HAVANA CLIMA

OCLAE

Presidente de la Oclae: “La meta es transformar América Latina y el Caribe”

Corría el 11 de agosto de 1966. En La Habana se desarrollaba el IV Congreso Latinoamericano de Estudiantes y el Comandante en Jefe Fidel Castro tuvo la idea de crear una organización que unificara a los movimientos estudiantiles progresistas de la región, basada en los principios de solidaridad, antiimperialismo y antifascismo.
Fue así como surgió la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), con la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de Cuba en su presidencia, gracias al voto de 23 organizaciones de la región.
En los congresos siguientes y hasta la actualidad, la FEU sería ratificada al frente de los estudiantes comprometidos con las causas justas en América Latina.
Este jueves, cuando la Oclae cumple 56 años de fundada, Cubadebate conversa con su líder, Leonel Pérez Friman, estudiante de quinto año de Medicina.
¿Qué aspectos distinguen actualmente a la Oclae?
-Hoy la organización está integrada por más de 35 federaciones estudiantiles de izquierda y centro-izquierda (secundarias, universitarias y de posgraduados) de cerca de 22 países de la región. Trabajamos en conjunto por una educación pública, gratuita y de calidad.
“También nos sumamos a las luchas antimperialistas en el continente y defendemos causas como la paz en Colombia, la independencia de Puerto Rico, el cese del bloqueo contra Cuba, la protección del medio ambiente, la igualdad de género, los derechos humanos, entre otras”.
Leonardo Pérez Friman se desempeña como presidente de la Oclae desde 2020. Foto: Cortesía del entrevistado.
¿Cómo se estructura una organización tan abarcadora?
-De manera oficial, todos los estudiantes de la FEU y de la FEEM de Cuba, al igual que de las federaciones latinoamericanas y caribeñas que integran la Oclae, son miembros de esta, solo por encontrarse su organización incluida.
“La Oclae está compuesta por un secretariado general (que reúne a todas las federaciones asociadas), el Congreso Latinoamericano (el máximo órgano de dirección), y el secretariado ejecutivo.
“El secretariado ejecutivo, en particular, se compone por miembros de cuatro organizaciones que representan a varias regiones del continente: por la parte del cono sur, está la Unión Nacional de Estudiantes de Brasil; por la región andina, la Federación Venezolana de Estudiantes de la Enseñanza Media; por la región de Centroamérica, la Unión Nacional de Estudiantes Nicaraguenses y también por Centroamérica y el Caribe, la FEU de Cuba. Cada cual tiene un representante asignado. En mi caso, soy el representante de la FEU como presidente de la Oclae”.
Supongo que durante el aislamiento pandémico que recién finaliza haya sido complejo coordinar las acciones de la organización, al no poder realizarse encuentros presenciales. ¿Cómo desarrollaron el trabajo?
-Imagínate que yo asumí como presidente en agosto de 2020, en pleno apogeo de la COVID-19. Lo que hicimos entonces fue llevar a cabo las reuniones del secretariado vía online.
“Nos reuníamos todos los meses por ese medio y chequeábamos los avances y las tareas a cumplir, además de tener nuestro grupo de WhatsApp, donde coordinábamos las tareas. Los cuatro miembros del ejecutivo trazábamos pautas. Luego compartíamos la información y dialogábamos con los miembros del secretariado general.
“En noviembre de 2021 fue que pudimos llevar a cabo la primera reunión del secretariado general de manera presencial, en Guadalajara, México. Allí participaron más de 15 países, a pesar de la compleja situación que se mantenía, por la COVID-19.
“Como las vacunas posibilitaron controlar un poco la enfermedad, en febrero de 2022 nos volvimos a reunir en Caracas, Venezuela, y aprobamos celebrar el Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes (CLAE) para noviembre de este año, en la misma Caracas”.
Tras un receso de los encuentros presenciales, a causa de la pandemia de COVID-19, la Oclae volvió a reunirse en México, en 2021. Foto: Cortesía del entrevistado.
¿Cómo marchan los preparativos de ese encuentro?
-Es una vorágine tremenda. Ten en cuenta que se trata de la magna cita del movimiento estudiantil en la región y la primera que desarrollaremos tras el tenso período de pandemia.
“Aspiramos a contar con más de 2 000 estudiantes de todo el continente, para movilizar y unificar más a nuestra membresía.
