HAVANA CLIMA

protocolos nuevos

Cuba, ¿sin nasobuco?

Luego de dos años de pandemia, en los que la mascarilla o nasobuco se convirtió en el común denominador de las calles cubanas, este martes el paisaje de la Isla mostraba un cambio sustancial. Rostros al descubierto podían verse nuevamente en los pueblos y ciudades de Cuba, aunque algunos había ya —sobre todo de turistas—, a pesar de las indicaciones que justo hasta este 30 de mayo imponían el uso de la prenda facial como obligatorio.Ante la visible mejoría epidemiológica del país, que exhibe una sostenida disminución de los contagios en los últimos meses hasta caer por debajo de los 50 casos al día, y la elevada cobertura de la vacunación anticovid —que ronda el 90 % de toda la población y supera el 95 % de la que se considera vacunable, según datos oficiales—, las autoridades cubanas dieron un giro de timón a la estrategia y a los protocolos sanitarios en busca, también, de aliviar la carga financiera que el enfrentamiento a la COVID-19 ha significado para la maltrecha economía cubana, según reconoció el propio ministro de Salud Pública.El propósito de estas modificaciones, aseguró este lunes el Dr. José Ángel Portal en el programa televisivo Mesa Redonda, “es lograr una mayor oportunidad y efectividad en el tratamiento con el consiguiente ahorro de recursos, para no hacer un uso indiscriminado de estudios asociados al virus, en medio de la difícil situación económica por la que hoy transita el país, con limitaciones financieras y de recursos que impactan también a los servicios de salud”. No obstante, el titular precisó que en este nuevo escenario se mantendría como “prioridad” mantener “un seguimiento adecuado” a la evolución de la pandemia y “trabajar con los grupos vulnerables ante la enfermedad”.Fue precisamente en este espacio, transmitido también por la radio y reseñado por otros medios de prensa estatales, que Portal informó oficialmente sobre la eliminación del uso obligatorio de la mascarilla, con algunas excepciones y recomendaciones, a partir del día siguiente, como parte de un paquete de medidas que, dijo, se evaluaría periódicamente por el gobierno “de forma tal que permita hacer los ajustes necesarios”, y cuya permanencia en el tiempo “dependerá en primer lugar del comportamiento de la situación epidemiológica en el país y de lo capaces que seamos todos de ser responsables con nuestra salud y la del resto de las personas que nos rodean”.#Cuba elimina el uso obligatorio del nasobuco en la mayoría de los escenarios y actividades.La autorresponsabilidad y el autocuidado son claves para proteger la salud individual y de quienes nos rodean.➡️https://t.co/gGhsX9Nl85 pic.twitter.com/PBSAcP59cI— José Angel Portal Miranda (@japortalmiranda) May 31, 2022De esta manera, Cuba sigue los pasos de otras naciones que ya han flexibilizado sus protocolos frente a la COVID-19 y han eliminado todas o la mayor parte de las restricciones vigentes desde la irrupción de la pandemia, aunque, a diferencia de muchas de ellas, que realizaron el cambio de manera gradual —eliminando, por ejemplo, la obligatoriedad de la mascarilla primero en exteriores y luego en interiores—, el gobierno de la Isla apostó por un desmontaje significativo y expedito que, literalmente de un día para el otro, dejó sin efecto prácticas y medidas que formaron parte de la cotidianidad del país durante largos meses.Quizá por ello, no pocos suspicaces han visto en este anuncio gubernamental, más allá de su proclamado respaldo en el actual contexto sanitario, una vía para aliviar tensiones sociales, en momentos en que las carencias arrecian, la inflación parece no tener fin y los cortes eléctricos son un azote cada día para muchos cubanos. Y quizá por ello numerosas personas, aun cuando las autoridades habían dado el día antes la luz verde a desprenderse de los molestos nasobucos, optaron por seguir usándolos este martes, incluso en las calles y otros lugares abiertos, y no solo en aquellos “determinados escenarios” —como los ómnibus, las aglomeraciones y “otros espacios donde no sea posible mantener un adecuado distanciamiento físico”— en los que Portal recomendó apelar a la “responsabilidad individual” durante su intervención en la Mesa Redonda.