HAVANA CLIMA

ESTADÍSTICAS

Labor estadística produce, ordena e interpretar datos valiosos para la toma de decisiones en Cuba

En momentos en los que se trazan políticas para la atención a temas demográficos, económicos y sociales fundamentales para el desarrollo, los estadísticos tienen un gran compromiso con Cuba.
El indispensable seguimiento a cuestiones como los preparativos para el Censo de Población y Viviendas,  el envejecimiento poblacional, la baja natalidad, el enfoque de género, los indicadores referentes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 mueven la agenda de Gobierno, mientras la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) desarrolla investigaciones que aportan cifras y tendencias.
A estos se suman otros aspectos de vital importancia como el cambio de año base de las Cuentas Nacionales, el Producto Interno Bruto o el Índice de Precio al Consumidor.
Cada 6 de septiembre, en Cuba se realiza una jornada de homenaje al Trabajador Estadístico, profesionales que se dedican a producir, ordenar e interpretar datos valiosos para la toma de decisiones en el país.
Ante las dificultades que enfrenta la nación, los trabajadores de la ONEI han sabido mantener la vitalidad de las estadísticas, resultado que es posible gracias a la calidad del capital humano, a sus competencias profesionales y su sostenida dedicación y pasión por la laboral que desempeñan.
Durante este último año, los estadísticos han resaltado la importancia de contar con indicadores confiables que permitan adoptar políticas adecuadas, así como informaciones lo más cercanas al tiempo real, siendo estas algunas de las metas del Sistema.
Sobre la labor de las Oficinas de Estadísticas de los territorios, Granma conversó con Elia Mariana Espinosa Fonseca, directora de la Oficina Municipal de Estadística e Información en Bayamo, quien explicó que durante el presente año los trabajadores del sector han cumplido con un gran número de tareas entre las que destacan los preparativos para el Censo de Población y Viviendas, la inclusión en el convenio informativo de los nuevos actores económicos Cooperativas (mipymes y cooperativas no agropecuarias), el desarrollo de la Encuesta Nacional de Fecundidad, el desarrollo de la dinámica demográfica, entre otras.
Añadió que el trabajo de los estadísticos es de vital importancia, pues orienta, asesora y actualiza a los distintos actores económicos para que con una información oportuna y veraz puedan planear y organizar sus estrategias en materia de estadísticas.
Puntualizó que corresponde también a los trabajadores de la ONEI mantener la vitalidad del sistema con impulsos e incrementos de la tecnología; corresponder a las necesidades de información del Gobierno, así como la capacitación del personal de la red y de los centros informantes.

Leer más »

Desarrolla Sancti Spíritus Encuesta Nacional de Ocupación

Se pesquisarán personas en edad laboral con el fin de analizar características del empleo en la provincia
En Sancti Spíritus más de 60 000 mujeres en edad laboral están incorporadas al trabajo. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

Relacionados

Más de 3 900 viviendas participarán en Sancti Spíritus en la Encuesta Nacional de Ocupación (ENO) que tiene lugar en todo el país hasta el 30 de junio, pesquisa que permitirá el análisis de las características del empleo y sociodemográficas en el territorio.

El ejercicio lo lidera la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) y se realiza anualmente desde la década de los años 80, pero en esta ocasión se retoma tras dos años detenido por la pandemia de la covid, explicó Imey Tania Hernández Legón, al frente del Departamento de Demografía, Censo y Encuesta en la ONEI de esta provincia.

De acuerdo con la especialista, la pesquisa arrojará resultados por territorios y también a nivel de país en viviendas escogidas al azar, de ellas 2 613 en zonas urbanas y 1 357 en sitios rurales y se encuestarán todas las personas de los hogares seleccionados.

Entre los indicadores a medir estarán la cantidad de pobladores que trabajan, edad, color de la piel, provincia, niveles educacionales y las perspectivas de los cubanos ante el empleo, qué tipo de trabajo realiza, si es jubilado y el alcance de su cuantía.

Al respecto Hernández Legón llamó a la parte de la población que es objeto de la encuesta a dar su apoyo a los 56 especialistas que participan como encuestadores, ya que se trata de un proceso que va a arrojar cómo vive hoy la población espirituana, datos fieles que aportarán a la adopción de medidas concretas por parte de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), el de Economía, así como el resto de los implicados a la hora de tomar decisiones en cuanto a salario, prestaciones y medidas relacionadas con el bienestar de los cubanos.

Los datos ofrecidos por la ONEI del 2020 dejan ver un envejecimiento de la fuerza de trabajo, bajo desempleo, disminución de la población económicamente activa y un incremento de jubilados y pensionados.

Según algunas de esas cifras, en Sancti Spíritus se revela que la población en edad laboral supera los 292 000 habitantes, más de 60 000 mujeres en edad de trabajar están activas y existe una tasa de desocupación de 0.5 por ciento, superior en el sexo femenino.

Leer más »

Oficina Nacional de Estadística e Información incia en Cuba encuesta nacional de ocupación

La encuesta permitirá el análisis de la características del empleo y el posterior desarrollo de políticas públicas.
Entre los indicadores a medir estarán la cantidad de personas que trabajan, edad, color de la piel, provincia, niveles educacionales y las perspectivas de los cubanos ante el empleo. (Foto: Delia Proenza/Escambray)

Relacionados

Más de 60 mil viviendas participarán en Cuba desde este 3 y hasta el 30 de junio en la Encuesta Nacional de Ocupación, que permitirá el análisis de la características del empleo y el posterior desarrollo de políticas públicas.

El ejercicio lo lidera la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) de forma anual desde la década de los años 80 del pasado siglo, aunque en esta ocasión se retoma tras dos años detenido por la pandemia de la covid, explicó recientemente a Prensa Latina el máster en Ciencias Carlos Alfonso Fraga, vicejefe de la institución.

De acuerdo con el especialista, la pesquisa arrojará resultados por territorios y también a nivel de país, en las edades laborales comprendidas entre 17 y 64 años para los hombres y 17 y 59 para las mujeres.

Entre los indicadores a medir estarán la cantidad de personas que trabajan, edad, color de la piel, provincia, niveles educacionales y las perspectivas de los cubanos ante el empleo, por solo mencionar algunos.

Fraga declaró además que los datos aportarán a la adopción de medidas concretas por parte de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), el de Economía, así como para los investigadores y centros académicos.

