HAVANA CLIMA

protestas populares

Justicia 11J registra casi una veintena de detenciones por protestas en Nuevitas

MADRID, España.- El grupo de Trabajo Justicia 11J, que se mantiene monitoreando las acciones represivas del régimen cubano contra el pueblo, informó que hasta el momento ha registrado 18 detenciones por las manifestaciones ocurridas en Nuevitas y Camalote, provincia de Camagüey, la pasada semana. Entre las personas detenidas se encuentran dos niñas de once años.
“Ayer y hoy hemos documentado desapariciones forzadas, detenciones y otros eventos de represión”, indicó Justicia 11J a través de la red social Twitter. 
La organización defensora de los derechos humanos denunció además que ha sido notificada de dos nuevas desapariciones.
ACTUALIZACIÓN SOBRE NUEVITAS (IV)
Ayer y hoy hemos documentado desapariciones forzadas, detenciones y otros eventos de represión. Nuestras cifras (en relación con Nuevitas y Camalote) ascienden a 18 personas detenidas (entre ellas 2 niñas de 11 añs) y 2 nuevas desapariciones. 🧵 https://t.co/cg0QY6dLPY

En cuanto al operativo policial desplegado en la ciudad informó que el parque de Nuevitas está completamente militarizado.
“Nos informan que se observan cerca de ocho policías de motorizada, seis patrullas, tres carros de boinas negras e incontables policías”, precisó. 
2/ Al publicar esta actualización, el parque de Nuevitas está completamente militarizado. Nos informan q se observan cerca de 8 policías de motorizada, 6 patrullas, 3 carros de boinas negras e incontables policías. (Por preservar la seguridad de informantes no compartimos fotos).

Entre las organizaciones que han exigido al Gobierno cubano detener los operativos de las fuerzas de seguridad como mecanismo de inhibición y represión a la población, ante los episodios de los últimos días en Nuevitas, también se encuentra Artículo 19.
“Resulta contradictorio que mientras la legislación cubana cuenta con el reconocimiento de derechos fundamentales, otras disposiciones otorgan al Estado el poder extraordinario de penalizar a las personas que intentan ejercer sus derechos a la libertad de expresión, opinión, prensa, asociación y reunión”, reclamó Artículo 19 a través de un comunicado. 
Los días 19 y 20 del mes en curso pobladores de Camagüey, hartos de apagones y de excusas del gobierno, se manifestaron a gritos de “Libertad” y la conga de “Pongan la corriente pin…”.
Para contener las protestas los agentes del régimen se enfrentaron a la población y oficiales de la PNR golpearon al menos a tres niñas de 11 y 12 años que intentaban impedir el arresto de un manifestante.
Estas manifestaciones populares son las mayores registradas contra las autoridades cubanas desde el 11 de julio de 2021 (11J).
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Identifican a represores de las manifestaciones en Nuevitas

MADRID, España.- El proyecto Represores Cubanos, de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC), dedicado a investigar y exponer a quienes desde sus cargos políticos o como agentes de la Seguridad del Estado reprimen a los cubanos por exigir sus derechos, identificó a dos de los represores de las manifestaciones populares ocurridas durante los últimos días en Nuevitas, Camagüey. 
Se trata de Roberto Conde Silverio, primer secretario del Partido Comunista en la provincia de Camagüey; y del agente de la Seguridad del Estado Allen Velázquez. 
Según explica FHRC, “Conde Silverio dijo que lo que estaba haciendo el pueblo era un bochorno, y condenó a quienes desde la calle exigieron libertad, y ordenó la persecución, represión e intimidación a los que protestaban”. 
Mientras que Allen Velázquez dirigió la golpiza propinada a dos niñas de once años que trataban de impedir a los represores la detención de José Armando Torrente, uno de los adultos que salieron a protestar por los prolongados apagones. 
Una de las dos niñas es Gerlin Torrente Echevarría, hija de José Armando Torrente. Ambas niñas caminaban junto a él cuando llegó la policía y comenzó a golpearlas para detenerlo. 
En un video compartido en directo por la cubana Mayelín Rodríguez Prado (alias La Chamaca), quien fue arrestada y se encuentra en paradero desconocido, se escuchan los gritos de “¡Son niños! ¡Son niñas!”.
En declaraciones ofrecidas por ellas, sobre la violencia policial de que fueron víctimas, explican que la policía “les cayó a golpe”, para que lo soltaran.
Además en otra grabación mostraron los golpes recibidos en un muslo, los pies, un costado y la espalda.
Las protestas populares ocurridas los días 19 y 20 de agosto de 2022 en Nuevitas, por los apagones de hasta 18 horas, son las mayores registradas contra las autoridades cubanas desde el 11 de julio de 2021 (11J).

