HAVANA CLIMA

Tirándole

En el portal del segundo tercio tendremos un solo líder en el grupo C

Tan pronto como en una semana ya estamos, hoy, iniciando el segundo tercio de la VII Serie Nacional Sub-23. Cada equipo ha jugado cinco partidos, por lo tanto, según el calendario previsto, van a restarles diez para entrar en la etapa decisiva por los primeros lugares.
Por esa razón, los que en estos momentos tienen cuatro victorias, es decir, que juegan para 800 de promedio, han cubierto el primer tramo casi a la perfección. Hablamos de Pinar del Río, líder del grupo A; de Villa Clara, puntero del B, y de Guantánamo, a la vanguardia, en el D, todos con cuatro victorias y un solo fracaso.
En tanto, los que aparecen este martes con balance de 1-4, por lo fugaz del certamen, les será bien complejo aspirar a la siguiente etapa. Para lograrlo, prácticamente tendrían que tener un segundo segmento de cinco desafíos perfecto, pero también que los que van delante caigan en una espiral descendente. Granma y la Isla de la Juventud están en esa apremiante situación.
De cada grupo clasifica únicamente el ganador, razón para ilustrar cómo quedaron esos apartados en este tempranero primer tercio. En el A, los vueltabajeros aventajan por la mínima a los habaneros (3-2), mientras los artemiseños, terceros con 2-3, tienen hundidos a los pineros en la cuarta plaza. En el B, en el cual mandan los villaclareños, los siguen de cerca los mayabequenses (3-2), en tanto Matanzas (1-2) y Cienfuegos (0-3, después de la barrida ante los anaranjados) no pudieron jugar sus dos partidos de fin de semana, por el incendio de grandes proporciones en la Base de Supertanqueros, en la Atenas de Cuba.
La zona más pareja es la C, que presenta un abrazo en la cima entre tuneros y camagüeyanos, con 3-2, e igualados también marchan avileños y espirituanos (2-3). Los del Guaso, en la punta del D, son perseguidos por los holguineros (3-2), en una llave que tiene a los santiagueros (2-3) y a Granma en la parte trasera.
De tal manera la cartelera de martes, miércoles y jueves tiene tres cotejos muy interesantes, pero uno de ellos va a dejar la posibilidad de un único líder en el C, pues los que copan esa cima, Camagüey y Las Tunas, serán rivales, desde hoy, en el bosque de los jóvenes Leñadores. En los otros dos, Guantánamo recibirá a su más cercano rival, Holguín; y Pinar del Río visitará a su seguidor, La Habana. Los resultados de esos partidos podrían hasta ser definitorios para la presencia de los involucrados en la próxima etapa.

Leer más »

Inicia el Sub-23, a la vista el Mundial Sub-15 y después la Serie del Caribe

Desde mañana la pelota volverá a correr en otro calendario de juegos, este en modo de minidosis, cuando debiera ser el mejor servido dentro de la estructura competitiva. Comienza la Serie Sub-23, pactada a solo 15 partidos por equipo, lo cual cercenó, con una recta de más de 90 millas, su propósito de certamen de desarrollo dentro de la emulación que exige una lid.
Es cierto que en estos momentos de etapa pospandémica y de recrudecimiento inhumano del bloqueo contra Cuba, resultaba quimérico arropar a 2022 con tres torneos de envergadura: 61 Serie Nacional, Liga Élite y Sub-23 pero también es cierto que, como en la pelota, nos hacía falta luz larga para poder verlo antes, y no quedar ahora expuestos a cumplir, pero sin conseguir el objetivo.
Al margen de estos criterios, lo cierto es que desde mañana se juega pelota. Dieciséis equipos estarán enrolados por el título, alistados en cuatro zonas, de las cuales saldrá el de mejor balance de victorias y derrotas. Ese cuarteto jugará entre sí, y los dos mejores protagonizarán una final de cinco a ganar tres. El actual campeón nacional, Sancti Spíritus, será conducido por Héctor Huelga, hijo de José A. Huelga, el Héroe de Cartagena, como lo llamara el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Los pequeños Gallos tendrán como primer adversario a Las Tunas.
También en este mes de agosto tendremos el Mundial Sub-15, con la presencia en Hermosillo de los peloteritos que en Venezuela alcanzaron su clasificación, ganándole a todos sus rivales. Según la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol, Cuba actuará en la llave a, en la que está inscrito México, primer oponente el 26 de agosto; Taipéi de China (27) y República Checa (30). En el grupo b estarán Panamá, Japón, Colombia y Francia; y en el c, Estados Unidos (campeón defensor), Sudáfrica, Venezuela, Puerto Rico e Islas Guam.
El formato de competencia plantea que del 26 al 30 de agosto será la fase preliminar, desde la cual pasarán a la superronda los dos mejores equipos de cada grupo, arrastrando el resultado bilateral. Del 31 al 3 de septiembre se disputará esa segunda fase, instancia en la que los equipos del mismo grupo no se volverán a medir, sino que enfrentarán a los rivales provenientes de los otros apartados. De esa sexagonal emergerán el primero y el segundo lugar para discutir el cetro, mientras tercero y cuarto dirimirían el bronce.
Y en la última semana de julio se conoció que la Asamblea de la Confederación Profesional de Beisbol del Caribe se reunió en Caracas, ciudad que acogerá la próxima Serie del Caribe. Allí Juan Francisco Puello, presidente de esta entidad, auguró una exitosa lid. «Quisimos hacer algo grande, como grande es Caracas. De hecho, se pensó en dos nuevos invitados, aunque para mí Cuba no es un invitado, en el buen sentido de la palabra, porque participó por primera vez en Margarita-2014».
Esa será la primera versión del torneo, que ya cumple con su edición 65, con ocho equipos, lo cual le da un nuevo incentivo. Al respecto, Juan Reynaldo Pérez Pardo, presidente del Federación cubana, expresó: «Nuestro representante en la Serie del Caribe saldrá con el objetivo de brindar una buena imagen en este evento, por su connotación histórica, como se ha dicho, y porque somos el país fundador de este certamen y su primer campeón».

Leer más »

La pelota de Cuba sí tiene nivel

Foto: José Manuel Correa

Si la pelota no nos corriera por las venas de nuestra nacionalidad, lo ocurrido en Haarlem no alcanzaría a desvelarnos. Hay disímiles opiniones en torno a lo visto en el certamen holandés: es el nivel de nuestro beisbol; se requiere de una estrategia que cambie esa imagen; hay que prescindir de los peloteros veteranos y darles paso a los jóvenes; debe buscarse el camino para que jugadores que participan en otras ligas, incluyendo los no contratados por la Federación Cubana (FCB), nos representen, y otras, son algunas de las expresiones que atraviesan hoy las emociones beisboleras.
Todas valen, pues el edificio pelota ha de levantarse y sostenerse desde los valores de la sociedad en que se erige. En otras palabras, la pelota tiene que parecerse a esa Cuba que resiste y crea en pos de avanzar, no puede ir por otro camino. Existe una estrategia nacional que fue armándose en una amplia ágora de opiniones de especialistas, atletas, entrenadores y aficionados. Sin embargo, su éxito pasa por planificar su implementación para despojarla de improvisaciones, y tejer un sistema, en el cual sus cimientos –entiéndase participación– empoderen al municipio y a la provincia. Si ellos se hacen fuertes el país se robustece, en pelota, en economía, y en cualquier esfera social.
¿Cómo aspirar a un torneo nacional de calidad, cualquiera que sea su categoría, si lo que lo alimenta es inconsistente, si antes no se ha jugado en la base? No podríamos convertir esa estrategia en triunfos internacionales sin una organización coherente del deporte que más le gusta al pueblo cubano. En eso que podemos llamar la institucionalización del beisbol es imprescindible articular, de manera sistémica y estratificada, todas las estructuras competitivas hasta llegar a la hoy planteada como Liga Élite del Beisbol Cubano.
Ello no excluye la contratación en otros certámenes de probada calidad ni la participación de quienes, formados en Cuba, se desempeñan en temporadas extranjeras, es parte, incluso, como fruto de la coherencia de la estrategia. Tenemos lo más importante: los jugadores y la posibilidad de un engranaje que tributa peloteros de eximias cualidades, está demostrado hasta en los más exigentes escenarios; entiéndase grandes ligas estadounidenses, el primer nivel en Japón, en Sudcorea, en México o en otras latitudes del llamado circuito invernal del Caribe.
Por eso no creo que, en Holanda, al margen del resultado, se haya mostrado el nivel de nuestro beisbol, lo que sí pudo aflorar allí fueron rasgos de incoherencia en su organización. Por ejemplo, cuando se va a una lid por estímulo, el rigor competitivo se flagela y, en consecuencia, formamos un equipo poco funcional, lento, con bateadores de similares características y huérfano de variantes ante las innumerables demandas de un deporte exigente por su riqueza táctica. La responsabilidad de la pelota trasciende el hecho competitivo. Un equipo Cuba representa al patrimonio cultural de la nación, y esa son palabras mayores. Por lo tanto, tiene que existir un objetivo, para que esa motivación no se deteriore.
Está por delante el Clásico Mundial y, aun cuando, por principios, no ha de excluirse la posibilidad de que peloteros que juegan sin contratos de la FCB puedan alistarse, tenemos suficiente calidad para construir un equipo de pelea. Una alineación con Roel Santos, Yadir Drake, Yurisbel Gracial, Alfredo Despaigne –como designado–, Erisbel Arruebarruena, Ariel Martínez, Pedro Revilla, Raico Santos y Yadil Mujica, tiene integralidad y nivel competitivo, sin descartar a Santiago Torres, Guillermo García, Osvaldo Abreu, el propio Denis Laza o el talentoso holguinero Yasiel González y otros. Lanzadores como Yariel Rodríguez, Carlos Juan Viera, Yoanni Yera, José Ramón Rodríguez, Yulián Quintana, Marlon Vega, Raidel Martínez, Liván Moinelo, Frank Abel Álvarez o Naykel Cruz, aportan calidad. No estamos haciendo un equipo, mostramos esa potencialidad, básicamente con peloteros dentro de la FCB.
Hagamos una buena Liga Élite y mantengámosla, enriqueciéndola y creciéndola a la par de las propias transformaciones económicas sociales del país, y volveremos a dar jonrón con las bases llenas.

Leer más »

La máxima expresión de calidad de nuestra pelota

Mañana hará una semana desde que los Alazanes de Granma se titularon por cuarta ocasión, segunda consecutiva, como campeones nacionales. Aún resuenan los bates de Osvaldo Abreu, Guillermo Avilés o de Iván Prieto. Llevamos seis días sin pelota y un vacío nos recorre el alma beisbolera.
Sin embargo, el anuncio, en plena final entre la caballería y los combativos Cocodrilos de Matanzas, del nacimiento –o del renacimiento, porque desde la historia también se construye el futuro– de la Liga Élite del Beisbol Cubano, fue como una convocatoria a seguir soñando con bolas y strikes. Incluso, se lanzó una votación popular en aras de buscar los nombres de las seis escuadras por el trofeo.
Un torneo que concentra la calidad, que por su ubicación en fecha (octubre-enero) pudiera contar con algunos de los contratados en el exterior, sobre todo con los de las lides asiáticas o europeas, y hasta con su posterior crecimiento y evolución, con los que decidan –también contrato mediante– desempeñarse en ella y no en otras del circuito del Caribe, enamoró y cautivó. Es una acertada fórmula para cumplir con una de las frases más repetidas en los últimos diez años: elevar el techo de la pelota cubana, para lo cual es vital un certamen competitivo como el diseñado.
Pero una afirmación a Radio Rebelde, al colega Guillermo Rodríguez, del director nacional, Juan Reinaldo Pérez, nos ha dejado como a la novia de Pacheco, vestidos, pero sin fiesta: «La 62 Serie Nacional se realizará a partir de septiembre de 2023». La noticia nos dejaría sin la Liga el próximo año, justamente, cuando iría a su segunda versión.
La futura cita, fruto de una estrategia que incluyó a la afición, como cualquier otro torneo que persiga espectáculo y calidad, debe establecerse, primero, en su fecha y calendario. Si actúa, y este es el caso, de instancia cualitativa superior, debe ser en cada temporada su colofón. No creo que disminuya en nada a la que hasta ahora es la máxima expresión: la Serie Nacional, solo que esta debe correrse en el tiempo, sin modificar su estructura y como eslabón de ascenso de cara a la Liga Élite, lo cual le agrega un incentivo más, porque actuaría como una vitrina de talentos, además de mantener la competitividad entre las provincias.
Poner al evento liguero delante no cumple el objetivo supremo de ser el de mayor envergadura, pues se vería afectado en la participación, además de que, en la espiral de desarrollo que se busca, en vez de subir la escalera la estaríamos bajando.
En su propio desarrollo y evolución ha de ser una competencia que motive al pelotero, por el nivel, y también, como se trata de seis equipos salidos, básicamente, de los 16 de la sn, por su remuneración que, en tanto criterio selectivo para confeccionarlos, mayor calidad y 50 partidos más que el resto, debe ser mayor.
Creo que la Liga Élite está bien pensada, tiene poder seductor en un país beisbolero y de afición exigente, pero debemos cuidarla, incluso, y con mucho celo, desde ahora, que se está gestando, para que no muera al nacer o lo haga con malformaciones que, en vez de elevar el techo de nuestra pelota, lo baje.

