adolescentes

Ayuda psicológica para adolescentes en la capital de Cuba    

Esta iniciativa de la Oficina del Historiador de La Habana apoya a adolescentes, sus familias y grupos para lograr mayor calidad de vida.
Foto: Cortesía de Eugenio Rodríguez

La Habana, 23 jul.- Con el propósito de acompañar a adolescentes y sus familias en esa importante etapa de la vida fue fundado en La Habana Vieja hace cerca de cuatro años el Centro A+ espacios adolescentes. La entidad se mantiene activa pese a la situación epidemiológica del país.
Entre las acciones que conforman el quehacer de la institución, perteneciente a la Oficina del Historiador de La Habana, destaca la Consejería Adolescente. Según el psicólogo Eugenio Rodríguez, esta iniciativa “potencia el bienestar psicológico y ayuda a que las familias logren adquirir herramientas para acompañar y apoyar a sus adolescentes”.
También explica el profesional que tiene el propósito de “dotar a la familia de saberes, desde todas las perspectivas, en el cumplimiento de su función de formar a niños, adolescentes y jóvenes con una mejor calidad de vida y más preparados para afrontar los desafíos que impone la sociedad”.
En el empeño de cumplir con su encargo social, los especialistas del Centro A+ espacios adolescentes desarrollan acciones conjuntas con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) a fin de trasmitir mayores habilidades en función de sobrellevar las exigencias impuestas por la covid-19.
Consejería adolescente en espacios virtuales
La compleja situación epidemiológica que vive Cuba obligó a los involucrados en la Consejería Adolescente a migrar hacia las redes sociales, fundamentalmente a Facebook, lo cual permite un mayor alcance y socialización de su labor.
“Realizamos encuentros presenciales con un reducido número de participantes, quienes se acercan buscando algún tipo de servicio o ayuda”, refiere Rodríguez.
Sin embargo, aclara: “desde una perspectiva más virtual, en este período hemos ayudado a que las familias y los adolescentes se apropien de recursos y contenidos psicológicos que les aportan y los favorecen para su desarrollo”.
“Nos hemos extendido a otras provincias del país y hasta fuera de las fronteras nacionales. Recibimos comunicaciones e intercambio de criterios desde Pinar del Río, Guantánamo, Granma y Villa Clara. Así mismo, comunidades de cubanos residentes en el exterior se han sumado a nuestros seguidores, refiriendo la utilidad de nuestras propuestas para comprender mejor el actuar de sus hijos adolescentes”, puntualiza.
Cada viernes se comparten contenidos desde la página de Facebook del Centro A+ espacios adolescentes, con muy buena aceptación del público y que motivó la creación de un sitio propio de la Consejería (A Más Consejería Adolescente).
Además, previa solicitud a través de las mencionadas páginas de Facebook, en estos tiempos de pandemia las personas interesadas pueden recibir servicios de consulta y consejería personalizada los miércoles, de diez de la mañana a dos de la tarde, en el Centro A+ espacios adolescentes.
Eugenio Rodríguez sostiene que los especialistas de la Consejería Adolescente les piden a las familias “mayor responsabilidad en el cuidado de hijas e hijos.
Temas de interés
Indica Rodríguez que algunos de los temas más solicitados para tratar por la consejería son: la comunicación entre coetáneos, las relaciones sociales, el área de pareja, cómo mejorar los vínculos afectivos y emocionales entre el adulto y el adolescente, cómo fortalecer y proteger las relaciones sexuales.
“Todos son aspectos medulares para el desarrollo social, biológico y psicológico de adolescentes, sus familiares y grupos más cercanos. Por eso generamos contenidos para satisfacer las expectativas de nuestros públicos, buscando sugerencias para actuar de manera responsable en esta etapa de la vida que tiene demandas y características peculiares”, indica el psicólogo.
Junto a Rodríguez, forman parte de la Consejería Adolescente las psicólogas Matilde de la Caridad Molina y Yoysy Rondón, además de la psiquiatra Elizabeth Méndez.
Para julio y agosto la Consejería Adolescente se suma al programa de Rutas y Andares con una iniciativa titulada A+ felicidad en los Andares de Leal.
Vínculos con otras instituciones
Estructurado en un sistema inclusivo, en el esquema de la Consejería Adolescente se incluyen vínculos con los centros de salud mental de La Habana Vieja (instituciones pertenecientes al Ministerio de Salud Pública), hacia donde se remite a quienes presentan señales psicológicas o psiquiátricas.
En tal sentido advierte Rodríguez: “Nosotros no damos consultas de psicología, solo aportamos algunos consejos para que el paso por la adolescencia sea más placentero y que de ella salgan más maduros y con sabiduría que los acompañe durante su desarrollo futuro.
“Por eso, cuando recibimos a jóvenes o a familias que se nos acercan con destellos de síntomas que denotan una enfermedad o un trastorno psicológico, los remitimos a las unidades de salud con las que mantenemos excelentes relaciones profesionales, porque así también los ayudamos”, asegura.
Resultados y desafíos
Sobre los resultados de la acción comunitaria de la Consejería Adolescente,  Eugenio Rodríguez considera: “Desde mi experiencia como profesional muy cercano a las edades infantojuveniles considero que todos los contenidos que se potencian para ayudar en su vida cotidiana son muy útiles y necesarios, aunque insuficientes todavía.”.
“Hay que seguir trabajando, sobre todo con los adultos. Es importante vincular a la familia cubana y que sepan, se informen, aprendan y se deshagan de estereotipos asumidos a lo largo de su vida, porque es imprescindible conocer y entender el desarrollo de la adolescencia en Cuba”, recomendó el experto.
El Centro A+ espacios adolescentes fue inaugurado en noviembre de 2017 como parte de un proyecto del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHC) y la Unión Europea. La institución persigue la participación de adolescentes en las actividades y talleres que programan. (2021)