El informe del año 2020 reveló en la isla un bajo desempleo, envejecimiento de la fuerza de trabajo, disminución de la población económicamente activa, incremento de jubilados y pensionados y una presencia alta de personas que no desean trabajar, puntualizó.

En el momento del estudio, de tres millones 377 mil 800 mujeres en edad laboral estaban activas un millón 853 mil 700, para una tasa del 54,9 por ciento.

En referencia a los desocupados, las cifras de la ONEI y del MTTS arrojaron que ascendían a 66 mil 200 ciudadanos, para una tasa de desocupación del 1,4 por ciento.

Al decir del experto, la ONEI retomará este año otras pesquisas nacionales como la de fecundidad y la de situación económica de los hogares, las cuales aportarán también otros datos novedosos.

Leer más »

Economía cubana: números rojos y cifras a oscuras

MADRID, Estados Unidos. — La penumbra informativa en materia de datos económicos de un gobierno acaba pagando un alto precio. Es lo que se está observando en Cuba, donde, adentrados en la segunda mitad del mes de abril, todavía el régimen no ha ofrecido los datos cerrados relativos al ejercicio de 2021, publicados en la Oficina Nacional de Estadística e Información de Cuba (ONEI).
Un retraso inexplicable, vergonzoso y que exige asumir responsabilidades políticas. La oscuridad sobre la información relativa a lo ocurrido en la economía cubana el pasado año —exceptuando datos como inflación o turismo, actualizados hasta febrero de este año— supone una amenaza a la confianza en quienes elaboran las cifras y a la credibilidad de esos parámetros.
No cabe duda de que, este retraso está siendo mayor que el de otros países, y al de otros años. Por lo tanto, es evidente que las autoridades no han dado los pasos necesarios para mejorar la transparencia y calidad de la información sobre la economía, dificultando con ello que los actores económicos puedan adoptar las decisiones más eficientes y correctas con relación a su actividad. Pero esto, realmente, ¿a quién importa en el régimen castrista?
Si se atiende a la información que publica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en sus informes económicos, se observa que la ausencia de datos relativos a la economía cubana es clamorosa, desapareciendo de la totalidad de indicadores comparativos con otros países, incluso algunos de nivel de desarrollo inferior.
Tratando de encontrar alguna respuesta a esta oscuridad informativa, pero, sobre todo, al retraso de 2021, se pueden establecer algunas conclusiones: que los dirigentes del régimen (Díaz-Canel, Marrero, Gil Fernández, Bolaños, Malmierca) ya estén informados de lo ocurrido en 2021, y, convencidos de que no es nada presentable, hayan decidido la continuidad de la penumbra en la información estadística mientras se intenta a la desesperada ganar tiempo, esperando tal vez que aparezca algún dato positivo en el escenario. Esto último será muy difícil debido a que la guerra en Ucrania ha trastocado el orden económico mundial con graves consecuencias para los países que, como Cuba, mantienen relaciones económicas con Rusia.
Hay un indicador que los analistas están esperando, que son los datos de la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al cuarto trimestre de 2021, lo que permitirá confirmar si la economía creció, se estancó o se mantuvo en recesión como ha venido ocurriendo desde 2019. No es una cuestión baladí. El resultado condicionará la evolución posterior de la economía cubana y sus cuentas públicas. Las dudas sobre el curso de los acontecimientos no son buenas, y mucho menos lo es que un ministro como Gil Fernández vaya a un acto de partido —como hiciera hace unas semanas— y cite una serie de datos estadísticos más o menos inconexos, que impiden formalizar una visión integrada y objetiva de la realidad económica.
También se podría pensar que el retraso en la publicación de los datos del año 2021 viene motivado por los problemas metodológicos y técnicos. No cabe la menor duda que pueden existir atascos conceptuales en la medición de las magnitudes financieras de la economía, como consecuencia de la desaparición del CUC y la unificación con el CUP decretadas por la Tarea Ordenamiento, con su impacto en los importes de numerosas cuentas agregadas. Pero esta circunstancia ya debería estar prevista y, en todo caso, con una metodología testada para realizar los cambios lo antes posible y de forma correcta.
Estos cambios obligarán a analizar con sumo detalle esos importes resultantes de la conversión de 1×24, establecida en la Tarea Ordenamiento, ya que podría ocurrir que el régimen intente por esa vía “manipular” algunos resultados, siempre en beneficio propio. Tiempo habrá, cuando se publiquen los datos de cantidades y precios relativos a 2021, de contrastar esos posibles manejos, que, obviamente, tampoco contribuyen a la credibilidad y confianza en la economía cubana.
En tercer lugar, el motivo del retraso y la penumbra puede tener que ver con una combinación de los dos anteriores. Los resultados son francamente malos y revestirlos puede ser muy difícil, de modo que el objetivo de buscar un escenario propicio para dar a conocer la información resulta imposible. En tales condiciones, se retrasa la información lo que sea necesario, o se publica sin hacer grandes alardes, como hicieron con los presupuestos de 2022 en la Gaceta Oficial, una noticia que pasó desapercibida para la “responsable” prensa estatal comunista.
Incluso, podría ocurrir lo contrario. El régimen sabe que algunos datos de la economía en 2021 son buenos y muestran un perfil optimista, por ello han decidido esperar a la mejor ocasión para divulgar la información, coincidiendo con algún escenario próximo y especialmente difícil de crisis económica.
Al final, siempre se vuelve al principio, que no es otro que la manipulación de la información económica en beneficio del régimen político comunista. En todos los países democráticos existen mecanismos rigurosos de suministro de información relativa al comportamiento de la economía que alejan los datos del manoseo gubernamental.
Por ejemplo, en la vecina República Dominicana, una institución prestigiosa e independiente del ejecutivo, el Banco Central, es la que se encarga del suministro de la información coyuntural de corto plazo, en los plazos más rápidos posibles. Otros países de América Latina cuentan con sistemas similares. Lo que está ocurriendo en Cuba es un síntoma más del carácter autoritario del régimen político.
La obsesión de los comunistas cubanos por controlar de forma absoluta y reaccionaria el comportamiento de los actores económicos raya en un sentimiento enfermizo a medio camino entre lo obsesivo y los complejos más oscuros. Los únicos dos datos conocidos de 2021 hasta ahora (turismo e inflación) no han ofrecido ningún motivo de satisfacción, todo lo contrario. En ese sentido, el escenario de 2021 puede llegar a ser mucho peor de lo esperado.
En tanto el régimen no autorice a los profesionales de ONEI a difundir la información relativa a la economía tan solo cabe formular conjeturas y acentuar las dudas que existen sobre la credibilidad, confianza y viabilidad de la economía cubana y su desafortunado modelo económico comunista. Lástima que todos los años haya que volver con estos reclamos, que, al igual que otros muchos, siguen sin ser escuchados.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Igualdad social en Cuba, un hecho no demostrado