Leer más »

Hoy puede ser un gran día, y mañana también

Hoy puede ser un gran día, y mañana también. Si Matanzas vence en el sexto partido de la final por el título de la pelota cubana, la jornada será de gloria para los Cocodrilos. En cambio, si el ganador es Granma, el martes sería una fecha célebre, pues habría séptimo juego entre Alazanes y los dueños del pantano.
Si los rojos de Armando Ferrer, que disputan su tercera final consecutiva, logran la victoria, sumarían la segunda bajo ese rótulo y el séptimo del territorio matancero, pues antes ganaron tres veces Henequeneros y dos Citricultores. De concretar el triunfo, Matanzas convertiría la 61 Serie Nacional en la novena campaña cuya final se decide en seis encuentros.
Pero si Granma fuerza un séptimo duelo, llegaríamos al octavo desenlace de la historia en el último choque. Si, además, lo gana, no solo reeditaría su pergamino ante el mismo adversario, sino que guardaría en su vitrina su cuarta corona, todas con la firma de Carlos Martí, lo que investiría a este laureado profesor como el mentor más ganador en finales, y su equipo alcanzaría la condición de más éxitos en los últimos diez años con esa misma cantidad.
Después de que el analista Yirsandy Rodríguez sacara de su erudita labor el dato de que en una final el equipo que gana el tercer cotejo y pone la porfía 3-2, como lo hizo Granma el pasado martes, se titula en un 60,8 %, le pregunté sobre el comportamiento del vencedor del quinto episodio, cuando se sitúa por delante 3-2, como lo logró Matanzas el último viernes. «En un 55 % acaba campeón».
Entonces, ¿se acaba hoy o mañana la 61 Serie Nacional? Como en el dominó, paso.

Leer más »

La energía del equipo Cuba

Orgullosa y de fiesta está la pelota cubana. La alegría que desbordan los grandes fildeos, los peloteros entregándose en cuerpo y alma en cada carrera, como si les fuera todo en sus piernas y en sus brazos; cargando el bate para dar el jit o el jonrón decisivo. Así vimos a los pequeñines del Sub-15 en el Premundial, verdaderos campeones, desmontando marcadores adversos, que parecían imposibles de ganar si no fueran ellos los que estuvieran en el terreno; así lo hicieron también los jóvenes del Sub-23, con su digna medalla de plata en el panamericano, y así se muestran Granma y Matanzas en los play off de la final de la 61 Serie, que hoy regresa.
Pero el orgullo rebasa el estadio, cuando el Primer Secretario del Partido Comunista y Presidente de la República, en el mismo argot deportivo y beisbolero y, también con el mismo rigor táctico y estratégico, dirige a un gran equipo Cuba: el de los eléctricos, en una ofensiva por cada hombre y mujer de este país, pendientes de otros jits y jonrones. Es un partido bien complejo y difícil, porque el adversario –con la bajeza del que obstruye y bloquea– juega sucio para paralizar el noble empeño. Sin embargo, esos jugadores, con títulos de ingenieros y técnicos, dotados de una alta calificación, o lo que es lo mismo, de poder al bate, comienzan a dar cuadrangulares porque al decir del mánager, «ven un futuro en lo que están haciendo, se sienten importantes en lo que están haciendo, y con unas ansias de superación tremendas», como lo hicieron los bisoños del Sub-23 y Sub-15 en sus torneos premundiales, clasificándose ambos para las lides del orbe, frutos también de una estrategia que comienza a rendir.
Con «peloteros» como esos, que trabajan muy duro, con mucho compromiso y con mucha responsabilidad, siempre se ganan los juegos y cobran vida las palabras de un mentor invencible que jamás dejó de acompañar a los héroes, ni en el terreno ni en la fábrica; ni en el campo o la escuela; ni en el centro científico o el hospital; ni en las más complejas situaciones, ni en la batalla, con su fusil y el pecho a la vanguardia. Dijo Fidel que «cuando lo mejor de un país se reúne para trabajar, ese país tiene que triunfar».
Por eso, en medio de la compleja situación eléctrica, varios bloques se recuperan, algunos sincronizan, y la Unidad 1 de la central Lidio Ramón Pérez se adelanta en su cronograma de mantenimiento, permitiendo que otro cuarto bate como ella, la Antonio Guiteras, de Matanzas, pueda comenzar sus labores de reparación, para coronar las palabras de Díaz-Canel, en la planta yumurina: «ustedes y la Felton deciden el juego».
Esa energía positiva que va de victoria en victoria es la que veremos hoy en Matanzas adonde llegarán los Alazanes campeones, con la serie por el título empatada a un triunfo. Las claves de este tercer encuentro pasan por el mismo corredor anterior: para Granma, sacar temprano al abridor, lo cual será tan retador como la limpieza de una de las calderas de las plantas generadoras, pues el zurdo Dariel Góngora es el de más potencia del elenco matancero.
Para los de la Atenas de Cuba es imprescindible mostrar su poderío ofensivo, porque los lanzadores de la caballería generan con mucha eficiencia; la otra es, justamente, que el bullpen llegue al final con ventaja, porque los bateadores granmenses son capaces de poner en corte al mejor tendido eléctrico y causar una avería de incalculables consecuencias.
Vuelve la pelota irradiando esa energía de emociones que solo ella es capaz de alcanzar en un pueblo apasionado por su beisbol y arropado por el valor de su gente. Es de un inmenso orgullo vestir ese uniforme de todos, el del equipo Cuba.

Leer más »

Los capitanes y el ejemplo ganan juegos de pelota

En cualquier esfera de la vida el ejemplo convoca a las virtudes de los demás. Si el que es referente, por su responsabilidad o incidencia en un objetivo, no es el primero, el más sacrificado o el que está dispuesto a tomar los riesgos por los suyos, difícilmente el grupo actúe unido por ese propósito.
Ya lo dijo Buena Fe, el beisbol se parece a la vida, y en él también el ejemplo batea, fildea, lanza y gana partidos. Este fin de semana, desde los terrenos del patrimonio cultural de la nación que es el juego de pelota y sus saberes, nos llegó esa impronta en el rostro de sus protagonistas.
Un lamentable error del cuerpo de dirección de la escuadra Sub-15 privó a esos peloteritos de ir a la final del premundial en Venezuela, que habían ganado a puro coraje. A todos los vimos llegar de manos a las bases y remontar marcadores que parecían una sentencia. Tuvieron que ir por el premio de bronce, teniendo las fibras en sus uniformes.
Muchos pensaron que estarían desmotivados, pero dieron otra lección de entereza al ganar, aún más resolutivamente (11-1) ese duelo frente a los puertorriqueños, quienes, en el lenguaje más sincero que conoce la humanidad, el de los niños, les dijeron a sus rivales: «se van terceros, pero todos aquí sabemos que ustedes son los verdaderos campeones».
En los emocionantes play off de la 61 Serie Nacional hemos visto a Carlos Benítez casi sin poder caminar. El capitán de los Alazanes aseguró: «yo tengo que estar, tenemos varias ausencias, y si estoy aquí, aunque dolido, nadie me sacará del terreno. En los dos éxitos ante Ciego de Ávila ha sido el motor impulsor: de 7-3 (una anotada, un jonrón y cinco impulsadas).
Frederich Cepeda vino al bate en el último chance de su equipo ante Matanzas. Había dos corredores en circulación y tenía tres bolas sin strikes; el boleto, ante su enormidad beisbolera, tenía casi un 99 % de posibilidades. Pero el capitán de los Gallos dijo que estaba allí para batear, se exponía a fallar, pero no a fallarle a su equipo. Estuvo a punto de sacarla del parque, fue el último out, pero hasta sus adversarios lo aplaudieron.
Con muletas y yeso, pero nunca ausente está Yorbis Borroto. Fue el primero en acudir al recibimiento de sus Tigres cuando clasificaron a la semifinal, y ante su pueblo lanzó el grito de combate: «habrá pelea hasta el final». El capitán avileño está en cada lance de su equipo frente al poderoso Granma.
No tuvo destacadas actuaciones en la temporada, pero al Noelvis Entenza que hemos visto con Matanzas, ganador de los dos juegos semifinalistas contra Sancti Spíritus, se parece mucho a aquel que, arropado con las franelas de Cienfuegos, nos regaló los trepidantes duelos frente al villaclareño Freddy Asiel Álvarez. Pedir la pelota en la situación más difícil es otro de los ejemplos que llenan de orgullo.
Y cómo no ver en el colectivo de Matanzas, sin más de 15 de sus principales jugadores, la muestra de ese ejemplo de amor por la camiseta. Cuando casi nadie lo daba ni siquiera semifinalista, entre ellos nosotros, ya está a dos triunfos de llegar a su tercera final consecutiva.
Por cierto, un mensaje para los aguerridos Gallos en su aspiración de revertir el 2-0 ante los yumurinos: además de los seis triunfos consecutivos de los Cocodrilos en esta postemporada, tienen que evitar que los del pantano les lleguen a cinco carreras, porque todas esas victorias las han logrado con esa cantidad.

Leer más »

Desde aquí se ven a Granma y a Sancti Spíritus en la final

Estamos en las semifinales de la pelota cubana, con tres de los equipos más laureados en los últimos diez años y un cuarto que fue el primero de la temporada, y busca un espacio que le ha sido esquivo hace 20 años. Granma, Ciego de Ávila, Matanzas y Sancti Spíritus, los cuatro grandes de la 61 Serie Nacional, nos convocan al resbaladizo pasillo de los vaticinios.
Swing al primer lanzamiento, sin rodeos: vemos una final entre Alazanes y Gallos. Es, como todo pronóstico, una afirmación osada, en primer lugar, porque está hecha fuera del terreno, y en segundo, porque nosotros ni bateamos ni fildeamos y mucho menos lanzamos a más de 90 millas por horas. Para colmo, la historia, tampoco respalda esa profecía.
Los Alazanes comenzarán mañana ante unos Tigres que los aventajan en play off, 12 triunfos por nueve, mientras los Cocodrilos en ese ámbito van delante por 10-7 ante los Gallos. Como si fuera poco, las 12 victorias de los felinos son, justamente, en esta instancia, en las campañas 50, 51 y 54. Los del Yayabo, que inician hoy su porfía ante los yumurinos, saben que lo hacen ante unos rojos que, desde 2011 a 2021, es el conjunto de más podios, con un título, tres trofeos de subcampeones y cinco de terceros.
Cualquiera diría que es una mirada quijotesca a las posibilidades de gramenses y espirituanos, pero también hay argumentos que les sostienen su condición de favoritos, incluso algunos pasan también por lo ya vivido. Por ejemplo, la última vez que los rayados vieron a Granma en un play off, en 2017, cayeron inobjetablemente por 4-0, lo cual se convirtió, además, en el primer pergamino de los tres que atesora el laureado mentor Carlos Martí. En cambio, los pupilos de Eriel Sánchez han dibujado la mejor obra de la temporada.
Está claro que hace falta mucho más que eso para valorarlos como superiores, pero justo esas etiquetas lo han multiplicado. Granma no es el mismo de aquellas tres diademas, y ahora cedieron para el Panamericano Sub-23 a una revelación como Francisco Venecia, pero es igual de peligroso. Su pitcheo disminuyó la efectividad de entonces, pero sigue siendo el de menos boletos (3,30 por juego), el de mejor WHIP (1,50), en una serie en la que el desde la lomita se han frustrado muchas aspiraciones. Cierto que el oponente es el elenco más bateador (311) de la lid, y el que más jonrones (71) pegó, pero de los cuatro, su área de lanzadores fue la más castigada (315) por los bateadores. No olvidemos que lo más difícil de la pelota es batear, y es más engorroso ante lanzadores de control, aunque no tiren 90 millas. Granma ha de tener en cuenta, además del poderío ofensivo avileño, que Dachel Duquesne y Yander Guevara, son dos de los pitchers que más lo han vencido en play off.
Este Sancti Spíritus es otro, jamás los vi pelear de la manera en que lo han hecho en la 61 Serie Nacional, y mucho menos como lo hicieron ante Pinar del Río en cuartos de final. Yoen Socarrás y José Eduardo Santos, más Yanieski Duardo y Yankiel Mauri detrás, permiten soñar en grande para, 20 años después, volver a una final. Matanzas ya estaba disminuido, ahora viene más cercenado, sin su receptor titular y sin, su mejor relevista. Pero ojo, un director ganador, y Armando Ferrer lo es, hace maravillas, como la de su pitcheo abridor, el mejor en la anterior fase, y la de peloteros muy acostumbrados a estos tipos de partidos. Sin embargo, sería una hazaña verlos en la disputa de la corona.
Pronósticos a un lado, lo que más necesita la afición, nosotros y toda Cuba, es que se jueguen dos cerradas series, en las que primen la entrega que hace brotar las emociones y la calidad. Con esos atributos no hay pronósticos que valgan, ganamos todos.