Continue Reading

Advierten sobre secuelas de la COVID-19 en niños y adolescentes (+Video)

Afectaciones psicológicas, cardiovasculares, neurológicas, renales, intestinales y pulmonares son algunas de las secuelas que, con mayor frecuencia, se detectan en los menores de edad que han padecido la COVID-19.
Si bien es cierto que el mayor porcentaje de niños y adolescentes evoluciona de manera favorable, existe el peligro de desarrollar algún tipo de secuela que repercuta en su vida futura, reseña el sitio oficial del Ministerio de Salud Pública (Minsap).
Al decir de la doctora Lissette del Rosario López González, jefa del Grupo Nacional de Pediatría del Minsap, entre las más comunes, se encuentran las afecciones cardiovasculares como la miocarditis (inflamación del músculo cardiaco) y la pericarditis (inflamación de la capa exterior que recubre el corazón), hipertrofias de ventrículos, sudoraciones profusas, hipertensión arterial y arritmias, presentes incluso en los infantes más pequeños.
Asimismo, apuntó, se han descrito algunas alteraciones neurológicas y dentro de ellas se ha visto la encefalitis, así como daño renal e intestinal, siendo las diarreas el cuadro más frecuente, asociándose también la pérdida del gusto y la anorexia.
En tal sentido, destacó que el virus supone un cambio en la vida de los menores de edad al verse ingresados en un hospital y en algunas ocasiones separados de sus familiares debido a su condición clínica. «Algunos de ellos luego manifiestan excitabilidad, miedos y falta de concentración, afectaciones desde el punto de vista psicológico que de tratarse a tiempo tienen una solución satisfactoria».
Por otra parte, precisó que los niños y adolescentes convalecientes son atendidos por los médicos en la Atención Primaria de Salud, los cuales trabajan de forma encadenada con la atención secundaria y con pediatras y especialistas afines.
Estas consultas pos-COVID-19, agregó la doctora, tienen el objetivo de pesquisar, detectar y tratar las alteraciones orgánicas, funcionales y psicológicas que el virus provoca tanto en pacientes asintomáticos como sintomáticos leves. «Existen estudios que demuestran que los síntomas pueden perdurar de seis meses a más de un año posterior a la infección, pero ese es un tema que aún está en investigación».
López González también hizo un llamado a proteger lo más posible a nuestros niños y adolescentes, sobre todo, si tenemos en cuenta que en los últimos días, se han registrado las mayores cifras de pacientes positivos al SARS-COV-2 en poblaciones pediátricas.
En relación con los ensayos Soberana-Pediatría, del Instituto Finlay de Vacunas, e Ismaelillo, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, señaló que no se debe bajar la guardia y que debe mantenerse la disciplina, para que así, el cuidado de los hijos y los logros de la biotecnología vayan de la mano.
[embedded content]

Continue Reading

Hallazgos de estudio pautan acciones hacia adolescentes y jóvenes en Cuba

Este volumen es fruto de la colaboración entre el Centro de Estudios Sobre la Juventud (CESJ) y la oficina en Cuba del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
Foto: Cortesía de CESJ y UNFPA.