Escoger el arma
La reducción de la desigualdad es, actualmente, una meta común en varios países a la hora de elaborar políticas públicas. Para diagnosticar la magnitud de la desigualdad, o su comportamiento ante determinadas acciones gubernamentales, se necesita tener alguna medida.
Con ese fin, las ciencias y la comunicación política se auxilian de indicadores, sobre todo cuantitativos. El más popular de ellos, hasta ahora, es el Índice de Gini, un indicador introducido por el estadístico italiano Corrado Gini en 1912 y que describe la desigualdad promedio de una sociedad. Pero este no es el único que ofrece información útil al respecto.
Un siglo después que Gini, el economista chileno José Gabriel Palma creó un algoritmo que la bibliografía especializada llamó índice de Palma. Su autor demostró que el Gini  tenía un sesgo estadístico porque «mezclaba peras con manzanas», por eso propuso una nueva herramienta.
Luego de analizar datos de diversos países, Palma aportó una metodología para un mejor estudio de la desigualdad a partir de concebir la sociedad como tres grandes subgrupos: 

los más pobres, conformado por el cuarenta por ciento con menos recursos.
las clases medias o los del medio, conformado por el cincuenta por ciento ubicado por encima del cuarenta por ciento más pobre.
los más ricos, conformado por el diez por ciento de la población ubicada encima del cincuenta por ciento anterior.

