HAVANA CLIMA

colapso hospitalario

Sobre la apertura de fronteras

En la película Una pelea cubana contra los demonios (Tomás Gutiérrez Alea- 1971), vemos el conflicto entre un cura y un mercader. El primero está interesado en desplazar el pueblo donde reside hacia algún punto tierra adentro, mientras que para el segundo no existe mejor lugar que la costa, sitio que favorecería no solo su gestión, sino que traería prosperidad y bienestar a toda la comunidad.
Dos visiones enfrentadas, dos maneras de entender conceptos como libertad, desarrollo, seguridad, esperanzas y calidad de vida. El discurso del primero llamaba la atención hacia los peligros que podían llegar del exterior, eventos como ataques piratas, enfermedades, desastres naturales, inestabilidad, perdida de moral y poder. Cuando vio que las ideas del comerciante lo superaban, convocó al demonio y Satanás se hizo presente provocando incendios, quemas de «herejes» y destrucción, porque lo importante era «salvar su rebaño». Esta historia, asociada a la fundación de la ciudad de Remedios, aparece en un libro de Fernando Ortiz.
Como en el cine cubano las películas no surgen por azar, sino que están estrechamente ligadas a eventos, políticas y acontecimientos de nuestra realidad o Historia, uno puede leer en este filme de Alea todas las tensiones existentes en la Cuba de inicios de los setenta, cuando la frustrada zafra de los 10 millones había terminado y el país iniciaba un camino oscuro, entregado económica e ideológicamente a las tendencias más conservadoras de la práctica socialista. De alguna forma, quedamos separados del mundo, existiendo bajo una campana de cristal, dependiendo básicamente de las ayudas y colaboraciones con el campo socialista.
No por gusto el propio Gutiérrez Alea nos recordaba en su parábola social Los sobrevivientes (1979), que toda comunidad que pretenda aislarse o marchar a contracorriente, estará condenada a su propio exterminio.
«Los sobrevivientes» cuenta la historia de una familia de la alta burguesía que decide aislarse en su mansión e ignorar los cambios que ocurren en el país después del triunfo de la Revolución.
La anunciada reapertura de fronteras a partir del 15 de noviembre, nos coloca ante los mismos desafíos y conflictos tratados en esas películas que tanto se parecen a nuestras vidas.
Desde que apareció la Covid, a finales del 2019, cada nación ha buscado e implementado todo tipo de medidas y soluciones. Algunas han tenido éxito y otras han sido un fracaso. Nadie ha escapado de este impacto. Cada país ha tenido además que llorar a sus muertos y procesar mucho sufrimiento. Abrir, cerrar, prohibir, limitar, controlar, decretar; son palabras comunes hoy en día pues lo que se pensaba podía ser pasajero y local, se ha convertido en duradero y universal.
El cierre de fronteras ha significado para Cuba un golpe demoledor a toda su infraestructura, que ya marchaba con bastante dificultad debido a una ineficiente gestión gubernamental. Si algo positivo puede sacarse del presente evento, debe ser la impostergable necesidad de romper todas las barreras burocráticas y conceptuales que han lastrado nuestro desarrollo económico.