“Ahora estamos dando los últimos toques a los preparativos de lo que vendría siendo la vida interna del CLAE, por ejemplo, cómo estarán distribuidas las principales conferencias magistrales, las mesas de debate, cuál será el programa general del evento y las líneas más importantes a discutir (que incluirán el enfrentamiento a la mercantilización de la educación, las políticas de género, las políticas neoliberales y las alianzas de América Latina como mecanismos de integración).
“Debo señalar también que el Congreso estará dedicado al Che, al cumplirse este octubre 55 años de su asesinato, y que haremos talleres sobre liderazgo y la importancia del movimiento estudiantil, las movilizaciones y las marchas”.
Obviamente, esa labor debe ocupar la mayor parte de sus esfuerzos en estos momentos, pero ¿en qué otros proyectos está inmersa la Oclae?
-Desde el año pasado estamos enfrascados en el fortalecimiento de nuestras principales campañas. Una de las fundamentales es la paz en Colombia, pues somos una de las organizaciones veladoras por el cumplimiento del acuerdo de paz, desde su firma en La Habana en 2016.
“Del 29 de julio al 4 de agosto pasados la Oclae desarrolló la primera misión estudiantil y juvenil de acompañamiento y observación a la implementación de los acuerdos finales de paz. Ahí participaron federaciones estudiantiles de nuestra organización y fueron las que llevaron la voz cantante durante todo este proceso.
“Otra de las campañas en las que estamos inmersos es la iniciativa contra la mercantilización de la educación. Se trata también de una de las más importantes, porque los gobiernos neoliberales intentan fracturar constantemente la equidad educativa y nosotros apostamos por una enseñanza pública, gratuita y de calidad, sin mayor “venta” del conocimiento en las universidades privadas.
“Además, es deber de la Oclae contribuir a la consolidación del movimiento estudiantil; acompañar las luchas de los pueblos, en temas como desempleo, migraciones, calidad de vida, entre otras problemáticas que limiten su desarrollo; así como fomentar y coordinar los movimientos sociales que se desarrollan en nuestros países”.
La organización está integrada por más de 35 federaciones estudiantiles de izquierda y centro-izquierda de cerca de 22 países de la región. Foto: Cortesía del entrevistado.
¿Cuáles han sido los principales logros de la organización en estos 56 años?
-El primero es mantenerse más de medio siglo articulando al movimiento de estudiantes latinoamericanos y caribeños, que es bien heterogéneo. Además, permanecer hasta la actualidad como la principal plataforma vinculante de los movimientos estudiantiles en el territorio es, por sí solo, un mérito.
“Pudiera decirte también que en estos años hemos ganado reconocimiento de organizaciones internacionales como la ONU. Trabajamos dentro del sistema de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y tenemos carácter consultivo en la Unicef, así como estatus consultivo especial en el Consejo Económico y Social (Ecosoc).
“Por otra parte, hemos participado en los principales procesos del continente durante estos años, porque consideramos que los estudiantes deben liderar las transformaciones sociales. Procesos electorales y manifestaciones históricas (como las de Chile) han contado con la presencia de la Oclae y hemos generado un movimiento internacional capaz de renovar los cimientos de la izquierda latinoamericana”.
¿Qué importancia tiene, en el contexto actual, que exista una organización como la que diriges?
-Nuestra organización aglutina a federaciones estudiantiles que luchan por el progreso, la justicia social y la igualdad plena en sus pueblos. Pero deben batallar constantemente con determinados sectores, instituciones e, incluso, con los gobiernos de sus países.
“Entonces nuestro papel rector, de apoyo y asidero es fundamental, sobre todo en la actualidad, que somos exponentes de un discurso y accionar contra hegemónico, ante una cultura capitalista agresiva, que entiende de dinero y no de seres humanos.
“Facilitamos a nuestros miembros levantar su voz y hacer denuncias en este marco internacional. Pero, a la vez, somos una plataforma de unidad de la izquierda estudiantil latinoamericana que lucha por un mundo mejor.
“El lema del XIX Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes reza: ‘De la resistencia a la revolución, otra América es posible’. Y eso es lo que significa la Oclae. Transformar la realidad y buscar otra América Latina, que sí es alcanzable con la unidad de todo el sector estudiantil latinoamericano y caribeño”.

