Actor

Llevarse el personaje a su casa: Una intención de Roly Chiong

Roly Chiong (Rolando Chiong Estévez) se ha convertido en una figura habitual en los audiovisuales cubanos. Ha trabajado en 11 telenovelas o series, dos filmes, siete policíacos y tres videos clip, entre distintas piezas audiovisuales.
Es ducho en artes marciales y motos, y anhela un personaje vinculado a los deportes, ahora que está en los primeros “ta”, mientras asume los proxenetas o gays porque intenta siempre meterse “en la piel del personaje”.
—¿Qué estudiaste?
Terminé mi 12 grado en la facultad, en cuanto a la actuación, comencé con 16 años en el grupo Olga Alonso, dirigido por Humberto Rodríguez; ahí estuve alrededor de un año, y luego pasé el curso de superación de actores, que fueron dos años, esto me ampara como si hubiese pasado la ENA.
—¿Cuándo visitaste por primera vez un estudio de televisión?
No recuerdo exactamente la edad, porque era muy pequeño, siempre andaba con mi padre y tengo muy grato recuerdo de haber estado como público en los programas Pocholo y su Pandilla y Dando Vueltas, ahí participaba en los juegos que se hacían.
—¿Cómo llegas a la actuación?
Antes de la actuación me gustaba la dirección de fotografía, pasé un curso, de hecho, con Alberto Inerariti, entonces comienzo siendo asistente de cámara en los trabajos que dirigía mi papá. Parece que después él se dio cuenta que me gustaba la actuación porque me mandó para el casting de Coco Verde, me presenté, y Roly Peña me propuso que comenzara en el Olga Alonso, y me dijo literalmente “estás en cuero en la actuación”.
Así lo hice y luego llegó Al compás del son y ahí fueron mis primeros pasos, mi padre renuente a darme el personaje y gracias a Maité Vera, quien insistió en que sí me lo merecía, mi papá me hizo como tres casting y bueno, salió Miguelito (el nombre del personaje).
Ahí comenzó mi amor por la actuación y la televisión.
—¿Actuaste de niño?
Sí. En la aventura El dragón mambí (obligado por mi papá) hice un personaje pequeño llamado Pepito y tuve la suerte de trabajar con Idelfonso Tamayo.
—Tienes una alta variedad de personajes, ¿practicas alguna rutina para prepararte ante cada ser humano al que le das carne y sangre?
Traerlo a la casa, llevarlo a la calle, investigarlo, buscarlo donde esté y luego hacerlo mío, sintiéndolo, creyéndomelo, y así meterme en la piel del personaje.
—¿Por qué las habilidades de equitación, natación, judo, karate, lucha libre, defensa personal y moto?
Porque soy fanático al deporte y a las motos, sobre todo al deporte de contacto.  (jajajajaja) Porque si no fuera actor fuera deportista. Desde los 4 años estoy en deporte.
—¿Qué personajes sueñas realizar?
Hacer un personaje en una serie policíaca o película, no importa; no digo novela, porque no tienen este corte; pero ese es mi sueño, hacer el negativo o positivo. Es que recuerdo mucho Su propia guerra que desde pequeño amo y me quedé conectado con El Tavo, Jorge Villazón, personajes así me gustaría interpretar, o un negativo que tenga consecutivos en la serie o la película; me gustan mucho los personajes negativos, que al final atrapen o no, dándole cordel a una segunda parte.
Y otro de mis personajes anhelados es de deporte, sobre todo de combate. (esto espero ocurra pronto porque ya estoy en los “ta”) jajajaja
—Del Alexis gay, de Rompiendo el silencio, al Yunior proxeneta de Vuelve a mirar; son los últimos papeles con los que has llegado al público. ¿Me cuentas alguna anécdota que te haya sucedido con esos personajes?
Por ejemplo, en Rompiendo el silencio, la historia fue basada en hechos reales, de hecho se grabó en la misma casa donde sucedió todo; ahí ocurrió que el día de la grabación de la escena en la que Alexis y Leonel comen juntos en la mesa, el dueño de la casa, que era el personaje que yo interpretaba, estaba presente ese día en el set y sacó una foto que tenía guardada, de ese día, y resulta que la escena que mi papá había montado era igual a la de la foto, los mismos lugares, todo, y esto sin haber visto antes la foto. Fue impresionante la verdad, algo que te pone los pelos de punta.
Y con la telenovela Vuelve a mirar pasó que estaba haciendo también De Amores y Esperanza y ambos personajes eran muy diferentes, entonces tuve un día grabación de la novela con Yunior y al día siguiente eran los abogados, y estaba en el bufete con Yunior que no me dejaba tranquilo, hasta que la directora me llamó y me dijo ¡Eh! esto está muy agresivo, ahí caí y entonces, solté el personaje.
—¿Cuál será el próximo personaje en el que te veremos?
En la serie Mi país, dirigida por Rolando Chiong (mi padre), el personaje Nicaragua.
—¿Es difícil trabajar bajo las órdenes de Rolando Chiong? ¿Es más exigente que los otros directores?
Trabajar bajo las órdenes de Rolando Chiong para mí es lo más grande, la exigencia y disciplina, el ejemplo, eso me las pongo yo mismo, por ser él mi padre.
Roly Chiong (Rolando Chiong Estévez) se ha convertido en una figura habitual en los audiovisuales cubanos. Foto: Portal de la Televisión Cubana.
Roly Chiong (Rolando Chiong Estévez) se ha convertido en una figura habitual en los audiovisuales cubanos. Foto: Portal de la Televisión Cubana.
Roly Chiong (Rolando Chiong Estévez) se ha convertido en una figura habitual en los audiovisuales cubanos. Foto: Portal de la Televisión Cubana.
Roly Chiong (Rolando Chiong Estévez) se ha convertido en una figura habitual en los audiovisuales cubanos. Foto: Portal de la Televisión Cubana.
(Tomado del Portal de la Televisión Cubana)