Leer más »

Los play off en la cuerda floja de los pronósticos (II final)

Un remake de la anterior fase de semifinales acontecerá entre Las Tunas y Matanzas en su play off de cuartos de final. En la postemporada precedente, los yumurinos vencieron a los tuneros, lo que les abrió la puerta a la final para defender su título de la edición 59, el cual cedieron ante los Alazanes de Granma.
Pero esta versión de los Cocodrilos, al menos la que llega a la presente instancia, no es la misma de las dos últimas disputas del cetro. Sufrió mucho para poder acceder a la fiesta de los partidos más seguidos de la pelota cubana, tanto que lo hizo en el epílogo del calendario regular.
Si bien los rojos fueron de más o menos, pues arrancaron sensacionalmente, con todo su elenco en forma y presente, los Leñadores, en ese inicio, causaron muchas dudas. El único que no tenía ninguna era su mentor, Pablo Civil, quien dijo que no solo clasificarían, sino que lo harían en la vanguardia. Y así fue.
Lo paradójico de la nave que conduce Armando Ferrer es que, al menos en los indicadores tradicionales, es de las más destacadas. Fue segunda en bateo, con 306, aunque es novena en producciones de largometraje; la misma posición alcanzó en efectividad de pitcheo (4,25), y tercera en defensa (975), único aspecto en el que no supera a los Leñadores, líderes con 980, pues a la ofensiva los de Civil lograron 304, pero con 59 cuadrangulares, sextos, y en el promedio de carreras limpias por juego, 4,88.
A diferencia de Industriales, Pinar del Río y Granma, las selecciones con más postemporadas, en estos trajines aún son jóvenes matanceros y tuneros. Los de la Atenas de Cuba han estado en nueve, con un triunfo, tres segundos puestos y cinco terceros, y sus rivales en siete, mereciendo una victoria, un subcampeonato y dos premios de tercer escaño. En play off se han enfrentado diez veces, y en siete los Cocodrilos han mordido.
Aunque el peso histórico favorece a Matanzas, el presente, con cuatro hachazos en cinco encuentros en la 61 Serie Nacional, nos hace inclinar la balanza hacia Las Tunas. Se trata de uno de los conjuntos más combativos en la actualidad, con una ofensiva demoledora, máxime cuando el oponente es diferente, en su alineación regular, en más de un 50 %.
Para Mayabeque todo es novedoso, pues está por primera vez en la fiesta. Va contra Ciego de Ávila, que en 13 postemporadas ganó tres, fue subtitular en dos y en una quedó tercero. De los ocho involucrados es uno de los tres que juega para 500 o más de average, los otros dos son Industriales y Pinar del Río.
Los Huracanes apabullaron por 4-1 en preliminares a los Tigres, en su momento más alto de la campaña, que fue el más bajo de los avileños. Los dos terminaron muy por debajo de lo que mostraron para clasificarse, aunque los rayados fueron líderes ofensivos (311) y pegaron más jonrones que ningún otro plantel (71). Mayabeque bateó 304 y boto 45 pelotas; en la lomita de lanzar también fue superada la joven provincia, 5,38 por 5,62, lo mismo que en la defensa, 971 por 969. Aunque los Huracanes enamoraron a todos con su fuerte juego, nos inclinamos por la experiencia de los Tigres.

ASÍ JUGARON LOS CLASIFICADOS ENTRE ELLOS

Equipos

LTU

SSP

PRI

GRA

MTZ

MAY

CAV

IND

JG-JP

LTU

3 – 2

1 – 4

3 – 2

4 – 1

3 – 2

3 – 2

4 – 1

21-14

SSP

2 – 3

3 – 2

3 – 2

2 – 3

3 – 2

4 – 1

3 – 2

20-15

PRI

4 – 1

2 – 3

3 – 2

2 – 3

3 – 2

2 – 3

3 – 2

19-16

GRA

2 – 3

2 – 3

2 – 3

3 – 2

3 – 2

3 – 2

3 – 2

18-17

MTZ

1 – 4

3 – 2

3 – 2

2 – 3

3 – 2

1 – 4

4 – 1

17-18

MAY

2 – 3

2 – 3

2 – 3

2 – 3

2 – 3

4 – 1

2 – 3

16-19

CAV

2 – 3

1 – 4

3 – 2

2 – 3

4 – 1

1 – 4

3 – 2

16-19

IND

1 – 4

2 – 3

2 – 3

2 – 3

1 – 4

3 – 2

2 – 3

13-22

Leer más »

Los play off en la cuerda floja de los pronósticos (I) (+ Video)

Un buen amigo y excelente profesional de la narración deportiva, Reinier González, me dijo: «El que diga que no siente por un equipo, no dice la verdad. Lógicamente, somos profesionales y dejamos la pasión a un lado, pero siempre estarán las ganas de que tu equipo gane; de lo contrario, no te gusta el deporte, y si no te gusta, no puedes trabajar en esta profesión».
Entreguémonos, entonces, a ese lado profesional para pasar la cuerda floja, la más arriesgada de nuestro quehacer: la de emitir pronósticos, esta vez de cara a los play off de la 61 Serie Nacional.
A partir de mañana estaremos en postemporada con los cotejos de cuartos de final. Dos de los cuatro duelos son reediciones de la pasada campaña: Sancti Spíritus vs. Pinar del Río, primero y octavo, respectivamente, igual que en la versión 60, y Granma vs. Industriales, tercero y sexto, en ese orden, aunque en la justa precedente fueron segundo y séptimo escaños.

Yankiel Mauri. Foto: José M. Correa

En la contienda anterior, ante esta engorrosa misión, apuntábamos que los play off son otra historia: empiezan de cero; es el mismo adversario, ahora en siete juegos y no en cinco como la que le antecedió, y esta fase acorta las distancias que un elenco le sacó a otro en la clasificación. En aquella ocasión dimos ganadores a Vegueros y Alazanes, y los dos vencieron a esos mismos rivales: los más occidentales por 3-0 y los granmenses por 3-2.
Hoy, a nuestro juicio, el match entre Vueltabajo y el Yayabo es de los más complejos para emitir un criterio, pues debe ser el pitcheo el que comande el destino del ganador, aun cuando los pinareños (4,88 de efectividad) hayan sido séptimos, y los espirituanos primeros (4,16). Lo que nos hace inclinar la balanza hacia los Gallos es que poseen cuatro abridores para siete encuentros: Yoen Socarrás, José E. Santos, Ariel E. Zerquera y Alex Guerra, autores de 32 triunfos, el 71,1 % de las victorias de su equipo. Súmele una pareja de rescatistas de gran labor: Yanieski Duardo (ganó cuatro y salvó diez) y Yankiel Mauri (cuatro éxitos y ocho salvamentos).
Un trío de experiencia y de aval presenta Pinar del Río: Bladimir Baños, Erlis Casanova y Yosvani Torres, vencieron en 26 juegos, el 65 % de los triunfos de su plantel, pero ese pitcheo sufre con el bullpen, donde solo Reilandy González (cuatro sonrisas y siete salvados) ha tenido acierto. Por lo demás, están muy parejos en ofensiva 305 Sancti Spíritus por 302 sus rivales, aunque los pinareños muestran más poder, y en la defensa, 972 por 967.
Los Alazanes, ahora sin hombres claves a la ofensiva y con un pitcheo que no se parece al de sus tres coronas, siguen siendo, con la mismas palabras que dije el pasado año, no solo favoritos frente a Industriales, sino uno de los más serios aspirantes al título. Granma juega un beisbol sin estridencias ni efectos mediáticos, pero muy seguro. Tiene la tercera mejor efectividad de la lomita (4,33), es el que menos boletos da por juego (3,30) y, en consecuencia, el mejor whip (1,50), además, con 974, fue la tercera defensa de la lid. Batea 302, y de los ocho que están en los play off fue el cuarto (51) que más jonrones pegó.
Su porfía en el play off pasado con Industriales fue al extremo (3-2), y esta vez le será más difícil sostener la condición de favorito. Su oponente es el más incómodo en la historia de la pelota cubana, aunque hoy presente indicadores inferiores. La camiseta azul pesa, pero también motiva. No es una quimera darle un vuelco al vaticinio, pero para ello los Leones dependerán de la labor de sus abridores, sobre todo de Pedro Álvarez y Pavel Hernández, y del aporte de los maderos de Alberto Calderón, Yosvani Peñalver y Yasiel Santoya.
¿Las Tunas-Matanzas y Mayabeque-Ciego de Ávila? En el próximo inning.

[embedded content]

Leer más »

En el epílogo, las mejores páginas de la 61 Serie Nacional de Beisbol (+ Video)

Habíamos dicho el pasado 25 de abril que el número de 40 victorias se convertía en una especie de llave «mágica» para entrar a la fiesta de los play off de la 61 Serie Nacional. El resultado pasó de un cálculo a una sentencia: todos los que llegaron al convite alcanzaron esa cifra o la rebasaron, y los que no, quedaron fuera.
Aquella aseveración exigía jugar para un promedio superior a 533, y esa máxima se cumplió a raja tabla: el séptimo y el octavo en estos momentos, Matanzas y Pinar del Río, rindieron exactamente para ese indicador. Y si los Leones de la capital cayeran dos veces frente a los Cazadores, durante sábado y domingo, finalizarían con ese mismo resultado.
Para este fin de semana, las expectativas habitan los pechos de los aficionados azules. Ellos aspiran a que sus peloteros ganen los dos partidos ante los artemiseños, única manera de comenzar el play off de cuartos de finales, contra Mayabeque, en su cuartel general del Latinoamericano.
La exigencia es un resorte motivacional, pues, aunque los únicos dos desafíos que los Huracanes les ganaron a los capitalinos fueron, justamente, en el coloso del Cerro, los choques de postemporada no se parecen en nada a los del calendario regular. Siempre es un plus competitivo presentarse en casa, pero si se está discutiendo el campeonato, más todavía.
Pero hasta que se resuelva totalmente el enigma de este fin de semana, vale un pequeño espacio para algunas individualidades que le dieron brillo a la temporada, aun cuando algunas de ellas no estarán en los play off.
Marlon Vega: Es el pelotero que más calibre mostró en la temporada. El lanzador de Mayabeque, de 20 años, en su segunda campaña fue todo un equipo: líder de efectividad, con excelente 2,81; en juegos ganados (11) y segundo en salvados (12). Intervino en 23 de los triunfos de los Huracanes, es decir, por su brazo pasó el 56 % de los éxitos de los mayabequenses. Sus rivales le produjeron para un anémico 213 y su whip (parámetro que mide las acciones positivas de un pitcher) de 1,18, es el segundo de la justa, igualado con el pinareño Yosvani Torres, y solo superado por otro de los Vegueros, Erlis Casanova (1,09). Vega fue la mejor imagen de la contienda, y coincido con aquellos colegas que lo dan como el jugador más valioso de esta Serie Nacional.
Frederich Cepeda: premio a la constancia, al pelotero referencia del beisbol cubano en este siglo. Puntero en average ofensivo (406), en porciento de embasado (574) y segundo en ops, que mide la integralidad del bateador, con 1 151, solo superado por otro veterano de mil kilates, el vueltabajero William Saavedra (1 189).
Pedro Pablo Revilla: el guantanamero nos trajo de vuelta los jonrones, esos que tanto animaron los clásicos cubanos cuando estaban preñados de sluggers. Sus 26 cuadrangulares son una señal que nos hace pensar en que podemos retornar a las emociones de esos batazos.
Yoelkis Guibert: fue siempre el hombre clave de las Avispas. Nadie remolcó más carreras en la lid que él, al traer para home a 78 compañeros. Fue uno de los tres hombres que alcanzó 20 o más vuelacercas, y de los 89 jits que logró, casi la mitad (42), fueron extrabases.
Alexander Ayala: no se podía obviar, aunque sea una apretada síntesis, al único jugador que sobrepasó la barrera de cien imparables, 107 en total. El camagüeyano hizo de todo para que los Toros llegaran al rodeo final: 361 de average, 15 dobles, 14 jonrones, 56 empujadas y 41 anotadas.
Otros muchos son merecedores de reconocimientos, como lo serán también los que brillen en la épica batalla de los play off.