Leer más »

Fidel inspira a estudiantes de Latinoamérica y el Caribe (+ Video)

Un tributo al pensamiento y la obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, a 95 años de su natalicio, inspirador de juventudes de la América Nuestra, resultó la celebración central por el aniversario 55 de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), realizada este miércoles en el Memorial José Martí, de La Habana.

Foto: Irene Pérez

Leonel Pérez Freeman, presidente de la Oclae, resaltó la complejidad de los tiempos actuales, cuando el azote de una pandemia ha puesto a prueba un sistema de Salud que ha demostrado cómo el humanismo y el carácter social de esos servicios superan las respuestas que ofrecen los intereses del mercado.

Foto: Irene Pérez

En la jornada sesionaron foros virtuales con temas que preocupan a los jóvenes en su lucha contra el neoliberalismo y el capitalismo, y se entregó la medalla conmemorativa Aniversario 55 de la Oclae, organización que es plataforma de articulación, concertación y de acción regional, integrada por 36 federaciones de una veintena de países.
También en el ciberespacio se desarrolló el panel 55 años en pie de lucha, se presentó el libro La calle es nuestra, de Rodolfo Romero Reyes, y tuvo lugar un tuitazo continental.
[embedded content]

Leer más »

Oclae dedica a Fidel Castro homenaje por sus 55 años

La Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes(Oclae) nació un 11 de agosto de 1966
Aylín Álvarez García, primera secretaria de la UJC en Cuba, hace entrega de reconocimiento a Leonel López, presidente de la Oclae, durante el acto central por el aniversario 55 de la organización estudiantil. (Foto: ACN)

Relacionados

La Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae) dedicó este 11 de agosto el homenaje por sus 55 años al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, precursor de las luchas del movimiento estudiantil en el continente.

La impronta de su figura en la integración regional centraron el discurso de Leonel Pérez, presidente de la organización, en acto celebrado por la fecha en el Memorial José Martí de La Habana, donde un día como hoy, de 1966, nació la Oclae.

El dirigente estudiantil encomió los desafíos de la organización en la actualidad, ante lo que describió como un escenario de ofensiva del imperialismo y la derecha, que impone promover estrategias conjuntas de defensa de nuestros pueblos.

A este aniversario se arriba en medio de una pandemia que ha puesto a prueba el sistema de salud, demostrando que el humanismo y el carácter social de esos servicios, triunfan sobre intereses puramente de mercado, señaló Pérez.

Sobre cómo ha enfrentado este escenario la isla caribeña, destacó que en Cuba todo el pueblo y sus autoridades no descansan en la búsqueda de soluciones.

No obstante, ‘oportunismos inhumanos han pretendido aprovechar tan difícil momento para apretar el cerco’, expresó en clara referencia al arreciamiento de las medidas del bloqueo económico de Estados Unidos contra la nación caribeña.

Justamente sobre una de las demandas fundacionales de la Oclae, la enseñanza pública y de calidad, Pérez dijo que en la isla es objetivo cumplido, y los jóvenes universitarios están en la primera línea de la batalla por la vida.

Puntualizó también que con su fundación, la Oclae se convirtió en la máxima representación de los estudiantes a nivel continental, incluso alcanzando estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas y carácter operacional ante la Unesco.

‘Su crecimiento se forjó en medio de las dictaduras militares que sacudieron el continente’, afirmó, y esa historia le sirvió para enfrentar hoy los desmanes del neoliberalismo con un impacto en la educación, derecho que se reclama en las calles donde se reprime con violencia a miles de estudiantes.

Son momentos para ‘continuar la construcción de un proyecto integracionista, que dé continuidad al pensamiento de Martí, Bolívar, Chávez y Fidel’, insistió.

El Instituto Cubano de Amistad con los pueblos, la Asociación Cubana de Naciones Unidas y el Movimiento Cubano por la Paz, así como las organizaciones estudiantiles de la isla entregaron reconocimientos a la Oclae, cuya presidencia ostenta desde su fundación la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de Cuba.