Leer más »

Julio sigue siendo un mes fecundo para la libertad

LA HABANA, Cuba.- Occidente se revolvió en la madrugada del 15 de julio. En la localidad de Los Palacios, provincia de Pinar del Río, la gente se cansó del hambre, los apagones, el calor y los mosquitos, y “se tiró pa´ la calle” a exigir la inmediata reposición del fluido eléctrico. En ese mismo momento, en Centro Habana, una familia se plantaba en medio de la calle Reina para protestar por causa de un desalojo. La misma miseria en Pinar y la capital. La misma desesperación; a oscuras en Los Palacios, mal iluminada por los focos del parque “El Curita” en La Habana. 
Tanto despliegue policial durante los días 11 y 12 de julio, que le sonaron los calderos el 15 al son de la conga más popular de estos tiempos, acompañada por esa frase cargada de flow que le da a Díaz-Canel donde más le duele. El castrismo tumbó el Internet por espacio de una hora, y en ese intervalo la policía política deshizo la concentración en Centro Habana. En Pinar tuvieron que salir los cuadros del Partido Comunista, con sus camisitas sudadas y pulovitos a rayas, para explicarle al pueblo lo que el pueblo ya sabe: que el país tiene problemas. 
Pero al pueblo no le importa. Si hay problemas, resuélvanlos, que para eso están ahí. Los dirigentes no se percatan de que ya pasó el tiempo de la vaselina, que sus justificaciones avivan la ira de la gente y que dentro de poco ningún cuadro comunista podrá pararse delante de la masa hambreada, alterada por las altas temperaturas y la falta de sueño, sin el temor de no salir ileso. Sus trabalenguas molestan a la gente. Sus mofletes y barrigas acomplejan a la gente. Pero sus mentiras, especialmente, remueven algo maligno en el cubano que ya no aguanta el nivel de descaro que muestran los que mal gobiernan este país.
En los videos difundidos en redes sociales se ve claramente a los residentes de Los Palacios abuchear a cuadros y segurosos. Ahí mismo les cantaron la conga y le recordaron a Díaz-Canel que a pesar de tanto cubano preso, el pueblo no lo respeta. No importa cuánto inventen los medios oficiales, tuvieron que poner la luz para que la gente regresara a sus casas, y en un lugarcito apartado le hicieron una entrevista al funcionario mofletudo, completamente solo, quien para colmo aseguró haber escuchado y abrazado al pueblo.  
El miedo tiene descolocados a los cuadros del PCC y a la prensa estatal. Todavía no entienden que la univocidad se terminó, que dondequiera que haya un teléfono móvil está la posibilidad del desmentido, y así sucedió. No hubo abrazos entre el pueblo y la dictadura. Es penoso que tengan que mentir a ese extremo para intentar sostener la creencia de que todo está bien, que el incidente de esa noche no fue otra protesta contra el sistema. 
Lo fue, sin dudas. Es tan pacífico el pueblo cubano que permitió a la escoria del PCC personarse allí y balbucear explicaciones para luego dejarlos retirarse con todos sus huesos sanos. Tienen suerte esos delincuentes después de todo. Al menos por esta vez la tuvieron, pero cuidado, que la soga está a punto de romperse de nuevo y los cubanos saben que aquí las protestas pacíficas son respondidas con violencia. La próxima vez podrían sacarlos a pedradas de Los Palacios, o de cualquier otro municipio olvidado por la revolución de los humildes.
El mes de julio se está mostrando fecundo para un pueblo que revindica su amor a la patria con las estrofas del himno nacional. De nada sirven esos módulos culturales preparados a toda prisa quién sabe para qué, pues ni espectadores tienen. Cadenetas, dos danzantes transfigurados por el calor, una trabajadora que observa aquello con expresión de “trágame tierra”, y allá en el fondo la bandera cubana muriéndose de vergüenza, probablemente extrañando los hombros de Luis Manuel Otero Alcántara.
Rusia ha acudido en ayuda de su lacayo caribeño con 70 mil barriles de fuel, una cortesía por su apoyo incondicional a la guerra en Ucrania. Claro, que los camaradas del Kremlin tampoco están como para regalar, así que las malas lenguas ya están aclarando que ese combustible no es gratis. Cuba tendrá que pagarlo, en moneda dura o con el Cabo de San Antonio; pero todo lo que obtendrá de Rusia serán plazos flexibles. Se acabaron las malcriadeces.
Pese a la inyección de fuel, no hay que dejarse llevar por el entusiasmo. El régimen sabe que vendrán protestas masivas e intensas, por tanto dará prioridad al aparato represivo. El combustible ruso será para los carros patrulleros, las motos de la Seguridad del Estado y los camiones de Prevención FAR y las tropas de élite. Para CUPET algunos litros que serán acaparados en más de la mitad y revendidos luego a precio de oro. 
Mientras la prensa estatal y los funcionarios mienten, los cubanos se preocupan cada vez más por su destino y el de la nación. La verdad se abre paso en las colas, los ómnibus repletos, los centros de trabajo, las escuelas y las charlas de sobremesa. Es inevitable lo que se avecina. La segunda quincena de julio promete.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

EE. UU.: Detener la libertad de expresión no detendrá las protestas del pueblo de Cuba

MADRID, España.- El Gobierno de Estados Unidos condenó el corte de Internet a nivel nacional del régimen cubano para evitar que se conociera de las manifestaciones populares ocurridas en la medianoche de este viernes en Los Palacios, Pinar del Río, y evitar nuevos focos de protestas. 
“El gobierno de Cuba respondió a las manifestaciones de anoche en Los Palacios y otras localidades cerrando la Internet para reprimir la disidencia y las protestas pacíficas”, apuntó en Twitter la Embajada de Estados Unidos en La Habana. 

