HAVANA CLIMA

George W. Bush

Cincuenta años del caso Watergate: Espías, mentiras y una dosis de buen periodismo

El presidente Nixon señala las transcripciones de las cintas mientras anuncia su entrega a la justicia. Dimitiría cuatro meses después. Foto: AP.Un presidente dimitido, decenas de altos funcionarios encarcelados y dos periodistas encumbrados. Es un resumen un poco a vuelapluma del “caso Watergate”, el escándalo político más importante de EE.UU., que estalló hace medio siglo gracias al celo de un vigilante nocturno de un edificio de oficinas.
En la madrugada del 17 de junio de 1972 la Policía, alertada por un vigilante de seguridad, arrestó a cinco personas que habían allanado el complejo de oficinas Watergate, sede del Comité Nacional del Partido Demócrata. La noticia apenas mereció una reseña en los medios, sin embargo, esas detenciones desencadenaron un escándalo que fulminó la carrera del presidente de EE.UU. y afloró una profunda trama de espionaje y corrupción política que implicó a las principales agencias de seguridad de aquel país.
Y es que resulta que los detenidos no eran simples ladrones, sino agentes al servicio del Partido Republicano que tenían como misión colocar micrófonos e intervenir los teléfonos de sus rivales demócratas. Con el tiempo, fueron conocidos como “The plumbers”, los fontaneros, y entre ellos estaba James McCord Jr., jefe de seguridad del Comité para la Reelección del Presidente (CRP), un equipo que estaba al frente de la campaña de Richard Nixon en las elecciones que se iban a celebrar el 7 de noviembre de ese año.
“Los hombres del presidente”
McCord, exoficial de la CIA, no era el único cuyo perfil se alejaba del ratero medio. Iban con él Virgilio González, Bernard León Barker, Frank Sturgis y Eugenio Martínez, vinculados a esa misma agencia y a operativos contrarrevolucionarios en Cuba, como la invasión de Bahía de Cochinos (1961). Según se supo después, estaban bajo mando de E. Howard Hunt y Gordon Liddy. El primero también exoficial de la CIA; el segundo ejercía de asesor de Finanzas del Partido Republicano; y ambos, destacados integrantes del CRP.
Al poco de producirse las detenciones, y con la Policía al tanto de que no estaba ante un robo al uso, el FBI descubrió el nombre de Howard Hunt en sendas libretas de Barker y Martínez; esa mañana Liddy llamó a Jeb Magruder, jefe del CRP, y le informó de lo que había ocurrido. Por supuesto, Magruder sabía en qué andaban los arrestados, pues formaba parte del equipo que a principios de 1972 había diseñado un plan de campaña que incluía operativos como el del Watergate. En ese selecto grupo, además de Magruder, Liddy y Hunt, estaban John Ehrlichman, John N. Mitchell –ex fiscal general–, y John Dean, que formaban parte del círculo más estrecho de Nixon.
Tras conocerse la noticia de las detenciones, tanto el presidente como sus colaboradores trataron de desvincularse de lo ocurrido. “Puedo decir categóricamente que nadie en el personal de la Casa Blanca, nadie en esta Administración, estuvo involucrado en este incidente tan extraño”, sostuvo Nixon el 29 de agosto, en una rueda de prensa en la que aseguró que Dean estaba llevando a cabo una investigación exhaustiva del asunto. No tardó en saberse que lo que decía era mentira, y dos periodistas, Bob Woodward y Carl Bernstein, tuvieron buena parte de la culpa en eso.
El primero, joven reportero del Washington Post, se había acercado al juzgado para escuchar en directo la audiencia preliminar de los presuntos ladrones a los que habían pillado in fraganti en la sede del Partido Demócrata, y el caso enseguida despertó su interés, lo que tardó en saber que uno de los detenidos era el exagente de la CIA McCord Jr. Y ese interés fue en aumento cuando se conoció que era también el coordinador de seguridad del CRP.
Partiendo de ahí, Woodward y su compañero Bernstein tiraron del hilo y comprobaron que, de hecho, había una conexión entre esta persona y gente muy próxima a Nixon, gente a la que acabarían llamando los “hombres del presidente”.
El papel de “garganta profunda”
El 1 de julio, Mitchel, jefe de campaña de Nixon, John Mitchell, presentó su dimisión alegando motivos personales. Para entonces, policías y periodistas estaban tirando del hilo del dinero hallado en poder de los cinco detenidos. El 1 de agosto, un cheque de 25 000 dólares destinado a la campaña de reelección del republicano fue encontrado en la cuenta bancaria de uno de ellos, y una investigación del FBI revelaría que el equipo tenía miles de dólares más para apoyar sus viajes y gastos en los meses previos a su detención.
El examen de esos fondos mostró un vínculo con las finanzas del Comité de Reelección del Presidente. Eran donaciones privadas que pretendían sufragar los datos de campaña, y cuyo reparto había supervisado el dimitido Mitchell.
Mientras la máxima detectivesca de seguir el rastro del dinero aportaba cada vez más información, Woodward y Bernstein lograron amarrar algunas fuentes internas del Partido Republicano, que les facilitaban datos del entramado, aunque la fuente principal fue la que se ocultó tras el seudónimo «Garganta profunda”, que se mantuvo en el anonimato por décadas.
En 2005 se supo que detrás de ese apelativo se escondía Mark Felt, director asociado del FBI en los 70. Woodward y él usaron diversos tipos de señales para reunirse, como colocar una bandera roja en el balcón de la casa de Felt, y sus encuentros se celebraban de madrugada en un parking de Washington. Su papel fue decisivo, pues aunque Felt no revelaba ninguna nueva información al periodista, sí corroboraba todos los datos que obraban en poder de éste y requerían comprobación y, además, orientaba a Woodward hacia donde debía encaminar su labor.
El 29 de septiembre de 1972, Woodward y Bernstein revelaron que Mitchell, mientras ejercía de fiscal general, controlaba un fondo republicano secreto usado para financiar operativos contra los demócratas, y el 10 de octubre el FBI informó de que el allanamiento de Watergate era parte de una campaña masiva de espionaje político orquestada por el CRP.
Pese a ello, Richard Nixon ganó de calle las elecciones presidenciales el 7 de noviembre.
“Pistola humeante” y dimisión
A esta historia, sin embargo, aún le quedaban bastantes capítulos. En enero de 1973, el juicio a los asaltantes del Watergate se saldó con importantes condenas, incluida la de McCord, pero el 23 de marzo, el juez encargado del caso leyó al tribunal una carta del exagente de la CIA declarando que se había cometido un perjurio en el juicio y que los acusados habían sido presionados para que guardaran silencio. Aquello supuso un vuelco en el desarrollo de la trama, porque la atención de los medios se multiplicó y los implicados de mayor rango empezaron a sentir que el cerco se cerraba.
Aquello empezaba a ser un sálvese quien pueda; el 13 de abril Magruder confirmó a la Fiscalía que hubo, e implicó a sus colegas Dean y Mitchell. El propio Dean empezó a colaborar con la Fiscalía, y el 17 de abril el Ministerio Público expuso oficialmente a Nixon su convicción de que su Jefe de Gabinete H. R. Haldeman, Ehrlichman, Dean y otros funcionarios de la Casa Blanca estaban implicados.
El 30 de abril, el presidente pidió la renuncia de Haldeman y Ehrlichman, que más tarde fueron acusados y condenados, y despidió a Dean, cuyo papel acabaría siendo clave, no tanto por lo que estaba contando a la Fiscalía, sino por lo que dijo en el comité que se había creado en el Senado para abordar el creciente escándalo.
Quien había ejercido de abogado de Nixon hasta su despido declaró en la Cámara Alta que sospechaba que las conversaciones que ocurrían en el Despacho Oval estaban siendo grabadas, y aquello transformó la investigación del caso Watergate.
Archibald Cox, fiscal nombrado expresamente para este caso y ajeno a la jerarquía del Departamento de Justicia, ordenó que se exhibieran de las grabaciones, pero Nixon se negó a liberarlas, apelando a sus privilegios presidenciales. Ante la insistencia de Cox, el presidente ordenó al nuevo fiscal general Elliot Richardson, y luego al delegado de Richardson, William Ruckelshaus, que lo despidieran, pero ambos se negaron y renunciaron en señal de protesta. Al final, Cox fue removido por otro funcionario, pero el caso no se paró.
En marzo de 1974, un jurado acusó a varios ayudantes de Nixon –“Los siete de Watergate”: Haldeman, Ehrlichman, Mitchell, Charles Colson, Gordon C. Strachan, Robert Mardian y Kenneth Parkinson–, por conspirar para obstaculizar la investigación. Dean, Magruder y otras figuras ya se habían declarado culpables antes.
En el flanco de las grabaciones, el 29 de abril Nixon anunció la difusión de una versión editada de las mismas, pero el Tribunal Supremo le ordenó entregar todo lo grabado. Lo hizo el 20 de julio, y el contenido fue elocuente, mostrando al mandatario totalmente implicado en la trama.
La situación del presidente pendía de un hilo, que se rompió el 5 de agosto, cuando la Casa Blanca publicó una nueva cinta fechada el 23 de junio de 1972, pocos días después de las detenciones de Watergate; mostraba a Nixon, Swingle y Haldeman estudiando cómo impedir que el FBI continuara la investigación. La cinta, que fue denominada “pistola humeante” –Smoking gun–, mostró que Nixon había estado involucrado en el encubrimiento desde el inicio. Aquel fue el último clavo.
El 7 de agosto los líderes del Partido Republicano le dijeron al presidente que le retiraban su apoyo, y avisaron de que en ambas Cámaras había votos suficientes para forzar su renuncia. Antes de que eso ocurriera, Richard Nixon dimitió el día 8.
Su vicepresidente y sucesor, Gerald Ford emitió un indulto completo e incondicional sobre su persona en setiembre, eximiéndolo de cualquier consecuencia legal, pero eso no impidió que la figura de Nixon quedara ligada para siempre al mayor escándalo político de Estados Unidos.
(Tomado de Rebelión)