Leer más »

La Oclae a sus 55 años: Compromiso con legado histórico y homenaje a Fidel Castro

Aylín Álvarez García, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, entrega reconocimiento al presidente de la Oclae. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.Este miércoles, 11 de agosto, la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), la máxima representación de los estudiantes a nivel continental y una plataforma única para articular las luchas estudiantiles, cumple 55 años de fundada.
En el acto por el aniversario de la organización ―que tuvo lugar en el Memorial José Martí― su presidente desde 2020, Leonel Pérez Freeman, afirmó que la Oclae “nació en una coyuntura especial en América Latina y el Caribe, con una efervescencia significativa de la lucha armada y con el ejemplo latente de la Revolución cubana”.
Con el surgimiento de la Oclae, una “organización de organizaciones”, “se hacía realidad una de las mayores aspiraciones del movimiento estudiantil de América Latina: la fundación de una plataforma de articulación para el trabajo y el accionar conjunto de los estudiantes en la región”, comentó Pérez Freeman.
Leonel Pérez Freeman, presidente de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
La organización fue fundada como parte de las resoluciones tomadas en el IV Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes, que sesionó desde el 20 de julio hasta el 11 de agosto de 1966 en La Habana.
El acto por el aniversario de la Oclae fue además un homenaje a Fidel Castro. Pérez Freeman calificó al Comandante en Jefe como un “precursor de la unidad estudiantil continental, sin cuyo empuje y respaldo no habríamos conseguido la integración y el posterior desarrollo de muchas de nuestras actividades”.
“La firmeza del Comandante en Jefe es en estos instantes más necesaria. Estamos viviendo una ʻhora americanaʼ, como diría hace más de 100 años el Manifiesto Liminar de Córdoba, con una feroz ofensiva del imperialismo y de la derecha en la región, contexto que impone nuevos retos al movimiento estudiantil y, por consiguiente, a la Oclae”, aseveró Pérez Freeman.
La Oclae está compuesta por casi 40 organizaciones estudiantiles de una veintena de países y más de 100 millones de jóvenes universitarios y del movimiento secundarista y posgraduado en las región.
Algunos de sus objetivos son promover y desarrollar la solidaridad de los estudiantes latinoamericanos y caribeños en su lucha contra el fascismo, el imperialismo, el colonialismo, el neocolonialismo y la injusticia social; la defensa de la autonomía universitaria, la libertad y pluralidad de academia y de la enseñanza pública y gratuita de calidad; y luchar por la liquidación del analfabetismo, por la democratización de la enseñanza y el bienestar estudiantil, y por la defensa de la universidad pública.
La organización ostenta el estatus consultivo ante el Consejo Económico Social de Naciones Unidas desde 1997 y el de carácter operacional ante la Unesco.
Acto por el aniversario 55 de la Oclae. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Leonel Pérez Freeman manifestó que: “Su historia de resistencia y vanguardia, creció durante los oscuros periodos de las dictaduras militares que sacudieron al continente, con un costo de miles de heridos, muertos y desaparecidos, entre ellos numerosos jóvenes que hoy son mártires estudiantiles. Esa forja le ha valido para enfrentar hoy los desmanes del neoliberalismo que se hace sentir brutalmente en los derechos a la educación, reclamados una y otra vez en las calles, donde se reprime con violencia a miles de estudiantes.
“Junto a ellos, la Oclae continuará enarbolando el principio de que la educación no es mercancía y reclamando una educación pública, gratuita y de calidad. Objetivo que solo es cumplido por Cuba en nuestra región a pesar de carencias y limitaciones derivadas del más genocida y largo bloqueo de la historia moderna”.
Duani Ramos, del Grupo Moncada, interpretó “Nuestra canción” durante la clausura del acto. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
Durante el acto, el Instituto Cubano de Amistad con los pueblos, la Asociación Cubana de Naciones Unidas, el Movimiento Cubano por la Paz, La Unión de Jóvenes Comunistas, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y La Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) entregaron reconocimientos a la Oclae por su aniversario 55.
Dirigentes estudiantiles y otros invitados que asistieron al acto. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.
“En la actual coyuntura ―explicó el presidente de la Oclae― se precisa cada vez más unidad del movimiento estudiantil latinoamericano y caribeño en la idea de construir propuestas que ayuden a consolidad y promover estrategias conjuntas de defensa de nuestros pueblos y de la educación que queremos”.
El dirigente de la organización destacó asimismo que es imprescindible “continuar con la construcción de un proyecto integracionista de nuestros pueblos, que dé continuidad y vigencia a la obra y el pensamiento de Martí, Bolívar, Chávez y Fidel. Tenemos la convicción profunda de que las nuevas generaciones pueden y deben aportar mucho más a la consolidación de nuestro proyecto de integración regional y, desde la Oclae, existe la voluntad y el compromiso de trabajar en función de desarrollar esos valores”.
Vea además:
Rumbo al 55 aniversario de la OCLAE