El gobierno de #Cuba respondió a las manifestaciones de anoche en Los Palacios y otras localidades cerrando la Internet para reprimir la disidencia y las protestas pacíficas – detener la libertad de expresión no detendrá las protestas legítimas del pueblo contra la represión.
— Embajada de los Estados Unidos en Cuba (@USEmbCuba) July 15, 2022

La sede consular destacó además que detener la libertad de expresión no detendrá las protestas legítimas del pueblo cubano contra la represión.
También este viernes congresistas de EE. UU. se pronunciaron al respecto.
“Los Palacios salió a las calles a protestar contra la dictadura. Pudimos ver videos hasta que el régimen tumbó Internet”, dijo la congresista republicana María Elvira Salazar.

Anoche Los Palacios salió a las calles a protestar contra la dictadura. Pudimos ver videos hasta que el régimen tumbó Internet.
La Operación Starfall daría a los cubanos una vía para conectarse, pero los Demócratas se niegan aprobarla.
¡La verdad no debe ser silenciada!#Cuba pic.twitter.com/KhuWjlpotJ
— María Elvira Salazar 🇺🇸 (@MaElviraSalazar) July 15, 2022

Mientras que el también republicano Carlos Giménez escribió: “El pueblo de Pinar del Río en Cuba dijo basta anoche y pidió por comida y libertad”. 
“Me solidarizo con ellos y hago responsable al régimen criminal castrista por sus vidas y el derecho de protestar del pueblo”, agregó Giménez. 

El pueblo de Pinar del Río en Cuba dijo basta anoche otra vez y pidió por comida y libertad.
Me solidarizo con ellos y hago responsable al régimen criminal castrista por su vidas y el derecho de protestar del pueblo.#PatriaYVida #CubaLibre https://t.co/mh47UUWqZM
— Rep. Carlos A. Gimenez (@RepCarlos) July 15, 2022

Cerca de la medianoche de este viernes cientos de personas se lanzaron a las calles del municipio Los Palacios, Pinar del Río. Varios videos transmitidos en vivo en redes sociales mostraron a una multitud atravesando las calles de la localidad en dirección a la sede municipal del Partido Comunista de Cuba (PCC) mientras hacían sonar cazuelas y coreaban consignas contestatarias.
En las grabaciones se escucha a los manifestantes gritar a viva voz “¡Tenemos hambre!”, “¡Pongan la corriente!”, “¡Díaz-Canel singao!” e incluso “¡Abajo la dictadura!”.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

De los éxodos a las directas en Facebook: Desde hace 62 años las protestas en Cuba no han cesado

