HAVANA CLIMA

chocolate

Chocolates ¡a la escena!

Con la intención expresa de subrayar la diferencia, esa delicia que nos enloquece, creada a partir de la exitosa manipulación del cacao y el azúcar —el chocolate—  pasó de ser apetitoso divertimento sensorial y uno de los grandes aportes del México precolombino a la humanidad, a convertirse en apelativo que refuerza la noción del color de la piel como diferencia, en tiempos en que tal distingo parecía pertinente. Su más conocida expresión la ha tenido en nombres artísticos en la música y las artes escénicas: son varios los Chocolate cubanos que han destacado en los escenarios, sea por su innegable calidad o por su histrionismo populista. Que nadie imagine que eso es de ahora: en lo que puede ser una de las primeras referencias a este hecho, a finales del siglo XIX, se hace famoso en Francia el cubano Rafael Padilla (La Habana, ¿1886? – Burdeos, 1917), devenido payaso y excéntrico musical. París fue la ciudad de sus grandes triunfos, y con sus actos de pantomima circense, llega a ser el primer artista negro en asumir un papel protagónico en un espectáculo escénico en Francia. El cubano había llegado a la capital francesa desde Sopuerta, Vizcaya a donde lo llevaron tras haber sido vendido a un empresario español, que aun fuera de Cuba lo mantuvo en condiciones de esclavitud. Se presume que Rafael nació esclavo y ya en territorio español no pudo soportar la crueldad con que lo trataban, convertido además en una verdadera rareza en el pueblo, centro de burlas y escarnios, al ser la única persona negra allí. El cubano no pudo más y decidió fugarse.El payaso inglés Tony Grice lo descubre como posible partenaire en sus espectáculos en Bilbao y es quien le crea su nombre artístico: ya Rafael Padilla será para siempre Monsieur Chocolat, o simplemente Chocolat. Llegaron a París y fueron contratados por el Noveau Cirque y allí su director vio el potencial del cubano como mimo y bailarín estrella y ese fue el inicio de su meteórica carrera en solitario.  El espectáculo La boda de Chocolat fue un éxito increíble durante varios años, al igual que su parodia de Guillermo Tell junto a otro payaso británico: George Footit, con quien hizo un dúo memorable.  “El dúo simbolizaba las relaciones entre blancos y negros en ese momento. Era una representación de la dominación colonial”, dice el historiador Gérard Noiriel1. Esta idea de supremacista y humillante en el dúo Chocolat-Footit es confirmada por el poeta y escritor Jean Cocteau, quien les dedica varias páginas de su libro de memorias Portraits-Souvenir. Al evocar su infancia, afirma: “Lo hermoso era el circo; luego estaban Footit y Chocolat;  Footit que era como una duquesa loca y Chocolat, el negro que siempre recibía una bofetada.”2 A principios del siglo pasado, el tándem cómico entró en decadencia y en 1910 se separan.Footit y Chocolat.Monsieur Chocolat fue tan famoso, que el pintor Toulouse-Lautrec lo inmortalizó en una caricatura, que publicó el periódico Le Rire, cuyo boceto se conserva en el museo del pintor, en la ciudad de Albi.En 1986 el pintor inmortalizó a Chocolat en un dibujo a tinta china bailando en una de sus juergas nocturnas en el Irish Bar de París. Foto: El Mundo.Tras su muerte, ocurrida el 4 de noviembre de 1917 en Burdeos, ha sido en el cine donde la imagen e historia del artista cubano ha tenido mayor presencia: en 1951 Gene Kelly se inspira en esa caricatura para su coreografía en el filme Un americano en París; en 1952 el director John Houston le dedica una escena en su filme Moulin Rouge y en 2016, el actor Omar Sy encarna al cubano en Monsieur Chocolat, filme dirigido por el francés Roschdy Zem. [embedded content]En 1940 Antonio Díaz Mena es uno de los tantos músicos empíricos, rumberos de solares y congas hasta entonces desconocidos, que llegan a México motivados por el auge de las rumberas escénicas y de la música cubana en general en ese país. Había llegado como bongosero de la mítica pareja de bailarines Lilón y Pablito, con quienes después integra The Black Cuban Diamonds, sumando a Carlos Vidal Bolado para presentarse con éxito en Estados Unidos.  