Leer más »

La OCLAE le permitió descubrir otra Latinoamérica

Los años comprendidos entre 2003 y 2005 cambiarían para siempre la vida del joven dirigente cubano.Ernesto Fernández se convirtió en presidente de la OCLAE por puro accidente. En plena Batalla de Ideas, año 2001, culminó sus estudios en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona (hoy Universidad de Ciencias Pedagógicas). Se sentía feliz porque se iba para la Sierra Maestra a hacer su servicio social. Sin embargo, sus planes cambiaron cuando fue elegido para integrar el Secretariado Nacional de la FEU de Cuba.
En el Consejo Nacional, celebrado en Cienfuegos, se habían valorado dos opciones, que asumiera como organizador del secretariado o como presidente de la OCLAE. Por suerte para él, que le tenía pánico a todo lo que tuviera que ver con relaciones internacionales, se concretó la primera de las variantes.
De las primeras tareas que le asignaron a él y a la recién electa presidenta de la OCLAE, Yanelis Martínez, fue apoyar la formación de los trabajadores sociales venezolanos en Cuba. Cuando culminaron aquellos tres intensos meses, se decidió que Yanelis asesorara el frente Francisco Miranda, que organizaría el retorno de aquellos trabajadores sociales venezolanos, y él pasara a dirigir la organización estudiantil continental.
Los años comprendidos entre 2003 y 2005 cambiarían para siempre la vida del joven dirigente cubano. Sobre aquel período que marcó el reinicio en América Latina de los procesos de integración regional conversamos por espacio de una hora, en su oficina en el Instituto Superior de Diseño (ISDI), donde actualmente se desempeña como vicedecano.
—¿Cómo retratarías la América Latina de aquel momento en que asumes como presidente de la OCLAE?
Fidel y Chávez lideran con mucha intensidad proyectos sociales que buscan integrar a toda la América Latina. Gana Kirchner en Argentina, Lula en Brasil. Se empieza a configurar una fuerza política alternativa, comienza el Frente Amplio a tener un peso político más importante en Uruguay, gana terreno el MAS en Bolivia y se vislumbra la posibilidad real de Evo Morales, a quien habíamos visto muchas veces aquí en Cuba y por el que nunca habíamos apostado que sería presidente de Bolivia.
Se da un momento muy favorable en América Latina y eso tiene su expresión lógica en el movimiento estudiantil. Suceden distintas ediciones del Foro Social Mundial (FSM) en Porto Alegre. La OCLAE entra a ser parte del Comité Internacional del FSM y eso también le da mucha visibilidad entre el resto de los movimientos sociales, ya no solo entre el movimiento estudiantil. Es un momento favorable, en el que se facilitan muchas cosas. Por ejemplo, los gobiernos aliados comienzan a tender una mano favorable al movimiento estudiantil y se construyen alternativas desde el punto de vista educativo que fueron muy válidas.
—Por esa misma época, Chávez crea las universidades experimentales.
Sí. En Venezuela existían las universidades nacionales. Chávez crea una nueva red de centros universitarios que son las experimentales, lo cual generaría un conflicto dentro de la OCLAE. No sé si ya se habrán solucionado, pero en su momento hubo conflictos de representación. En ese momento, la Federación de Estudiantes Universitarios de Venezuela (FEUV), que era miembro de la OCLAE, se convirtió en una de las organizaciones más retrógradas y antichavistas durante los primeros años del gobierno bolivariano; incluso, tuvo posiciones contra el resto de los movimientos sociales, el movimiento indígena, el movimiento sin tierras, los movimientos sindicales y obreros.
El Foro de Sao Paulo había tenido cierta reticencia a estructuras no partidistas. Cuando comienza a abrirse, la OCLAE aprovecha ese contexto y empieza a participar. Es un momento extraordinario de articulación política con todos los actores latinoamericanos; y eso fue algo muy valioso. Después vendría el ALBA y otras agrupaciones que facilitaron un poco más el trabajo. Fue un momento de rearticulación de la OCLAE, con instituciones gubernamentales y con proyectos continentales que habían quedado aplazados y que se pudieron rescatar en ese instante.
—¿Cuánto te impactaron estas experiencias?
Secretariado general celebrado en Quito, Universidad Central del Ecuador (2004). En esta reunion se aprobó el desarrollo del XIV CLAE el año siguiente en Sao Pablo.
