HAVANA CLIMA

Lisandro Otero

Lisandro Otero vs. Cabrera Infante: la obsesión del escritor comisario

LA HABANA, Cuba. — Este año se cumplieron 90 años del nacimiento del escritor cubano Lisandro Otero, quien nació en La Habana el 4 de junio de 1932.
Su pluma fue brillante, tanto en el periodismo como en la literatura. Fue corresponsal en la guerra de independencia de Argelia y en China durante la Revolución Cultural. Colaboraciones suyas aparecieron en importantes periódicos y revistas como The Washington Post, El País, ABC, Excélsior y Le Monde Diplomatique. Sin embargo, Lisandro Otero destacó más como escritor por sus novelas: Pasión de Urbino (1966), la trilogía integrada por La situación (1963), En ciudad semejante (1970) y El árbol de la vida (1990), así como Temporada de Ángeles (1983) y Bolero (1984).
Son ciertos los méritos que le adjudica a Otero el periodista Emmanuel Tornés en el periódico Granma, en el artículo Las pasiones de Lisandro Otero, publicado el pasado 23 de agosto: “A principios de los 60 se cuenta entre los primeros autores en introducir técnicas muy novedosas en el desarrollo de la narrativa, a la manera de la perspectiva múltiple, la fragmentación de la historia, la diversidad de registros discursivos, la formulación de personajes con atributos existenciales, elementos de lo periodístico, como la creación de pasajes apoyados en procedimientos del reportaje o la crónica; anuncios comerciales, la introspección –sin arabescos barrocos- y la apelación continua al ejercicio intelectivo de los lectores”.
Lo que no dijo el periodista del Granma, pero seguro tuvo en mente, fue que, por todo lo que explicó en su comentario, Lisandro Otero pudo ser el más importante autor cubano de su generación, pero hubo uno que lo superó ampliamente: Guillermo Cabrera Infante.
Otero nunca se resignó a ello. Por ese motivo, y a pesar de que en su juventud habían sido grandes amigos, luego de que en vez de Pasión de Urbino premiaran Tres tristes tigres, la emprendió contra Cabrera Infante, criticando su obra y denigrando su personalidad.
Pedante y excesivamente severo en sus juicios, Lisandro Otero solía ensañarse contra las figuras que lo disgustaban. A Salvador Dalí lo acusó de “indignidad mercenaria”. De Naipaul dijo que era “un apóstata aborrecible” y, cuando le concedieron el Premio Nóbel, lo consideró “un proyectil de artillería contra los humillados del coloniaje”. A Elvis Presley lo calificó como “el apogeo de la más grotesca chabacanería”,  “rey de la payasada para rústicos” y “esperpento degradado”. Pero contra quien más saña mostró constantemente fue contra Cabrera Infante.
Lo que pudo ser una rivalidad normal entre escritores, para Otero se convirtió en una pasión enfermiza. Se le desbordaban la envidia y el rencor cuando opinaba sobre Cabrera Infante. Lo acusaba de imitar a Faulkner y definía su obra en conjunto como “fuegos de artificio”, “una acumulación verbosa y deshumanizada”, “trozos de historietas, narraciones truncas, prosa inconclusa sazonada con ejercicios de pastiche, parodias acrobáticas, laberintos gratuitos, pésima y oscura sintaxis, supercherías gratuitas, alguna que otra agudeza, comadreos de aldea, bromas demasiado escuchadas”.
Es indiscutible el talento de Lisandro Otero, que mereció en 2002 el Premio Nacional de Literatura, pero su calidad como ser humano dejaba mucho que desear. Lo atestiguan quienes tuvieron que soportarlo en su faceta de comisario cultural de la UNEAC, cuando dirigía las revistas Cuba y Revolución y Cultura, y particularmente cuando fungió como  jefe de información, prensa y cultura del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX).
También debe haber hecho de las suyas cuando se desempeñó como diplomático —lo que en el caso de la diplomacia castrista implica ser agente del G2— en el rol de agregado cultural de la embajada cubana en Londres y en Chile durante el gobierno de Salvador Allende.
Los conflictos y contradicciones internas del intelectual pequeño burgués inmerso en la revolución de  Fidel Castro afloraron obsesivamente en la mayor parte de la obra de Lisandro Otero, quien falleció en La Habana el 3 de enero de 2008.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Las pasiones de Lisandro Otero