La Habana, 27 jun.- Un acercamiento a comportamientos, percepciones, conflictos y proyecciones aporta el libro Adolescentes y jóvenes cubanos en los ámbitos de familia y pareja. Sistematización de una experiencia, 2015-2019, que guía, a su vez, hacia dónde dirigir las miradas de la investigación y las acciones.
Con la autoría de las investigadoras Ana Isabel Peñate, Raida Semanat y Odette del Risco, el volumen es fruto de la colaboración entre el Centro de Estudios Sobre la Juventud (CESJ) y la oficina en Cuba del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
Con 200 páginas, este material está dividido en tres capítulos: Contexto, antecedentes y metodología; Adolescentes y jóvenes cubanos en los ámbitos de familia y pareja y Miradas de adolescentes y jóvenes a sus dinámicas familiares y de pareja.
Para Marisol Alfonso, representante de UNFPA en Cuba, este libro es “un análisis caracterizado por la complejidad y la heterogeneidad de miradas. Desde ya, sus hallazgos y discusiones debieran tomarse en consideración para la toma de decisiones que implican a adolescentes y jóvenes”.
La publicación recoge los resultados del proyecto de investigación homónimo, inscrito en el proyecto de cooperación internacional entre el CESJ y el UNFPA en el periodo 2014-2019.
“Y esto no es casual, porque muchas de las temáticas que el libro aborda son áreas prioritarias en la agenda del UNFPA en Cuba”, entre ellas, salud sexual y reproductiva, embarazo adolescente, infecciones de transmisión sexual y violencia de género durante la adolescencia y la juventud, señaló Alfonso.
Escudriñar la realidad
La muestra del estudio referido en el libro ascendió a 1.406 sujetos: 472 adolescentes entre 12 y 19 años de edad y 934 jóvenes entre 25 y 34 años, residentes en las provincias de Artemisa, La Habana, Ciego de Ávila, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo. Esa selección es representativa por provincias, sexo, color de la piel, zonas de residencia (urbana/semirural) y grupos de edades.
Entre los hallazgos de la investigación del CESJ y el UNFPA se incluyen:

En adolescentes la convivencia con las figuras filiales es alta, principalmente con la madre. En sujetos de 20 y 24 años predomina la convivencia con sus madres y una cifra no despreciable de ambos grupos vive en familias reconstituidas.
Presencia de varias generaciones dentro de un mismo núcleo familiar.
Ningún adolescente reconoció tener hijos, lo que se atribuye a la prioridad dada al estudio y la tendencia a posponer la maternidad y la paternidad. Entre los adultos jóvenes aumenta la convivencia con los hijos.
El 46.2 por ciento de los adolescentes y el 55.3 por ciento de los jóvenes refiere que sus madres y padres están divorciados o separados, situación que no presenta diferencias entre zonas de residencias, urbanas o semirurales. A más edad son más los divorcios y separaciones.
Entre adolescentes y jóvenes la familia continúa siendo lo más importante. A mayor edad disminuye la valoración de la familia como el espacio de preparación para la vida.
No siempre los adolescentes y jóvenes son escuchados en el ámbito familiar, ni sus opiniones son tenidas en cuenta, sobre todo en los varones en casi todas las edades.
Por lo general, las muchachas comparten más las tareas del hogar, con mayor énfasis en las jóvenes, lo que reafirma la presencia de cánones de la cultura patriarcal.
En el apoyo a las necesidades materiales las insatisfacciones se concentran sobre todo en las provincias orientales y en La Habana, con contrastes en el nivel de vida en las diferentes regiones del país. Son los adolescentes del oriente los menos beneficiados.
Los adolescentes tempranos intercambian más con sus familias sobre sexualidad. Mientras crecen, ese intercambio disminuye, sobre todo en el oriente.
En el grupo entre 12 y 14 años los asuntos sobre sexualidad más conversados en familia son importancia del condón, relación de pareja e infecciones de transmisión sexual, similar en todas las provincias estudiadas y en ambos sexos.
Sobre abortos, embarazos y métodos anticonceptivos se habla mayormente con las muchachas. Solo en La Habana los chicos refieren dialogar sobre estos aspectos.
Existen miedos, falta de confianza o vergüenza en muchachas y muchachos adolescentes y jóvenes de expresar libremente su preferencia sexual en la familia.
La mayoría de los adolescentes tempranos, de uno y otro sexo, declara no haber tenido aún relaciones sexuales. Los varones son más entre los iniciados sexualmente, de ellos, el 16,1 por ciento antes de los 12 años. El 82 por ciento de adolescentes tardíos varones son sexualmente activos. Entre 20 y 24 años también los muchachos se inician más temprano.
El condón es el método anticonceptivo mayormente empleado por adolescentes tempranos de uno y otro sexo.
Independientemente de la edad, la mayoría sostiene no convivir con manifestaciones de violencia (67.2 % de los adolescentes tempranos y 62.5% del resto de los adolescentes). El 70.4 por ciento de los jóvenes asevera no convivir con maltrato, el resto refiere sobre todo vivenciar gritos y ofensas. Los muchachos son los más violentados en todos los grupos de edades, con mayor incidencia entre 20 y 24 años.
Entre adolescentes y jóvenes la familia continúa siendo lo más importante.