No se concibe que Cuba, una isla rodeada de agua, no cuente con una flota pesquera, ni con barcos que puedan importar o vender nuestras mercancías sin necesidad de terceros. Ante una carencia de alimentos, mucho hubiera ayudado disponer de este servicio. Lo mismo pudiera decirse de nuestra ¿flota? aérea, limitada en sus vuelos, pendiente mayormente de la caridad y la buena gestión de manos solidarias a la hora de traer donaciones e importar materias primas.
Hemos visto que el mal no puede circunscribirse solo a la existencia de la Covid-19 y sus efectos destructivos en la salud humana. Medicinas, vacunas, balones de oxígeno, alimentos, mascarillas, camas, hospitales y personal médico o asistencial; conforman todo un entramado que tiene su apoyatura en el adecuado desarrollo económico de una nación. No basta tener gobiernos responsables, entregados a la solución del problema, es imprescindible contar con organismos, empresas, tecnologías, recursos y especialistas para solventar con eficacia el asunto.
La rotura de la planta productora de oxígeno medicinal provocó que los balones con ese gas fueran trasladados en helicópteros del ejército para hacer más rápida la distribución. (Foto: Nelson Alejandro Rodríguez Roque/ACN)
¡Y claro!, hay que alimentar y cuidar a los enfermos, pero también a los sanos. Hay que invertir en medicinas, pero también hay que construir, desarrollar, educar, vestir, sembrar, reír y vivir. El mundo no puede paralizarse, el encierro puede ser un método puntual, pero va contra la propia naturaleza humana.
Cuba tiene ante sí un reto enorme, porque con la apertura aumentarán los contagios y por ende los enfermos, a la espera de que las vacunas hagan lo suyo. Al mismo tiempo, permitirá a mediano plazo una reactivación de su maltrecha economía y de todo el ecosistema privado, donde encuentran trabajo y beneficios más de un millón de ciudadanos.
El aumento de vuelos, la previsible normalización de la entrada de remesas y mercancías serán paliativos que mejorarán las dificultades y angustias de muchas familias, que han visto como sus vidas son dominadas por la rutina de las colas, la carencia de todo tipo de bienes básicos y la desesperación.
Supongo que para el gobierno todo esto haya sido un aprendizaje, un evento que, por cierto, puede repetirse con mayor fuerza en un futuro no muy lejano. La enorme deuda de nuestra nación, unida a su fragilidad económica, presagian un camino duro y mayores sacrificios. Lidiar con las sanciones y amenazas de Estados Unidos está bien, pero ya a estas alturas de la Historia, luego de seis décadas de confrontación, no puede ser que todos nuestros problemas y justificaciones estén asociados a ese diferendo.
Es hora de cambiar esa narrativa que nos hace vivir entre el lamento y la caridad. Este es un país con muchas riquezas, extraordinaria historia y cultura, pero su prosperidad llegará únicamente cuando sepamos vencer a nuestros propios demonios.
Septiembre 2021.
***
Este texto fue originalmente publicado en Progreso Semanal.

