HAVANA CLIMA

dirigentes

La serena grandeza de Frank País

Foto: Obra de David Alfaro Siqueiros

Frank País es un héroe con visos de leyenda. Varios rasgos de su personalidad mueven a admiración y asombro. Uno de los primeros que saltan a la vista es, por un lado, su extrema juventud, y por el otro, la extraordinaria estatura de dirigente revolucionario que alcanzó. Siendo casi un adolescente, con 22 años, cuando lo asesinan, Frank logra de modo temprano una madurez que parecería requerir muchos años vividos y mucha experiencia acumulada. Existe un contraste muy fuerte entre esa existencia vital tan corta y la inmensa obra que realizó.
Poseía un carácter sereno, reflexivo, tranquilo, que era quizá la antítesis de otras características que, supuestamente, debía tener un dirigente estudiantil de la época, como puede ser un discurso inflamado, incendiario. Se conjugan en él esos dos elementos, un carácter muy maduro para su edad y, al mismo tiempo, también una disposición para la acción y una audacia que a veces era rayana con la temeridad.
Entre los grandes méritos de Frank está el de haber conformado la organización insurreccional más sólida de todo Oriente, que agrupaba lo más selecto de la vanguardia juvenil del este del país, y haberla puesto a las órdenes de Fidel. El suyo fue el único organismo que decidió incorporarse, íntegramente, con todos sus cuadros y estructuras, al Movimiento 26 de Julio.
No se puede reducir a Frank solo al genial organizador del levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956, o a la persona que garantizó la sobrevivencia del núcleo guerrillero de la Sierra Maestra en sus primeros momentos, con el apoyo logístico que le brindó. Si bien estas dos tareas ya le darían en sí mismas un mérito excepcional, Frank cumplió, además, otros roles de singular importancia, especialmente en el primer semestre de 1957. En ese periodo se convirtió en el principal dirigente político-militar del Movimiento 26 de Julio en el llano a nivel de toda Cuba. Se trata del líder clandestino nacional que constituyó el artífice y arquitecto del proceso de fortalecimiento del 26 de Julio, en condiciones en las cuales Fidel, sin canales rápidos de comunicación desde la serranía oriental, se ve imposibilitado de atender directamente asuntos de la dirección del Movimiento.
El Jefe Nacional de Acción y Sabotaje asumió esa función, con amplias facultades para tomar decisiones, incluso sin consultar, y con una fidelidad absoluta a Fidel, a quien mantenía al tanto de todas las cuestiones importantes. Sobre los hombros del joven santiaguero descansó, en lo fundamental, la consolidación de la hegemonía veintiseísta en el campo opositor antibatistiano, sobre todo en sus últimos tres meses de vida, cuando debió asumir prácticamente en solitario –por la caída en prisión de Faustino Pérez, Armando Hart y otros compañeros–, la dirección nacional del Movimiento.
En su condición de dirigente político nacional, además de coordinar planes de acción y sabotaje en todas las provincias, protagonizó la creación de la herramienta formidable que significó el movimiento de resistencia cívica, impulsó la organización del movimiento obrero del 26 en todo el país, orientó la impresión y venta de los primeros bonos para la recaudación financiera y fortaleció las labores de propaganda. Es decir, en todos los frentes Frank se encargó de reestructurar el Movimiento 26 de Julio que había quedado muy golpeado y debilitado después del 30 de noviembre y del desembarco del Granma.
Hay que estudiar más su pensamiento político, muy profundo y de muy largo alcance, uno de los que mejor entiende el papel que debe desempeñar el movimiento obrero y la preparación de la huelga general en toda la insurrección. En una de las últimas cartas que escribe a Fidel, le explica en detalle todo un plan que está desarrollando para desembocar en la formación de un Comité de Huelga General que debe producir el derrocamiento de la dictadura.
