HAVANA CLIMA

TRABAJO A DISTANCIA

Trabajo a distancia, el aliado del ahorro

La Dirección Provincial de Trabajo se adentra en la implementación de las medidas laborales que favorezcan disminuir el consumo de electricidad
Aunque un día tengamos con holgura electricidad, no hay por qué renunciar al trabajo a distancia. (Ilustración: Osval)

Relacionados

Luego de que el trabajo a distancia demostrara su valía en pleno azote de la covid, era de esperar que las administraciones no se desprenderían de las posibilidades laborales y de ahorro que trae consigo; sin embargo, en Sancti Spíritus no ha sido tan así y resulta que ahora, al calor de la contingencia energética que atraviesa el país, la modalidad se pinta como anillo al dedo para reacomodar los recursos humanos y disminuir el consumo eléctrico.

Precisamente, alrededor de esa alternativa la Dirección Provincial de Trabajo aprecia las mayores reservas del territorio en aras de responder a la implementación de las medidas laborales dictaminas a inicios de agosto por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para contribuir desde los centros de trabajo al ahorro, sobre la base de que en cada entidad se deben determinar las medidas laborales y salariales que van a aplicar, atendiendo a las características de la actividad, sin perder de vista la protección de los ingresos de los trabajadores.

El órgano rector del trabajo en Cuba, lejos de desentenderse de las opciones, aprobó medidas viables para contribuir a ese objetivo tan urgente de rebajar los consumos de electricidad. Como afirma una voz autorizada de la Dirección Provincial de Trabajo: “Nos dieron el pan y el cuchillo, ahora nos toca implementar, ser creativos y controlar”.

Bajo los azotes del calor de agosto y el apagón, es de pensar que cualquier trabajador agradecería esa ‘estancia en la villa’ —casa—, como se dice en turismo; claro, siempre sonando la contadora, porque huelga hablar de la necesidad del dinero.

Escambray intercambió con la subdirección de Empleo en la Dirección Provincial de Trabajo y se reconoce que en el territorio a las administraciones les falta mucho por hacer en materia de trabajo a distancia, pues son ellas las facultadas y encargadas de llevar a vías de hecho una disposición laboral del país, instituida en Resolución del organismo.

Muchos no acaban de entender que va más allá de responder a determinado contexto y, aunque un día tengamos con holgura electricidad, no hay por qué renunciar a una modalidad de empleo tan flexible como provechosa. ¿Será que hay administraciones que no se han enterado del dilema que vive un trabajador para transportarse diariamente? ¿Por qué seguir arrastrando esa moda burocrática de tener oficinas y locales repletos de personas para desempeñar labores que bien pueden asumirse desde los hogares?

El paquete de medidas del MTSS es tan flexible como abarcadoras las opciones para adaptarlas a disímiles categorías de empleo. Trabajo a distancia y teletrabajo, trabajo en el terreno, vacaciones, ajuste en el horario, reubicación laboral e interrupción laboral. Valga subrayar la acotación que hace el Ministerio: la interrupción debe aplicarse como última opción, cuando no puedan aplicarse ninguna de las alternativas anteriores.

Resulta que las medidas están acompañadas de tal urgencia, que sería un pecado contra el ahorro perder días o semanas para aterrizar indicaciones que son para hoy, no para septiembre ni octubre. Allá el administrativo que vea el asunto y la situación de Cuba con luz corta, porque sobran evidencias de la complejidad electroenergética nacional. La creatividad y el control que se pide no son unos imposibles si se asume dicha implementación con prisma de país.

Trabajo y la Central de Trabajadores de Cuba han identificado de conjunto en la provincia unos 600 tipos de labor que son factibles para la aplicación del empleo a distancia en sus diferentes variantes. Tamaña reserva si extrapolamos esa diversidad de cargos al entramado laboral de toda la provincia. Escambray no dice que esté en desuso la alternativa, pero sí alerta sobre la indudable posibilidad que tiene el territorio para aplicar la medida, reducir consumos eléctricos y crear iniciativas laborales mediante el llamado trabajo de terreno.

¿Se imaginan un municipio tan extenso y de tantas comunidades como Yaguajay queriendo trabajar como en tiempos normales? Por suerte, Trabajo lo identifica entre los territorios de la provincia que más recurre al teletrabajo. ¿Por qué los propios organismos involucrados en la reanimación de los barrios no apelan a mover muchos de sus recursos humanos hacia labores factibles para diferentes personas? ¿Acaso no sería buen momento para emprender estudios, encuestas u otro tipo de labor de terreno que tal vez hasta estén aplazadas, y permitan ahora mantener la ocupación y el salario? ¿Será que el bloqueo también actúa sobre los medios básicos e impide —siempre que se justifique— mover hacia las casas equipos informáticos que favorezcan el teletrabajo?