De esa división salió una ley analítica que puede servir en ciencia social. Con independencia del país, a las clases medias (al cincuenta por ciento del medio) le corresponde, con ligeras variaciones, más o menos el cincuenta por ciento de la riqueza social.
Conrado Gini.
Con ello, Palma llegaba a la misma conclusión que una de las interpretaciones más olvidadas del Marx de El Capital. Según expuso el alemán, las clases del medio no son las determinantes en las relaciones polarizadas de riqueza y explotación, sino que estas se generan en la interacción entre el polo más pobre y el más rico de la sociedad. A diferencia de Marx, Palma hizo la demostración en el lenguaje de la estadística actual.
En otras palabras, el índice Palma expresa que las clases medias, con independencia del país, participan de la renta de forma tal que no inciden de manera causal sobre la desigualdad. En consecuencia, nos muestra que en las naciones más desiguales los ricos tienen más brechas con los pobres que en las menos desiguales. Por tanto, dadas las actuales relaciones del mundo, el Palma sugiere que el problema de la pobreza, en buena medida, es un problema de distribución, bien acotado entre los más ricos y los más pobres.
Semejante conclusión va más allá de la Economía. Invita a repensar concepciones propias de las filosofías políticas, al señalar que la distribución de la riqueza —si busca reducir la desigualdad—, debe concentrarse en la relación de los extremos, y que el aumento equitativo de todas las rentas individuales de los ciudadanos de una sociedad no elimina la desigualdad.
Más bien, empuja  las políticas económicas a concentrarse en un fenómeno que, en un sentido tradicional, está fuera de la distribución: el aumento de la renta nacional. Por tanto, en vez de generar más renta nacional, los países deben cuidar su distribución. Así, desde Palma, se puede desestimar el tradicional enfoque con énfasis en aumentar la cantidad de riqueza nacional.  
Asimismo, el Palma permite respaldar la idea de que la reducción de la pobreza implica transformaciones estructurales, dígase cualitativas, más que aumentos de producción. 
Así lo ilustra lo sucedido en América Latina durante el auge del rentismo a base de materias primas, se redujo la pobreza pero no precisamente la desigualdad. Simplemente, había ocurrido un aumento de la renta total de la nación, lo cual benefició a muchos pobres, pero en igual o menor medida benefició a los (más) ricos, es decir, no cambió la relación entre los extremos sociales; tal fue el caso de Venezuela durante el mandato de Chávez.
Por tanto, el Palma es sobre todo un índice que, visto en el tiempo, muestra si una gestión gubernamental o proceso social transformó verdaderamente la relación estructural entre el polo más rico y el más pobre (a veces con complicidad de los sectores medios), si solo hace una redistribución de ingresos por impuestos, o si no hace ninguna.
José Gabriel Palma.
Si tuviera mi winche…
En Cuba, país en el que el discurso oficial presume de grandes conquistas sociales y que ha limitado derechos económicos y creación de riquezas durante décadas en nombre de la igualdad, el Gini debiera ser una bandera empleada desde el gobierno para validar su labor como proceso revolucionario. Sin embargo, ocurre todo lo contrario. Según el economista Pedro Monreal, no se ha publicado nunca de manera oficial el valor de este indicador para la Isla.
Existen razones para pensar que si la propaganda oficial no lo divulga, es sencillamente porque no le conviene. Sin un Gini oficial, el gobierno cubano convierte uno de sus pilares ideo-políticos: la igualdad social, en un hecho no demostrado según estándares académicos internacionalmente aceptados.
No obstante, si hay razones para que el gobierno no ofrezca un Gini, más las hay para que no asuma el indicador Palma. Este último no anda con medias tintas, promediando la polarización entre ricos y pobres con el esquema de la clase media, sino que clara y directamente expresa un valor más realista de la desigualdad. En otras palabras, con los datos de un  Gini elevado se obtiene un Palma mayor.
De calcularse para Cuba se sabría si —una vez sacados de escena los propietarios—,1) alguna clase o grupo ocupó su lugar o no en cuanto a privilegios económicos, 2) qué ha hecho en el caso de que así sea, 3) y quiénes conformarían dicho grupo. 
Conocer eso ayudaría en buena medida a demostrar (o desmentir), muchas tesis que circulan en el debate político. Por ejemplo, comprobaríamos si es cierto que los ricos de Cuba se hallan en el emergente sector privado de servicios o en otro grupo; incluso, sabríamos en qué grupo se ubican, tanto los dirigentes del país y sus familiares, como las personas tachadas de mercenarias y asalariadas del imperio por razones políticas.
Con el referido indicador se puede calcular antes y después de la aplicación de impuestos sobre ingresos. Un Palma después de impuestos permite advertir cuánto el Estado corrige la desigualdad generada en el mercado a partir de políticas redistributivas (los nórdicos corrigen la desigualdad con los impuestos).
Un Palma antes de impuestos permite conocer la desigualdad asociada al funcionamiento del mercado, es decir, cuán desigual es propiamente el mercado (en Corea del Sur se busca aliviar la desigualdad en el propio mercado). En Cuba ni siquiera podemos situar cuánta desigualdad genera el mercado y cuánto la corrigen los impuestos
También se podría medir el impacto sobre la desigualdad que ha originado el modelo reduccionista de turismo decidido por el gobierno para desarrollar el país, y constatar quiénes fueron los más beneficiados con tal modelo.
En fin, la lista de aspectos de la gestión gubernamental que se lograría evaluar puede ser extensa.
Se podría medir el impacto sobre la desigualdad que ha originado el modelo reduccionista de turismo decidido por el gobierno para desarrollar el país. (Foto: Lisette Poole/The New York Times)
Los medios de producción
Aunque el gobierno no publique el Gini o el Palma, el verdadero problema está en que tampoco ofrece datos para que economistas e investigadores interesados en el tema puedan hacerlo. Sin embargo, la publicación de estos no sería la solución para obtener indicadores lo menos sesgados posible. El propio Palma se ha quejado de que en su país de origen la sub-declaración es tanta que, según los datos, los miembros de las familias más ricas apenas cobraron más de 300 mil dólares al año. 
En el caso de Cuba ese factor se potencia. Las metodologías empleadas por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), no han incorporado en toda su dimensión al sector privado (al menos en sus publicaciones), dejando fuera aspectos que sí se miden y publican para la economía estatal. A ello se añade que no son pocos los incentivos que tiene el sector privado para sub-declarar, más las distorsiones de registro asociadas a la brecha entre la tasa de cambio oficial y la informal.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que el Palma se basa en la renta de los individuos. La forma de medirla entonces es por el ingreso personal, ya sea el salario de un simple trabajador o el de un gran empresario (este último incluye la parte de utilidades de sus negocios que va a sus cuentas personales).
Pero en Cuba, una parte de la renta personal no es generada como ingreso formal, sino que deviene del invento o la corrupción  (en dependencia del estatus del que la obtenga). Aun si se intentara deducir el invento como macroagregado, no se puede captar estadísticamente cuánto inventa cada grupo de ciudadanos.
Asimismo, no es un dato menor el que los dirigentes, además de su salario, dispongan como parte de su contenido de trabajo de una serie de recursos materiales. Hay que recordar que la base para medir la desigualdad es comparar las rentas individuales buscando probar el poder de consumo de los ciudadanos.
En un país como Cuba, donde el puesto de trabajo determina descansos en la playa, disponer de transporte, de combustible, de jabas con bienes de consumo a mejores precios; se marca una brecha en el consumo real, dígase, desigualdad.
Es este un mecanismo de renta diferenciada que funciona como una especie de renta en especie, aunque se le llame eufemísticamente estímulo, y ya esté normalizado. Y esa es una desigualdad en la renta que no puede ser captada, dada la forma en que está diseñado el Palma. Es decir, la renta en clave de privilegios de las clases dirigentes cubanas no se puede medir actualmente.
La última limitación tiene que ver con una condición esencial de la economía cubana: la escasez. En los países donde existe oferta suficiente y excedente de bienes de consumo (desde alimentos hasta casas), es decir, donde hay riqueza en bienes y dinero, la pobreza es cuestión de desigualdad; pero no ocurre así en un contexto en que la riqueza es insuficiente.
De modo que las conclusiones teóricas que derivan del Palma no pueden aplicarse mecánicamente a Cuba y reducir todo a la distribución, sino que antes habría que incluir los problemas pre-capitalistas de la Isla: si existe riqueza suficiente para todos (en bienes y en dinero). Para el caso cubano ambos aspectos pueden combinarse, por lo que es de suponer que el Palma no tendría el mismo nivel de suficiencia que en otros escenarios.
Donde hay riqueza en bienes y dinero, la pobreza es cuestión de desigualdad. (Foto: Cubaenmiami)
Disparar sin tener el winche
A pesar de todas las carencias de información mencionadas, la simple existencia del índice Palma arroja herramientas analíticas, sobre todo porque aporta interrogantes cómo las aquí expuestas. Pero aun sin disponer de los datos, emergen verdades teóricas que, con cuidado, se pueden aplicar a Cuba y sacar conclusiones.

La primera de ellas señala la guerra al pequeño sector privado. Esa cuyo punto cumbre fue la llamada Ofensiva Revolucionaria y que pasó por los debates organizados por el Partido en 2011 sobre si permitir chinchales y cafeterías privadas o no, hasta hoy. Ha sido una pérdida de tiempo para el debate público si de combatir la desigualdad se trata, y más si se intenta culpar de la pobreza a ese grupo emergente, pues en él no está la respuesta a la desigualdad ni a la pobreza.

De no ser cierta la afirmación anterior, tendría entonces que estar demostrado que el incipiente sector privado contiene a ese diez por ciento más rico del país y, a la vez, que no son los mismos que conforman el gobierno. Es imposible que en una nación el medio se fortalezca sin el visto bueno del extremo. Particularmente en Cuba se trata de algo que la lógica de poder no permitiría.

Segundo, que los igualitarismos que han regido la política económica —con escasez o abundancia—, jamás iban a resolver la desigualdad. Más bien pueden acentuarla en la medida que no todos los grupos sociales necesitan la misma ayuda y no todos la internalizan igual. Sin embargo, el igualitarismo ha servido de cortina para silenciar los debates sobre la distribución de riqueza.
Tercero, teniendo en cuenta que por lo general, para convertirse en pequeño propietario privado asociado al turismo se necesitan medios de producción (heredados o ahorrados) que no están al alcance del cuarenta por ciento más pobre, sino del cincuenta del medio; al usar el Palma con estos supuestos se puede concluir que el modelo turístico de desarrollo poco ayuda a reducir la desigualdad, al menos sin una corrección tributaria.
Por último, paradójicamente, dado el papel de cortina de humo del igualitarismo, el gobierno ha centrado su comunicación en la necesidad de más renta nacional, cuando, como se ha expuesto, esa tampoco será la solución, tal y como demuestran los cortos períodos de mejores relaciones con otros países que favorecieron la renta total del país.

