HAVANA CLIMA

éxodo masivo

Libre visado a Nicaragua tiene los días contados

LA HABANA, Cuba. – El 22 de noviembre de 2021 la Dirección General de Migración y Extranjería de Nicaragua estableció el libre visado para los cubanos aludiendo al supuesto interés de promover el “intercambio comercial, el turismo y las relaciones familiares humanitarias”. Sin embargo, hasta el más tonto entendió de qué iba tal jugada en verdad, y así en el mapa migratorio de la Isla cambiaron las rutas haciéndose mucho más cortas y, por tanto, más concurridas. 
Así también comenzó el ascenso de esta nueva oleada de migrantes hacia los Estados Unidos ―la mayor desde la década de los 80― y a pesar de que se hizo escandalosamente claro que nadie viajaba desde Cuba al país centroamericano como turista, no hubo ningún tipo de gestión diplomática por parte del régimen para frenar el éxodo. Por el contrario, se negociaron acuerdos con aerolíneas sobre todo de gobiernos aliados, como Venezuela, para que incorporaran la ruta Habana-Managua con el fin de incrementar el número de viajeros cuyo verdadero destino sería la orilla norte del Río Bravo, en una jugada política de presión en la cual los comunistas son grandes expertos.
Los resultados positivos a favor del Gobierno cubano están a punto de cosecharse. Si el presidente Biden mantiene su palabra, en breve se eliminarán algunas medidas tomadas por su antecesor que estaban dejando sin oxígeno a un sistema que no dependerá ciento por ciento de las remesas que provienen de sus emigrados ―al menos eso dicen públicamente―, pero sí de las relaciones de dependencia financiera y emocional (lo más parecido a un chantaje) que se establecen entre los que se marchan y los que se quedan.
De cierto modo la solución “encontrada” por el régimen cubano fue la de activar la única válvula de escape con que cuenta cuando se ve perdido, tan socorrida durante más de medio siglo que pudiéramos imaginar los éxodos masivos como el resultado de apretar una especie de botón rojo bajo el escritorio del dictador de turno.
A diferencia de otras épocas en que el “chantaje diplomático” apenas consistía en quedarse de brazos cruzados mientras los desesperados se echaban al mar por miles, en esta ocasión en que la pasividad podía ser asumida por los Estados Unidos como un ataque, no les quedó otro remedio que disfrazar la estampida bajo la apariencia de un acuerdo de libre visado teniendo como “pala” a un “incondicional” como Daniel Ortega que ahora estaría a la espera de que, desde La Habana, le digan “basta” para cerrar sus fronteras a cal y canto. Y eso pudiera suceder en breve.
Porque de cierto modo los propósitos han sido alcanzados no solo porque Biden ha negociado con lo de las remesas, a cambio de que el régimen ponga la máquina migratoria en reversa, sino porque ya Andrés Manuel López Obrador estuvo por acá conversando de tú a tú sobre esa mar de cubanos que tiene atascada en la orilla sur del río Bravo y que, al parecer, pudiera comenzar a disminuir no solo porque Nicaragua restablezca pronto el sistema de visados ―los cubanos siempre encontraremos otra vía para continuar rumbo al Norte― sino porque el régimen de inmediato deberá honrar un acuerdo donde México, a cambio, se compromete a alquilar medio millar de médicos. Un negociazo difícil de rechazar ahora que el zapato les ha vuelto a sacar ampollas. 
Tampoco es el propósito del Gobierno cubano ―y para nada le conviene―  que, una vez restablecidas las remesas (y de cierto modo, simbólico, abiertas las puertas de la OFAC a otras inversiones aún mayores que la de John Kavulich), la estampida migratoria continúe en los niveles actuales. 
Primero, porque el régimen precisa de cortar ya la gran fuga de divisas, de trabajadores profesionales y de mano de obra en general que sin dudas provoca un éxodo de tal magnitud; y segundo, porque, en virtud de lo anterior, no se arriesgará a que una dotación de médicos exportados como mercancía se le transforme, al instante en que pise suelo azteca, en otra bochornosa fuga masiva. 
Pero a la vez que, por el motivo que sea, se desata un demonio como solución, ni siquiera quien conoce del conjuro para invocarlo podrá controlarlo fácilmente. Y el éxodo masivo como abracadabra recurrente para los problemas no solo es un demonio de los más aterradores, contraproducentes e indomables, sino que, infunde miedos y traumas permanentes en los pueblos que lo sufren.
Aun así, el régimen ha comenzado a activar todos los mecanismos de cierre tal como ha prometido intentarlo, a cambio de las bocanadas de aire fresco que necesitaba, y según pasen los días veremos los resultados de esos “acuerdos”, aunque de a poquitos, no de modo brusco, y no solo por lo difícil que es apaciguar a la bestia desatada, sino también porque se trata de enviar señales positivas, como de sondeo, hasta comprobar que ambas partes cumplen sus promesas, a la vez de no hacer demasiado evidente algo tan cruel como que el éxodo tuvo muy poco, casi nada, de espontáneo o de inevitable, sino que apenas fue la clásica estrategia de presión, el viejo y descolorido As bajo la manga.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Más de 32 mil cubanos llegaron a la frontera sur de EE. UU. en marzo

