HAVANA CLIMA

Segunda Guerra Mundial

Casi 80 años después, descubren quién reveló a los nazis el escondite de Ana Frank

Ana Frank es una de las víctimas más conocidas del Holocausto. Foto: Archivo.Un equipo internacional de investigadores ha llevado a cabo pesquisas desde hace seis años en un intento de descubrir la identidad de la persona que traicionó a Ana Frank revelando a la Gestapo la dirección de su refugio en Ámsterdam. Y al parecer, finalmente, tienen una respuesta.
Los nazis descubrieron a Ana y a su familia el 4 de agosto de 1944 después de que se escondieron durante casi dos años en un anexo secreto sobre un almacén junto al canal de Ámsterdam. Todos fueron deportados y Ana murió en el campo de concentración de Bergen Belsen a los 15 años.
En un nuevo libro que se publicará el 18 de enero y se titula La traición a Ana Frank, se desvela que los investigadores identificaron como principal sospechoso a una figura relativamente desconocida, el notario judío Arnold van den Bergh.
Es “muy probable” que Van den Bergh revelara el escondite de los Frank para salvar a su propia familia, según declaraciones hechas al medio neerlandés NRC por un miembro del equipo de investigación Pieter van Twisk.
El equipo determinó que Van den Bergh, que murió en 1950, tenía acceso a la información sobre el escondite porque era miembro del Consejo Judío de Ámsterdam durante la guerra.
Para llegar a esta conclusión, usaron técnicas de investigación modernas y compilaron una base de datos maestra con listas de colaboradores nazis, informantes, documentos históricos, registros policiales e investigaciones previas.
Entre los documentos hallaron una nota anónima enviada a Otto Frank, el padre de Ana, en la que se le informaba que fue traicionado por Arnold van den Bergh, quien les había entregado a los nazis una lista completa de direcciones donde se escondían judíos.
El agente jubilado del FBI Vince Pankoke, que también formó parte de la investigación, dijo que Bergh “pensó en términos de capas de protección, obteniendo diferentes exenciones (por parte de los nazis) de ser colocado en los campos de concentración”.
Escepticismo entre otros expertos
Por su parte, el historiador Erik Somers, del instituto holandés NIOD para estudios de guerra, holocausto y genocidio, se mostró escéptico sobre las conclusiones de la investigación.
En entrevista con Reuters, declaró que el estudio no está respaldado por investigaciones históricas y que sus autores “parecen trabajar desde el punto de vista de que él (Bergh) era culpable y encontraron un motivo que encajara con eso”.
Somers considera que hay muchas otras posibles razones por las que Van den Bergh nunca fue llevado a un campo de concentración, ya que “era un hombre muy influyente”.
No obstante, el director de la Casa de Ana Frank, Ronald Leopold, señaló que la investigación había “generado nueva información importante y una hipótesis fascinante que merece más investigación”.
La Casa de Ana Frank compartió varios de sus archivos con los investigadores para ayudar a desvelar la identidad del posible traidor.

The #coldcase team’s investigation into the arrest of #AnneFrank has generated important new information and a fascinating hypothesis that merit further research. Follow the link for our response and link to @CBSNews 60 Minutes and more: https://t.co/vJJiphQ2QO pic.twitter.com/4cM5gwKjMc
— Anne Frank House (@annefrankhouse) January 17, 2022

(Tomado de RT)
Vea además:
Publican el único video que se conserva de Ana Frank

Leer más »

Una bomba de la Segunda Guerra Mundial deja tres heridos en Múnich

La explosión de una bomba de la Segunda Guerra Mundial desenterrada durante unas obras en Múnich, en el sur de Alemania, dejó este miércoles tres heridos, según informaron medios locales. La explosión se produjo este miércoles en unas obras en las vías del ferrocarril y fue escuchada a varios kilómetros de distancia.

Leer más »