Leer más »

Detienen a un iraquí por pensar asesinar al ex presidente George. W. Bush

En Estados Unidos solamente por decirle a alguien que a uno le gustaría asesinar a al presidente o ex presidente del país, ya está cometiendo un delito. No hace falta ni intentarlo. Pero si el Servicio Secreto se entera de ese pensamiento se desencadena una investigación, a la que se suma el FBI. Y si se confirma, nadie le quita de arriba un mínimo de diez años de cárcel.Es lo que le ha sucedido a un ciudadano iraquí que vive en Columbus, Ohio, arrestado el martes, y que ahora enfrenta cargos federales relacionados con un presunto complot para asesinar al ex presidente George W. Bush, anunció el Departamento de Justicia.Shihab Ahmed Shihab Shihab ha sido acusado de «ayudar e incitar al intento de asesinato» de un ex funcionario de Estados Unidos, así como de un delito de inmigración por su supuesto intento de traer ilegalmente a ciudadanos extranjeros al país.Según el Departamento de Justicia, el hombre planeó contrabandear a cuatro ciudadanos iraquíes como parte del complot. Los documentos judiciales, obtenidos por CNN, describen el reconocimiento por parte de Shihab de que incluyó en sus planes conducir a varios de sus connacionales hasta el vecindario de la residencia de Bush en Dallas, Texas.[embedded content]«El presidente Bush tiene toda la confianza del mundo en el Servicio Secreto de Estados Unidos y en nuestras comunidades de inteligencia y aplicación de la ley», dijo el jefe de gabinete de Bush, Freddy Ford, en un comunicado.La investigación se reveló en una solicitud del 23 de marzo, presentada bajo sello, en busca de una orden de cateo de los registros telefónicos de una persona identificada en los documentos como Shihab Ahmed Shihab, quien ingresó a Estados Unidos en septiembre de 2020.El FBI descubrió el complot mediante informantes confidenciales. Uno de ellos informó a las autoridades la existencia de conversaciones sobre el presunto complot de asesinato en reuniones efectuadas a fines del año pasado y durante la primavera, según los documentos. No hay evidencia alguna de que el ex presidente estuviera alguna vez en peligro.Se alega que una de esas conversaciones ocurrió en noviembre, durante un viaje que hicieron Shihab y el informante desde Columbus, Ohio, al área de Detroit, según la solicitud de la orden y una denuncia presentada ante el tribunal que se hizo pública el martes.Se sostiene que durante la reunión de noviembre Shihab le dijo a un informante del FBI que «quería matar al ex presidente Bush porque sentía que era responsable de matar a muchos iraquíes y de dividir a todo el país de Iraq».Según una conversación relatada en la solicitud de orden, Shihab se describió a sí mismo como un «soldado que esperaba instrucciones de los líderes en Qatar», pero no dijo quiénes eran, ni los documentos lo sugieren.De sacuerdo con la denucia, Shihab le dijo al informante que «el grupo Al-Raed que planeaba asesinar al ex presidente Bush no estaba relacionado con ISIS, pero esperaba que ISIS aprobaría y colaboraría con el asesinato”. Al-Raed es un grupo prácticamente desconocido de las autoridades y de la prensa especializada.En febrero, durante reuniones en persona en Dallas que según los documentos fueron grabadas por las autoridades, Shihab y el informante manejaron hasta el vecindario de la residencia de Bush en Dallas. Shihab supuestamente tomó videos de la puerta de acceso a su casa y del área circundante, según los documentos.Durante las reuniones de febrero, Shihab y el informante también viajaron a la biblioteca George W. Bush, donde el primero tomó grabaciones de video en el área de sus oficinas.Al mes siguiente, el informante se reunió con Shihab en Columbus. El hombre supuestamente examinó armas de fuego y un uniforme de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que el informante le presentó a Shihab. Los documentos dicen que las armas de fuego y los uniformes fueron proporcionados por el FBI.En abril, Shihab le concedió una entrevista al FBI en la que les contó las discusiones que tuvo sobre una red de contrabando, pero «no fue del todo sincero en cuanto a su propio papel en el esquema de contrabando de extranjeros», presumiblemente para llevar a cabo los atentados, según los documentos judiciales.