CIUDAD DE MÉXICO, México.- Sobre las diez de la mañana del 11 de julio de 2021 residentes de San Antonio de los Baños, Artemisa, a 35 kilómetros de La Habana, comenzaron a transmitir en sus redes sociales, en vivo, un hecho inesperado. Cientos de vecinos del municipio protestaban en las calles. Los videos que se tomaban eran inmediatamente compartidos por usuarios de redes de toda la Isla y replicados por los medios independientes.
Hartos de los cortes de electricidad, la falta de medicinas y la escasez de alimentos, los pobladores salieron bajo gritos de “libertad” y “patria y vida”. 
Como un dominó colocado de pie, la ficha que cayó en San Antonio movió el resto de la estructura. Esa chispa viajó por el ciberespacio y encendió el país entero. Para el 12 de julio ya se habían sumado más de 60 comunidades. En esos dos días y en los que siguieron, serían detenidas casi 1.500 personas por su participación en las protestas, según el recuento del grupo de la sociedad civil, Justicia 11J.
Era la primera vez que todo el país se manifestaba, en lo que ha sido la protesta más grande acontecida en la Isla desde la toma del poder por parte de Fidel Castro en enero de 1959.
Al igual que en San Antonio, en el resto del territorio los gritos reclamaron mejores condiciones de vida, pero también el fin de la dictadura o el comunismo, más libertad e incluso se escucharon insultos al gobernante Miguel Díaz-Canel, como puede verse en los videos transmitidos.
El 11J ocupó titulares por todo el mundo en los que se recalcaba lo inaudito de los hechos. En medio de una profunda crisis socioeconómica, agravada por la pandemia de la COVID-19, había ocurrido lo que parecía imposible: el país que nunca protesta se había volcado contra su gobierno. 
Esas mismas notas, al tratar de buscar un antecedente similar al 11J, solo encontraban uno: el llamado Maleconazo, una protesta multitudinaria registrada en agosto de 1994, en el Malecón de La Habana, principalmente. 
Como sucedió con el 11J, el Maleconazo ocurrió en medio de una profunda crisis económica: la que provocó en Cuba la caída de la Unión Soviética. Y como ha sucedido también tras el 11J, que ha desembocado en una crisis migratoria histórica de cubanos en la frontera terrestre entre Estados Unidos y México, el Maleconazo también desencadenó una salida masiva de personas, en aquella ocasión, en balsas, cruzando el mar hacia Florida. 
Pero ambos eventos tienen una diferencia sustancial. El Maleconazo no trascendió de la capital. Incluso en la misma ciudad, una parte de la población no se enteró hasta horas o días después. 
En 1994 no había Internet, teléfonos celulares o medios de prensa al alcance de los cubanos que dieran cobertura inmediata a protestas. Los hechos fueron reportados por la prensa extranjera hacia afuera, pero la gran mayoría de la población no se enteró a tiempo y las manifestaciones apenas se extendieron. 
Si las protestas de San Antonio de los Baños hubiesen ocurrido en las mismas circunstancias, quizá hubiesen quedado como un fenómeno local, un movimiento que el régimen hubiese podido presentar con facilidad como una protesta contra los apagones.
El 11J, por tanto, sí fue un evento extraordinario en la historia del país. Pero lo que lo desencadenó no fue necesariamente un malestar contra el gobierno mayor al existente en otros momentos históricos, como el Maleconazo. Lo que había cambiado en 2021 eran las condiciones en las que ocurrió la protesta.  
La Cuba de 2021 ya no era la de 1994. Las protestas en San Antonio de los Baños ocurrieron en un país con acceso a Internet en teléfonos celulares; un país en el que el Departamento Ideológico del Partido Comunista de Cuba ya no posee un monopolio de la información a la que tiene acceso la población.
A pesar de que el Estado respondió rápido y propició un apagón de Internet que duró días, no pudo evitar que las protestas escalaran hasta un punto que, para aplacarlas, fue necesario detener a cientos de personas y sacar a las calles a miles de policías, militares y contramanifestantes armados con palos. 
Esta vez, el Departamento Ideológico no pudo decidir qué contar y cómo, qué hechos omitir o manipular, como había sucedido con anteriores manifestaciones de disidencia de la sociedad civil. Cubanos de todo el país vieron lo sucedido con sus propios ojos.
Esta fue otra de las grandes diferencias entre el 11J y el Maleconazo o protestas anteriores: fue demasiado grande como para ser omitida. Esto rompió la narrativa oficial y la percepción dominante desde fuera, de que Cuba es un país en el que no se protesta nunca. 
Efectivamente, en las últimas seis décadas en Cuba se ha vivido lo que en cualquier otro país de la región sería una anomalía: apenas han existido manifestaciones públicas antigubernamentales. El propio Estado se ha encargado de que así sea, hostigando a quien podía organizarlas, asfixiando cualquier forma de organización al margen del partido único.
Pero eso no significa que no hayan existido acciones de la sociedad civil contra el gobierno, primero en el mundo físico y ahora en el virtual. 
A pesar del silencio en los libros de historia oficial o los periódicos, en la Isla, antes del 11J, hubo levantamientos armados; grupos de oposición pacífica, miles de presos políticos y prensa independiente que criticaba los abusos o el mal desempeño del gobierno. 
En los últimos años un grupo de artistas, el Movimiento San Isidro, hizo fisuras al totalitarismo y desencadenó una movilización sin precedentes en el mundo del arte para reclamar más libertad. Por otro lado, decenas de miles de madres, desesperadas por la falta de alimentos, se han organizado en grupos de Facebook para prestarse entre ellas el apoyo que no reciben del Estado.  