¿Qué caminos seguir?
A partir de los análisis de las autoras se desprenden algunas pautas para la investigación, políticas públicas y acciones dirigidas a estos grupos poblacionales, entre ellas:

Estudiar los modos de interacción de adolescentes y jóvenes cubanos, sus relaciones afectivas, información/orientación y participación en los ámbitos de familia y pareja.
Favorecer el diseño e implementación de acciones, programas y políticas eficientes, a partir de las necesidades y expectativas más sentidas de esas poblaciones.
Indagar en las particularidades de las poblaciones rurales y semirurales e identificar sus especificidades y concebir políticas específicas, atravesadas por el eje territorial.
Destinar recursos a generar conocimientos, desarrollar habilidades y contribuir a comportamientos responsables para la convivencia en pareja y en familia.
Intencionar el estudio de la violencia en la pareja, teniendo en cuenta a los adolescentes en el análisis y la comprensión de sus manifestaciones en los vínculos que establecen.
Ante las inequidades de género y la reproducción de estereotipos sexistas por adolescentes y jóvenes, sobre todo en sus relaciones de pareja, los agentes socioeducativos deben trabajar por su eliminación y en la sensibilización de las familias.
Incluir en las investigaciones el enfoque de derechos, que concibe a adolescentes y jóvenes como entes participativos y transformadores de una realidad social.
Trascender la perspectiva adultocéntrica en las investigaciones, desde el diagnóstico y la intervención, y mostrar experiencias de vida desde el discurso de los propios sujetos. (2021)

Continue Reading

La crecida más triste del río Guaro

Las fuertes lluvias concentradas entre las elevaciones de la sierra de Nipe parecen haber sido la causa de la súbita crecida del río Guaro, que en la tarde del pasado domingo terminó con la vida de los tres muchachos del municipio de Mayarí, en Holguín

Continue Reading

Holguín: Solo queda una paciente ingresada del accidente de Guaro

De las 14 personas requeridas de atención médica de urgencia tras trágico incidente ocurrido ayer domingo en Guaro, municipio de Mayarí, solo queda ingresada una joven en la sala de terapia intermedia del hospital pediátrico provincial Octavio de la Concepción de la Pedraja, los demás fueron dados de alta, en la mañana de hoy lunes, del “Mártires de Mayarí”.

Continue Reading

Mueren tres adolescentes por crecida de río en Mayarí, Holguín

Tres adolescentes fallecieron este domingo, tras una sorpresiva crecida del río de Guaro, en el municipio de Mayarí, provincia de Holguín. Los hechos ocurrieron al filo de las cuatro de la tarde y causaron la muerte de Daniela Lizet Chacón Ricardo, de 16 años de edad, Sheila Silva Sánchez, de 18 años y Alejandro Masó González, de 18 años.

Continue Reading