Me encontré con una realidad que desconocía. Tuve la oportunidad, exceptuando Belice, de visitar toda Latinoamérica, incluso algunos países en más de una ocasión. Descubrí todo lo relacionado con los pueblos autóctonos latinoamericanos y el peso que tienen en la sociedad latinoamericana, en su cultura, la deuda pendiente que hay con esa población autóctona. Yo tenía un referente porque en la carrera me había leído Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana de Mariátegui. Sin embargo, una vez que empiezas a conocer estas realidades, te das cuenta de que no solo es en Perú, sino en toda América Latina. Cuando ves la manera en que está estructurada la educación superior, cuáles son las vías para acceder a ella y cómo se conciben los planes de estudio, te percatas de que todo está diseñado para preservar una parte de esa construcción simbólica y cultural que la dictadura militar implantó.
Todo presidente de la OCLAE te hará la historia de haber sufrido la represión policial, a todos nos tocó estar en manifestaciones estudiantiles y que nos cayeran a palo y a chorros de agua. Lo más difícil fueron los compañeros que dejamos de ver en el camino, que fueron desaparecidos y asesinados. A cada uno de nosotros nos mataron un compañero, sobre todo en Colombia, muchos estaban en el secretariado; eso te marca de muchas maneras. Nos pasó con Nicaragua: recibíamos a muchos compañeros en aquellos momentos a través del Ministerio de Salud Pública para atenderlos en Cuba porque habían perdido un ojo o un miembro en alguna protesta.
El gobierno de Arnoldo Alemán había dispuesto que el 6% del presupuesto del país se entregaba a la educación superior, algo que nunca se cumplía, a pesar de que era programado todos los diciembres. En mi época, el caso más simbólico fue el de Bismark, presidente de la UNEN, que en una de aquellas manifestaciones para la exigencia de ese 6%, perdió una pierna.
—En esa época el secretariado ejecutivo residía permanentemente en Cuba.
En el ejecutivo, Sergio representaba a Nicaragua. Por Brasil estaba Rubens, quien era el más veterano; había trabajado con dos presidentes antes que yo; estuvo seis años en Cuba. Tenía una formación extraordinaria y un conocimiento de la realidad que a mí en lo particular me ayudó muchísimo; militaba en el Partido Comunista de Brasil. Fernando era el representante de Uruguay —todavía está muy vinculado a la OCLAE y a la educación superior porque es el secretario político del Grupo de Montevideo que aglutina a las universidades del Cono Sur desde el punto de vista institucional—. Con él, además de tomar mate, aprendí técnicas de supervivencia en varios viajes que hicimos juntos y en los que, sumando el dinero de ambos, no llegábamos a 50 dólares.
En ese momento habían organizaciones muy fuertes desde el punto de vista regional, como la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE), una gran organización con grandes complejidades políticas, que han tenido una posición inexplicable con determinados procesos y que en aquellos momentos respondían a los principios del Partido Comunista Marxista Leninista de Ecuador —marxista maoísta—; eran una organización estudiantil muy fuerte y coordinaban el área andina. También eran muy sólidas la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) en República Dominicana y la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI) en Puerto Rico, ambas coordinaron la región del Caribe.
La OCLAE te acerca a realidades que no conoces, como el conflicto de la independencia de Puerto Rico, que es una de las tareas que no hemos cumplido. Hasta que uno no conoce al independentista boricua, no se da cuenta realmente de todo lo que eso implica y de lo complejo que es el tema.
En Centroamérica, el movimiento estudiantil más fuerte era el nicaragüense. En el Cono Sur, el único que realmente tenía muy mala presencia era Paraguay, pues no existía una organización nacional paraguaya. Sí estaban la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) de Bolivia, la Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay (FEUU) y la FUA de Argentina, que siempre ha tenido una tradición estudiantil tremenda; con mil broncas internas, pero era un tronco de organización que estaba representada en todas las universidades, y tenía fuerza de acción en el gobierno; un congreso de la FUA era una cosamultitudinaria realmente. En ese momento Brasil tenía a la UNE y a la UBES, y estaba en proceso de crearse la Asociación de Post-Graduados.
—¿Cómo recuerdas el multitudinario congreso que tuvo lugar en Brasil?