Leer más »

Testimonio desde la Zona Roja. Segundo día

El pasado viernes publicamos la primera parte de este testimonio, cuyo autor —un médico intensivista en ejercicio— ha solicitado el anonimato por obvias razones. Compartimos la segunda entrega de esta serie.
***
Al terminar mi primera guardia supe que el resto podría ser mejor. Los médicos somos como los atletas de alto rendimiento, nos adecuamos a cada situación: si no podemos dormir y debemos trabajar toda la noche, pues trabajamos toda la noche; si tenemos que continuar sin parar siquiera a tomar agua o probar un bocado de comida, pues continuamos sin parar. Nos preocupa la situación de cada paciente, esa persona puede ser padre, esposo, hermano, hijo, amigo. Para nosotros, todas las vidas humanas son importantes.
6:30
Ayer solo dormí cuatro horas y ya estoy nuevamente en pie. Después de organizado el trabajo, entramos a la zona roja. Lamentamos la muerte de cuatro pacientes con Covid-19 y tres de post Covid. Informamos a los familiares, me entristeció particularmente la historia de un joven que perdió a su madre y su padre. No tendría más de 18 años. Era devastadora su imagen y no pude evitar pensar en cómo esta enfermedad ha arrasado familias enteras. Me estremece ponerme en su lugar.
En la sala solamente hay una cama disponible. Nos llaman temprano para decir que vienen en estado de extrema gravedad dos embarazadas, una de 34 semanas y otra puerperal. Nuestro compromiso con todos los pacientes es absoluto, pero con las embarazadas es mayor porque no son una sola persona, sino dos.
Nuestro compromiso con todos los pacientes es absoluto, pero con las embarazadas es mayor porque no son una sola persona, sino dos. (Foto: ACN)
Cuando ellas lleguen las llamadas serán constantes, también las amenazas —algunas más sutiles que otras—: «no se les pueden morir», «serán analizados todos». A algunos colegas los han sancionado e incluso han perdido sus títulos por estar en el momento y el lugar equivocados, no puede existir un error médico, ni siquiera una mala praxis.
Tenemos que trasladar un paciente pero aún no han llegado los exámenes complementarios, así que deberá irse para la sala que le toque sin ellos. Muchas veces, por el abrumador contenido de trabajo, los pacientes se van sin Rx de su evolución, solo con la clínica y la gasometría. Los directivos nos presionan para dar altas después de que el PCR resulta negativo, pero la enfermedad puede continuar su evolución hacia la gravedad y las personas necesitan otros cuidados. Todos saben eso, aun así se sigue haciendo.
8:00
Las embarazadas llegan en muy mal estado: ambas tienen fatiga, falta de aire, sudores, mala mecánica respiratoria. Tomamos la decisión de ventilarlas. Se activa el protocolo de maternas críticas y se hace una valoración integral, pero como siempre, demoran los análisis de sangre y los estudios imagenológicos. Hay un solo gasómetro, un solo equipo de Rx, un solo equipo de ultrasonido para Covid-19, un solo equipo para electrocardiogramas, eso para un hospital provincial Sin embargo, sí hay muchos jefes, todos preocupados por las embarazadas que pueden costar cargos y títulos.
En medio de esa situación, llega la noticia de que no habrá ni agua ni oxígeno. Este último será solo por botellones y para la salas de terapia y de Covid-19. Entonces pienso en los pacientes que llegan al cuerpo de guardia, en los politraumatismos, los que han sufrido un infarto del miocardio o un accidente vascular encefálico, los de la sala de medicina con EPOP, asma o con patologías respiratorias agudas no asociadas a la Covid-19.
Hay varias denuncias en las redes sociales por la falta de oxígeno. Tengo amigos de otros hospitales que me han hablado de pérdida del fluido eléctrico por sobrecarga de los grupos electrógenos. ¿Saben lo que significa para una persona que depende de un respirador artificial que se vaya el fluido eléctrico? La mayoría de los ventiladores, por sus años de explotación, han perdido la batería.
Si en Cuba hay una sola fábrica de gases para la medicina, ubicada en La Habana, ¿por qué no construyeron otra o no previeron que esa podía averiarse, si en todas las noticias de televisoras extranjeras se habla del déficit de oxígeno? ¡Dios mío!

Creamos Centro de Dirección para dar seguimiento las 24 horas del día a coberturas de oxígeno en todo el país y responder a tiempo las necesidades. En #Cuba se libra una batalla por la vida y en primera línea va nuestro querido ejército de batas blancas. https://t.co/AlStdzy8PI
— Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) August 16, 2021