Continue Reading

Muere a los 78 años la icónica cantante y actriz italiana Raffaella Carrà

Quizás la mayor diva Italia, en el 2016 anunció que quería retirarse de la televisión para pasar el testigo a las nuevas generaciones. Foto: EFE
La cantante, actriz y presentadora italiana Raffaella Carrà ha muerto este lunes a los 78 años. Así lo ha comunicado a la agencia italiana Ansa, Sergio Japino, quien fue su compañero durante muchos años. Italia pierde a una de las mayores divas del país, autora de éxitos inolvidables como Caliente, caliente o Hay que venir al sur.
Raffaella nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento permanecerán para siempre, ha declarado Japino. Según su compañero de una vida, Carrà ha fallecido a las 16.20 de este lunes después de una enfermedad que desde hace un tiempo había atacado su cuerpo menudo, pero lleno de energía.
Tenía una fuerza imparable, que la llevó a la cumbre del star system mundial, una voluntad férrea que no la abandonó hasta el último minuto, haciendo que no se filtrase nada de su sufrimiento. Es el enésimo gesto de amor hacia su público y hacia los que han compartido el afecto, para que su calvario personal no turbase su recuerdo luminoso, ha continuado.
Raffaella Carrá es recordada por ser una artista total que revolucionó la televisión y exportó por todo el mundo sus nuevas fórmulas de espectáculo, especialmente en España y en Latinoamérica, donde se le tiene un cariño muy especial. Conquistó a la España conservadora de los años setenta como un nuevo mito sexual, y desde allí dio el salto al otro lado del Atlántico. Fue un icono gay mucho antes de que llegara Madonna, y recibió el Premio World Pride en 2017.
Nació en Bolonia en 1943 como Raffaella Maria Roberta Pelloni, su verdadero nombre. Escogió su identidad artística por sugerencia de un realizador televisivo. El apellido lo tomó del pintor futurista Carlo Carrà, pero mantuvo el Raffaella, que lo vinculaba a uno de los mayores exponentes del renacimiento, Rafael.
Quizás la mayor diva Italia, en el 2016 anunció que quería retirarse de la televisión para pasar el testigo a las nuevas generaciones.

A los 78 años falleció la cantante y presentadora italiana Raffaella Carrá.
Seguramente, en algún lado, se reencontrará con su amigo Diego y volverán a tirar bailes geniales como este.
pic.twitter.com/TDlirIvqNv
— DEPORTV (@canaldeportv) July 5, 2021

Hija de padres separados, criada muy cerca de su madre y de su abuela, supo desde pequeña que quería ser libre. Y ser artista era una manera de sacarse el corsé, de hacer lo que le daba más ganas: cantar y bailar. Los estudios de ballet clásico fueron la base de su pasión, pero no siguió avanzando ya que su primera profesora le sugirió que nunca iba a llegar a nada con esos tobillos tan finos que tenía. Y no, no era clásica, la pequeña italiana siempre fue moderna.
Alejada del ballet, y apoyada por su madre incursionó en el teatro y tuvo sus primeros papeles. De adolescente, todavía morena -ya llegaría la melena dorada que la hizo famosa- siguió haciendo algunas comedias en teatro hasta que decidió que su destino estaba en América.
Promediando la década del 60, la veinteañera Raffaella quiso seguir los pasos de otras italianas que habían logrado el éxito en los Estados Unidos, como Sofía Loren, por ejemplo, y se marchó a Hollywood para probar suerte en el cine. Instalada en Los Angeles, la italiana consiguió un papel en el filme El coronel Von Ryanal, junto a Frank Sinatra. En más de una ocasión la artista comentó que el astro había intentado seducirla, y que a ella no le disgustaba, pero que sí sentía desagrado por el entorno de él. Al poco tiempo, Sinatra se casó con Mia Farrow (duraron un par de años) y con el tiempo se empezó a hablar de sus contactos con la mafia. Seguramente aquel “entorno” del que sospechó Raffaella.

