HAVANA CLIMA

comunidades costeras

Proyecto ambiental rehabilitará ecosistemas costeros del sur de Cuba

Con intervenciones directas en siete provincias cubanas, el proyecto Mi Costa se propone restaurar más de 11.000 hectáreas de mangle, 3.000 de bosques y 900 de hierbazales de ciénaga.
Foto: Cortesía del PNUD

La Habana, 15 feb.- Mi Costa, un proyecto de colaboración internacional, busca fortalecer la resiliencia costera ante el cambio climático a lo largo de 1.300 kilómetros de la costa sur de Cuba y reducir los principales tensores de la vulnerabilidad de los ecosistemas y las comunidades costeras.
Iniciado recientemente, su implementación será de ocho años y, entre sus resultados a largo plazo, se espera la restauración del nexo y las funcionalidades de los ecosistemas marinos y costeros, destacó el director nacional del proyecto, José Manuel Guzmán.
El archipiélago cubano sufre de erosión costera, inundaciones, intrusión salina, sequía y elevación del nivel del mar, que ponen en riesgo la salud de los ecosistemas costeros. Para detener y revertir la situación, el gobierno aprobó el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, conocido como Tarea Vida.
De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), esta iniciativa contribuye al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y del Plan Integral de Desarrollo Hidráulico hasta 2030, teniendo en cuenta el enfoque ecosistémico de la política ambiental cubana.
El archipiélago cubano está constituido por las islas de Cuba y de la Juventud y unos 1.600 islotes y cayos. Las costas alcanzan una extensión aproximada de 5.746 kilómetros: 3.209 por el norte y 2.537 por el sur.
Salud para las costas del sur
Con intervenciones directas en siete provincias, el proyecto se propone restaurar más de 11.000 hectáreas de mangle, 3.000 de bosques de ciénaga y 900 de hierbazales de ciénaga.
Al beneficiar a 86 asentamientos costeros y más de 1.000.000 personas, Mi Costa contribuirá a mejorar la salud de más de 9.000 hectáreas de pastos marinos y aproximadamente 134 kilómetros de crestas de arrecifes coralinos, barreras protectoras esenciales ante la elevación del mar y las marejadas.
De acuerdo con Guzmán, en las provincias donde se ejecutará el proyecto se efectuará un programa de monitoreo, desde la cuenca hasta el arrecife, lo que permitirá evaluar los impactos de las intervenciones en la calidad del agua, la hidrología, la salud de los ecosistemas de manglares, pastizales marinos y arrecifes de coral.
Mi Costa también se enfoca en incrementar la capacidad adaptativa ante el cambio climático y sensibilizar sobre soluciones basadas en la naturaleza.
La iniciativa cuenta con financiamiento del Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés) y de la Convención Marco de ONU sobre el Cambio Climático, además, es el primero de su tipo al que accede el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
José Santana, viceministro primero del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del país caribeño, indicó que, tras años de esfuerzo para lograr la aprobación del proyecto por el Fondo Verde para el Clima, hoy se dispone de 23.900.000 dólares y de 500 millones de pesos para ejecutarlo.
El enfoque integrado posibilitará que los ecosistemas actúen como barreras ante los impactos del cambio climático que se manifiestan en la erosión costera y las inundaciones, a la vez que facilitará el control de la intrusión salina.
Saberes para la acción
Según trascendió, el proyecto ya dispone de su correspondiente Sistema Nacional de Información Ambiental, que reúne a especialistas de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, de empresas y del Parque Científico Tecnológico de Matanzas.
Estudios realizados por especialistas vinculados al Macroproyecto de Peligro y Vulnerabilidades Costeras para 2050 y 2100, estiman que serán afectados 121 de los 272 asentamientos humanos costeros que existen en Cuba.
Las investigaciones arrojan que ello perjudicaría a una población ascendente a 34.454 habitantes, pues se perdería paulatinamente la superficie emergida de la zona costera y se produciría una intrusión salina que afectará en gran medida el manto acuífero, la cobertura vegetal y los suelos.
Pronósticos de la Tarea Vida alertan afectaciones durante este siglo en 537.000 hectáreas de uso forestal y 32.000 de uso agropecuario de las tierras de la zona costera, con impactos sensibles sobre la agroproductividad y pérdidas estimadas de 40.000 toneladas en cosechas de cultivos como arroz, caña de azúcar, tubérculos y raíces. (2022)

Leer más »