[embedded content]

Leer más »

La pelota en su laberinto (+ Video)

Villa Clara continúa en su carrera hacia los play off de la pelota cubana, tras ganar su segundo partido consecutivo al eliminado elenco de Artemisa. Los Azucareros dependieron de un cerrojo sobre la lomita, y volvieron a pintar de blanco a los Cazadores.
Otro binomio, el del zurdo Oscar Hernández, encargado de la apertura, y Pedro Manuel Castillo, en el cierre, consiguió que los artemiseños no pisaran home. La labor de esa dupla se sumó a la de Javier Mirabal y Yasmani Hernández el pasado martes, para tejer una cadena de ceros en 16 entradas.
Los lanzadores de la escuadra naranja, en esos dos desafíos, han aceptado ocho jits, propinado 12 ponches, con tres boletos, en una descarga de endiablada efectividad. Claro está que no es lo mismo enfrentar a un equipo que ya no tiene posibilidades, que cumple con su calendario. Sin embargo, del lado villaclareño habría que apuntar que, aun así, está obligado a no fallar, y ese componente tensa ante cualquier adversario.
Hoy volverán a la grama ambos conjuntos, con Villa Clara obligado a no guardarse nada, porque no tiene mañana, y con Artemisa todavía por saldar dos compromisos con Industriales. Como van las cosas, se ve muy posible que los Azucareros completen la barrida de tres éxitos frente a los Cazadores, para medirse este sábado a Mayabeque, en un partido con las mismas características de sobrevida para los del centro; en tanto que, para sus adversarios significa afianzarse en el cuarto escaño, el cual le da la posibilidad de abrir los play off en su casa.
Una victoria de los Huracanes sobre la tropa naranja clasifica a Pinar del Río y excluye a los villaclareños, pero, además, obligaría a Industriales a vencer dos veces sobre Artemisa durante sábado y domingo, única variable que los coloca en la cuarta plaza. Si eso sucediera, se mantendría el cotejo Leones-Huracanes, pero con las fieras iniciando en su selva. Si los de la capital dividen con los Cazadores y los mayabequenses caen este sábado, ese duelo se mantiene, pero los locales en las dos primeras salidas serían los de los fuertes vientos, pues produciría un triple empate entre Mayabeque, Industriales y Ciego de Ávila, dejando ese mismo orden del cuarto al sexto lugar.
Otro sería el panorama si los azules caen dos veces y Villa Clara lograra la hazaña de ganar los dos que le restan. En ese caso, cambia el oponente de Mayabeque en el primer play off, pues serían los avileños los ocupantes del quinto escalón, mientras Matanzas concluiría sexto, con Granma de rival; Industriales séptimo para medirse a Las Tunas, y los villaclareños, en el octavo, tendrían en el terreno a los líderes espirituanos.
Si los del centro resbalan, entra Pinar del Río, aunque como único se frustraría el duelo Mayabeque-Industriales es si los Leones pierden los dos que les faltan, porque empatarían con Cocodrilos y Vegueros, lo cual se traduce en el abrazo de la muerte: los matanceros vencieron a pinareños e industrialistas, así que serían sextos, por lo que el desempate se buscaría en la serie particular entre los capitalinos y los más occidentales. El resultado mandaría a los de Carmona directo al octavo, y a expensas de los Gallos, en cuartos de final.
La pelota es así, falta un solo clasificado, pero tiene en un laberinto al resto, pues ahora mismo ninguno de los que espera sabe cuál será su primer adversario en los play off.
 

Augusto César Sandino

C

H

E

ART

000 000 000

0

4

2

VCL

140 010 00X

6

7

1

G: O. Hernández (5-5). P: E. Moreno (0-8). Sv: P. Castillo (1).

 
[embedded content]
 

Leer más »

Saavedra y Cepeda, y en la altura, Marlon Vega

Hoy y mañana serán las dos últimas jornadas de un calendario que, sin embargo, va extenderse más allá de lo previsto para recuperar los juegos suspendidos. Cuando todo está por acabar, todavía seis equipos mantienen sus sueños de vivir la fiesta de los play off, en tanto en el orden individual también hay una lucha por coronar los más importantes renglones de rendimiento.
Antes de enrolarnos en los líderes es necesario una puntualización. Habíamos dicho que tres conjuntos estaban clasificados para la postemporada, pero no es así, hay cuatro. Ciego de Ávila, que atraviesa su peor momento, con seis reveses consecutivos y solo dos victorias en sus últimas diez salidas, también ya tiene asiento en el espectáculo por los primeros puestos. El asunto es que los Tigres presentan balance de 40 y 33, con dos desafíos por celebrar ante Sancti Spíritus, a partir de este martes. Si los perdiera, cerraría con 40-35, saldo que podría ser superado solo por Industriales y Mayabeque, que aún pueden rebasar las cuatro decenas de éxitos, el resto de los involucrados en la porfía solo llegaría a 40 triunfos.
Si Huracanes y Leones se quedaran en 40, los mayabequenses quedarían por arriba y los industrialistas por debajo de los avileños, pues estos los vencieron en el cotejo particular. Con techo de 40 están hoy Matanzas, Pinar del Río, Villa e Isla de la Juventud, y todos cayeron ante Ciego de Ávila. Es decir, no hay forma de bajar a los rayados de los play off.
Salvados los Tigres, enfoquemos la mirada en otra porfía interesante, la del líder de los bateadores. Dos grandes peloteros llevan un tercio de campaña liderando los maderos. No son unos niños, pero en esta pelota no hay nadie con más vitalidad que William Saavedra y Frederich Cepeda. El pinareño compila 414 por 409 el espirituano, es también el primero en OPS (indicador de integralidad del bateador), con 1 216, mientras el Gallo Mayor, tercero en ese renglón, es el puntero en porciento de embasado, con un elevado 576.
A la ofensiva hay que destacar también al santiaguero Yoelquis Guibert, el que más carreras impulsó en la temporada (77), con 19 cuadrangulares, y un ops que pasa los mil puntos. Tampoco, ni siquiera en apretada síntesis, se puede obviar la friolera de 105 jits de Alexander Ayala que lo colocan de líder en ese casillero. Y por supuesto, el guantanamero Pedro Pablo Revilla es obligada referencia. Sus 24 jonrones hacen soñar en revivir a los sluggers de la pelota cubana. Ha sostenido una bonita y enconada porfía con el avileño Alfredo Fadraga, quien le sigue con 21.
En el pitcheo hay una cerrada lucha por el banderín de más juegos ganados, encabezada por el camagüeyano José Ramón Rodríguez, vencedor en 11 juegos, y también es el máximo ponchador, con 76. Diez victorias poseen, además, Pedro Álvarez, de Industriales, a quien, al menos le ha de quedar una salida; el cienfueguero Hermes González, y Marlon Vega, un hombre que en su condición de relevista (lo mismo largo que corto), pues gana o salva. A su equipo le faltan más juegos que a ningún otro, y puede sumar tanto triunfos como salvados, escaque que también lidera, con 12.
Yoanni Yera, ya incorporado al beisbol mexicano, sigue siendo el mejor en efectividad, con excelente, y raro para estos tiempos, 1,65, en una temporada en la que solo otros seis lanzadores lo hacen por debajo de 3,00: Erlis Casanova (2,65), Yoen Socarrás (2,75), Marlon Vega (2,76), Yanquiel Mauri (2,89), Ariel Zerquera (2,92) y Pedro Álvarez (2,94).
Si Saavedra y Cepeda son los referentes en el cajón de bateo, en el montículo hay que mirar desde la altura del joven Marlon Vega.

Leer más »

La pelota en un enigma para un final (+ Video)

Quien pensó que a estas alturas habría claridad en los pasillos que conducen a los atractivos cotejos de play off de la 61 Serie Nacional se ha encontrado con un laberinto, que ahora mismo no hay matemático que se arriesgue a descifrarlo y mucho menos a predecir cuál sería el final de esta historia. En este enigma para un final, Villa Clara pasó de ser del de más posibilidades del pelotón que pretendía tomar el último tren a la postemporada, al más comprometido de ese grupo.
Encajó dos reveses el sábado ante la maestría del pitcheo pinareño, responsable de que Vegueros y Cocodrilos estén hoy empatados en el puesto que da el último pasaje. Los matanceros lo lograron al doblegar dos veces a Industriales que, si bien no se ve tan apremiado –por ahora–, son ya cuatro las derrotas consecutivas que archiva y va a enfrentar a la Isla de la Juventud, cuyos Piratas siguen al abordaje de cualquier nave, pues desde el décimo escaño están a solo un paso de entrar al salón de lujo. Como la rebelión sabatina la emprendió con los de la vanguardia, las Avispas picaron dos veces a los Gallos y se acercaron a dos de los que cierran el área de invitados, en un empate con los villaclareños. Pegaditos aparecen los camagüeyanos, vencedores por partida doble de los campeones defensores, los Alazanes de Granma.
No se les puede perder el rastro a matanceros, pinareños, pineros, villaclareños y santiagueros. Tampoco a Industriales y Holguín, amenazados por ese quinteto, y sería un error descartar a Camagüey, aunque esté jugando con respiración artificial.
Los enfrentamientos de hoy, mañana y el jueves son cruciales. Aparentemente, irán más cómodos Pinar del Río, Santiago de Cuba y Villa Clara, ante Artemisa, Guantánamo y Cienfuegos, respectivamente. Matanzas tiene una prueba de fuego con los Huracanes, pero Mayabeque debe velar porque el viento no cambie y se queme en su propia hoguera. Mientras, Camagüey recibe a los Leñadores, a quienes deben impedir que levanten sus hachas, porque podrían perder las remotas posibilidades que les quedan. Si los Piratas barren a los Leones, les darían la misma cantidad de triunfos que tienen hoy sus oponentes de turno, pero si es al revés se quedan sin botín.
Holguín necesita dominar a los Alazanes porque está sintiendo la respiración de Matanzas y Vueltabajo, y los líderes, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, definirán cuál amanece el viernes en la cima.
A diez de los 16 equipos les restan solo siete partidos, y entre ellos están yumurinos, vueltabajeros y santiagueros. A los de Isla de la Juventud les faltan nueve y a Villa Clara 11. Para colmo, todos, si ganaran el resto de los desafíos, terminarían con 42 victorias, excepto santiagueros (40) y camagüeyanos (39). El resto de los equipos con juegos pendientes son: Mayabeque (5), Las Tunas (2) e Industriales (1). Aunque los que están entre los ocho, incluyendo a los abrazados en ese sitial, indudablemente tienen ventaja, la actual campaña ha hecho realidad el refranero popular: no van lejos los de alante, si los de atrás corren bien.
Saque su calculadora, sume, divida, pero no se lo ocurra restar entre los pisos ocho y 13, porque el que pierda estas subseries le será casi imposible subir, por escaleras o por ascensor, al firmamento de los play off.