Raffaella Carrá y Frank Sinatra en la época que filmaron juntos la espectacular El expreso de Von Ryan (Von Ryan’s Express, 1965).Addio, #Raffaella. pic.twitter.com/lIE3o15rz7
— aхel ĸυѕcнevaтzĸy (@AxelKuschevatzk) July 5, 2021

La Carrà se sentía demasiado latina para gustarle al público norteamericano y apenas comenzaron los años 70 emprendió el regreso a su país. El cine no era su fuerte y después de pasar por la meca lo confirmó. La pantalla chica iba a ser su gran amor y el boleto de entrada a millones de hogares, a la popularidad inmediata, a ser adorada e imitada en su país y en el mundo. Con la vuelta a Europa también llegó el cambio de look: el rubio platinado llegó para quedarse y la convirtió en un icono.
El año pasado, en un artículo publicado en el periódico británico The Guardian, se analizó el fenómeno Raffaella, como un huracán musical que arrasó en Europa como ningún otro. “Técnicamente hablando, Italia tenía cantantes vocalmente más fuertes como Mina, una virtuosa mezzosoprano y Milva, con su melena pelirroja y sus tendencias políticas, Patty Pravo, una contralto andrógina y Giuni Russo que sublimó la técnica operística en pop. Pero Carrà las ha superado a todas”, explicaba la nota y desarrollaba una teoría relacionada directamente con la televisión en las casas de familia, con la llegada al ama de casa que quería divertirse un rato, con los chicos que querían imitarla, con esa bocanada de aire fresco que siempre han sido sus shows.
Físicamente Raffaella causaba revuelo con su pelo, sus movimientos y con su ropa. Fue una locura cuando apareció cantando el tema de apertura de Canzonissima, un programa de variedades musicales para toda la familia que era transmitido por la RAI (desde 1958 a 1974). Causó sensación con su voz y con su ombligo al aire, una transgresión total para la época… ¡Fue un escándalo!, Pero mientras en el Vaticano se horrorizaban, en España se desesperaban por tenerla en pantalla. Después de la dictadura franquista, Carrà desembarcó en Madrid con su programa La Hora de Raffaella que estuvo al aire entre 1975 y 1976.
En 1978 volvió a Italia como presentadora del programa de variedades Ma Che Sera (Oh, qué noche). El programa abría con una canción que hablaba sin prejuicios de sexo: “Ma girando questa terra io mi sono convinta che non c’è odio non c’è guerra quando a letto l’amore c’è”, algo así como “Al viajar por este mundo, me convencí de que no hay guerra ni odio cuando las cosas están calientes en el dormitorio”. Aunque hoy parezca una letra simpática, en ese momento el mensaje era realmente transgresor.

Gracias por ese baile, alegría y energía Raffaella Carrá, ídola de mi infancia…
Para hacer bien el amor hay que venir al sur pic.twitter.com/KUI7lIXGo5
— KarPlac (@bobpincoya) July 5, 2021

En 1983 llegó su gran hito televisivo, Pronto, Raffaella?, que llamó la atención sobre todo porque iba al mediodía, cuando hasta ese momento la programación de los canales de TV comenzaba recién por la tarde. Concursos telefónicos, sorteos, premios, el programa fue la base de tantos otros que vendrían después. En Argentina, Susana Giménez, otra actriz igual de rubia y de platinada, se inspiraría en el formato de la italiana y lanzaría en 1987 su también clásico Hola Susana. Lejos de negar el parecido, la diva argentina la homenajea siempre que puede.
Raffaella ha dicho que no cree en el matrimonio, pero sí tuvo dos grandes amores. Primero fue Gianni Boncompagni con quien vivió en pareja por varios años y con el que compartió algunos de sus trabajos, ya que él fue autor de algunas de sus canciones y director de Pronto, Raffaella?, además de guionista en algunos otros de sus shows televisivos. Su otro gran amor es Sergio Japino, quien ha sido su coreógrafo. Con ninguno de los dos tuvo descendencia: “Me hubiera gustado tener un hijo, pero cuando lo intenté ya era tarde. El médico me dijo que no podía”, comentó en una entrevista con el diario español El País.
El mensaje de Raffaella nunca tuvo límites: la libertad, la homosexualidad y el amor libre formaron parte de su repertorio alegre y súper bailable. En la misma entrevista con el diario español, la artista no dudó en declarar: “Libertad es la palabra para poder vivir. Por ejemplo, me alegra especialmente que en Italia se haya aprobado la ley civil de las uniones de los homosexuales. Estoy muy involucrada con este tema porque tiene que ver con la libertad de los individuos”.
Esa manera de involucrarse la llevó a convertirse en un icono para la comunidad LGBT, y también el contenido de sus letras. Es el caso de “Lucas”, una canción que habla de un amor no correspondido: “Él era un chico de cabellos de oro. Yo le quería casi con locura. Le fui tan fiel como a nadie he sido. Y jamás supe qué le ha sucedido. Porque una tarde desde mi ventana. Le vi abrazado a un desconocido. No sé quién era, tal vez un viejo amigo…”. Transgresora, divertida, eterna, Raffaella no ha tenido todavía nadie que la reemplace, ni siquiera que se le parezca.