MIAMI, Estados Unidos. — Más de 32 000 cubanos llegaron a la frontera sur de EE. UU. en marzo de 2022, informó este jueves el diario The Washington Post.
La cifra, aún no publicada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), fue adelantada al rotativo por ese organismo, que todavía no ha actualizado los registros en su sitio oficial.
Los más de 32 000 migrantes de la Isla que ingresaron a territorio estadounidense por la frontera con México durante marzo representan casi el doble de los que lo hicieron en febrero y elevan a casi 80 000 el número de cubanos que han llegado a EE. UU. por esa vía desde octubre de 2021.
Señala The Washington Post que, de mantenerse la tendencia, la cifra podría elevarse a 155 000 al cierre del presente año fiscal, que inició en octubre de 2021.
Se trata del mayor éxodo masivo de cubanos hacia Estados Unidos desde la crisis migratoria del Mariel, en 1980, que terminó con 125 000 cubanos abandonando la Isla caribeña.
Aun sin la política de “Pies secos, pies mojados” —derogada en 2017 por la Administración de Barack Obama—, los cubanos continúan ocupando una posición privilegiada con respecto a migrantes de otros países debido a la grave situación política de la Isla y a la vigencia de la Ley de Ajuste Cubano (1966).
En ese sentido, The Washington Post destaca que, con la actual Administración, los cubanos, una vez que arriban a Estados Unidos, corren poco riesgo de ser deportados, un escenario refrendado por cifras del propio Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).
Según números de esa agencia federal, en los últimos cinco meses apenas han sido deportados a la Isla 20 cubanos, por solo 95 que fueron devueltos durante el año fiscal 2021.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Patrulla Fronteriza detuvo a 84 migrantes cubanos en Texas entre el 2 y el 4 de abril

MIAMI, Estados Unidos. — Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (USBP, por sus siglas en inglés) detuvieron a 84 cubanos que ingresaron de forma ilegal a través de la frontera con México entre el 2 y el 4 de abril.
Información de ese organismo señala que los nacionales de la Isla caribeña fueron interceptados en grupos diferentes mientras se desplazaban con migrantes de otros países en las inmediaciones de Normandía, comunidad ubicada en el condado de Maverick, estado de Texas.
Según el reporte de la Patrulla Fronteriza, el 2 de abril, alrededor de las cinco de la mañana, 22 cubanos fueron detenidos por efectivos de la Eagle Pass Station. Entre los migrantes se encontraban, además, 65 personas de Colombia, 31 de Nicaragua, 21 de Venezuela y siete de Perú.
El 3 de abril, poco después de las tres de la madrugada, agentes de la misma estación detuvieron a un grupo de 140 inmigrantes. Además de los 33 cubanos, fueron interceptados 64 personas de Colombia, 34 de Venezuela, ocho de Perú y una de Chile.
El último grupo fue detenido el 4 de abril, aproximadamente a la 1:45 a. m., por agentes de la estación Del Río. Ese día fueron puesto bajo custodia de las autoridades 126 migrantes: 36 de Nicaragua, 29 de Cuba, 28 de Colombia, 23 de Venezuela, 18 de Perú, 13 de Nicaragua y tres de Ghana.
El pasado 28 de marzo fueron detenidos en la frontera sur de Estados Unidos un total de 1 500 migrantes cubanos, el doble del promedio diario de nacionales de la Isla que ingresaron irregularmente a EE. UU. en febrero.
De acuerdo con la Oficina de Control de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (CBP, por sus siglas en inglés), desde octubre de 2021 hasta febrero de 2022 arribaron a la frontera sur del país un total de 16 550 migrantes cubanos, una cifra que supera ampliamente a la de los cuatro meses precedentes: enero (9 720), diciembre (7 983), noviembre (6 606) y octubre (5 893).
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Cubanos por el mundo: un éxodo que nunca termina