Las razones para el malestar, en realidad, nunca dejaron de existir. 
Irse es también protestar
Los primeros años posteriores a la Revolución fueron convulsos. Hubo intentos de derrocar al gobierno por las armas, como la invasión de Playa Girón de 1961. Existieron grupos guerrilleros, como los de la Sierra del Escambray que pervivieron hasta finales de la década de 1960. Decenas de miles de personas abandonaron el país en éxodos, como el de Camarioca de 1965, y se establecieron en Miami. Y las manifestaciones de descontento contra la implantación de un estricto modelo soviético en el país no fueron extrañas. 
Pero tras este periodo inicial, para la década de 1970, las formas de confrontación al poder se habían vuelto casi inexistentes.  
La imagen que difundía el régimen entonces era que todos estaban felices en la Isla. No había nada que reclamar. La “escoria” ya se había marchado. 
Pero en abril de 1980 se puso en evidencia que el descontento no había desaparecido. Una ola de protestas terminó desencadenando el llamado éxodo del Mariel, en el que unas 125 mil personas abandonaron el país en seis meses.
Escapar ha sido probablemente uno de los mayores síntomas de hartazgo en Cuba y la manera más recurrente de protestar. La frase “si no puedes cambiar tu país, cambia entonces de país” ha emergido como una especie de filosofía nacional para una Isla de la que salir no es sencillo, ni durante décadas fue fácil hacerlo legalmente, pero que cuenta con una de las diásporas más numerosas de América. 
Solo en Estados Unidos, la comunidad cubanoamericana sumaba 2.3 millones de miembros, en 2020, según los datos del último censo de población de ese país. Mientras, la población de la Isla lleva estancada en los 11 millones desde 1997, el número de residentes en el exterior no deja de crecer. Solo entre octubre de 2021 y mayo de este año, unos 140 mil cubanos fueron interceptados tratando de ingresar a Estados Unidos por sus fronteras terrestres, más del 1 por ciento de la población.
Que la migración cubana tiene un componente político resultaba más evidente en la década de 1980, cuando las penurias económicas eran menores y sin embargo miles de personas decidían irse. 
“Entonces no había la miseria de hoy o el déficit habitacional. En esos años la mayoría no quisimos irnos por cuestiones tan básicas como acceso a alimentos”, explica Hugo Landa, director de CubaNet, quien estuvo entre los 10.000 cubanos que se refugiaron en la embajada de Perú en abril de 1980, lo que luego desencadenó la crisis del Mariel.
“En 1980 salir de Cuba era casi imposible y eso generaba una sensación de asfixia porque no te podías mover y tampoco había esperanzas de cambio. Se sufría discriminación ideológica, religiosa, por orientación sexual. Te acosaban o te sacaban de las universidades. La vigilancia era constante. Es cierto que no había el hambre de hoy pero la represión era la misma. Además, aún no había antecedente de algún régimen comunista que hubiese colapsado. Aquello parecía eterno”.
A ese sentimiento de frustración Landa agrega como las posibles causas del éxodo del 80, que justo un año antes comenzaron los vuelos de la comunidad cubana en el exilio hacia la Isla. Los “gusanos” que previamente habían sido descalificados por decidir marcharse eran ahora recibidos por primera vez con hoteles y tiendas exclusivas para ellos y sus divisas. 
Por primera vez, la población comenzaba a entender cómo se vivía en el exterior y, en especial, en el malvado enemigo histórico: los Estados Unidos. Hasta entonces, los cubanos estaban aislados y desbordados de la propaganda, que solía recalcar los peligros del mundo exterior y lo afortunados que eran por estar a salvo en Cuba. Las llamadas telefónicas internacionales eran muy escasas, apenas se permitían tres minutos antes de que se cortara la comunicación. La población recurría a las cartas, escritas con sigilo, para salir de la burbuja. 
Hasta que en 1979 comenzó a permitirse el retorno de los emigrados. Y estos, poco a poco, empezaron a dejar de verse como “escoria”, sino como una fuente de ingresos para el país y una evidencia de que quizá el mundo exterior no era tan terrible como sostenía la propaganda. A lo largo de 1979, cerca de 100.000 visitantes temporales llegaron a Cuba. 
“Eso fue un golpe psicológico fuerte para todo lo que nos habían dicho. Esos exiliados llegaron, mejor vestidos y oliendo a perfume, a contar cómo era la vida afuera y muchos queríamos experimentar lo mismo”, explica Landa. 
Un año después, en enero de 1980, pequeños grupos de cubanos comenzaron a tratar de ingresar por la fuerza en sedes diplomáticas de otros países para solicitar asilo. El objetivo principal fue la embajada de Perú, en la que primero ingresó un grupo atravesando la puerta con un autobús y en la que se llegaron a acumular unas 10.000 personas en un espacio del tamaño de un campo de fútbol.
Fidel Castro respondió a la crisis abriendo las puertas del país. Unas 125.000  personas fueron distribuidas en embarcaciones que llegaron desde Estados Unidos al puerto de Mariel. El régimen permitió la salida de quienes habían buscado refugio en las embajadas, de personas que vieron en el incidente su deseada oportunidad para emigrar y también de grupos considerados indeseables, como presos, pacientes con enfermedades mentales o personas LGTBIQ+.
