HAVANA CLIMA

Patricia Villegas

La flor de fuego que vive en Patricia

Patricia Villegas planea que teleSUR sea una organización cada vez más grande y eficiente, con gente que comprenda cada vez más los fenómenos complejos de hoy.Patricia Villegas es una especie de duende apasionada que no salió por arte de magia de la caja parlante que hoy llamamos televisor, sino que llegó a Venezuela como lo hacen muchos peregrinos, a través de autobuses o aviones; pero cargando no una, sino tres maletas de sueños.
“Aquí he vivido los momentos más intensos de la vida de teleSUR y por qué no, de mi vida”. Dice sin tan siquiera preguntar mi nombre.
Quizás intuye la curiosidad; así que prosigue: “Te diré lo que para muchos es un secreto a voces: planeo que teleSUR sea una organización cada vez más grande y eficiente, con gente muy capacitada, que comprenda cada vez más los fenómenos complejos de hoy”.
Nadie como ella entiende la dinámica de un Canal que apuesta por los pobres de la Tierra, esos a quienes los grandes medios prefieren obviar. A Caracas llegó en 2005 y se desempeñó como presentadora de noticias y programas informativos hasta convertirse, 6 años después, en la presidenta de la nueva televisión del sur.
“Copiar es más fácil que inventar o crear; te lo dice alguien que llegó a Venezuela hace 16 años para asumir un proyecto que en teoría estaba listo para salir al aire, pero la verdad, lo único que había era un proyecto escrito en una hoja de papel”, confiesa.
Y fue esa pasión por el periodismo lo que la obligó a quedarse y dejar su bellísima Cali, en Colombia: “Nunca soñé dirigir una multinacional como teleSUR, me parece que es como muy rosa y en la vida real no siempre ocurre así, pero uno tiene que ser leal a sí mismo. Si te gusta el periodismo, si te corre por las venas, se leal a esa pasión”.
“Este oficio es extremadamente interesante. Si estalló el conflicto en Ucrania, corre a leer, a estudiar, corre al mapa, a comprender el porqué de las cosas; eso no sucede con otras profesiones, pero sí con el periodismo que es dinámico, vertiginoso”.
“La vida se nos va en una historia”, cuenta y la razón le asiste; “esa pasión persíguela que vale la pena si es esto lo que decidiste para tu vida”.
Con un currículo extenso y tan merecida fama pensé, tal vez; su oficina sería una especie de control galáctico con infinidad de botones y pantallas, muy parecido al de las naves interestelares que nos muestran en Star Wars. Pero me equivoqué y por mucho.
En una habitación sencilla, sin lujos de ninguna índole, la mujer que tengo delante de mí, mira y el cosmos yace en su mirada. Así de inmenso es su mundo interior.
“Quisiera un teleSUR que tenga muchos lugares dedicados a la producción de contenidos, que produzca en muchos idiomas, aunque actualmente producimos en español e inglés y hacemos un noticiero en portugués”.
Quisiera que teleSUR siga presente en los grandes acontecimientos globales; quisiera que la historia de América Latina y el Caribe en lo particular, estuviera retratada y registrada por nosotros”.
Le digo que en mi opinión el Canal ha cumplido con el propósito para el cual fue creado, ella asiente, pero luce preocupada. Pensé haberla molestado, al fin habla: “nunca imaginé presenciar lo que hemos vivido esta semana en términos de comunicación e información”.
Ahora entiendo el suspiro; ella y el equipo de teleSUR han sufrido golpes bajos, discriminaciones, intentos de humillación y “apagón” por parte de potencias hegemónicas y hombres poseedores de la efímera ilusión del poder.
“Lo he sufrido en carne propia cuando nos ha ocurrido a nosotros, pero nosotros somos, digamos, un canal desde el sur; una especie de emprendimiento de países que buscan narrar su propia historia de una manera diferente, pero que se lo hagan a Rusia, una de las grandes potencias, ha sido impactante”.
Una vez presenciado los últimos acontecimientos, aclara, quisiera que teleSUR fuera capaz de sortear con éxitos obstáculos de esa naturaleza: “Hoy estoy más convencida que nunca, tenemos que crear nuestras propias autopistas de distribución de contenidos para que estas no puedan ser bloqueadas con facilidad”.
