HAVANA CLIMA

Virgen de la Caridad del Cobre

Cubanos veneran a la Virgen de la Caridad del Cobre en su día

Cientos de cubanos devotos de la Virgen de la Caridad del Cobre recorrieron este jueves en procesión calles de La Habana y otras ciudades de la Isla, en una tradición que celebra la festividad de la Patrona de Cuba. También fue homenajeada en la Ermita de Miami.Las procesiones callejeras y las misas dedicadas a la Virgen del Cobre en las iglesias católicas de la Isla se han sucedido una vez más en esta fecha y, según un reporte de Efe, muchos fieles acudieron esta vez a manifestar su religiosidad con velas, flores, vestidos con alguna prenda amarilla.El amarillo es el color que identifica a la virgen, coronada por el papa Juan Pablo II cuando estuvo en la Isla en 1998, y homenajeada por los pontífices Benedicto XVI y Francisco, durante sus respectivas visitas a Cuba en 2012 y 2015.El cardenal y el arzobispo metropolitano de La Habana, monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, encabezó la procesión en la barriada del Centro Habana en el entorno de la iglesia Nuestra Señora de la Caridad, donde ofició la misa.En las oraciones, el cardenal cubano rogó a la Virgen Patrona por las familias y le pidió en particular que anime a las madres de los presos “para que a pesar de las lágrimas estén siempre en las visitas y consuelen a sus hijos con la esperanza de que Dios nunca abandona a sus hijos”. También recordó que “el Papa (Francisco) se ha referido ayer a las madres que sufren (…), hijos enfermos, hijos marginados, hijos presos”, dijo, citado por la agencia española.La celebración religiosa tuvo su origen en el Santuario Nacional de la Virgen del Cobre en Santiago de Cuba, donde se venera la imagen que fue encontrada en la Bahía de Nipe (Antilla) a inicios del siglo XVII, según cuenta la tradición.Procesión de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, en el municipio Centro Habana. Foto: Ernesto Mastrascusa/Efe.De acuerdo con la leyenda católica, la Virgen de la Caridad apareció en 1612 con un niño en brazos flotando sobre una tabla en la que se leía una inscripción que decía: «Yo soy la Virgen de la Caridad» ante tres pescadores que navegaban en una barca.Muchos devotos viajan hasta el santuario, situado a unos 900 kilómetros al sureste de La Habana, que fue declarado Monumento Nacional en 2012, para demostrar su fe con oraciones, le dejan flores -especialmente girasoles- y encienden una vela al pedirle bendiciones.Fiesta de la #NatividadDeMaría pic.twitter.com/IHwV5VJ01W— Papa Francisco (@Pontifex_es) September 8, 2022El templo, que se levanta en una colina de la pequeña localidad de El Cobre, recibe miles de peregrinos al año que acuden para agasajar a la virgen, hacer peticiones y promesas, y entregar sus ofrendas.Allí se encuentra la llamada “Capilla de los Milagros”, el espacio donde los fieles, creyentes y peregrinos depositan diversos  objetos como ofrendas y testimonio de su gratitud ante el cumplimiento de una promesa, desde muletas, joyas, uniformes de deportistas, premios olímpicos, e incluso la medalla del Premio Nobel del escritor estadounidense Ernest Hemingway o tierra cubana que viajó hasta el cosmos.Dos Vírgenes y la devoción de un puebloLa Caridad del Cobre, llamada popularmente “Cachita”, también es reconocida como la deidad “Ochún” en el panteón yoruba de los cultos sincréticos afrocubanos (santería) y fue la “Virgen Mambisa” venerada por los independentistas cubanos durante la guerra contra España a finales del siglo XIX, que la consideraron un símbolo de patriotismo e identidad.Según datos históricos, el 24 de septiembre de 1915 un grupo de veteranos de la guerra de independencia firmaron en el Santuario de “El Cobre” una carta dirigida a Benedicto XV en la que le pidieron que proclamara a esta santa como patrona de la Isla, y el pontífice realizó la proclamación el 10 de mayo de 1916.En la Ermita de MiamiPara expresar su fe a esta advocación y como sucede cada ocho de septiembre, devotos de la Virgen de la Caridad del Cobre se reunieron este jueves a cielo abierto y bajo la lluvia en la Ermita de la Caridad, templo católico de la Arquidiócesis de Miami (Florida) dedicado a la patrona de Cuba.Tras varias jornadas de celebraciones, que comenzaron el pasado 30 de agosto, una procesión llegó el jueves a los terrenos exteriores de la Ermita a la imagen de la Virgen de la Caridad, una escultura de mediano tamaño que también ha sido venerada y cantada por mariachis, según muestra la página de Facebook de la institución religiosa.Biden envía mensaje por el Día de la Virgen de la Caridad del CobreLa imagen de la virgen se colocó al aire libre en el área del Malecón que bordea el santuario y da a las aguas de la Bahía Vizcaína de Miami, pero un torrencial aguacero cayó mientras algunos fieles permanecían bajo la lluvia. “Cada día se estará reflexionando sobre alguna de las virtudes de la Virgen María y la liturgia será animada por diferentes parroquias de la Archidiócesis de Miami” indicó la Ermita en su programa de festividades este año.Efe/OnCuba.

Leer más »

Cachita alborotó El Fanguito (+ Fotos)

Claudio procesiona la Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.En medio de la algarabía y folclor propio del barrio se escucha una música sublime: Ave María… e inmediatamente los allí congregados hacen un silencio hermoso. Con solemnidad angelical Claudio trae en sus brazos a la Virgen de la Caridad frente a todos los presentes. El Fanguito irrumpe en aplausos, emociones y violines.
Las musas de Tropicana le ofrendan a la Patrona de Cuba la belleza y el arte del maestro José Luis González, quien pintó con sus propias manos para la ocasión, varios trajes alegóricos a la venerada.
Rosalía Arnaez recuerda el origen de la devoción de los cubanos por Cachita.
“En 1612 apareció en la Bahía de Nipe -algunos dicen- ‘un mascarón de proa con la inscripción: Yo soy la Virgen de la Caridad’. Y 75 años después, un criollo nombrado Juan Moreno recogió en las Crónicas de Las Indias que él había sido uno de los tres niños que avistó a la Virgen en la Bahía.
Ella es nuestra Patrona y también de Tenerife, España. En el sincretismo con la religión Yoruba es Oshún, y sus símbolos son el color amarillo y los girasoles. El ocho de septiembre es su día. Ocurren peregrinaciones en su honor. Hay quienes prefieren venerarla en los altares que le tienen en sus hogares, donde le ofrendan y también le piden, especialmente, salud, amor y prosperidad para la familia y para el país”.
Lo que no cuenta Rosalía es que esta virgencita perteneció a la Vedet de Cuba, Rosita Fornés, y su albacea, Ismael de la Caridad la donó al barrio al conocer el anhelo vehemente de los vecinos del Fanguito de poseer -como muchísimos años atrás- una Cachita propia.
Claudio, líder comunitario y representante de la UNEAC en esa barriada capitalina cuenta que el primer altar dedicado a la Caridad del Cobre allí data de los años cuarenta y la construyó un pescador de la zona, tras salvar la vida en altamar. Él ofreció el primer don a la virgen mambisa. Luego los vecinos continuaron adorándola, hasta que a finales de los años sesenta vandalizaron la ermita y el sitio se convirtió en un solar yermo.
“Con el proceso de transformación del barrio tuvimos la posibilidad de traer la virgen de vuelta. La delegada nos dijo: ‘Vamos a hacer un parque, vamos a poner wifi, vamos a poner un busto de Martí’, todo con lo que los vecinos estuvimos de acuerdo, pero además le planteamos nuestro deseo de tener nuevamente a la Caridad del Cobre, y así sucedió. Fue la primera transformación espiritual del barrio”.
El don de gracias a la Caridad del Cobre continúa en El Fanguito al compás de los violines y tambores.
Madres y padres con hijos pequeños en brazos y una peglaria en el alma, seguramente pidiéndole a la Patrona de Cuba que los proteja. El humo de un tabaco ambienta el lugar. Un niño vestido de amarillo está embelezado en brazos de su padre ante los honores que se le ofrece a la milagrosa. Una abuela en sillón de ruedas tampoco se ha perdido el toque a la virgen.
Vania Borges le canta a la Caridad del Cobre en El Fanguito, justamente con esa hermosa canción que en sus líneas versa: “Yo sigo aquí en mi Isla (…) Pintando un corazón”. Los vecinos de la barriada capitalina le hacen coro, palmean, bailan, disfrutan. Vania termina.”¡Otra, otra!”, le piden.  Ella improvisa genialmente; sin instrumentos le despierta el sentimiento y los pies a muchos presentes.
“Cachita esta alborotá y ahora baila el cha, cha, chá.Cachita esta alborotá y ahora baila el cha, cha, chá.Cachita esta alborotá y ahora baila el cha, cha, chá”, cantan y bailan los vecinos del Fanguito con sincera alegría y devoción.
Ya en su altar, Cachita contempla y bendice al Fanguito, a Cuba.
Modelos de Tropicana con trajes diseñados para venerar a la Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
Vecinos del Fanguito y otros congregados entregan ofrendas a la Patrona de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Toque de violín en El Fanguito a Cachita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Los vecinos del Fanguito también depositaron flores a Martí. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Devotos a la Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Girasoles para la Patrona de los cubanos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Cuerpo de baile de Tropicana actuó para los vecinos del Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Abuelitos del Fanguito disfrutan del Don de Gracias a la Virgen. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Gerardo Hernández Nordelo, coordinador nacional de los CDR participó con los vecinos del Fanguito en la veneración a la Virgen. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Vecinos del Fanguito bailaron al son de música y cantos ofrecidos a la Virgen. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Vania cantó a la Caridad del Cobre en El Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Vania cantó a la Caridad del Cobre en El Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Bendíceme mi virgencita. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Vecinos del Fanguito. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Devotos a Cachita, desde el balcón. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Música, aplausos y alegría a la Patrona de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Yo también quiero bailar. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Leer más »

Dos Vírgenes y la devoción de un pueblo

La Virgen de la Caridad del Cobre, cuyo día celebramos los cubanos este 8 de septiembre, y la Virgen de Regla, a la que se honró especialmente en la jornada de ayer, son dos símbolos de la cubanía; dos pilares de la fe, la devoción y la esperanza del pueblo que habita en este archipiélago del Caribe y también del que se haya cada vez más repartido en muchos otros lugares del mundo. Cachita, en su díaAmbas Vírgenes tienen un indiscutible significado religioso, espiritual, tanto para los que profesan la religión católica como para los que practican la llamada santería y otras variantes religiosas y mixturas sincréticas afrocubanas, en las que la primera se identifica con Oshún y la segunda con Yemayá.Tributo a la Virgen de Regla, La Habana, 7 de septiembre 2022. Foto: Otmaro RodríguezTanto en una como en las otras sus devotos son muchos, como muchas son las ofrendas y las promesas, las oraciones y los pedidos que los fieles les hacen en busca de salud, amor, protección y prosperidad. Sus santuarios, en el poblado santiaguero de El Cobre y en el habanero de Regla, son dos de los sitios más sagrados en la Isla, y también de los más visitados cada año, cada jornada, más allá de los días que el calendario religioso les otorga de manera particular.El culto a ambas, no obstante, no es cosa de un solo lugar en el territorio cubano o fuera de este, y son numerosas las iglesias y los templos afrocubanos en los que se les venera, y también incontables las casas, las habitaciones, que cuentan con un altar dedicado a ellas, o, cuando menos, con un cuadro o una estatuilla que las representa, y ante los que se colocan velas y ofrendas, y se reza y se les pide con convicción y humildad.Tributo a la Virgen de Regla, La Habana, 7 de septiembre 2022. Foto: Otmaro RodríguezIncluso los no creyentes, los escépticos y ateos, no pueden negar el valor y la trascendencia que ellas tienen para los cubanos. Ambas, la Virgen de la Caridad, Cachita, la Patrona de Cuba, y la de Regla, la Virgen negra reina del mar, son sinónimo de identidad nacional, emblema del carácter y la espiritualidad de un pueblo que espera cada inicio de septiembre para demostrarles, no ya individualmente, sino de manera colectiva, su devoción.Protégenos, Cachita nuestra, AménEste miércoles, en la lado este de la bahía habanera, se honró a la Virgen de Regla con la tradicional y masiva procesión en el poblado del mismo nombre. Se hizo luego de dos años de pandemia y en medio de la crisis económica más severa de las últimas dos décadas en la Isla, el mismo contexto en que tiene lugar este jueves en El Cobre, y también en muchos otros lugares de Cuba, el tributo a la Virgen de la Caridad. Allí, en Regla, estuvo nuestro fotorreportero Otmaro Rodríguez, quien captó con su lente la emotividad y el fervor del momento. Sirvan sus imágenes como muestra de la entrega y la veneración de los cubanos por una Virgen, que como la del Cobre, es un símbolo indiscutible de la nación.