[embedded content]

Leer más »

¿Los ocho de los play off de la pelota cubana?

En este formato de 75 partidos en la ronda clasificatoria, 40 victorias podrían ser suficientes en pos de lograr la invitación a la gran fiesta de la pelota cubana: la postemporada, con cuatro cotejos de play off de siete a ganar cuatro. Lo anterior es compartido por la mayoría de los especialistas, y no les falta razón.
De acuerdo con esa apreciación, pretendemos acercarnos a los ocho elencos que pudieran estar en el jolgorio. Se trata de un osado y atrevido intento de emular con el doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la facultad de matemáticas de la Universidad de La Habana, quien, junto al grupo de expertos del país en el enfrentamiento a la COVID-19, nos ha descrito curvas, cálculos y pronósticos tan certeros y solidos como los 21 jonrones del guantanamero Pedro Pablo Revilla, líder de la campaña en ese casillero.
Otro modesto e incansable trabajador, graduado de esa facultad, nuestro compañero del departamento de Informática de este diario, Gerardo Daumond Calvo, nos auxilió en las cuentas. Ellas nos revelan algunas señales de lo cerca que están unos y los apremiados, o casi, sin posibilidades que están otros.
Para obtener 40 triunfos hay que promediar 533, parámetro que poseen hoy seis de los 16 equipos. Ese sexteto, que encabeza la tabla de posiciones, debe llegar a las cuatro decenas de éxitos en los 12 encuentros que restan. Para ello requiere de mucho menos que 533, por ejemplo, los espirituanos llegan con un triunfo, los avileños con dos, Granma con cuatro, tuneros e industrialistas con cinco y Mayabeque con seis. Aunque hoy mismo nadie está clasificado, oficialmente, para que estos no vayan a la fiesta tiene que pasarle un tsunami por arriba. El techo de ganados de ese grupo, hasta ahora, va de los 48 de Industriales hasta los 51 de Sancti Spíritus. Por lo tanto, en nuestra opinión, estarían clasificándose a la fase por la disputa de los primeros lugares.
Holguín, en el séptimo escaño, demanda de siete éxitos, de los 12 que le faltan, para arribar a las 40 victorias, lo que equivale a desempeñarse sobre 533, exactamente tendría que escalar hasta 583. Matanzas, en el octavo, restándole lo mismo, necesita ocho triunfos, es decir, de elevado 667. El tope de éxitos de los Cachorros es de 46 y el de los Cocodrilos de 45.
Le siguen cinco que, en estos momentos, están fuera: Villa Clara y Pinar del Río, a una rayita de los matanceros; la Isla de la Juventud y Santiago de Cuba, a dos, y Camagüey, a cuatro. Los Azucareros son los de más compromisos pendientes (16), y precisan de 11 sonrisas en aras de llegar a 40 vencidos, lo que exige de un altísimo 688. Su punto más alto de triunfos es de 45. Serán cruciales sus tres juegos de esta semana ante Matanzas.
Los Vegueros, con 12 por jugar, están a nueve de los 40, pero llegar implica un altísimo 750, en tanto su alforja, si la llenan, es de 43 victorias; pineros y santiagueros están a diez, también con 12 por celebrar, lo que quiere decir que no pasan de 42 si lo ganaran todos. Requieren para la cuarentena de un sideral 833. Camagüey es el más apremiado: solo puede ganar 40, pero para eso está obligado a no perder más.
Mucho pesarán las subseries de cinco choques: Camagüey-Las Tunas, Isla de la Juventud-Industriales, Matanzas-Mayabeque, Pinar del Río-Artemisa, Santiago de Cuba-Guantánamo y Villa Clara-Cienfuegos.
Si dijimos que de la vanguardia nadie está oficialmente clasificado, en esta retaguardia, tampoco hay eliminados, por ahora. Sin embargo, nosotros vemos a Holguín en los play off, y paridad de posibilidades en matanceros y villaclareños.

Leer más »

La pelota también es ciencia (+ Video)

Mañana, cuando terminen los ocho partidos, la 61 Serie Nacional habrá cubierto su segundo tercio. Es decir, a cada equipo le restarán 25 encuentros para definir su suerte de cara a la emocionante etapa de los play off. Por tanto, lo que queda por delante son también juegos de alta demanda.
Son desafíos en los que cada detalle cuenta y cuesta, sobre todo, ante un panorama que, afortunadamente, tiene a 14 de los 16 equipos con posibilidades de ir a la gran fiesta de la pelota cubana.
Esos choques muchas veces se ganan antes de salir al terreno, con la observación y el estudio de las probabilidades que brinda este infinito mundo estratégico que es el beisbol. Requieren de exquisita preparación, desde los jugadores y directivos, estos con la mayor responsabilidad en torno a la planificación que les permita prever para ganar, hasta las autoridades beisboleras y, dentro de ellas, muy especialmente, los árbitros.

Pedro Medina. Foto: Tomada de Swing CompletoUn pelotero extraclase como Pedro Medina, por demás un estudioso del beisbol, me decía que la pelota no es agarrar un bate y batear, es una ciencia, exige del ejercicio constante de la comunicación y de la información, tanto en el juego como antes y después de este. «Sin esos atributos no se gana», aseveró.
Fundamentaba su opinión en que no se puede llegar al juego a saber cómo se desempeña el contrario, eso es una tarea previa. «Cuál es la zona de contacto de los jugadores, qué lanzamientos son los importantes de un pitcher o para qué lado fildea mejor el torpedero, e inagotables detalles, hasta en qué parte de las cercas rebota más la pelota, son informaciones decisivas en pos del triunfo».
Medina asegura que el juego de pelota es una investigación constante, con disímiles preguntas que, al responderlas se encuentra lo acertado o no de una hipótesis. Por eso necesita de contrastarla en el terreno de juego, o, lo que es lo mismo, de exigirle al rival tras la observación que se hizo anteriormente. «Un partido plantea varios problemas, pero si estás informado cada uno tiene una solución. Hallar la mejor de ellas conduce a la victoria», afirmó.
El otrora receptor de los equipos Cuba no está diciendo que un pelotero se somete a un permanente reto a su intelecto. Si lo vemos de esa manera, el espectáculo está asegurado, pues la escena se monta en un enigmático trazado táctico. Pero también habría menos discusiones o protestas, algo que prolifera en estos tipos de juegos, pues significan mucho para cada escuadra en competencia.
De tal manera el árbitro también precisa de esa información y de esa rutina investigativa, pues él es tan importante que su presencia es la que hace la diferencia entre el deporte organizado y el que desarrollamos para otros fines. En otras palabras, él es el orden, y este no se logra si no conoce antes las características de quienes tienen que cumplir un extenso reglamento, como el del beisbol.
No juzgó al oficial detrás de home en el último partido entre Guantánamo e Industriales, cuando decidió expulsar al lanzador de los Indios, Alexander Valiente, tras un pelotazo después de un jonrón. Sin embargo, si hubiera tenido en cuenta que el pitcher era quien más bolazos ha dado en la temporada, y que en él esa probabilidad es mayor, o que la bola impactó en el brazo de atrás del bateador, a lo mejor hubiera tenido otro juicio.
El próximo fin de semana, Bayamo, actual campeón, y Santa Clara disputarán la final de las Pequeñas Ligas, y es desde esas edades en que es imprescindible cultivar ese intelecto, porque lo que se adeude en esos «primeros innings» de la formación cuesta mucho saldarlo en el alto nivel, y por ahí también se escapan los triunfos.
[embedded content]

Leer más »

En tiempo de cero jits cero carreras, el clásico Industriales-Santiago de Cuba (+ Video)

En su obra culta y cautivadora Cuando el beisbol se parece al cine, Norberto Codina, entre los pasajes mágicos que nos narra sobre este deporte, nos recuerda algunas frases que hicieron época. Una de ellas fue la del jugador Damaso Blanco, quien debutara en mayo de 1972 con los Gigantes de San Francisco. Él dijo que «el beisbol es una partitura que cada quien ejecuta como puede».
Este domingo Erluis Blanco tomó la batuta de director de orquesta y regaló una sinfonía de pitcheo que embelesó los bates cienfuegueros. Después de 11 series nacionales, en las cuales tenía 22 triunfos y 16 derrotas, y casi tantos ponches como boletos (242 por 227), ha tenido su mejor presentación, pues pudo ejecutar una de las más complejas composiciones beisboleras: lanzar un juego de cero jits cero carreras.
Que fue ante Cienfuegos, último lugar de la tabla de posiciones; que lo hizo en cinco capítulos porque su equipo, los Alazanes de Granma, entregaron otro concierto, pero de percusión, con la fuerza de sus maderos, solo podría allanarle el camino, pero nadie le puede quitar el mérito. Completar un desafío de estas características es siempre una hazaña, cualesquiera que sean las circunstancias o el rival.
Fue ese el cero jit cero carreras número 56 en los clásicos cubanos, y como la pelota siempre guarda sus recompensas, este llegó desde el mismo equipo que había recibido el último partido de este tipo, porque Granma salió derrotado por esa vía el 4 de noviembre de 2020, en la 60 Serie Nacional, debido a las indescifrables serpentinas del yumurino Noelvis Entenza. Aquel choque tampoco fue de nueve episodios, pues se trataba del segundo de un doble programa, por lo que se pactó a siete entradas.
Y el de Blanco no terminó en juego perfecto, aunque fuera de cinco innings, porque faltando dos outs, le concedió boleto a José Manuel Borroto, el único hombre que le llegó a las almohadillas.
Así cerró la semana la pelota –con el pitcher espirituano José E. Santos elegido como el más valioso–, y que hoy regresa para reabrir sus puertas con el plato beisbolero más sugerente. En el Latinoamericano se miden los históricos rivales: Santiago de Cuba e Industriales, el bien llamado clásico nacional de este deporte. Y llega en un momento crucial, pues los Leones necesitan vencer para quedarse en la zona de clasificación, a la que regresaron el domingo, y las Avispas buscan consolidarse en una campaña que, por el bien de la temporada, ha tenido a ese conjunto como protagonista. Se trata de un espectáculo que de seguro abarrotará el templo de la pelota cubana desde hoy hasta el jueves.
Según los jóvenes del team vívela, estos equipos se han enfrentado en 200 duelos, con balance favorable a los Leones, de 105 por 95, y en la presente campaña el cotejo está igualado a uno por bando.
Industriales, con 301, posee la sexta ofensiva del torneo con 25 jonrones (décimo); mientras Santiago de Cuba compila 287 (puesto diez), pero su producción de largometrajes es de las mejores, pues sus 38 cuadrangulares solo son superados por los 39 de Ciego de Ávila. En la efectividad desde la lomita, los azules son ligeramente superiores, con 4,88 por 4,95 carreras limpias por juego, aunque los lanzadores indómitos son un poquito más controlados que sus oponentes, al conceder 4,40 boletos por encuentro, por 4,91 los de la capital. Ambos han tenido grandes deudas defensivas: el indicador de 963 que poseen únicamente es mejor que el de Artemisa (962), el más deficiente de la justa. Numeritos aparte, a las dos novenas las esperamos en el terreno para disfrutarlas.