Escambray le da la razón a la Dirección Provincial de Trabajo cuando suscribe: “Nos falta atrevernos a tomar las decisiones siendo creativos y controlar el trabajo a distancia, que es la mayor debilidad que ha tenido esta modalidad de empleo en la provincia”.

Leer más »

Trabajo a distancia en Sancti Spíritus, principal alternativa ante la contingencia energética

La Dirección Provincial de Trabajo se adentra en la implementación de las medidas laborales que favorezcan disminuir el consumo de corriente, e identifica en el empleo a distancia la mayor reserva
En cada entidad se deben determinar las medidas laborales y salariales a aplicar, atendiendo a las características de la actividad. (Foto: Xiomara Alsina/Escambray)

Relacionados

A propósito de las disposiciones laborales emitidas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en busca de contribuir al ahorro de electricidad y, a la vez, proteger el ingreso monetario de los trabajadores, la Dirección Provincial de Trabajo en Sancti Spíritus se adentra en dicha implementación sobre la base de que en el trabajo a distancia radica la mayor reserva del territorio.

Yaiselín Quesada López, subdirectora provincial de empleo en la Dirección Provincial de Trabajo, explicó a Escambray que alrededor de esa alternativa se sitúan las mayores posibilidades para aplicar estas medidas; no obstante, subrayó, en la provincia todavía hay administraciones que no acaban de entender la utilidad de esa modalidad laboral y más en una contingencia como la que atravesamos.

Quesada López insistió en la pertinencia de no ver la utilización del trabajo a distancia como algo coyuntural. “Hay que verlo como algo viable hoy y a futuro porque está la norma para quedarse y todavía los administrativos tienen muchas reservas y no acaban de interiorizar las posibilidades que da esta modalidad en el ahorro eléctrico y también lo que ayuda y alivia a los trabajadores en materia de transportación”.

La clave está en lograr eficiencia en los procesos laborales, en la producción, pero no tener los obreros en los puestos sin eficiencia, destacó la subdirectora de empleo. “Las administraciones tienen que hacer un análisis de las potencialidades de los cargos que tienen en sus entidades y determinar todos los que puedan desempeñarse a distancia, que incluye el teletrabajo y trabajo a domicilio para el que no tiene conectividad”, señaló Quesada López.

Otro campo donde el territorio puede hacer más —añadió— es en el trabajo de terreno, una modalidad del trabajo a distancia; algo que puede explotarse, por ejemplo, por Salud; identificar labores de mantenimiento, en apoyo a obras, en reanimación de barrios o actividades productivas que den pie a utilizar determinada cantidad de fuerza, pero dejar como última opción la interrupción laboral.

“No es mandar para la casa a los trabajadores; donde sea posible dar vacaciones hacerlo y que el trabajador se planifique; es aprovechar cada oportunidad y espacio de utilización del personal, es el momento de ser creativos, atrevernos a hacer cosas que tengan utilidad y, sobre todo, tener la capacidad de controlar, que es lo que nos falla cuando aplicamos el trabajo a distancia”, añadió la directiva.

En las medidas del MTSS se dice que no se debe afectar al trabajador, enfatizó la propia fuente, por eso, acotó, como última opción se da la interrupción laboral. “Hay que buscar alternativas dentro de las entidades y reajustar la ocupación de los trabajadores utilizando las diversas medidas instrumentadas, donde también aparecen los ajustes de horarios y la reubicación laboral.

Precisó la subdirectora provincial de empleo que, de conjunto con la Central de Trabajadores de Cuba, accionan con particular interés para que cada entidad determine sus cargos potenciales con vistas a la aplicación del trabajo a distancia y llevarlos a convenio colectivo, porque sabemos que hay puestos que no clasifican para esa modalidad.

Las medidas que pueden aplicarse para favorecer el ahorro son el trabajo a distancia y el teletrabajo, el trabajo en el terreno, las vacaciones, ajustes en el horario y reubicación laboral, resumió la funcionaria; a la vez que insistió que corresponde a cada jefe de entidad determinar las medidas laborales y salariales a aplicar, atendiendo a las características de cada actividad.