“La traductora”, enredada por José Gil Romero y Goretti Irisarri

La traductora empieza con este gancho: “Elsa Braumann estaba perdida en un bosque de adverbios y pronombres la noche en que la muerte llamó a la puerta…” y termina con esta frase “ (…) qué magnífico este principio”. Con esto quiero decir que tú, lector potencial de esta novela —¡Buen librazo!— estarás durante toda la lectura en un estado de nerviosismo e intriga que te impedirá abandonar a la pobre-infeliz-traductora hasta que se solucione la cadena de enredos, el baile de máscaras que constituye el espionaje al que nos llevan José Gil Romero y Goretti Irisarri, los autores.¿Por qué es una traductora la protagonista?Porque los autores son unos genios que decidieron colocar esta pieza en el puzle de la historia mundial y de España bajo la advertencia: “Esta es una obra de ficción. Nombres, caracteres, lugares y situaciones son producto de la imaginación (…) y son utilizados ficticiamente, y cualquier parecido con personas, vivas o muertas, establecimientos comerciales, hechos o situaciones son pura coincidencia.” Así que le dieron rienda suelta a la creatividad para entregarnos una muy buena historia de espionaje con acción, persecución e intriga —mucha intriga—, como bien le toca a este género.La traductora Elsa Braumann es la protagonista porque, y cito textualmente un fragmento de la sinopsis que ofrece el libro: “El 23 de Octubre de 1940, el general Franco se traslada desde San Sebastián hasta Hendaya en tren para mantener una reunión secreta con Hitler. El tren que transporta la comitiva llega unos minutos tarde a la cita. Nunca se da explicación oficial al retraso. En esta novela, de la mano de la traductora Elsa Braumann, del coronel Bernal y del relojero Eduardo Beaufort, se aventura lo que ocurrió en esos interminables y dramáticos ocho minutos.”¡No! No esperes que la novela transcurra durante ocho minutos en plan la famosa serie 24 horas, pasarán días y situaciones antes de llegar a ese momento decisivo de la trama —llamémosle el previo, el calentamiento—, para que a la hora de la verdad todo suceda con la debida tensión, pues ya conoces a los protagonistas y todo lo que está en juego —siempre, como corresponde a esta época de lucha, es la vida la que paga todo—.La historia toma lugar el día en que —quizás— se hubiera podido evitar la Segunda Guerra Mundial, pero no, sabemos que sí pasó.¿Es sobre la Guerra Mundial o no?Período entreguerras, en España, durante el mandato de Franco, bajo censuras, hambrunas, dolor y miedo. Las miserias y sinsentidos militares del franquismo, esa dictadura férrea, hipócrita y “puritana” que sufrió España —y que le dejó una cicatriz en la historia— encuentra en La traductora una muy buena descripción.PublicidadMe erizaron los pelos las similitudes encontradas con otros contextos locales que hoy en día, de forma absurda, también sufren la escasez de comida, miseria humana, informantes, militarización, desaparecidos, censuras y otros chanchullos horripilantes, bajo falsas promesas de un bien común. Miren este parlamento de uno de los personajes de la novela, a ver si no tengo razón: “Hemos presenciado la muerte de todos los héroes. (…) Y ahora toca vivir tiempos oscuros, una época triste, dominada por hombres mediocres, ambiciosos y cobardes.” Punto en boca.La traductora viene a “traducirnos” que la historia no debe ser olvidada, que hay errores que no deben repetirse.La traductora llega en un momento en el que se han despertado en algunos círculos sociales del planeta ciertas organizaciones neonazis, fascistas, y no, eso no hace falta repetirlo, ¡por Dios o por quién sea, NO!  La traductora llega en vísperas de un aniversario de la fecha histórica que recrea, y recalca la importancia del arte en nuestras sociedades como elemento elevador, puente humano para construir mejores sociedades, o como hermosamente lo describe uno de sus personajes refiriéndose a la literatura en específico: “ (…) los libros representan un equipo de rescate.” Si yo tuviera una librería o una biblioteca, imprimiría esta frase y la colocaría dentro de un salvavidas a modo de marco, para que todo el mundo se la aprenda.Otra sentencia menos feliz pero muy muy certera de la novela es: “Se empieza quemando libros y se acaba quemando gente.”, y es que en algún momento la protagonista se verá tratando de salvar los libros censurados para que no caigan en la hoguera de la ignorancia y la maldad. Moraleja, queridos niños y niñas, no confíen en un sistema que empieza a prohibir lecturas, porque ¿qué estás queriendo ocultar? ¿Cuál es el problema? Recordé ese relato de Nina Berberova El final de la biblioteca Turgéniev en el que una mujer también trataba de salvar los libros que podía de la censura nazi. Un capítulo doloroso, una cicatriz en la memoria histórica mundial. Confieso que se me aguaron los ojos en esta parte de la novela, pues me identifiqué con el hombre en la cárcel al que apartaron de sus libros, y con Elsa Braumann, la traductora; personaje con el que se logra simpatizar desde el principio.También me encantaron las sugerencias fílmicas, literarias y musicales, fruto del conocimiento de los autores, que supieron reflejar tan bien la época con marcas, objetos, vestiduras y formas de decir, así como el contexto con apodos, dicharachos y maldiciones —algunos dan risa, la verdad—.Hay un momento muy curioso en el que dos de los protagonistas escampan en el Café Gijón y ven a Enrique Jardiel Poncela sentado tomando notas, y a Camilo José Cela también, e, incluso, auguran que este último tendría problemas de censura.