***“Tanto tiempo esperando que quitaran el nasobuco, y ahora que lo quitan sigo con él puesto”, me dice Yadira sin quitarse la mascarilla, mientras espera en la parada por la guagua que la acerque a su centro de trabajo. Como ella, muchos con los que me encuentro en un recorrido por La Habana en la mañana de este martes usan ese aditamento, ya sea casero o industrial, en sus rostros, o, como ya era usual ver antes de que dejara de ser obligatorio, lo llevan cubriendo solo su boca o por debajo de la barbilla, de manera que puedan subirlo o bajarlo según entiendan. Otros, más confiados, cargan con él en una mano, o en un bolsillo, aunque no pueden liberarse aún de su cercanía, y algunos “valientes”, sobre todo jóvenes, o personas en autos, bicicletas y motos, se mueven despreocupadamente sin rastros de la mascarilla.“Será por la costumbre”, aventura una respuesta Yadira, quien reconoce que se siente “rara” sin el nasobuco en la calle. “Hoy mismo salí con él en la cartera, pero sentí que me faltaba algo, y enseguida me lo puse. Y parece que no soy yo sola, porque mucha gente con la que me he cruzado lo trae puesto. Mira aquí mismo en la parada”, me comenta y tiene razón. Allí, en una parada de la céntrica avenida Carlos III, son más lo que llevan puesta la pieza que quienes se han acogido al cambio recién anunciado.Personas en una parada de guaguas en La Habana, el martes 31 de mayo de 2022, tras la eliminación del uso obligatorio de la mascarilla por las autoridades cubanas. Foto: Otmaro Rodríguez.“Yo, al menos en las guaguas y en las colas pienso seguir usándolo”, acota Adrián, quien me asegura que, aunque la situación epidemiológica haya mejorado, “uno no puede confiarse” porque, dice, “el coronavirus no se ha acabado” y “el propio ministro dijo por lo claro que ahora se van a hacer menos pruebas y que cada quien es responsable de protegerse y proteger a los demás”. Por eso, me cuenta, le insistió a su hijo en que siga usando la mascarilla en la escuela, como él mismo y su mujer piensan hacer en sus respectivos trabajos, y también en los lugares donde haya muchas personas, “que eso en Cuba es casi en cualquier lado”, reflexiona con picardía.Luisa, a quien, como a tantos, las modificaciones en los protocolos sanitarios no le cambian en esencia sus rutinas y actividades cotidianas, es otra que no tiene en planes desprenderse del también llamado barbijo. Para esta jubilada “ahora es que hay que cuidarse mejor” porque “a partir de hoy mucha gente va andar más al garete” y “cualquiera podría contagiarte y no solo de COVID, que a mi edad hay que cuidarse de todo”. Con sus propios nietos, me dice, ha sido “una lucha tremenda” para que usaran correctamente el nasobuco y “ahora quién les dice que se lo pongan”. Además, me apunta que, aun cuando se sienta más protegida por haberse puesto ya la segunda dosis de refuerzo, “cualquier precaución es poca” y más si, como es su caso, se pasa parte del día “haciendo colas y mandados” porque “las cosas no están nada fáciles”.Rodolfo, también jubilado, sí muestra su rostro este martes, aunque lleva la mascarilla a la altura del cuello. “Como un babero”, bromea. Así, me explica, “es más rápido” si opta por usarlo en algún sitio en que lo considere necesario. “Ahora mismo lo traía puesto para marcar en cola del pan, y ahora voy a asomarme a la farmacia y cuando esté llegando me lo subo”, afirma. Desde su punto de vista, “está bien” que el gobierno haya eliminado su obligatoriedad, porque la pandemia “casi se acabó” en Cuba y otros países, incluso con una situación menos favorable que la de la Isla, ya habían tomado esa medida. Sin embargo, sí le parece “un poco brusco” que la medida se tomara cómo se hizo —“un día hay que usar el nasobuco dondequiera y ya al otro no hace falta”, detalla— y considera que el paso pudo darse antes y de manera más gradual “para ver cómo iba funcionando la cosa y la gente se fuera acostumbrando”. “Ahora —estima— alguna gente supongo que lo seguirá usando un tiempo, a ver qué tal, y si todo sigue bien entonces lo dejará por completo. Yo, de momento, voy a seguir así como estoy”.  ***Luis Carlos y su novia Camila caminaban tranquilos sin mascarillas este martes por la capital cubana. “Ya era hora”, afirma el joven, quien opina que no debió esperarse tanto tiempo para el cambio de protocolos recién anunciado. “Total —sostiene—, hace rato que los turistas andan por la calle como les da la gana y la policía no les dice ni pío. Y los extranjeros también transmiten el coronavirus, ¿o son de otro planeta?” En su opinión, precisamente la necesidad de reactivar la actividad turística fue uno de los factores que llevó a las autoridades a flexibilizar el uso del nasobuco, “no fuera a ser que tanta gente con la cara tapada ahuyentara a los turistas”, se ríe. Eso, y “que en medio mundo ya lo quitaron, y acá seguíamos atrás, como en tantas cosas”.Camila, por su parte, ve también en la medida un mecanismo para “aflojar la presión”, porque “mucha gente ya estaba cansada del nasobuco” y “con tantos problemas que hay, creo que el gobierno ya no estaba para tener ese también arriba”. No obstante, la muchacha apoya que quienes presentan síntomas respiratorios y también las personas vulnerables, como los ancianos y los niños, sí lo usen fuera de su casa como medida de protección. Incluso, cree que los que trabajan en espacios cerrados y están en contacto con muchas personas, en sitios como hospitales, tiendas y bancos, también debieran seguir usando las mascarillas “por su propio bien”, pero ya en la calle, sostiene, “no hace falta”. “La verdad, estoy contentísima con que lo hayan quitado”, asegura.Personas sin y con nasobuco en un ómnibus en La Habana, el martes 31 de mayo de 2022, tras la eliminación del uso obligatorio de la mascarilla por las autoridades cubanas. Foto: Otmaro Rodríguez.“Ahora lo que voy a tener que afeitarme más seguido”, me dice Rubén, quien también respalda la flexibilización del uso del nasobuco. Según me cuenta, “al principio no sabía ni cómo respirar con esa cosa en la cara”, pero, añade, “como al final tenía que ponérmelo igual, tuve que ir cogiéndole la vuelta y ya casi ni me afeitaba, si nadie en la calle se iba a dar cuenta”. Sin embargo, más allá de este cambio en su rutina personal de los últimos dos años, el hombre no duda en confirmar su satisfacción. “Era una incomodidad para todo: para comer, para hablar, muchas veces ni se entendía lo que te estaban diciendo —sostiene—, y hasta para pasar un buen rato con tus amigos o con tu pareja tenías que estar en el quita y pon. Eso no creo que lo vaya a extrañar”.  Angélica, por su parte, tampoco esconde su sonrisa ahora que no tiene que usar el nasobuco. Confiesa que, ciertamente, siente una lógica extrañeza al caminar por la calle sin esa prenda y también por ver a personas sin usarla, después de meses y meses en los que ese panorama era totalmente impensado y hasta ilegal. Pero, más allá de las posibles implicaciones generales de la decisión tomada por el gobierno, prefiere centrarse en las ganancias más íntimas, personales.“Hoy me levanté más animada, me maquillé y me pinté los labios casi como si fuera para una fiesta. Puede que parezca un poco superficial, pero no sé, es que me hacía mucha ilusión”, me dice. “Y sabe qué, ya hasta me dijeron un piropo y me tuve que reír, a mí que no me gusta eso de que me estén diciendo cosas por la calle. Me dijo un muchacho: ‘qué bonita te ves sin nasobuco’, y, aunque quizá hasta lo tenía ensayado, a mí me pareció original”, agrega. Y vuelve a sonreír.  