Leer más »

Potencian en Cuba trabajo a distancia ante crisis energética

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social orientó potenciar sobre todo el trabajo a distancia y el teletrabajo en Cuba, para contribuir al ahorro ante la crisis energética.
Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 8 ago.- Trabajo a distancia, teletrabajo, vacaciones masivas y reubicación son vías que desde el empleo promueve Cuba para paliar la crisis energética, que deriva en apagones frecuentes y prolongados.
La alternativa de trabajar desde casa, introducida durante la pandemia, entonces y ahora encuentra resistencia en no pocas administraciones.
La situación energética por la que atraviesa el país demanda la adopción de medidas en el sector estatal de la economía, que contribuyen a disminuir el consumo eléctrico, entre ellas, la reducción al mínimo imprescindible de los trabajadores en el centro laboral, dijo en un comunicado el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
“En mi centro, se insiste en la presencialidad, incluso cuando no hay transporte para mover a los trabajadores y, en pandemia, estuvimos en teletrabajo. Veremos ahora”, señala una ingeniera informática del sistema bancario de La Habana.
No es un caso único. En Consolación del Sur, Pinar del Río, donde los cortes eléctricos alcanzan 10 horas o más, en entidades del sector forestal se mantienen las tradicionales jornadas de ocho horas.
“No sé cómo harán aquí, pero en una oficina sin ventanas ni ventilación es imposible estar sin poner el aire acondicionado, así que espero se adopte pronto un régimen laboral que lleve al ahorro”, destaca un directivo de recursos humanos.
Alternativa de ahorro
Desde hace un tiempo, se hacen reiterados llamados al ahorro de electricidad en el sector estatal y privado –con la desconexión de equipos en horarios de mayor consumo diurno y nocturno –, así como a extender las modalidades de trabajo a distancia. Sin embargo, los resultados no son los esperados.
Según medios locales, en La Habana, a inicios de julio, se reportaban unas 40.800 personas trabajando desde sus hogares –contra 80.300 en junio de 2021–, mientras en Matanzas, a mediados de julio, solo 38 de las 98 empresas del territorio aplicaban esa solución, para unas 7.775 personas, contra 41.065 en agosto del pasado año.
En el caso de Guantánamo, reportes de prensa indican que a inicios de julio apenas 660 personas trabajaban a distancia, de unos 21.000 que se acogieron a esa posibilidad durante la covid-19.
Al cierre de junio de 2021, esa posibilidad beneficiaba a 411.098 trabajadoras y trabajadores del país, de ellos, 22.204 en teletrabajo, 245.659 en el domicilio y 143.235 en el terreno.
De acuerdo con la página oficial del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, investigaciones realizadas por la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana revelan que uno de los mitos asociados al trabajo a distancia o teletrabajo es que, por no estar en la oficina, se trabaja menos, dado el arraigo de la idea de que el desempeño debe evaluarse por la presencialidad y no por los resultados.
Ante ello, especialistas invitan a cambiar los métodos para evaluar el desempeño y entender que “estar” no es sinónimo de “rendir”.
“Cuando comenzó la pandemia y se extendió el trabajo a distancia mucho se habló de que había llegado para quedarse, pero no sucedió y ahora, en medio de la situación energética, hay que empezar todo de nuevo, como si no hubiera sido ya una solución”, se quejó Annia López, desde Camagüey.
En algunas instituciones nacionales radicadas en La Habana, el personal trabaja presencialmente lunes, miércoles y viernes, en tanto, martes y jueves, desde los hogares.
Favorecer el trabajo desde casa
En medio de severos apagones, motivados por el déficit de generación y de combustible, una orden de la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó, indica aplicar de manera “homogénea y combinada” modalidades como trabajo a distancia y teletrabajo, trabajo en el terreno, vacaciones, ajustes en el horario de trabajo y reubicación laboral.
“En tiempos de necesario ahorro energético, urge potenciar el trabajo a distancia y el teletrabajo. Administración, trabajadores, país, todos ganan. #MtssCuba hace un llamado a las administraciones y sindicatos a sumarse en este empeño”, tuiteó la titular.
Las medidas laborales y salariales, que determinan los jefes de cada entidad, en correspondencia con las características de la actividad, deben propiciar el ahorro y, a su vez, proteger el ingreso de los trabajadores y que encuentren respaldo en la Ley 116, Código de Trabajo y su reglamento.
Según se orientó, la interrupción laboral debe ser valorada como última opción cuando no puedan aplicarse ninguna de las alternativas anteriores.
“Los trabajadores que no puedan ser reubicados tienen derecho a una garantía salarial equivalente al 100 por ciento de su salario básico diario por el período de un mes, computado de forma consecutiva o no, dentro del año”, señaló el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
La ministra alertó que la aprobación de jornadas reducidas con pago total de salario no es facultad de los jefes de los organismos de la administración central del Estado ni de las organizaciones superiores de dirección empresarial.
Explicó que, cuando se determine laborar en jornadas de trabajo inferiores a las establecidas, el salario se pagará en correspondencia con el tiempo real trabajado y no al 100 por ciento, por lo que llamó a privilegiar las medidas adoptadas. (2022)