Adiós a las aguas

En enero de este año los más de 400 habitantes de Playa Florida tuvieron comunicación con el mundo exterior apenas en un puñado de ocasiones. Fueron semanas en las que ese pequeño poblado de la costa sur de Camagüey dependió de los camiones de la empresa pesquera y algún otro transporte ocasional para acortar —en la medida de lo posible— los más de 40 kilómetros que lo separan de la ciudad de Florida, su cabecera municipal.Solo a comienzos de febrero, cuando el primer secretario del Partido Comunista en la provincia visitó Playa Florida, las autoridades locales se dieron por enteradas de esa situación, que de acuerdo con el delegado de la comunidad “venía de mucho tiempo atrás”.“Al principio, la guagua de Florida hacía cinco viajes a la semana, pero luego quedaron en dos. Y empezando este año nos dijeron que habían tenido que suspenderla por la COVID y la falta de combustible”, reclamó el delegado Yoan Mesa Fernández en nombre de sus electores.La del transporte era solo una de las innumerables quejas que los lugareños podían traer a colación. Condenada por su vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático, la comunidad había sido reconstruida parcialmente luego del paso del huracán Irma, en septiembre de 2017, bajo la premisa de que “más temprano que tarde” sus vecinos deberían reasentarse tierra adentro. La propuesta de las autoridades era que el grueso de las familias rehiciera sus vidas en La Porfuerza, un asentamiento que se crearía aprovechando las edificaciones de un antiguo preuniversitario en el campo, a unos 20 kilómetros de la costa. Un grupo menor sería trasladado a un reparto todavía por construir en la cabecera municipal.  “Este lugar se construyó incorrectamente hace más de 60 años sobre una barrera arenosa que poco a poco irá cediendo espacio al mar. La solución debe ser su reubicación total”, sentenció por entonces la doctora Mayra González Díaz, del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente de Camagüey. Ya en 2011 un estudio de esa institución había planteado la urgencia del caso, listando como paliativos para ganar tiempo acciones que iban desde la reforestación de los manglares a la eliminación de malecones y varias edificaciones, y la reconstrucción del camino de acceso al poblado, incorporándole puentes que facilitaran el libre intercambio de agua entre los esteros que lo rodean.Levantada a menos de un metro sobre el nivel del mar, Playa Florida no había tenido oportunidad frente las olas de dos metros y más que el huracán Irma levantó en el golfo de Ana María: de 38 casas quedaron solo algunos horcones y fragmentos de sus pisos de cemento pulido, y otras 118 sufrieron daños de consideración; sumados, ambos registros representaban prácticamente todo el fondo habitacional del caserío.En los meses que siguieron 54 viviendas fueron entregadas a igual número de familias playeras para que se reasentaran en La Porfuerza, y se siguió hablando de la migración por venir. Muchos, sobre todo pescadores, se oponían alegando que a 20 kilómetros de la costa les sería difícil mantener su forma de vida. Un número casi similar razonaba, por el contrario, que cada vez el mar se haría más temible. Y entre ambos grupos algunos escépticos insistían en que cualquier cambio demoraría en ocurrir.El tiempo le dio la razón a los últimos. Las dificultades económicas y la pandemia se coaligaron para poner en pausa los planes de traslado. Ni siquiera la amenaza de la tormenta tropical Elsa, en julio último, alcanzó a reactivar la discusión sobre el tema. Pero su inesperada sobrevida no puso a Playa Florida en el camino a la prosperidad. Para Idelisa Mestre Martín, una de sus vecinas, más bien ocurrió lo contrario: “como aquí todo se iba eliminar, ya nadie se ocupa de arreglar lo que se rompe. Es como si hubiéramos quedado en tierra de nadie”.PublicidadEl día que las autoridades políticas llegaron a Playa Florida un pescador llamado Adriel Espinosa Marín le contó a un periodista que los acompañaba acerca de los bajos salarios y la falta de atención por parte de la empresa pesquera de la provincia, la principal empleadora del lugar, y de la rotura de la planta de hielo del poblado, de la que él y sus compañeros dependían para conservar sus capturas. Descontando algunos breves períodos de operación, la planta llevaba rota desde el huracán Irma, tres años atrás.   Será inevitable irseUna tesis de la Universidad Central de Las Villas, en 2016, ponía en números la magnitud del impacto previsible del cambio climático sobre las comunidades costeras de la Isla. Las proyecciones anticipan que hasta el final del siglo, 298 de esos asentamientos se verán afectados en mayor o menor medida. La amenaza alcanza a más de 300 mil viviendas y hasta un millón de personas.Trece asentamientos encabezan la lista de “vulnerables” recogida por el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, aprobado en abril de 2017. Para 2050 se prevé que el mar haya ocupado los terrenos de Las Canas y Punta Cartas (en Pinar del Río), Tunas de Zaza (en Sancti Spíritus), Playa Florida y La Guanaja (en Camagüey), pero en las décadas siguientes se evalúa casi como inevitable que la misma suerte les espere a extensas franjas de provincias como Artemisa, Mayabeque y Villa Clara. Solo en el municipio de Caibarién “el pronóstico