Leer más »

Cuba actualiza protocolos para detección y tratamiento preventivo de la COVID-19

El Ministerio de Salud Pública (Minsap) de Cuba decidió actualizar los protocolos establecidos para la detección del virus SARS-CoV-2, así como para el tratamiento preventivo contra la COVID-19, según informan medios oficiales en la Isla. El propio organismo publicó en su sitio web oficial una nota para anunciar las nuevas medidas, que «permitirán hacer un uso racional de las pruebas diagnósticas, garantizar medicamentos preventivos y terapéuticos y redefinir los criterios de ingreso en la red asistencial».Teniendo en cuenta el contexto epidemiológico del país, y ante la presencia de la variante ómicron, se hace necesario actualizar los protocolos establecidos para el enfrentamiento a la #COVID19.#CubaPorLaVida 🇨🇺#CubaVive 🇨🇺Más información👉https://t.co/pqa1gWQ1th pic.twitter.com/N9LeIvYMij— Ministerio de Salud Pública de Cuba (@MINSAPCuba) January 12, 2022La comunicación, reseñada por la Agencia Cubana de Noticias (ACN), apunta que se dispondrá de test de antígeno (diagnóstico rápido) en los servicios de urgencias y solo se considerará como caso confirmado de la enfermedad a quien presente resultado positivo del PCR.Asimismo, los casos que acudan al sistema por sintomatología sugestiva de COVID-19 (irritación de garganta, congestión nasal, tos seca, dolores musculares, fiebre, pérdida del gusto o el olfato, cansancio) se les realizará un test de antígeno, que, de ser positivo, hará que el paciente sea considerado como sospechoso y se le tomará muestra para PCR.A quienes presenten cuadro clínico compatible de la enfermedad y el test de antígeno resulte negativo, se aislarán (según el protocolo establecido) y a las 48 horas, de continuar con cuadro clínico sin evolución favorable, se le tomaría muestra para PCR.Los contactos directos que presenten síntomas serán estudiados mediante test de antígeno (SUMA), en el momento que sean identificados como tal. Si el resultado es positivo, se le realizará PCR y será considerado caso confirmado.Las autoridades sanitarias de Cuba también puntualizaron que no se realizarán estudios (Test de Antígeno y PCR) para el ingreso en instituciones hospitalarias, ni para la realización de procederes quirúrgicos o pruebas invasivas (tomografías, resonancias magnéticas, endoscopías y otras). Tampoco se estudiarán personas asintomáticas, ni se realizarán estudios para dar alta a los pacientes activos.PublicidadEn cuanto a los criterios para ingreso en centros hospitalarios, la medida será tomada en «todos los niños menores de dos años con sintomatología asociada a la enfermedad, infantes con esquema de vacunación incompleto o no vacunado, independientemente de su edad y cuadro clínico, todas las embarazadas y puérperas, así como personas no vacunadas, por cualquier razón.»Serán hospitalizados también «los pacientes en edades pediátricas con factores de riesgo que según evaluación clínica sea tributario de ingreso y los pacientes, independientemente de la edad y estado de vacunación, que por su cuadro clínico y comorbilidades deban ser hospitalizados, previa evaluación en la unidad asistencial correspondiente.»Los asintomáticos, o con síntomas leves y esquema de vacunación completo, «serán ingresados en el hogar o quedarán en aislamiento domiciliario y espera vigilada en la Atención Primaria de Salud».Sobre las nuevas medidas farmacológicas preventivas referentes al uso de fármacos, el Minsap orientó «el empleo de Nasalferón preventivo en embarazadas ingresadas en Hogar Maternos o contactos de casos positivos, en adultos mayores internos en Hogares de Ancianos, pacientes mayores de 60 años ingresados en Centros Médicos Psicopedagógicos, así como personas mayores de 50 años que se encuentren en Centros de Protección Social.»La Biomodulina T “se aplicará a embarazadas en formato de estudio de intervención y a adultos mayores internos en Hogares de Ancianos, al tiempo que el Factor de Transferencia se le aplicará a niños inmunocomprometidos, según indicación médica”, refiere la nota.