Leer más »

Apostar por el trabajo a distancia y el teletrabajo: una necesidad de estos tiempos

El trabajo a distancia y el teletrabajo siguen siendo una asignatura pendiente, comentó Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), en su cuenta en Twitter, en tanto, reiteró el «llamado a las administraciones y los sindicatos a potenciar esta forma de organización del trabajo donde ganar-ganar sería el resultado».
Destacó que la aplicación de la Resolución 71/2021, que regula el trabajo a distancia y el teletrabajo, ofrece disímiles ventajas, entre ellas: aumenta la productividad, reduce los costos fijos, mejora la calidad de vida de los trabajadores, incentiva el trabajo en equipo, promueve la inclusión social e impulsa el uso y apropiación de las nuevas tecnologías, entre otras.
Incluso, las desventajas que pudieran aparecer ante la inadecuada planificación y control del trabajo por parte de las entidades, pueden reducirse y hasta eliminarse.
Recientemente, ante la situación energética por la que atraviesa el país, el MTSS hizo un llamado a adoptar medidas en el sector estatal de la economía, que contribuyen a disminuir el consumo eléctrico, entre ellas la reducción al mínimo imprescindible de los trabajadores en el centro laboral.
En tal sentido, Feitó Cabrera aclaró que corresponde a cada jefe de la entidad determinar las medidas laborales y salariales a aplicar en correspondencia con las características de la actividad, que tributen al logro de este objetivo a la vez que protejan el ingreso de los trabajadores y que encuentren respaldo legal.

Leer más »

Teletrabajo y Trabajo a Distancia ¿Llegaron para quedarse?

Sobre el impacto en tiempos de pandemia de las prácticas del Teletrabajo y el Trabajo a Distancia, los obstáculos que aún lastran su utilización y la permanencia y estimulación de su uso, se hablará este jueves en la emisión de Cubadebate en Mesa Redonda, con la participación de un directivo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y una investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
Cubavisión, Cubavisión Internacional, Canal Caribe, Radio Rebelde, Radio Habana Cuba, los canales de Youtube de la Mesa Redonda, la Presidencia y Cubadebate y las páginas de Facebook de la Mesa Redonda, Cubadebate y la Presidencia transmitirán en vivo este programa a las 7:00 p.m.

Leer más »

OMS y OIT insisten en necesidad de proteger la salud de quienes trabajan a distancia