¿Cuántas páginas tiene el libro?Tiene unas 314 páginas, y un lector que prefiere textos más breves diría; “¡Ay!”, pero yo digo: calma, pueblo, que en este libro el lenguaje es claro, no fue escrito para lectores elitistas, con enredos de palabras que buscan colar la pelusa en la contrapelusa, todo lo contrario, aquí lo lírico, lo reflexivo, lo descriptivo y la acción están en dosis perfectas para que volemos página a página, como invitados a este viaje en el tiempo.Escrito al estilo cinematográfico —tanto que hasta contiene onomatopeyas que funcionarían como efectos de sonido puestos en post producción—, las escenas se dividen con una estrellita que nos hace ir de una acción a la otra, eso sí, con pocos momentos de baja en la incertidumbre y en la intriga, para engancharte y para que te desesperes por saber en qué va a parar la pobre Elsa, su hermana, el coronel Bernal y demás personajes implicados.¿Qué otros elementos destacarías?La relación tan realista que tienen las dos hermanas, sus diálogos y sentimientos, tanto los compartidos como los encontrados: maravilla.La mascarada en la que se desenvuelven todo el tiempo, ese desfile de caretas que ocultan otras caretas hasta que se muestran los rostros verdaderos en gestos de inusitada humanidad, dentro de una crisis bélica que se mueve entre espionajes y traiciones —¡No puedo hacer spoiler! Mein Kampf en esto de hacer reseñas—.Como historia bien hilada, aquí los diálogos han de ser atendidos cuidadosamente, pues lo mismo se habla en códigos que se sueltan discursos de odio que son como escupitajos lanzados para arriba, y que terminan mojando la cara del que escupió.No hay paz para la protagonista, ni siquiera en la última página la infeliz Elsa está tranquila, que, personalmente, es algo que no le deseo a nadie, pero que para los efectos de la literatura es una cosa bien recibida y entretiene; ver a los personajes sufrir y padecer, luchar y merecer ¡claro que entretiene!Fascinante la escena obligatoria —sigo hablando como si se tratara de una película, pero créanme, la veo venir— en la que ella y él, que se balancean entre lo antagónico y el objeto del deseo, se encuentran. Nada que ver con Casablanca pero me vino a la mente, solo que el coronel Bernal sería más lindo que Humphrey Bogart y Elsa un poco menos hermosa que Ingrid Bergman —no lo digo yo, estoy respetando la descripción que hicieron los autores—.Como en caja china, la traducción de un cuento de los hermanos Grimm que la protagonista tenía encargado llevar al español, sirve de puente y sugerencia para ciertas escenas, como un adorno curioso y prestado que embellece la novela.¿Quiénes son José Gil Romero y Goretti Irisarri?En su propia página web hay una muy buena y resumida presentación de los autores: un admirable matrimonio de trabajo y vida. Sirva pues, este “copia y pega” de su web como forma de acercarlos a este lado del hemisferio en el que de seguro serán muy bien recibidos, ¡y lo mejor! Sin espionajes ni intrigas raras:José Gil Romero (Las Palmas de Gran Canaria, 1971) y Goretti Irisarri (Vigo, 1974) forman un tándem creativo desde hace más de veinte años. Comenzaron su colaboración creando un exitoso colectivo de cortometrajes, galardonados con más de cuarenta premios en diversos festivales, a lo que siguieron años de trabajo conjunto en el mundo del guión de cine, la ficción televisiva o la animación, donde desarrollan proyectos propios y ajenos; así mismo fundan con otros compañeros el colectivo La playa de Madrid donde realizan crítica de literatura y cine, además de ediciones experimentales. Tras ello deciden dar el paso a la novela.Han publicado la trilogía de novelas TODOS LOS MUERTOS (Caen estrellas fugaces, El mecanismo de los secretos y La ciudad encerrada) así como la novela Ferox, bajo el pseudónimo de Olivia Sterling.Por lo tanto, no ha de sorprendernos que el estilo narrativo de La traductora sea cinematográfico.Aún no sabemos si HarperCollins Ibérica, los autores o los agentes literarios han conseguido llevar esta maravillosa novela al guión cinematográfico para mover los hilos y hacer una merecida película —o miniserie—, pero la veo venir, por mi madre que la veo venir, y cuando ese día llegue te diré “te lo dije” y la veré, por supuesto.En mi mente Elsa Braumann es interpretada por una Raquel Meroño sin mucho retoque, el pelo más oscuro y sin su sonrisa perenne, y el coronel Bernal será Jordi Molla, pero igual, esa es mi imaginación y yo no soy ni director de casting ni nada de eso, yo soy el simple lector empedernido que todas las semanas viene a darles “un librazo” con la novela que más me haya impactado recientemente.

