HAVANA CLIMA

Mina de yeso

Mina de yeso de Punta Alegre: «triturar» adversidades

Sale de su casa con la idea irresoluta de no saber cuándo regresa, como sucedió con uno de los últimos trenes que cargó. Comenzó a las nueve de la noche y terminó después de las 12, «para que no se atrasara».
Niorgen Buchillón García, operador de carga, un hombre de 24 quilates, repite la frase con la sencillez a flor de piel –y de labios–. «Sí, para que no se atrasara».
Suele vérsele lo mismo por allá abajo, en la mina, que acá arriba donde cargan el yeso triturado destinado a varias fábricas de cemento del país.
«Lo de ese tren fue de anjá. Lo del cargue en ese horario no se repite mucho en tiempo de escaseces, pero imagínese cuántas veces me he visto obligado a hacerlo a lo largo de años, si comencé mi vida laboral como gruero en la cantera casi cuando era un niño».
A todas luces, desde pequeño decidió que lo suyo no era andar con los libros bajo el brazo ni encima de un barco pescando pejes, malas noches, tempestades, mosquitos…, porque la falta de combustible y el bloqueo yanqui golpean lo mismo en la tierra que en el mar.
«Decidí ganarme la vida aquí, en la cantera. Transité por los mismos caminos de mi abuelo, Arnaldo Buchillón, y de mi padre, Mario. ¡Uf!, hace muchos años ya. Ellos también fueron buldoceros, operadores de grúas y de cargador, como yo. De todos aprendí un poquito.
«Imagínese, una tolva de esas que trae el tren lleva 11 cubos del cargador, y el tren trae 13 tolvas. Quiere decir que yo las lleno con 143 cubos, ni más ni menos, que es como dar 246 viajes de ida y vuelta al tren. Y, con anterioridad, allá en la mina, debí cargar los camiones que transportan la materia prima para el molino. Uno termina hasta con zumbidos en la cabeza».
Así lo cuenta, más que con trauma, dolor y zumbido, con la honra de no claudicar ante las dificultades, que no son pocas en la mina, en el martillo, en las fábricas, porque en Punta Alegre existen dos fábricas: la de yeso triturado empleado en la elaboración del cemento, y la del yeso fraguado, cocido o calcinado, empleado en otros fines como las divisiones interiores de viviendas y hoteles, para fabricar las tizas que usan en el sector educacional y para la rama de la Salud; aunque en esto último no han sido muy buenos los encadenamientos productivos, y mucho falta por ganar en clientela  y en la calidad del producto terminado.
LA MINA, EL MAR, EL TIEMPO Y LAS RÁFAGAS DEL HURACÁN
Si seguía por el camino del deterioro, del descuido, acorralada por el salitre del mar que se «come» los hierros y, más acá, «impasible» ante las ráfagas del huracán Irma, que se llevó techos, paredes y hasta un motor –dicen–, la mina de Punta Alegre, la mayor de América Latina, estaría escribiendo la crónica de su muerte anunciada.
Poco después del asedio del ciclón, en unas de las visitas al lugar, el general de cuerpo de ejército Joaquín Quintas Solá, quien encabezó sistemáticos recorridos para chequear la recuperación, en más de una ocasión refirió que el enclave productivo necesitaba «mejores condiciones para surtir el yeso triturado requerido en la mayoría de las fábricas cubanas de cemento, más el yeso cocido, empleado en la Salud, en construcciones interiores y en la rama de la Medicina». Necesitar mejores condiciones era una crítica directa, porque la planta no mostraba su mejor imagen, contraria a la que enseña hoy, aunque todavía puede mejorarla.
Una bandera cubana y otra del 26 de Julio dan la bienvenida. La señora de la entrada pregunta y conmina a bajarse del auto y hacer uso de las soluciones cloradas. Desde allí se divisan las planchas de zinc en una parte del techo en la planta de yeso cocido; la otra, me dirían después, no hace falta techarla porque no está en uso.
Es cierto, tardó el techado después de Irma. No había quien lo hiciera a tanta altura, hasta que aparecieron unos trabajadores por cuenta propia y se arriesgaron, «unos locos», así todavía los recuerdan allí.
Ahora la parte techada parece como nueva y ya no se muestra al visitante tan antiestética y desatendida, como antaño, aunque pudiera exhibir una mejor imagen, porque allí quedan trabajadores que quieren a la planta y la prefieren.
Ariel Rodríguez López, especialista principal en Gestión Económica, uno de los que lleva «más de 20 años en la unidad empresarial de base (UEB)», asegura que, pese a los tropiezos por falta de combustible, algunas lluvias y desperfectos tecnológicos, intentan adelantar los planes para, por ahora, abastecer  las cementeras Carlos Marx, de Cienfuegos, y Siguaney, en Sancti Spíritus.