Leer más »

Dos Vírgenes y la devoción de un pueblo

La Virgen de la Caridad del Cobre, cuyo día celebramos los cubanos este 8 de septiembre, y la Virgen de Regla, a la que se honró especialmente en la jornada de ayer, son dos símbolos de la cubanía; dos pilares de la fe, la devoción y la esperanza del pueblo que habita en este archipiélago del Caribe y también del que se haya cada vez más repartido en muchos otros lugares del mundo. Cachita, en su díaAmbas Vírgenes tienen un indiscutible significado religioso, espiritual, tanto para los que profesan la religión católica como para los que practican la llamada santería y otras variantes religiosas y mixturas sincréticas afrocubanas, en las que la primera se identifica con Oshún y la segunda con Yemayá.Tributo a la Virgen de Regla, La Habana, 7 de septiembre 2022. Foto: Otmaro RodríguezTanto en una como en las otras sus devotos son muchos, como muchas son las ofrendas y las promesas, las oraciones y los pedidos que los fieles les hacen en busca de salud, amor, protección y prosperidad. Sus santuarios, en el poblado santiaguero de El Cobre y en el habanero de Regla, son dos de los sitios más sagrados en la Isla, y también de los más visitados cada año, cada jornada, más allá de los días que el calendario religioso les otorga de manera particular.El culto a ambas, no obstante, no es cosa de un solo lugar en el territorio cubano o fuera de este, y son numerosas las iglesias y los templos afrocubanos en los que se les venera, y también incontables las casas, las habitaciones, que cuentan con un altar dedicado a ellas, o, cuando menos, con un cuadro o una estatuilla que las representa, y ante los que se colocan velas y ofrendas, y se reza y se les pide con convicción y humildad.Tributo a la Virgen de Regla, La Habana, 7 de septiembre 2022. Foto: Otmaro RodríguezIncluso los no creyentes, los escépticos y ateos, no pueden negar el valor y la trascendencia que ellas tienen para los cubanos. Ambas, la Virgen de la Caridad, Cachita, la Patrona de Cuba, y la de Regla, la Virgen negra reina del mar, son sinónimo de identidad nacional, emblema del carácter y la espiritualidad de un pueblo que espera cada inicio de septiembre para demostrarles, no ya individualmente, sino de manera colectiva, su devoción.Protégenos, Cachita nuestra, AménEste miércoles, en la lado este de la bahía habanera, se honró a la Virgen de Regla con la tradicional y masiva procesión en el poblado del mismo nombre. Se hizo luego de dos años de pandemia y en medio de la crisis económica más severa de las últimas dos décadas en la Isla, el mismo contexto en que tiene lugar este jueves en El Cobre, y también en muchos otros lugares de Cuba, el tributo a la Virgen de la Caridad. Allí, en Regla, estuvo nuestro fotorreportero Otmaro Rodríguez, quien captó con su lente la emotividad y el fervor del momento. Sirvan sus imágenes como muestra de la entrega y la veneración de los cubanos por una Virgen, que como la del Cobre, es un símbolo indiscutible de la nación.

Leer más »

Las tormentas de los hijos de la Caridad

Cuando hace once años la imagen de la Virgen de la Caridad recorrió gran parte de la Isla con motivo de los cuatro siglos de su hallazgo, Cuba era un país muy diferente. Con esa costumbre tan nuestra de exagerar el pasado, para endulzarlo o acidificarlo, según convenga, mi abuela llama a aquellos días —que son los de antes de la Coyuntura, la pandemia y el Ordenamiento— los «tiempos de la abundancia».
De acuerdo con la austeridad cuasi franciscana a la que está acostumbrado el pueblo del que ella y la mayoría somos parte, esa «abundancia» no es otra cosa que tener electricidad, medicamentos en la farmacia, carne en la mesa alguna vez a la semana, y otros pequeños lujos por el estilo.
En 1914, el sabio español José Ortega y Gasset acuñó en sus Meditaciones del Quijote, una muy debatida frase: «Yo soy yo y mi circunstancia». Según la Real Academia de la Lengua Española, la tercera acepción de la última palabra de esa máxima, asegura que es el «conjunto de lo que está en torno a alguien, el mundo en cuanto mundo de alguien».
Hoy, 8 de septiembre, cuando muchos celebran a la Patrona de Cuba, pienso en cuánto nuestras circunstancias influyen en las lecturas que damos a ese símbolo, puesto que uno de los elementos que históricamente ha contribuido a su arraigo entre los cubanos, poco dados a iglesias y dogmas, es el hecho de que en su imagen se materializan dos ideas acaso confluyentes: la Madre y Cuba como hogar, al cual se pertenece aun más allá de sus fronteras.
Obra Santísima composición con bote #2, de Sergio Lastres.
Bajo la mirada serena con que los artistas han representado a la Virgen de la Caridad, ruegan tres de sus hijos de diferente origen étnico, que se debaten sobre un pequeño bote en medio de un mar permanentemente tormentoso. Es ese relato de padecimiento y salvación, el de un amor mutuo signado por la dificultad, como ha sido gran parte de la historia de Cuba y los cubanos.
Hoy los ruegos no son los de aquellos tres Juanes. Sin embargo, las preguntas que nos atormentan —más allá de los apagones y la falta de alimentos—, son igual de importantes, ya que en la respuesta que les demos y en el modo en que gestionemos sus resultados, va la vida del país.
¿Cómo solucionar el conflicto que enfrenta a compatriotas ubicados en diferentes puntos del espectro político y cuyas posturas se han radicalizado peligrosamente? ¿De qué forma resolver sin violencias, con civismo, el diferendo entre una parte del pueblo y el gobierno —expresado en forma de protestas y actos de sabotaje? ¿Sobre qué principios, legítimos para todos, emprender un proceso de reconciliación nacional que tenga en cuenta a quienes viven dentro y fuera de los límites geográficos del país? ¿Cómo neutralizar a las fuerzas que se oponen a esa reconciliación y que lucran con el conflicto de un lado u otro del tablero político?
¿Cómo desarrollar la economía sin desmantelar o abandonar —como se ha venido haciendo en los últimos años, según puede verse en la estructura de las inversiones— los logros sociales que alguna vez alcanzamos? ¿Qué mecanismos de control, transparencia y rendición de cuentas deberían implementarse para empoderar al pueblo, soberano de la República y víctima tanto de estrategias mal concebidas y chapuceramente implementadas, como de burócratas que mientras alzan las banderas del socialismo se llenan los bolsillos?

1/3 La inversión sectorial de Cuba mantuvo en el primer semestre de 2021 una estructura deformada. “Servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler” concentraron 45,5% de la inversión total, frente a 3,1% el agro, 0,8% la salud y 0,6% la ciencia e innovación pic.twitter.com/ytCVdl1yfG
— Pedro Monreal (@pmmonreal) September 8, 2021

¿Qué hacer para detener la sangría migratoria que ha llevado a la frontera sur de Estados Unidos a alrededor de 180 mil cubanos en solo unos meses? ¿Cómo proteger a los ancianos que se han quedado solos de este lado del Estrecho de la Florida? ¿Cuál puede ser la estrategia para, sin prohibiciones ni limitación de derechos, asegurar la permanencia en el país de esa parte de su población calificada y laboralmente activa, que es la que en su mayoría ha emigrado? ¿Se resolverá con medidas económicas la crisis espiritual y de expectativas que sufren muchos jóvenes?
El tema migratorio nos pone ante otras interrogantes también con respuestas complejas: ¿Quiénes están comprando las propiedades que venden los que se van? ¿Qué pretenden hacer con ellas? ¿Cómo gestionará el gobierno los probables intereses económicos y políticos que sobre la Isla puedan tener dentro de algunos años esos cubanos que hoy se han ido? ¿De qué forma influirá en la política exterior de los Estados Unidos una comunidad de cubanos en permanente y considerable aumento? ¿Hasta cuándo se coartarán los derechos políticos de los emigrados? ¿Cuál será su papel en la Cuba del futuro?
Para algunas de las interrogantes que he planteado tengo mis propias respuestas; para otras, solo dudas y miedos, que en este día, como aquellos que luchaban por su vida en la barca batida por las aguas de la bahía de Nipe, pongo a los pies de la Virgen de la Caridad. Lo hago junto con el deseo contenido en las estrofas de uno de sus himnos: «Todos tus hijos a ti clamamos: ¡Virgen mambisa, que seamos hermanos!».

Leer más »

El tiempo justo de un beso

Era una batalla perdida. Como la vida misma, ese producto imposible de adquirir sin fecha de caducidad próxima. Pero en este caso, siendo aún más perecedero, más frágil el contenido precioso, uno aspiraba a que, por puro milagro, no se acabara tan rápido. Espejismos.
El pasado 4 de junio, apenas con treinta y seis años, falleció en La Habana Lázaro Quintero Bermúdez, el hijo de Omar, el cubano que ganó como apodo El pagador de promesas, luego de ir caminando de La Habana al Santuario de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba empujando, durante más de 870 kilómetros, un carrito artesanal con una escultura en calamina de la Virgen.
Más de una década llevaba Lázaro luchando con un cáncer en su pecho. La ciencia, tras una operación quirúrgica infructuosa, le había dado doce meses de existencia como pronóstico máximo. Increíblemente pudo ir más allá, tanto que hasta ilusionó en la idea de una mayor sobrevida.
En los días iniciales de recio combate con la enfermedad, cuando estuvo en la frontera imprecisa que separa lo vivo de su fin, su padre hizo la promesa por la que después sería admirado en toda la Isla. La Virgen, sintió Omar, había cumplido, y él debía honrar su parte. Con cincuenta y seis años, una hernia discal, secuelas de fumador desde la adolescencia y ninguna preparación física excepcional, se lanzó a la aventura. Por más vida para su hijo. Por más aire para los pulmones de su muchacho que ya casi no podían funcionar sin un acople de oxígeno.
El 15 de enero de 2022 arrancó la osadía y el 14 de marzo siguiente el hombre subió la cuesta final hasta la puerta del Santuario. Sesenta y dos días con sus noches. Un país recorrido. Miles de emociones a su paso. El pagador de promesas. Un padre en lucha por su retoño. Un héroe.
Ahora, menos de tres meses después de concluida la conmovedora hazaña, el irónico zarpazo. Ni la Virgen pudo más. Y el hombre de la voluntad inquebrantable volvió a ser noticia. Esta vez en el apartado terrible y monótono de los obituarios. Como para ratificarnos, con puño de hierro, que las victorias humanas son solo ínfimas ventajas que nos da la Parca, en un juego ganado de antemano por ella.
(Fotos: RRSS)
«Solo resta decirle que gracias a Él, muchos fuimos mejores personas», escribió alguien para Lázaro en Facebook. Pero la hombrada de su padre tiene también, en mi sentir, muchos otros frutos.
En un país tan fragmentado y empobrecido, donde las heridas económicas y políticas han abierto abismos familiares, la historia de este hombre, su lucha quimérica por algo que es código sagrado de los buenos seres humanos: el amor a un hijo, fue un soplo de unidad y esperanza.
A su paso lo cuidaron médicos, lo protegieron policías, lo alimentaron amas de casa, lo besaron niños, lo animaron delincuentes, le regalaron dinero necesitados y magnates, le desearon salud menesterosos y atléticos; se retrataron con él feministas, machistas, responsables, indolentes; lo enaltecieron creyentes, medio creyentes y descreídos. La pequeña gran humanidad que somos, en su esplendor y su porquería, vio que era posible empujar y empujarnos hacia una meta, hacia una altura. Y que los odios, los cismas, la mierda, podían ceder un rato el protagonismo a las mejores fibras latentes. Y gozarnos en esa dicha.
La gesta de Omar también ratificó algo que, no por lugar común, deja de ser una verdad de templo: la familia y su cuidado son lo primero. La patria más firme y delicada. El altar diario. Todo lo demás, sin desdorarlo, es telón de fondo.
A su paso por las entrañas mismas de la nación, mucha gente se acercó a Omar con cartas para la Virgen cubana. ¿Qué dirían esas misivas, que acaso nadie jamás lea? ¿Cuántas historias? ¿Cuántos anhelos? La felicidad. La salud. Un viaje. Una casa. Una pareja. ¿Por qué y para qué pedir? ¿Cómo ilusionarse sin alzar los pies del suelo y seguir labrando la dura faena de cada día? ¿A quiénes se les habrá cumplido el ensueño? ¿Cuántos, luego de fantasear imposibles, se deprimieron irremediablemente?
¿Y si mañana otro pagador de promesas, en vez de recorrer Cuba, se diera a la tarea de enlazar todos los islotes cubanos en el mundo? ¿Y si, al menos en el sueño (ah Calderón de la Barca), las fronteras, los impedimentos, las aduanas, las regulaciones, las miserias de gobiernos y truhanes, cedieran al simple empuje de los padres y madres elevando a sus hijos?
Tantos deseos. Tantos dolores.
El día en que Omar llegó al poblado de El Cobre, Israel Rojas, del dúo Buena Fe, entonó para él, a capela entre la multitud, la canción Valientes. Cuando el cantante pronunciaba «vine a darle un beso al mundo y nada más»… el hombre que había abierto un trillo de fe con sus zapatos desde La Habana hasta el Oriente, se echó a llorar.
Eso acaso fue la efímera vida de su hijo. Un beso al mundo y nada más. Y sin embargo, de qué callada y eternizarte manera nos sacudió ese beso.