Leer más »

La toma del poder por los comunistas en Europa Central y Oriental

En los años inmediatos al fin de la Segunda Guerra Mundial, el sistema socialista de tipo soviético se estableció en varios países de Europa Central y Oriental. En la mayor parte de ellos, el Ejército soviético había sido responsable principal de la derrota nazi.
Para 1948, regímenes comunistas de tipo soviético gobernaban en Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria, Rumanía, Yugoslavia y Albania. En 1949 se produjo la división de Alemania, y en la zona de ocupación soviética también se impuso un gobierno con esas características.
En este artículo serán analizadas las diferentes condiciones en que se produjo la toma del poder por parte de los partidos comunistas (PC) en cada uno de estos países y el contexto geopolítico en el que ello ocurrió.

Entre 1919 y 1921, e inspirados en la Revolución Bolchevique, se fundaron PC en Alemania, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, y Yugoslavia. La mayor parte resultó del desprendimiento del ala izquierda más radical en los respectivos partidos socialistas o socialdemócratas. En Albania fue instituido más tardíamente, en 1941.
Desde su creación, la mayor parte de ellos fueron sometidos a la disciplina impuesta por la Internacional Comunista (IC), fundada en 1919. En ese mismo año, los PC de Alemania y Hungría protagonizaron intentos revolucionarios que fueron reprimidos ferozmente y derrotados, aunque en el caso húngaro llegó a proclamarse una república soviética que duró 133 días.
La política de la IC respondía, principalmente, a los intereses estratégicos de la Unión Soviética, bajo la justificación del «internacionalismo proletario», lo cual en muchas ocasiones condujo a los PC nacionales a cometer graves errores que le restaron apoyo en sus países.

