HAVANA CLIMA

Edmundo García

El suicidio es un elemento casi esencial de la Castroenteritis

LA HABANA, Cuba.- Sólo Dios sabe cuánto me habría gustado ser el autor de esa frase que da título a este texto, esa línea brevísima que habla del suicidio, de sus causas, de una de las enfermedades que podría provocarla. La “Castroenteritis” vista como causa y el suicidio como efecto; desgraciadamente no fue mía esa certeza, aunque ahora mismo me la apropie, aunque sólo sea por un rato. Resulta que esa ingeniosidad, esa perspicacia, esa finura, salió de la cabeza del gibareño Guillermo Cabrera Infante.
Cabrera Infante miraba al Castrismo y a la “Castroenteritis” que ese provocaba, como un padecimiento fatal, un padecimiento que podría llevar, creo yo, al suicidio. Cabrera Infante, siempre sagaz, convirtió a esa inflamación del estómago y los intestinos, a esa gastroenteritis, en “castroenteritis”; enfermedad que fue conocida, y descrita por primera vez, cuando el señor de Birán se hiciera dueño del poder, sin que hasta hoy se consiguiera un tratamiento definitivo para su cura, aunque algo se intentara.
Y tenía razón el gibareño que decidiera la sagaz unión de esos dos constituyentes: Castro y enteritis. Cabrera Infante va de la inflamación del aparato gastrointestinal, de la “gastroenteritis” a la “castroenteritis”. Cabrera Infante solo cambia una consonante, una c por una g, para nombrar esa cosa que es la inflamación, patológica claro, que provoca el castrismo en la mucosa de los intestinos de Cuba y de los cubanos. Sin dudas resulta ingeniosa la unión de esos dos “constituyentes”: intestinos y castrismo, para hacer notar los mondongos enfermos del castrismo, y lo esencial que resultaban los suicidios en esa enfermedad comunista. El suicidio como medio de salvación de uno de los peores males de la era moderna.
Y ahora las redes nos hacen notar un caso extremo de “Castroenteritis” que se ha hecho visible en La Florida y en la persona de Edmundo García, quien es más conocido en esta isla como Inmundo García. Resulta que Inmundo ha estado usando las redes sociales para hacer reclamos al gobierno de la isla, su aliado desde hace mucho, desde aquellos años en los que se dedicaba al tráfico de obras de arte, esos desempeños que lo hicieron llegar a los tribunales, y que solo fue salvado, así se dijo entonces, por las relaciones de su madre, quien trabajaba en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Inmundo muestra ahora toda su inmundicia, reclama la atención del gobierno comunista cubano; Inmundo amenaza con pegarse un tiro en la sien. Edmundo reclama a Díaz-Canel y al resto del gobierno, probando sus cabildeos con el poder cubano. El delincuente cubano, ahora “mayamero”, está en crisis. El show es un primor, y no pudo llegar en mejor momento.
Inmundo frunce el ceño, lo agobia la luz, incluso la breve luz. Al parecer Edmundo pretende entrar en la lista de suicidas famosos de la mal llamada “revolución”. Edmundo escoge un momento de crisis. Las crisis siempre aportan un sinnúmero de suicidas. Recordemos aquellos días de la embajada del Perú. Recordemos el pistoletazo de Haydée Santamaría, el de Osvaldo Dorticós, recordemos el suicidio de Fidel Castro Díaz-Balart, y si vamos un poquito más atrás, recordaremos a Eduardo Chivás.
Inmundo apunta, temblequeando, a su sien y amenaza, grita, pero no aprieta el gatillo. Edmundo anuncia el suicidio pero no lo cumple. Edmundo es un “comediante”, un mal comediante que amenaza, pero no dispara. Él quiere drama, quiere show, pero no persistirá, como sí hiciera Gerald de Nerval, como tantos suicidas que en el mundo han sido. Lo de Inmundo es teatro, “puro teatro, soledad bien ensayada, estudiado simulacro”.