Leer más »

Falleció este sábado Lázaro Quintero, el hijo del pagador de promesas

Lázaro Duamel Quintero Bermúdez, el hijo de Omar Quintero Montes de Oca, conocido como “el Pagador de promesas”. Foto: Miguel Noa Menéndez/ Facebook.Lázaro Duamel Quintero Bermúdez, el hijo de Omar Quintero Montes de Oca, conocido como “el Pagador de promesas”, murió entre la noche del viernes 3 de junio y la madrugada de este sábado 4, tras una larga lucha contra el cáncer.
Según varios amigos dieron a conocer en las redes sociales, tras estar ingresado en el hospital, el joven que cumpliría el 18 de junio 37 años, falleció a causa de un tumor inoperable en el mediastino, diagnosticado hace más de una década.
Por la enfermedad que padecía Lázaro, su papá caminó desde La Habana hasta el Cobre para pedirle a la Virgen de la Caridad que protegiera y diera más salud a su hijo.
Omar, de 56 años de edad, partió el pasado 15 de enero desde su casa en Marianao, La Habana, hacia la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba, para cumplir una promesa por la salud de su hijo.
Desde que su historia saltó a las redes sociales a inicios de febrero, su peregrinar suscitó la atención pública.
(Tomado del muro de Facebook de Miguel Noa Menéndez)
Vea además:
Omar Quintero Montes de Oca, el pagador de promesas

Leer más »

Virgen de la Caridad del Cobre: Cómo se convirtió en Patrona de Cuba

MIAMI, Estados Unidos. — El 10 de mayo de 1916 Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, o Virgen de la Caridad del Cobre, fue declarada Patrona de Cuba por el Papa Benedicto XV.
Se trata de un suceso poco conocido, pero a la vez de gran relevancia para los cubanos, que tienen a Cachita como rectora y guía espiritual de los destinos de la nación.
El nombramiento de la Nuestra Señora de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba tiene antecedentes el 24 de septiembre de 1915, cuando el Mayor General Jesús Rabí, a nombre de los veteranos del Ejército Libertador, solicitó a la Iglesia la proclamación de la Virgen de la Caridad del Cobre como celestial patrona de la joven república cubana.
Archivos de la Arquidiócesis de Miami relatan que al amanecer de ese día más de 2 000 mambises a caballo inundaron las calles y el santuario para celebrar la Santa Misa en la Casa de la Madre de todos los cubanos.
“Los generales tuvieron el honor de sentarse cerca de la Virgen en el presbiterio y allí, desde el púlpito, el general Padró Griñán leyó, a nombre de todos los veteranos de la Guerra de Independencia, la solicitud dirigida al Papa Benedicto XV”.
En 1916, Benedicto XV respondió a la petición de los mambises reconociendo y declarando el patronazgo de Santa María de la Caridad con carácter solemne.
La Virgen en la historia reciente
Veinte años después, el Papa Pío XI autorizó la coronación canónica de la sagrada imagen. El 20 de diciembre de 1936, una enorme muchedumbre se concentró en la entonces Alameda Michaelsen para celebrar el Congreso Eucarístico de Santiago de Cuba y la solemne Coronación de la Imagen de la Virgen de la Caridad.
“Fue el acto público católico más grande celebrado hasta entonces en Cuba. Más de cien mil personas, cantidad extraordinaria para la época, presenció emocionada cuando Monseñor Valentín Zubizarreta colocaba sobre las cabezas de las imágenes de la Madre y del Hijo, las hermosas coronas de oro y piedras preciosas, regalo de los agradecidos devotos de la Virgen”.
Cabe señalar que la petición que el episcopado cubano había hecho llegar al papa Pío XI fue respondida en largo documento aprobatorio firmado, a nombre del pontífice, por el Cardenal Eugenio Pacelli, futuro papa Pío XII.
Pero el vínculo entre El Vaticano y la Virgen de la Caridad del Cobre no termina ahí, ya que el Santuario Nacional de la Virgen del Cobre fue elevado a Basílica por la Santa Sede, específicamente por el Papa Pablo VI. En representación suya viajó a la Isla el Cardenal Gantín para consagrar la nueva basílica menor.
Cabe señalar que los últimos tres papas han estado junto a la imagen de la Virgen de la Caridad. San Juan Pablo II la coronó en Santiago de Cuba durante su visita pastoral a la Isla en 1998; Benedicto XVI visitó su santuario en 2012, oró delante de la bendita imagen y le obsequió la Rosa de Oro, distinción extraordinaria que la Iglesia concede a lugares de excepción; mientras que en 2015, el actual Papa Francisco, que celebró la Eucaristía en la Basílica del Cobre, oró y acarició con cariño la bendita imagen y le dejó de ex voto un hermoso jarrón de plata con flores de porcelana.
[embedded content][embedded content]
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Fe, amor y bendiciones: la historia del pagador de promesas más viral de Cuba

Omar Quintero, el cubano conocido como «el pagador de promesas», dice tener «más fe, amor y una responsabilidad» tras cumplir la que hizo a la Virgen de la Caridad por el «milagro» de sanar a su hijo, caminando casi 900 kilómetros, hazaña que han seguido miles de personas dentro y fuera de su país, en vivo y en las redes sociales.De regreso a su pequeño hogar en la popular barriada de Los Pocitos, en el municipio habanero Marianao, este hombre sencillo, de 56 años, cuenta en una entrevista a EFE su experiencia de esta larga travesía de dos meses, que comenzó «solito» y que a partir de la mitad del camino se volvió viral y sumó apoyos que le trasmitieron «más fuerza» para no rendirse.«Vengo con más fe, orgullo, amor y bendiciones para el pueblo de Cuba. Le he puesto corazón a mi país. Reviví la fe que estaba en el piso», afirma este empleado en un agro (tienda de fruta y verdura), rodeado de familiares y vecinos.En los apenas 16 metros cuadrados de su casa, el devoto Quintero tiene un altar dedicado a la Virgen de la Caridad del Cobre, al que sumó una imagen de madera de la deidad, obsequio de un escultor que conoció a su paso por la provincia de Camagüey.Aunque su viaje como peregrino se hizo viral en las redes sociales y trascendió las fronteras de Cuba, Quintero asegura que es «el mismo de siempre».Omar Quintero, el Pagador de Promesas Cubano, de 56 años, protagonizó una larga travesía de dos meses, que se volvió viral. Foto: Ernesto Mastrascusa / EFE.La promesaA su hijo Lázaro Damel Quintero Bermúdez, un joven «bello y físicamente saludable», trabajador del sector de la salud, se le diagnosticó hace once años una enfermedad mortal: un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que se forma en el sistema linfático.Le ha afectado los pulmones y los médicos le calculaban apenas unos meses de vida.«Fue un momento crítico en mi vida, tuve miedo de perder a mi hijo porque eso era lo que se esperaba», rememora Omar con tristeza.Recuerda que su hijo, de 25 años, estuvo hospitalizado en estado muy grave y los partes médicos daban pocas esperanzas.Ese fue el momento en que le prometió «a Dios y a la Virgen de la Caridad que si lo salvaban iba a El Cobre a pie», en referencia al conocido santuario de la Virgen de la Caridad, lo que implicaba cruzar casi entera la isla de Cuba.Quintero atribuye a su «fe y amor de padre» esa promesa. «Los médicos pusieron todo su empeño, lo salvaron y salió del coma, no como antes pero está vivo, con la fe, el apoyo que me dio el pueblo en esta caminata», explica.El largo trayectoEn la primera jornada de la travesía –con salida de La Habana el pasado 15 de enero hasta el vecino pueblo de San José de las Lajas– hizo 51 kilómetros. «Sin darme cuenta», dice ahora.A partir de ahí anduvo por la Carretera Central del país a más de 30 kilómetros por día, empujando el carrito en el que transportaba una imagen de la Virgen vestida con el color amarillo que le caracteriza.Omar relata que en aquellos primeros días durmió en estaciones de autobuses, portales de viviendas y comercios. Comía poco: el café y los cigarros eran su «gasolina».Reconoce que durante el trayecto hubo un momento en el que pensó que no iba a llegar a su destino, el pequeño pueblo de El Cobre, en Santiago de Cuba, donde está el santuario de la Virgen de La Caridad, declarada Patrona de Cuba en 1916 por la Iglesia católica, y conocida como «Cachita» y Oshún en las religiones afrocubanasCuba: “pagador de promesas” termina su peregrinar al Santuario del CobrePero al cerrar la primera etapa del recorrido en la provincia central Sancti Spíritus, Omar recibió una sorpresiva acogida del pueblo, organismos estatales y la Cruz Roja, que le acompañó a partir de ese momento con una ambulancia.«No esperaba que el pueblo me recibiera así. Me pedían autógrafos, hacerse fotos, que tocara sus manos o les llevara ofrendas a la Virgen, bendiciones las embarazadas y donaciones» que entregó a hogares de ancianos, escuelas de niños discapacitados y enfermos, narra el peregrino con precisión cronológica.Su promesa se hizo viral y en las redes sociales se compartían día a día sus avances. Los medios locales comenzaron a entrevistarlo y registrar su marcha hacia El Cobre.Se le sumaron incluso personas en su peregrinaje, entre ellas una joven nombrada María Carla, en Camagüey, y el turista italiano Davide Cuttica, quien se cruzó con él en Ciego de Ávila y le acompañó hasta el final y de regreso a La Habana, mientras trasmitía en su blog en las redes sociales el viaje del cubano, que ahora los considera «amigos y familia».Omar Quintero, el Pagador de Promesas Cubano, conversa con Davis Cuttica (d), un turista Italiano que se unió en la caminata de su promesa hasta El Cobre. Foto: Ernesto Mastrascusa / EFE.En El CobreQuintero revive el recibimiento que le ofrecieron cientos de personas en El Cobre, como el cantante Israel Rojas, que respondió a su petición y entonó el tema «Valientes», dedicado al personal médico de Cuba y que ha ganado gran popularidad durante la pandemia de la COVID-19.Además, Omar guarda en la memoria la subida final hasta el Santuario, corriendo con su carrito por las escaleras. Y cuando llegó frente a la imagen de la Virgen: «lloré como un niño más de media hora».«Cumplí ante ella y ante Dios. En El Cobre dejé mi corazón, prometí a la Caridad que cuando mi hijo se recupere voy a llevarlo porque es parte de la promesa y que seguiré ayudando a los enfermos», apunta.Con ese fin dijo que se plantea crear ahora un grupo de ayuda humanitaria virtual para hacer donaciones principalmente a niños enfermos y sin amparo familiar.Aunque esta fue su sexta promesa a la Caridad, considera que esta ha sido la más significativa de todas y llamó a las personas enfermas a no perder la esperanza: «No se rindan y luchen por su vida».

Leer más »

Cuba: “pagador de promesas” termina su peregrinar al Santuario del Cobre

Omar Quinteros Montes de Oca, el peregrino cubano de 56 años que se mantuvo casi dos meses en las carreteras de la Isla para cumplir una promesa en favor de la salud de su hijo, llegó este lunes al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, situado en la oriental provincia de Santiago de Cuba, donde fue recibido por un impresionante mar de pueblo.La caminata de más de 800 km comenzó el pasado 15 de enero, cuando a las 5:50 a.m. Omar partió desde su casa ubicada en el capitalino municipio de Marianao, «con la bendición de su madre y los abrazos de dos hermanos y un vecino», como él mismo contara para un reportaje publicado por el periódico Escambray, cuando en su particular periplo había alcanzado la central provincia de Sancti Spíritus.“Mi promesa de ir caminando desde La Habana hasta El Cobre, en Santiago de Cuba es por la salud de mi hijito… Si ella me lo salvaba yo iba y aquí estoy. Sobrevivir a un tumor en el mediastino, luego que lo operaron, no le pudieron hacer nada y hoy el tumor está en el mismo lugar, sin hacer metástasis, creo que es poco común”, confesó al mencionado medio.Hasta ese momento -mediados del mes de febrero-, Omar había ido por el borde de la Carretera Central empujando un carrito blanco con cuatro ruedas y techo rojo, donde protegía a la imagen de la Patrona de Cuba hecha de calamina. La imagen le acompaña desde hace más de 20 años.Antes del reportaje de Escambray, la historia de Omar había comenzado a hacerse viral a través de las redes sociales, y a pesar de no ser habitual en su agendas informativas, no dadas a incorporar asuntos de tema religioso, los medios provinciales y de alcance nacional también dieron muestra de interés en el hecho.Cubano atraviesa caminando la Isla para pagar una promesa a la Virgen de la Caridad del CobreNo fueron pocos los vecinos que a su paso acompañaron a Omar en su extenso peregrinar. Fue la propia voz popular la que no tardó en bautizarlo como el «pagador de promesas».De esa manera, a lo largo de su recorrido fue encontrando la solidaridad y el apoyo. En cada comunidad por la que iba pasando recibió lo necesario para continuar. A los vecinos, atraídos por la conmovedora historia, se unieron luego las autoridades locales, la policía y la Cruz Roja, quienes expresaron si intención de organizar y garantizar que Omar cumpliera de la mejor forma su objetivo.La promesa de un padreEn el reportaje de Escambray, escrito por la periodista Lisandra Gómez, Omar confesó que se había visto obligado a apagar su celular por momentos para avanzar en su propósito, pues la cantidad de llamadas que iba recibiendo con muestras de apoyo era abrumadora.“Voy a llegar. No sé si de rodillas, con las manos, pero lo haré por mi hijo y por todos los enfermos de cáncer del mundo. Hay que vivirlo para saber la crueldad de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona”, dijo entonces.Poco antes de alcanzar su destino, Omar vio cumplido otro deseo, pues había pedido a través de las redes sociales a Israel Rojas, voz líder del Dúo Buena Fe, entonar junto él la canción «Valientes», un tema que, como su propia gesta, tiene una amplia carga emocional y espiritual.Aunque no han trascendido cuáles serías sus próximos pasos, había declarado antes que, al concluir su travesía, esperaba regresara a su casa en Marianao con su carrito ya en un medio de transporte.También, comentó que compartiría lo que no había utilizado de las donaciones recibidas en su trayecto. Con el dinero sobrante de los fondos que logró recolectar compraría juguetes cuyo destino serían niños víctimas de cáncer.