“Quiero entonces un teleSUR con trabajadores comprometidos y soñadores. Al contar nosotros las realidades de los pueblos, disputamos de una forma muy seria lo que conocemos como “democracia”.
“Creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente debajo de la almohada de mi niñez”
El equipo cubano de prensa en Venezuela intercambia con Patricia, quien con toda naturalidad acepta el desafío
El tiempo, en ese afán maldito de no detenerse jamás me obliga a reducir el cuestionario. El teléfono de Patricia no deja de “notificar” ni siquiera por un segundo, aunque ella se empeña en ignorarlo.
Cuando habla o ejerce el periodismo olvida hacer aquello que califica como trivial o nimiedad, aunque para muchos el pagar la factura eléctrica y hacer las compras pudieran ser prioridades.
Tanto es así que mientras cubría el golpe de Estado en Honduras, su segunda cobertura como directora de información de teleSUR, “mi casa se quedó sin electricidad y sin agua porque no pagaba las facturas”.
“Básicamente iba a la casa tan solo a ducharme y cuando un día no salió ni una gota del grifo me preocupé hasta que entendí, todo se debía a mi olvido o falta de tiempo”.
Obviamente desde que nació su hijo no puede permitirse esos olvidos: “Hace 9 años que nació Simón y ya no me puede pasar esto, porque mi hijo necesita incluso de comida para desayunar”. Ríe por vez primera y hablamos de un pequeño tesoro que ha hecho de los pasillos y estudios del Canal el centro del universo.
De hecho, fue Simón quien me guío hasta la oficina de la presidenta; pero antes me mostró su escondite preferido en “todo el mundo mundial” y me habló del sueño de ser, a diferencia de su mamá, paleontólogo y descubrir nuevos fósiles.
“Siempre lo llevo a sus actividades escolares y mientras él nada, yo trabajo pegada al teléfono, aunque claro, si tengo una cobertura intensa en teleSUR no nos podemos mover de aquí, pero trato de que sea un niño igual a los demás, sin compararnos con nadie”.
“Por ahí anda, seguro te lo encontraste cuando recorriste el edificio porque se lo conoce de una punta a la otra. A veces me da miedo porque sé, no estaré por siempre en teleSUR y se lo he dicho, pero él siente el Canal tan propio que entra en pánico”.
Patricia bromea, dice que, en cierta ocasión, durante un encuentro con Nicolás Maduro, el crío se atrevió a “rectificar” al presidente del país, “imagínate todos nos quedamos mudos, en suspenso, nunca habíamos comentado sobre ese tema en casa, eso le nació a él y el presidente Maduro lo disfrutó mucho, tanto fue así que luego quiso compartir con Simón”.
Veo mi oportunidad y le pregunto por la Patricia que no se ve en cámara; ella acepta el desafío: “Ocuparme del hogar y de teleSUR a la vez es muy complicado, no sé cómo, pero todo sale; eso sí, algunas labores hogareñas me quedan mal, pero salen. El esfuerzo es legítimo y válido”, vuelve a reír.
“Me levanto muy temprano, duermo poco; de hecho, ahora estoy activa desde las dos de la madrugada porque hago tres o cuatro turnos de trabajo, pero la verdad, no es fácil”.
“Creo en el perro de Ulises, en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas, en el loro de Robinson Crusoe”
Miro el reloj, ya le he robado a Patricia Villegas casi una hora entera, aunque más que una entrevista, pareciera una charla entre colegas, así de sencilla es.
—Me excuso sin formalidades y una vez más voy directo al grano: ¿A qué le teme una mujer como usted, que parece pudiera conquistar imperios? La repuesta no se hace esperar. Mucho ha meditado al respecto.
“Le temo a cansarme porque tengo unas jornadas de trabajo muy intensas y ya cuando caigo rendida en la cama pienso que antes la batería me duraba más”.
“Tal vez es que soy demasiando dura con mismo misma, pero es que nuestras coberturas son demasiado intensas. Una de ellas me tocó hace casi 10 años ya, cuando el conflicto en Libia, estando embarazada e hice mi mayor esfuerzo”.
“Luego me tocó organizar la evacuación de Rolando Segura (también desde Libia) y terminé exhausta, algún día él y yo escribiremos un libro juntos para que todos conozcan cómo se hizo el milagro de traerlo sano y salvo a Venezuela”.