HARRISONBURG, Estados Unidos. — Por estos días reconocidos voceros de la dictadura castrista han abordado el asunto de la inmigración ilegal de cubanos y han vuelto a culpar al gobierno de Estados Unidos de ser el principal causante de la nueva ola migratoria que, de mantenerse, superará al éxodo del Mariel (1980).
De acuerdo con diversas fuentes consultadas en Internet, hay importantes comunidades de cubanos en al menos 30 países, fundamentalmente de Norteamérica y América Latina. También los hay en Israel, Polonia, República Checa, Rumanía, Ucrania, Angola, los países bálticos y en otros tan lejanos como Japón y Australia.
La cifra de cubanos dispersos por el mundo ha aumentado significativamente en los últimos dos años debido a la represión ejercida por la dictadura y a la interminable crisis económica.
Como se aprecia, el 82.17 % de la emigración cubana en el 2019 se hallaba en los EE.UU., donde radicaban 1 337 371 cubanos del total de 1 627 456 que vivían en el extranjero, cuando el 14.79% de la población cubana vivía fuera del país.
Pese a todas las diatribas cotidianas que los medios de izquierda lanzan contra Estados Unidos, el país norteño continúa siendo el que más inmigrantes recibe anualmente y el primer emisor de remesas del mundo.
Cifras del portal datosmacro.com indican que la inmigración hacia EE.UU. crece por años y que en 2019 los inmigrantes representaban el 15.42% de la población del país.
Países del mundo con mayor población de inmigrantes cubanos hasta 2019 (Cifras: datosmacro.com)

Cuba, entre los principales países emisores de inmigrantes a EE. UU.
En los últimos años el número de inmigrantes que viven en los EE. UU. ha aumentado significativamente, exhibiendo un 1,78 % de crecimiento.
Según datosmacro.com, en 2019 vivían en Estados Unidos 50 millones 661 mil 149 inmigrantes. En una relación de 30 países, Cuba ocupó el séptimo lugar mundial y el tercer país latinoamericano que más inmigrantes aportaba a este país, solo superado por México y El Salvador.
Aunque en el año fiscal 2020 apenas llegaron a la frontera sur de EE. UU. 13 410 cubanos, al año siguiente lo hicieron 38 674.
Desde el inicio del año fiscal 2022 —que comenzó el pasado 1 de octubre de 2021— hasta el pasado mes de febrero llegaron a la frontera estadounidense 46 752 cubanos, cifra superior a la del año fiscal precedente.
De acuerdo con la oficina de Control de Aduanas y Protección de Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), solamente en febrero llegaron a este país 16 550 cubanos, el tercer grupo de migrantes con mayor presencia en la frontera, solo superados por México (71 210) y Guatemala (18 175).
Países con mayor cantidad de inmigrantes en Estados Unidos hasta 2019 (Cifras: datosmacro.com)
Las “razones” de los voceros de la dictadura
Tal es la magnitud del éxodo y la repercusión que ha tenido en redes sociales que varios voceros de la dictadura castrista se han tratado por estos días de explicar las causas de un fenómeno que se ha acrecentado en Cuba después de 1959.
En esa línea estuvo un reciente comentario de Cristina Escobar en el Noticiero de la Televisión Cubana. En la misma cuerda pueden inscribirse los últimos artículos del científico Agustín Lage Dávila sobre el tema, reproducidos por el portal digital Cubadebate.
En la emisión del programa Chapeando del pasado 29 de marzo, las periodistas Bárbara Betancourt y Arleen Rodríguez Derivet, unidas a Reinier Duardo, volvieron a culpar al gobierno estadounidense como causante de ese éxodo masivo. Este último llegó a afirmar que la Embajada de ese país en Cuba había adoptado una posición “cínica y descarada”, refiriéndose a la nota que dicha sede diplomática publicó el pasado 18 de marzo, en la que insistió en que los cubanos no debían optar por la emigración ilegal, algo que contradice el ritornelo comunista sobre que es este país quien alienta ese fenómeno.
Duardo acusó a los gobiernos de Costa Rica, Panamá y Colombia de ser cómplices de Washington porque, aseguran, se han prestado para crearles dificultades a la inmigración cubana al exigir visas de tránsito. A ese grupo se ha sumado por estos días República Dominicana.
Y es ahí donde a Duardo lo traicionó el subconsciente, pues a lo que realmente temen la dictadura y sus voceros es a que el gobierno estadounidense considere esta nueva maniobra, concebida de conjunto con Daniel Ortega, como una amenaza para la seguridad nacional o que también pueda producirse otro estallido social de proporciones semejantes al del pasado mes de julio.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

