuegos existe apadrinamiento por parte de nuestros integrantes, quienes recuerdan de manera coloquial, con rigor y conocimiento de primera mano, fechas históricas; mantienen vivo nuestro pasado heroico y lo dan a conocer, porque si lo conocemos estaremos en mejor capacidad de defender nuestra realidad. Los valores patrióticos que hacen fuertes y permiten luchar hasta las últimas consecuencias por una idea justa son los preconizados por la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana».
Mediante el trabajo, la fidelidad, la entrega y un amor sin límites a la patria y a los suyos, Marcelo Verdecia defendió con vehemencia los principios que nos identifican; al tiempo que alertó a los jóvenes sobre las apetencias del poderoso vecino del norte.
El Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, colocó en su pecho la honrosa condición de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, a quien caracterizaban, además, su sencillez, modestia, solidaridad, respeto a sus compañeros, y un amor inconmensurable por su pueblo.

Continue Reading