HAVANA CLIMA

Matrimonio infantil

Amalia: Vestida de novia a los 17

Amalia tenía 14 años cuando conoció a Albertico. Su hermana mayor tenía un romance con el primo de él y le pedía todos los días que la acompañara a encontrarse con los muchachos.
Comenzaron su noviazgo presionados por la hermana y por el primo, que rompieron el suyo un par de meses después.
Los padres de Amalia estudiaban Periodismo en La Habana cuando se enamoraron y pasó lo que pasó. Apareció la primera hija, fuera del matrimonio. Para evitar el qué dirán fueron enviados a vivir a New York. Amalia nació tiempo después, el 14 de febrero de 1954, en Brooklyn. Hija de una familia acomodada muy pendiente de la sociedad y sus juicios. Fue la segunda de cinco hermanos.
Un día la familia vino a Cuba. Los padres y los primeros cuatro hijos. Amalia desconoce el motivo del viaje. Era el año 58. Tampoco sabe por qué, un año después, sus padres regresaron a Estados Unidos sin ellos, que quedaron prácticamente abandonados en la Isla.
“A los hermanos nos separaron, un varón fue con los abuelos paternos y el resto con los maternos. Se fueron y punto”, dice. Acababa de triunfar en Cuba la Revolución.
El abuelo paterno de Amalia cayó preso por motivos políticos. La familia decidió entonces reunir a todos en una misma casa en el campo. Fue la última vez que vivió con sus hermanos.
Volvió a saber de sus padres por allá por 1965. Su padrino había emigrado de Cuba hacia Estados Unidos y a petición de la abuela buscó a la madre. La encontró. “Ahí supimos que teníamos otro hermano y que ellos se habían divorciado”.
Retomaron la comunicación. Cada vez que hablaban la madre se quejaba. “Siempre era oír los trabajos que ella pasaba. Que estaba enferma. Que mi papá le metió la querida en la casa, y cosas así”, recuerda Amalia.
La abuela enfermó. Víctima de la nacionalización de bienes y un proceso legal de herencia. Viuda. “Ella pidió ayuda al Ministerio del Interior pues no teníamos ni para comer. Nos becaron. Éramos los americanitos patriotas que no se quisieron ir para el imperio brutal”.
***
Albertico tenía ocho o nueve años más que Amalia. Fue un noviazgo trágico. Ella era una persona muy insegura. Tenía miedo a la vida.
“Que si miras para la persona que está parada en la esquina. Que si hablaste con este. Si le pediste una goma a un varón estabas puteando. Si cruzaste la pierna delante de uno era para llamar la atención… Todos los días tenía que pelear por algo. Él controlaba mi vida”, dice.
La abuela de Amalia falleció en el año 70. No había ningún adulto responsable cerca. Para esa fecha ya estaba en primer año de la universidad. Por méritos académicos la habían adelantado un año. Él estudiaba Química y ella Bioquímica.
“Salí embarazada y me hice un aborto. Los padres de él fueron los que presionaron para que nos casáramos. Un poco para protegerme a mí. En aquellos tiempos la virginidad era algo muy sagrado. Nos casamos después de tres años de relación. Yo tenía 17”.
La boda fue sencilla. Palacio de los matrimonios de Prado. Un vestido blanco, corto; un velo, el pelo recogido en un moño de bucles. Luego, una luna de miel en el hotel Riviera.
“Me sentí feliz. Pensaba que todo podría ser distinto. Me quitaba el estigma de que había perdido la virginidad y toda esa mierda”.
Después del matrimonio las cosas se pusieron más feas. Amalia podía seguir estudiando; Albertico no, porque había repetido el año dos veces. En ese momento empezó su agresividad física contra ella.
***
Según un informe de la Unicef, por matrimonio infantil se entiende toda unión formal o informal entre un(a) menor de 18 años y un adulto u otro(a) niño(a), siendo las niñas las más afectadas. Si bien la frecuencia con la que se realiza el acto nupcial se ha reducido en todo el mundo, actualmente una de cada cinco niñas es forzada a esta práctica. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas abogan por medidas globales destinadas a poner fin a esta violación de los derechos humanos de aquí a 2030.
“Si no se intensifican las iniciativas para lograrlo, más de 120 millones de niñas se habrán casado en 2030 antes de cumplir los 18 años”, indica el reporte.
Resulta alarmante que América Latina y el Caribe sea la única región del mundo donde los matrimonios infantiles no han disminuido en los últimos 25 años, y que ocupe el segundo lugar en número de embarazos adolescentes.
El último Anuario Demográfico de Cuba, publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei) en 2020, revela que durante 2019 se realizaron 918 matrimonios de muchachas adolescentes menores de 18 años con parejas mucho mayores que ellas, incluidos 11 casos en que el hombre tenía más de 50 años.
De ese total, 34 matrimonios involucran a chicas de 14 años, 125 a chicas de 15, 305 a chicas de 16 y 454 a chicas de 17. La incidencia es mucho menor en los varones, con 106 matrimonios reportados donde intervienen chicos entre 15 y 17 años.
El matrimonio de Amalia y Albertico estuvo amparado por el derecho familiar, que en aquel momento estaba concebido como uno de los libros del Código Civil español. Tuvo efecto desde 1889 hasta 1975, cuando se aprobara el primer Código de Familia en Cuba, debido a que la Constitución de 1940 no hizo modificaciones referentes a este tema.