Otro aspecto relevante en la ejecutoria de Frank es la habilidad política que despliega en las relaciones con otras organizaciones del universo antibatistiano, en el cual también había peligros para el movimiento revolucionario.
Supo conducir con inteligencia la política unitaria del Movimiento 26 de Julio que, sin ser sectaria, y buscando incorporar la mayor cantidad de fuerzas posibles, se cuidaba de no contraer pactos o alianzas que enajenaran las posibilidades futuras de transformación social.
La postura de Frank hacia otros sectores era la de procurar colocarlos bajo la jefatura del 26 de Julio, y no comprometer el liderazgo que iba alcanzando de forma creciente: «(…) nuestra misión es incorporar  nombres, figuras, organizaciones, etc., a nuestra disciplina y no desdoblar o confiar a manos “extrañas” por amigas que parezcan o nos digan».
En mayo de 1957 Frank País hablaba de la necesidad de darles «oportunidad activa y responsable a todos los inmensos factores que se inclinan ahora hacia nosotros y que no debemos desaprovechar». Buscaba asegurar el cumplimiento de la obra revolucionaria a través del reconocimiento del liderazgo y la autoridad política del Movimiento por parte de los demás sectores opositores y figuras públicas de prestigio, a los que pretendía situar bajo su disciplina. Por ejemplo, el contacto orientado por Frank, a finales de mayo de 1957, con los combatientes de la expedición auténtica del Corinthia, que habían desembarcado por Mayarí, al norte de la provincia de Oriente, tenía la intención de subordinarlos e incorporarlos a la estructura militar del Movimiento 26 de Julio: «Nosotros mandamos gente de Mayarí y Sagua a tratar de hacer contacto con ellos y ver en qué disposición están, si quieren cooperar y subordinarse, entonces lanzaremos nuestro segundo frente por cerca de aquella zona. Tenemos armas para eso, para que ellos se incorporen a nuestra gente y les supliremos de alimentos y ropa».
En ningún caso debía el 26 de Julio, según Frank, concertar pactos que sirvieran políticamente a otros y no implicaran una ayuda efectiva para desarrollar la insurrección: «(…) nunca hemos estado reacios a ningún acuerdo (…) siempre que sea efectivo, que tenga resultados prácticos, ya saben allá lo que necesitamos. Ahora quisiera saber, en realidad, qué es lo que persiguen los auténticos. Lo que sí no podemos hacer es conversar, hablar y hablar perdiendo el tiempo en diplomacias, mientras allá en la Sierra el Dr. Fidel Castro y nuestros bravos compañeros sufren mil penalidades y enfrentan la muerte diariamente».
Si al caer asesinado Frank País, el 30 de julio de 1957, el Movimiento 26 de Julio era la organización insurreccional más poderosa, la única con un frente guerrillero y presencia beligerante en todo el país, y la de mayor militancia e influencia política en el campo opositor antibatistiano, se debió, en una magnitud considerable, a la actividad revolucionaria del joven líder santiaguero.
La cacería desatada por los cuerpos represivos de la dictadura para capturarlo y asesinarlo, y el modo salvaje en que ultimaron su cuerpo en el Callejón del Muro, dan cuenta del temor que le tenían y el peligro que representaba. Pero era tanta su luz, que la crueldad y el ensañamiento no pudieron apagar su ejemplo. Con la formidable huelga general desatada tras conocerse la noticia de su asesinato, y la masiva demostración popular de dolor e indignación que acompañó su sepelio, Frank parecía seguir ganando batallas al régimen aún después de muerto. Su caída representó una irreparable pérdida, no solo para el Movimiento 26 de Julio y la insurrección, que se quedaban sin su líder clandestino más brillante y capaz, sino también para todo el pueblo cubano, que nunca llegó a conocer realmente, al decir de Fidel, cuánto había en Frank «de grande y prometedor».