Foto: xataka.com

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) instan a adoptar medidas para que el trabajo híbrido y el teletrabajo sean seguros y productivos, en aras de proteger la salud de quienes lo realizan.
Los dos organismos de las Naciones Unidas publicaron un informe técnico donde exponen los beneficios y los riesgos del teletrabajo para la salud, y los cambios necesarios para adaptarse a esas formas de labor que obligó la pandemia de COVID-19 y la transformación digital del trabajo.
La mejora del equilibrio entre la vida laboral y la personal, la posibilidad de un horario flexible y de realizar actividad física, la reducción del tráfico de vehículos y del tiempo en desplazamientos, y la disminución de la contaminación atmosférica, todo lo cual puede mejorar la salud física y mental y el bienestar social, el aumento de la productividad y la reducción de los costos operativos para muchas empresas, también se encuentran entre los beneficios señalados en el informe.
Sin embargo, advierte que, sin planificación, organización y asistencia en salud y seguridad adecuados, el teletrabajo puede tener repercusiones importantes en la salud física y psicológica y el bienestar social de los trabajadores. Puede derivar en aislamiento, agotamiento, depresión, violencia doméstica, lesiones musculoesqueléticas y de otro tipo, fatiga ocular, aumento del consumo de tabaco y alcohol, exceso de tiempo sentados ante una pantalla, y causar un aumento nocivo de peso.
La doctora María Neira, Directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud, de la OMS, dijo que en «los casi dos años transcurridos desde el inicio de la pandemia, ha quedado muy claro que el teletrabajo puede aportar fácilmente beneficios para la salud, pero también puede tener un efecto nefasto. Hacia qué lado se incline la balanza depende totalmente de que los gobiernos, los empleadores y los trabajadores trabajen juntos, y de que haya servicios de Salud laboral ágiles e imaginativos, a fin de poner en marcha políticas y prácticas que beneficien tanto a los trabajadores como al trabajo».
«El teletrabajo y, en particular, el trabajo híbrido, ha venido para quedarse y es probable que aumenten después de la pandemia, ya que tanto las empresas como las personas han experimentado su viabilidad y sus ventajas», señaló Vera Paquete-Perdigão, directora del Departamento de Gobernanza y Tripartismo de la OIT.
Argumentó que en la medida en que nos disponemos a salir del «compás de espera» para asentarnos en una nueva normalidad, tenemos la posibilidad de incorporar nuevas políticas, prácticas y normas de apoyo que garanticen que millones de personas que realizan trabajo remoto tengan un trabajo saludable, feliz, productivo y decente.
El informe ofrece recomendaciones prácticas para que la organización del teletrabajo atienda a las necesidades tanto de los trabajadores como de las organizaciones; entre ellas, debatir y formular planes de trabajo individuales para el teletrabajo y aclarar las prioridades; ser claros con respecto a los plazos y a los resultados previstos; acordar un sistema común que anuncie la disponibilidad para trabajar; y garantizar que los directivos y los compañeros respeten el sistema.

Leer más »

¿Qué pasará con el teletrabajo en la Cuba poscovid?

Desde agosto de este año, entró en vigor una Resolución que ampara las modalidades de teletrabajo y trabajo a distancia.

Foto: Archivo IPS Cuba

¿Tiene futuro el teletrabajo en Cuba?, se preguntó la Redacción IPS Cuba cuando en julio de 2020, analizó el tema durante la primera reapertura masiva que experimentaría el país luego de seis meses de confinamiento estricto.
Hoy, a más de año y medio del inicio de la pandemia en la nación caribeña y con los últimos cinco meses en una cuarentena nacional, la pregunta vuelve a repetirse cuando ocurre una reapertura progresiva de servicios y territorios, y se espera que para mediados de noviembre estén abiertas la mayoría de las escuelas.
Teletrabajo y trabajo a distancia: ¿amparo legal?
El año pasado, en el artículo de marras, se establecía las diferencias entre trabajo a distancia (realizado fuera del centro) y el teletrabajo (que implica además el empleo de tecnologías de informática y telecomunicaciones). Por aquella fecha solo se refería al tema, en su aspecto legal, el Código del Trabajo de Cuba (Ley 116 de 2013, que entró en vigor en 2014), donde se aludía únicamente al trabajo a distancia, no así al teletrabajo.
Desde agosto de este año entró en vigor la Resolución 71 del 2021 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que regula, “por sus ventajas sociales y económicas y para potenciar su utilización, el trabajo a distancia y el teletrabajo, como formas de organización del trabajo que permiten realizar las actividades laborales, fuera del ámbito físico de la entidad”.

 
Definiciones de la Ley cubana sobre trabajo a distancia y teletrabajo
      La Resolución 71/2021 define el:

Trabajo a distancia: es una forma de organización del trabajo en la que el trabajador desempeña su labor alternando la presencia física en la entidad, su domicilio u otras unidades, en cuyo caso el intercambio de información necesaria para el trabajo, depende de la comunicación directa con el jefe, los compañeros de trabajo y otros usuarios y puede prescindirse de las tecnologías de la información y las comunicaciones.
Teletrabajo: es una forma de organización del trabajo en la que el trabajador desempeña una actividad sin estar presente físicamente en la entidad; la comunicación y el intercambio de información necesaria para desarrollar su labor, depende de las tecnologías de la información y las comunicaciones mediante el uso del correo electrónico, redes sociales, mensajería instantánea y otros mecanismos de comunicación que garantiza el empleador, sin que se excluyan los encuentros presenciales.