“Gracias a Diego estoy aquí”: El día que Rafaella Carrá estuvo con Maradona en La Noche del 10

La cantante, actriz y presentadora italiana Raffaella Carrà falleció a los 78 años. Foto: @AgenciaTelam / Twitter
Diego Armando Maradona siempre idolatró a la reconocida cantante italiana, Raffaella Carrá. Maradona y Carrá compartían una amistad pública de muchísimos años. Participaron juntos en una infinidad de segmentos televisivos, tanto en Argentina, como en Italia.
Pero en 2005, el ciclo televisivo La noche del 10, que conducía Maradona en Canal 13, tuvo en el día 24 de octubre de ese año una edición especial junto con la estrella italiana. Ella estaba de visita en Argentina, luego de 23 años de ausencia, para dar unos recitales en el Estadio Luna Park.
Gracias a ti por hacerme regresar a la Argentina. Falté físicamente estos 23 años pero en mi corazón, en mis programas, los argentinos estaban presentes, le dijo Carrá hacia su compañero, al comenzar la charla. El cariño que tengo aquí es único, es un amor grandísimo e inolvidable, te lo aseguro, siguió la italiana. Luego, miró al público, y dijo: Gracias a Diego estoy aquí.
Esa noche Diego presentaba para todos los argentinos a una de sus cantantes favoritas, quien cantaría Fiesta. Se convertiría en un momento inolvidable para el público latinoamericano la imagen de ellos bailando juntos. 
Se convertiría en un momento inolvidable para el público latinoamericano la imagen de ellos bailando juntos. Foto: Página12
En esa oportunidad, Maradona tuvo también como invitados al exfutbolista Germán “El mono” Burgos, al exnadador José Meolans y al conductor y productor de televisión Marley.
A comienzos del 2000, Raffaella Carrà continuaba haciendo apariciones en la televisión de países latinoamericanos (principalmente en archivos de programas, como Sábados gigantes, Especiales musicales y el Festival de Viña del Mar de 1982 en Canal 13 y TVN de Chile, respectivamente). A finales de 2004, un año previo al encuentro con Diego, Raffaella fue la encargada de presentar el telemaratón Contigo para TVE, que tenía como objetivo apadrinar a un gran número de niños del Tercer Mundo.

En video, Raffaella Carrà – Hay Que Venir Al Sur
[embedded content]
En video, Rafaella canta en La Noche del 10
[embedded content]
(Con información de Infobae, Página12 y La Vanguardia)

Continue Reading

Kristell Almazán Miranda en Zona de Arte: Descubriendo esencias entre hojarascas (+Video, +Audiopoema)

Esta, más que una entrevista, ha sido —para mí— un viaje a destiempo; una conversación desenfadada y sincera, desde el respeto, que supo cambiar de plazas, formatos y días, para acercarnos al hombre detrás del artista. Como me confesara Kristell una de esas tardes absortas de arte: lo que cuenta es descubrir las esencias, solo así “no te pierdes, no te diluyes, no te vas a la hojarasca”.

Continue Reading

Kristell Almazán Miranda en Zona de Arte: Descubriendo esencias entre hojarascas (+Video y Audiopoema)

Esta, más que una entrevista, ha sido —para mí— un viaje a destiempo; una conversación desenfadada y sincera, desde el respeto, que supo cambiar de plazas, formatos y días, para acercarnos al hombre detrás del artista. Como me confesara Kristell una de esas tardes absortas de arte: lo que cuenta es descubrir las esencias, solo así “no te pierdes, no te diluyes, no te vas a la hojarasca”.

Continue Reading