En la actualidad, el Código de Familia, en vigor desde el 8 de marzo de 1975, constituye el cuerpo legal que regula todas las instituciones relativas a la familia: el matrimonio, el divorcio, las relaciones paterno-filiales, la obligación de dar alimentos, la adopción y la tutela. En la versión vigente se aprueba el matrimonio infantil a partir de los 14 años en las niñas y de los 16 en los niños.
Luego de la aprobación de la Constitución de 2019, el parlamento cubano tenía la obligación de actualizar la norma jurídica que rige las composiciones filiales. Esa acción legal se encuentra hoy en proceso de debate público.
La nueva propuesta del Código de las Familias, si es aprobada, eliminará la excepción que permitía el casamiento de menores con autorización de sus tutores legales o instancias jurídicas.
Después de meses de debates en las redes sociales y consultas populares entre activistas, feministas y la sociedad civil enfocados en la igualdad de género y protección de la infancia, se logró que la última versión —vigesimocuarta— del nuevo proyecto estableciera que la capacidad de las personas para formalizar el matrimonio se alcanza a los 18 años.
Recientemente, el Consejo Electoral Nacional (CEN) reveló que hasta el pasado 10 de marzo se celebraron 41 568 reuniones de consulta popular ―el 52% de las 79 193 planificadas―, con una participación del 74.87% de los electores. De los debates se contabilizaron 195 262 intervenciones y 210 786 propuestas, de ellas 210 142 han sido procesadas.
Yo Sí Te Creo en Cuba, una plataforma organizada en la Isla con el objetivo de apoyar a mujeres afectadas por la violencia de género, lanzó en 2020 la campaña “Fin al matrimonio infantil”. Esta consiste en una serie de acciones en las redes sociales para visibilizar el impacto negativo que tienen estas uniones en la desigualdad de género, que incluyó, en aquella fecha, incidir en la modificación del Código de Familia para eliminar este flagelo.
Para la plataforma, los cambios legislativos que propone el nuevo proyecto de Código de las Familias son beneficiosos, pero aún insuficientes:
“Una de las principales causas del matrimonio infantil es la desactualización de las leyes cubanas y de la sociedad en general. En materia de igualdad de género, se cuenta con estudios e investigaciones desde hace más de treinta años, pero con poco correlato en cambios reales. A esto se suma la enorme censura sobre estos problemas. El matrimonio infantil y las uniones tempranas en general provocan desventajas para los menores, sobre todo para las niñas”, explica Yo Sí Te Creo En Cuba a Periodismo de Barrio.
“Las leyes son parte del coctel de medidas para erradicar problemas como este que llevan un proceso de cambio en los imaginarios de las personas. Hace falta educación, debate público, seguimiento desde la sociedad civil y las instituciones, sistemas de protección sensibles al género”.
Cualquier tipo de unión infantil despoja a las niñas de su infancia, y pone su vida y su salud en peligro. Las niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años corren un mayor riesgo de sufrir violencia doméstica y tienen menores probabilidades de seguir asistiendo a la escuela. Sus expectativas económicas y de salud son peores que las de las niñas que no se casan, lo que a la larga se transmite a la posible descendencia y socava aún más la capacidad de un país para proporcionar servicios de salud y educativos de calidad.
Historias como la de Amalia se repiten una y otra vez. Sucedían en 1970 y luego de la aplicación del Código de Familia de 1975. Ocurren ahora.
***
Amalia combinaba las tareas de la escuela con las domésticas. Tenía que hacerlo todo. Cuando volvía de la universidad se encontraba con bultos de ropa sucia tirados por doquier. Albertico exigía que hubiera comida caliente todos los días. Si ella hacía el almuerzo temprano porque tenía que ir a la facultad, al regresar podía encontrarse cualquier sorpresa.
“Imagínate un plato de espaguetis esparcido arriba de la cama. ¡Cuánto cuesta limpiar eso después! Así y todo llegué hasta el primer semestre de segundo año. Cuando fui a pedir la baja —obligada por él— la rectora me preguntó: ¿tú no tienes padres que te orienten o te aconsejen?”.
Amalia tenía 18 años. Hizo silencio.
Dejó los estudios. Las cuatro paredes de la casa se convirtieron en todo su mundo. No podía hablar con nadie. Tenía que pedir permiso para todo. Hasta para ir a la bodega.
“Los días que él llegaba con su rabia, lo mismo me tiraba por la cabeza un jarro de café que cualquier otra cosa. Sus padres estaban al tanto de todo. No hicieron nada”, recuerda.
Un día, Amalia no aguató más. Lo confrontó.
—Las cosas así no pueden seguir —le dijo.
Él se reía.
—Mira. Habla con tu tía para que te des cuenta de la estupidez que vas a hacer. Si te divorcias vas a caer como las putas —le soltó.
Amalia fue a casa de su tía. La vergüenza no la dejaba respirar. Pero los dolores de los golpes eran más fuertes.