Para suicidarse hay que ser muy, pero muy valiente. Para entrar voluntariamente a la muerte hay que tener el temple de Virginia Woolf, y Edmundo el payasito no tiene coj… para llenarse los bolsillos de piedras y lanzarse luego al río Ouse. Él, aunque quizá le gustaría, no es Alfonsina Storni, él no escribió poemas como Alfonsina y no va a lanzarse desde un acantilado. Inmundo morirá en la inmundicia que él mismo se estuvo propiciando. Inmundo no tiene los coj… de Yukio Mishima para hacerse el Harakiri.
Inmundo García es una de esas cosas que trabajan para el gobierno cubano, uno de esos tarecos en los que se apoyan los comunistas cubanos en el poder para defenderse en otras geografías, para hacer creer que hay discursos a su favor en Miami, en cualquier sitio. Inmundo es inmundicia y es, sencillamente, Edmundo, que con el tiempo será un término más deplorable que Inmundo, que inmundicia, que repugnante, mugriento y nauseabundo. Cabrera Infante nada supo de Edmundo García, pero creo que si se hubiera cruzado con él alguna vez habría repetido eso de que “el suicidio es un elemento casi esencial de la Castroenteritis”, y hasta le hubiera reclamado que apretara el gatillo. Edmundo es uno de los mejores signos, o síntomas, de la “Castroenteritis”.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Los cubanos y su espera por una tormenta perfecta

LA HABANA, Cuba.- Los cubanos quieren estar entretenidos. La brújula que parecía bien orientada el 11 de julio gira sobre sí misma sin apuntar hacia el rumbo definitivo. Otra vez reinan la indiferencia y la inacción. Los cientos de presos después de las protestas, la desinformación, la maldad del régimen que insiste en su gira demagógica por los barrios más empobrecidos de La Habana como si nada hubiera ocurrido, han desinflado, al menos de momento, la voluntad popular.
Al cabo de sesenta años sin protestar, los cubanos creyeron que bastaría con tomar las calles una sola vez. Después solo habría que sentarse a ver la dictadura caer en cámara lenta, como en las películas, porque hay mucha gente que prefiere ver la caída en calidad de espectador, no de actor.
Esa misma gente que desaparece de las redes sociales o habla de otros temas cuando está ocurriendo algo verdaderamente estremecedor contra el régimen, anda de lo más alborotada con el patético show de Edmundo García, y creyendo que un enajenado en fase terminal va a darle el golpe de gracia a un poder que se ha tragado peces más gordos. Entretenimiento, brete, carnada para los que no quieren pensar; en eso consiste el exabrupto de la criatura más repugnante que ha vomitado el castrismo.
Algunos hasta vaticinan un golpe militar a Díaz-Canel, porque son “muy grandes” las revelaciones que hará Edmundo en su serie “Yo acuso”, donde ya ha señalado al cantautor en jefe, Israel Rojas, y al puentero mayor, Carlos Lazo, como contrarrevolucionarios. En pos de ese chisme que no le quita el sueño a la dictadura, se han lanzado miles de cibernautas que esperan, de un momento a otro, la lluvia de trapos sucios.
Hay que tener deseos de no encarar la realidad para dar crédito a semejante bufonada. Desde hace mucho tiempo Edmundo García es un charlatán propenso a los vicios y desvaríos, que son el umbral de la indiscreción. Si alguien cree que la Contrainteligencia cubana no vio venir su colapso mental, quedará muy decepcionado luego de gastar los megas y descubrir que Edmundo podrá tener muchas acusaciones, pero cero evidencias para sostenerlas.
Si en algún momento las tuvo, fueron retiradas de su poder por el mismo aparato que no moverá un dedo para ayudarlo a morir más rápido. Al contrario, cada berrinche de Edmundo jugará a favor de un régimen que precisa ganar tiempo, y al que le funciona que los cubanos estén pendientes de esos “secretos” que si salen a la luz darán apenas un pellizco, y luego sana, sana culito de rana.
Daño hicieron los valientes que tomaron las calles el 11 de julio; los que salen todavía en pequeños grupos a protestar por la catástrofe sanitaria, los apagones, los calderos vacíos, la permanente sensación de asfixia que provoca el no vivir en libertad. La dictadura no teme a los Estados Unidos, ni a los parlanchines resentidos, ni a los informes inútiles que redacta la Unión Europea, ni a las convocatorias en redes sociales de quienes piden invasión militar, drones teledirigidos a Punto Cero y otros imposibles.