La dependencia casi absoluta que durante décadas ha tenido la actual ueb del molino de tecnología china, no ha cambiado mucho hasta nuestros días, y seguramente tampoco va a modificarse de manera significativa en un corto periodo de tiempo, hasta que  acometan la nueva inversión.
«Esperamos por ella, dicen que pronto comenzará, está el financiamiento», comenta Ricardo Rodríguez Escalante, jefe de planta. Con el actual molino rompedor de rocas no podrán enfrentar los compromisos productivos a que los obligarán las cuatro cementeras, pues además de Siguaney y Cienfuegos, se sumarán la José Mercerón, de Santiago de Cuba, y la 26 de Julio, de Nuevitas; esta última sometida desde 2018 a un proceso de modernización tecnológica que incidirá en el incremento de la capacidad instalada y en la calidad del producto terminado.
ENFRENTAR NUEVOS PEDIDOS Y DESARROLLAR LA CANTERA
Lo anterior lo corrobora la ingeniera química Sady Pantoja Águila, directora de Operaciones y Gestión Comercial en la Empresa de Materiales de la Construcción de Ciego de Ávila. «El financiamiento está para hacerle una remodelación total a la planta de yeso triturado y aumentar capacidades para cumplir con los encargos de las cementeras de Santiago de Cuba y Nuevitas, que se incorporarán a la producción nacional. Con lo que tenemos hoy se nos hace muy difícil hacerles frente a los pedidos».
Convertida, desde la nueva división político-administrativa, en la locomotora económica del municipio de Chambas, la mina llegó a producir, en 1979, 136 674 toneladas métricas de yeso triturado, cifra que no se ha logrado de nuevo.
En estos momentos planifican, para el año, poco más de 50 000, de las cuales tienen el 40 % marcados por la falta de combustible y roturas en los transportadores y los llamados camiones fuera de camino, en el  lenguaje minero, los que trasladan el material de las canteras al molino.
Jorge Ciro Viamonte Mayea, secretario del núcleo del Partido, sintetiza:  «El pasado mes despachamos tres trenes y este mes vamos por uno. Dicen que por estos días entrará el segundo. Así no le llegaremos al plan, por mucho que nos esforcemos».
La cuenta es elemental, y parece que la han sacado muy bien los trabajadores del yeso. Cada vez que sale un tren se lleva 700 toneladas.
En la mina no pocos concuerdan en que han tenido problemas con la barrenación, por el encarecimiento del servicio y algunos desperfectos de los equipos, al igual que el alto valor de los explosivos.
Viamonte recuerda momentos gratos: «Cuando había tres turnos de trabajo, cuando había más recursos y el mantenimiento a los equipos se le daba a la hora requerida, ni una más ni una menos; teníamos electricistas, enrolladores… Hoy se quema uno de esos motores y hay que enviarlos a La Habana, como ha sucedido.
«La mayor preocupación es el desarrollo de la cantera, que estamos necesitados de hacerlo, y eso no es como cantar bajo la ducha, ni se hace de hoy para mañana. El desbroce, la nivelación del terreno, la preparación de los frentes (escalones) de trabajo. Para eso necesitamos hierros, porque el deseo, la voluntad existen, pero no nos queda otra que hacer con lo que tenemos», razona Viamonte.
El desarrollo de la cantera se ha detenido por mucho tiempo. Punta Alegre, en el centro norte de Cuba, pudiera convertirse, como ha sucedido alguna vez, en el epicentro de la producción de yeso para todas las fábricas de cemento del país; más, si los especialistas estiman que las reservas del mineral son las mayores de América Latina y entre las cinco primeras en el mundo, capaces de durar 500 años al ritmo de explotación actual. Razones sobran para que no se dilate en el tiempo el desarrollo de la cantera, y llegue la resurrección de la mina.
EN CONTEXTO

Se prevé que este año la industria cementera en el país inicie el camino de la recuperación, con la producción de 1 400 000 toneladas de cemento.

Está programada para finales de año la terminación de las nuevas fábricas de cemento, las cuales iniciarían su producción en el primer trimestre de 2023.

Otras minas de yeso en Cuba son las de Baitiquirí, en Guantánamo, y Canasí, en Matanzas.

El país importa cada año 400 toneladas de yeso de calidad farmacéutica, para asegurar la producción de vendas enyesadas de la Empresa Laboratorio Farmacéutico de Oriente; por lo que urgen encadenamientos productivos para sustituir dicha importación, en extremo compleja dado el bloqueo estadounidense.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.