Con este cuerpo jurídico se sentó una base para la asunción de estas modalidades de trabajo, a la cual pueden acudir todas las personas con un contrato por tiempo indeterminado o determinado. Para ello, la entidad empleadora de conjunto con el sindicato “definen, a partir de la estructura y plantilla de cargos aprobada, las áreas de trabajo y cargos en los que se puede utilizar el trabajo a distancia y el teletrabajo, siempre que la naturaleza de la actividad lo permita, lo que se incluye en el Convenio Colectivo de Trabajo”.
“Se exceptúan de la aplicación de estas modalidades las actividades laborales que requieren la presencia física del trabajador en la entidad para la producción o la prestación de servicios a la población”, refiere el documento legal.
Según establece la Resolución, el personal acogido a estas modalidades tiene derecho a recibir “igual retribución por el trabajo realizado, según la forma y sistema de pago que tengan aplicado y tienen los mismos derechos que los que laboran con presencia física en la entidad, salvo aquellos que son inherentes al trabajo presencial relacionados con la puntualidad, la asistencia al trabajo y la realización de trabajo extraordinario”.
El reglamento define, también, condiciones para establecer estas modalidades como adecuar equipamiento tecnológico, garantizar seguridad y confidencialidad, adecuada conectividad y capacitación periódica, así como la formalización en el contrato laboral y el control del trabajo.
¿Entonces?
Que, aunque exista amparo legal, una cosa es con confinamiento y otra es cuando el país regrese a la nueva normalidad. Si bien las leyes y los contextos han cambiado, la infraestructura tecnológica todavía es limitada y las mentalidades empleadoras apuestan a una visión tradicional del trabajo con mayor importancia en la presencialidad.
Para cambiar ese escenario, más allá de las limitantes tecnológicas, hay que preparar a las y los directivos “para que sepan organizar y controlar el trabajo, sin tener a los subordinados delante y, por supuesto, la necesidad del cumplimiento estricto por parte de los trabajadores en lo que se acuerde, a fin de que la productividad no caiga en saco roto”. Así han manifestado algunas personas usuarias en redes sociales y la prensa oficial, a propósito de debates al respecto.
En el actual escenario, una vez reabran las escuelas, la situación hogareña de casa-oficina se aliviaría y el teletrabajo y trabajo a distancia resultaría aún más provechoso si se tienen las condiciones y buena organización del tiempo. Sin embargo, con la reapertura escolar muchas personas sospechan que la presión por regresar presencialmente a las entidades será mayor, y poco a poco estas modalidades solo quedarían para casos de centros de estudios, personal docente o investigativo, equipos creativos y otras funciones similares. Y claro, mientras no sea necesaria una cuarentena obligatoria.
Otras entidades, las menos, valoran incluso modalidades mixtas y flexibles donde se combinen días presenciales con días de trabajo a distancia o teletrabajo.
Por tanto, con la existencia de un cuerpo jurídico que ampare ambas modalidades, dependerá de cada administración o entidad, mantener la aplicación de dichas alternativas, en sus formas puras o combinadas. En el peor de los casos, ninguna, y será el trabajo presencial lo que marque la mayoría. (2021)

Leer más »

En vigor el Reglamento sobre trabajo a distancia y teletrabajo (+Video)

A partir de su publicación en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 72, entró en vigor, recientemente, la Resolución 71/2021 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en la que se dicta el Reglamento sobre el trabajo a distancia y el teletrabajo.
La norma jurídica establece, como sujetos, a «los trabajadores que laboran con subordinación a un empleador y tienen suscrito un contrato de trabajo con una entidad, por tiempo indeterminado y por tiempo determinado, o para la ejecución de un trabajo u obra, así como aquellos cuya relación de trabajo se formaliza mediante designación o nombramiento».
Aclara que el empleador, de conjunto con el sindicato, define las áreas de trabajo y cargos en los que se puede utilizar el trabajo a distancia y el teletrabajo, siempre que la naturaleza de la actividad lo permita, y se incluya en el Convenio Colectivo de Trabajo; pero se exceptúan de estas modalidades las actividades laborales que requieren de la presencia física del trabajador en la entidad para la producción o la prestación de servicios a la población.
Otro dato es que los sujetos reciben igual retribución por el trabajo, según la forma y sistema de pago que tengan aplicado, y tienen los mismos derechos que los que laboran con presencia física en la entidad.
En cuanto a la infraestructura tecnológica, la Resolución 71 señala que los dispositivos, medios informáticos y otros, así como la conectividad, en el caso del teletrabajo, se garantizan por el empleador, y esclarece que, «si son propiedad del trabajador, el empleador garantiza su mantenimiento».
Para velar por la calidad, el empleador controla a partir del cumplimiento del plan de trabajo y de los objetivos estratégicos de la entidad.
Trabajo a distancia: El trabajador desempeña su labor alternando la presencia física en la entidad, su domicilio u otras unidades, en cuyo caso el intercambio de información necesaria para el trabajo depende de la comunicación directa con el jefe, los compañeros de trabajo y otros usuarios, y puede prescindirse de las tecnologías de la información y las comunicaciones.
Teletrabajo: El trabajador desempeña una actividad sin estar presente físicamente en la entidad; la comunicación y el intercambio de información necesaria para desarrollar su labor depende de las tecnologías de la información y las comunicaciones mediante el uso del correo electrónico, redes sociales, mensajería instantánea y otros mecanismos de comunicación que garantiza el empleador, sin que se excluyan los encuentros presenciales.
[embedded content]