El castrismo le teme al pueblo de Cuba. El soberano ante los ojos del mundo, gritando “Libertad”, es su única pesadilla. Pero el soberano no se da cuenta porque ahora mismo está pendiente de un ególatra que admite públicamente haber sido un espía de Fidel Castro e intenta, sin éxito, situar a Israel Rojas, Carlos Lazo y Hugo Cancio en la orilla de la “gusanera”, pese a que todo el mundo sabe que son agentes de influencia al servicio de la crápula política dirigida, al menos de forma nominal, por Miguel Díaz-Canel.
Todos los mencionados, excepto el compañero Rojas, viven en Estados Unidos, han desarrollado su actividad bajo las narices de la CIA y el FBI, con el permiso de la Casa Blanca. No es coherente esperar que un gobierno que favorece tales intrigas tenga una actitud frontal contra la dictadura cubana. Estados Unidos, lógicamente, está jugando la partida a su favor, al igual que el régimen; pero no así el pueblo cubano, inseguro aún de su propio poder.
Si los cubanos se tomaran unos minutos para reflexionar sobre lo sucedido en los últimos dos meses, se percatarían de que con una sola acción cívica masiva lograron que el castrismo cediera. Después del 11 de julio empezó a salvarse Matanzas, aparecieron recursos y personal médico que supuestamente no estaban disponibles, y el régimen se vio obligado a tomar medidas que dejaron bien claro cuál era el bloqueo que no dejaba entrar a una Isla hambreada y enferma medicinas y alimentos en cantidades ilimitadas.
Cuando el soberano pueblo dentro y fuera de Cuba comprenda que el fin de la dictadura depende de una acción popular contundente y conjunta, dejará de esperar favores de un gobierno que dicta sanciones simbólicas contra altos militares cubanos que llevan muchos años burlando el embargo y los “castigos” del Departamento del Tesoro a través de las empresas offshore que el castrismo tiene alrededor del mundo.
Las naciones democráticas no harán nada si los cubanos vuelven a la pasividad. Estados Unidos está negociando con el desgobierno de Díaz-Canel, el mismo que ha encarcelado y asesinado a manifestantes pacíficos; el que no ha aceptado ayuda humanitaria porque el coronavirus le está garantizando cientos de manifestantes menos que reprimir cuando se produzca el próxima estallido social. Agentes como Edmundo García, Hugo Cancio y Carlos Lazo han colaborado desde la Unión Americana con la dictadura, aportando información y beneficios económicos. Grandes medios de prensa estadounidenses son descaradamente procastristas. ¿De qué estamos hablando entonces?
Mientras el futuro de Cuba es decidido por quienes la han arruinado, mucho pueblo pierde el tiempo en la crítica estéril y el insulto catártico. Entretenidos están con el arrebato de Edmundo García, o recordándole a Buena Fe que en la canción tal del disco mas cual dijeron digo y ahora dicen diego. Entretenidos estuvieron también cuando un joven virtuoso creyó que reuniéndose con Silvio Rodríguez lograría amnistía para los encarcelados durante y después del 11 de julio; aunque la realidad hoy sea totalmente opuesta y los que apoyaron aquel diálogo sigan esperando por un proyecto del que “más adelante ofrecerían detalles”.
A la mayor parte de los cubanos le sirve cualquier cotilleo de última hora para no pensar en la gente que sigue presa, en la que muere por falta de oxígeno y antibióticos en los hospitales, en los que se ahogan intentado cruzar el Estrecho de La Florida, en los que dedican la primera plana del Granma a elogiar la dictadura de Corea del Norte, en los que han saqueado y corrompido a este país. En fin, cualquier cosa que les permita fantasear con que se avecina la tormenta perfecta; algo que no ocurrirá a menos que la formemos nosotros.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Edmundo García: los exabruptos y reclamos de un agente castrista

LA HABANA, Cuba. ─ Una nota publicada en este mismo diario digital en la noche del pasado viernes nos informaba de un hecho insólito: Edmundo García Moure, connotado defensor del castrismo en la radio miamense, aireó discrepancias con el régimen de sus amores. Esto, en el marco de lo que él mismo calificó como “una directa de vida o muerte”. En el colmo de la truculencia, ofreció hasta ponerse “una pistola en la cabeza” y dispararse en público.