La crisis del Mariel, al igual que la de los balseros posterior al Maleconazo o el actual éxodo, facilitado por la eliminación de las visas para ingresar a Nicaragua y desde allí tratar de llegar a Estados Unidos, han sido para los cubanos un modo de mostrar su descontento, de protestar.
Iniciativas cívicas que también son protesta
“Los cubanos no han necesitado crisis (económicas) para estar en contra de la dictadura. Lo han hecho en momentos complejos, como en 1994 y 2021, pero también sin ellos. Pensemos en el Mariel, los alzados, los campesinos que luego movieron a los pueblos cautivos”, responde el historiador Arsenio Rodríguez Quintana. 
En los años posteriores a los hechos del Mariel y el Maleconazo, aunque no todas muy conocidas, sí hubo acciones cívicas contra la dictadura, algunas con más impacto que otras. Eso sí, fueron generalmente aisladas y con baja convocatoria. 
Los grupos de oposición organizada que existían dentro del país fueron en esta época, entre el final del siglo XX y el comienzo del XXI, los principales actores que pedían cambios. Los integrantes de estos grupos y sus familiares pagaron con sus cuerpos tal afrenta al sistema. 
Entre los movimientos de este tipo más importantes se encuentra el Proyecto Varela, promovido por el Movimiento Cristiano de Liberación, del activista Oswaldo Payá. Esta iniciativa, que funcionó entre 1998 y 2004, recogió más de 10.000 firmas para pedir, por cauces oficiales, la convocatoria de un referéndum que condujera a una transición hacia un sistema democrático.
El gobierno no solo ignoró el Proyecto Varela, sino que, en 2003, encarceló a un grupo de 75 personas militantes de los principales grupos de oposición. Esto, la llamada Primavera Negra, desencadenó un movimiento de mujeres familiares de presos: las Damas de Blanco, que lucharon por la liberación de sus esposos, hermanos o hijos y que ha estado activo desde entonces, denunciando la situación de los presos políticos. 
El Proyecto Varela y las Damas de Blanco figuran entre las manifestaciones de disenso más reconocidas de este siglo. Pero el hecho de que el gobierno satanizara estos movimientos y persiguiera a sus promotores, sumado a las dificultades de la población para encontrar información independiente –el acceso a Internet prácticamente no existía en Cuba entonces– contribuyó a apagar cualquier llama, antes de que fuese replicada.
En la actualidad, según explica Juan Antonio Blanco, director del Observatorio Cubano de Conflictos, en el monitoreo que realizan han encontrado que las protestas o manifestaciones de descontento son “en su inmensa mayoría iniciadas por ciudadanos sin vínculos con los grupos de opositores políticos”. Tienen como eje demandas económicas, sociales o culturales.
A la par, asegura Blanco, han constatado que cuando arrecia la represión como respuesta a estas protestas, se da la paradoja de que las manifestaciones se incrementan aún más, para denunciar la situación de los presos o los abusos policiales. 
Estos ciclos de protesta, limitados pero constantes, sin embargo, no inducen a la población a mayores niveles de organización. “El actual movimiento de protestas, a diferencia de la resistencia armada y la no violenta de décadas anteriores, no está estructurado. No hay secretarios generales, presidentes, ni juntas de coordinación. Por lo que los supuestos ‘cabecillas’ que siempre trata de identificar la Seguridad (del Estado) no existen”, sostiene Blanco.
Internet es un peligro y lo saben
En julio de 2021 ya el país no era el del Maleconazo o el de la Primavera Negra. La mayoría de la población estaba conectada a Internet y redes sociales como Facebook contaban con varios millones de usuarios. Las directas y las publicaciones que salieron de San Antonio de los Baños el 11J llegaron a miles de otros cubanos en otras provincias que decidieron seguir el ejemplo. 
El doctor Wilber Álvarez, por ejemplo, que vive en Contramaestre, Santiago de Cuba, relató a CubaNet que él decidió protestar en su localidad al ver en las redes los videos de San Antonio de los Baños y la vecina Palma Soriano. “Facebook y Telegram estaban llenos de videos. Un amigo me avisó que se tiraron para la calle. Él me animó a hacer algo”, explica el doctor en estomatología. 
Antes de diciembre de 2018, cuando comenzó el servicio de datos móviles para teléfonos celulares en la Isla, Wilber y su amigo Ibrahim hubiesen tenido muchas dificultades para enterarse de la protesta y ponerse de acuerdo entre ellos para manifestarse. 
Con el acceso a Internet solo restringido a lugares públicos muy puntuales, como sucedía hasta 2018, los habitantes de San Antonio de los Baños no hubiesen podido retransmitir en directo su protesta. En el resto del país, los usuarios de la red habrían necesitado horas para enterarse. 
Disponer de Internet en todas partes y privacidad para usarlo fue clave para que el 11J sucediera. Y esto es algo que el gobierno conocía, tenía previsto y había tratado de evitar, extendiendo el control que ejercen en el mundo off line a la red. 
En 1996, antes de permitir las líneas celulares privadas o que los cubanos accedieran a la web, Cuba reguló Internet por primera vez. El Decreto-Ley 209 estableció que el acceso a las redes de información tendría un “carácter selectivo” y que tendría que estar “en correspondencia con nuestros principios éticos”. 
A esta primera norma le siguieron toda una serie de regulaciones cada vez más restrictivas de la libertad de expresión. A medida que el país estaba más conectado, los usuarios de las redes estaban cada vez más amordazados, como puede verse en la siguiente línea del tiempo.