Y así me la imagino, con una barriga enorme, la nueva vida brotando en su interior y Rolando en una situación complicada, tensa, peligrosa: “fueron horas y horas de estrés, pero al menos necesito dormir dos horas al día. Así que mi mayor temor es cansarme o que no me alcancen las energías que necesita teleSUR”.
—Sé que la cocina es responsabilidad de la pareja, no de la mujer, ese es mi punto y así lo creo; pero le pregunto: ¿le gusta cocinar? ¿Sabe?
“Sí, sé y me gusta mucho cocinar, aunque como te podrás imaginar tengo muy poco tiempo para ello; pero cuando lo hago me queda bien y trato sobre todo de preparar comida colombiana y nadie en casa protesta”.
“El desayuno lo hace siempre mi esposo y yo las compras, además me toca la responsabilidad más difícil de todas: preparar la maleta de Simón (risas)”.
—¿Puede separar a la periodista de la presidenta de teleSUR?
“Sí, claro, todo el tiempo. Por eso ya ejerzo poco el periodismo directamente, pero recién entrevisté a Ignacio Ramonet, porque no se me quita esa pasión por dentro de querer ser yo quien haga las preguntas”.
Por ello cuando las movilizaciones en Colombia, en plena pandemia, hizo un podcast cada día ante la necesidad de contar lo que allí se vivía: “Después de dirigir el equipo me sentaba a editar y el podcast salí tarde, pero salía”.
Cuando asumió la responsabilidad de dirigir teleSUR, dice, lo hizo sabiendo que coordinaba el trabajo de un equipo de personas con mucho talento y es esa su función principal, “pero cuando me queda un huequito libre, hago yo las preguntas”.
—¿Qué opinión te merece la prensa cubana?
“Te confieso que, por muchas razones, uno de los momentos más bellos de estos últimos 16 años lo viví cuando inauguramos el Centro de producción de contenidos de teleSUR en La Habana y una de ellas es porque le muestra a la prensa cubana que no se trata del lugar, sino de cómo produzcas los contenidos.
Entonces allí, donde los periodistas cubanos desempeñan sus roles tradicionales, también se suceden los esquemas de contenidos de teleSUR, 24 horas los 7 días de la semana. Es como un hito para nuestra historia reciente.
Hemos crecido y hemos enfrentado grandes desafíos, que nadie piense ha sido un camino de rosas, pero la verdad es cada vez producimos más contenidos y mejor, en mi modesta opinión.
Siempre he dicho que Cuba tiene la audiencia más educada de América Latina y el Caribe y eso no es una lisonja, es una realidad porque los niveles educativos de Cuba distan mucho de lo que sucede en otros países y para mí también posee los periodistas mejor formados.
Las universidades cubanas y en particular la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, gozan de un enorme prestigio, así que la Isla tiene una enorme materia prima para producir contenidos, pero es necesario entender que el consumo hoy por parte de las audiencias es distinto.
A mi juicio, el reto para la prensa cubana actual está en que esa enorme capacidad (que tienen) pueda traducirse en nuevos formatos, en nuevas formas de contar, en que los noticieros cada vez más reflejen la realidad, la cotidianeidad de su gente.
Estoy convencida que lo van logar. Parir una nueva forma de decir y contar la noticia nunca es fácil, pero las audiencias ya lo reclaman y la propia realidad cubana así lo exige.
Y eso se lo digo a quienes comienzan a trabajar en teleSUR.
No es lo mismo llegar a una organización en la cual ya todo está hecho y donde te incorporas como parte del equipo, a llegar a un medio como este, joven, donde hay una cantidad de procesos que funcionan, pero muchos otros están por nacer, entonces te sumas a esos nuevos nacimientos con ideas, con pasión, con ímpetu.
Se trata simplemente de contar la notica de forma diferente”.
Le extiendo la mano en señal de agradecimiento y le confieso hice mía su entrevista al presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez en 2018.
Le hablo de “sana envidia” ante tamaño entrevistado y una vez más sonríe con el alma en la mano: “Tengo una relación muy especial con Cuba, a la que llamo la Isla de mis amores”. Se despide con un gran abrazo, de esos que inspiran a volar o a pensar en un mundo mejor.