Leer más »

Murió por covid-19 exsecretario de Estado de EEUU, Colin Powell

Colin Powel en una foto de archivo durante una conferencia de prensa cuando era secretario de Estado. Foto: AP.Muere a los 84 años el primer secretario de Estado negro de EE.UU. Colin Powell. El republicano ha fallecido tras enfermar de COVID-19, según ha expresado su familia en Facebook.
El exsecretario de Estado bajo el mandato de George W. Bush, Colin Powell, ha fallecido a los 84 años de edad por “complicaciones de COVID-19”, según anunció el lunes su familia. “Hemos perdido a un notable y cariñoso esposo, padre, abuelo y un gran estadounidense”, dijeron en un comunicado.
Powell fue el primer afroamericano en ocupar el cargo de jefe del Estado Mayor Conjunto, antes de convertirse en jefe de la diplomacia estadounidense bajo el mandato del presidente republicano George W. Bush.
Powell luchó en Vietnam y llegó a ser asesor de seguridad del Gobierno de Ronald Reagan y secretario de Estado —el más joven hasta la fecha—  de la administración Bush durante la invasión de Irak. En aquella época, se acusó a Powell de presentar ante la Organización de las Naciones Unidas, datos defectuosos para respaldar el ataque a Irak. Antes de aquel episodio, el exsecretario de Estado a ser apuntado como posible candidato a la presidencia de EE.UU.
(Con información de Euronews)

Leer más »

Estados Unidos y el 11 de septiembre: Una mirada a la historia y la cultura veinte años después