Leer más »

Comienza hoy en Cuba Encuesta de Fecundidad 2022

El proceso, que tendrá lugar hasta el 30 de abril, debe alcanzar a unas 35 000 personas entre 15 y 54 años
Diego Enrique González, director del Centro de Estudios y Población de la Oficina Nacional de Estadística e Información. (Foto: PL)

Relacionados

La Encuesta Nacional de Fecundidad 2022 (EFN-2022) comenzará este 1ro de abril en toda Cuba a fin de conocer características sociodemográficas, económicas, relaciones de pareja y las intenciones reproductivas de la población en la isla.

El proceso, que tendrá lugar hasta el 30 de abril, debe alcanzar a unas 35 mil personas entre 15 y 54 años de alrededor 16 mil 500 hogares cubanos de cuatro regiones: Occidente, La Habana, Centro y Oriente, y también aportará datos sobre la distribución de tareas, así como la conciliación trabajo-maternidad/paternidad.

En exclusiva a Prensa Latina, el director del Centro de Estudios y Población de la Oficina Nacional de Estadística e Información, Diego Enrique González, resaltó que el objetivo con la EFN-2022 cifras y evidencias cualitativas a la dirección del país para el diseño de políticas públicas que promuevan la calidad de vida de las personas en edad reproductiva.

Declaró que, por primera vez se incluirá el análisis de parejas homosexuales pues también inciden en las estadísticas de fecundidad de la nación caribeña.

“En las encuestas realizadas en 1987 y 2009, este tipo de parejas no habían sido abordadas, pero es necesario reconocer su influencia en los índices de reproducción, así como el lugar que ocupan en la sociedad, algo a lo cual contribuirá la propuesta del nuevo Código de las Familias”, añadió.

González refirió que a los adolescentes entre 15 y 19 años, se les presentará un módulo de preguntas diferentes a las demás personas, pues aunque la finalidad es impulsar la fecundidad en la nación, no es objetivo aumentar los embarazos en esos períodos de vida.

La ENF-2022, que constituirá un ejercicio de entrenamiento para el Censo de Población y Viviendas previsto para septiembre próximo, contará con el acompañamiento y apoyo de organizaciones internacionales como el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Sobre la importancia de esta indagación, Marisol Alfonso, representante auxiliar de la Oficina del Unfpa en Cuba, señaló a Prensa Latina que la encuesta profundizará en muchos factores determinantes de la fecundidad (uso de anticonceptivos, patrón de formación de uniones de la población cubana y la interrupción voluntaria de embarazos)

“Aportará datos para ahondar en el comportamiento reproductivo de la población, sus ideales sobre el tema, cómo se toman esas determinaciones, en qué contextos, los elementos que marcan las tendencias de reproducción según grupos etarios, pero a la vez permitirá que se tenga mayor información para dar seguimiento a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”, apuntó.

Resaltó que propiciará datos relevantes para la configuración o reconfiguración de los servicios de salud sexual y reproductiva de la población cubana.

Cuba presenta actualmente un decrecimiento natural en la población, es decir, ocurren –al menos en los últimos dos años- más fallecimientos que nacimientos, situación relevante para el desarrollo del país caribeño en todos los ámbitos, señalan expertos.

Esta nación antillana no cumple los parámetros de reemplazo poblacional (al menos dos niños nacidos por cada defunción), desde el año 1978.

Leer más »

Cuba se prepara para la Encuesta Nacional de Fecundidad

Esta es la Tercera Encuesta Nacional de Fecundidad que se llevará a cabo en el país; las dos anteriores correspondieron a los años 1987 y 2010
Los resultados de la investigación ofrecerán información para la toma de decisiones en pro de fortalecer la fecundidad. (Foto: Endrys Correa Vaillant)

Relacionados

Unas 15 000 viviendas de todo el país se van a visitar del 1ro. al 30 de abril como parte de la Encuesta Nacional de Fecundidad 2022, investigación que aportará datos de gran utilidad para el diseño de políticas de estímulo a la fecundidad en la Isla.

Enrique González Galbán, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadística e Información, explicó a Granma que en la pesquisa estarán representadas cuatro grandes regiones de la Mayor de las Antillas: la occidental, La Habana, la región central y la oriental.

Serán entrevistados sujetos de entre 15 y 54 años de edad sobre temas vinculados a las características sociodemográficas y socioeconómicas, las relaciones de pareja, las intenciones reproductivas, la anticoncepción, la distribución de tareas y la conciliación trabajo-maternidad-paternidad.

Los resultados de la investigación ofrecerán información para la toma de decisiones en pro de fortalecer la fecundidad. Esta es la Tercera Encuesta Nacional de Fecundidad que se llevará a cabo en el país; las dos anteriores correspondieron a los años 1987 y 2010.

En esta oportunidad se introducen las nuevas tecnologías, lo que posibilitará un procesamiento más rápido de la información recogida.

Los datos de los últimos años revelan cuán compleja es la situación demográfica de la nación, donde se registra una disminución de los nacimientos y un incremento de las defunciones como consecuencia del envejecimiento demográfico, incluyendo el impacto de las migraciones en estas variables.

Leer más »

Algunas cifras sobre cubanas y agroecología

Las mujeres son minoría entre las diferentes formas de tenencia de la tierra en Cuba. Tal disparidad pudiera revertirse mediante más programas y políticas públicas con enfoque de género.
Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 01 feb.- Son escasas las estadísticas disponibles sobre la participación de las cubanas en la agroecología. No obstante, algunas cifras dejan entrever la situación actual y los retos para lograr una mayor incorporación femenina en el agro en general.
A continuación, compartimos una serie de infografías publicadas en nuestras redes sociales como parte de la serie Cubanas y agroecología. Recupera además el sello de Inspiradoras, bajo el cual se habló sobre género y covid-19 en 2020 y sobre resiliencia, en 2019.
Promotoras agroecológicas
Poco más de 40 por ciento de los promotores agroecológicos del país son mujeres. Varias iniciativas y programas con enfoque de género buscan apoyar directamente a las mujeres agricultoras, con el objetivo de impulsar y resaltar el todavía poco visibilizado trabajo femenino en la producción de alimentos sanos.
Cubanas y tenencia de la tierra
Las mujeres son minoría entre las diferentes formas de tenencia de la tierra en Cuba: 16 por ciento de los usufructuarios y 32 por ciento de los propietarios. Tal disparidad de representación asociada a la producción de alimentos pudiera revertirse mediante más programas y políticas públicas con enfoque de género.
Participación femenina en la agricultura
Múltiples investigaciones destacan que las mujeres tienen un papel central en los procesos de alimentación de sus familias y en la preservación de prácticas ancestrales, vinculadas a la producción, elaboración y conservación de alimentos. Sin embargo, ellas representan apenas 20 por ciento de quienes laboran en el sector agrícola.
Mujeres rurales y acceso a tecnologías
Las mujeres residentes en zonas rurales confrontan mayores dificultades que sus similares en áreas urbanas para acceder a las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Tal brecha supone desventajas en las posibilidades para el acceso a la formación técnica agroecológica, acciones de empoderamiento y autocuidado, entre otras.