Leer más »

Patricia Villegas: «La sinfonía de relatos muere ante nuestros ojos»

CARACAS, Venezuela. –«Con la Cuba de mis amores tengo una relación especial», dice, en medio del diálogo, esta mujer de Latinoamérica, nacida en Cali, Colombia, y desde hace 16 años establecida en Caracas, donde lidera la multinacional Telesur.
A Cuba la mencionó muchas veces, aunque otro, no la Isla, es el tema de la entrevista con la colega, todavía joven, pero dueña de una experiencia profesional que es, además de vasta, hermosa, pues la cultivó en escenarios tan complicados como el conflicto de Colombia, y en más de un acontecimiento crucial en la Venezuela de la década y media reciente.

Patricia Villegas Foto:

A Patricia Villegas no le sorprende la dimensión de la guerra mediática en curso, como parte del actual conflicto en Ucrania.
«América Latina y el Caribe han vivido algo así como proyectos pilotos de lo que pasa hoy con los medios públicos de Rusia, excluidos de toda posibilidad de distribuirse en Europa, en cualquier plataforma; nos lo dice la propia historia de Telesur.
En momentos muy cruciales de nuestra región el canal ha sido excluido, como ahora Rusia.
Esta vez no es contra Venezuela o Cuba, que somos parte del Sur; ahora es contra una gran potencia, por eso el impacto. Tras la II Guerra Mundial, los poderes fácticos habían establecido en el terreno mediático como una suerte de tregua tácita entre los grandes; ahora es contra uno de los gigantes; eso es lo nuevo.
Rusia en este caso, como lo han hecho Cuba, Nicaragua, Bolivia, y como la propia experiencia de Telesur, se dedicó a producir contenidos contrahegemónicos, o sea, el otro relato, que rescata esa parte no contada de nuestra historia; eso es importante». ̶  ¿Y además suficiente?
̶   No. Para quebrar el discurso dominante, que como vemos, tiene gran capacidad de producir contenidos e historias, reproducir sus puntos de vistas y silenciar la otra voz, tenemos que desarrollar nuestras propias avenidas de distribución; hoy usamos las mismas de los medios occidentales. Los chinos hicieron su propio chat, y los rusos tienen a Telegram, pero no basta.Todavía estamos tratando de entender la ofensiva mediática occidental y la respuesta rusa; el momento es un parteaguas en la historia comunicacional; el mundo de la sinfonía de relatos muere ante nuestros ojos, la ilusión de esa construcción existía en muchos de nosotros.
EN EL MOMENTO ADECUADO Y CON Y PERIODISTAS CAPACES
Aunque una voz modesta, si con los grandes nos comparamos –valora Patricia–, somos conscientes de nuestra responsabilidad en construir un sentido distinto de las grandes historias contemporáneas; así lo hicimos en conflictos recientes.
En Libia, por ejemplo, tuvimos la capacidad de llegar en el momento adecuado, con la tecnología adecuada y periodistas capaces. Fuimos los primeros en decir que en la Plaza Verde de Trípoli no había población civil bombardeada por las fuerzas de Gadafi; denunciamos la retención de periodistas en un hotel en Trípoli, cuando llegaron los denominados rebeldes; y nos anticipamos a mostrar los campos de esclavos, tras el asesinato de Gadafi en su país.
̶  Y en esa ocasión, ¿la censura no actuó contra Telesur?
Claro. Incluso, periodistas de varias agencias de noticias les preguntaban a los nuestros, «¿qué hacen ustedes aquí?»; es la concepción de que algunas historias pueden ser contadas solo por determinados medios. El conflicto de Siria lo hemos cubierto igual con intensidad; tuvimos un periodista herido en medio de la confrontación.
En circunstancias muy complejas, seguimos la lucha por la otra parte del relato; no lo digo de manera maniquea, me refiero a que el otro no muestra la complejidad de la historia; el gran reto de nosotros es que el relato informativo no sea ficción, con un protagonista y un antagonista; la guerra no es buena ni mala, es compleja, no podemos valorar las cosas como los medios occidentales, que llevan una lectura telenovelesca en los noticieros.
EL CONFLICTO DE UCRANIA, EN TELESUR
Desde el estallido de esta fase del conflicto –que no nació hace ocho días–, nos hemos enfocado en el seguimiento de los hechos, pero también en contar un poco de la historia, detalla Villegas, otros medios no dan herramientas para entender el fenómeno.
̶  ¿Lo hacen por conveniencia?
̶  Es deliberado, Claro, no incapacidad profesional; quieren construir sujetos con menos capacidad de análisis frente a los hechos; lo vemos ahora en la construcción del «enemigo ruso»; como síntoma social, cosas que pueden parecer ridículas son muy peligrosas; que una heladería en Argentina no venda la crema porque es rusa, que por los mismos motivos unos gatos no puedan participar en determinado concurso, o que el director de orquestas ruso tenga que salir de una sinfónica de Alemania…