En México, se convierte para siempre en Chocolate Díaz Mena (La Habana, 1919 – Los Ángeles, 2001) y, junto a Silvestre Méndez, Modesto Durán, Enrique Tappan Tabaquito y otros, será uno de los pilares de la percusión afrocubana en el cine mexicano de rumberas, espectáculos en centros nocturnos y teatros y en grabaciones. Chocolate era rumbero por excelencia y en México dio las primeras muestras de un original modo de vocalizar rumbeando, que, según Silvestre Méndez, recordaba lo que allí se conoció después, de la mano de Fellove y de Luis Ángel Silva, Melón, como chúa-chúa, algo similar al scat rumbeado o rumba scateada del propio Fellove y luego, de Amado Borcelá, Guapachá, y de Bobby Carcassés.Pero Chocolate Díaz Mena fue más solicitado como bongosero: en México, desde la rumbera Krumba –que se anticipó a las legendarias Tongolele y Kalantán, hasta las grandes divas de la peculiar e inauténtica rumba cinematográfica mexicana -María Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Rosa Carmina y Meche Barba-, pasando por Luis Arcaraz e Ismael Díaz con sus orquestas. Sus aventuras rumberas lo llevaron a Europa, como integrante del Ballet de León Escobar, con el que recorrió medio mundo como bongosero estrella. Se radicó por algunos años en París tocando en los legendarios L’Elefant Blanc y la Cabaine Cubine, mecas de la música cubana allí, y ante muchos famosos, entre ellos el pintor Salvador Dalí, Brigitte Bardot y  la acaudalada socialité Barbara Hutton.[embedded content]Hasta que Chocolate Díaz Mena se radica en Nueva York para trabajar con las orquestas de Vicentico Valdés y Tito Puente, y participar en numerosas grabaciones de importantes nombres de la música afrocubana. Como muchos relevantes percusionistas cubanos, terminó afincado en la Costa Oeste de los Estados Unidos y aunque tardíamente, logró grabar 3 álbumes como artista principal, en los que aborda desde la percusión, no solo lo afrocubano, sino también el folklore afrocaribeño, en particular, el afrohaitiano, y también el jazz. De ellos, el LP Esto es Latin Jazz, dirigido y orquestado por el músico argentino Lalo Schifrin, resulta el más notable.Otro percusionista que hizo época unido a eso que tanto nos gusta fue Félix “Chocolate” Alfonso quien formó en 1958, junto a Niño Rivera Las Estrellas de Chocolate, una de los mejores conjuntos cubanos y fuente referencial del músico dominicano Johnny Pacheco al momento de crear el sello Fania en 1964. Al punto de que este nombre fue tomado de Fanía funché (Reinaldo Bolaños), uno de los temas incluidos en Fiesta cubana (Puchito LP-562) , el primer álbum del conjunto, cuya influencia y papel en los inicios de la llamada salsa no ha sido suficientemente ponderado: muchos de los temas estrenados y popularizados en Cuba por los músicos de Félix “Chocolate” Alfonso figuran entre las primeras grabaciones de Pacheco y los músicos de Fania, y su impacto rebasó con mucho el umbral de ese movimiento y el éxito comercial de esa marca discográfica. Félix “Chocolate” Alfonso había sido el segundo tumbador en el conjunto de Arsenio Rodríguez cuando incorporó la tumbadora o conga a este formato instrumental sonero (el primero fue Kike, el hermano de Arsenio). Cuando Arsenio se radica en Estados Unidos y el trompetista Félix Chappottín asume la dirección del conjunto, ahora bajo su nombre, Chocolate Alfonso continúa en él como tumbador.  Cuando en 1955 algunos de los músicos se van por razones económicas, Chocolate Alfonso es uno de ellos y figura en la formación inicial del Conjunto Modelo, e integrado por músicos escindidos del conjunto de Chappottín en su versión inicial. 