Leer más »

Más de 400 000 cubanos se desempeñan en el trabajo a distancia (+videos)

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social trabaja actualmente en la identificación del potencial de cargos que se pueden desempeñar a distancia. (Foto: Cubasí)

La modalidad de trabajo a distancia, extendida en Cuba a partir de las condiciones que impuso la pandemia de COVID-19, en la actualidad es aprovechada por unos 411 mil 098 empleados de la Isla, a partir de la naturaleza de la actividad o cargo que desempeñan.

Así lo confirmó al diario Granma Ingrid Travieso Rosabal, directora de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), y añadió que de esa cifra (del cierre de junio) 22 mil 204 realizan sus funciones en la modalidad de teletrabajo, 245 mil 659 en el domicilio, y 143 mil 235 en el terreno.

[embedded content]

La directiva aclaró que si bien estas variantes implican trabajar fuera del centro, el teletrabajo exige conectividad, en tanto el trabajo a distancia carece de esta, por lo que el empleado debe acudir a su centro a entregar el resultado de su labor.

No en todas las provincias marcha a igual ritmo la puesta en práctica del trabajo a distancia, por ejemplo, Matanzas (4 por ciento), Cienfuegos (7 por ciento), Mayabeque y Camagüey (9 por ciento), Holguín (11 por ciento), Isla de la Juventud (13 por ciento), Artemisa y Villa Clara (15 por ciento) están por debajo de la media nacional, precisó Travieso Rosabal.

El MTSS, puntualizó, gestiona actualmente en la identificación del potencial de cargos que se pueden desempeñar a distancia, así como la cantidad de trabajadores que tienen posibilidades de emplearse en estas modalidades.

A partir de los resultados obtenidos en el estudio realizado, de conjunto con la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, se labora en el diseño de un reglamento para la implementación de estas formas de organización del trabajo, con el objetivo de potenciar y extender su uso y lograr mayor homogeneidad en su implementación, concluyó la funcionaria.

[embedded content]

Leer más »

Trabajo a distancia: ¿Me voy pa’ mi casa y sanseacabó? (+video)

Hoy el número de espirituanos acogidos al trabajo a distancia ascienda a unos 21 420, cifra inferior a los más de 31 000 cuantificados en igual etapa del 2020.

No imagino al cirujano Albiza operando una apendicitis aguda en su casa; también, me devano los sesos pensando en cómo un obrero de la Pasteurizadora pudiera procesar en su vivienda la leche acopiada en los campos espirituanos, para que luego se expenda en la bodega del barrio.  

Se cae de la mata que esa profesión y ese oficio no pueden ejercerse a través del trabajo a distancia. Sin embargo, otras sí pudieran aplicarlo; pero algunas administraciones han puesto la marcha atrás y no acaban de interiorizar la repercusión de esta modalidad laboral —o lo han hecho tardíamente—, a contrapelo de los pronunciamientos al respecto del Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), así como del Grupo Temporal de Trabajo para la Prevención y Control de la COVID-19 en Sancti Spíritus.

Resulta paradójico que cuando la provincia incrementa los diagnosticados con el SARS-CoV-2 casi jornada por jornada, el número de espirituanos acogidos al trabajo a distancia ascienda a unos 21 420, cifra inferior a los más de 31 000 cuantificados en igual etapa del 2020, fecha en que el panorama epidemiológico no se parecía ni remotamente al de hoy.

Todo apunta a la subestimación de esta alternativa de empleo, que contribuye tanto al distanciamiento físico como a la reducción de la movilidad de las personas, piezas claves en el rompecabezas que ha devenido el control de la pandemia.