Ver tabla de posiciones de la 61 Serie Nacional

[embedded content]

Leer más »

En tiempo de cero jits cero carreras, el clásico Industriales-Santiago de Cuba (+ Video)

En su obra culta y cautivadora Cuando el beisbol se parece al cine, Norberto Codina, entre los pasajes mágicos que nos narra sobre este deporte, nos recuerda algunas frases que hicieron época. Una de ellas fue la del jugador Damaso Blanco, quien debutara en mayo de 1972 con los Gigantes de San Francisco. Él dijo que «el beisbol es una partitura que cada quien ejecuta como puede».
Este domingo Erluis Blanco tomó la batuta de director de orquesta y regaló una sinfonía de pitcheo que embelesó los bates cienfuegueros. Después de 11 series nacionales, en las cuales tenía 22 triunfos y 16 derrotas, y casi tantos ponches como boletos (242 por 227), ha tenido su mejor presentación, pues pudo ejecutar una de las más complejas composiciones beisboleras: lanzar un juego de cero jits cero carreras.
Que fue ante Cienfuegos, último lugar de la tabla de posiciones; que lo hizo en cinco capítulos porque su equipo, los Alazanes de Granma, entregaron otro concierto, pero de percusión, con la fuerza de sus maderos, solo podría allanarle el camino, pero nadie le puede quitar el mérito. Completar un desafío de estas características es siempre una hazaña, cualesquiera que sean las circunstancias o el rival.
Fue ese el cero jit cero carreras número 56 en los clásicos cubanos, y como la pelota siempre guarda sus recompensas, este llegó desde el mismo equipo que había recibido el último partido de este tipo, porque Granma salió derrotado por esa vía el 4 de noviembre de 2020, en la 60 Serie Nacional, debido a las indescifrables serpentinas del yumurino Noelvis Entenza. Aquel choque tampoco fue de nueve episodios, pues se trataba del segundo de un doble programa, por lo que se pactó a siete entradas.
Y el de Blanco no terminó en juego perfecto, aunque fuera de cinco innings, porque faltando dos outs, le concedió boleto a José Manuel Borroto, el único hombre que le llegó a las almohadillas.
Así cerró la semana la pelota –con el pitcher espirituano José E. Santos elegido como el más valioso–, y que hoy regresa para reabrir sus puertas con el plato beisbolero más sugerente. En el Latinoamericano se miden los históricos rivales: Santiago de Cuba e Industriales, el bien llamado clásico nacional de este deporte. Y llega en un momento crucial, pues los Leones necesitan vencer para quedarse en la zona de clasificación, a la que regresaron el domingo, y las Avispas buscan consolidarse en una campaña que, por el bien de la temporada, ha tenido a ese conjunto como protagonista. Se trata de un espectáculo que de seguro abarrotará el templo de la pelota cubana desde hoy hasta el jueves.
Según los jóvenes del team vívela, estos equipos se han enfrentado en 200 duelos, con balance favorable a los Leones, de 105 por 95, y en la presente campaña el cotejo está igualado a uno por bando.
Industriales, con 301, posee la sexta ofensiva del torneo con 25 jonrones (décimo); mientras Santiago de Cuba compila 287 (puesto diez), pero su producción de largometrajes es de las mejores, pues sus 38 cuadrangulares solo son superados por los 39 de Ciego de Ávila. En la efectividad desde la lomita, los azules son ligeramente superiores, con 4,88 por 4,95 carreras limpias por juego, aunque los lanzadores indómitos son un poquito más controlados que sus oponentes, al conceder 4,40 boletos por encuentro, por 4,91 los de la capital. Ambos han tenido grandes deudas defensivas: el indicador de 963 que poseen únicamente es mejor que el de Artemisa (962), el más deficiente de la justa. Numeritos aparte, a las dos novenas las esperamos en el terreno para disfrutarlas.

Ver tabla de posiciones de la 61 Serie Nacional

[embedded content]

Leer más »

La pelota lanza la voz de alerta (+ Video)

Después de un fin de semana en el que la pelota regaló dos días de pasión con el Juego de las Estrellas, en Matanzas, regresa hoy la 61 Serie Nacional. Lo hace con el impulso de un bonito partido, en el cual el actual firmamento beisbolero entregó un trepidante marcador de 12-11 en extrainning, para que Occidentales igualara la serie histórica a 16 triunfos con Orientales; la inspiración que dejaron los peloteritos de Bayamo y de la Atenas de Cuba y las emociones de las pruebas de habilidades.
Desde este martes hasta el jueves, cuatro cotejos serán el foco de atención por lo que representan sus desenlaces. Villa Clara ante Granma: porfía entre séptimo y tercero de la tabla. Los Azucareros están a solo medio juego de los Alazanes, que a su vez se sitúan a dos de la cima. Un resultado adverso para los villaclareños los sacaría de la confortable zona de clasificación; en cambio, si sucediera lo contrario, los campeones defensores flotarían en esa vanguardia.
Sancti Spíritus-Pinar del Río: uno de los líderes delante de un histórico. Los Vegueros necesitan de su mejor beisbol frente a unos Gallos que en sus últimas diez salidas ha ganado ocho veces. Si los espirituanos mantienen ese nivel, los occidentales corren el riesgo de alejarse peligrosamente de la postemporada.
Las Tunas-Industriales: Los Leones de la capital se juegan ascender a zona de play off o hundirse en la parte baja de la tabla. Los Leñadores, ahora sextos, en la decena anterior de partidos acumulan ocho triunfos, pero los Azules, en ese mismo periodo, solo cuatro. Es como la última llamada para la recuperación de los capitalinos: si no responden, quedarían fuera del área de cobertura.
Santiago de Cuba-Mayabeque: es un duelo en lo más alto de la montaña pelota, entre el primero y el segundo, cuyo resultado no hará peligrar el estatus de ambos elencos. Eso sí, en caso de mejor dividendo para los Huracanes, volverían a estirar las posiciones del listado de equipos y ratificarían su boleto de primera clase a la segunda etapa. Pero ojo, el otro sublíder, Ciego de Ávila, va a un desafío menos exigente con Artemisa, que le podría aportar la llave de la cumbre. Matanzas está obligada a vencer a Guantánamo, de lo contrario se iría, por primera vez en la campaña, de la vanguardia. Camagüey e Isla de la Juventud, cerca de la zona de lujo, están abrazados en los puestos diez y 11, así que en el terreno está la respuesta a cuál de los dos seguiría avanzando. En tanto, Holguín va contra el sotanero Cienfuegos. Los Cachorros han triunfado en siete de sus diez últimas presentaciones y se han puesto a cuatro de las puertas de los play off.
Será una semana, abriendo la segunda mitad, decisiva para el futuro de los que aspiran a seguir en la lucha por el cetro más preciado del deporte cubano.

ESTADO DE LOS EQUIPOS

EQUIPO

JG

JP

AVE

Sancti Spíritus

Ciego de Ávila

Santiago de Cuba

Villa Clara

Pinar del Río

Industriales

Isla de la Juventud

Guantánamo

Cienfuegos

27

[embedded content]

Leer más »

Cuando inició la temporada, ¿alguien dijo Mayabeque primer lugar?

Este miércoles cada equipo debería jugar su partido 37 en la 61 Serie Nacional de Beisbol, aunque a cinco de ellos le restan uno o varios desafíos por celebrar. Pero, al margen de esas deudas, mañana llegamos a la mitad de la temporada, y creo que muy pocos pudieron predecir que hoy el líder de la campaña fuera Mayabeque.
¿Por qué los Huracanes? A nuestro modo de ver, los que sí se divisaron con una buena contienda fueron sus peloteros, esa es la primera razón, expresada, justo dos días antes de iniciar la contienda, cuando su mentor, Michael González, nos dijo: «el primer objetivo es estar entre los ocho primeros, pero hay que pensar en grande, eso es solo un punto de partida, vamos por más».
Tal filosofía se ha traducido en un elenco que sabe ganar los juegos de pelota, no deja pasar el momento oportuno de cada choque y muestra toda su combatividad cuando más tensa es la situación. Tanto es así que no es el primero en ninguno de los tres aspectos de juego: cuarto a la ofensiva (297), el mismo escaño en la efectividad de sus lanzadores (4,31) y es séptimo en defensa (971).
Sin embargo, al sacarle punta al lápiz para explicarnos cómo entonces es el primer lugar, ya bastante distanciado de los que más cerca le siguen, aparecen sus vientos huracanados. Esa plantilla es la que más batea (323) con corredores en circulación y a la que menos hombres se le quedan en bases en la actual justa. Por ejemplo, de sus 90 extrabases, 52 los ha pegado en esa situación. A juzgar por esos datos, falla muy poco a la hora buena.
Por otro lado, la efectividad de su pitcheo le ha permitido ser uno de los conjuntos que menos carreras permite por encuentro, concretamente 4,92 por choque, el tercer mejor indicador en este aspecto. Y si bien su defensa es casi la media de la temporada (970), tampoco le falla en los instantes cruciales, pues de las 146 anotaciones aceptadas hasta el inicio de los juegos de ayer, solo 18 eran responsabilidad de los fildeadores.
No creo exagerar si afirmamos que los Huracanes le han dado ese toque de dinamismo que estaba necesitando nuestra temporada. Algunos empiezan a recordar a los entonces Vaqueros de La Habana, cuyo cuartel general se asentó en el Nelson Fernández, donde ellos han trazado esta estrategia ganadora. Y aunque esas son palabras mayores, con las que habló el propio González como integrante de aquel elenco, no dejan de motivar a esta versión ganadora de Mayabeque, cuyo reto pasa ahora por mantenerse así en la segunda manga de la campaña.
En una rápida mirada a esta primera mitad, al cierre del pasado domingo encontramos que la ofensiva anda por 290, la efectividad del pitcheo es de 5,02 y la defensa promedia 970. Los que más batean son Sancti Spíritus (310), Camagüey (303) e Industriales (301); desde la lomita, solo dos conjuntos lo hacen para menos de 4,00 (Matanzas-3,61 y Granma-3,78), seguidos de Pinar del Río (4,05), y al campo, pineros y tuneros, con 978 son los mejores, y muy cerca están los Alazanes (977).
Atención a los datos de los campeones defensores en pitcheo y defensa, porque el beisbol se gana si permites menos. Hace unas semanas, los granmenses parecían que estaban muy lejos, pero abrieron hoy en franco territorio de play off.
El toro Yordanis Samón es, en el orden individual, una referencia: líder en bateo (433, único por encima de 400), en dobles (21), en slugging (808) y en ops (1 372). Entre los lanzadores, hay que darle crédito al gallo Ariel Zerquera, pues su 1,03 es de otra galaxia en estos tiempos, aunque por lo que ha contribuido a su equipo, el huracán Marlon Vega, con cuatro victorias y seis salvados, en las 21 victorias de Mayabeque es obligada mención, así como el tunero Alejandro Meneses y el también mayabequense Yulián Quintana.

Leer más »

Por la zona de strike pasa el espectáculo y la calidad de la pelota cubana

«A veces, raras veces, alguna decisión del árbitro coincide con la voluntad del hincha, pero ni así consigue probar su inocencia. Los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él. Coartada de todos los errores, explicación de todas las desgracias, hinchas tendrían que inventarlo si él no existiera. Cuanto más lo odian, más lo necesitan».
Así retrató Eduardo Galeano a los que imparten justicia en el mundo deportivo. Ellos nunca aparecen en las portadas ni en los cintillos de prensa; siempre son mirados con recelo. Algunos los evalúan por el silencio de los medios. Si nadie habla del juez, lo hizo bien, ese es el precio de estos imprescindibles, quienes logran la única posición común entre los aficionados: todos lo rechazan.
En el beisbol, cuando salen al terreno son abucheados, y ellos, casi siempre de negro, cual luto por sí mismos, ni se inmutan. En las series nacionales aficionados, periodistas y todo cubano o cubana frente a un partido es director de equipo y al propio tiempo árbitro.
Esta 61 Serie ha tenido varios episodios en los que los árbitros no la han pasado bien, con no pocas decisiones controvertidas, incluso en momentos claves del desafío; también sucedió el reprochable incidente entre Artemisa y Camagüey que llevó a 11 expulsiones.
Luis Daniel del Risco, jefe de Regla y Arbitraje de la Comisión Nacional de Beisbol, asume: «Nos exigimos mucho, por eso no estamos conforme con lo hecho en lo que va de serie, que pudiera alcanzar una nota de regular, solo eso. Hemos dejado de ser previsores en algunos casos en los que podíamos evitar una situación desagradable».
Un buen arbitraje incide positivamente en el desarrollo del pelotero, en el orden de la disciplina y tácticamente, «porque el reglamento bien aplicado pasa por los fundamentos del juego», precisa Del Risco, acentuando la alta la responsabilidad de esos decisores por quienes pasan el espectáculo y la calidad de la pelota cubana.
«Un árbitro, en home decide entre 190 y 200 lanzamientos aproximadamente, y el margen de error es de cinco a siete envíos para que sea un buen trabajo, siempre que estos errores, o error, no incidan en el resultado del juego, pues entonces no se consideraría una buena labor», afirma.
La pelota, como nos dice el doctor en Ciencias Félix Julio Alfonso López, en su obra El juego galante «es un juego viril», pero ha de interpretarse desde el intelecto, con la mente fría y reposada para la mejor decisión. Así podrían impedirse sucesos como el ocurrido entre Artemisa y Camagüey.
Rolando Macías, autor de una súper marca al ganar 21 desafíos consecutivos en la lid de 1968-1969, era un pelotero fogoso. En un partido peleó muy fuerte con otro estelar, Orlando Figueredo, y con ellos se liaron sus respectivos equipos: Azucareros y Orientales.
Ambos fueron suspendidos por varios juegos, y cuando se enfrentaron de nuevo, antes del primer lanzamiento, en Santiago de Cuba, «el Comandante Juan Almeida nos mandó a buscar, pero primero le pidió permiso al árbitro, pues él respetaba el orden, y de paso nos daba una lección, la primera de ese momento. Pidió que llamaran a Antonio Muñoz y a Ramón Echevarria, los capitanes de Azucareros y Orientales. Con ellos allí, nos dijeron a mí y a Figueredo que fuéramos a escuchar a Almeida: “Hay que ser fuertes en el juego, corajudos, pero no indisciplinados; al pueblo que viene verlos hay entregarle lo mejor de ustedes, no lo peor; ustedes; han representado dignamente al país en la arena internacional, y en la Patria hay que hacer lo mismo”». Después, recuerda Macias: «Figueredo y yo nos dimos la mano, y el público aplaudió. Estaban aplaudiendo a la Revolución».