El prestigioso novelista y periodista Lisandro Otero. Foto: Juvenal Balán

Varias fueron las pasiones de este importante intelectual cubano; pero, sin duda, dos lo cautivaron de manera especial: el periodismo y la ficción narrativa. A los 17 años, Lisandro Otero González (La Habana, 1932-2008) publica su primer trabajo periodístico: una crónica sobre Georg Friedric Handel, el gran compositor del barroco alemán. En 1951 colabora con la revista Bohemia, en ella da a conocer su entrevista a Ígor Stravinski, compositor y director de orquesta ruso, uno de los músicos más importantes del siglo XX. Desde entonces, escribe para esta publicación.
En 1954 se gradúa en la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling y viaja a Europa como corresponsal de Excelsior y Bohemia, hasta 1956. En ese lapso, reporta los festivales de Cine de Cannes de 1955 y 1956. Al año siguiente, obtiene el Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez por sus crónicas sobre la guerra de liberación en Argelia. De 1956 a 1959 se desempeña en Bohemia como reportero de la conocida sección En Cuba, que dirigía Enrique de la Osa. Al mismo tiempo, escribe Menú en el Diario Nacional, una columna muy leída entonces, a la par que trabaja como Jefe de Información del Canal 12 de TV. No faltan tampoco artículos suyos en periódicos y revistas de América Latina y Europa, en especial tras el triunfo de la Revolución Cubana. En este periodo desarrolla una intensa labor periodística y de dirección de órganos de prensa. Así, junto a sus colaboraciones con Bohemia, publica también en Revolución, Granma y Casa de las Américas. Dirige las revistas Cuba (1963-1969) y Revolución y Cultura (1967-1968).
Su labor en la prensa mexicana fue intensa en los años 50 y más tarde, en el decenio del 90, en el periódico Excelsior de esa nación. No debemos olvidar en este repaso, la intensa participación de Lisandro Otero en el Movimiento 26 de Julio. Después, dentro de la Revolución, en funciones diplomáticas y culturales en Cuba y otros países, razones por las que recibió importantes distinciones nacionales y extranjeras.
La otra pasión de este autor, la literatura, se beneficia con el ejercicio del periodismo a partir de Tabaco para un Jueves Santo y otros cuentos cubanos (París, 1955). Sin embargo, donde esta impronta se visibiliza con mayor efectividad es en el conjunto de sus novelas, de modo significativo en La situación (Premio Casa de las Américas, 1963), Temporada de ángeles (1983, Premio de la Crítica 1984) y Árbol de la vida (1990, Premio de la Crítica 1994).
Lisandro Otero sobresale entre los novelistas cubanos más relevantes de la segunda mitad del siglo XX, en particular con los títulos antes mencionados. A principios de los 60 se cuenta entre los primeros escritores en introducir técnicas muy novedosas en el desarrollo de la narrativa, a la manera de la perspectiva múltiple, la fragmentación de la historia, la diversidad de registros discursivos, la formulación de personajes con atributos existenciales; elementos de lo periodístico, como la creación de pasajes apoyados en procedimientos del reportaje o la crónica; anuncios comerciales, la introspección –sin arabescos barrocos– y la apelación continua al ejercicio intelectivo de los lectores.
Vale destacar que Lisandro fue un maestro en el buen uso del idioma, no solo en las novelas y cuentos, sino, igualmente, en sus libros de ensayo y crónicas. Ello lo condujo a la dirección de la Academia Cubana de la Lengua, a ser miembro correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia Norteamericana de la propia lengua. En este 2022, Lisandro Otero, el prestigioso novelista y periodista, hubiese cumplido 90 años.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.