—De aquí tú no sales —le dijo la tía―. Te quedas. No lo ves más. Después, que sea lo que Dios quiera.
“Ahí viví ocho años”, rememora Amalia.
Durante ese tiempo recuperó su carrera en la universidad. Él lo sabía. La empezó a acosar. La seguía a todos lados. Se presentaba donde menos ella lo imaginaba.
“Cuando tenía exámenes salía a las ocho de la noche de la escuela. Mi tío iba a recogerme porque él se me aparecía. Yo le tenía terror”.
Albertico decidió un día ir a la casa.
—Se acabó —le dijo el tío.
Puso a Amalia delante de Albertico.
—¿Tú vas a seguir con él?
—No —le contestó ella.
—Bueno, pues se divorcian.
Albertico no puso objeciones para firmar los papeles, y se divorciaron.
Mientras Amalia vivió en El Diezmero controlada por ese hombre nunca se arregló las uñas. Nunca se maquilló. Vestía a media pierna. Nunca hizo un gesto que llamara la atención.
“A mí me gusta mucho tejer. Aprendí porque tenía que hacer un largo recorrido para ir a la escuela. Casi una hora en guagua. Si miraba para la parada, en el acto me tocaba porque yo estaba observando a alguien. Si miraba para el techo, me pellizcaba. Decía que a quién yo estaba vacilando que me estaba haciendo la disimulada. Entonces empecé a tejer. Me llevaba para el camino mis agujitas y mi tejido. Teje, teje y teje. Así no miraba a nadie. No tenía broncas. No me daban golpes”.
***
En un informe realizado en 2019 por la Federación de Mujeres Cubanas y la Unión Nacional de Juristas de Cuba, titulado “Diagnóstico sobre incidencia de legislaciones y políticas en el acceso de adolescentes y jóvenes a servicios de salud sexual y reproductiva en Cuba”, se considera al matrimonio infantil como uno de los peores rezagos en materia de género a nivel legislativo, porque se asienta en concepciones estereotipadas que discriminan a las mujeres.
El reporte reconoce esta práctica como “muy perjudicial para la salud física de las niñas y psíquicamente para ambos sexos”, teniendo en cuenta que “en esas edades se afianza el desarrollo de la personalidad y sus capacidades físicas e intelectuales”.
“Este tipo de uniones afecta a las niñas y niños que no están aptos para formar una familia. Se encuentran en etapa de formación y no han alcanzado la madurez y responsabilidad para ocuparse de los asuntos propios ni, mucho menos, para hacerse cargo del mantenimiento de núcleo y hogar propios. En varios casos ni siquiera cuentan con edad laboral para tener una independencia económica”, explica.
Según estadísticas del Ministerio de Educación citadas en el diagnóstico, el matrimonio de menores deviene causa de deserción escolar y afecta la continuidad de estudios de los infantes.
Es común que aquellos que se celebran por presión de la familia sean de breve duración y terminen en divorcio. Al tener el matrimonio efecto emancipatorio, las y los adolescentes pierden la protección legal de sus progenitores, colocándose en una situación de vulnerabilidad y riesgos.
***
Amalia se maquilló por primera vez cuando cumplió los 34 años. Tuvo cuatro matrimonios en total. Todos con hombres mayores que ella. Dos hijos. Una vida marcada por la violencia buscando un tipo de amor que nunca llegó.
Regresó a Estados Unidos en el año 97. Ahí “conoció” a su madre, que le dijo que Fidel Castro le había quitado a sus hijos.
“Aquí vi que la vida era muy diferente. No estábamos viviendo bien [en Cuba]. Como soy ciudadana estadounidense puse una reclamación para mis hijos, pero su padre nunca aprobó la salida. Regresé a Cuba. Tuvimos que esperar hasta que fueran mayores de edad”, explica.
“Mi cuarto matrimonio —el actual— fue con un hombre bueno. Trabajador. Limpio. Sin vicios. Acepta a mis hijos. Eso sí, bien celoso. Es un hombre que ha dicho que nunca se hubiera casado con una médico. No permitiría que su mujer durmiera fuera de su casa. Él tiene envidia de mí. Yo soy buena. Tengo logros. Él es más ‛achantao’. Cuando me ensalzan se pone tenso. Le molesta que hable con hombres. No le gusta que vaya a almorzar con mis colegas”.
Para Amalia, casarse joven fue una locura. Ahora entiende que para eso siempre hay tiempo. Influyeron muchas cosas: una, la forma en que vivía; dos, la falta de una familia. Tres, la sociedad, que era muy prejuiciosa y juzgaba. “Todo el mundo metido en la vida de los otros”.
“Casarme [siendo menor de edad] no fue una buena idea. Tampoco fue una decisión tomada por mí. Yo no sabía lo que era estar enamorada ni lo que convenía o no. Me arrepiento. Fue una experiencia desagradable. Hay mucho que disfrutar de la vida. Aunque se pase trabajo y no estés viviendo en el mejor país del mundo, hay cosas que puedes contemplar, que puedes hacer.
Amalia cortó todas las fotos con Albertico a la mitad. Le prendió fuego a su cara en una ceremonia pagana junto con el certificado de matrimonio. No recuerda quién firmó la aprobación para que se casara con 17 años.
“Yo vine —definitivamente— para Estados Unidos en diciembre de 2017. A mí los diciembres me han marcado la vida. Me casé las dos primeras veces en diciembre. La cuarta también. Yo lloro todos los diciembres. En el primero que lo hice derramé cinco litros de lágrimas”.