El Comité Ejecutivo de la IC, influido por Moscú, solía intervenir en las decisiones de los partidos nacionales e incluso en la selección y destitución de sus dirigentes. La existencia de la IC coincidió con las luchas por el poder en la URSS y con las sucesivas purgas y procesos estalinistas de 1936 a 1938, en los que fueron injustamente condenados, asesinados o enviados a campos de trabajos forzados miles de comunistas.
Entre ellos estuvo la mayor parte de los principales líderes históricos de la revolución bolchevique que aun vivían, e incluso dirigentes comunistas de varios países, que fueron conminados a viajar a la capital soviética y terminaron enfrentando los tribunales y la muerte.
El PC Polaco fue disuelto por la IC en 1938. Previamente, casi toda su directiva —Adolf Warski, Maria Koszutka, Józef Unszlicht y Julian Leszczynski— había sido ejecutada bajo las acusaciones de «desviacionismo» y «trotskismo».
Igual suerte corrieron Béla Kun, líder de la república soviética de Hungría; Milán Gorkić, secretario general del PC de Yugoslavia (1932-1937), y los alemanes Heinz Neumann, Hugo Eberlein y Hermann Remmele.
Algunos PC pudieron desarrollar en sus países una actividad legal e incluso parlamentaria. Sin embargo, la mayoría fueron prohibidos por sus gobiernos o carecían de la fuerza política para ser una alternativa real de poder.
En Checoslovaquia los comunistas fueron la segunda fuerza política en las elecciones parlamentarias de 1925 y cuarta en las de 1929 y 1935. Luego de la invasión nazi debieron pasar a la clandestinidad.
El PC Alemán era el más numeroso y fuerte políticamente después del Bolchevique. Tras la derrota de la revuelta de 1919 y el asesinato de sus fundadores —Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo—, se reorganizó y participó en las instituciones de la República de Weimar, hasta su prohibición por el régimen nazi en 1933.
Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo
En las elecciones de 1920 habían obtenido apenas el 2% de los votos y cuatro escaños en el Reichstag, pero en las siguientes ampliaron su caudal electoral hasta obtener 16,8% y cien diputados en las de noviembre de 1932. Eran entonces la tercera fuerza política parlamentaria.
Al concluir las elecciones de marzo de 1933, Hitler detuvo a los líderes comunistas y logró imponer la Ley Habilitante para gobernar por decreto, con la sola oposición de los diputados socialdemócratas. Se estableció así el régimen totalitario nazi tras la prohibición del resto de los partidos.
El Partido Comunista Húngaro, por su parte, fue proscrito después del derrocamiento de la república soviética de 1919 y debió actuar clandestinamente o a través de otras organizaciones. Recuperó la legalidad en 1944, cuando el Ejército Rojo entró en el país.
Las organizaciones comunistas de Bulgaria, Rumanía y Yugoslavia también fueron prohibidas durante dos décadas.
La Segunda Guerra Mundial, la Conferencia de Yalta y la toma del poder
En los países ocupados por el fascismo se constituyeron grupos de resistencia, integrados por comunistas, socialdemócratas, agraristas y nacionalistas en general.
Yugoslavia y Albania fueron territorios cuyos ejércitos de liberación nacional, liderados por los comunistas, llevaron el mayor peso de la lucha contra la ocupación, por lo que al colapsar la dominación nazi eran la única alternativa viable de poder político.
Mientras tanto en Polonia, el Ejército Nacional (Armia Krajowa) encabezó la resistencia y, de hecho, lideró la sublevación de Varsovia contra los nazis entre el 1ro. de agosto y el 2 de octubre de 1944. El Ejército Soviético, ubicado solo a decenas de kilómetros de la capital polaca, detuvo su avance y esperó que la sublevación fuera sofocada por las tropas alemanas para luego derrotarlas y ocupar la ciudad. 
Para la Unión Soviética era imprescindible que se debilitaran las fuerzas nacionalistas polacas con el fin de asegurar el predominio del llamado Comité de Lublin, dirigido por los comunistas, como alternativa de gobierno para Polonia. Por eso, cuando el país fue totalmente ocupado se inició la represión contra las fuerzas nacionalistas.
Entre 1944 y mayo de 1945, los ejércitos soviéticos ocuparon parte considerable de Alemania, Austria, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria y Rumanía. También llegaron a Yugoslavia, aunque en este país, como en Albania, los grupos de partisanos, agrupados en los ejércitos de liberación respectivos, habían expulsado a las fuerzas nazis.
Polonia resultaba muy importante para la URSS desde el punto de vista estratégico. En 1943 se autorizó a los comunistas exiliados en Moscú la constitución del Partido Obrero Polaco (comunista) en reemplazo del anteriormente disuelto PCP.
A partir de 1944 comenzó a operar en el país el Ejército Popular (Armia Ludowa), una guerrilla de partisanos dirigida por los comunistas. Esta se sumó al Ejército Nacional, que seguía órdenes del gobierno en el exilio de Mikołajczyk. Mientras tanto, Stalin logró en Yalta que Estados Unidos y Gran Bretaña reconocieran al gobierno provisional establecido por el Comité Polaco de Liberación Nacional en Lublin. El mismo estaba encabezado por los comunistas que llegaron al país junto a los ejércitos soviéticos, aunque posterior y temporalmente incluyó algunos representantes del gobierno exiliado en Londres.
Stanislaw Mikolajczyk
En 1946 el gobierno provisional organizó un referéndum con tres preguntas, una de las cuales pedía el establecimiento de un sistema basado en la reforma agraria y la nacionalización de las industrias nacionales, preservando la propiedad privada. Oficialmente el SÍ ganó en las tres preguntas por amplio margen, aunque publicaciones posteriores a la caída del régimen comunista mencionan que solo se habían aceptado las fronteras occidentales del nuevo Estado polaco.