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este
sitio.

Leer más »

Las estadísticas como desafío para medir el desarrollo en Cuba

Representantes del PNUD en Cuba y especialistas del Ciem participaron en el intercambio virtual realizado desde el Instituto Internacional de Periodismo José Martí.
Foto: Archivo IPS Cuba.

La Habana, 1 nov.- La inconsistencia en las estadísticas que se levantan a nivel nacional, provincial y territorial aparece entre los desafíos cotidianos de las investigaciones en Cuba. Esto se hizo evidente durante el estudio para la medición del Índice de Desarrollo Humano Municipal (IDHM) publicado este año.
Datos que se miden a un nivel y no en otro, que no se desglosan por sexo, edad o zona rural o urbana, o si se desglosan se hace solo parcialmente, entre otros muchos obstáculos, limitan a diario la realización de los cruces estadísticos necesarios para identificar problemáticas e impulsar políticas públicas y estrategias de desarrollo.
Así, “considerar el completamiento de la información relevante, que permita alcanzar una mayor simetría entre los datos disponibles y los análisis realizados para las provincias y municipios” figura entre las recomendaciones del IV Informe Nacional Ascenso a la raíz. La perspectiva local del Desarrollo Humano en Cuba 2019.
Ramón Pichs, director del Centro de Investigaciones sobre la Economía Mundial (Ciem), analizó las brechas de calidad de la información oficial disponible durante un intercambio virtual con periodistas de todo el país, realizado el pasado 19 de octubre desde la sede del Instituto Internacional de Periodismo José Martí (IIPJM)
Entre los temas que no pudieron ser incluidos en la medición del IDHM se encuentra el acceso y uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Tics) por la ausencia de “información comparable”, explicó el director del Ciem, entidad que ha asumido los cuatro estudios de este tipo en Cuba (1996, 1999, 2003 y 2019).
Números para contar la historia
El IV Informe Nacional de Desarrollo Humano –presentado en detalle a la prensa durante el panel organizado de conjunto por el IIPJM, el Ciem y la oficina en Cuba del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)–, incluye un análisis en profundidad de la situación del país en las dimensiones económica, social y ambiental del desarrollo sostenible.
Datos que se miden a un nivel y no en otro, que no se desglosan por sexo, edad o zona rural o urbana, o si se desglosan se hace solo parcialmente, entre otros muchos obstáculos, limitan a diario la realización de los cruces estadísticos necesarios para identificar problemáticas e impulsar políticas públicas y estrategias de desarrollo.
El documento ahonda en tendencias a través del tiempo, avances, retrocesos y desafíos en los ámbitos de economía, salud, educación, seguridad social, cultura y equidad de género, con énfasis en el desarrollo a nivel local y los procesos de descentralización.
Entre los datos de interés están los índices parciales de ingreso y de servicios básicos por provincias, la evolución de la población económicamente activa en el tiempo y las disparidades en la ocupación, el índice del trabajo no remunerado que realizan fundamentalmente las mujeres en relación con el IDH, entre otros.
Sin embargo, “en la medición cuantitativa no aparecen directamente indicadores de inclusión, que no sean a través de los datos tradicionales de la población económicamente activa, tasa de ocupación o participación laboral”, comentó Blanca Munster, especialista del Ciem.
Aunque el informe ofrece pistas importantes para entender el desarrollo de Cuba en los últimos años, la información utilizada para la medición es anterior al actual proceso de reordenamiento monetario y a los efectos que en todos los ámbitos de la vida tiene la pandemia de la covid-19.
Según José Luis Rodríguez, también especialista del Ciem, entre el 2020 y el primer semestre del 2021, Cuba ingresó 2.894 millones de dólares estadounidenses (USD) menos que en 2019. En tanto, el gasto de directo para atender la pandemia llega a 4.300 millones de pesos y 400 millones de dólares.
Impacto del desafío estadístico
“La elaboración del informe dio cuenta de la necesidad de fortalecer las capacidades en toda el área de elaboración estadística” al desarrollar temas en los que “fue complicado encontrar la información a nivel territorial”, afirmó Maribel Gutiérrez, representante residente del PNUD en Cuba.
Una mirada al informe y a la presentación realizada por Pichs durante el panel para periodistas permite observar diferencias entre los indicadores considerados en esta última medición que, con el apoyo técnico y financiero del PNUD, incluyó por primera vez información sobre los 168 municipios cubanos.
Mientras el cálculo del IDH provincial contempló 17 indicadores, el IDHM debió limitarse a 10.
Los indicadores provinciales no usados a nivel municipal fueron: gasto presupuestario y carga contaminante per cápita, esperanza de vida al nacer, grado de escolaridad en más de seis años, población cubierta con agua potable, población cubierta con saneamiento, consumo facturado de electricidad y calidad de la vivienda.
Sin embargo, la metodología aplicada para el estudio de los municipios incorporó como novedad la proporción de personas de 60 años y más, una información relevante teniendo en cuenta el alto grado de envejecimiento demográfico de Cuba y el impacto de esta realidad en el desarrollo socioeconómico del país y de sus territorios.
Un diagnóstico realizado por la Contraloría General de la República en 2019 identificó el desafío en el ámbito de las estadísticas para avanzar en la medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este consideró como “riesgo” las insuficientes capacidades estadísticas de los organismos de la Administración Central del Estado. (2021)

Leer más »