*A petición de la entrevistada, los nombres han sido cambiados.

Leer más »

Ellas desnudan una compleja realidad

El documental de las jóvenes realizadoras holguineras fue beneficiado en la 8va edición del Fondo Noruego para el Cine Cubano .
Foto: Cortesía de las entrevistadas.

Las Marías es un barrio de 112 personas que se encuentra a solo 24 kilómetros de la ciudad de Holguín, en la localidad de Bocas, en Gibara. De las 63 mujeres que viven allí, solo cuatro se casaron con más de 16 años. Desde este sitio, y en primera persona, nacen los testimonios de algunas mujeres de las familias Ramírez y Rodríguez, protagonistas de una situación que es realidad constante, sobre todo en las zonas rurales de Cuba.
A partir de este hecho, que conocen de primera mano, las holguineras Yenny Pérez y Karelis Herrera trabajan en los últimos detalles del documental Ella al desnudo, proyecto beneficiado en la 8va edición del Fondo Noruego para el Cine Cubano (2021), que auspicia la embajada de ese país europeo en Cuba.
“Es una manera de identificar y abordar las creencias y prácticas nocivas que promueven el matrimonio infantil y las uniones tempranas”, aseguran las jóvenes realizadoras. “Parte de la necesidad de concientizar a las familias y a una comunidad víctima de un hecho enmascarado de tradición”.
El documental, que aborda también la cotidianidad de la mujer rural cubana, recibe auspicio del Centro Félix Varela y se piensa que el pre-estreno sea en abril. La música es de Pedro Pablo Cruz y Ethiel Failde junto a su Orquesta y cuenta, además, con la presencia de Omara Portuondo y su equipo en la hermosa nana que cierra la película.
Conversamos para Altercine con ambas realizadoras, quienes están al frente de Kasasus Producciones, “una pequeña productora audiovisual en proceso de convertirnos en un grupo de creación audiovisual adscritos al Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic)”.
Cotidianidad en la que nadie repara
EPP: ¿Cómo surge la idea de realizar Ella al desnudo? Sé que parten de una realidad familiar y social que conocían. ¿Qué hace peculiar a Las Marías respecto a otros barrios cubanos?
YP: La idea estuvo rondando en mi cabeza desde siempre, incluso antes de dedicarme al audiovisual. Ahí crecí y vive toda mi familia y me parece horroroso ver que las mujeres se casaban con menos de 15 años y a los 16 ya tenían un hijo como mínimo, muchas hasta dos. Este es mi barrio y, de cierta forma, esta también es mi historia.
KH: Las primeras veces que fui, me llamó la atención cómo las niñas se casaban con hombres que les doblaban la edad y la gran mayoría apenas llegaba a la secundaria. Todas son amas de casa; es raro ver mujeres profesionales en un lugar a menos de 30 kilómetros de Holguín. Desde el punto de vista social son aplastantes las estadísticas de un barrio como Las Marías.
Ella al desnudo es una manera de identificar las creencias y prácticas nocivas que promueven el matrimonio infantil y las uniones tempranas.
EPP: El documental da voz a muchas de estas mujeres, las hace reconocerse frente a cámara…
YP: Aunque yo conocía la historia de cada una desde el minuto cero, nunca había hablado con ellas sobre la manera de sentir este asunto. Me sorprendió mucho ver a mis tías contar una historia tan desgarradora, con una sonrisa ingenua que, en más de una ocasión, me sacó las lágrimas.
Lo peor de todo es que algunas quieren cambiar esa realidad, pero no saben cómo hacerlo y permiten que sus hijas repitan el mismo patrón, convirtiéndose en una cotidianidad en la que nadie repara.
KH: Para mí, que venía de otra realidad, fue muy difícil entender cómo los padres no le
permiten a una hija estudiar y, sin embargo, las autorizan a casarse con un hombre que les prohíbe casi todo, incluso que un médico las atienda, y nadie hace nada al respecto.
Una experiencia liberadora 
EPP: ¿Cuáles creen que son las principales causas de que en barrios así predomine el matrimonio infantil y las uniones tempranas?