No son hechos menores, responden a políticas públicas replicadas de una manera muy intencional por los grandes medios occidentales. Así como en un momento determinado en América Latina el gentilicio de Venezuela fue estigmatizado, y todo venezolano era pobre, paupérrimo, «no tenía ni con qué comer en un país que se estaba cayendo a pedazos», ahora mismo están haciéndolo con los rusos; son «el peligro, representan la guerra, la nueva invasión a Europa»; tales construcciones están dando unos frutos a escala social, que nos llevan a tensiones muy peligrosas en todo el planeta.
Al usuario se le hace cada vez más difícil encontrar un relato alternativo; Europa bloquea esa posibilidad para quien la busca; en el metro de Madrid nadie se sienta frente al móvil a ver qué medios alternativos hay en el planeta; tú entras a la plataforma que quieras, y tienes el mismo relato que habitualmente consumes; de modo que, el reto va más allá de producir contenidos, hay que ocuparse de distribuirlos de manera más eficiente, y burlar la cesura. La batalla es desigual, pero tenemos que darla.
Cuba tiene las audiencias más educadas y los periodistas mejor formados de América Latina y el Caribe; fabulosa «materia prima» para producir contenidos distintos; el gran reto está en que esa enorme capacidad pueda traducirse en nuevos formatos, en nuevas maneras de contar, en noticieros que cada vez reflejen mejor la realidad que vive la gente; estoy convencida de que van a logarlo, las audiencias lo reclaman y la propia realidad cubana lo exige.

Leer más »

Testimonio al pie del recuerdo

Foto: Archivo

CARACAS, Venezuela.—Esa tarde ella había salido en busca de una entrevista hacia un local próximo al Hospital Militar de Caracas; iba sola con el conductor del vehículo; ya los demás integrantes del equipo la esperaban en el lugar acordado.
«En el trayecto recibo una llamada del entonces ministro de Comunicación, Ernesto Villegas; me solicitaba que el equipo que estaba esperándome les prestara el servicio, solicitud a la que, por supuesto, accedí.
«Pero eso me pareció algo raro; sentí como un pálpito, un temor, y le pedí al chofer que sintonizara la radio; al minuto anunciaron una comparecencia de Nicolás Maduro, y mi temor aumentó; en efecto, el hoy presidente de Venezuela anunció la noticia; había fallecido el comandante Hugo Chávez.
«Entonces decidí ir directo para el Hospital Militar. La noticia se esparció de inmediato; en las aceras, la gente, arrodillada, lloraba con la vista hacia el cielo. Las calles pronto se congestionaron; el desplazamiento del vehículo llegó a hacerse imposible. Decidí que tenía que llegar, no sé cómo, pero llegar cuanto antes, y en esa búsqueda opté por una moto de alguien que no conozco.
«Ya estando más cerca, continué a pie, de prisa, con todo y los tacones altos de mis zapatos; al llegar al punto de control me identifiqué: soy Patricia Villegas, periodista de Telesur, debo entrar de urgencia.  Me permitieron pasar; ofrecí las primeras referencias, desde el periodismo, sobre la muerte de Chávez, entrevisté a compañeros de él, a algunos familiares; pude establecer varios enlaces en vivo con nuestro canal.
«En esas circunstancias los teléfonos casi colapsaron, todos los venezolanos intentaban llamarse entre sí. Opté por comunicarme con los trabajadores de Telesur a través de la única vía de la que dispuse; la cámara. Cuando no estaba en vivo les hablé; ellos me veían, yo a ellos no; el llanto no nos puede paralizar, les dije; lloremos pero no dejemos de cumplir con nuestro deber: informar.
«Prevaleció el instinto de cumplir. Pasadas las 11 de la noche, de regreso al canal, fue cuando comencé a pensar en la dimensión de lo que nos estaba ocurriendo; fue muy doloroso. Han pasado nueve años y aún lloramos a Chávez; hay como una angustia, desde la siembra del comandante, como les decimos aquí; esa manera hermosa de nombrar el suceso, da la idea de que su ejemplo renace, de que florece».

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.