En el marco del Foro Social de las Américas hicimos un encuentro latinoamericano de estudiantes donde participaron 2 500 personas en la Universidad Central de Ecuador, en Quito. Allí sesionó el secretariado general y se aprobó que el próximo CLAE sesionara en Brasil.
Estaba en pleno proceso el primer gobierno de Lula, que había significado un cambio en la realidad brasileña. El cónclave conviviría con la Bienal de Cultura y Arte de la UNE, y eso nos parecía interesante; en medio de aquello que estábamos hablando, de nuevos proyectos, de construcción, de integración, creímos que el arte y la cultura podían ser una herramienta importante de integración del movimiento estudiantil latinoamericano.
Además, Sao Paulo, como ciudad, ofrecía como facilidad logística la interconexión con el resto del continente. Fue un congreso marcado por una diversidad cultural muy interesante y por la presencia de muchos actores políticos y no solo representantes del movimiento estudiantil. Brasil tiene una estructura de los movimientos sociales muy clara, sólida, diversa. Fue un congreso en el que no solo estuvieron los estudiantes sino también los indígenas, los obreros, los campesinos.
También estuvo representada la institucionalidad. Llevamos al ministro de Educación Superior cubano; estuvo el rector de la Universidad de la República de Uruguay, varios rectores argentinos y brasileños. Por el gigante sudamericano participaron también el ministro de Educación y el ministro de Cultura, este último cantó el tema de inauguración del congreso, la canción de Caetano Veloso «Soy loco por ti, América». Además de los debates propios de la cita, hubo conciertos todos los días hasta las 3:00 a.m.; allí estuvo Daniel Viglietti, el trovador uruguayo, con un gran concierto de música de resistencia de los años de lucha en América Latina.
Desde un punto de vista político, el conflicto más grande del congreso tuvo lugar cuando debimos congelar la membrecía de la Federación de Estudiantes de Venezuela, es algo muy complejo, una organización gremial congelada.
Fue una decisión difícil de tomar, realmente no nos dejaron otra alternativa. Nuestra primera posición no fue esa, sino incluir a los otros nuevos actores. Ellos mantenían su posición complicada, recalcitrante y de ultraderecha, pero creíamos que estaban en su derecho como organización estudiantil de manifestarse. No eran los únicos de derecha que estaban dentro de la organización. La OCLAE no es organización de izquierda, eso es algo que creo que hay que dejar siempre claro. Una cosa es la posición de la FEU de Cuba, y otra cosa es la que adopta esta organización que agrupa a todos los estudiantes latinoamericanos con una diversidad de pensamiento muy compleja.
En América Latina, cuando surge la OCLAE, hay una derecha antimperialista, hay una centro-izquierda antimperialista, como por ejemplo, en Argentina, donde nunca hemos tenido una organización de izquierda. Desde un punto de vista histórico, no puedes decir que el peronismo es de izquierda tradicional latinoamericana, no lo es, sin embargo, tiene una posición clara, nacionalista, de defensa de determinados intereses regionales de las políticas estratégicas.
Pero lo que tiene que quedar claro es que nada puede fragmentar la unidad de la OCLAE, ese es un principio. En el CLAE de Brasil, el tema venezolano fue complicado por eso, Cuba tenía una posición de principio muy clara y muchas organizaciones que allí se reunieron tenían una mirada crítica hacia el gobierno de Chávez.
Lo que motivó la decisión unánime del congreso de congelar a la FEUV definitivamente, no fue su posición contra el gobierno sino fue su posición inamovible de no permitir en la OCLAE otras miradas sobre la realidad venezolana. Ellos se condenaron solos. Ya habían surgido las federaciones de las universidades experimentales, con mucha fuerza, sobre todo la Simón Rodríguez. También había surgido la nefasta experiencia de la Federación Bolivariana de Estudiantes. Aunque fue un intento legítimo de Chávez, no se debía haber forzado el surgimiento de una organización gremial, al menos no en la Venezuela de esos momentos, mucho menos con las personas que escogieron para liderar el proceso. Eran falsos y usaron la federación como un trampolín para acceder a otras posiciones políticas; algunos de hecho lograron su objetivo.
Es un conflicto siempre presente la manera en que esa diversidad de actores políticos interpreta los estatutos de la OCLAE; qué es el antimperialismo, qué significa ser revolucionario y hasta dónde llega y se puede mantener la unidad del movimiento estudiantil.