14 de febrero en Cuba: cuando el amor está de viaje

LAS TUNAS, Cuba. — Cuba y los cubanos viven días convulsos marcados por la desconfianza. Para muchos, el futuro de la Isla es un enigma mientras que para otros Cuba no tiene más porvenir que la continuidad malsana del presente.
Los cubanos en mayoría, aunque ríen y aplauden sus monadas, no creen en el manido discurso de sus dirigentes; desconfían de las instituciones gubernamentales, políticas, judiciales y hasta de la moneda nacional, depreciada frente a las divisas extranjeras, inútil en una economía atrapada en una espiral inflacionaria y prohibida en los únicos comercios medianamente abastecidos del país, las llamadas tiendas MLC (Moneda Libremente Convertible).
Y en esas circunstancias de alarma manifiesta, este 14 de febrero, día festivo dedicado al amor, la amistad, el intercambio de regalos o la intimidad de las parejas, tal parece como si el amor en Cuba estuviera de viaje. Y no digo que es como si el amor en Cuba estuviera de viaje en sentido figurado, por el hecho cierto de que la voluntad, el aprecio, la estima y el querer son valores idos, ausentes en demasiados cubanos, sino por el hecho concreto de que en este día de San Valentín, en lugar de estar celebrando el Día de los Enamorados, son miles los cubanos que hoy están huyendo de su país.
“Él se fue”, escuché decir esta semana a una mujer para acto seguido afirmar, “y ella se va”. Cuando la mujer dijo “él se fue”, se refería a su yerno, ya en camino rumbo a Estados Unidos, donde reside su mamá. Y cuando la mujer afirmó “y ella se va”, se estaba refiriendo a su propia hija, que ya culminó los últimos detalles para emprender viaje por la ruta de su esposo, dejando al cuidado de su madre la hija de ambos, una niña pequeña.
Dos jóvenes y talentosos carpinteros, ebanistas con muy buena estética aplicada a las maderas —y ellos mismos de buenas costumbres que prestigiaban su residencia, menguando las características sociológicas del barrio donde residían, de por sí ya deterioradas por la corrupción administrativa estatal—, ya se fueron. Ellos solían decirme “padre”, y en diciembre el mayor me dijo, “padre, me voy, ya este país no hay quién lo aguante”. Y la semana pasada el menor de los hermanos me dijo, “mi hermano ya está allá, llegó bien, ahora me voy yo”.
Personalmente, tengo una experiencia sociológicamente interesante por la persistencia de la ideación de la diáspora. Hace algo así como 15 días que tocó a mi puerta alguien a quien contraté para hacer trabajos en mi tierra. El hombre, de poco más de cuarenta años, casado, padre de un adolescente de 14 años y de una niña de 10 años, propietario de su vivienda y de un taller de aserrado con el que se gana la vida, mientras talaba arbustos invasores en mi campo con una sierra de mano en noviembre pasado me insinuó la idea de irse de Cuba, sin entrar en detalles, por la premura del trabajo aquel día.
Pero hace dos semanas que cuando el hombre tocó a nuestra puerta sí me contó sus planes, detalladamente; planes dolorosos, ciertamente, por lo que buscando aligerar su conciencia pedía consejos que nadie podía darle, salvo él mismo. Él había convencido a su mujer para vender la casa de ellos con todos los equipos electrodomésticos, muebles, demás enseres y las máquinas y herramientas de su taller, salvo una motosierra, para en caso de fracasar en su empeño de ir a Estados Unidos, comenzar de nuevo a organizar su vida y la de su familia.
Cientos de familias cubanas han actuado como las de aquel hombre que tenía delante, pero uno suele escuchar esas historias después que han coronado el éxito o sus protagonistas se han derrumbado en el fracaso, por lo que sólo pregunté: “¿qué dice su hijo de esos planes suyos?”. La respuesta que escuché vale el desprecio que hoy la mayoría de los cubanos sienten por sus gobernantes: “El niño dice que me vaya si tengo que irme; él sabe que si me voy es por su bien y el de toda la familia”.
Hoy, 14 de febrero, día de amor y de fraternidad signado por el martirio de San Valentín, la familia cubana está fracturada como nunca antes en la historia de nuestro país, que vivió otras dictaduras, pero ninguna forzó al pueblo en masa al exilio, como ha hecho el totalitarismo castrocomunista desde 1959 y hasta el día de hoy.
Los cubanos hemos vivido en viaje perenne —entiéndase huida— 63 años. Y ese es demasiado tiempo dedicado al miedo. Sí, la dictadura tiene sus jueces policías y cárceles, pero la dictadura no tendría cárceles para todos si, en lugar de huir de nuestra tierra, permaneciéramos y dijéramos “no”.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