3 Músico conjuntero donde los haya, Chocolate Alfonso retiene el mérito de haber nucleado a un grupo de músicos excelentes y  experimentados, y de aprovechar la extraordinaria creatividad de Niño Rivera como arreglista e innovador, algo que se aprecia en los discos grabados por las Estrellas de Chocolate.[embedded content]Alfredo “Chocolate” Armenteros (Ranchuelo, 4 de abril de 1928 – Nueva York, 6 de enero de 2016) es, probablemente, el más famoso de los chocolates musicales, porque su trompeta es de esas cosas que, una vez escuchadas y disfrutadas, no se olvidan.  Es, además, una verdadera leyenda en la música popular cubana.  No abundan los instrumentistas que puedan alardear de haber tocado en el Septeto Habanero, los conjuntos de René Álvarez y  Arsenio Rodríguez, en la Banda Gigante de Benny Moré, la orquesta de Julio Gutiérrez, Fajardo y sus Estrellas, Machito y sus Afrocubans, La Sonora Matancera. Chocolate Armenteros se radicó en Estados Unidos a finales de los años 50, sin perder contacto personal con los músicos en Cuba, hasta que las circunstancias políticas lo hicieron imposible. Vivió y fue partícipe de los procesos continuadores de la música cubana en Nueva York, grabando con numerosos músicos de origen caribeño y latino: tocó con Cachao, Charlie y Eddie Palmieri, Cesar Concepción, Alfredito Valdés, y muchos otros.  Dejó su huella identitaria en la discografía de la salsa y prácticamente en todos los discos del sello SAR, en muchos de ellos fungiendo como director musical. El discógrafo y musicógrafo Cristóbal Díaz Ayala subraya: “a lo largo de su carrera, Chocolate Armenteros ha perfilado un estilo en el que la base cubana es siempre evidente, pero puede agregarle elementos salseros o de latin jazz sin perder su esencia y siempre con un sentido vital de humor, de hacer música por el placer de hacerla.” 4Alfredo “Chocolate” Armenteros. Foto: El País Cali.Los chocolates llegan y arrasan en la música urbana. En los días que corren, el carismático Yosvanis Arismin Sierra Hernández (La Habana, 17 de febrero 1971), más conocido como Chocolate MC se labra una popularidad como exponente del llamado reparto, en el panorama cubano de reguetón, que reconoce influencias de hip hop, rap, reggae, trapton y otros estilos. Con una significativa proyección mediática que se beneficia de las redes sociales, una descomunal irreverencia y el uso de elementos extramusicales generadores de expectativa y debate –letras polémicas, tiraderas, manejo de la imagen y sus outfits, escándalos personales, etc.- Chocolate MC logra, con la ayuda de adoradores y detractores, un nada desdeñable impacto mediático, contabilizado en reacciones (likes) a sus canciones y publicaciones, lo que, en todo caso, no es otra cosa que un reflejo de la realidad objetiva cubana, de la vida de los cubanos allí donde se encuentren. Logró dos Discos de Oro, uno por su éxito Bajanda en 2018  y otro por el tema A Veces a dúo con Lenier Mesa, (2019), cuyos videos oficiales alcanzan respectivamente a día de hoy más de 8 y 19 millones de visualizaciones en Youtube. Chocolate MC. Foto: Vistar Magazine.Con la inquietante sensación de abocarnos a lo injusto, a lo mismo que en su época estigmatizó a los sextetos soneros, al mambo y hasta el cha cha chá, vivimos el debate irresuelto de si la música del singular ícono del reparterismo es la representación de su tiempo. Y claro, en un balance como éste, quedaría por ver o prever si el controversial Chocolate MC conseguirá ser recordado varias décadas después, como aún lo son quienes comparten con él ese nombre artístico o apelativo inolvidable y delicioso. ***Notas: 1 Cadish:  Le clown noir enterré à Bordeaux. Publicado en Sudouest. 5.7.2010.2 Cocteau, Jean: Portraits-souvenir.  Les Cahiers Rouge. Grasset. 1935. Pp. 40-483 Blanco Aguilar, Jesús:  80 años del son y soneros en el Caribe. Fondo Editorial Tropykos. Caracas, Venezuela. 1992. Pp. 89-90.4 Díaz Ayala, Cristóbal: Cuba canta y baila. Enciclopedia Discográfica de la Música Cubana.  Alfredo “Chocolate” Armenteros. Versión digital. Sección 01A.

Leer más »

Chocolates ¡a la escena!