Impactantes imágenes inéditas que muestran el drástico momento del desplome de las torres gemelas de Nueva York. AP / (AP Fhoto/DPNY, via ABC News, Det. Greg Semendinger)Los actos terroristas perpetrados el 11 de septiembre de 2001, introducen jalones en la historia contemporánea de Estados Unidos, propiciando brotes de intolerancia que conducen a períodos oscuros, en los que se entroniza la cultura política de la violencia como recurso de “salvación” ante problemas cuya envergadura, supuestamente, pone en peligro la estabilidad, la gobernabilidad o la seguridad de la nación. Es oportuno reflexionar sobre ello a partir de su vigencia o legado, atendiendo a las experiencias acumuladas durante el período transcurrido, de veinte años, prestando atención entre la diversidad de dimensiones a examinar y de posibles ángulos analíticos en su abordaje, a aspectos de la historia norteamericana, de ayer y de hoy, que explican la naturaleza de dicha cultura y permiten comprender el proceso político-ideológico  con que Estados Unidos inicia el año en curso, con el escenario que sigue a la contienda presidencial de 2020 y se extiende hasta el presente.
A la luz de lo acontecido, sin desconocer la violencia implicada en los estremecedores atentados de ese día y sin perder de vista las connotaciones del terrorismo, que le hacen repudiable e injustificable, es oportuno retener, dada su recurrencia como pauta, la no menos reacción violenta del gobierno de George W. Bush,  que desata la paranoica atmósfera doméstica y la operación bélica intervencionista en Afganistán, cínicamente denominada ¨Justicia Infinita¨, orientada a encontrar a los autores del siniestro, y  la ulterior intervención en Irak, con el pretexto de hallar armas de destrucción masiva. Con ello se puso de manifiesto la visceral naturaleza intransigente de la ideología dominante en Estados Unidos, compartida desde el punto de vista partidista por demócratas y republicanos, en términos ideológicos por conservadores y liberales, dado el fondo clasista común, patrimonio de la burguesía norteamericana, que impregna el universo cultural y en buena medida, contamina el imaginario popular. Los componentes aludidos –la intolerancia y la violencia– se entrelazan históricamente en una especie de amalgama que contribuye a dar cuerpo a la cultura política nacional, troquelada por las circunstancias e imperativos que de manera peculiar condicionaron la evolución del colonialismo, el capitalismo y muy especialmente,  del imperialismo en Estados Unidos.
Los atentados que destruyeron las célebres torres gemelas del World Trade Center, en Nueva York, y una parte de las instalaciones del Pentágono, en Washington, removieron a la sociedad norteamericana,  conmovieron a la opinión pública mundial  y marcaron las relaciones internacionales con un acontecimiento, en su escala, sin precedentes.
Como expresaría con razón Noam Chomsky, no se trataba de que fuesen hechos criminales inéditos, en tanto existían antecedentes similares en el pasado, basados en el ejercicio de violencia desbordada, o aún de mayor alcance. Acciones genocidas promovidas por la política hegemonista, de doble moral, de Estados Unidos, como los bombardeos de la administración Clinton en Sudán, o  con anterioridad la prolongada guerra contra Vietnam y la del Golfo Pérsico,  confirmaban el criterio del intelectual norteamericano.
El impacto brutal, inesperado y trágico de los atentados se hizo presente, como lo conoció el mundo mediante las imágenes trasmitidas de inmediato, reproducidas múltiples veces, que reflejaron el aciago acontecimiento en pleno desarrollo, en tiempo real, al mostrar el momento en que los vuelos 11 y 175 de American Airlines se incrustaran respectivamente, a las 8:47 am, a la altura del piso 94 de la torre norte del World Trade Center, que colapsó a las 10:28 am, y entre los pisos 78 y 87 de la torre sur, a las 9:03 am, que se desplomó a las 9:50 am. A una velocidad de más de 600 kilómetros por hora y con los depósitos de combustible con más de 25 mil litros, es decir, casi llenos. Como se reflejaría en la prensa mundial y en los análisis políticos, se trató, literalmente, de dos bombas únicas en su tipo y uso, compuestas de aviones comerciales  con personal civil a bordo, dirigidas en contra de población inocente, como sus  víctimas y blancos directos, y concebidas cuidadosamente como cargas mortales cuyo propósito era derrumbar ambas edificaciones. Paralelamente a esos ataques, el vuelo 77 de la misma aerolínea caía a las 9:39 am sobre uno de los costados del Pentágono, destruyendo por completo uno de sus cinco muros, y a las 10:10 am, el vuelo 93, también de American Airlines, presumiblemente dirigido contra la Casa Blanca o el Capitolio, se estrelló en un campo en el sureste de Pittsburgh, en el estado de Pennsylvania, al parecer durante el intento de los pasajeros por arrebatar el control a los secuestradores.
Más allá de que, ciertamente, Estados Unidos fue herido, como país, en dos de los  símbolos más sensibles y representativos de su vida nacional, el hecho fue un duro golpe al sistema vigente y a las políticas que con impunidad y barbarie se habían promovido a lo largo del proceso de desarrollo histórico del capitalismo premonopolista y del arribo a la fase imperialista, desde el siglo XIX y el XX, mediante acciones invasivas, de despojo y sometimiento, neocolonial e imperial: el centro financiero por excelencia del capitalismo norteamericano y mundial, y la sede de su aparato militar. Las consecuencias del ataque, de una descomunal fuerza destructiva, contra las principales insignias del poderío norteamericano, desestabilizó en varias formas la vida cotidiana y la confianza en los valores fundacionales y mitos de la nación. Perturbó la sensación histórica de seguridad y estabilidad que rodeaba la dinámica consuetudinaria del american way of life.
Los edificios del World Trade Center, en el corazón de Wall Street, y el peculiar edificio de cinco lados, representativo del complejo militar-industrial, reflejaban con singularidad la idea de excepcionalismo generalizada en Estados Unidos. El líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, posteriormente ejecutado bajo la Administración Obama con una acción de fuerzas especiales norteamericanas, se atribuyó la responsabilidad de los ataques terroristas, dejando claro el pase de cuentas y abonado el terreno para la siembra y la cosecha  del odio contra el mundo musulmán, para el recelo contra inmigrantes y extranjeros, en sentido más amplio, alimentando antecedentes y tradiciones
En resumen, se trató de ataques a símbolos del poderío mundialde Estados Unidos y, hasta cierto punto, de la cultura norteamericana. Se cometieron contra centros simbólicos y reales de un imperiopoderoso, ante la mirada atónita y espantada de millones de seres humanos y en un momento en que Estados Unidos, país de origen y residencia de la mayoría de las víctimas, parecía constituir una fortaleza inexpugnable y cuando su gobierno, de dudosa legitimidad, proyectaba su política internacional con singular arrogancia y unilateralismo.
En esa medida han tenido un profundo y perdurable impacto para la vida cotidiana, la psicología nacional y la cultura política en la sociedad estadounidense. A tales acontecimientos se enlazan, de forma inseparable, las ulteriores diseminaciones y ataques de ántrax,  dirigidos principalmente a los círculos gubernamentales y  a ciertos miembros del Congreso.
Todo ello contribuyó  a mantener viva la sensación de ansiedad, temor, desconfianza, a nivel de la población y de las estructuras políticas, y a alimentar los imperativos de la supuesta “defensa” de la seguridad nacional, sobre la base del argumento de la llamada guerra contra el terrorismo, con expresiones dentro y fuera del territorio norteamericano. Ello suponía constantes apelaciones a un expediente de violencia ilimitada, que   lejos de ser ajeno a la cultura nacional, se encuentra incrustado en el propio tejido socioclasista e ideológico de Estados Unidos.
En este sentido, son sugerentes algunas referencias a la historia relativamente reciente. Una mirada retrospectiva  conduce a un incidente, que pareciera olvidado, a pesar del traumatismo que conllevó. El 19 de abril de 1995, un camión-bomba, cargado con aproximadamente media tonelada de explosivos destruyó una instalación estatal en Oklahoma.  El edificio Alfred Murrah contenía numerosas oficinas federales, además de una guardería infantil, y en condiciones normales, se concentraban en él, diariamente, unos 500 empleados, sin contar los visitantes. El atentado ocasionó la muerte a 168 personas, entre ellas, niños. Ese mismo día, otros 17 edificios del gobierno norteamericano, en diferentes ciudades y  estados, recibieron amenazas dinamiteras. Varios años antes, el 29 de febrero de 1993, otra acción terrorista deterioraba, con explosivos, cinco pisos de las torres del World Trade Center, instalación que, desde luego, desde esa fecha y aún mucho antes ya poseía el mismo simbolismo que ocho años después, cuando serían destruidas: representaban el corazón del capital financiero en Wall Street. Aquél atentado, además de provocar numerosos heridos, le costó la vida a cinco personas.
Está claro que, por su magnitud,  esos acontecimientos no eran comparables a los del 11 de septiembre de 2001, si bien encajaban como acciones, según se les denominaría, antinorteamericanas. Lo sucedido ponía el dedo sobre una vieja llaga de la sociedad norteamericana. Al menos en el caso de Oklahoma, los autores eran ciudadanos estadounidenses y estaban ligados a tendencias de extrema derecha, cuya presencia tiene antecedentes en la historia nacional.
Ambos sucesos dejaban clarola existencia de grupos e individuos identificados con el terrorismo interno, así como su capacidad de ejecución de acciones violentas de destrucción masiva. Con tales historiales, está de más preguntarse si le hacían falta mayores evidencias a la sociedad norteamericana, incluido en primer lugar el Gobierno,  para preocuparse al respecto. No obstante, no sería hasta el 11 de septiembre que sería planteado el asunto desde el punto de vista de la defensa de la seguridad  nacional,  sobre todo en su dimensión interna. Y aunque no se descartaban a ciudadanos estadounidenses como posibles autores (pero sobre todo, se buscarían cómplices, bajo la certeza de que los responsables serían extranjeros), lo cierto es que ni siquiera bajo circunstancias tan críticas y conmocionantes, se colocaría encima de la mesa el fértil terreno  proporcionado por la propia historia nacional. Pareciera como si el medio propicio dentro del cual se masacró a los indios nativos, se les despojó de sus tierras y se les limitó a humillantes reservaciones,  donde se explotó a los negros esclavos de origen africano y se les sometió posteriormente a un régimen de discriminación, en el que se persiguió a sindicalistas, intelectuales, políticos e inmigrantes, por sus ideas radicales, fuese un territorio y un marco social  externo o  extraño a la sociedad norteamericana.
Una vez más, en la historia de Estados Unidos se apelaba a circunstancias favorables para responsabilizar a minorías étnicas, ciudadanos extranjeros, países subdesarrollados,  movimientos sociales progresistas, ideologías radicales, Estados nacionalistas y gobiernos antiimperialistas, de los peligros y males que aquejaban al país. Como en anteriores períodos –quizás el más cercano es el de la llamada revolución conservadora, encarnada durante tres mandatos presidenciales republicanos por Reagan y Bush, padre,   cuando se lanzó aquella cruzada anticomunista contra el denominado imperio del mal. Como lo había diagnosticado tempranamente Lenin, la superestructura del imperialismo se caracteriza por el viraje de la democracia a la reacción, en toda línea. En esta oportunidad, la política imperialista norteamericana, después del 11 de septiembre de 2001, se escudaba en la tragedia para emprender una nueva y simbólica ola de intolerancia y violencia, con bases reales, que más que ripostar procuraba superar de manera simbólica a la agresión, bajo el eufemismo de la lucha contra el terrorismo.Se aprovechó la ocasión para redefinir un “nuevo” enemigo interno y público, una “nueva” percepción de la amenaza, una vez desaparecidos los presuntos “peligros” domésticos y externos de la época de Guerra Fría.
Por encima de los lugares comunes que constituyen las realidades de que en ninguna de las dos guerras mundiales fue invadido el territorio de Estados Unidos, y de que, en rigor,  el país nunca fue escenario, durante el siglo XX, del dramatismo de la destrucción y la guerra, hay que recordar que  la única situación así conocida en la historia norteamericana sería aquella, en 1814, cuando el ejército británico ocupó la ciudad de Washington y prendió fuego al Capitolio y la Casa Blanca, en el marco de confrontación con las potencias coloniales europeas, en el siglo XIX. El enemigo actuaba ¨dentro¨ del país, pero era un enemigo “externo”.
Desde luego, tales codificaciones todavía no operaban en el pensamiento político norteamericano de modo explícito. Eran aún los tiempos en que la joven nación estadounidense pugnaba por consolidarse, cuando el signo revolucionario denotaba al naciente Estado burgués que enfrentaba la dominación colonial del Viejo Mundo. En aquél entonces, si bien la vocación expansionista estaba prácticamente esbozada desde el fragor de la Revolución de Independencia,  aún no se habían decretado el monroísmo ni el destino manifiesto como soportes doctrinales del hegemonismo hemisférico ni había comenzado el avance hacia el Oeste. Sin embargo, las consideraciones que colocaban, por ejemplo, a los indios nativos (los reales pobladores autóctonos, que ya estaban allí) y a los negros procedentes de África (esclavizados y llevados allí a la fuerza), en niveles infrahumanos que justificaban el desprecio, la sumisión y el exterminio mediante la violencia masiva, estaban prefiguradas en la cultura política estadounidense con anterioridad al advenimiento de la fase imperialista. Sus causas estaban en las peculiaridades históricas relacionadas con la colonización inglesa en América del Norte, se vinculaban a las características de su territorio y población y a la manera sui generisen que se implantaron las relaciones de producción capitalistas, el liberalismo, las tradiciones morales y religiosas europeas, en ausencia de estructuras feudales o absolutistas contra las cuales reaccionar.
Como es bien conocido, la colonización inglesa se inicia en el siglo XVII por los territorios norteamericanos en los que se establecen las trece colonias, teniendo como protagonistas a individuos que actuaban cual portadores materiales y espirituales del modo de producción capitalista, del mercantilismo, las relaciones clasistas en que estaban inmersos, la ideología política liberal y el puritanismo protestante, prevalecientes en su país de origen. Los rasgos de la Norteamérica de entonces, sin instituciones feudales, con una población india nativa cuyo nivel de desarrollo civilizatorio era inferior al de las culturas indígenas, pongamos por caso, de Mesoamérica, se traducían prácticamente en una falta de contrapeso a la carga ideológica y cultural de los colonizadores ingleses.
La  heterogeneidad socioclasista de estos últimos, junto a las difíciles condiciones de la temprana vida colonial, que exigían  gran fuerza de voluntad a los pobladores y la creciente conciencia de autonomía frente a la metrópoli británica,  propiciaron la gestación de valores que, de manera ecléctica, se irían fundiendo en el crisol norteamericano, a tono con las circunstancias encontradas y con las que se iban creando y transformando a lo largo del proceso de desarrollo de las colonias, primero, y de formación de la nación, después. En ese sentido,  tanto por acción como por reacción, se van instalando los componentes centrales del mosaico ideológico y cultural de lo que sería posteriormente la sociedad estadounidense: liberalismo, individualismo, idealismo, exaltación de la propiedad privada, sentido mesiánico, sentimiento antiestatal, apego a la tradición. De esa síntesis emergería lo que algunos autores han denominado como “el credo norteamericano”, es decir,  una suerte de consenso básico, o alto nivel de acuerdo, en relación con las formas de organizar política y económicamente la vida de la nación. Ese “credo” ha servido a lo largo de la historia como fuente de identidad de los estadounidenses, toda vez que en él se mezclan y complementan, pongamos por caso, elementos de liberalismo y conservadurismo, que en las experiencias europeas eran tendencias contrapuestas.
Con independencia de las manipulaciones recurrentes, casi constantes, de que han sido objeto, esos componentes retroalimentan, desde el punto de vista ideológico y cultural, al  modo de producción fundamental que ha conocido, durante toda su historia, la sociedad norteamericana: el capitalista, que no se ha manifestado de forma pura, sino que ha llevado consigo relaciones de servidumbre y vasallaje feudal, así como de esclavitud, estimulando autopercepciones de superioridad,  posiciones individualistas, nacionalismo chauvinista, visiones intolerantes, atravesado todo ello por una determinada predisposición al uso de la violencia, bajo condiciones supuestamente “legítimas”, avalada por la apelación necesaria que de ella hicieron los colonos, enfrentando tribus hostiles, en sus primeros tiempos,  y a los soldados de la Corona, después, en el marco de la Revolución de Independencia.
Es  ese el contexto en el que en  la sociedad norteamericana florecería el conservadurismo dentro de una matriz liberal, que afirma una concepción puritana, tradicionalista, intransigente, elitista, que nutre desde bien temprano la cultura del país y se proyecta, entre otras maneras, con una orientación reaccionaria,  contra toda tendencia que promueva cambios. Así, dentro del limitado abanico ideológico, las corrientes de derecha o conservadoras encuentran un espacio favorable para su despliegue y reproducción. Entre ellas, las conocidas como derecha radical o extrema derecha, son precisamente las de mayor beligerancia, favorecedoras de toda suerte de segregacionismo.
Podría  afirmarse que en buena medida, orientaciones ideológicas como las descritas son las que han definido prácticas como las que han dado vida a grupos de extrema derecha, como el Ku Klux Klan, la Sociedad John Birch, la Asociación Nacional del Rifle, la Fundación Nacional Cubano-Americana,  a movimientos fanáticos como los denominados “nuevo nativismo” y “derecha religiosa”, o a gobiernos como los de Ronald Reagan, George W. Bush y Donald Trump, registrándose en este último caso un destacado accionar de grupos de odio y proclividad fascista.  En esos casos, el común denominador radica en su intolerancia y en la manifestación de la cultura política de la violencia, expresadas a través de manifestaciones aberradas de racismo, nativismo, antirradicalismo, xenofobia y belicismo.
Han transcurrido veinte años de los actos terroristas contra las torres gemelas en Nueva York y una de las instalaciones del Departamento de Defensa, en Washington, y las implicaciones del hecho mantienen su presencia y trascendencia en la sociedad norteamericana, así como en el sistema internacional.
Se evidencia que aún persiste el clima de inseguridad e incertidumbre que se generalizó a partir de aquel día, en 2001, en el que perdieron la vida unas tres mil personas, y que mantienen vigencia las concepciones que impregnaron entonces la política exterior de Estados Unidos, basadas en la percepción del terrorismo como eje de las amenazas al mundo occidental.
Renacería así en ese país una atmósfera ideológica que marca, como en los tiempos de la Guerra Fría, la política interna y externa de modo muy similar a la entronizada en la década de 1950, definida por la histeria y la paranoia. Entonces, estas reacciones giraban alrededor, a nivel interno, del macartismo –con la llamada cacería de brujas, desatada contra supuestas conductas antinorteamericanas–, y a nivel externo, de la estrategia de contención al comunismo– considerado como la amenaza internacional a la democracia liberal–, que sería el soporte de la proyección mundial norteamericana durante casi cuatro decenios.
Los sucesos del 11 de septiembre constituyeron significativo un punto de inflexión en la historia reciente de Estados Unidos, con implicaciones planetarias. Desde el punto de vista ideológico y doctrinal,  se sustituirían a partir de ese momento los ejes en torno a los cuales se había articulado la política doméstica y exterior norteamericana, al reformularse la representación del enemigo que había sostenido la mencionada Guerra Fría.
Los resultados electorales de 2020 dejaron ver, en medio de no poca ni efímera incertidumbre, que junto al predominio de la votación popular y del Colegio Electoral a favor de Joseph Biden, persiste la tendencia conservadora, de extrema derecha, a la que se ha hecho referencia, nada despreciable. Ello se palpa en el respaldo recibido por Trump –con más de 70 millones de votos, seguido por la adhesión a su figura mediante movilizaciones públicas, proclives a la violencia, que se sumaron a su empeño en aferrarse a presidencia–, que aunque no consiguió impedir su impugnación con el juicio político iniciado luego de haber concluido su mandato presidencial, es expresión de una corriente en la sociedad norteamericana, apoyada en las organizaciones de la llamada derecha alternativa o desafecta, que contribuye a estimular las divisiones internas en el Partido Republicano, o a mantener vivas, al menos, las posibilidades de conformación de un nuevo partido, con pretensiones de insertarse en el proceso electoral de 2024.
Expresiones ideológicas de disgusto, apartamiento y búsqueda de opciones ante la política tradicional, sus figuras y maneras de actuar, aunque ciertamente, no tan intensas ni de virtual ruptura con las reglas del sistema político, como las que se manifestaron en el violento asalto al Capitolio, han tenido presencia anterior en la historia norteamericana, según lo muestran la década de 2000 y de 2010, en los tres resultados electorales implicados.
En los casos comprendidos entre 2008-2012, a causa del triunfo y reelección, respectivamente, de Barack Obama, un presidente de piel negra, que despertó fuertes sentimientos de racismo y nativismo, se produjo el reavivamiento de viejas conductas colectivas, a través de los existentes grupos de odio. Así ganarían espacios los neonazis, los “cabezas rapadas” (skinheads), el Movimiento Vigilante, las Milicias, las Naciones Arias, el Movimiento de Identidad Cristiana, entre otros, que hasta entonces tenían un bajo perfil, a los que se añadió entonces el naciente Tea Party, haciendo gala de no menos extremismo derechista. En 2016, resurgirían algunos de ellos, alentados por la victoria de Trump, al sentir el amparo de un presidente que les cobijaba cuatro años atrás, y la necesidad de defenderle luego, en 2020, ante la derrota electoral.
Para concluir, vale la pena reiterar que las tendencias de mayor beligerancia florecen en Estados Unidos desde comienzos del siglo en el escenario de crisis provocado por los atentados terroristas veinte años atrás, que como se ha señalado, recrearon un clima parecido al del macartismo, al definirse nuevas percepciones de amenaza que estimularon prejuicios, temores y odios, como las que surgieron contra los musulmanes e inmigrantes latinoamericanos, bajo la bandera de la lucha contra todo lo que significase antinorteamericanismo. Desde entonces, la crisis no parece abandonar el escenario norteamericano.
Los efectos han sido perdurables en términos político-jurídicos, ideológicos y estratégico-militares a partir de los cambios institucionales que tuvieron lugar, al surgir casi de inmediato, por ejemplo, la llamada Ley Patriótica, el Homeland Security Department y el Comando Norte, que antes de que concluyera 2001 y en los primeros meses de 2002, reflejaron la construcción simbólica de los “nuevos” enemigos a la identidad y la seguridad de la nación, junto a la redefinición de la política exterior en torno a la declarada lucha sin cuartel contra el Terrorismo.
El gobierno actual conmemora la tragedia de 2001 en circunstancias en las que, al mirar retrospectivamente los veinte años transcurridos, los problemas con los talibanes no se han resuelto, no se encontraron armas de destrucción masiva en Irak, y la guerra con Afganistán, aunque no se presente así por la Administración Biden, se parece a una derrota general, y ya lo es desde un punto de vista ético y político. Con Trump, la última  conmemoración anual de los atentados se produjo a la sombra de las conversaciones de paz con los talibanes, cuyo reconocimiento como interlocutores no acaba de materializarse.
La política imperialista de Trump se caracterizó por una evidente carga regresiva en lo interno y hacia el exterior, afincada en la cultura política nacional, visible en una desbordada retórica de índole populista, nativista, racista, xenófoba, misógina, con ribetes fascistas, cuya proyección internacional se resumió en las consignas America First y Make Great America Again; y su manifestación hacia América Latina, se concretó en la profunda reacción antinmigrante contra México, la obsesión con la construcción del muro fronterizo, y la beligerancia contra Venezuela, Nicaragua y Cuba –ubicados dentro de la “troika” de las tiranías–, a lo que se suma su posición explícita contra toda alternativa socialista. En su visión estratégica global le concedió tratamientos específicos a cada proceso y país, pero guiado por la simbología de avanzar, en cada acción, hacia el derrocamiento de la Revolución Cubana.
La novedad atribuida a la narrativa geopolítica que servía de soporte a dicha proyección, sin embargo, es bien relativa. Trump retomaba el enfoque geopolítico bipolar, o sea, la relación binaria “amigo-enemigo”, que aplica a nuevas percepciones de amenaza. Ya no se trataba del comunismo, ni tampoco del terrorismo internacional, sino de “nuevas” potencias revisionistas, identificadas con supuestos enemigos vigentes, como Rusia, China, Corea del Norte e Irán. Así, si bien el lenguaje fijado desde el 11 de septiembre ha variado, se advierte una línea de continuidad estratégica al definir las supuestas amenazas.
Para un país imperialista no podía ser de otra manera. Ese era el enfoque más funcional a la hora de enfrentar lo que se consideraba como retos estratégicos en el mapa internacional (en su mayor parte provenientes de Estados, como los mencionados, pero también de procesos de cambio, movimientos sociales, organizaciones políticas u otros actores, considerados preocupantes) con el propósito de neutralizarlos, en función de ajustar su poderío a las nuevas condiciones. Todo se ello se organizaba en torno a los temas de significación geopolítica, como la seguridad nacional,  que ha ocupado un sitio central, abordados en estrecha ligazón con los valores del ideario fundacional norteamericano, situando la defensa de la identidad, la patria y los intereses nacionales como foco de una narrativa permanente, que con frecuencia se maquilla o disfraza, y que en ciertas etapas, gobiernos, mandatarios y estrategas de turno, se empeñan en calificar como “nuevas”, con la intención de presentarse con imágenes innovadoras, como liderazgos intelectuales o políticos trascendentes.
Con Trump se prolongaría, si bien con matices y expresiones diferentes, en un contexto distinto, el enfoque que hicieron suyo en este siglo los anteriores presidentes en su política exterior, confrontando lo que consideraban como conductas antinorteamericanas y este es un hilo conductor, más allá de los giros retóricos, que muestra la vigencia de las codificaciones norteamericanas a partir del 11 de septiembre, proyectándose contra los enemigos o peligros que en el sistema internacional rodean a Estados Unidos desde los atentados terroristas, ubicándolos en un presumible mundo hostil. Las ilustraciones más diáfanas de ello aparecen en la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017, en las que le anteceden –como las de 2002 y 2006, el caso de W. Bush  y en el de Obama, las de 2010 y 2015–, y en el documento que le sigue, con Biden, la Guía estratégica interina de seguridad nacional, de 2021, dada a conocer en el mes de marzo.
En este último documento se expresan elementos de continuidad con la política norteamericana en los últimos veinte años, aunque también algunas cuestiones que la diferencian de la del gobierno de Trump. Como línea general, se señala que se mantiene la intención de preservar el papel de Estados Unidos como potencia hegemónica a nivel mundial, ejerciendo un “liderazgo” más coordinado con sus aliados, y recuperando el protagonismo en el sistema de organizaciones internacionales. Se afirma que se utilizarán todas las herramientas del poderío nacional, dando prioridad a la diplomacia y la economía, preservando la condición de principal potencia militar y la opción de emplear la fuerza cuando consideren afectados sus intereses. Se mantiene la visión de que China es el principal rival a nivel global, se califica a Rusia como un contrincante estratégico, y se sigue considerando a Irán y a Corea del Norte como Estados que “desestabilizan” regiones de interés para Estados Unidos.
Al apreciar en su interrelación las proyecciones de las cuatro figuras que han ocupado la presidencia norteamericana durante los veinte años transcurridos en el siglo XXI, es posible concluir que en el caso de Biden, aún no se ha distanciado realmente, de modo significativo, de las líneas de acción de su predecesor ante determinados temas y regiones, como por ejemplo, hacia América Latina, manteniendo hacia Cuba la política heredada, aunque en el plano internacional global ha dado importantes pasos en función de restablecer las relaciones con los aliados europeos, de retornar a tratados e impulsar un enfoque multilateral, procurando desmontar la herencia de Trump.
Biden ha recibido exigencias reiteradas para que se revelen informaciones aún clasificadas sobre los atentados de 2001, en el marco del vigésimo aniversario del siniestro, usualmente realizado en la llamada Zona Cero, donde otrora se erigían las torres gemelas, convertida en monumento como lugar de homenaje a las víctimas, sin que se haya previsto esta vez un discurso.
Los atentados han sido objeto, según es bien conocido de numerosas interpretaciones, plasmadas en textos, investigaciones y materiales audiovisuales, en los que aún se duda y discute sobre la autoría, la versión conspirativa incluida, que hablaba de la autoagresión, si bien lo trascendente son las repercusiones o consecuencias  objetivas de  dichos  acontecimientos, unido a su contextualización, y como parte de ésta, el trasfondo histórico, político y cultural, que son elementos que no deben opacarse, entre  interpretaciones  mediáticas  y hegemónicas que abruman con verdades a medias y  escamotean la realidad.

Leer más »

La victoria de los Talibanes

El mundo se concentra hoy en los acontecimientos de Afganistán. Los Talibanes culminaron su campaña de conquista con la captura de la capital, Kabul, y la fuga precipitada del presidente Ashraf Ghani. La desbandada o estampida de efectivos norteamericanos y sus colaboradores afganos es espectáculo diario en el aeropuerto. A todos viene el recuerdo de una fuga similar por parte de los norteamericanos de Saigón en 1975, momento en que se alcanzó la victoria vietnamita después de más de una década de guerra.
Concluye así un conflicto cuya duración —dos décadas—, bate todos los registros, en el que murieron casi 3 mil norteamericanos y más de 20 mil resultaron heridos, en su mayoría con serias mutilaciones de sus extremidades. En el momento de más presencia militar, 2011, llegaron a tenerse 110 mil efectivos; el mínimo fue de 4 mil en el 2021. Además, hubo casi 8 mil mercenarios amparados en el término de contratistas.  El total de gastos, hasta el 2019, alcanzó la astronómica cifra de $978 000 millones de dólares. Un costo inmenso e inútil.
Rastreando un poco de historia
EE.UU. se propuso derrotar a los Talibanes y edificar una suerte de Estado moderno en consonancia con sus valores, criterios e intereses. Aspiración fracasada, pues semejante proyecto debía instrumentarse en una sociedad que nada tiene que ver con la norteamericana, ni con sus esquemas de desarrollo e intereses.
Los norteamericanos ignoraron y subestimaron que ocupaban un país cuya sociedad, de cuarenta millones de habitantes, posee extraordinaria diversidad étnica y lingüística —catorce grupos diferentes reconocidos oficialmente—, y cada uno de ellos descansa en un heterogéneo y complejo cuadro de organizaciones tribales.
Sus primeros intentos hacia la formación de un Estado centralizado datan del siglo X. Las primeras instituciones monárquicas comenzaron a cristalizar en el XVIII. Tenían como denominador común, casi todo el tiempo, la primacía del grupo pashtún, mayoría histórica, que representa el 42% de la población total. Dentro de ese grupo existían diferentes tendencias: monárquicos, pronorteamericanos, muyahidines y, en su mayoría, Talibanes desde la década del noventa del pasado siglo.
El 15 de febrero de 1989 el último soldado de las tropas soviéticas salió de la República Democrática de Afganistán tras una guerra que duró 10 años y costó la vida a casi 15.000 soldados del Ejército Rojo. (Foto: Alexandr Lyskin / RIA Novosti)
Washington —como es habitual— ignoró todo esto y mucho más: que nunca nadie logró consolidar su victoria sobre los afganos, comenzando por Alejandro el Magno y el imperio persa. Obviaron las lecciones del siglo XIX y comienzos del XX, cuando el Imperio Británico, en su apogeo, no pudo conquistarlo. No sacaron experiencias de la invasión soviética (1979-1988) y su monumental fracaso, que arrastró con los restos de la fuerza de izquierda en Afganistán, el Partido Democrático —de inspiración marxista—, que se desintegró a fines de los setenta.
Pasaban por alto que los Talibanes habían logrado derrotar a los grupos de muyahidines —como se conocían los combatientes contra los soviéticos— que obtuvieron la victoria en 1979 y, sin embargo, para 1996 salían derrotados de Kabul ante los talibanes. Estos se establecieron como poder entre 1996 y 2001, año en que la intervención de EE.UU. y la OTAN los forzó al repliegue y la dispersión.
De espaldas a estas experiencias históricas, EE.UU. invadió Afganistán tras la acción terrorista de Al Qaeda en Nueva York, el 11 de septiembre del 2001. No obstante, lejos de retirarse oportunamente tras lograr sus objetivos, se empeñaron en una guerra interminable para liquidar a los Talibanes. Veinte años después vemos los resultados.
El término Talibán significa estudiante, y se deriva de los discípulos afganos en los seminarios religiosos (madrasas), donde fueron educados en una interpretación y aplicación rígidas del Islam y de tradiciones pashtún de diez siglos atrás. Las madrasas se localizaban en territorio de Pakistán, y fue en ese país que los servicios de inteligencia paquistaníes entrenaron y promovieron la transformación de los estudiantes en combatientes.
En su abrumadora mayoría, el origen social de los Talibanes proviene de los sectores más empobrecidos: campesinos y pastores, con un extendido cultivo del opio y su tráfico a través de las fronteras vecinas. El opio es hasta hoy la «moneda fuerte» más importante de la población afgana. Una característica singular entre los Talibanes, así como en el resto de la población, es que prevalece la vertiente sunnita del Islam, único elemento unificador y de cohesión entre los Talibanes no pashtún.
El papel de Pakistán en alimentar y respaldar a los Talibanes ha sido particularmente importante. De este modo han buscado asociar Afganistán a sus objetivos geoestratégicos en la región, en particular en su diferendo con la India.
Los Talibanes en el Palacio Presidencial de Kabul. (Foto: Zabi Karimi/AP Photo)
Además de Pakistán, el entorno geoestratégico abre múltiples interrogantes. Para Rusia supone una preocupación considerable, pues cuatro repúblicas centroasiáticas, ex-integrantes de la desaparecida Unión Soviética, poseen muchas interconexiones con Afganistán. Son ellas Tayikistán (27% de la población afgana está compuesta por tayikos), Uzbekistán (los uzbekos representan 9% de la poblaciónٕ), Turkmenistán y Kirguistán; lo que crea un clima de tensiones a lo largo de semejante extensión fronteriza.
Le sigue una especial vecindad con Irán, cuya población se ha extendido por Afganistán desde el siglo XVIII con la creación del Imperio Durrani. Su influencia cultural y comercial es considerable, aunque su afiliación mayoritaria al chíismo crea una separación no poco conflictiva. Finalmente, China, con un pequeño sector de frontera, podrá abrir grandes posibilidades de inversión y comercio, en caso de estabilizarse el poder de los talibanes.
La estabilización dependerá de varios factores:
a. Conservar su cohesión interna; b. Evitar en buena medida los extremismos que caracterizaron su anterior gobierno (1996-2001); c. Cumplir con los acuerdos suscritos con EE.UU., que los comprometieron a no amparar organizaciones y actividades terroristas (como hicieron antes con Al Qaeda) y a ofrecer garantías para la evacuación de ciudadanos norteamericanos; d. Garantías y seguridad en sus fronteras; e. Sofocar exitosamente cualquier oposición interna en algunas provincias por parte de ex-muyahidines (en particular en la provincia de Panjshkiri, en la que se trata de organizar semejante oposición).
Si este escenario se configura de manera estable, las posibilidades de inversión extranjera y comercio reportarán no pocos beneficios, pues Afganistán es particularmente rico en minerales de elevada demanda actual. A lo largo de estos veinte años el hecho cierto es —como bien destacan especialistas— que «la economía afgana está moldeada por la fragilidad y la dependencia de la ayuda internacional».
Repercusiones en EE.UU.
El debate interno en los Estados Unidos respecto a quién es culpable, ha ganado una intensidad extrema que casi iguala las discusiones sobre la pandemia. Todos los republicanos —los trumpistas en particular— y algunos demócratas, culpan al presidente Biden, en tanto este se defiende al argumentar que semejante desenlace era inevitable. No pocas recriminaciones han sido lanzadas por figuras prominentes de la OTAN.
[embedded content]
El hecho cierto es que los verdaderos culpables habría que buscarlos en las administraciones de Bush (hijo), por aferrarse al proyecto de la ocupación de Afganistán, y de Obama por persistir en el mismo propósito, incrementar hasta el máximo la presencia militar y, tres años más tarde mostrar —junto a sus aliados de la OTAN—, una temprana retirada de efectivos.
Trump desempeñó un papel clave con el Acuerdo de Doha (Qatar) suscrito con el Talibán —ignorando al gobierno de Kabul— en febrero del 2020 y mediante el cual se acordaba el retiro de todas las fuerzas de EEUU para fines del 2021 y el Talibán se comprometía a no albergar ni fomentar organizaciones ni actividades terroristas. Trump razonaba con alguna sensatez que dicha retirada era lo más indicado para cesar su involucramiento en guerras interminables como esta en la región del Medio Oriente.
Lo que ha hecho Biden es, simplemente, ejecutar los acuerdos de Doha en el plazo de tiempo previsto, aunque habrá que ver cuánto cumplen los Talibanes de su parte del acuerdo. La imagen del presidente norteamericano se ha desdibujado en medida apreciable, y es muy probable que esto repercuta negativamente para los demócratas en las elecciones venideras de medio término de 2022 y las presidenciales de 2024, lo que abriría las puertas a un retorno de los republicanos y de Trump, si finalmente decide lanzarse como candidato presidencial.
Lo que se cumple con este episodio de Afganistán, es lo que un analista escribía en The New York Times algunas semanas atrás: «Desde la II Guerra Mundial, EE.UU. no ha podido ganar una sola guerra». El desastre de Kabul, tras veinte años de conflagración inútil, así lo ratifica.

Leer más »

Muere Donald Rumsfeld, exsecretario de Defensa de Estados Unidos

Donald Rumsfeld. Foto: EPA.
El exsecretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, uno de los principales artífices de la guerra de Irak, murió este miércoles a los 88 años, según anunció su familia.
Bajo el presidente George W. Bush, fue uno de los principales defensores de la “guerra contra el terrorismo” que impulsó ese gobierno.
Las fuerzas estadounidenses lanzaron una campaña en Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.
En 2003, Estados Unidos invadió Irak y Rumsfeld defendió abiertamente ese ataque.
Argumentó que las armas de destrucción masiva iraquíes representaban un peligro para el mundo, pero nunca se encontraron tales armas.
Rumsfeld renunció en 2006 en medio de la agitación en el Irak de la posguerra.
Larga carrera política
Durante su carrera que abarca varias décadas, Rumsfeld se forjó una reputación como el mejor informante de Washington y un verdadero sobreviviente político conocido por superar en maniobras a sus enemigos.
Pero para sus críticos era agresivo y despiadado, una figura maquiavélica y un arquitecto de la guerra.
Uno de sus momentos más memorables de su carrera se produjo en una rueda de prensa de 2002, cuando se le preguntó sobre la falta de pruebas que vincularan a Saddam Hussein con las armas de destrucción masiva, dio una respuesta enredada sobre el concepto de “conocimientos conocidos” y “desconocidos conocidos” (“known knowns” and “known unknowns”) al público.
“Es con profunda tristeza que compartimos la noticia del fallecimiento de Donald Rumsfeld, un estadista estadounidense y devoto esposo, padre, abuelo y bisabuelo”, dijo la familia en un comunicado.
Rumsfeld murió en su casa en la ciudad de Taos, en Nuevo México.
(Con información de BBC)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.