No puedo hablar de él como no era:
No fue poeta.
Los versos que escribiera, balbuceaban la voz,
iban saliendo,
pero por muchas cosas se quedaron
a mitad de camino.
No fue pintor.
He visto emocionado los dibujos.
Y sin embargo, la mente, el corazón, la mano,
quedaron en el aire como un trazo empezado.
No fue músico.
Porque aquellas sonatas
eran signos borrosos, no cuajados,
que sólo algunos pocos escucharon.
No fue padre.
Se guardó su simiente en la pureza
de los hijos futuros.
Fue un niño a quien recuerdo
diciendo afirmativamente y siempre:
Quiero.
¡El ser que mutilásteis,
asesinos,
era, en resumen, todo lo posible!
César López

Leer más »

Tic, tac

Tarde en la noche, me dicen que en Pinar del Río «pasó algo». Reviso los medios oficiales y no hay

Leer más »

Tic, tac

Tarde en la noche, me dicen que en Pinar del Río «pasó algo». Reviso los medios oficiales y no hay

Leer más »

Los cubanos y la cultura del robo

LA HABANA. Cuba.- El robo y el hurto son dos delitos penales diferentes, aunque a menudo se utilicen como sinónimos; pero son términos jurídicos con distinto significado. Para el cubano de a pie, el que toma algo que no es suyo da lo mismo que lo hurte o que lo robe, es un “tipo que resuelve”.
Sin embargo, es tan normal que muchas personas en la sociedad cubana tomen del Estado lo que no es suyo que –sin utilizar lo que de forma jurídica le correspondería– el régimen no le llama de ninguna de las dos formas, sino “desvío de recurso”, pero todo el mundo sabe que “están metiendo la mano”.
Para poder saber cuándo empezó el cubano a cometer estas acciones habría que remontarse al triunfo de la “Revolución”, cuando “La Piedra” (léase si quiere Fidel Castro) incautó todos los bienes de Estados Unidos en Cuba y también los de todos los cubanos que tenían capital acumulado e invertido en negocios, una acción que obligó a la casi totalidad de ellos a emigrar.
Pero como si eso hubiera sido poco los que quedaron resagados y sin mucho dinero que querían salir de Cuba tenían que hacerlo de forma definitiva y dejándolo todo atrás: casa, dinero, auto y bienes materiales de cualquier tipo.
El Estado “todopoderoso” se encargaba de hacerle un inventario a las personas y si se les rompía un vaso entre ese momento y la salida del país tenían que dejar los vidrios como prueba de que se había roto. Claro, esta forma de robo, y otras más, nunca estuvieron contempladas en el Código Penal.
Después de 1959 esto es lo que ha visto nuestra sociedad, el ejemplo del embudo, lo ancho para mi y lo estrecho para ti; en base a lo cual los ciudadanos cubanos comenzaron a tener una cultura del robo.
La mayor parte de los “fachos”, como se les dice de forma popular, lo ejecutan los mismos dirigentes, que roban al estado porque se sienten dueños de los medios que administran. Pero también los que trabajan directo en la producción y los servicios actúan de esa forma.
Antes de que les subieran el salario a los maestros se hacía difícil para el Ministerio de Educación captar docentes, y las personas comentaban: “es que lo único que tienen para robar es tiza”.
De forma general el mercado subterráneo se nutre de lo que se le roba al estado; es por eso que se puede comprar cualquier cosa en la bolsa negra.
En la capital hubo unos días en los que era muy difícil conseguir huevos, porque el estado en la actualidad solo vende los regulados. En el mismo momento en que se comenzaron a distribuir por la libreta de abastecimiento aparecieron los huevos en la bolsa negra al increíble precio de 450 pesos el cartón de 30 huevos, que implica que cada uno vale 15 pesos.
Cuando se empezaron a distribuir de forma normada algunos huevos adicionales a 90 centavos la unidad, las personas lo encontraban caro, y ahora estos valen casi 17 veces más.
¿Cómo aparecieron en el mercado subterráneo? Pues de diferentes formas. Algunos se cayeron del camión que los trasladaba, otros salieron caminando de los almacenes que los recibieron y hubo consumidores que seguro no alcanzaron por la libreta de abastecimiento, porque el huevo tiene merma.
Lo cierto es que el mercado negro tiene su propia formación de precio de venta, en la que interviene el tipo de cambio que tenga el dólar americano, en cualquier municipio de la capital encontrará el mismo precio.
Hubo una época en la que el salario era tan pequeño que algunos decían: “El estado ‘hace’ como si le roba al trabajador en el salario y el trabajador se lleva los bienes materiales para compensar”.
Un ejemplo reciente es la destitución de Marino Murillo Jorge, al que se le conocía como el “zar de las reformas”, y su posterior designación -el mes pasado- como presidente del Grupo Empresarial Tabacuba. Se puede decir, sin temor a equivocarse, que partiendo de la “cultura del robo” que hay en el país ha sido premiado, porque lo pusieron de forma exacta, como se dice en el refranero popular: “junto al jamón”.
En esta posición maneja recursos a todo lo largo y ancho del país, en particular en las principales provincias tabacaleras. Murillo se convirtió en dueño absoluto de ese negocio. Casi seguro que se sintió feliz de dejar el globo donde vivía y aterrizar en la tierra, donde con estirar la mano tiene cualquier cosa que le haga falta.
Así vive el cubano, con dirigentes corruptos en cualquiera esfera, no solo en la producción, también en los servicios.
Los de más abajo logran pequeñas tajadas, nunca llegarán a superar el nivel de viviendas, autos, alimentación, cuidados de salud, etc. que tienen los de arriba, pero tratan de imitarlos, porque para eso la “Revolución” ha pasado mucho trabajo en estos 62 años, enseñando la “cultura del robo”.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.