Leer más »

Cuba espera recibir no menos de 2,5 millones de turistas en 2022

Las expectativas en torno a la recuperación del turismo en Cuba rondan una cifra no menor a los 2,5 millones de visitante durante el próximo año, de acuerdo con las autoridades del sector.Cumplir con tales previsiones dependerá en gran medida de cómo siga comportándose la pandemia de la COVID-19 en el país y el resto del mundo, según lo comentado este jueves por el ministro Juan Carlos García Granda durante durante la III Bolsa Turística Destinos Gaviota, que se celebra por estos días en el polo turístico Cayo Santa María, en el centro de Cuba.Acercarse al número de turistas que arribaron a la Isla durante 2019 es la pretensión del gobierno cubano, cuyas esperanzas para lograrlo descansan en la progresiva recuperación de la industria a nivel mundial, pero también en los protocolos sanitarios establecidos en el país y la posibilidad de vacunar a más del 90 % de la población antes de que concluya este año.Para lograr un incremento de la actividad turística tras la reapertura de fronteras el 15 de noviembre último, las autoridades del sector «afrontan el reto de restablecer la confianza de los consumidores» y promocionar el destino Cuba como uno de los más seguro en el Caribe, dijo García Granda, citado por la Agencia Cubana de Noticias (ACN). Durante la III Bolsa Turística #DestinosGaviota 2021,el Ministro de Turismo de #Cuba, @JuannCarlosGG, asegura su confianza en la recuperación turística tras la nueva normalidad que comenzó el pasado 15 de noviembre. ♥️🇨🇺 pic.twitter.com/0mQJ3svwxf— Ministerio Turismo (@MinturCuba) December 9, 2021«El protocolo sanitario que se aplica en las operaciones y servicios turísticos es de probada eficacia, pues no se registran contagios por coronavirus SARS-CoV-2 entre cliente-trabajador en lo que va de año», afirmó el titular cubano de turismo, quien detalló que en el mes de noviembre llegaron a Cuba más de 50 mil visitantes, principalmente de Rusia, uno de los principales países emisores a la Isla.Datos ofrecidos por el Ministerio de Turismo dan cuenta que en la actualidad más de 2 200 instalaciones del país cuentan con la certificación Turismo más Higiénico y Seguro. Además, han recibido capacitaciones sobre los protocolos sanitarios cerca de 25 mil personas que trabajan en el sector, tanto en instalaciones estatales como en emprendimientos privados.PublicidadCon la reapertura de los viajes internacionales en marcha desde noviembre, Cuba intenta recuperar el turismo –su segunda fuente oficial de ingreso de divisas, solo por detrás de la venta de servicios profesionales al exterior–, después de más de un año y medio de restricciones y una drástica reducción de visitantes provocada por el impacto de la pandemia. Antes de llegar el coronavirus a la Isla en marzo de 2020, el turismo aportaba en torno al 10 % del producto interior bruto.El país caribeño pretendía recibir el año pasado unos 4,5 millones de visitantes internacionales y revertir la caída de un 9,3 % de 2019, cuando viajaron al país 4,2 millones de turistas, 436.352 menos que en 2018, de acuerdo con datos oficiales. Pero la COVID-19 lo impidió. Y en el primer semestre de 2021 llegaron a la Isla apenas 114.460 viajeros internacionales, cifra que representa 870.739 visitantes menos que en el mismo período de 2020.

Leer más »