Uno de los puntos culminantes en este avance de la censura no fue la introducción de una ley, sino una práctica que se ha vuelto recurrente: los cortes selectivos de Internet a determinadas personas o en ciertas áreas. El objetivo es claro: evitar que la información se propague y que más personas se sumen a las protestas.
Así ocurrió, por ejemplo, el 26 de noviembre de 2020. Aquel día, las redes sociales y otros servicios súbitamente dejaron de funcionar en Cuba. Uno de los primeros apagones en la corta historia del Internet nacional ocurrió cuando un grupo de artistas del Movimiento San Isidro (MSI), que estaban en huelga en un edificio de la calle Damas de La Habana Vieja para exigir libertad para crear, fueron desalojados a la fuerza.   
Los cortes, sin embargo, no pudieron evitar que al día siguiente, el 27 de noviembre de 2020, un grupo de artistas y jóvenes intelectuales se sentaran frente a la sede del Ministerio de Cultura en La Habana para protestar por lo sucedido el día antes y demandar, entre otras cosas, el cese de la criminalización del arte. 
En esta protesta, de nuevo, Internet jugó un papel clave, ya que gracias a las redes sociales y sistemas de mensajería los presentes convocaron a otros y para el final de la noche cientos de personas se congregaron frente a la sede del Ministerio. El llamado 27N sería uno de los antecedentes principales del 11J y de la marcha del 15 de noviembre de 2021, el 15N.
Que el régimen aplicara cortes de Internet para tratar de silenciar la represión contra el Movimiento San Isidro era un reconocimiento a la importancia que había adquirido en las redes este colectivo. Pese a estar circunscrito a un grupo de artistas de un barrio de La Habana, muchas de las acciones del MSI se habían convertido en fenómenos de alcance nacional e internacional. 
“El manejo que hicimos en redes sociales fue determinante para trabajar y darnos a conocer”, concluye Yanelys Núñez, una de las fundadoras del Movimiento.
Este pequeño grupo de creadores, entre otras acciones, organizó en 2018 una bienal de arte alternativa cuando las autoridades decidieron cancelar la bienal oficial de La Habana sin dar mayores explicaciones. 
También protestaron activamente contra la aplicación del Decreto-Ley 349 que criminalizaba el arte independiente. El Decreto no fue derogado, pero aún no ha sido aplicado, algo que habría sido difícil de conseguir sin la presión generada por este colectivo. 
“El MSI creó un referente en el imaginario popular en un momento donde había un adormecimiento. Mostramos (al gobierno) que no podían tomar decisiones arbitrarias, de modo unilateral sin que desatasen una reacción”, explica Núñez. 
El MSI, hoy con dos de sus miembros en la cárcel y muchos de ellos en el exilio, se ha convertido en uno de los referentes de la protesta pacífica en Cuba. Uno de los integrantes destacados del movimiento, Luis Manuel Otero Alcántara, es también uno de los presos políticos más conocidos del país a nivel internacional, algo a lo que ha contribuido de manera decisiva las campañas en redes que se han organizado para visibilizar su situación. 
Activismo en la red
El activismo virtual, de hecho, pese a los esfuerzos del gobierno por evitarlo, se ha convertido en los últimos años en una de las formas de protesta más comunes. 
En un país donde hay un influencer preso por burlarse del presidente Díaz-Canel en una directa, atreverse a postear cualquier contenido crítico requiere de valor y es una forma de mostrar disenso en un país en el que las autoridades criminalizan y hostigan a cualquiera que muestre pensamiento independiente. 
Protestar no es solo salir a una de las calles más concurridas de La Habana con un cartel que diga “libertad de expresión”, tal y como hizo en 2020 Luis Robles, lo que le costó una condena de cinco años de prisión. No todo el mundo está dispuesto a un nivel tan alto de exposición.
Protestar es también lo que muchos cubanos como Amelia Calzadilla hacen todos los días en las redes. Calzadilla es una madre de tres niños que se viralizó por sus videos en Facebook, criticando la ineficiencia del estado para satisfacer las necesidades más elementales de la población. 
Tras ella, salieron decenas de madres a apoyarla y también a protestar porque sus hijos carecen de alimentos, zapatos, medicinas. Este es el origen de un chat de Telegram, Madres Cubanas Unidas, que hoy tiene más de 4 mil miembros. Aunque no han llegado a dar el paso, uno de los temas recurrente que tratan las madres es la necesidad de organizar una manifestación para que las autoridades las tengan que escuchar. ¿Qué las detiene? El miedo.
El grupo, de hecho, ha sufrido boicots y hostigamientos y, según se pudo comprobar antes de esta publicación, ya no es visible, al menos, para algunas usuarias. 
Lo que en cualquier otro país sería natural, que un grupo de mujeres se organice para exigir derechos y mejoras para sus hijos en un momento de grave crisis económica, para un sistema totalitario constituye un problema de seguridad que debe ser erradicado.
En esas condiciones, algunos observadores consideran que a la sociedad cubana no le restan otras válvulas de escape que estallidos como el del 11J.
“Creo, que el nuevo estallido ya ha comenzado a generarse”, opina el historiador Arsenio Rodríguez. “Mi temor es que las próximas protestas no sean pacíficas. A los del 11J, que fueron pacíficos, los han puesto en la cárcel. O sea, que quien salga esta vez, y muchos serán familiares de los encarcelados, saldrán sabiendo que tienen que darlo todo pues serán juzgados como criminales. Eso da mucho miedo, pero también el valor de saber que tras la protesta no te queda nada, que tienes que darlo todo”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Más allá de las protestas en Cuba