YP: Creo que no hay suficiente orientación, ni legal ni desde el punto de vista de salud. La maestra, la doctora, la de la Federación de Mujeres Cubanas, etc… son mujeres del barrio que igualmente se han casado en edades tempranas, y sus hijas lo han hecho también; o sea, las personas que debían orientar necesitan ser orientadas.
KH: Se necesita el trabajo sistemático de las organizaciones destinadas a esa función, para que las nuevas generaciones sepan que lo que para ellos es cotidiano, es penado por la ley. No tienen la menor idea sobre los derechos de los padres a impedir estos matrimonios infantiles. Este documental se hace también para que, al verse, ellas se reconozcan como parte del problema y ese sea punto de partida para el cambio.
EPP: La cámara inhibe y mucho más cuando se abordan problemáticas sociales en la que los entrevistados son protagonistas…
YP: Desde que comencé en el cine, estoy en mi barrio grabando y con cámaras, así que mi familia está habituada. Y como conozco la historia de cada una, incluso he vivido las de muchas, no me podían ocultar información ni pintarme la historia más bonita. Además, ellas confían en que jamás las pondría en una situación embarazosa.
KH: A cada entrevistada la aislamos del entorno familiar y grabamos a la primera, para que no hubiera arrepentimientos después. No obstante, tuvimos que prescindir de algunas porque los esposos les prohibieron ser parte del documental. Contarnos sus historias fue una experiencia liberadora, además de sentirse, por primera vez, protagonistas.
EPP: El Decreto Ley No. 373 Del Creador audiovisual y cinematográfico independiente, de 2019, abre varias puertas. ¿Cómo creen que las productoras independientes y los fondos de apoyo podrían ayudar a revitalizar el cine cubano?
YP: En un momento donde la economía de Cuba está deprimida para alcanzar suministros básicos, hacer cine es un lujo que hay que agradecer. El Icaic ha abierto una variedad de fondos que, si bien no son suficientes, están permitiendo que buenos proyectos no duerman el sueño eterno.
Otra vía son los financiamientos foráneos, como el Fondo Noruego y organizaciones no gubernamentales que destinan presupuesto a proyectos de corte social, como el Centro Félix Varela. No es fácil realizar en un momento tan incierto, pero sí es posible porque se han propiciado múltiples caminos para transitar con nuestra obra hasta lograr el producto final.
Hasta el momento, nuestro trabajo en Kasasus Producciones se había encaminado a la publicidad; pero a raíz de la creación del Registro Audiovisual y la apertura de diferentes fondos, nos hemos reestructurado para realizar obras con un vuelo más artístico, por así decirlo.
Una legislación en sí no cambia el pensamiento de la sociedad 
EPP: ¿En qué etapa de realización se encuentra Ella al desnudo?
KH: Estamos en la postproducción, básicamente en corrección de color y etalonaje, y dando los toques finales a la ambientación sonora. Nos queda la música y ya estaría listo para iniciar otra etapa, la de comenzar a moverlo por los festivales y los cines.
EPP: El Código de las Familias subraya el tema del matrimonio infantil y las uniones tempranas. ¿Creen que Ella al desnudo podría ayudar a visibilizar esta situación en Cuba?
YP: Cuando iniciamos la investigación ni se soñaba con el Código, la verdad es que ha sido oportuna la coincidencia. Si al final se aprueba, vendría a legalizar una de las denuncias de Ella al desnudo, pero recordemos que la legislación en sí no cambia el pensamiento de la sociedad.
El nuevo Código podría ser el momento para que los actores sociales inicien un trabajo en las comunidades rurales, sobre todo del oriente de Cuba, porque estas mujeres que protagonizan el documental no se cuentan en las estadísticas del país.
Los datos recogen a las mujeres que llegaron a casarse siendo menores aprobadas por sus padres, pero casi ninguna de las estudiadas llegó a casarse de modo legal. Otras se recogen si llegan embarazadas a un centro hospitalario, el resto queda fuera de los datos. Por esta razón, me atrevo a afirmar que las estadísticas reales sobre eso son desconocidas actualmente en Cuba (2022).