Considero que cuando termine la pandemia el gobierno cubano tendrá que ser analizado a fondo para buscar las causas de estas negligencias. Sobre quien tenga la culpa que caiga todo el peso de la ley, porque estamos hablando de vidas humanas. Eso es un crimen.
Informan que la situación es en todo el país y que hay que ahorrar el oxígeno disponible. Me equivoqué al pensar que este segundo día iba a ser mejor, será frío y largo.
14:00
No puedo comerme el almuerzo, es incomible. Llevo 48 horas con solo dos mil calorías.
14:30
Nos llaman de urgencia porque hay pacientes graves. También avisan que de un centro de aislamiento traen a varias personas graves. Estamos colapsados. El médico de la consulta de cuerpo de guardia de atención a pacientes sospechosos de Covid-19 también llama. Cuando llegamos había un mar de personas, algunos sentados sin oxígeno, otros tirados en camillas a la intemperie; otros molestos por la situación, jóvenes demandando una rápida atención médica, pero hay solo dos médicos y una enfermera. Para colmo de males, no hay test rápidos, se acabaron. Conté más de setenta personas esperando, muchas al sol y otras con necesidad de atención.
Finalmente, solo tres pacientes necesitaban con urgencia terapia ventilatoria. Debimos ventilarlos en las salas donde se encontraban, con equipos de los años ochenta, y otros tan viejos que no necesitan corriente eléctrica. Con una enfermedad como esta hay que ser precisos con la ventilación, y la mayoría de los valores no se observan con esos equipos antiguos. Miramos la cara de los familiares sabiendo que su suerte está echada.
Con una enfermedad como esta hay que ser precisos con la ventilación, y la mayoría de los valores no se observan con esos equipos antiguos. (Foto: Sputnik)
20:00
La enfermera que trabaja con nosotros nos dice que su papá comenzó con mucha tos y fiebre, lo van a traer para hacerle Rx. He escuchado a varios de nuestros compañeros que en la zona roja o en aislamiento han perdido padres, madres, hermanos, amigos. ¿Si el padre de ella se pone grave qué hacemos? No tenemos cama para nadie, para nadie.
Me comunico con amigos en otras provincias y nos mantenemos informados de la situación. Un colega me cuenta que en la guardia de hoy ya van por doce fallecidos. Él está muy mal, no come hace 48 horas, se siente triste y quiere salir de la zona roja. Otro me dice que tenga cuidado con los balones de oxígeno, un paciente ventilado gasta uno de diez metros cúbicos cada seis horas. En su provincia le dijeron que no utilizará más de diez litros por minuto en pacientes ventilados, pero el mínimo es quince litros por minuto. Otros colegas han comenzado a realizar el edadismo[1].
Lo que más temía acaba de suceder: un miembro del personal de salud se ha contagiado, una persona que siempre ha trabajado con nosotros. Las lágrimas comienzan a brotar, se enfermó trabajando con los pacientes y está muy mal. Inventamos en la camilla para conectarlo con un tubo en forma de T a un ventilador que se encontraba en el pediátrico. Comenzamos a inducir la ventilación. Un amigo no pudo seguir, tuvo que salir llorando: «No puedo ventilarlo. Encárgate tú, yo voy a salir». «Tranquilo, yo me encargo de todo», le respondí.
1:00
Salgo al filo de la una de la madrugada porque las maternas requerían atención especial. Hoy no ha fallecido nadie en la sala y estamos muy orgullosos. Llamo para preguntar cómo están los pacientes que se ventilaron, los habíamos dejado a su suerte pues quienes trabajaban con ellos muchas veces son solo residentes de otras especialidades no afines, sin preparación ni cursos previos. «Coge el protocolo y léetelo, ahí está todo. Ya estás listo para el combate» —les dicen los directivos—, pero sabemos que no funciona así.
Nos dicen que dos pacientes habían fallecido y los familiares estaban muy molestos e iba a quejarse al Partido, como si el Partido fuera a resolver algo. Ellos nos pusieron en esta posición de dar la cara a la familia cuando quien tendría que darla es el ministro de Salud Pública y los de la Dirección Provincial.
Los electromédicos —a quienes hay que darles un aplauso por su entrega y trabajo sin descanso— informan que contamos para la noche con veinte balones de oxígeno, no tendremos más hasta mañana. Ni en el hospital ni en la provincia hay disponibles y, por los cálculos, lo que tenemos alcanza solamente para llegar a las 10:00 a.m. si no surge ninguna complicación; con complicaciones, hasta las 8:00. Me corresponde hacer el segundo turno y me voy a descansar.
4:00
Me toca mi turno. No hubo ninguna irregularidad, todo está tranquilo.
Nos hemos percatado de que cada vez que debemos hacer un cambio de balón, la saturación de los pacientes cae y se ponen inestables. Imagino que se deba a estar un minuto y medio sin el oxígeno apropiado.
Nos vuelven a llamar para valorar a los pacientes en la sala, tuvimos que repetirles a los familiares que no contamos con camas. Pronto tendremos cuatro altas, si resisten lo que les queda de madrugada, a primera hora los traslado. El hijo de uno de ellos me enfrenta: «¡Entonces hay que dejarlo que se muera sin hacerle nada!». Me hubiera gustado decirle mil cosas y mandarlo al Partido para que haga allí el mismo escándalo que me está haciendo, pero solamente me pongo en su lugar y le digo pido disculpas a él, al paciente, a la familia y a Cuba por dejarla así.
***
[1] Discriminación por razón de edad.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.