Cuba espera recibir no menos de 2,5 millones de turistas en 2022

Las expectativas en torno a la recuperación del turismo en Cuba rondan una cifra no menor a los 2,5 millones de visitante durante el próximo año, de acuerdo con las autoridades del sector.Cumplir con tales previsiones dependerá en gran medida de cómo siga comportándose la pandemia de la COVID-19 en el país y el resto del mundo, según lo comentado este jueves por el ministro Juan Carlos García Granda durante durante la III Bolsa Turística Destinos Gaviota, que se celebra por estos días en el polo turístico Cayo Santa María, en el centro de Cuba.Acercarse al número de turistas que arribaron a la Isla durante 2019 es la pretensión del gobierno cubano, cuyas esperanzas para lograrlo descansan en la progresiva recuperación de la industria a nivel mundial, pero también en los protocolos sanitarios establecidos en el país y la posibilidad de vacunar a más del 90 % de la población antes de que concluya este año.Para lograr un incremento de la actividad turística tras la reapertura de fronteras el 15 de noviembre último, las autoridades del sector «afrontan el reto de restablecer la confianza de los consumidores» y promocionar el destino Cuba como uno de los más seguro en el Caribe, dijo García Granda, citado por la Agencia Cubana de Noticias (ACN). Durante la III Bolsa Turística #DestinosGaviota 2021,el Ministro de Turismo de #Cuba, @JuannCarlosGG, asegura su confianza en la recuperación turística tras la nueva normalidad que comenzó el pasado 15 de noviembre. ♥️🇨🇺 pic.twitter.com/0mQJ3svwxf— Ministerio Turismo (@MinturCuba) December 9, 2021«El protocolo sanitario que se aplica en las operaciones y servicios turísticos es de probada eficacia, pues no se registran contagios por coronavirus SARS-CoV-2 entre cliente-trabajador en lo que va de año», afirmó el titular cubano de turismo, quien detalló que en el mes de noviembre llegaron a Cuba más de 50 mil visitantes, principalmente de Rusia, uno de los principales países emisores a la Isla.Datos ofrecidos por el Ministerio de Turismo dan cuenta que en la actualidad más de 2 200 instalaciones del país cuentan con la certificación Turismo más Higiénico y Seguro. Además, han recibido capacitaciones sobre los protocolos sanitarios cerca de 25 mil personas que trabajan en el sector, tanto en instalaciones estatales como en emprendimientos privados.PublicidadCon la reapertura de los viajes internacionales en marcha desde noviembre, Cuba intenta recuperar el turismo –su segunda fuente oficial de ingreso de divisas, solo por detrás de la venta de servicios profesionales al exterior–, después de más de un año y medio de restricciones y una drástica reducción de visitantes provocada por el impacto de la pandemia. Antes de llegar el coronavirus a la Isla en marzo de 2020, el turismo aportaba en torno al 10 % del producto interior bruto.El país caribeño pretendía recibir el año pasado unos 4,5 millones de visitantes internacionales y revertir la caída de un 9,3 % de 2019, cuando viajaron al país 4,2 millones de turistas, 436.352 menos que en 2018, de acuerdo con datos oficiales. Pero la COVID-19 lo impidió. Y en el primer semestre de 2021 llegaron a la Isla apenas 114.460 viajeros internacionales, cifra que representa 870.739 visitantes menos que en el mismo período de 2020.

Leer más »

La Habana: alerta y nuevo protocolo ante incremento de casos de COVID-19

De acuerdo con Tribuna de La Habana, el Grupo Temporal de Trabajo para el enfrentamiento a la pandemia en la capital centró su reunión en cuestiones organizativas medulares para el control de la pandemia de coronavirus.Los municipios más afectados hoy resultaron La Lisa, Marianao, Centro Habana, 10 de Octubre, Arroyo Naranjo, Boyeros (81) y Playa, todos con más de 84 casos, con una tasa de incidencia acumulada para la provincia de 4 495,2 por 100 000 habitantes.Más de 8 000 personas permanecen ingresadas (en instituciones y en las comunidades). 660 son niños, de ellos 82 menores de un año y 6 recién nacidos. Fallecieron 5 personas por COVID-19.[embedded content]El 65% de los 917 nuevos casos detectados en la capital corresponden a personas ya vacunadas. Las vacunas impiden que la enfermedad transite hacia formas graves y críticas, así como su desenlace en la muerte, pero no evitan la entrada del virus al organismo ni su transmisión a los contactos.El nuevo protocolo anunciado por las autoridades contempla, entre otras cosas, el ingreso domiciliario de pacientes sospechosos de bajo riesgo y sintomáticos leves, pacientes confirmados por PCR (Reacción de la Polimerasa en Cadena) de bajo riesgo, asintomáticos y vacunados con tres dosis.En el caso de pacientes pediátricos, serán ingresados en el hogar los sospechosos con antígeno positivo y pacientes confirmados con síntomas leves o asintomáticos entre 12 y 18 años..Publicidad

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.