 La profecía de Cataneo y los éxodos masivos en Cuba

LA HABANA, Cuba. ─ La profecía lanzada por Bárbaro Alfredo Valdés-Cataneo –ese cantante de trío devenido en una especie de Nostradamus tropical– al paso de la Caravana de la Libertad por el malecón habanero el 8 de enero de 1959 aún tiene  plena vigencia en Cuba: “Sólo se salvarán los que sepan nadar”. Según dijera años más tarde el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante (Caín), esa sería una de las pocas expresiones certeras que propiciara el aclamado desfile de los barbudos durante su entrada triunfal a la capital cubana.
Unos meses después, el 11 de diciembre del propio año 1959, el comandante Huber Matos, uno de los principales caravanistas ─fotografiado junto a Fidel Castro y otros guerrilleros montados en el tanque de guerra que abría la mecha victoriosa─, sería una de las primeras víctimas de la profecía al ser enjuiciado  y condenado a 20 años de prisión por oponerse y denunciar el rumbo comunista que iba tomando la revolución.
También en esos primeros 12 meses de la llegada de los rebeldes al poder, los juicios sumarios y la condena a muerte por fusilamiento de alrededor de 972 personas vinculadas o no al régimen anterior ─bajo el amparo de las nuevas leyes aplicadas por unos Tribunales Revolucionarios improvisados para dictar sentencias por crímenes de guerra y traición─ dispararon las alarmas en un país del que había que huir a toda costa.
Puesta en crisis la luna de miel fugaz entre los rebeldes y las masas populares, esos miedos se aglomeraron en Boca de Camarioca cuando el 28 de septiembre de 1965 Castro anunció que hasta el 10 de octubre de ese año el puerto de Camarioca estaría abierto para todos los exiliados que quisieran llevarse a sus familiares Fue el primer éxodo masivo autorizado por la revolución para salir de opositores y descontentos.
De acuerdo con cifras extraoficiales, por esta vía salieron 2 979 cubanos, mientras que otros 2 104 quedaron en el poblado pesquero Boca de Camarioca, en Varadero, provincia de Matanzas, hasta que fueron recogidos en barcos alquilados por el gobierno de Estados Unidos. El puerto estuvo abierto hasta el 15 de noviembre. A miles de cubanos no les dio tiempo a llegar.
Años después, la Ofensiva Revolucionaria de 1968, el fracaso de la Zafra de los 10 millones (1970), la Parametración y el Quinquenio Gris (1971-1975), junto a la escasez, el racionamiento, el cierre de todos los negocios privados, la prohibición de salir del país y de las prácticas religiosas, entre otras violaciones y desmanes cometidas por el régimen cubano, servirían como caldo de cultivo para el éxodo por el puerto del Mariel (1980).
El asalto a la embajada del Perú por parte de un grupo de  cubanos que a bordo de un autobús público  entraron al recinto para solicitar asilo político fue el detonante. La cólera y la soberbia de Fidel hicieron el resto. Sus amenazas de quitarle la protección a la embajada si no entregaba a los asaltantes fue  cumplida horas después ante la negativa de los diplomáticos. Su error de cálculo fue invitar a entrar a todo el que quisiera asilarse. En pocos días, más de 10 000 cubanos se refugiaron en los jardines de la embajada de Perú.