Nos pasó con Brasil. Algunas organizaciones que fueron a ese CLAE en Sao Paulo condenaban el gobierno de Lula como un gobierno de centro-derecha, socialdemócrata. Los propios comunistas brasileños eran parte de la colisión política que había llevado a Lula al poder, y tenían una posición con respecto a eso, pensaban en sus alternativas reales, esos conflictos estaban latentes en medio de aquel congreso.
—Además del CLAE, ¿qué otras vivencias tienes de esos dos años?
Muchas organizaciones han usado la OCLAE para legitimar sus luchas, sus aspiraciones, y eso es algo que en nuestro país no ha hecho tanta falta.
En ese momento existían hasta organizaciones estudiantiles secuestradas por mafias. En Guatemala, El Salvador y Honduras algunas de ellas estaban vinculadas al tráfico de drogas, participaban en el poder legislativo de esos países y no respondían a ningún interés político que no fuera el beneficio propio de esos grupos de poder.
Recuerdo, entre las cosas más tensas de mi vida, visitar Centroamérica en aquel contexto, y tratar con personas para las cuales la vida no valía absolutamente nada; y tenían comprada a la policía y a las entidades judiciales.
Otro momento importante de aquel período fue cuando se discutió en la UNESCO la no mercantilización de la educación, en respuesta a una campaña compleja que siguió después en varios intentos. El tema se debatió mucho y la OCLAE tuvo un papel clave en que no se aprobara la educación superior como una mercancía. Esa bronca no ha terminado, a cada rato se retoma, pero fue muy importante el resultado que logramos.
También estuvimos de observadores en los referendos que se desarrollaron en Venezuela. Al estar presentes en esos escenarios políticos, nos dio mayor credibilidad como organización continental. Nos posicionamos ante estructuras más allá del ámbito educativo, que eran actores políticos del continente.
Resulta paradójico que toda esa riqueza que describes, siendo la FEU quien preside la OCLAE, no sea conocida entre el estudiantado cubano.
Nunca se ha logrado que todo lo que hace la OCLAE en América Latina tenga un reflejo en Cuba. Creo que esto ha ocurrido porque, como consecuencia de la realidad que vive la FEU, ha necesitado menos de la OCLAE que otras organizaciones estudiantiles del continente. Muchas organizaciones han usado la OCLAE para legitimar sus luchas, sus aspiraciones, y eso es algo que en nuestro país no ha hecho tanta falta.
Habría que pensarse alternativas para lograr que se conozca. Lo más importante es que hay una historia muy valiosa. La OCLAE ha tenido momentos de esplendor. Antes de que yo fuera presidente, en el 2000 —ya yo estaba estudiando en la universidad— sesionó un CLAE masivo aquí en La Habana. Fue una sorpresa, porque habíamos hecho un proceso político para seleccionar a los delegados a ese congreso, y Fidel propuso invitar, además, a todos los que habían sido delegados al VI congreso de la FEU, que acababa de terminar. Imagínate que estaban montados en el tren, llegando a sus provincias, y regresaron para participar en el CLAE.
Aquel congreso tan masivo ayudó a que se conociera más la OCLAE a lo interno de Cuba. Y después de eso hubo cosas coyunturales que también nos dieron visibilidad, por ejemplo, cuando ya yo como presidente, Fidel propuso que la OCLAE clausurara el Encuentro Universidad de ese año. La razón dela decisión nunca la supe; normalmente hablaban el ministro de Educación Superior y el Comandante; ese año habló la OCLAE y después él.
Además, habíamos organizado un taller del movimiento estudiantil dentro del congreso. Por esos días, el entonces presidente de la OCLAE había hablado en la inauguración de la tribuna antimperialista. Todas esas acciones fueron destellos de visibilidad.
Por aquellos años se hizo el monumento a Fefel en Matanzas, y allí hacíamos un acto todos los años. Es diferente en las universidades donde hay estudiantes extranjeros, allí el movimiento es más sólido.
—¿Cuán cercano fue Fidel a la OCLAE?
Fidel siempre sostuvo un vínculo con la organización, unas veces más distante, otras, más cercano. El CLAE de 2000 en Cuba fue una acción de Fidel para salvar la OCLAE. Él avizoraba que en esa América en transformación, la OCLAE era un instrumento importante de cambio. Ese congreso no fue una casualidad espontánea, no estábamos en Cuba en una situación económica que permitiera hacer un congreso de esa magnitud. Él se empeñó en esa tarea porque sabía las potencialidades que tenía, y tiene, la organización continental de estudiantes.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.