Leer más »

Detrás de la pelota después del primer tercio de la 61 Serie

Hoy comienza el segundo tercio de la 61 Serie Nacional, con Matanzas como soberano de su reino; Mayabeque, que se mantuvo en ese primer segmento entre los tres primeros, llega en el segundo escaño, y la otra buena noticia es el retorno de Santiago de Cuba a los sitiales más altos: en el tercer puesto.
¿Pero qué pasó en el primer tercio? Hemos tenido un campeonato de mucho bateo, con pobre pitcheo, sin control y muy noble, a lo cual se le une una pésima defensa, lo cual preocupa, pues el profesor José Manuel Cortina lleva razón cuando afirma que en la pelota no gana el que más anota, sino el que menos permita.
La serie tiene un average de 291, con 3 829 jits, de ellos 1 016 son extrabases, el 27 %, o lo que es lo mismo, casi de cada tres imparables uno toma más de una almohadilla. Camagüey, con 96, es el que más batazos pega, de más de un cojín: 57 dobles, 11 triples y 28 jonrones, líder en esos tres escaques. Tiene 274 jits, lo cual quiere decir que, de cada tres, uno tiene esas dimensiones. Es el primero en slugging (489), el 13 en porciento de embasado (OBP), con 358, y primero en integralidad u OPS (847). Sin embargo, está en las posiciones 12 y 13 de la tabla. Sancti Spíritus (319), Matanzas (313), Camagüey (306) e Industriales (301) son los únicos por encima de 300.
En el pitcheo el promedio de carreras limpias por juego es de 4,94. Solo un equipo lanza para menos de tres, Matanzas (2,96), y por debajo de cuatro hay dos: Santiago de Cuba (3,93) y Granma (3,94). Los pitchers yumurinos son los de mejor WHIP (1,38); los que más ponchan (158), 6,77 por duelo; los terceros con menos boletos (89), superados por los de Granma (79) y los de Pinar del Río (88), su promedio de bases por partido es de 3,81, aventajados también por Alazanes (3,24) y Vegueros (3,67); son los que aceptan menos extrabases (46), los que menos jonrones reciben (9), único por debajo de diez y, por supuesto, el average de los rivales contra ellos es el más bajo (250). Los que más cerca están, pinareños e industrialistas, andan por 270. Es el equipo que menos carreras tolera y el único que no llega a cien, con 91, e igualmente el único que con menos de cuatro por choque (3,91). Más claro ni el agua: si hay pitcheo no hay bateo y, en consecuencia, hay más victorias.
En nuestra opinión, la defensa es el punto más deprimido: solo 969. Ningún equipo llega a 980 de promedio, el mejor es el de la Isla de la Juventud (977), seguido de Ciego de Ávila (976) y de Granma y Mayabeque, ambos con 974. El peor: Industriales, con desastroso 956 y 42 errores, casi a dos por juego.
Un hombre que le hizo un monumento a esta arista del juego, Rodolfo Puente, me dijo: «lo realmente importante, defensivamente hablando, es que los nueve hombres que están en el campo, incluyendo al lanzador, le impidan al bateador recorrer 109 metros (360 pies), que es la distancia para volver a llegar a home y anotar. Si esos nueve no lo evitan, algo, o varias cosas, están mal».

En el orden de las individualidades, Rafael Viñales es el bateador más integral de la 61 Serie Nacional en este primer tercio. Posee el indicador más alto que da esa condición, el OPS, con 1 216, el único, además, que sobrepasa los 1 200. Aunque dos artemiseños, Carlos de la Tejeda (419) y Dayán García (414) lideran a los de más average ofensivo de la campaña, seguidos del pinareño William Saavedra (400) para cerrar con él el club de los que lo hacen por encima de 399, el Leñador tunero no anda lejos con sus 364, que lo ubican en el décimo en ese renglón. El cuarto bate de Las Tunas es el líder jonronero, con ocho, compartiendo ese estrado con el camagüeyano Alexander Ayala; es el primero en slugging (740) y l tercero en empujadas (24).

Yordanis Samón es el que más dobles ha pegado (14) y otro camagüeyano, Jorge Álvarez, es el puntero en triples (4). En anotadas Yurién Vizcáino es el uno, con 24, y en impulsadas, el industrialista Andrés Hernández el que más tiene, con 26. En porciento de embasado OBP, el pinero Eliseo Rojas va delante (533) y, aunque estamos mencionando nada más que a los primeros, por una razón de espacio, a este segundo hay que abrirle un hueco: a Rojas lo secunda Frederich Cepeda (523).

Sobre el montículo el mayabequense Yulián Quintana es el de promedio de carreras limpias más sobresaliente de la campaña, con 1,21. Tiene tres victorias sin derrotas, con 13 ponches y nueve boletos, pero el séptimo en esa lista, con 1,94, Hermes González, por demás defendiendo la lomita del último lugar de la tabla, Cienfuegos, aparece con una asombrosa actuación. Solo él y Yander Guevara tienen cinco victorias en la justa, la diferencia es que él no ha perdido y comparte la tercera posición entre los que más ponchan (28) con el espirituano Yoen Socarrás y el camagüeyano Juan S. Cabrera.

Sin embargo, a nuestro juicio, el de aval más impresionante en esta primera etapa de la contienda es el vueltabajero Erlis Casanova, poseedor de la tercera plaza en carreras limpias por choque, con 1,32; los adversarios solo le batean para 122, tiene cuatro victorias sin derrotas, le dan menos de seis jits por juego; con un WHIP de otra galaxia (0,68), poncha a siete por partido, da dos bases por desafíos y le han dado solo seis extrabases, ninguno de ellos jonrón, en 34 entradas.

En 12 extrainnings hay seis victorias del home club. Industriales tiene tres, dos de ellos perdidos; Matanzas es el más ganador, al vencer en sus dos prórrogas. Los más perdedores: Leones y Cachorros, con dos. Tenemos 22 ko. Santiago de Cuba, Ciego de Ávila, Matanzas, Granma y Mayabeque, con tres, son los más noqueadores. Guantánamo (4) es el más noqueado, y el anfitrión ha vencido en 17. Los súper ko, son solo dos. Hay 26 lechadas, 18 de los locales. Matanzas y Santiago de Cuba, con cuatro, son los más blanqueadores. Guantánamo y Las Tunas, también con cuatro, los más blanqueados. Y 28 partidos se decidieron por una carrera.
Pero lo más significativo no son los números, sino el regreso de la afición a los estadios, regalo de la ciencia cubana, para que no falte el aplauso.

Leer más »

De Matanzas y Mayabeque en un mes de pelota

Ya sabíamos de la condición de favorito del equipo de Matanzas, pero si quisiéramos saber cómo la expresa en la 61 Serie, que mañana cumple un mes, sepa que: es primero en bateo (323), ocupa el mismo estrado en promedio de carreras limpias por juego (2,44) y, si bien es octavo en defensa (971), está por encima de la media (970). Como si fuera poco es el segundo que más jonrones da, segundo que más carreras anota, el que menos permite, el que más poncha, el que menos boletos otorga y el de mejor whip (acciones positivas de sus lanzadores). Esas son las credenciales del conjunto que domina hoy la campaña.
Pero si un equipo continúa dándole colorido a la temporada ese es Mayabeque. El pasado 31 de enero, el swing de Tirándole, el primero de esta contienda, fue justamente para los Huracanes, y otra vez merece el reconocimiento, pero también creo necesaria una invitación a la reflexión. Este elenco no es de los punteros a la ofensiva, en la cual es décimo (287), por debajo del 293 de la lid; es el 11 en jonrones, y la misma posición ocupa en ops, o bateo integral.
Sobresale en algunos indicadores de pitcheo. Con 282 es al tercero que menos le batean; el cuarto al que menos jits le dan por juego; el tercero que menos imparables le pegan; el cuarto que menos le anotan por choque, el segundo equipo en carreras permitidas y el mismo lugar en defensa, 977, solo superado por los 978 de la Isla de la Juventud.
¿De qué colorido hablamos? Podrían preguntarse. La respuesta pasa por estos datos: es al que menos hombres se le quedan en base; tercero que más corredores en las almohadillas impulsa; el segundo que más batea (333) con jugadores en circulación, aventajado por Matanzas (338), el cuarto que más impulsa con peloteros en posición anotadora y el segundo que menos deja de remolcar en esa situación.
Esas son las razones por las que no ha dejado, en todo este mes, los puestos del uno al tres, lidiando con históricos como Santiago de Cuba e Industriales, que, si bien son versiones nuevas, se enfundan en camisetas que pesan mucho en la pelota cubana; y con los Cocodrilos, el plantel de más podios en las últimas siete contiendas.
En otras palabras, Mayabeque falla poco a la hora buena, pues en esos instantes se multiplican las cualidades del jugador. Y eso no se logra con una varita mágica, hay un trabajo individual y colectivo, que hacen crecer los aspectos volitivos y motivacionales en esos instantes decisivos del partido. Solo de verlos, en el terreno y en la banca, asoma ese equipo aguerrido y combativo.
Pero, y esta es la reflexión, esos resortes, válidos en cualquier deporte e imprescindibles de cara al triunfo, no se pueden confundir con una guapería barata que los lleve al irrespeto, porque eso echaría por tierra el bonito espectáculo que le están dando a la pelota y, lo que es peor, a la larga puede frustrar sus aspiraciones de llegar a la postemporada. Ellos son los que han puesto el reto a los grandes, y ese es su mérito. Por ejemplo, los tres peloteros que les expulsaron en el desafío del domingo le sobraron a la historia que tejieron ese día ante Industriales y la que van obrando en la lid.
Estaríamos locos si le pidiéramos a los Huracanes que cambien su manera de jugar. El ímpetu de sus vientos le hace falta a nuestro beisbol para que este tenga la fuerza de un huracán categoría 5. Pero esa misma fortaleza se necesita para que los anticiclones, que son muchos en una extensa temporada, no acaben por convertirlos en una suave brisa.