Las estadísticas económicas en Cuba y el derecho a la información

La Constitución cubana de 2019 establece en su artículo 53 el derecho de los ciudadanos «a solicitar y recibir del Estado información veraz, objetiva y oportuna, y a acceder a la que se genere en los órganos del Estado y entidades, conforme a las regulaciones establecidas». Sin embargo, históricamente, la disponibilidad de la información estadística ha sido un problema para economistas, sociólogos, y demás científicos sociales, a quienes se les dificulta realizar análisis objetivos independientes y oportunos.
Aunque este texto se refiere a la estadística económica, la insuficiencia y falta de transparencia son características del sistema en general.
El sistema estadístico de Cuba
En los años subsiguientes al triunfo de la Revolución, la información estadística fue insuficiente y desorganizada. Después se reconstruyeron ciertas cifras para los Anuarios Estadísticos que se publicaron sucesivamente. En este sentido destaca el trabajo desarrollado por la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN) en 1977, titulado Reconstrucción y Análisis de las Series Estadísticas de la Economía Cubana, 1960-1975, en el que se sistematizó información estadística sobre la economía a precios corrientes y a precios constantes[1] correspondientes a 1965. No obstante, ese trabajo se mantuvo clasificado como SECRETO durante años, hasta su ulterior desclasificación.
Entre 1975 y 1989, el Comité Estatal de Estadísticas de Cuba publicó sistemáticamente los respectivos Anuarios, sin embargo, tanto ellos como el referido documento de JUCEPLAN, se llevaron a cabo por el sistema del producto material (SPM),[2] típico de las economías centralmente dirigidas que integraban el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).
El 11 de julio de 1972, Cuba ingresó al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). En la imagen, la XXXIX Reunión celebrada en La Habana.
En la etapa comprendida desde 1990 hasta 1998 —que coincidió con el período de mayor crisis económica en Cuba y su leve recuperación posterior—, se produjo el llamado «apagón estadístico», dada la ausencia de información económica sistematizada.
La desaparición del CAME dejó sin sentido el uso del SPM para medir el desempeño económico, por lo que el país debió adoptar el sistema de cuentas nacionales (SCN) de Naciones Unidas. Con ese fin recibió el apoyo de la CEPAL, y en 1997 fue publicada la primera edición de La economía cubana. Reformas estructurales y desempeño en los noventa, editado por esta organización. Se contaba por primera vez con información sistematizada sobre el tema.
En 1998, la ONEI produjo el Anuario Estadístico de Cuba de 1996, y en 1999 se publicaron los correspondientes a 1997 y 1998; en todos se utilizó la metodología del sistema de cuentas nacionales.
Los Anuarios Estadísticos de 1999 y 2000, mantuvieron a 1981 como año-base para los valores constantes de los agregados económicos, pero desde la publicación del Anuario Estadístico de 2001 la base cambió a 1997.
Teniendo en cuenta los notables cambios de precios tras la reciente unificación cambiaria y la reforma de precios, salarios y pensiones, debería establecerse un nuevo año-base para calcular las series estadísticas. Sin embargo, las condiciones económicas del 2021 son atípicas debido a los efectos de la pandemia, lo cual significaría que una nueva base para construir las series debería esperar quizás a considerar los precios de 2022 o 2023. 
La insuficiente información económica y los problemas de transparencia
En la actualidad existen serias dificultades en el sistema de estadísticas económicas del país. No son oportunas, no son suficientes y no son transparentes.
La estadística económica no solo permite conocer ex post el comportamiento de los indicadores, sino también, y de una forma muy importante, realizar estimaciones que propicien pronósticos sobre el desempeño económico. Por esas razones, las oficinas de estadísticas nacionales suelen ofrecer datos mensuales, trimestrales y anuales y corrigen la información sistemáticamente.
Para que la información estadística sea útil, no debe mostrar únicamente datos agregados sino también desagregados, de modo que se pueda analizar tanto la situación de la economía nacional como la de los territorios, y las diversas ramas de la producción de bienes y de servicios.

Solo en los últimos años la ONEI ha comenzado a ofrecer algunas cifras mensuales o semestrales en determinados indicadores concretos. En su mayor parte los datos son anuales y suelen publicarse con un retraso tal que solo es posible realizar análisis ex post. Por ejemplo, el Anuario Estadístico 2020 fue publicado el 14 de julio de 2021, mientras que el Anuario Demográfico 2020 se publicó el 3 de septiembre pasado.
En años anteriores, era usual que se publicara, al segundo o tercer mes del año siguiente, una información preliminar: el Panorama Económico y Social de Cuba, que recogía los indicadores más importantes. Dicho informe se ha dejado de publicar, y se ha hecho costumbre que los propios anuarios aparezcan en el segundo semestre del año posterior.
En la mayor parte de los países con sistemas estadísticos que brindan información oportuna y transparente, es habitual que se conozcan los datos mensuales de inflación, empleo, exportaciones o importaciones, o trimestralmente el producto interior bruto (PIB) y los agregados que lo conforman, el PIB sectorial, la inversión directa extranjera, la ejecución presupuestal, la situación de la deuda pública y de la deuda externa; entre otros indicadores.
Nada de esto ocurre en el caso de Cuba, que mantiene una considerable opacidad en su sistema estadístico. En el pasado se publicaban los textos íntegros de los informes de los ministros de Economía y Planificación y de Finanzas y Precios en las sesiones de la Asamblea Nacional, pero en la actualidad solo se ofrecen resúmenes de esas intervenciones con escasa información estadística.
El sector externo ha sido, tradicionalmente, uno de los que presenta menor transparencia. Por solo mencionar algunos ejemplos:

No se publican los datos completos de la Balanza de Pagos Internacionales, sino apenas una información agregada de la Cuenta Corriente con retraso de dos años, por lo que en el Anuario Estadístico de 2020 únicamente se publicó información de este registro hasta 2018.
Dentro de la Cuenta Corriente, no se desagregan la balanza de bienes y la de servicios, aunque los valores agregados de las exportaciones e importaciones de servicios pueden calcularse restando las de bienes.
No se desglosa la balanza de servicios, lo que hace imposible conocer su estructura y lleva a cálculos inexactos, aunque aproximados.
No se desagrega la balanza de rentas para saber los movimientos producidos en las rentas del capital, desglosadas en Repatriación de utilidades y Pago de intereses de la deuda externa.
Tampoco se informa la magnitud de las remesas recibidas.
No se publica información alguna de la Cuenta de Capital y Financiera de la Balanza de Pagos, que es la que refleja los movimientos de capitales.
No se ofrece información sobre el comportamiento de la inversión extranjera directa (IED), lo que impide analizar las tendencias de este importante indicador, cuáles son los principales países inversionistas, así como los sectores hacia los que se dirigen los capitales foráneos.
Los datos sobre la deuda externa tienen el mismo retraso que los de la balanza de pagos.
No se publican datos sobre el nivel de las reservas monetarias internacionales y su estructura.
Se ha vuelto una costumbre retrasar un año la información sobre importaciones de combustibles.
La información de los ingresos que produce el turismo internacional es solo un valor bruto, es decir, no se conocen los datos de los gastos en divisas del sector.
Tampoco se hacen públicos los datos de la Encuesta Nacional sobre la Situación de los Hogares, que resulta imprescindible para estudios relacionados con la distribución de los ingresos y la situación de pobreza en las familias cubanas.

No se hacen públicos los datos de la Encuesta Nacional sobre la Situación de los Hogares. (Foto: Freddy Pérez Cabrera)
La ausencia de tales datos no evita la difícil situación de las finanzas externas del país, ni la evidente pobreza en que vive una gran cantidad de familias cubanas. Solo impide que esos datos puedan ser usados por los analistas para argumentar propuestas de política económica y, por tanto, brindar soluciones alternativas a dichos problemas.
Si la nueva Constitución se elaboró para ser cumplida, el gobierno debería modificar su tradicional imprecisión en la información económica y brindar estadísticas completas, oportunas y pertinentes. Es un derecho del pueblo, el cual, en teoría, es el depositario de la soberanía nacional.
***
[1] Los precios corrientes son los valores nominales de los bienes y servicios correspondientes al momento en el que son considerados, mientras que los precios constantes indican los valores corregidos a un año base, para poder comparar el desempeño económico eliminando el factor distorsionador que producen los cambios de precios. 
[2] En el sistema del producto material (SPM) el indicador fundamental que medía el tamaño de una economía en términos de producción era el Producto Social Global (PSG); a diferencia del sistema de cuentas nacionales (SCN) de la ONU, cuyo indicador es el Producto Interior Bruto (PIB). En el SPM, servicios como: educación, salud, cultura, turismo, deportes, administración, entre otros, como no crean producción material conformaban la esfera no productiva, y no hacían parte del PSG, aunque sí de la distribución del Ingreso Nacional.

Leer más »

Organiza Cuba nuevo Censo de Población y Viviendas

El objetivo fundamental del Censo es ofrecer las cifras actualizadas de las principales características demográficas, sociales, económicas y educacionales de la población y de las viviendas
El ejercicio se desarrollará entre el 10 y el 29 de septiembre de 2022.

Relacionados

Cuba realizará un nuevo Censo de Población y Viviendas entre el 10 y el 29 de septiembre de 2022, según el Decreto 41 del Consejo de Ministros, publicado en la Gaceta Oficial de la República.

La normativa establece que las labores preparatorias se realizarán desde el actual calendario y que el objetivo fundamental del Censo es ofrecer a la dirección del Estado, y a los demás actores de la sociedad, las cifras actualizadas de las principales características demográficas, sociales, económicas y educacionales de la población y de las viviendas donde esta reside.

A la vez, enriquece la disponibilidad de insumos para evaluar las políticas aprobadas, implementar los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, así como los indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que correspondan, recoge.

El Decreto expresa que resulta necesario disponer la realización del Censo de Población y Viviendas en Cuba en el año 2022, como parte de la Ronda Internacional de los Censos del 2020, considerado como la investigación estadística fundamental que realiza un país.

Añade que las personas comprendidas en su realización están obligadas a proporcionar la información veraz solicitada a través del cuestionario censal, así como la que a estos fines requiere la Oficina Nacional de Estadística e Información.

Leer más »

La fecunda y breve vida de Pablo José Quiñones

Pablo José Quiñones hoy cumpliría apenas 55 años de edad. (Foto: Tomada de Facebook)

“Fue un excelente cuadro y compañero, con un importante nivel de resolutividad para tomar decisiones certeras ante las difíciles y diversas situaciones que se presentan en un Gobierno municipal. Fue líder y amigo, además de un excelente hijo: en el poco tiempo que le dejaba su trabajo siempre le daba una vuelta a la vieja y se ocupaba de sus problemas”, comentó a Escambray Alexis Lorente, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Sancti Spíritus, donde Pablo José Quiñones se desempeñó durante algunos años como vicepresidente que atendía la esfera de Bienes y Consumo.

Hoy cumpliría apenas 55 años de edad, pero la muerte le jugó una mala pasada cuando su labor como cuadro se encontraba en un momento fecundo como director provincial de la Oficina de Estadísticas e Información, donde laboraba desde el 2017.

“Era muy serio, le gustaba que las cosas salieran bien, movía a todos los trabajadores para lograr los objetivos comunes. Llegó en un momento en que estábamos un poco apagados como colectivo y él levantó la imagen y el reconocimiento público de la Oficina. Era muy trabajador, muy entregado y humano, siempre trataba de ayudarte cuando le planteabas un problema. Hemos tenido una gran pérdida”, aseguró Anyelín Pérez, vicedirectora de Estadísticas.

Mientras, desde su sencillez, el custodio Walberto Rodríguez lo evoca como una persona chévere, como un compañero y dirigente cabal al que todos respetaban.

Laboró primero en las Tropas Especiales, luego en Pastos y Forrajes, Frutas Selectas y durante varios años en la Empresa Nacional de Servicios Aéreos, hasta que transitó hacia el gobierno municipal. 

Pablo falleció el pasado sábado después de un ingreso con complicaciones en el Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos: “Lo ingresaron con una bronconeumonía, tenía los pulmones necrosados, quizás cogió algún germen, estuvo en terapia intermedia, luego en intensiva, lo entubaron, se complicó, hizo paros cardíacos hasta que no pudo responder. Era hipertenso y tenía la gota”, detalla con dolor Daniel, uno de sus dos hijos.   Y concluye: “A mi papá todo el mundo lo quería. Le dedicaba mucho tiempo al trabajo, quizás se sintió mal y demoró en ir al médico para no dejar sus responsabilidades atrás, siempre quería estar en el trabajo”.       

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.