de pérdida de terrenos urbanizados por la inundación permanente [… es de] 2 228 viviendas, 68 instalaciones, el 15,1 % de las redes y 6.000 personas”, según consigna el informe. Para las pequeñas poblaciones la amenaza de los elementos resulta mucho más temible, pues a diferencia de la capital, y las cabeceras de provincia y grandes municipios, la estrategia suele basarse en postergar en la medida de lo posible la afectación climática y, eventualmente, preparar condiciones para su abandono en el “largo, o muy largo, plazos”.Tal es el caso de Playa Florida, donde la “Tarea Vida”1 ha priorizado la rehabilitación del ecosistema costero (particularmente el manglar) con el objetivo de mejorar la protección natural del entorno. Un plan especial de reordenamiento dispuesto en 2017 nunca se concretó.“Lo más parecido a eso que usted dice es lo que se hizo en la comunidad de La Porfuerza, pero allí los trabajos se paralizaron cuando se terminó de adaptar el último de los locales que quedaban de cuando aquello era un pre en el campo”, recuerda Omar Rivero Lezcano, uno de los técnicos de construcción que participó en el acondicionamiento del nuevo poblado. “Después la inversión era más grande, porque implicaba levantar desde cero, con nuevas redes y obras de infraestructura. Era un proyecto que el municipio no podía afrontar por sí solo y que llevaría tiempo. Como para entonces ya la mayoría de los playeros había arreglado sus casas con los materiales que les dieron después del ciclón, y unos cuantos se quejaban de lo lejos que deberían irse a vivir, el proyecto se fue quedando en espera hasta que empezó la Coyuntura y todo se paralizó”.La resistencia a alejarse del mar no es exclusiva de los vecinos de Playa Florida. Luego del paso del huracán Paloma por el municipio de Santa Cruz del Sur, en noviembre de 2008, una urbanización de 200 apartamentos fue construida en la entrada norte de esa población, a cinco kilómetros de la línea de costa. Sus dueños serían los antiguos habitantes de La Playa, el barrio de pescadores que casi cada año debía evacuarse a causa de las inundaciones.En principio, el proyecto pareció tener éxito. Pero a la vuelta de algunos años muchos de los reasentados habían vendido sus apartamentos para regresar al lugar de origen. Aunque durante las últimas contingencias meteorológicas las necesidades de evacuación no han sido tan grandes como en otros tiempos, la Playa de Santa Cruz sigue siendo un punto rojo en los planes provinciales de la Defensa Civil (ante el paso de la tormenta tropical Elsa la mayoría de las 4 mil personas que debieron abandonar zonas vulnerables del municipio procedía de la comunidad costera).“Mucha gente no quiere irse. No conciben alejarse de la pesca, que es la fuente de ingreso y vida aquí”, contó meses atrás Ernesto Legón Marín, un vecino de Tunas de Zaza. En lo personal, reconocía la urgencia de mudarse tierra adentro: “antes había matas de coco y playitas en los patios, que ya están sumergidas. Esto se pone feo cuando hay ciclón”.A la subida del nivel medio del mar, ocasionada por el cambio climático, la costa sur de Cuba debe sumar los movimientos de su placa tectónica, que se hunde a un ritmo de un milímetro anual como promedio. “Es inevitable, y los hechos están ahí para confirmarlo. Hasta el monumento de la expedición [mambisa] de Mayía-Roloff (que se ubicaba en Playa Tayabacoa) desapareció en el océano”, explicó al periódico Trabajadores el subdelegado provincial de Medio Ambiente en Sancti Spíritus, Néstor Álvarez Cruz. El recelo con que algunos en Tunas de Zaza y el vecino caserío de El Mégano contemplan la posibilidad de reasentarse en Guasimal, casi 20 kilómetros al interior de la Isla, pareciera no tener más justificación que el rechazo natural a los cambios; con independencia de sus deseos, la naturaleza lleva las de ganar.“Construir donde la ciencia asegura que el mar terminará por imponerse es una locura que nadie en su sano juicio se plantearía. Pero también es verdad que mientras esas comunidades existan no deberían quedar a su suerte”, piensa Omar Rivero. Como otros miles de habitantes de comunidades rurales en toda Cuba, los habitantes de Playa Florida sufren las dificultades acrecentadas de vivir lejos de las ciudades; pero en su caso la adversidad viene acompañada por el acecho del mar y la falta de una hoja de ruta clara para su futuro. La pandemia y las carencias recientes solo lo han puesto en evidencia.    [embedded content]***Nota:1 El Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, más conocido bajo la identidad comunicacional de “Tarea Vida”, fue promulgado en abril de 2017 por el Consejo de Ministros. Contempla cinco acciones estratégicas y once tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en zonas vulnerables de todo el país, con particular énfasis en 63 municipios costeros y 10 del interior. El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba tiene a su cargo la coordinación de la Tarea, en la que participan en diversas formas, todas las dependencias del Estado. Entre sus acciones estratégicas resaltan las encaminadas a “reducir la densidad demográfica en las zonas bajas costeras”, y relocalizar áreas de cultivo próximas a la costa y asentamientos amenazados por la subida del nivel del mar.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.