Leer más »

El pagador de promesas llega a El Cobre de Santiago de Cuba acompañado por Buena Fe

“En el Cobre de Santiago de Cuba. Con Omar, un hombre que nos ha unido en la fe del amor a la vida. Un hombre valiente”, se lee en un post de Facebook de Buena Fe
Buena Fe acompaña al “pagador de promesas”, en El Cobre de Santiago de Cuba. (Foto: Facebook/Israel Rojas Fiel)

Relacionados

Omar Quintero Montes de Oca, “el pagador de promesas”, está en El Cobre, en Santiago de Cuba. Cumpliendo también su promesa, el cantautor cubano Israel Rojas lo acompaña.

“En el Cobre de Santiago de Cuba. Con Omar, un hombre que nos ha unido en la fe del amor a la vida. Un hombre valiente”, se lee en un post de Facebook de Buena Fe.

En el video publicado por la agrupación, Israel Rojas canta a capella Valiente, canción convertida en himno de lucha contra la pandemia y en un canto a la solidaridad del personal médico cubano que presta su colaboración en varias naciones del mundo.

Omar, de 56 años de edad, partió el pasado 15 de enero desde su casa en Marianao, La Habana, hacia la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba, para cumplir una promesa por la salud de su hijo.

Desde que su historia saltó a las redes sociales a inicios de febrero, su peregrinar suscitó la atención pública.

El pasado 26 de febrero, Buena Fe comunicó en su cuenta en Facebook que, a solicitud de Omar, estarían junto a él en El Cobre y cantarían “Valientes”.

Leer más »

Buena Fe acompaña al “pagador de promesas”, en El Cobre de Santiago de Cuba (+ Video)

Foto: Captura de pantalla.Omar Quintero Montes de Oca, “el pagador de promesas”, está en El Cobre, en Santiago de Cuba. Cumpliendo también su promesa, el cantautor cubano Israel Rojas lo acompaña.
“En el Cobre de Santiago de Cuba. Con Omar, un hombre que nos ha unido en la fe del amor a la vida. Un hombre valiente”, se lee en un post de Facebook de Buena Fe.
En el video publicado por la agrupación, Israel Rojas canta a capella Valiente, canción convertida en himno de lucha contra la pandemia y en un canto a la solidaridad del personal médico cubano que presta su colaboración en varias naciones del mundo.
Omar, de 56 años de edad, partió el pasado 15 de enero desde su casa en Marianao, La Habana, hacia la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba, para cumplir una promesa por la salud de su hijo.
Desde que su historia saltó a las redes sociales a inicios de febrero, su peregrinar suscitó la atención pública.
El pasado 26 de febrero, Buena Fe comunicó en su cuenta en Facebook que, a solicitud de Omar, estarían junto a él en El Cobre y cantarían “Valientes”.

En video, Buena Fe acompaña al “pagador de promesas”

Leer más »

Cubano atraviesa caminando la Isla para pagar una promesa a la Virgen de la Caridad del Cobre

La travesía de un cubano de 56 años, que partió caminando desde La Habana hacia el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, se ha hecho viral en las redes sociales y fue reflejado por medios oficiales de la Isla.El semanario Escambray, de la provincia de Sancti Spíritus, publicó un reportaje sobre el paso de Omar Quintero Montes de Oca por ese territorio del centro cubano, donde ha recibido numerosas muestras de solidaridad y apoyo a su peregrinaje, una promesa hecha por la salud de su hijo.Quintero Montes de Oca contó a ese medio que partió de su casa, en el capitalino municipio de Marianao, a las 5:50 de la mañana del pasado 15 de enero, con la bendición de su madre y los abrazos de dos hermanos y un vecino. Desde entonces, se traslada caminando por el borde de la Carretera Central con carrito blanco con cuatro ruedas y techo rojo, donde protege a la imagen hecha de calamina de la Patrona de Cuba que le acompaña desde hace más de 20 años.“Mi promesa de ir caminando desde La Habana hasta El Cobre, en Santiago de Cuba es por la salud de mi hijito… Si ella me lo salvaba yo iba y aquí estoy. Sobrevivir a un tumor en el mediastino, luego que lo operaron, no le pudieron hacer nada y hoy el tumor está en el mismo lugar, sin hacer metástasis, creo que es poco común”, confesó a Escambray.El medio espirituano refiere que el hijo de Omar, Lázaro Quinterño Bermúdez, de 36 años, fue diagnosticado hace 10 años. Según su padre, «apenas puede caminar porque se cansa mucho» y duerme sentado, al tiempo que continúa su tratamiento con radiaciones, aunque no ha recibido quimioterapia.Sobre el apoyo recibido a lo largo de su travesía, Omar dijo que ha sido mucho desde que pasó por San José de las Lajas, y que ha cumplido con el plan de no dormir en ninguna casa particular. Hasta el momento lo ha hecho en sus alrededores, y se baña solo en los ríos porque «tanto mi Virgencita como Yemayá, son de agua», asegura.De acuerdo con Escambray, Quintero Montes de Oca tardó más de 12 horas en cubrir el tramo entre el poblado de Guayos y la cabecera provincial espirituana debido, en parte, al “mar de gente” que se agrupó a lo largo de la carretera para mostrarle su solidaridad, regalarle comida, dinero, ofrendas, o simplemente para tomarse una foto con él.Publicidad“He tenido que apagar el celular para avanzar, porque ya hasta de Santiago de Cuba me dijeron que me esperan. Hubo un niñito de dos años, de Colón, Matanzas, que me sacó las lágrimas. Soy un cubano humilde, trabajador desde hace 14 años en un centro de elaboración de alimentos, amante de este país. Hasta traigo una carta de mi jefe que da constancia de que saben y apoyan esta decisión”, explicó.Según el reportaje, Omar no tiene idea de qué día estará de frente a la escalinata de la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, pero se aferra a sus creencias para continuar viaje, cuando aun no ha completado la mitad del trayecto.“Voy a llegar. No sé si de rodillas, con las manos, pero lo haré por mi hijo y por todos los enfermos de cáncer del mundo. Hay que vivirlo para saber la crueldad de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona”, dice.De acuerdo con su declaraciones, luego de cumplir su promesa aspira regresar a su casa en Marianao mediante algún medio de transporte y con su carrito. Además, dice que de todo lo recibido a lo largo del trayecto, compartirá lo que no utilice con las personas que lo necesiten y que con el sobrante del dinero que le han regalado comprará juguetes para donarlos a los niños con cáncer.

Leer más »

Omar Quintero Montes de Oca, el pagador de promesas

Omar recorre el trayecto de La Habana al Cobre por su hijo y por su fe. Foto: Tomada de Facebook.Cuando la ciencia se cruzó de brazos y en cada parte médico el diagnóstico no encontraba la luz, Omar Quintero Montes de Oca corrió a una esquina del hospital oncológico de La Habana para pedir un milagro. Fueron 14 días de un duelo desigual con la muerte. Y ya han pasado 10 años.
“Mi promesa de ir caminando desde La Habana hasta El Cobre, en Santiago de Cuba es por la salud de mi hijito —cuenta a quienes se tropieza por la carreta e, incluso, a quienes lo llaman al celular para darle aliento—. Si ella me lo salvaba yo iba y aquí estoy. Sobrevivir a un tumor en el mediastino, luego que lo operaron, no le pudieron hacer nada y hoy el tumor está en el mismo lugar, sin hacer metástasis, creo que es poco común”.
Partió de su casa en Marianao a las 5:50 de la mañana del 15 de enero con la bendición de su madre y los abrazos de dos hermanos y un vecino. Lo vieron salir junto al carrito blanco con cuatro ruedas y techo rojo, donde protege a la imagen hecha de calamina de la Patrona de Cuba, su acompañante desde hace más de 20 años.
“La adoro. Me levanto y duermo con mi virgencita. También, llevo en mi corazón a Yemayá”.
No ha pasado un día en que no le rece. Y desde que empinó su camino le guía. Cada cierto tiempo, se sostiene en las fotos de su hijo Lázaro Quintero Bermúdez con 36 años, que guarda en el celular. Sus cambios físicos y la maldita cicatriz en el medio del pecho le redoblan las fuerzas para seguir hasta la búsqueda de sus raíces espirituales.
“Mi hijito era un muchacho fuerte, bello. Le gustaba hacer ejercicios y un día comenzó con un dolor. Pensamos que era propio de esas actividades. Al hacerle la placa le encontraron el tumor. Y ahí comenzó todo.
“Apenas puede caminar porque se cansa mucho. Duerme sentado. Me da lástima conversar con él porque sé que siente mal. Tose y las flemas son constantes. En ocasiones necesita ir al policlínico por oxígeno y va, según los turnos, al hospital. Se ha seguido dando radiaciones, pero quimioterapia, no. Además, él tiene también sus santos que le ayudan.
“Me llama constantemente para saber por dónde voy y cómo estoy. Ya tengo 56 años, soy hipertenso y sufro de una hernia discal que ni se ha enterado de mi andar. Mi preparación para enfrentar la travesía es solo psicológica. Las fuerzas están, tanto es así que fumo desde los 14 años y ahora me doy cuenta que estoy entero. Subí las lomas de Matanzas como si nada. Claro, yo sé que en eso está mucho mi fe”.
Sancti Spíritus no tiene comparación
Bastó ser percibido bajo el sol o acurrucado en alguna parada o portal, esquivando el frío de las noches, para que la voz de alarma se hiciera viral por las redes sociales: “¡Camina un hombre hasta El Cobre por su hijo!”, “Si ven al Pagador de promesas, ayúdelo”… son algunas de las frases que hicieron noticia el peregrinaje de Omar Quintero.
A su paso por la Carretera Central recibe la solidaridad del pueblo. Foto: Tomada de Facebook.
“Desde San José he recibido mucha ayuda. Prometí no dormir en ninguna casa particular, sino a sus afueras, y como tanto mi Virgencita de la Caridad y Yemayá son de agua, solo me puedo bañar en los ríos, aunque tenga que romper el hielo de sus aguas.
“Pero, lo vivido de Placetas hasta Sancti Spíritus ha sido inimaginable. Me llevo de aquí una piedra de afectos, porque esto sí es un pueblo de cubanos de verdad. Salí con fe, pero la percibida al escoltarme me da mucho más para llegar”.
Habla del recibimiento en tierra yayabera. Casi 12 horas demoró su paso desde Guayos hasta la cabecera provincial. Al borde de la Carretera Central le esperó un mar humano. Unos con obsequios comestibles, dinero, ofrendas y otros para hacerse fotos y decirle que le apoyan. Más de 20 motorinas y ciudadanos a pie le siguieron por extensos tramos hasta que encontró guarida segura para descansar algunas horas en el Recinto Ferial Delio Luna Echemendía, gracias a gestiones solidarias de miembros del grupo de Facebook Te aviso. Aquí hay.
“Hubo un momento en que casi me desmayo y la presión arterial me subió, porque eran demasiadas las personas bordeándome y los pitos y música de las motorinas. La cabeza me hizo: ¡boom!
En la ciudad de Sancti Spíritus un mar humano le dio la bienvenida. Foto: Tomada de Facebook.
“No tengo palabras para agradecer. Me dieron demasiadas cosas que no puedo llevar porque el peso de mi carrito me impide la marcha. Compartiré lo que no necesite con los que sí. Quiero al regresar a La Habana, con el dinero que me sobre, comprar juguetes y donarlos a los niños con cáncer. Esto ha sido una hermandad. Espero que en el resto de los pueblos no ocurra como aquí, porque entonces me será mucho más difícil continuar.
“Sancti Spíritus no tiene comparación. La inmensa bendición de mi Virgen se queda aquí, por la grandeza de su gente”.
También han estado las constantes llamadas. Quienes lo conocieron a su paso le siguen e, incluso, también están quienes al descubrirlo en fotos quieren sumarse al apoyo popular.
“He tenido que apagar el celular para avanzar, porque ya hasta de Santiago de Cuba me dijeron que me esperan. Hubo un niñito de dos años, de Colón, Matanzas que me sacó las lágrimas. Soy un cubano humilde, trabajador desde hace 14 años en un centro de elaboración de alimentos, amante de este país. Hasta traigo una carta de mi jefe que da constancia de que saben y apoyan esta decisión”.
Camino de esperanza
Omar Quintero Montes de Oca no tiene idea de qué día estará de frente a la escalinata de la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Se aferra a sus más autóctonas creencias para continuar su andar por un camino que aun no ha completado la mitad del trayecto.
“Voy a llegar. No sé si de rodillas, con las manos, pero lo haré por mi hijo y por todos los enfermos de cáncer del mundo. Hay que vivirlo para saber la crueldad de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona”.
Tras cumplir con lo pactado, aspira regresar a su casa en Marianao mediante algún medio de transporte y con su carrito, su único sostén en este atípico viaje, no solo por proteger la imagen de la Virgen, sino para cargar sus pocas pertenencias y cuanto le entregan quienes se cruzan en su camino por la Carretera Central.
Es el peregrinar de un hombre hasta uno de los rincones de la isla donde prevalece lo más puro de la cubanía. Lo convidan el amor por su hijo y, sobre todo, la fe.
(Tomado de Escambray)

Leer más »

Omar Quintero Montes de Oca, el pagador de promesas (+fotos)

Este hombre de 56 años camina desde La Habana hacia la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba, para cumplir una promesa por la salud de su hijo
Omar Quintero Montes de Oca cumple su promesa de llegar a pie hasta la Virgen de la Caridad del Cobre, en Santiago de Cuba por la salud de su hijo. (Fotos: Facebook)

Relacionados

Cuando la ciencia se cruzó de brazos y en cada parte médico el diagnóstico no encontraba la luz, Omar Quintero Montes de Oca corrió a una esquina del hospital oncológico de La Habana para pedir un milagro. Fueron 14 días de un duelo desigual con la muerte. Y ya han pasado 10 años.