Sin provisiones ni aseo para garantizarles un mínimo de condiciones humanas, Castro se vio obligado a invitar ─por segunda vez─ a los exiliados a que le sacaran las castañas del fuego viniendo en embarcaciones a recoger a sus familiares y amigos, más otros que les obligó a llevar. Entre el 15 de abril y el 31 de octubre de 1980, más de 124 000 cubanos huyeron hacia Estados Unidos en otra maniobra castrista por conservar el poder.
La denominada crisis de los balseros de 1994, posterior al llamado “Maleconazo”, tuvo su origen en el desastre que significó para el régimen ─en el plano económico, político y social─ la caída del Muro de Berlín y la inmediata desaparición de la URSS.
Por primera vez en la etapa de la revolución cientos de cubanos concentrados en el malecón que exigían salir del país tomaron las calles armados de palos y piedras y arremetieron contra instalaciones hoteleras como el Deauville, establecimientos comerciales como Miami, La Casa Pérez y la Oficina de Comercio y distribución de Alimentos (OFICODA) de Centro Habana. la represión no se haría esperar.
La ola se secuestros de lanchas y el intento de desviar aviones pusieron de nuevo a Castro contra la pared. Al mandamás no le quedó de otra que autorizar la salida del país de todo el que así lo quisiera en cualquier tipo de embarcación precaria y en todo lo que pudiera flotar. La mayoría de los balseros del 94 tomó rumbo a la Base Naval de Guantánamo, donde, hacinados en carpas y luego de una tormentosa y arriesgada travesía, debían esperar el permiso de entrada a los Estados Unidos .
Y aunque esta odisea de los balseros vía Guantánamo hacia Norteamérica significó el último éxodo masivo autorizado en Cuba hasta la fecha, no hay dudas de que las sistemáticas huidas en grupos o individuales hacia “el yuma” y hacia cualquier otro lugar (Recordar el éxodo registrado entre 2014 y 2017) auguran más eventos migratorios de ese tipo.
No por gusto en los últimos tres años, ante las muestras de descontento popular escenificadas en todo el país, ya sean en reclamo de la libertad de expresión o de poner fin a la escasez (Movimiento San Isidro, Manifestación del 27N, estallido social del 11J y la convocatoria del pasado 15N), ha vuelto a salir a la luz  el fantasma del éxodo.
En medio de un contexto social explosivo como el que vive el país, los reclamos y amenazas formulados por el “Canciller de las lamentaciones”, Bruno Rodríguez Parrilla, no dejan otra cosa que pensar. No se puede olvidar que para el gobierno cubano la emigración de cubanos representa una inversión de capital de primer nivel que deja más ganancias financieras para el régimen que la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Hay que recordar Fidel cuando dijo: “No los queremos. No los necesitamos”.
Como dijera Cataneo al paso de la Caravana de la Libertad por el malecón hace 63 años: “Sólo se salvarán los que sepan nadar”. O, al menos, los que se arriesguen a cruzar sobre el mar en busca de un futuro que aquí jamás podrán encontrar.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.