El motivo de tanta desesperación, dice la nota, es que, según el vocero comunista, “el régimen de La Habana lo abandonó después de enviarlo a ‘una misión’ a Miami, Estados Unidos”. Para empezar su diatriba, él expresó: “A ustedes me voy a dirigir con toda la moral que me asiste en mi vida y dispuesto a entregarla. Aquí mismo la entrego”.
Y acto seguido se abandonó a una larga serie de preguntas, que coloreó con una interjección grosera: “¿Qué pasa conmigo? ¿Hasta dónde quieren llevarme a mí en ese país? ¿Qué hice? ¿Cuál es mi culpa?”. Y de inmediato prosiguió: “Esto pasó de castaño oscuro. ¿Quién está dirigiendo el país? ¿Qué principios? ¿Dónde está Fidel?”. Y más adelante: “¿Quieren un mártir? ¡Lo van a tener!”.
Como explicación del inesperado exabrupto, García Moure, a quien muchos exiliados prefieren cambiarle el nombre por “Inmundo”, sugirió una deslealtad de parte de sus jefes: “Me tienen que respetar. No se puede tratar a un hombre como yo así”. Y enarboló una demanda: “Exijo una restitución de mis principios. Se lo exijo a la dirección del país, al presidente Miguel Díaz-Canel”.
Muchos han bautizado esta arremetida como el “Mensaje de García”. Esto me ha reafirmado en que es verdad que la historia se repite: una vez como drama y la segunda como comedia. Si en nuestra Guerra de Independencia existió el “Mensaje a García” (a don Calixto, el holguinero patriota, el que de verdad se pegó un tiro —y por una causa justísima, no como este de ahora— antes que caer prisionero de los colonialistas), hace unas horas hemos sido testigo de la bufonada de Edmundo-Inmundo.
Este grotesco sainete ha servido, al menos, para poner en claro algo que todos sabíamos desde hacía tiempo, pero que el interesado —creo— jamás había reconocido antes: que estamos en presencia de un agente más del castrismo. Y tanto, que, según su confesión-denuncia, llegó al gran país del Norte en cumplimiento de “una misión” asignada por los mandantes de La Habana.
Tengo entendido que, en Estados Unidos, es lícito que cualquier persona tenga ese carácter y desempeñe las tareas consustanciales a ella. Pero a condición de inscribirse en un registro público en esa calidad de “agente extranjero”. Como supongo que el señor Edmundo no ha hecho tal cosa, lo primero que se impone —digo yo— es subsanar esa omisión.
Otra faceta que sorprende en este emplazamiento es la relación de sus destinatarios. En primer lugar, figura allí Raúl Castro, algo normal si tenemos en cuenta que el General de Ejército continúa siendo el verdadero poder tras del trono, aunque en el aspecto formal sólo ostente al presente la condición de uno más de los miembros del Buró Político del único partido.
También el presidente votado por 605 compatriotas, Miguel Díaz-Canel. Algo también lógico, pues el “villareño joven” (hablo en términos comparativos dentro de lo que resulta usual en las gerontocracias comunistas, claro) es, en un plano formal, el actual mandamás (como que ostenta la Primera Secretaría del Partido y la Presidencia de la República).
¡Pero Edmundo García Moure se dirige también al Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR)! ¿Qué sentido tiene eso? ¿Qué papel desempeña el general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera en ese potaje? ¿Será que la “misión” que marchó a cumplir Edmundo-Inmundo en Miami era de carácter castrense! ¿Debemos suponer que se trata de un agente de la Contrainteligencia Militar! Así parece indicarlo la reiterada mención que hizo a esa rama de la comunidad de espionaje cubana.
Y enfocándonos en otra faceta de la diatriba: ¿A qué se refiere concretamente el denunciante cuando demanda la restitución de sus “principios”! No se conoce de alguna desautorización pública de este peón suyo por parte de las autoridades cubanas. (Algo que no tendría mucho sentido, pues sólo serviría para llamar la atención, desde La Habana, hacia un agente que conviene —pienso— que pase inadvertido).