Con la intención expresa de subrayar la diferencia, esa delicia que nos enloquece, creada a partir de la exitosa manipulación del cacao y el azúcar —el chocolate—  pasó de ser apetitoso divertimento sensorial y uno de los grandes aportes del México precolombino a la humanidad, a convertirse en apelativo que refuerza la noción del color de la piel como diferencia, en tiempos en que tal distingo parecía pertinente. Su más conocida expresión la ha tenido en nombres artísticos en la música y las artes escénicas: son varios los Chocolate cubanos que han destacado en los escenarios, sea por su innegable calidad o por su histrionismo populista. Que nadie imagine que eso es de ahora: en lo que puede ser una de las primeras referencias a este hecho, a finales del siglo XIX, se hace famoso en Francia el cubano Rafael Padilla (La Habana, ¿1886? – Burdeos, 1917), devenido payaso y excéntrico musical. París fue la ciudad de sus grandes triunfos, y con sus actos de pantomima circense, llega a ser el primer artista negro en asumir un papel protagónico en un espectáculo escénico en Francia. El cubano había llegado a la capital francesa desde Sopuerta, Vizcaya a donde lo llevaron tras haber sido vendido a un empresario español, que aun fuera de Cuba lo mantuvo en condiciones de esclavitud. Se presume que Rafael nació esclavo y ya en territorio español no pudo soportar la crueldad con que lo trataban, convertido además en una verdadera rareza en el pueblo, centro de burlas y escarnios, al ser la única persona negra allí. El cubano no pudo más y decidió fugarse.El payaso inglés Tony Grice lo descubre como posible partenaire en sus espectáculos en Bilbao y es quien le crea su nombre artístico: ya Rafael Padilla será para siempre Monsieur Chocolat, o simplemente Chocolat. Llegaron a París y fueron contratados por el Noveau Cirque y allí su director vio el potencial del cubano como mimo y bailarín estrella y ese fue el inicio de su meteórica carrera en solitario.  El espectáculo La boda de Chocolat fue un éxito increíble durante varios años, al igual que su parodia de Guillermo Tell junto a otro payaso británico: George Footit, con quien hizo un dúo memorable.  “El dúo simbolizaba las relaciones entre blancos y negros en ese momento. Era una representación de la dominación colonial”, dice el historiador Gérard Noiriel1. Esta idea de supremacista y humillante en el dúo Chocolat-Footit es confirmada por el poeta y escritor Jean Cocteau, quien les dedica varias páginas de su libro de memorias Portraits-Souvenir. Al evocar su infancia, afirma: “Lo hermoso era el circo; luego estaban Footit y Chocolat;  Footit que era como una duquesa loca y Chocolat, el negro que siempre recibía una bofetada.”2 A principios del siglo pasado, el tándem cómico entró en decadencia y en 1910 se separan.Footit y Chocolat.Monsieur Chocolat fue tan famoso, que el pintor Toulouse-Lautrec lo inmortalizó en una caricatura, que publicó el periódico Le Rire, cuyo boceto se conserva en el museo del pintor, en la ciudad de Albi.En 1986 el pintor inmortalizó a Chocolat en un dibujo a tinta china bailando en una de sus juergas nocturnas en el Irish Bar de París. Foto: El Mundo.Tras su muerte, ocurrida el 4 de noviembre de 1917 en Burdeos, ha sido en el cine donde la imagen e historia del artista cubano ha tenido mayor presencia: en 1951 Gene Kelly se inspira en esa caricatura para su coreografía en el filme Un americano en París; en 1952 el director John Houston le dedica una escena en su filme Moulin Rouge y en 2016, el actor Omar Sy encarna al cubano en Monsieur Chocolat, filme dirigido por el francés Roschdy Zem. [embedded content]En 1940 Antonio Díaz Mena es uno de los tantos músicos empíricos, rumberos de solares y congas hasta entonces desconocidos, que llegan a México motivados por el auge de las rumberas escénicas y de la música cubana en general en ese país. Había llegado como bongosero de la mítica pareja de bailarines Lilón y Pablito, con quienes después integra The Black Cuban Diamonds, sumando a Carlos Vidal Bolado para presentarse con éxito en Estados Unidos.  En México, se convierte para siempre en Chocolate Díaz Mena (La Habana, 1919 – Los Ángeles, 2001) y, junto a Silvestre Méndez, Modesto Durán, Enrique Tappan Tabaquito y otros, será uno de los pilares de la percusión afrocubana en el cine mexicano de rumberas, espectáculos en centros nocturnos y teatros y en grabaciones. Chocolate era rumbero por excelencia y en México dio las primeras muestras de un original modo de vocalizar rumbeando, que, según Silvestre Méndez, recordaba lo que allí se conoció después, de la mano de Fellove y de Luis Ángel Silva, Melón, como chúa-chúa, algo similar al scat rumbeado o rumba scateada del propio Fellove y luego, de Amado Borcelá, Guapachá, y de Bobby Carcassés.Pero Chocolate Díaz Mena fue más solicitado como bongosero: en México, desde la rumbera Krumba –que se anticipó a las legendarias Tongolele y Kalantán, hasta las grandes divas de la peculiar e inauténtica rumba cinematográfica mexicana -María Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Rosa Carmina y Meche Barba-, pasando por Luis Arcaraz e Ismael Díaz con sus orquestas. