HAVANA CLIMA

filial

La filiación adoptiva en el nuevo Código de las Familias (+ Video)

De orígenes que se remontan a la antigüedad, la filiación adoptiva se atribuyó, tras las dos posguerras mundiales del pasado siglo, a la protección de la niñez en algún estado o situación de desamparo o abandono, y ya en 1989, con la Convención de los Derechos del Niño, se plantea como una manera de hacer respetar el derecho que tienen todas las niñas y los niños a vivir en familia.
Del tema muy poco se conoce en Cuba, sobre todo por las muy escasas adopciones existentes; de ahí que, al decir de la profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, doctora Ana María Álvarez-Tabío Albo, es un elemento que se intenta revertir con el proyecto del nuevo Código de las Familias.
Al intervenir, junto a expertas en Sicología y Educación, en el espacio televisivo Mesa Redonda, la jurista planteó que la adopción es una de las cuatro fuentes de filiación que refleja el proyecto de Código de las Familias, y específicamente «es, junto a la filiación consanguínea, la que históricamente ha existido en los ordenamientos jurídicos».
Según explicó, en Cuba la filiación por adopción requiere de una autorización judicial, es decir, se precisa de un acto jurídico que se resuelve ante los tribunales para, entonces, producir este vínculo jurídico-filiatorio.
Desde 1975, con el Código de Familia hoy vigente, la modalidad de adopción fue la conocida como adopción simple, que establece vínculos únicamente entre adoptante y adoptado (no con el resto de la familia); pero con la entrada en vigor del Decreto-Ley 76, que también reguló los hogares de niños sin amparo familiar e introdujo la familia sustituta, pasó a ser desde los años 84-85, adopción plena.
De esa forma, precisó que, una vez aprobada, es como si se tratase de la familia consanguínea, con plenos derechos y deberes no solo entre adoptante y adoptado, sino que también se integra a la familia de la persona que adopta o a la pareja de la persona que adopta; lo cual hace a la adopción plena e irrevocable, por tratarse de una institución que intenta parecerse a la procreación natural.
Sobre los cambios que plantea el nuevo Código de las Familias, la especialista expuso que resultan significativos respecto a la legislación vigente, y citó como ejemplo que si bien actualmente solo pueden ser adoptados niños y niñas hasta los 16 años (algo que no debe ser, porque la minoría de edad es hasta los 18), este proyecto propone que la adopción se extienda hasta los 18 años.
«Serán niños y niñas cuyos padres no sean conocidos, o cuyos titulares de la responsabilidad parental hayan sido privados de esta, pues un niño o niña solo puede ser adoptado cuando no existen titulares de la responsabilidad parental, lo que hasta ahora conocemos como patria potestad», explicó.
Acerca de otro importante cambio refirió que si, por regla, las adopciones se producen por una sola persona, y el código vigente establece que solo podrán hacerlo dos personas en el caso de que se trate de un matrimonio (con la concepción de matrimonio del Código del 75), el proyecto extiende esta posibilidad a las uniones de hecho afectivas, otorgándoles el mismo derecho a acceder a la adopción que el que ha tenido históricamente el matrimonio.
En igual sentido, como uno de los cambios trascendentales en la nueva propuesta legislativa, mencionó el hecho de que se consagra el derecho a la información de todos los involucrados en el proceso de adopción, y especialmente el derecho de las niñas y los niños a conocer que son adoptados, y de eliminar ese tabú de que es un proceso secreto y de que ser una persona adoptada tiene algún matiz discriminatorio.
Por su trascendencia, recalcó que «está consagrado el derecho, que nos llega de la Convención de los Derechos del Niño, de saber nuestros orígenes, que somos adoptados, e incluso, tener acceso a los expedientes de adopción una vez alcanzada la mayoría de edad. Es importantísimo eliminar ese estigma».
Además, agregó que existen otros cambios sustanciales, y mencionó la apertura a lo que se conoce en el derecho comparado como adopción abierta, la cual plantea la posibilidad de que se mantengan no ya vínculos jurídicos (porque se establecen con la familia adoptiva), sino de comunicación con la familia de origen, siempre que sea por el interés del menor.
POR UNA ADOPCIÓN CABAL
La necesidad de los seres humanos de conocer su identidad fue catalogada de primer orden por la doctora Roxanne Castellanos Cabrera, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, quien señaló la existencia de personas que sin ser adoptadas tienen algún tipo de desconocimiento sobre su origen, y dedican años y esfuerzos a tratar de saber la verdad.
Sin dudas, conocer sus orígenes resulta esencial, aun cuando entrañe una cuota de sufrimiento entrar en contacto con cuestiones que pueden ser dolorosas. Al ocultarle a un niño o niña que es adoptado, las personas sienten que no es bueno para ellos saberlo y que, quizá, serán más legítimos los roles de madre y padre adoptantes al hacer como que son los biológicos.
La especialista reiteró la existencia de historias dolorosas por «la sensación de traición, de que se les ocultó la verdad sobre su origen», que sienten cuando se enteran años después de que son adoptados, y afirmó que la sicología valora mucho el hecho de que los niños conozcan sus orígenes, porque desde los cinco o seis años tienen la capacidad de entenderlo.
De igual forma, insistió en que adoptar no es un proceso fácil, pues requiere ese acompañamiento profesional válido que le ofrecerá mayor seguridad y confianza a madres y padres para ejercer mejor sus roles, porque van a lidiar con situaciones muchas veces difíciles por parte de ese niño o niña que se adopta, que puede necesitar, incluso, sanar secuelas emocionales anteriores.
Sobre la citada adopción abierta, consideró fundamental y positivo preservar los vínculos afectivos que tenga el niño con la familia biológica, ya que en este aspecto la máxima del interés superior del niño es clave, y no lo que se decide a conveniencia de los adultos.
En cuanto a los requisitos que se tendrán en cuenta para hacer efectiva una adopción, la doctora Álvarez-Tabío Albo detalló que las familias sustitutas tendrán opción preferente para adoptar.
El proceso se limita al cumplimiento de los requisitos establecidos por la ley, más allá de cualquier circunstancia personal. Quien adopta deberá tener no menos de 25 años y 50 años como edad máxima, y se exige determinada diferencia de edad con el adoptado (si se tiene 25 años, no podrá adoptarse a alguien de 18 años).
Tal diferencia no se aplicará cuando la adopción se realice en el seno de la misma familia, es decir, al resultar consanguíneas, como sería cuando se adoptan varios hermanos o menores en situación de discapacidad. Además, deberá contarse con las condiciones, tanto económicas como personales, que permitan al tribunal suponer que se dará cabal cumplimiento a las responsabilidades parentales.
Es menester reflejar que, así como nunca será la orientación sexual un impedimento, están impedidas de adoptar las personas que no cumplan con los requisitos establecidos, las que por su comportamiento se prevea que no van a cumplir con sus deberes parentales, así como quienes hayan cumplido condenas por delitos contra la integridad sexual de menores.
La doctora en Derecho insistió en que se trata de un proceso muy acucioso, en el cual no se debe errar porque están involucrados menores, y más adelante explicó que la adopción por integración es la que ocurre en el seno de la familia reconstituida, esa adopción a favor de la pareja de la madre o el padre del menor que realmente merece este reconocimiento.
Roxanne Castellanos Cabrera consideró oportuno recordar que muchas investigaciones sobre adopciones homoparentales dicen que no hay indicios de ocurrencias de abuso sexual, inclinaciones homosexuales en los menores, o incapacidad para realizar de manera adecuada el cuidado, y agregó que, teniendo al amor como base de los cuidados, los niños ven de manera natural que esos sean sus referentes, ya sean un padre o una madre o dos padres del mismo sexo.

[embedded content]

Leer más »

Adopciones en Cuba: que prevalezca siempre el interés superior del menor

Hace poco más de tres años conocí, en un hogar para niños y niñas sin amparo familiar, a una pequeña que había sido abandonada por su madre biológica cuando tenía un mes de nacida.

Su mamá, o al menos quien la parió, según supe en aquel entonces, la dejó en la casa de una bisabuela alcohólica. La abuela también era alcohólica y estaba privada de libertad. Sus tíos mayores cumplían condenas y otros dos, aún menores de edad, estaban en otro hogar para niños como ella.

La pequeña tenía cuatro años y no conocía a la mujer que la llevó nueve meses en el vientre. Conocía a otras, a mami Margarita, la directora del hogar, y a la «mamá» que, en calidad de familia sustituta, hacía más de dos años la cuidaba los fines de semana y en las vacaciones.

Las familias sustitutas, me explicaron entonces, son aquellas personas que brindan una ayuda solidaria y cuidan a los niños en esos periodos de descanso.

Se trata, en otras palabras, de un proceso voluntario, que se complementa con disímiles investigaciones y, si bien su participación resulta favorable en la formación de los menores, sobre todo de quienes permanecen por largas etapas en estas instituciones, siempre hay que contar con el permiso de los padres que no han perdido la responsabilidad parental.

En cuanto a aquella pequeña, su familia sustituta no podía hacer más; no podía, por ejemplo, adoptarla, al menos en aquellas circunstancias, pues, aunque pudiera parecer contradictorio, la madre biológica, pese a todo, todavía conservaba la responsabilidad parental.

Justamente, la complejidad que acompaña a un proceso tan sensible y definitivo como la pérdida de dicha responsabilidad constituye, desde hace mucho tiempo, uno de los factores que incide en la escasa materialización de adopciones en Cuba y que exige, al decir de los especialistas, una mirada más consecuente con el interés superior del menor.

 

EL DERECHO A CRECER EN EL SENO DE UNA FAMILIA

En los últimos cinco años, en los hogares de niños y niñas de cero a seis años sin amparo familiar se han dado en adopción 13 infantes. En los casi dos años de enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, se encuentran en ese proceso cuatro niños, pertenecientes a estas mismas instituciones.

Los datos, aportados por María de los Ángeles Gallo Sánchez, directora nacional de Primera Infancia en el Ministerio de Educación (Mined), confirman que «son escasos los procesos de adopción tramitados, a partir de los pequeños que se encuentran en estos hogares».

Un trabajo publicado por este diario, en febrero de 2018, daba cuenta de la existencia, solo en La Habana, desde 2013 hasta aquella fecha, de alrededor de 130 solicitantes de adopción, a la espera de un niño, niña o adolescente.

Se decía también que, «en Cuba, hay muy pocos menores con posibilidad de ser adoptados y muchas parejas que desean adoptar», lo cual, evidentemente, no ha cambiado mucho.

A juicio de Gallo Sánchez, y tomando como referencia la práctica diaria, hay dos factores que limitan los procesos de adopción, tal como lo reflejan las estadísticas.

Por un lado, señala «la existencia de pocos menores en los hogares de niños sin amparo familiar, que pueden clasificar para ser adoptados (abandonados, huérfanos o con pérdida de la patria potestad de los padres). Y, por otro, dice, el proceso de pérdida de la responsabilidad parental es muy complejo, por lo que, en ocasiones, se dilata hasta poder decidir si se priva o no a los padres de la potestad sobre sus hijos.

De acuerdo con María de los Ángeles Gallo, la incidencia del Mined recae en la segunda problemática, pues «en nuestros centros se inicia el expediente para privar a los padres, y no siempre es posible reunir con facilidad todos los elementos que justifican la elaboración de esta documentación. Las investigaciones no siempre son concluyentes, puesto que se exige un gran número de requisitos para, finalmente, privar a los representantes legales de la responsabilidad parental».

En esta edición no fue posible contar con los imprescindibles criterios del sistema de tribunales sobre la tramitación de dichos procesos, lo que nos obliga a volver sobre el tema.

No obstante, desde la academia sí se han arrojado luces en torno a algunas medidas efectivas que pudieran incluirse en una futura norma sustantiva familiar, en pos de revertir la tendencia que acompaña hoy los procesos de adopción.

Al decir de la doctora Ana María Álvarez-Tabío Albo, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, una alternativa pudiera ser, por ejemplo, «dejar establecido con carácter preceptivo que, transcurrido un plazo razonablemente fijado, se inicie, en los casos que corresponda, el procedimiento que conduzca a la privación de la responsabilidad parental».

Asimismo, en una entrevista anterior con Granma, la integrante de la comisión redactora del nuevo Código de las Familias fue enfática respecto a los principios sobre los cuales debe descansar toda norma que rija en materia de adopción.

En primer lugar, aludió al interés superior, que incluye tanto la posibilidad de participación del niño o de la niña durante el proceso, si su grado de madurez lo permite, como la obligación de optar por la medida que satisfaga, de manera más efectiva, el disfrute y el goce plenos de sus derechos. Al mismo tiempo, destacó los principios de:

Prioridad, al procurar, siempre que sea posible, mantener a la persona menor de edad en los entornos afectivos cercanos, con los cuales mantiene un vínculo significativo duradero y, solo de manera excepcional, en centros o instituciones dedicadas a su cuidado.
Respeto al derecho a su identidad y a conocer sus orígenes e historia personal, pues con ello se elimina el secreto y los prejuicios que históricamente han rodeado a la adopción, salvo que exista alguna causa que aconseje otra actuación.
Preferencia por la familia ampliada de origen, si es lo que resulta beneficioso a su interés, al agotar todas las medidas de apoyo y de reinserción familiar y la permanencia de los vínculos entre hermanos y hermanas, si las condiciones así lo sugieren.
Celeridad de las actuaciones y los procesos que, en el ámbito administrativo y judicial, se realicen, en aras de reducir los plazos al mínimo.
No obstante, en palabras de la experta, resultan imprescindibles la preparación, la cultura jurídica y, sobre todo, mucha sensibilidad de quienes intervienen en estos procesos.

 

PASOS PARA LA ADOPCIÓN ACTUALMENTE

Para iniciar los trámites de adopción de un menor que se encuentra en un Hogar de niños, niñas y adolescentes sin amparo familiar, se debe realizar la solicitud en el propio centro, excepto en la provincia La Habana, pues este trámite se realiza en la Dirección Provincial de Educación.

Los interesados son atendidos en el Hogar por la directora y, en los casos de la capital, por una funcionaria del Departamento de Primera Infancia, quienes les explican a la pareja o persona solicitante, los requisitos que deben presentar para conformar el expediente de adopción.

 

REQUISITOS PARA INICIAR UN PROCESO DE ADOPCIÓN

Haber cumplido 25 años de edad. También se puede iniciar el proceso con 23 años, si la persona tiene confirmado que no puede tener hijos.
Demostrar la solvencia económica para asumir las necesidades del niño o adolescente que va a adoptar.
Tener condiciones morales y una conducta que demuestre que puede educar un niño adoptado.

 

DOCUMENTOS QUE DEBEN PRESENTAR LOS SOLICITANTES:

Planilla de datos generales de los solicitantes. (Se entrega en los Hogares y en la Dirección Provincial de Educación de La Habana).
Certificado de nacimiento y antecedentes penales. En caso de ser una pareja, presentar el certificado de matrimonio.
Documento del centro de trabajo, que refiera el total de ingresos personales del o los solicitantes.
Hago constar de los organismos y organizaciones a las que pertenece.
Certificado médico donde acredite la salud física y mental del o los solicitantes.

[embedded content]

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.