El referéndum dio paso, en 1947, a la adopción de la «Pequeña Constitución» por parte del Parlamento y a las primeras elecciones de postguerra,[1] en las que se impuso el Bloque Democrático del Frente Nacional Unido, liderado por el Partido Obrero Polaco e integrado por el Partido Socialista, el Partido del Pueblo Polaco y el Partido Socialista Democrático con el 80,1% de los votos y 394 de los 441 escaños del Parlamento. Le seguían el Partido Campesino de Mikołajczyk, con solo veintiocho diputados; el Partido del Trabajo y el Partido Popular Campesino.
En 1948, presionados por Moscú, se fusionaron el Partido Obrero (comunista) y el Partido Socialista. Surgió así el Partido Obrero Unificado Polaco que ejerció el poder hasta 1989.
En Checoslovaquia no fue posible obviar al gobierno exiliado en Londres, encabezado por Edvard Beneš, sin embargo, el PC había incrementado su influencia a partir de su activa participación en la lucha antifascista. En las elecciones parlamentarias de 1946 fue el más votado, con el 31,2% del total de votos.
Ganó las elecciones en tierras checas pero no en Eslovaquia, donde se impuso el Partido Democrático. No obstante, al sumar sus escaños con los del Partido Socialdemócrata y el PC de Eslovaquia —agrupados en el Frente Nacional—, lograban 151 de los 300 en disputa, con lo que obtenían una exigua mayoría.
En consecuencia, se formó un gobierno encabezado por Klement Gottwald, máximo dirigente comunista, en el que también participaban representantes del antiguo gobierno exiliado en Londres y figuras independientes.
A pesar de ello, la tradición democrática del país y el hecho de que se mantuviera la Constitución de 1920, resultaban obstáculos para la transformación en un modelo socialista de economía centralmente dirigida, lo cual produjo enfrentamientos entre las fuerzas políticas representadas en el gobierno y el Parlamento.
En febrero de 1948 se produjo una crisis ministerial por la renuncia de varios ministros no comunistas. Esto fue aprovechado por Gottwald para promover protestas, organizar comités de acción, convocar una huelga general y obligar a Beneš a nombrar un gobierno dominado por comunistas.
Klement Gottwald
Días después, el ministro no comunista de Relaciones Exteriores, Jan Masaryk, hijo del fundador del Estado checoslovaco Tomás Masaryk, fue lanzado a la calle desde la ventana de su oficina. La investigación policial de la época determinó que era un suicidio, pero en 2004 una investigación forense concluyó que había sido asesinado.
El 9 de mayo de 1948, se proclamó una nueva Constitución que denominó al país República Popular, con un modelo político cercano al soviético. Resultado inmediato fue la renuncia del presidente Beneš y la elección de Gottwald para la jefatura del Estado.
En países como Hungría, Bulgaria y Rumanía, la no existencia de gobiernos en el exilio reconocidos por los Aliados facilitó la opción soviética de favorecer el establecimiento de administraciones provisionales dirigidas por comunistas, o por sus aliados en partidos de izquierda.
En las primeras elecciones húngaras, entre 1944 y 1945, se impuso el Partido Independiente de los Pequeños Propietarios. Los comunistas, que quedaron en tercer lugar, formaron una alianza electoral con el ala izquierda de los Pequeños Propietarios y de los socialistas, agrupados en el Frente Patriótico, que se impuso en las elecciones de 1947.
Al año siguiente, al igual que en otros casos analizados, se produjo la fusión de comunistas y socialdemócratas, que condujo a la formación del Partido de los Trabajadores Húngaros (PTH) mayoritario en el país. En 1949, el PTH y sus aliados en el Frente Patriótico impusieron un sistema de partido único y disolvieron al resto de las organizaciones políticas.
En Bulgaria los comunistas lideraron la formación del Frente de la Patria, en el que se integraron también la Unión Nacional Agraria Búlgara (UNAB), el Zvenó (organización militar nacionalista y estatista), el Partido Obrero Social Demócrata Búlgaro y el Partido Radical Democrático.
Como resultado de las primeras elecciones, efectuadas en noviembre de 1945, dicha coalición obtuvo el 88,1% de los votos y 275 de los 276 escaños en la Asamblea Nacional. El control sobre las instituciones les permitió abolir la monarquía en 1946 e imponer un sistema de partido único en 1949.
En Rumanía, el avance de las tropas soviéticas obligó al rey Mihai I a entregar el poder al Frente Democrático Nacional, integrado por el Partido Comunista, el Socialdemócrata y el Frente de los Labradores. Esta coalición logró mayoría en las elecciones de 1946: 347 de los 414 escaños en la Gran Asamblea Nacional, aunque las elecciones fueron protestadas como fraudulentas por la oposición.
Rey Mihai I de Rumanía
Al año siguiente la oposición monárquica de los Partidos Nacional Campesino y Liberal Nacional fue prohibida legalmente, se abolió la monarquía y fue proclamada la República Popular de Rumanía.
Siguiendo el patrón de otros países, en 1948 se fusionaron comunistas y socialdemócratas en el Partido Obrero de Rumanía, que recuperará el nombre de comunista en 1965. El POR se convirtió en único en 1953, tras la autodisolución de su aliado, el Frente de los Labradores.
Yugoslavia y Albania fueron los únicos casos en que los comunistas tomaron el poder sin la presencia dominante del ejército soviético.
En el primero, además del Ejército Nacional de Liberación de Yugoslavia —dirigido por Tito, líder del PC de Yugoslavia (PCY)—, existía una formación militar nacionalista serbia, denominada Chetniks y dirigida por Draža Mihailović. Sin embargo, esta última en ocasiones colaboraba con fuerzas de ocupación nazis o italianas para golpear a los destacamentos de partisanos comunistas.
Mientras los Chetniks pretendían restablecer la monarquía serbia, Tito, de origen croata, promovía una república federal con igualdad de derechos para todas las nacionalidades (serbios, croatas, eslovenos, macedonios y montenegrinos) y otra república en Bosnia-Hercegovina, integrada también por distintas etnias. La actitud colaboracionista de Mihailović llevó a Gran Bretaña y los Estados Unidos a apoyar a Tito.