Leer más »

Andrés Hernández es hoy el bateador más completo de la temporada

Foto: Ricardo López Hevia

En una temporada de mucho bateo, con 61 jugadores por encima de 300 y 30 sobre los 360, al iniciar el programa de hoy, ser uno de los más destacados a la ofensiva adquiere mucho más valor. Andrés Hernández, el tercera base o jardinero de los Leones de Industriales, pudiera estar frente a su momento consagratorio después de aparecer en la gran escena del beisbol cubano en la 58 Serie Nacional.
Él no es el líder en average de la contienda, posición que ocupa en estos momentos el espirituano Carlos Gómez (457), seguido por el pinero Eliseo Rojas (417), el pinareño William Saavedra (412) y el industrialista Yhosvani Peñalver (404). Pero dentro de su 372 hay una expresión de la calidad del bateador, y para encontrarla se emplea otra estadística, la creada por Pete Palmer y Dick Cramer, quienes sumaron los valores del OBP (porciento de embasado) más el slugging (bases que el jugador alcanza una vez que conecta la pelota) y llegaron al OPS, uno de los indicadores más integrales para los bateadores.
Según los analistas Palmer y Cramer, se califica a un jugador a la ofensiva realmente completo si su OPS supera la cifra de mil. Dicho así, Hernández es ese bateador más integral en lo que va de contienda, pues supera esos dígitos por mucho, al totalizar 1 275. Solo otro pelotero, el camagüeyano Yordanis Samón, pasa de 1 200 (1 201 exactamente), y para tener una idea de la calidad de este parámetro, si bien 61 promedian más de 300, solo 17 de ellos alcanzan los mil en esta estadística.
El OPS aporta integralidad, pues en su extensa fórmula maneja y potencia las acciones por las cuales un pelotero llega a circulación (jits, boletos, golpeado por el lanzador), excepto cuando lo hace por error del contrario, más el total de bases que recorre con sus conexiones. Por ejemplo, el antesalista de los Leones encabeza el slugging, con 767, y el octavo del certamen en OBP, con 508.
Además, es el líder impulsador, estrado que comparte con el villaclareño Reidel Pedraza, ambos con 20 remolcadas. En ese matiz se observa otro elemento cualitativo: Hernández tiene 16 jits en 43 turnos, pero la mitad son extrabases (tres dobles, un triple y cuatro jonrones), por lo que amplía el espectro de contribución a su equipo, a lo que incluye que su average con hombres en las almohadillas es mayor (385) que el general.
La más concreta realización de esos aspectos está en el aporte al triunfo: ha encontrado a compañeros en posición anotadora –entiéndase en segunda y tercera, o en una de ellas–, en 33 ocasiones con el madero en ristre, y 13 terminaron por registrar en la pizarra, casi un 40 % de efectividad. Y él mismo ha llevado a los marcadores 14 carreras, el segundo de toda la campaña, solo superado por su coequipero Alberto Calderón (17).
La 61 Serie Nacional es aún joven, pues será el próximo martes que llegue a su primer mes, por lo que mantener el ritmo que lleva este industrialista es bien difícil, sobre todo, cuando se rebase la mitad del calendario y los bates comienzan a pesar más. Pero, por ahora, es el bateador más completo de la justa.
Quien sí no ha creído ni en este arranque de Andrés Hernández es el tigre avileño Yander Guevara, quien acaba de ser elegido pelotero de la semana por la prensa y la comisión nacional. En el periodo ganó dos juegos, es el único lanzador con cuatro victorias, y el pasado 10 de febrero enfrentó al industrialista, quien solo le pudo dar un jit en tres apariciones.

Leer más »

Se desborda la pasión

Se han cubierto las primeras diez fechas de la 61 Serie Nacional de Beisbol y no habría duda en afirmar que lo más notorio es la alegría de un pueblo que ha regresado a los estadios a aplaudir a los suyos. Escenas como las vividas este fin de semana en Santiago de Cuba y la pasada en el Latinoamericano habanero, se suman a las de la apertura de la temporada en Bayamo, en las cuales la familia beisbolera ha sido destinataria y protagonista.
Congas para respaldar, luces de los teléfonos celulares en agradecimiento a la entrega de los jugadores y una pasión desbordada por el deporte nacional, es el saldo del amanecer de la campaña.
Fue mucho el tiempo con las tribunas huérfanas de emociones, como también resultó considerable el periodo sin que los jugadores salieran al terreno a la máxima competición, lo cual pasa factura en el orden técnico y en el táctico. Pero si bien el alba de la contienda nos deja deudas en esos apartados, no ha faltado el espectáculo, incluso no solo por la vuelta de los aficionados, sino también por el vestuario, el traje que visten las instalaciones y la belleza de los terrenos, esa que convoca al jugador al solo sentir el pasto bajo sus pies.
Los Huracanes han vestido de pelotero a toda Mayabeque y los agramontinos se preguntan qué les pasa a los Toros. A Industriales, lo mismo sus parciales que sus contrarios, los miran con lupa fiscalizadora, y el regreso de Santiago de Cuba a la cima, aunque sea en los prolegómenos del calendario, es convocante, pues se le extrañaba en ese territorio en el que habitaba o merodeaba, en tanto, los Tigres avileños recuerdan a los de hace unos seis años, cuando ganaron por última vez.
Una ojeada al comportamiento del torneo nos dice a las claras que hay un marcado desbalance en los principales aspectos de juego. Este es un campeonato de mucha ofensiva, con un promedio general de 285, pero justo ahí radica el peligro, pues no podemos creernos que a los del madero les sobra calidad, porque, realmente, lo que aflora es carencia desde el montículo.
Hay mentores que tienen que estar al borde de la locura. Por ejemplo, Miguel Borroto, con sus camagüeyanos, cierra estos primeros diez encuentros en el sótano de la tabla de posiciones, aun cuando tiene la ofensiva de largo alcance más productiva de esta etapa: 13 cuadrangulares (primero, empatado con Matanzas), 20 dobles (tercero) y cinco triples (primero), pero sus lanzadores son los que más boletos conceden, los terceros que más bolazos dan, y en consecuencia es el equipo al que más hombres le entran en circulación por las acciones negativas de sus serpentineros, pues tiene el peor whip de la justa, con 2,20. Conclusiones: es el segundo elenco que más carrera (72) permite, detrás de Guantánamo (79).
Dijimos ya que no debíamos guiarnos por el incierto inicio de Toros y Leñadores tuneros, porque queda mucha pelota por jugar todavía, y ya los de Borroto ganaron dos consecutivos este mismo fin de semana y los de Las Tunas comienzan a calentar sus bates.
Hoy comienzan nuevas historias, con la noticia de que el primer jugador de la semana, elegido por la prensa, la afición y las autoridades de la Dirección Nacional de Beisbol, fue el yumurino Erisbel Arruebarruena.

Leer más »

Los vientos huracanados en el prólogo de la pelota cubana

No queda de otra, el primer swing de Tirándole en esta temporada es para Mayabeque. Ya al final de la pasada contienda había acaparado cintillos y titulares en la prensa, la radio y la televisión, al quedarse solo a dos y medio juegos de entrar en la zona de play off. Ahora su apertura es inmaculada, no ha perdido y, como entonces, pelea cada partido como si fuera el del título del beisbol cubano.
¿Cómo logró esta semana perfecta? Antes de pasar por sus indicadores es preciso aclarar que le restan aún 71 encuentros y que es muy difícil mantener un ritmo como el que lleva. Dicho esto, hablemos de que es el elenco al que menos le anotan los contrarios (14), el de menos carreras limpias permitidas (12), y uno de los cuatro que ha registrado en las pizarras más de 30 veces (34).
Es el segundo conjunto al que menos jits le dan por juegos de nueve entradas, 7,25 (Pinar del Río, 6,20, es el primero), y su promedio de carreras limpias cada nueve entradas es de 3,00, solo superado por los pitchers de Vegueros (2,60), los de las Avispas santiagueras (2,79), los de los Leones (2,86) y los de los Cocodrilos (2,88); los rivales le compilan con el madero solo 230, el mismo resultado que el de Industriales, y ligeramente inferior al de Matanzas (222). En este aspecto, Pinar del Río (192) es el menos castigado.
A la defensa es una de las cuatro escuadras que lo hace por encima de 980 (982), muy superior a la media de la campaña en este prólogo, que es de 971. A la ofensiva, únicamente seis plantillas lo hacen por arriba de 300; una de ellas, en la cuarta posición, es la de los Huracanes, con 319, en un apartado liderado por el trío Matanzas (345), Villa Clara (343) e Industriales (320).
En el indicador que mide el bateo más integral, el OPS, los mayabequenses alcanzan la cifra de 903, a la que ningún otro elenco se acerca, exceptuando el de los yumurinos, que lo sobrepasa, con 1 013. Según los especialistas de la sabermetría, a partir de mil se considera que se tiene una ofensiva realmente completa.
Esas razones explican por qué la 61 Serie comenzó con vientos huracanados, las que soportan el criterio de que estamos ante una Serie que, a pesar de sus pocos jonrones en sus inicios (44 hasta ahora), despertó blandiendo el bate, con 281 colectivamente. Pero también sostienen a los que le siguen de cerca al líder.
Ciego de Ávila es octavo en bateo, solo porque la Serie está disparada a la ofensiva, porque un 294 no es para preocuparse; además, tiene el cuarto OPS de la justa, con 866; su pitcheo es el sexto de PCL (3,35) y su defensa (984) es la mejor en estos momentos. Santiago de Cuba marcha segundo en PCL, con un pobre 966 defensivo y un aún más anémico 236 de sus bateadores. Matanzas es el primero con el madero, el cuarto en efectividad en la lomita y el quinto en defensa (977), mientras Granma, empatado en el tercer puesto con los matanceros, a solo medio juego de avileños e indómitos, y a uno de Mayabeque, batea 269, lanza para 3,43 y posee un 974 en fildeo
Fuera de sus órbitas beisboleras empezaron Las Tunas en el décimo lugar y Camagüey en el 13, pero por la calidad de sus jugadores y por el tiempo que queda, para ellos vale aquello de que queda mucha pelota por jugar todavía.
Lo que sí necesita corregirse rápido son los aspectos que ganan partidos. Si en el beisbol vence el que menos permita, aunque las carreras se registran bateando, entonces, una defensa de 971 como la de hoy, cuando desde 975 es lo que se considera bueno, y 363 boletos, en 39 encuentros, son lastres que hay que sacudirse.

Leer más »

El director del equipo Cuba en el prólogo de la 61 Serie Nacional

Foto: Ilustrativa

Nos separa poco menos de un mes para que el 22 de enero la pelota, con la 61 Serie Nacional, se apodere de los pasillos deportivos del país. Sin embargo, por sus profundas raíces en esta tierra, tiene el poder de convocarnos aun antes del primer lanzamiento.
Como prólogo de la campaña, los aficionados debaten sobre una decisión tomada durante la 60 Serie Nacional, en torno al director del equipo Cuba. Entonces se acordó que quien comandara la selección nacional no lo haría con ningún conjunto en la temporada.
Hemos sostenido lo atinado de tomar ese camino, basado en el criterio de que tan alta responsabilidad no se debía compartir con ninguna otra, para que el objetivo no se marcara por una estrategia sesgada, al no poder ver holísticamente, desde el puesto de mando de un certamen nacional, una meta superior.
Como pasa en el beisbol en un país donde es patrimonio cultural de la nación, unos están de acuerdo y otros tantos no. Hoy, por supuesto, mantenemos la misma mirada en cuanto a lo que consideramos una acertada decisión; pero la 61 Serie, ya a las puertas de home, se desarrollará en un contexto precedido por el impacto de la pandemia de la COVID-19, que, en el caso de Cuba, tuvo mayores implicaciones por el oportunista recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de EE. UU.
Esa circunstancia obligó a modificar los calendarios y las estructuras de todo el universo deportivo mundial, y Cuba, y su pelota en particular, no fueron excepciones. Hasta los Juegos Olímpicos se desarrollaron, por primera vez en su historia, incluso desde la antigüedad, en un año impar, y se redujo el ciclo de cuatro años a tres, por una única vez, por lo cual París-2024 nos llegará en solo tres almanaques.
El beisbol sufrió esos avatares y 2022 no tendrá un certamen internacional de envergadura, sino que será el año 2023 el que se cargará de importantes y cruciales compromisos para los peloteros: v Clásico Mundial (marzo), en varias sedes; Juegos Centroamericanos y del Caribe (mayo), en El Salvador; Juegos Panamericanos (octubre), en Santiago de Chile, y Premier 12 (noviembre).
Es decir, Cuba no tendría un reto en 2022, aunque sí debe preparar el exigente 2023 desde ya; primero, con una buena y competitiva Serie Nacional, con lo que tenemos, que está comprobado que puede ser superior; y luego, con el ya decidido torneo élite en el último trimestre del próximo año. Este debe aportar, al reducirse el número de elencos y de jugadores, una mayor concentración de calidad y los cimientos de la selección nacional.
Por lo tanto, se pudiera, como mismo se han modificado los calendarios, implementar el correcto nombramiento de un mentor para la principal escuadra del país, una vez concluida la temporada. Le daría al designado la posibilidad de evaluar la serie y el torneo élite, junto con un grupo de trabajo que, sobre bases científicas, llegue a criterios de elegibilidad según las necesidades y demandas de las cotas a enfrentar para conducir al elenco patrio a un rol protagónico en las lides internacionales.
Una buena 61 Serie y una mejor justa, entre seis equipos, con los mejores exponentes del país, junto a ese colectivo de dirección, serían las premisas que consideramos para buenas noticias en 2023.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.