¿Será que en todo esto hay sólo un problema semántico! ¿Una discrepancia en el significado que se le atribuye a determinado eufemismo! ¿Tal vez, cuando García Moure habla de “mis principios” se refiere en realidad a “mi mesada”! Ya sabemos que la “economía socialista cubana” es un desastre, ¿pero tanto que ni siquiera pueden cubrir sus compromisos monetarios con sus servidores en “tierras del Imperio”!
En cualquier caso, es probable que todo este sainete constituya sólo el preludio para el retorno fulminante de Edmundo-Inmundo a Cuba. Si así fuere, lo mejor de todo es que, en vista de los inoportunos emplazamientos que hizo a la cúpula gobernante de La Habana, no recibirá un tratamiento como el que correspondió a los Cinco Espías.
Lejos de ello, será una especie de apestado, de tránsfuga poco menos que indeseable. En tal caso, debemos suponer que no será invitado al banquete de los privilegiados de rojo y verde olivo. No disfrutará de las “mieles del poder”. Cuando se le acaben sus “ahorritos yanquis”, deberá vivir como un simple cubano más.
¡Bien empleado le estaría, que así suele pagar el Diablo a quien bien le sirve! En tal eventualidad, Edmundo-Inmundo tendrá la posibilidad de aquilatar toda la podredumbre y la decrepitud del sistema que él, desde la próspera tierra libre de Miami, exaltó mentirosamente como un supuesto dechado de logros y virtudes!
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Edmundo García habla de suicidarse en una transmisión en vivo y culpa a Díaz-Canel

MIAMI, Estados Unidos.- Edmundo García, vocero del castrismo en el exilio, aseguró una transmisión en vivo por YouTube que el régimen de La Habana lo abandonó después de enviarlo a “una misión” a Miami, Estados Unidos, por lo que ha considerado ponerse ‘una pistola en la cabeza’ en medio de un video en vivo en la red social de Facebook.
En el mensaje de García, dirigido al general de Ejército Raúl Castro, al gobernante cubano Miguel Díaz- Canel y al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) Álvaro López Miera, García dijo estar dispuesto a terminar con su vida si no existía una “restitución de mis principios”, “me tiene que respetar”, exclamó
“A ustedes me voy a dirigir con toda la moral que me asiste en mi vida y dispuesto a entregarla. Aquí mismo la entrego. ¿Qué pasa conmigo? ¿Hasta dónde quieren llevarme a mí en ese país? ¿Qué hice? ¿Cuál es mi culpa? ¿Cuál es mi culpa? Esto pasó de castaño oscuro. ¿Quién está dirigiendo el país? ¿Qué principios? ¿Dónde está Fidel? ¿Dónde está Fidel?”, inició su declaración.
El periodista cubano radicado desde hace varios años en EE.UU. agregó que está dispuesto “a ponerme una pistola en la cabeza aquí en un video en directo para que lo vea el mundo entero. ¿Quieren un mártir? Lo van a tener. Exijo una restitución de mis principios. Se lo exijo a la dirección del país, al presidente Miguel Díaz-Canel. Me tienen que respetar. Me tienen que respetar. No se puede tratar a un hombre como yo así”.
García culpó al gobernante cubano de haber dañado la emigración y aseguró que mancharía “su presidencia ante el pueblo de Cuba”. “Jamás he sido traidor, jamás he dejado de ser un revolucionario. Jamás hubiera venido aquí (Miami) si no se me hubiera explicado muchas veces la necesidad. Exijo una restitución pública a mi nombre o me voy a convertir en un mártir”, agregó.
Durante la transmisión García mostro su molestia por la reunión entre Díaz-Canel y el profesor cubanoamericano Carlos Lazo, líder de la iniciativa ‘Puentes de Amor’, que apoya el levantamiento del embargo contra el régimen.
“Desde que el gusano Carlos Lazo, que no es revolucionario, fue recibido por usted presidente, a cuerpo de rey, lo que ha hecho es caotizar a esta inmigración”, dijo Edmundo García.
“Usted, Díaz-Canel y su gobierno me están poniendo la pistola en la cabeza delante de todo el mundo. Usted fraccionó a la emigración, señor presidente (…) Jamás hubiera pasado esto con Fidel (Castro)”, señaló.
[embedded content]
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.