Las elecciones del 11 de noviembre de 1945 fueron boicoteadas por la oposición al Frente Popular dirigido por los comunistas. El Frente obtuvo el 90,48% de los votos y la totalidad de los escaños de la Asamblea Nacional y el 29 de noviembre se proclamó la República Popular Federativa de Yugoslavia, integrada por las seis repúblicas mencionadas y las provincias autónomas de Kosovo y Vojvodina, integradas dentro de Serbia.
Mihailović intentó una sublevación nacional serbia para derrocar al gobierno, pero fue capturado en 1946, juzgado al año siguiente por su colaboración con los nazis y ejecutado. Como resultado, en Yugoslavia se consolidó también un sistema comunista de partido único.
Mientras tanto en Albania, la ocupación italiana primero y alemana después habían desarticulado la existencia del Estado y puesto fin a su independencia, por lo que la lucha antifascista fue, al mismo tiempo, un movimiento independentista. Aunque existían grupos nacionalistas y monárquicos, el Partido del Trabajo (comunista), liderado por Enver Hoxha, constituía la fuerza política más organizada y coherente hacia tal fin, lo cual le granjeó el apoyo popular.
Las fuerzas partisanas dirigidas por Hoxha y agrupadas en el Comité Antifascista de Liberación Nacional, tomaron Tirana el 17 de noviembre de 1944 y el resto del país el 27. En diciembre del 45, el Frente Democrático Albanés —liderado por los comunistas e integrado por antifascistas sin partido—, ganó los 82 escaños en las elecciones para la Asamblea Constituyente, la cual proclamó la República Popular de Albania y estableció un sistema de partido único.
Enver Hoxha.
Finalmente, en Alemania Oriental la toma del poder por parte de los comunistas dependió totalmente de la ocupación soviética. Poco después del fin de la guerra comenzaron los desacuerdos entre las potencias aliadas, lo cual determinó que las zonas de ocupación estadounidense, británica y francesa cooperaran en la organización de la vida económica y social, con el apoyo de fuerzas antifascistas no comunistas.
Entretanto, en la zona soviética se organizó una administración apoyada por los comunistas y por el ala izquierda del Partido Socialdemócrata. Ambos se fusionaron, en abril de 1946, en el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA), dirigido por el estalinista Walter Ulbricht.
En las elecciones de 1946 en Berlín, los socialdemócratas que no se habían unido a los comunistas obtuvieron el 48,7% de los votos, los cristiano-demócratas el 22,2%, el PSUA apenas el 19,8% y los liberales el 9,3%. Este resultado demostró las escasas posibilidades de los comunistas de alcanzar el poder por vías electorales, por lo que, en 1948, las fuerzas de ocupación soviéticas y sus aliados del PSUA intentaron tomar el control de toda la capital alemana imponiendo un bloqueo a su parte occidental.
Esto dio origen al puente aéreo establecido por las fuerzas estadounidenses y británicas a la parte occidental, hasta mayo de 1949. En esa fecha fue constituida, en las zonas de ocupación estadounidense, británica y francesa, la República Federal de Alemania (RFA) con un sistema democrático parlamentario.
Cinco meses más tarde, en octubre, se creó la República Democrática Alemana (RDA) que instauró un sistema comunista en el que una coalición de partidos de izquierda reconocía el predominio del PSUA como fuerza dirigente del Frente Nacional. El mismo estaba integrado además por partidos similares a los existentes en la RFA (Unión Cristiano Demócrata y Partido Liberal Demócrata) y otros como el Partido Campesino Democrático y el Partido Nacional Democrático, así como por «organizaciones de masa» dirigidas por los comunistas.
La Cortina de Hierro
Con el establecimiento del régimen comunista en Alemania Oriental, se consolidó la formación de lo que Winston Churchill denominara una «Cortina de Hierro» en su famoso discurso en Fulton, Missouri.
Winston Churchill en su famoso discurso en Fulton, Missouri.
La Unión Soviética había construido un bloque de países aliados con regímenes comunistas totalitarios, en los que se estableció un sistema de economía centralizada, basado en la propiedad estatal sobre los medios de producción fundamentales y un régimen político controlado por los partidos comunistas respectivos que, sin embargo, dependían en gran medida de las órdenes de Moscú. Solo Yugoslavia adoptaría decisiones independientes de política interna y externa que le conducirán a una ruptura con Stalin en 1948.
En todos ellos, incluida Yugoslavia, se reprimió cualquier tipo de oposición, se impuso la censura de prensa y el control de la información y se restringieron las libertades individuales a favor del mantenimiento del sistema político. En la generalidad de los casos, las organizaciones de Seguridad del Estado constituyeron un poder dentro del sistema de poder, con amplias facultades represivas utilizadas para acelerar la «socialización».
Los supuestos intereses de la «comunidad socialista», interpretados siempre por la dirigencia soviética de turno, prevalecían sobre los intereses nacionales, lo cual impuso una doctrina de «soberanía limitada» que justificaría la intervención soviética, o de otros países del bloque, en alguno que pudiera distanciarse de la política trazada desde Moscú.
Consecuencia de lo anterior fue la implantación de un «socialismo burocrático» heredado del estalinismo, que rápidamente comenzó a erosionar el apoyo popular, hasta su crisis y desintegración en los años ochenta. Durante la existencia del llamado «sistema socialista mundial» se produjeron varias crisis e intentos de reforma que serán analizados en próximos textos.
***
[1] Los resultados electorales son tomados de Nohlen & Stöver (2010) Elections in Europe. A Data Handbook, ISBN: 978-3-8329-5609-7.