¿Podrá dársele el parón en seco al coronavirus mientras aproximadamente el 65 por ciento de los que se contagian son trabajadores —muchos de ellos asintomáticos—, potenciales propagadores de la enfermedad en sus centros laborales, como lo alertara la Dirección Provincial de Salud días atrás?

Desde esa perspectiva también analizan el apremio de extender el trabajo a distancia representantes gubernamentales de los municipios de Sancti Spíritus y Cabaiguán, donde la COVID-19 ha llegado hasta el cuello, más todavía en el primero de estos territorios. Las autoridades defienden a ultranza dicha modalidad por una razón de peso mayor: la existencia de un gran número de controles de focos abiertos en entidades estatales.

Una incursión en las plataformas virtuales de los medios de prensa cubanos, incluido Escambray, permite identificar criterios divergentes en torno a la factibilidad del trabajo a distancia, el cual posee lo mismo defensores que detractores.

[embedded content]

Quienes apuestan por sus beneficios escriben hasta tratados; hablan de que evita el desplazamiento de los trabajadores, de disminución de gastos (energía eléctrica) a la empresa u organismo, y de mayor aprovechamiento del tiempo, asociado, entre otros motivos, a menos reunionismo y menos cotilleo en oficinas y pasillos.

Quienes no quieren verlo ni en pintura le objetan, precisamente, el desaprovechamiento de la jornada, la falta de concentración para cumplir los encargos laborales, la pérdida del sentido de pertenencia hacia el centro de trabajo, la imposibilidad de ejercer un control efectivo por el empleador, las carencias tecnológicas (computadoras, conexión a Internet…) para implementar el teletrabajo, en específico.

Sumergirse en este tejido de opiniones corrobora lo útil de alejarnos de las polarizaciones extremistas, o sea, de los análisis en blanco y negro, para darles paso a los matices.

Pongamos todo en su justo tiempo. El trabajo a distancia no nació con la irrupción de la COVID-19 en Cuba; recuérdese que el Gobierno central lo promovió en medio de las tensiones energéticas vividas en septiembre del 2019, cuando la administración de Donald Trump elevó a cotas inéditas la persecución de los tanqueros destinados al traslado de combustible hacia la isla caribeña.

Con ese precedente, apenas el SARS-CoV-2 bajó la escalerilla del avión y pisó territorio nacional en marzo del año anterior, las autoridades retomaron la medida, que persigue, por encima de todo, limitar la expansión del maldito virus y, por tanto, preservar la vida de las personas. Ese único propósito debiera bastar para derribar cada talanquera administrativa interpuesta para ampliarla.

En este escenario, el Ministerio de Finanzas y Precios ofreció señales de mentalidad abierta —conectada, además, con el imperativo de ahondar el proceso de informatización de la sociedad—, al suscribir la Resolución No. 391 del 2020, la cual modificó el Procedimiento de Control Interno No. 1, Elementos claves sobre movimientos de activos fijos tangibles.

La normativa dio el visto bueno a la utilización de los llamados medios básicos fuera de la entidad para favorecer el teletrabajo y el trabajo a distancia, en general. Obviamente, no se trata de que te llevas esta computadora para la casa y sanseacabó; deben mediar un modelo como constancia de la operación y un acta de responsabilidad material, que detalle las condiciones del préstamo.

Nadie considere que la referida modalidad se distancia de lo legal; la Ley No.116, Código de Trabajo, del 20 de diciembre del 2013, prevé en su Artículo 24 que los contratos deben contener el lugar de trabajo acordado entre las partes, horario, duración de la jornada y el régimen de trabajo y descanso.

Aunque la legislación abre las puertas a la variante laboral, no habla de esta con pelos y señales; de ahí que, a inicios de año, la Dirección de Empleo del MTSS expusiera que asumían la elaboración de un reglamento para que el trabajo a distanciamiento tendiera velas definitivamente, pues genera ahorros, eficiencia y beneficios importantes para la nación, no solo en tiempos pandémicos. Será provechoso para empleadores y empleados siempre y cuando existan resultados favorables de por medio; lo que presupone que el trabajador rinda y, digámoslo claro, no se escude en esa facilidad para ser gestiones personales constantemente en la calle, donde podría contagiarse con el SARS-CoV-2.

En fin, urge pasar del prejuicio a la comprensión de su valor; lo cual incluye la búsqueda de modos de control por parte de los directivos de las entidades y de los jefes inmediatos, que permitan medir los rendimientos del trabajador en casa, o sea, verificar si no se le está regalando el salario.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.