Un grupo de manifestantes a favor del gobierno, en primer plano, bloquea el paso a otro de opositores que habían tomado una calle de La Habana, durante las protestas en Cuba comenzadas el domingo 11.
Foto: Jorge Luis Baños

La Habana, 15 jul.-  Las sorpresivas e inéditas protestas populares ocurridas en Cuba no solo  generan conjeturas de todo tipo, sino que renuevan los desafíos  a tener en cuenta en el contexto de las dificultades económicas del país, acentuadas por la covid y un embargo de más de seis décadas.
Escasez alimentaria y de medicamentos, que obliga a varias horas de espera frente a los establecimientos comerciales, impacto en el costo de la vida de la reforma monetaria, retorno de los molestos apagones justo con la llegada del verano, intensificación de la crisis sanitaria por la epidemia. Todo junto basta para crear malestar social en cualquier país.
Autoridades cubanas afirman que detrás de los disturbios ocurridos  el pasado domingo está la pretensión “evidente” de fracturar a las instituciones y socavar la unidad nacional.
El martes 13, el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodriguez, acusó al gobierno estadounidense de estar implicado directamente en las manifestaciones, que ocuparon prácticamente toda la isla y fueron difundidos profusamente en las redes sociales. El antecedente más inmediato de este tipo de movilizaciones se remonta a la llamada crisis de los balseros de los años 90.
El 5 de agosto de 1994, cientos de personas impulsadas por el rumor de que un barco surto frente al puerto habanero los llevaría a Estados Unidos, se lanzaron al malecón habanero en una protesta mezclada con daños y saqueos de negocios y enfrentamientos con las fuerzas policiales.
La revuelta, apaciguada tras la llegada  al lugar del entonces presidente Fidel Castro, ( 1926 – 2016) , dio paso a nuevos acuerdos migratorios con Estados Unidos y un proceso gradual de reformas  económica que incluyó apertura a la inversión extranjera, despenalización de la tenencia del dólar, entre otras muchas disposiciones.
“Advierto al gobierno de Estados Unidos que su conducta irresponsable puede tener consecuencias graves que dañen el interés nacional de ambos países”, subrayó el canciller,  quien también acusó al gobierno del estado de la Florida de vinculación con una campaña en redes sociales para promover una intervención bajo pretextos humanitarios.
El domingo 11 no hubo un estallido popular, hubo disturbios, desórdenes instigados desde Estados Unidos, con participación de personas que actuaron como agentes al servicio de potencias extranjeras, unidos a elementos delincuenciales, señaló.
“Aunque hay condiciones objetivas para la crisis económica que atraviesa el país, existe descontento, aumentado por los apagones de seis o más horas y las carencias de todo tipo. A la gente hay que darle noticias positivas, tomar medidas concretas que muevan la economía, eliminar restricciones”: Omar Everleny Pérez Villanueva.
Según un informe oficial, las demostraciones callejeras se extendieron hasta el lunes, cuando en el municipio habanero de Arroyo Naranjo, “grupos organizados de elementos antisociales y delincuenciales” intentaron llegar hasta una estación policial, vandalizaron viviendas, incendiaron contenedores y afectaron el tendido eléctrico.
En estos hechos falleció un hombre de 36 años, cuyo deceso fue notificado oficialmente al día siguiente. Se carece de datos confirmados sobre la cantidad de personas arrestadas, aunque activistas las estiman entre 100 y 150.
“Yo no salgo ni saldré a protestar en las calles porque entiendo que esa no es la solución, pero estoy cansada de pasar tanto trabajo para conseguir comida, las medicinas, para todo hay que hacer estas enormes, colas (filas) y me pregunto hasta cuándo será así”, comentó una mujer que el martes 13 esperaba comprar pollo en una tienda del barrio capitalino El Vedado.
Varias decenas de personas se aglomeraban en el lugar entre los gritos de un hombre que intentaba organizar la fila y obligarlas a guardar distancia entre sí como establece el protocolo sanitario para evitar contagios. La escena es similar desde horas tempranas, en ese y otro puestos de venta.
“Aunque hay condiciones objetivas para la crisis económica que atraviesa el país, existe descontento, aumentado por los apagones de seis o más horas y las carencias de todo tipo. A la gente hay que darle noticias positivas, tomar medidas concretas que muevan la economía, eliminar restricciones”, comentó a IPS el economista Omar Everleny Pérez Villanueva.
Agentes del orden interno de Cuba intentan contener a manifestantes contra el gobierno en el paseo del Prado, en La Habana.
El ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz, confirmó el lunes 12 que averías en las centrales termoeléctricas y en la generación distribuida, unido a un incremento significativo de la demanda en las últimas semanas provocaron mayores afectaciones al servicio eléctrico del país.
Pero la situación no es nueva.
Las limitaciones financieras y de crédito del país para reparar las termoeléctricas han estado muy marcadas por el bloqueo, así como los problemas en el acceso a los combustibles. “Ha sido un escenario extremadamente tenso en el que ha vivido el país en los últimos años”, agregó.
La buena nueva es que, según el titular de Energía,  “se trabaja ininterrumpidamente en resolver los problemas técnicos que tenemos en la generación base, para en el menor tiempo posible lograr la estabilidad y volver a tener una generación que pueda suplir la demanda que hoy necesita el país”.
Desde Estados Unidos, el director del Centro para la Democracia en las Américas, Jorge Quintana, Instó al presidente Joe Biden a facilitar los envíos de remesas familiares y donaciones, así como levantar las restricciones bancarias y de viaje que impiden al pueblo cubano recibir los suministros humanitarios necesarios.
La crisis económica en este país insular caribeño, expresada en una caída durante 2020 de 11 por ciento de producto interno bruto (PIB), tras muy bajos ritmos de crecimiento en años precedentes, se agudizó por los efectos de la pandemia de covid-19 que impactó las principales fuentes de ingresos.
En el primer semestre de este año, el PIB cayó dos por ciento, contrariando los planes oficiales de un crecimiento económico de seis por ciento.   De otra parte, entre los golpes de la pandemia más sentidos figura la paralización casi total del turismo, lo que significó la pérdida de más de mil millones de dólares en un año y miles de empleos en el sector estatal y privado.
A ello se sumaron más de 200 medidas de la administración del expresidente estadounidense Donald Trump (2017-enero 2021) que intensificaron el embargo  que Washington mantiene  contra La Habana desde 1962, el cual obstaculiza el acceso a créditos y la inversión extranjera.
Un grupo progobierno de Cuba corea consignas a favor de la defensa de la Revolución en una céntrica calle de La Habana.
Pero varios expertos consultados por IPS coincidieron en que el bloqueo, como se denomina al embargo internamente,  no acabará mientras Estados Unidos sienta que le está funcionando para sus objetivos de modificar el sistema político en Cuba.
“La clave está en nosotros, es urgente y necesario propiciar transformaciones profundas, romper cualquier resistencia a los cambios”, dijo uno de estos especialistas.
Economistas recomiendan apresurar reformas como el fomento de todas las formas de propiedad, incluida la cooperativa y promover los vínculos entre ellas en pos del desarrollo del país, e impulsar la Inversión Extranjera Directa sobre todo en actividades de exportación que permitan la generación de ingresos en divisas.
Asimismo, eliminar el monopolio al comercio exterior de modo tal que todos los actores que lo deseen puedan importar y exportar directamente y dinamizar los sectores productores de bienes para el consumo nacional y la exportación, con énfasis en la producción de alimentos y enfoque de cadena de valor.
“Si en un año nuestra biotecnología fue capaz de aportar el hallazgo de las vacunas para el bien de nuestro pueblo y de la humanidad, considero que es posible, en un lapso no tan prolongado de tiempo, generar impactos positivos en la economía que alivien la tensa situación que atraviesa el país”, dijo la economista Betsy Anaya en un artículo sobre la crisis.
ED: EG

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.