“Mi promesa de ir caminando desde La Habana hasta El Cobre, en Santiago de Cuba es por la salud de mi hijito —cuenta a quienes se tropieza por la carreta e, incluso, a quienes lo llaman al celular para darle aliento—. Si ella me lo salvaba yo iba y aquí estoy. Sobrevivir a un tumor en el mediastino, luego que lo operaron, no le pudieron hacer nada y hoy el tumor está en el mismo lugar, sin hacer metástasis, creo que es poco común”.

A su paso por la Carretera Central recibe la solidaridad del pueblo.

Partió de su casa en Marianao a las 5:50 de la mañana del 15 de enero con la bendición de su madre y los abrazos de dos hermanos y un vecino. Lo vieron salir junto al carrito blanco con cuatro ruedas y techo rojo, donde protege a la imagen hecha de calamina de la Patrona de Cuba, su acompañante desde hace más de 20 años.

“La adoro. Me levanto y duermo con mi virgencita. También, llevo en mi corazón a Yemayá”.

No ha pasado un día en que no le rece. Y desde que empinó su camino le guía. Cada cierto tiempo, se sostiene en las fotos de su hijo Lázaro Quintero Bermúdez con 36 años, que guarda en el celular. Sus cambios físicos y la maldita cicatriz en el medio del pecho le redoblan las fuerzas para seguir hasta la búsqueda de sus raíces espirituales.

“Mi hijito era un muchacho fuerte, bello. Le gustaba hacer ejercicios y un día comenzó con un dolor. Pensamos que era propio de esas actividades. Al hacerle la placa le encontraron el tumor. Y ahí comenzó todo.

“Apenas puede caminar porque se cansa mucho. Duerme sentado. Me da lástima conversar con él porque sé que siente mal. Tose y las flemas son constantes. En ocasiones necesita ir al policlínico por oxígeno y va, según los turnos, al hospital. Se ha seguido dando radiaciones, pero quimioterapia, no. Además, él tiene también sus santos que le ayudan.

“Me llama constantemente para saber por dónde voy y cómo estoy. Ya tengo 56 años, soy hipertenso y sufro de una hernia discal que ni se ha enterado de mi andar. Mi preparación para enfrentar la travesía es solo psicológica. Las fuerzas están, tanto es así que fumo desde los 14 años y ahora me doy cuenta que estoy entero. Subí las lomas de Matanzas como si nada. Claro, yo sé que en eso está mucho mi fe”.

Comida, dinero, ofrendas… le han entregado a este padre cubano.

SANCTI SPÍRITUS NO TIENE COMPARACIÓN

Bastó ser percibido bajo el sol o acurrucado en alguna parada o portal, esquivando el frío de las noches, para que la voz de alarma se hiciera viral por las redes sociales: “¡Camina un hombre hasta El Cobre por su hijo!”, “Si ven al Pagador de promesas, ayúdelo”… son algunas de las frases que hicieron noticia el peregrinaje de Omar Quintero.

“Desde San José he recibido mucha ayuda. Prometí no dormir en ninguna casa particular, sino a sus afueras, y como tanto mi Virgencita de la Caridad y Yemayá son de agua, solo me puedo bañar en los ríos, aunque tenga que romper el hielo de sus aguas.

“Pero, lo vivido de Placetas hasta Sancti Spíritus ha sido inimaginable. Me llevo de aquí una piedra de afectos, porque esto sí es un pueblo de cubanos de verdad. Salí con fe, pero la percibida al escoltarme me da mucho más para llegar”.

Habla del recibimiento en tierra yayabera. Casi 12 horas demoró su paso desde Guayos hasta la cabecera provincial. Al borde de la Carretera Central le esperó un mar humano. Unos con obsequios comestibles, dinero, ofrendas y otros para hacerse fotos y decirle que le apoyan. Más de 20 motorinas y ciudadanos a pie le siguieron por extensos tramos hasta que encontró guarida segura para descansar algunas horas en el Recinto Ferial Delio Luna Echemendía, gracias a gestiones solidarias de miembros del grupo de Facebook Te aviso. Aquí hay.

“Hubo un momento en que casi me desmayo y la presión arterial me subió, porque eran demasiadas las personas bordeándome y los pitos y música de las motorinas. La cabeza me hizo: ¡boom!

En la ciudad de Sancti Spíritus un mar humano le dio la bienvenida.

“No tengo palabras para agradecer. Me dieron demasiadas cosas que no puedo llevar porque el peso de mi carrito me impide la marcha. Compartiré lo que no necesite con los que sí. Quiero al regresar a La Habana, con el dinero que me sobre, comprar juguetes y donarlos a los niños con cáncer. Esto ha sido una hermandad. Espero que en el resto de los pueblos no ocurra como aquí, porque entonces me será mucho más difícil continuar.

“Sancti Spíritus no tiene comparación. La inmensa bendición de mi Virgen se queda aquí, por la grandeza de su gente”.

También han estado las constantes llamadas. Quienes lo conocieron a su paso le siguen e, incluso, también están quienes al descubrirlo en fotos quieren sumarse al apoyo popular.

“He tenido que apagar el celular para avanzar, porque ya hasta de Santiago de Cuba me dijeron que me esperan. Hubo un niñito de dos años, de Colón, Matanzas que me sacó las lágrimas. Soy un cubano humilde, trabajador desde hace 14 años en un centro de elaboración de alimentos, amante de este país. Hasta traigo una carta de mi jefe que da constancia de que saben y apoyan esta decisión”.

CAMINO DE ESPERANZA

Omar Quintero Montes de Oca no tiene idea de qué día estará de frente a la escalinata de la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Se aferra a sus más autóctonas creencias para continuar su andar por un camino que aun no ha completado la mitad del trayecto.

“Voy a llegar. No sé si de rodillas, con las manos, pero lo haré por mi hijo y por todos los enfermos de cáncer del mundo. Hay que vivirlo para saber la crueldad de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona”.

Tras cumplir con lo pactado, aspira regresar a su casa en Marianao mediante algún medio de transporte y con su carrito, su único sostén en este atípico viaje, no solo por proteger la imagen de la Virgen, sino para cargar sus pocas pertenencias y cuanto le entregan quienes se cruzan en su camino por la Carretera Central.

Es el peregrinar de un hombre hasta uno de los rincones de la isla donde prevalece lo más puro de la cubanía. Lo convidan el amor por su hijo y, sobre todo, la fe.

Leer más »

Diario de una promesa: La Sierrita (II)

En el camino de Bayamo a La Sierrita. Foto: Miladys Limonta.A las 17:40 horas nos reciben en La Sierrita. Hasta las ranas nos dieron la bienvenida. Quiénes me conocen saben que no somos muy amigas, pero esta vez no sé por qué me parecieron diferentes.
Diferente ha sido también el camino recorrido hasta Bayamo con respecto a un año atrás, cuando las calles desérticas reflejaban la situación que vivía el país, sin saber que aún nos esperaban unos meses de julio y agosto muy difíciles.
Así las cosas. Pero desde diciembre del año 2020 en Santiago de Cuba hasta junio del 2021 en el propio Santiago, y luego en Granma y Guantánamo avanzaba el desarrollo clínico de la vacuna que en poco tiempo se convertiría en la primera anticovid-19 de subunidad en América Latina, que recibiera un Autorizo de Emergencia. Como rayo de luz en medio de una tormenta fue la vacuna Abdala para la mayoría de los cubanos.
Así nos confesaron los lugareños que nos recibieron en La Sierrita. Para aquellos que nunca han llegado a estos lares, La Sierrita es campamento base para todo aquel dispuesto a escalar los 1974 metros de la elevación más alta de Cuba.
Veinticinco años después que vine la primera vez, este sitio lleva la impronta de Expósito, que supo impregnar a los granmenses el saber hacer de las cosas que perduren en el tiempo y cada día mejor, para satisfacer al pueblo. Aquí nos recibieron con magos, el quinteto Cuba Son y con una buena sazón. Cuando amanezca vamos rumbo a La Plata.
El quinteto Cuba Son. Foto: Miladys Limonta.
La tropa. Foto: Miladys Limonta.
La bienvenida en el campamento. Foto: Miladys Limonta.
Vea además:
Diario de una promesa: Abdala rumbo al Turquino (I)

Leer más »

Diario de una promesa: Abdala rumbo al Turquino (I)

Grupo de científicos del CIGB rumbo al Turquino. Foto: Miladys Limonta.Sobre las 4:50 a.m. salimos en pos de cumplir la promesa que nos hicimos, cuando aquel domingo al fin nos salió el ensayo de lo que parecía ser un final feliz. Entonces nos dijimos que si lo lográbamos nuestra vacuna subiría el Pico Turquino, y luego iríamos a ver al JEFE.
En la Tropa vamos tres de los que estábamos ese día en el laboratorio, acompañados por jóvenes que después, desde sus puestos de trabajo, han aportado a la hazaña de haber vacunado a la mayoría de la población adulta y a una parte de la población pediátrica.
La guagua se ha convertido en un campamento ambulante, con un chofer que nos dice “a ustedes hay que cuidarlos porque si la ómicron entra a Cuba, confiamos en ustedes”. Aprovechamos y dormimos, tanto cansancio acumulado se descarga por estas horas, pasamos Sancti Spíritus y seguimos camino a Camagüey.
En el camino de Camagüey a Ciego de Ávila. Foto: Miladys Limonta.
Allí hicimos parada obligada en la sede del CIGB y vamos ahora rumbo a Las Tunas.
Llegaremos hoy al campismo La Sierrita en Granma, el domingo vamos a la Plata, el lunes subiremos el Turquino y allí pondremos un vial de ABDALA.
El martes haremos el homenaje al JEFE, nuestro Fidel, y a la Virgen de la Caridad, el miércoles estaremos en el II Frente. Les iremos contando.
Foto: Miladys Limonta.

Leer más »

Cachita en el aeropuerto de La Habana, el mural del “mulatico de Cayo Hueso”

“Cachita ampara a todos los cubanos”, el mural de Michel Mirabal. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.Hace 40 años un niño de Cayo Hueso miraba y miraba la casa de su vecina. Nery, la señora mayor que vivía justo al lado, tenía la Virgen más hermosa que aquellos ojos habían visto nunca. “Ella podía tener todos los problemas comunes y existenciales igual que cualquiera de nosotros en el solar, pero su virgen”, de oro de 24 quilates, madera y yeso, “era un altar magnífico”. Heredada de su abuela mambisa, Nery murió casi al cumplir un siglo y aquel niño insistió durante años al sobrino que la heredó que le vendiera aquella virgen. Finalmente, luego de un tiempo, recibió una llamada: “si vienes en este momento, te la puedes llevar”.
Hoy esa Virgen de la Caridad del Cobre, restaurada por Eusebio Leal, está en la entrada de la casa de Michel Mirabal. El pintor de las manos y las banderas se ha inspirado en ella para crear el mural que se inaugura este sábado en la terminal 3 del aeropuerto internacional José Martí de La Habana.
“Cachita ampara a todos los cubanos” es el nombre del enorme mural, pero no fue siempre ese. Mirabal ha tenido este proyecto en mente por lo menos durante cinco años y el primer boceto se llamaba “Giremos juntos”. Pensado originalmente para ubicarse en la ciudad de Cienfuegos, una serie de “casualidades” y “desintereses” hizo que acabara en la mayor terminal aérea del país.
Hace exactamente un año, sintiéndose mal por no haber podido concretar la que alguna vez llamó “la obra más importante de su vida”, Mirabal decidió dedicarle un espacio en su casa a Cachita. Junto a la virgen de su vecina colocó un mural muy parecido al del aeropuerto. “Como limpiándome con ella, diciéndole: ́no vas a estar donde quería, pero vas a estar aquí y te vamos a venerar ́. Yo le prometí que, si ella quería que fuera, escogiera el lugar, y no pasó un mes, y se dio esta ubicación”.
Durante ese mes, haciendo el mural de la bandera cubana, ubicada en los bajos del Habana Libre en la avenida 23, se le acercó el vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial de la ciudad, Luis Carlos Góngora Domínguez y le presentó la idea del aeropuerto. “Yo me reí porque dije: ´eso sería un sueño porque esa es una de las plazas más importantes para poner una obra porque la ve mucha gente´. Y no me lo creía hasta que fuimos trabajando poco a poco y se concretó y ya es un sueño hecho realidad”.
Este viernes 22 de octubre Michel, cuyas obras forman parte de las colecciones de la fundación Rockefeller, los museos de Bellas Artes de Medellín y Bogotá, está parado frente a su nuevo mural, con las manos en los bolsillos, y ríe cuando dice: “Lo que sucede conviene. Yo hubiera preferido cien veces ponerlo aquí que en otro lugar porque este es un lugar súper importante para la gente que sale”.
El pintor cubano que hace años rompió esquemas y abrió mentes cuando hizo una bandera cubana con flores y alambres, quiere que “este mural transmita unidad. Lo principal. Que todos somos cubanos, pensemos como pensemos. Y sintamos como sintamos. Todos somos cubanos y venimos del mismo lugar, estemos donde estemos. El amor por nuestra patria puede ser más grande que cualquier cosa”.
Detalle del mural “Cachita ampara a todos los cubanos”. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
“Este mural encierra todo lo que soy como artista, todo lo que quiero transmitir. Me gusta insistir en que no podemos hacer una mejor Cuba sin todos los cubanos, donde quiera que estén. Deberíamos pensar más en las cosas que nos unen que en las que nos separan. Ojalá que nuestro país se abra a los cubanos que no están aquí en Cuba. Ojalá que los cubanos que no están aquí también se abran a nuestro país, y podamos ser una nación como la soñó Martí, un país de todos y para todos”.
Mirabal, que lleva visitando el Cobre desde que estaba en la barriga de su mamá, se ha inspirado esta vez en Cachita, que “para otros es la Virgen de la Caridad del Cobre, para otros Oshún” y para él “es todo porque yo como cubano la veo con todas las lecturas. Es inspiración y bastón para todos los cubanos desde que apareció en la bahía de Nipe”. Tanto es así que una versión más pequeña del mural será colocada en el aeropuerto de Santiago de Cuba, así como en la terminal 2 en La Habana.
Pero a uno de los creadores plásticos más importantes del país, normalmente lo inspiran los problemas. “Como puedes ver siempre tengo inspiración”, vuelve a decir risueño. Mirabal ríe mucho. Dentro de su risa se esconde una extraña combinación de humildad, talento y esa mística de persona “chévere” que genera confianza y admiración a cada gesto.
“Mi obra últimamente ha enfatizado muchísimo en los temas que estamos teniendo en todos los sentidos en la sociedad cubana. Yo creo que como cubano y como gente que ama a su país deberíamos luchar y exigirle a todos los cubanos que echemos pa’ alante, que seamos uno solo realmente. Este mural me emociona porque abraza todo lo que es mi trabajo. Es la unidad y el respeto a las diferencias, el sentir de la patria, la nacionalidad cubana. Esta pieza encierra todo eso”.
Los problemas del día a día de la gente fueron justo lo que lo llevaron hace unos años, a empezar a hacer “banderas con alambre de púa, con más o menos flores”.
“La bandera cubana es de lo más grande que nosotros tenemos”. La primera vez que Mirabal estuvo viviendo fuera del país, en una beca de creación en Italia, pasó por un lugar que tenía un asta grandísima con las banderas cubana e italiana. Cuenta que no lo pudo evitar y tocó la puerta.
“Era una cubana que se había ido hacía 30 años, nunca había regresado, decía que se sentía orgullosa de vivir allí en el país que la acogió y donde tenía siete hijos, y que quería regresar. Y yo le dije que quería verla aquí, a una persona que después de tanto tiempo lejos, aún conservaba su nacionalidad y su vida como cubana”. A Mirabal no se le olvida que, mientras hablaba con aquella cubana de hijos italianos, uno de esos “mulaticos salió de allá adentro y me dijo: ́ oye, ¿qué bolá?´”.
Michel Mirabal. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Dice Mirabal que la bandera no cambia. “Es uno de nuestros símbolos más importantes. Aunque hagamos arte debemos trabajarla con mucho respeto porque la bandera no es un objeto que decidimos transformar a nuestro propio antojo. Para hacer eso debemos tener cuidado. A veces me molesta cuando se le dan unas lecturas que me hieren como ser humano”. A él también lo han criticado, pero es “que la gente crea muchas fábulas”.
“Mi obra tiene mucho que ver con la bandera y Eusebio era bastante crítico con utilizar el símbolo patrio para trabajar y demás. A mí siempre me dio el apoyo, me dijo que lo hacía muy bien y que era uno de los ejemplos en ese sentido”.
A su futuro artístico le espera próximamente una exposición de dibujo en Valencia y una en el “museo del rey en Marruecos, una invitación que me hizo el rey de este país cuando visitó Cuba. Será la primera vez que un artista cubano entre en ese museo. Y es un gran museo”. También lo esperan las calles de El Cairo y un museo de esa ciudad, otra invitación, esta vez del presidente de Egipto, nación que hace unos días le hizo un homenaje en su embajada en La Habana.
Para Mirabal, cuando más arte se ha hecho ha sido durante la pandemia, porque la gente ha tenido que aislarse y la obra de muchos artistas ha crecido. “En mi caso tenía muchas cosas pendientes y no he parado”. Pero lo más importante para el reconocido artista cubano no es el arte que sale de su finca Calunga en las alturas de Guanabo en La Habana, “sino los recursos que puede dar esta para volcarlos en la comunidad y en la gente que lo necesita”.
Finca Calunga tiene proyectos con niños sin amparo filial y con la comunidad, gestiona medicinas, comida, ropa y computadoras. “Nosotros dedicamos un gran porciento de lo que recolectamos en la finca para eso. Hemos hecho canteros y vienen los niños a recolectar sus hortalizas y sus vegetales y se los llevan a sus casas. Nos hemos dado a la tarea de traer todas las medicinas que podamos. Ahora mismo estamos saliendo de viaje. Tenemos la ayuda de una aerolínea donde vamos a traer medicinas que nos han donado muchos amigos y clientes por todo el mundo. Las estamos recolectando y próximamente vamos a ir a buscarlas”.
En el Instagram de la finca se pueden ver las imágenes de las donaciones, las recogidas, las listas, las habichuelas que los niños cosechan. “Queremos hacer muchas cosas, pero lo que más queremos hacer es compartir. Compartir con mi pueblo todo lo que podamos aportar. Esa es nuestra mayor premisa”.

No en vano Mirabal no quiere que lo recuerden como el pintor de las manos o el de las banderas, sino “como el mulatico de Cayo Hueso que tuvo la suerte de estudiar y de salir del barrio y preocuparse por lo que lo rodea”. Él quiere que digan que fue “un tipo que trató de ser lo más honesto posible con su arte”, y eso -dice- que la verdad le ha causado muchos problemas, porque “a veces no es bien recibida”.
“Yo siempre le digo a mis hijas que yo quisiera morirme un día rodeado de mucha gente que dijera de mí: ´mira, ahí está un tipo que se va a partir, pero ese tipo hizo tal cosa por mí, tal cosa por mis hijos, tal cosa por mi familia y fue un gran tipo y lo vamos a recordar con mucho cariño. Yo con eso me sentiría orgulloso”.
Además, otra cosa tiene clara, será en Cuba. “Aquí es donde quiero morirme y aquí es donde tengo la inspiración. He tenido más de 10 invitaciones para vivir fuera de Cuba, pero cuando lo pienso bien, me digo: ´si yo cuando paso una semana fuera de Cuba me siento mal, imagínate tu vivir fuera y venir aquí de vacaciones´. Yo creo que no pudiera con eso. Creo que Bonifacio Byrne y yo estaríamos muy de acuerdo en ese sentido”.
“Cachita ampara a todos los cubanos”. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Vea además:
Michel Mirabal, 20 años pintando “la patria”

En video, el mural
[embedded content]

Leer más »

Biden envía mensaje por el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre

Este 8 de septiembre, en ocasión de celebrarse el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba, el presidente de EE.UU. Joe Biden envió un mensaje en saludo a la fecha, en el que dijo reafirmar su “compromiso con la democracia” en el país caribeño.Además, el mandatario deseó que la influencia benéfica de la Virgen se extienda por todo el planeta.“En este día festivo de la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill y yo nos unimos a aquellos que oran y se dedican a la Patrona del pueblo cubano y reafirmamos nuestro compromiso con la democracia en la isla. Que el amor y compasión de ‘Cachita’ llene los corazones alrededor del mundo”, escribió en su perfil en Twitter.On this feast day of la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill and I join those who pray and pay devotion to the Patroness of the Cuban people and reaffirm our commitment to democracy on the island. May the love and compassion of “Cachita” fill hearts around the world.— President Biden (@POTUS) September 8, 2021De esta forma, Biden emuló a otros presidentes de EE.UU. que han enviado mensajes por la fecha, como sus predecesores Donald Trump y Barack Obama. El pasado año, siendo aún candidato a ocupar la Casa Blanca, él mismo había emitido una comunicación similar, en la que expresó que él y su esposa se unían a los que buscan un futuro en el cual “el pueblo cubano sea libre de determinar su propio destino”.Según fuentes históricas, la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre fue encontrada por tres personas, dos descendientes de indios y un niño negro, que habían ido en busca de sal a las salinas de cayo Francés, en el centro de la bahía de Nipe, en la costa norte de la antigua provincia de Oriente.La vieron flotando en el mar sobre una tabla pequeña. En esta tablita estaba escrita con letras grandes la siguiente leyenda: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Según describieron, se admiraron que sus ropas no estaban mojadas.Cachita, en su díaPublicidadEstas personas, que posteriormente fueron conocidos como los Tres Juanes, llevaron la imagen hasta donde vivían, en el Hato de Barajagua, a orillas del Río Cauto. Allí fue situada en un rústico altar dentro de un bohío, donde comenzó su veneración.Se estima que estos hechos ocurrieron entre los años 1604 y 1613. En 1648 la imagen fue colocada en una ermita en las afueras de Santiago de Cuba, donde ahora se encuentra el Santuario del Cobre que alberga la estatuilla.

Leer más »

Biden envía mensaje por el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre

Este 8 de septiembre, en ocasión de celebrarse el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba, el presidente de EE.UU. Joe Biden envió un mensaje en saludo a la fecha, en el que dijo reafirmar su “compromiso con la democracia” en el país caribeño.Además, el mandatario deseó que la influencia benéfica de la Virgen se extienda por todo el planeta.“En este día festivo de la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill y yo nos unimos a aquellos que oran y se dedican a la Patrona del pueblo cubano y reafirmamos nuestro compromiso con la democracia en la isla. Que el amor y compasión de ‘Cachita’ llene los corazones alrededor del mundo”, escribió en su perfil en Twitter.On this feast day of la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill and I join those who pray and pay devotion to the Patroness of the Cuban people and reaffirm our commitment to democracy on the island. May the love and compassion of “Cachita” fill hearts around the world.— President Biden (@POTUS) September 8, 2021De esta forma, Biden emuló a otros presidentes de EE.UU. que han enviado mensajes por la fecha, como sus predecesores Donald Trump y Barack Obama. El pasado año, siendo aún candidato a ocupar la Casa Blanca, él mismo había emitido una comunicación similar, en la que expresó que él y su esposa se unían a los que buscan un futuro en el cual “el pueblo cubano sea libre de determinar su propio destino”.Según fuentes históricas, la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre fue encontrada por tres personas, dos descendientes de indios y un niño negro, que habían ido en busca de sal a las salinas de cayo Francés, en el centro de la bahía de Nipe, en la costa norte de la antigua provincia de Oriente.La vieron flotando en el mar sobre una tabla pequeña. En esta tablita estaba escrita con letras grandes la siguiente leyenda: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Según describieron, se admiraron que sus ropas no estaban mojadas.Cachita, en su díaPublicidadEstas personas, que posteriormente fueron conocidos como los Tres Juanes, llevaron la imagen hasta donde vivían, en el Hato de Barajagua, a orillas del Río Cauto. Allí fue situada en un rústico altar dentro de un bohío, donde comenzó su veneración.Se estima que estos hechos ocurrieron entre los años 1604 y 1613. En 1648 la imagen fue colocada en una ermita en las afueras de Santiago de Cuba, donde ahora se encuentra el Santuario del Cobre que alberga la estatuilla.

Leer más »

Cachita, en su día

En Cuba todas las personas —o casi todas, para no pecar de absolutista— que llevan por nombre Caridad se lo deben a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, la Patrona de Cuba, que hoy celebra su día.Para afirmarlo no tengo referencias científicas, estudio sociológico ni censo estadístico pero, como dice el dicho, “no tengo pruebas pero tampoco dudas” desde que hace unos años, en un barrio en Ciego de Ávila, conocí a tres Caridad que vivían en la misma cuadra y no eran familia entre ellas.Por curiosidad indagué con cada una, de franjas etarias diferentes, sobre por qué le habían puesto ese su nombre. La más adulta, de unos sesenta y tantos años, me dijo que era porque su madre era fiel devota de la Virgen. La del medio, casi cuarentona porque nació un 8 de septiembre, día de laPatrona de Cuba y, aunque sus padres eran ateos, la fecha es tan fuerte que no se puede dejar pasar la coincidencia. Y la más pequeña, una adolescente, porque su madre, embarazada, tuvo un accidente y en medio del siniestro pidió a la Virgen de la Caridad por su salvación y la de la criatura en su vientre. Ambas se salvaron. A manera de agradecimiento a la Virgen su madre le puso Caridad.No nos debería asombrar porque la Virgen de la Caridad del Cobre, popular y familiarmente llamada Cachita, es el icono ineludible de la identidad y la historia de Cuba. Imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre que se encuentra en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba. Foto: Kaloian.Sobre esa gran simbiosis sociocultural e histórica alrededor de la deidad y el presente de Cuba, el escritor Alex Fleites, en su perfil de Facebook, hoy escribió: “La Caridad del Cobre y Martí, dos pilares para la reconciliación”. Otro gran poeta y narrador, el holguinero Manuel García Verdecia, le contestó en ese post a su amigo: “Eso creo, el padre esforzado y la madre amantísima, qué mejor emblema del bienestar posible”.Toda la razón asiste a estos dos sabios y queridos cubanos. Por un lado la Virgen de la Caridad, de rasgos amulatados, es esa figura religiosa fuera del panteón colonial, a la que encomendaron su fe cubanas y cubanos en su lucha contra la metrópoli española, en el siglo XIX. Por eso fue también bautizada como la Virgen mambisa.A su vez, es el símbolo donde se funden en una devoción común el catolicismo y la santería en la Isla. En los cultos sincréticos afrocubanos es venerada como Ochún, diosa del amor y la fertilidad y reina de las aguas dulces del mundo, los arroyos, manantiales y ríos. Un devoto reza ante la Virgen en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba. Foto: KaloianSe dice que la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre apareció hace más de cuatro siglos, flotando sobre las aguas de la Bahía de Nipe, en la costa de la actual provincia de Holguín. Fue avistada por tres esclavos de unas minas de cobre. Sus nombres eran Juan Moreno, de diez años y raza negra y los hermanos de raza aborigen, Juan y Rodrigo de Hoyos.PublicidadLa leyenda cuenta que «Los tres Juanes», como han pasado a la historia, navegaban en busca de sal cuando divisaron en el mar un objeto llamativo.En abril de 1687 Juan Moreno, en las postrimerías de su vida, con 85 años y bajo juramento eclesiástico, dio su testimonio de cómo encontraron a la Virgen. El relato forma parte del Archivo de Indias de Sevilla, creado en 1785 por Carlos III, rey de España, para resguardar toda la papelería referente a las colonias de América y Filipinas por entonces.En el histórico documento se puede leer que Juan, en aquel momento único sobreviviente del hallazgo, “siendo de diez años de edad fue por ranchero a la Bahía de Nipe, que se encuentra en la banda del norte de esta Isla de Cuba, en compañía de Rodrigo de Hoyos y Juan de Hoyos, que los dos eran hermanos e indios naturales, los cuales iban a coger sal y habiendo ranchado en Cayo Francés que está en medio de dicha Bahía de Nipe para con buen tiempo ir a la salina, estando una mañana la mar en calma salieron de dicho Cayo Francés antes de salir el sol los dichos, Juan y Rodrigo de Hoyos, y este declarante. Embarcados en una canoa para la dicha salina y apartados de dicho Cayo Francés, vieron una cosa blanca sobre la espuma del agua que no distinguieron lo que podría ser, y acercándose más les pareció pájaro y ramas secas. Dijeron dichos indios, parece una Niña, y en estos discursos, llegados reconocieron y vieron la imagen de Nuestra Señora de la Virgen Santísima, con un Niño Jesús en los brazos sobre una tablita pequeña, y en dicha tablita unas letras grandes las cuales leyó dicho Rodrigo de Hoyos y decían: “Yo Soy la Virgen de la Caridad”, y siendo sus vestiduras de ropaje se admiraron que no estaban mojadas”.La Virgen fue llevada hasta el hato de Barajagua y depositada en un rústico altar. Luego de un tiempo la trasladaron al pueblo Real de Minas, a una sencilla capilla de un pequeño hospital destinado para esclavos. En 1648 se le construyó una ermita propia, en una zona adyacente a la mina de cobre. Hasta ahí peregrinaron durante más de doscientos años devotos para pedirle milagros y ofrendar a la Santa. Entre ellos patriotas y familiares de las contiendas independentistas. Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba. Foto: KaloianFueron los veteranos de las guerras de independencia los que pidieron que la Virgen de la Caridad sea la Patrona de Cuba. Sucedió el 24 de septiembre de 1915 por medio de una misiva al Papa Benedicto XV. Después de 8 meses de espera llegó la aprobación, el 10 de mayo de 1916. Pero hubo que esperar hasta el 24 de enero de 1998, con la visita a Cuba del papa Juan Pablo II, que se hizo efectiva la coronación en la plaza Antonio Maceo de la ciudad de Santiago de Cuba.En 2015, coincidentemente con el centenario de la declaración de la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba, otro Papa, esta vez Francisco, en su viaje apostólico a la Isla, dijo que la Virgen “ha acompañado la historia del pueblo cubano, sosteniendo la esperanza que preserva la dignidad de las personas en las situaciones más difíciles y abanderando la promoción de todo lo que dignifica al ser humano. Su creciente devoción es testimonio visible de la presencia de la Virgen en el alma del pueblo cubano. En estos días tendré ocasión de ir al Cobre, como hijo y como peregrino, para pedirle a nuestra Madre por todos sus hijos cubanos y por esta querida Nación, para que transite por los caminos de justicia, paz, libertad y reconciliación”. El papa Francisco, entre la imagen de Jesús Cristo y la Virgen de la Caridad del Cobre, el 20 de septiembre de 2015 en la histórica misa celebrada en la Plaza de la Revolución de La Habana, ante casi un millón de personas. Foto: Kaloian.La imagen original de la Virgen descansa a la vista de todos en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, construida en su honor en 1927 en lo alto del cerro llamado Maboa, cerca del poblado El Cobre, a unos pocos kilómetros de la Ciudad de Santiago de Cuba. Foto: KaloianEnseguida la iglesia se convirtió en la entidad religiosa más visitada por el pueblo cubano. Especialmente cada 8 de septiembre donde miles y miles de personas llegan hasta allí a rezarle y pedirle a La Patrona de Cuba.Desde que hace casi dos años se instaló la COVID-19 en nuestras vidas y por las necesarias medidas sanitarias, las visitas masivas al Santuario del Cobre están suspendidas. Hoy los recordatorios por el día de Cachita inundaron las redes sociales. Su esfinge, oraciones y flores de girasoles, ahora mismo le dan la vuelta al mundo en millones de perfiles sociales de cubanas y cubanos diseminados por cualquier lugar de Cuba y el planeta.

Leer más »

Presidente cubano agradece al papa Francisco por sus buenos deseos hacia los cubanos

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, agradeció al papa Francisco por sus buenos deseos hacia los cubanos dondequiera que estén.
En un mensaje publicado en la red social Twitter, el mandatario señaló que cuentan con todos los que aman a la mayor de las Antillas para salir de la difícil situación que atraviesa el país con la actual pandemia y el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.
“Muchas gracias, Su Santidad, por sus buenos deseos hacia los cubanos dondequiera que estén. Contamos con todos los que aman a #Cuba para salir de la difícil situación que atravesamos con la pandemia de la #COVID19 y el recrudecimiento del #Bloqueo”, escribió el jefe de Estado.

Muchas gracias, Su Santidad, por sus buenos deseos hacia los cubanos dondequiera que estén. Contamos con todos los que aman a #Cuba para salir de la difícil situación que atravesamos con la pandemia de la #COVID19 y el recrudecimiento del #Bloqueo. https://t.co/egmLr9mSmK
— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) September 8, 2021

El Papa publicó esta mañana en la misma plataforma digital un mensaje en el que expresó que presentaba nuevamente a los pies de la Virgen de la Caridad del Cobre (Patrona de Cuba) la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo cubano.

Hoy quiero presentar nuevamente a los pies de la #VirgendelaCaridad del Cobre la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo de Cuba. Que dondequiera que haya un cubano, experimente la ternura de María, y que Ella los conduzca a todos hacia Cristo, el Salvador.
— Papa Francisco (@Pontifex_es) September 8, 2021

“Hoy quiero presentar nuevamente a los pies de la #VirgendelaCaridad del Cobre la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo de Cuba. Que dondequiera que haya un cubano, experimente la ternura de María, y que Ella los conduzca a todos hacia Cristo, el Salvador”, tuiteó el obispo de Roma, sumo pontífice de la Iglesia católica.
Díaz-Canel manifestó hoy, también en Twitter, su respeto hacia los cubanos devotos de la Virgen de Regla y la Virgen de la Caridad del Cobre, a las que se honra los días 7 y 8 de septiembre, respectivamente.

Mis respetos para los cubanos devotos de la Virgen de Regla y la Santa Patrona de #Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, a las que se honra los días 7 y 8 de septiembre, respectivamente. Agradezco y acompaño plegarias por la salud y la prosperidad de la nación. #PonleCorazón pic.twitter.com/50yHIhvdJf
— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) September 8, 2021

Leer más »

Protégenos, Cachita nuestra, Amén

ORACIÓN EN DÉCIMAS HEROICAS Oh, Santa Virgen de la Caridad,Madre mía y Señora Soberana,con qué alegría acudo en la mañanaa postrarme a tus pies. Es mi verdad.Virgen de los Milagros, oh, deidad,protégenos, ayúdanos, cuidadosda a los enfermos y a los apenados,Publicidadánimo al afligido, al pobre gracia,salva a nuestras familias de desgracias,que hay jóvenes y niños asustados.Nadie puede anunciar las maravillasque tú obras cada día y que provocanluz en las almas que tanto te invocan,reafirmando confianza en las semillas.Virgen del Cobre, tú, que tanto brillasbrilla en nosotros, ve por mí tambiéntu Santuario del Cobre es nuestro edén.Oh, Venerable Virgen, tiende el manto.Sé siempre manantial de nuestro canto.Protégenos, Cachita nuestra, Amén. Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de la Caridad del Cobre. El Cobre, Santiago de Cuba. Foto: Alain L. Gutiérrez.ORACIÓN EN ROMANCE Virgen de la Caridad,nunca apartes tu miradade nuestros hogares, líbranosde infortunios y desgraciasde enfermedades y penas,de epidemias y borrascas,de incendios, rayos y centellasy no permitas por nadaque el pecado nos separedel amor y la confianzahacia tu Divino Hijoque ojalá en carro de platarecorra todos los ámbitosdel mundo, y la paz nos traiga.Virgen de la Caridad,Santísima y veneradaruega por todos nosotros.Dulcísima Virgen Santa,defiéndenos y protégenos,ahora y siempre, en cada etapay en la hora de nuestra muerte.Amén, Cachita sagrada. Foto: Alain L. Gutiérrez (Archivo)ORACIÓN EN ROMANCE (2) Acordaos, oh piadosa,Virgen María, Santísima,que jamás se ha oído decirde ninguno en esta vidaque haya acudido a Vose implorado vuestra dignaasistencia o reclamadovuestro socorro y vigiliay haya sido abandonadopor vos, oh Virgen amiga.Movido por tal confianza,a Vos acudo, Cachita,Virgen, Madre de la vírgenes,Patrona de nuestra isla,y aunque me acerque gimiendobajo el peso de mis cuitasme atrevo a comparecerante vuestra tan Santísimapresencia, oh, mi soberana.No desechéis, no, purísimaMadre de Dios, mis humildessúplicas, mis penas mismas,antes bien, con tu piedaddebes mis penas oírlas,verlas favorablemente.Y Amén, oh Virgen Santísima Iglesia de Barajagua. Primer asentamiento de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Alain L. Gutiérrez (Archivo). ORACIÓN EN DÉCIMASVirgen de la Caridad,tú que nunca desamparasa los que te dan la caraen el campo y la ciudad.Que siempre tienes piedadpor los que sufren y escuchas.Yo sé que a mi lado luchascon mi familia y conmigopor ver si vencer consigonuestras penas, que son muchas. Virgen bendita, haz que impartanla justicia en nuestro caso,y estemos bajo el abrazode tu Hijo. Si nos apartanhaz que vuelva. Que no partanmi fe. Cada día más confío en que ayudarása darle una solucióna mi dura situacióny a no volver nunca atrás. Y por último, te pidoprotección antiepidemia,que se acabe esta pandemiaque tanto nos ha dolido.Menos dolor. Más sentidode pertenencia insular.Ayúdanos a sanar,pero todas las heridas.Que no se tronchen más vidas.Que el llanto no sale el mar. Se que tú estarás conmigoprestándome tus escudosy desatando los nudosy trampas del enemigo.Sé que lograré, contigo,llegar a la paz sin llanto,alcanzar la luz y el cantode unión que nos merecemos.Y todos te rezaremos.Padre, Hijo, Espíritu Santo.De San Antonio a MaisíOh, Virgen, cuídanos bien.Que se acaben nuestros males.Y Amén, Virgencita, Amén. Foto: Alain L. Gutiérrez (Archivo)*** Nota: La fiesta de la Virgen de la Caridad del Cobre y la celebración de Oshún, orisha (o santa) de la religión yoruba, se celebran en Cuba cada 8 de septiembre, día en que la Iglesia Católica celebra también la Natividad de la Virgen María.

Leer más »

El papa pide a la Virgen del Cobre por el pueblo de Cuba

El papa Francisco pidió hoy por la vida, los sueños, las esperanzas y dolores de Cuba, en ocasión de la fiesta de su Patrona, la Virgen de la Caridad del Cobre, en el saludo en español durante la audiencia general.Hoy quiero presentar nuevamente a los pies de la #VirgendelaCaridad del Cobre la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo de Cuba. Que dondequiera que haya un cubano, experimente la ternura de María, y que Ella los conduzca a todos hacia Cristo, el Salvador.— Papa Francisco (@Pontifex_es) September 8, 2021“Y en este día, los cubanos celebran a su Patrona y Madre, la Virgen de la Caridad del Cobre. Con un recuerdo agradecido de mi peregrinación a su Santuario, en septiembre de 2015, quiero presentar nuevamente a los pies de la Virgen de la Caridad la vida, los sueños, las esperanzas y dolores del pueblo de Cuba”, dijo el papa en su saludo dirigido a los fieles de lengua española.Y añadió: “Que dondequiera que haya hoy un cubano, experimente la ternura de María, y que Ella los conduzca a todos hacia Cristo, el Salvador”.Francisco visitó Cuba del 19 al 22 de septiembre de 2015 en un viaje que incluyó también Estados Unidos. Publicidad

Leer más »

La Virgen de la Caridad del Cobre en Francia

PARÍS, Francia.- El 10 de mayo de 1916 el papa Benedicto XV, en solemne nombramiento, proclamó a la Virgen de la Caridad del Cobre como “Patrona” de Cuba. Años después, el 30 de diciembre de 1936, otro papa, Pío XI, coronó la imagen canónicamente. Tal fue la consagración de un mito que se remonta a los albores del siglo XVII, en que, según la tradición oral, tres hombres que navegaban por la bahía de Nipe en busca de sal encontraron flotando en sus aguas una talla de madera con la inscripción “Yo soy la Virgen de la Caridad”.
En el Archivo de Indias se encuentra el legajo mediante el que Juan Moreno, uno de los testigos del hecho, da fe del hallazgo años después. El documento (encontrado en 1973 por el historiador Leví Marrero) aparece fechado el 1° de abril de 1687, fecha en que Juan Moreno ya era adulto, y describe los hechos que ocurrieron en 1612, cuando este tenía diez años y acompañaba a los indios Rodrigo de Hoyos y Juan de Hoyos durante la travesía. Recogieron la imagen, asombrándose de que las vestiduras permanecieran secas a pesar de haber estado flotando en las aguas, y la llevaron al hato de Barajagua (actual territorio de Holguín) en que la presentaron a Miguel Galán, mayoral de este sitio, quien improvisó su primer altar en lo que anunciaba la noticia al capitán Francisco Sánchez de Moya, administrador de las minas del Cobre. Aunque solo dos de los buscadores de sal se llamaban Juan, la tradición oral los dio a conocer como “los tres Juanes”, pues al principio y durante mucho tiempo se ignoraba el verdadero nombre de Rodrigo.
Adorada desde entonces, sobre todo a escala local, la Virgen no aparece mencionada en ninguno de los textos de poetas, escritores o pensadores de las primeras seis décadas del siglo XIX. Tampoco aparece representada en la pintura ni en la escultura cubanas de ese siglo. Aparece, eso sí, en dos iglesias consagradas en su honor, en Marianao (1724) y Puerto Príncipe (1734), y se supone que existían peregrinaciones al Cobre en el siglo XIX, pues en 1835 se construye en Camagüey una hospedería llamada San Roque para albergar a los que iban camino del santuario. Pero todo parece indicar que fue durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878) que los insurrectos cubanos empezaron a invocarla a partir de la toma del poblado del Cobre por Carlos Manuel de Céspedes, razón por la que ostenta también el título de “Virgen mambisa”.
Curiosamente, hasta 1913 no fue que un obispo (monseñor Pedro González Estrada) utilizara la imagen de la Caridad en su propio escudo. Tal vez se tramaba ya la petición de los veteranos de las guerras de independencia, encabezados por el mayor general Jesús Rabí, quienes escribieron (en septiembre de 1915) al papa Benedicto XV y consiguieron que se le reconociese como “Patrona” de la nación cubana. Y aunque fue encontrada un 27 de octubre, su fiesta patronal se celebra cada 8 de septiembre por corresponder a las festividades del culto mariano.
Basílica Santa Teresa de Lisieux, en el poblado normando de ese nombre, en Francia. Foto cortesía del autor
Un santuario nacional
En 1633, tres años después del hallazgo en Barajagua, la Virgen se trasladó al poblado de Santiago del Prado, construido en torno a los ricos yacimientos de cobre que influirían en el cambio de su denominación por la de “El Cobre”. Allí se erigió la ermita primitiva que destruyó el terremoto de 1766, reconstruida y nuevamente afectada por otro sismo en 1906.
En 1926, auspiciado por el arzobispo Valentín Zubizarreta y diseñado por el arquitecto J. Navarro, se construyó en lo alto del cerro de La Cantera, en el poblado santiaguero de El Cobre, el templo que cumple la función de santuario nacional y que podemos ver hoy en día. Con campanario central, dos torres simétricas a ambos lados y una escalinata de 254 escalones, el edificio fue elevado a “basílica” por el papa Pablo VI en 1977, y desde entonces tres papas han estado junto a la Virgen: Juan Pablo II (quien la coronó en Santiago de Cuba en 1998); Benedicto XVI (que estuvo en el santuario en 2012 y le obsequió la Rosa de Oro) y Francisco (quien celebró la Eucaristía en la basílica en 2015).
A ese sitio se han dirigido a lo largo de décadas muchos devotos de la Virgen. Debajo de su camarín, en la llamada Capilla de los Milagros, no pocas personalidades han depositado o mandado a depositar sus ofrendas. El propio Ernest Hemingway, quien entonces residía en La Habana, envió a Monseñor Enrique Pérez Serantes la medalla del Premio Nobel que recibió en 1954 para que la colocara en dicho lugar. Discos, zapatillas de bailarines, trofeos y medallas olímpicas completan la colección de ofrendas depositadas al pie de la imagen.
La Virgen de la Caridad a lo largo del mundo
El de La Caridad es uno de los cultos bajo la advocación de la Virgen María. Como Virgen de la Caridad, sin que tenga relación directa con su consagración en Cuba, se ha convertido en la patrona de otras ciudades y pueblos como Cartagena de Levante, Villarrobledo, Guadalcázar (provincia de Córdoba), La Garrovilla (Badajoz), Camarena (Toledo), Uias (Cantabria), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), etc. Pero de todas las localidades, es la de Illescas la que más vínculos suponemos deba guardar con el culto cubano, ya que de ese pueblo de la provincia de Toledo provenía el capitán Francisco Sánchez de Moya, quien en 1597 recibió el mandato del Rey Felipe II para que fuese a las minas del Cobre, en Santiago de Cuba, a defenderlas de las incursiones de los piratas ingleses. Y fue a él, en resumidas cuentas, a quien se le encomendó la tarea de erigir la primera ermita.
Este es el Sánchez de Moya que en la mitología cubana fue advertido de la talla encontrada en la bahía de Nipe por los tres buscadores de sal criollos.
Tampoco debe confundirse la Orden de las Hermanas de la Caridad, que es francesa, fundada por Santa Luisa de Marillac y San Vicente de Paúl, y cuya implantación en Cuba data de 1846, con el culto mariano de la Caridad del Cobre en Cuba.
Pero en España, la Virgen cubana es venerada desde que en 1921 la Reina Regente María Cristina ordenó que la imagen traída desde la Isla por españoles que volvieron a la Península tras la independencia fuera colocada en el Monasterio de las Descalzas Reales. Es en dicho monasterio en donde radica la sede española de la Archicofradía de la Caridad del Cobre. En 1923 se crea en Madrid la Asociación de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, formada por mujeres católicas cuyo objetivo era dar culto a la Virgen Santísima y llevar a cabo obras de caridad. Fueron ellas quienes compraron un viejo palacete para convertirlo en escuela de niñas pobres y después de las vicisitudes de la Guerra Civil española lo pusieron, en 1947, bajo la advocación de la Virgen del Cobre, con una capilla en que la que se le venera. Colegio y capilla han sido renovados sucesivamente hasta ofrecer la imagen del edificio actual, sito en el n° 17 de la avenida de la Institución de Libre Enseñanza, en el barrio madrileño de Ciudad Lineal, donde se estudia secundaria, bachillerato y ciclos formativos.
También en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis, a pocos metros de la Puerta del Sol madrileña, hay una capilla que la Virgen del Cobre comparte con Santa Teresa de Jesús y Santa Rita de Casia, a donde se dirigen los cubanos devotos de la capital española y en donde es corriente encontrar ofrendas y ramos de flores amarillas que evocan el sincretismo de la Virgen con la deidad afrocubana de Ochún.
Asimismo, abundan en México las iglesias y capillas consagradas a la Virgen de la Caridad. Y entre las más conocidas se encuentran las de la isla Mujeres (frente a Cancún), las de Mérida y Sisal (también en Yucatán), la del Carrizal (en Guerrero), la de Guadalajara, León, la de Zimapán (Hidalgo), Sinaloa, la de Gustavo Madero (en Ciudad México) o la de General Escobedo (Monterrey), entre otras. Un culto extendido a otras zonas de Américas Latinas, por lo cual podemos encontrar también otras iglesias consagradas a la Virgen cubana del Cobre en Colombia (Barranquilla y Medellín), Perú (Pueblo Libre, barrio de Lima), Venezuela (Turmero y Maracaibo), Panamá (Ciudad Panamá, Coloncito y La Chorrera), Ecuador (San Jacinto y Guayaquil), Puerto Rico (Hato Rey y San Juan), República Dominicana (Quisqueya), entre otras.
En Miami, la capital del exilio, se consagró en 1967 la primera ermita en que se veneró a la Virgen, antes de que se construyera, seis años después, la ermita actual a orillas de la bahía de Vizcaya, que acoge, detrás de su altar, el gran fresco de Teok Carrasco, pintado en 1977, en donde vemos representadas a 67 personalidades vinculadas con la historia cubana.
El caso insólito de una capilla francesa de la Caridad del Cobre en Normandía
Un caso insólito de una capilla dedicada a la virgen cubana es el de la Basílica de Santa Teresa de Lisieux, en el poblado de ese nombre, en la Baja Normandía, Francia. Insólito porque es probablemente uno de los pocos sitios fuera del área de influencia hispanoamericana en que podemos encontrar un espacio consagrado a la veneración de la Virgen del Cobre.
La Basílica fue erigida en honor de Santa Teresa del Niño Jesús, y su construcción, que imitó el estilo romano-bizantino del Sagrado Corazón de Montmartre, en París, comenzó en 1929. María Francisca Teresa Martín, nombre de la santa, nació y murió de tuberculosis a los 24 años de edad en ese pequeño pueblo normando de la región de Calvados. Es considerada una de las grandes místicas del siglo XIX. Junto a Santa Teresa de Ávila y Santa Catalina de Siena se convirtió en la tercera mujer declarada “Doctora” por la Iglesia, por haber desarrollado su propia teología llamada “pequeño camino”. Su popularidad fue enorme y en parte contribuyó el hecho de que, poco después de fallecer, se publicaron sus relatos autobiográficos con el título de Historia de un alma, cuya tirada total asciende -se estima- a unos 500 millones de ejemplares después de su primera edición.
Capilla de la Caridad del Cobre en el transepto de la Basilica de Santa Teresa, Lisueux, Normandía, Francia. Foto cortesía del autor
Fueron los obispos de Bayeux y Lisieux quienes, tras la canonización de Teresa en 1925, lanzaron el proyecto de construcción de una “basílica espiritual”. Las obras comenzaron en 1929, la cripta fue terminada en 1932 y la basílica inaugurada en 1937.
En su interior, diseminadas entre las naves, el coro y el transepto, 18 países disponen de capillas en honor de sus santos patrones. De América, solo México, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, Canadá y Cuba tienen las suyas.
En 1929 se decretó a Santa Teresa de Lisieux patrona de la Confederación Nacional de Colegios Católicos de Cuba, cuyo conciliario general durante la década de 1930 fue Monseñor Manuel Arteaga Betancourt (el futuro primer Cardenal de la historia de Cuba). En ese momento, la directiva de la Confederación decidió dedicar un álbum a recopilar las firmas de los devotos cubanos de la santa. Nos cuenta Teresa Fernández Soneira, en su libro Historia de la educación católica en Cuba, que en un mes pudieron recogerse unas 20 000 firmas.
Y continúa recordando que fue entonces que, aprovechando un viaje del Reverendo Hermano Carlos del Colegio de La Salle a Lisieux, en compañía de familias cubanas, se le confió el álbum y una suma de diez mil francos para la construcción de la basílica en Francia. Los embajadores cumplieron su cometido y entregaron a la madre superiora del Carmelo de Lisieux (el convento al que perteneció Santa Teresa) lo que traían y, en cambio, recibieron de parte de esta una reliquia para la Confederación.
El domo de la Basílica Santa Teresa de Lisieux visto desde el interior. Foto cortesía del autor
La contribución de la Confederación cubana de la que formaba parte la Federación de la Juventud Católica creada en Cuba en 1929, por el Venerable Hermano Victorino de La Salle, desempeñó un papel crucial en que la Basílica incorporara al templo una capilla en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre.
En esta capilla aparece un altar con la imagen en bronce de la Virgen, realizada por un escultor asturiano, y una inscripción a ambos lados en la que se lee: “Je suis la Vierge de la Charité / Confederación Nacional de Colegios Católicos de Cuba / Vénérée patronne de Cuba” (Soy la Virgen de la Caridad / Venerada patrona de Cuba). O sea, la misma inscripción que según la leyenda aparecía en la talla flotando a la deriva en la bahía de Nipe cuando fue encontrada por los “tres Juanes”.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.