Leer más »

Comenzó en Serbia cumbre del MNOAL; Destacan fracaso del paro convocado por la derecha en Bolivia; Matrimonio infantil mata cada día a más de 60 niñas; Cumbre sobre biodiversidad en China

Comenzó en Serbia cumbre conmemorativa del MNOAL
El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, al inaugurar este lunes la cumbre conmemorativa del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), recordó que la paz constituyó la idea principal que reunió a los fundadores de esa organización. Ante representantes de más de cien países miembros asistentes a la conmemoración del aniversario 60 de la primera cumbre Mnoal en Belgrado (septiembre de 1961), remarcó que ese objetivo continúa siendo la base para el desarrollo de la cooperación, tanto política como económica. (PL)
Destacan fracaso del paro convocado por la derecha en Bolivia
El líder del Movimiento al Socialismo, Evo Morales, destacó el fracaso del paro nacional convocado este lunes por la derecha en Bolivia. «Saludo el compromiso del pueblo boliviano: no quiere ser cómplice del golpe, defiende la democracia; no es cómplice del separatismo, defiende la unidad del país y no quiere hacer daño a la economía; por eso fracasó el paro de la derecha boliviana», escribió el expresidente en su cuenta en Twitter. Sectores de la oposición promovieron dos jornadas de movilizaciones y un paro general contra el Gobierno de Luis Arce. (PL)
El matrimonio infantil mata cada día a más de 60 niñas
«Se estima que más de 22 000 niñas al año, o más de 60 al día, mueren a causa del embarazo y el parto, como resultado del matrimonio infantil», advirtió un análisis de la ong Save the Children, con motivo del Día Internacional de la Niña. Casi la mitad de las muertes corresponde a África Occidental y Central, la región del mundo con mayor tasa de matrimonio infantil y donde también la mortalidad materna en adolescentes es cuatro veces más alta que en cualquier otro lugar del planeta. La región de América Latina y el Caribe ocupa el cuarto puesto del triste ranking, con 560 muertes anuales. (Sputnik)
Cumbre sobre biodiversidad COP 15 sesiona en China
La 15 reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre la Diversidad Biológica (COP 15) se inauguró este lunes en la ciudad de Kunming, China con el propósito de contribuir a combatir la polución, evitar la extinción masiva de especies y conformar la agenda de metas globales de preservación de la biodiversidad hasta 2030. La reunión se extenderá hasta el 15 de octubre próximo, con participación de alrededor de 1 800 representantes de unos 200 países, en su mayoría de manera virtual. (Telesur)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.