Leer más »

Fallece el compositor griego Mikis Theodorakis, a los 96 años

Actor griego Mikis Theodorakis. Foto: Getty Images.Grecia perdió este jueves a su compositor más universal, prolífico y versátil del siglo XX, Mikis Theodorakis, quien a los 96 años emprendió su viaje hacia la inmortalidad.
Theodorakis ha marcado la vida de todos los griegos, y no hay ciudadano en ese país que no conozca su obra, bien sea del género popular, el político o el sinfónico. Todos han dejado huella y se han escuchado en las casas a lo largo de las últimas siete décadas.
Sus restos mortales descansarán en la isla de Creta, que le vio nacer, pero en la que pasó muy pocos años, pues ya en su más tierna infancia se convirtió en nómada.
Con su composición en 1964 de la banda sonora de ‘Zorba’, el griego, dirigida y montada por Michael Cacoyannis, Theodorakis consiguió llevar la música popular griega al mundo entero.
Además de su colaboración con Cacoyannis, compuso la música de otras películas, como Z y Estado de sitio de Costa-Gavras o Serpico del estadounidense Sydney Lumet. Otro de sus grandes legados internacionales fue la composición del ‘Canto General’ de Pablo Neruda.
Empezó como autodidacta, después de enamorarse de la novena sinfonía de Beethoven, y ya con 17 años escribió su primera obra, ‘Kassia’, antes de que su pasión por la libertad y la justicia le llevara a involucrarse en política, amor que pagó caro. La Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil griega (1946-49) y la Junta de los Coroneles (1967-1974), la persecución y la tortura, le alejaron repetidamente del arte, pero fructificaron en su pensamiento, lo que quedó plasmado en numerosas de su obras musicales y literarias.
Incansable militante de la izquierda. Fundó partidos, fue parlamentario, ministro y militante comunista durante gran parte de su vida, aunque en 1989 fue candidato independiente por el partido de centroderecha Nueva Democracia, lo que le valió críticas de quienes lo consideraron un traidor. Pero especialmente fue un activista, un defensor vociferante de la libertad, el medio ambiente, los derechos humanos y de la infancia y un opositor acérrimo a la violencia y la guerra.
(Con información de Levante y Elmostrador)

Leer más »

Naciones Unidas rinde homenaje a víctimas de Hiroshima

Las imágenes muestran el desastre en las ciudad japonesa Hiroshima después de la masacre acometida por los Estados Unidos.El secretario general de ONU, António Guterres, rindió homenaje este viernes a víctimas y sobrevivientes del bombardeo atómico de Hiroshima, y recalcó que la única garantía contra el uso de armas nucleares es su total eliminación.
En su mensaje de video de cara a la conmemoración en el Monumento a la Paz de Hiroshima, recordó que en este día, hace 76 años, una sola arma nuclear trajo un sufrimiento inimaginable a ese pueblo japonés.
La bomba atómica mató instantáneamente a decenas de miles de personas, y a muchas más decenas de miles en los años siguientes, lamentó el máximo representante de Naciones Unidas.
A juicio de Guterres, Hiroshima se define no solo por la tragedia desatada en ella, sino por las enseñanzas que dejó.
Los sobrevivientes de esa tragedia, los hibakusha, han dedicado sus vidas a compartir sus experiencias y hacer campaña para asegurarse de que nadie más sufra su destino, señaló el diplomático portugués.
Naciones Unidas comparte la visión de los hibakusha de un mundo sin armas nucleares, expresó, pero hay una profunda preocupación por la falta de progreso hacia el objetivo de un mundo libre de esos dispositivos.
El 6 de agosto de 1945, un avión bombardero Boeing B-29, bautizado Enola Gay, dejó caer en Hiroshima la bomba ‘Little Boy’ que hizo estallar una carga de 15 mil toneladas de TNT y devastó un rango de 13 kilómetros cuadrados
Tres días después, la fuerza aérea estadounidense sobrevoló la ciudad japonesa de Kokura, sin embargo, el cielo estaba tan nublado que fue preciso ejecutar el plan alternativo, lanzar la bomba ‘Fat Man’ sobre Nagasaki.
Ambos ataques de las fuerzas estadounidenses provocaron la muerte de más de 140 mil personas y en el mismo mes de agosto, el emperador nipón Hirohito oficializó un anuncio de rendición materializado el 2 de septiembre de ese año.
Fue el entonces presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, quien en el marco de la Segunda Guerra Mundial, autorizó un bombardeo sobre Hiroshima ya que Japón se había negado a aceptar la rendición propuesta por los aliados.
(Con información de PL)

Leer más »

Wolfgang Borchert, a cien años de su nacimiento

Este 20 de mayo de 2021 se cumplen cien años del nacimiento de Wolfgang Borchert, poeta, actor, narrador y dramaturgo alemán, uno de los más significativos autores en una generación de jóvenes cuyas vidas quedaron arruinadas por la Segunda Guerra Mundial y sus secuelas. Al morir, el 20 de noviembre de 1947, Borchert tenía solo 26 años.

Leer más »

La Cámara de Ámbar: la “octava maravilla del mundo” que desaparecieron los nazis y Rusia reconstruyó 23 años después (+ Video)

La Cámara de Ámbar, una habitación con las paredes cubiertas de paneles elaborados con seis toneladas de ámbar y adornadas con láminas de oro, mosaicos y espejos, fue un himno a la belleza y una celebración del material. Diseñada para la realeza en Prusia y Rusia, perdida en la guerra con la Alemania nazi y finalmente renacida en un palacio de San Petersburgo.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.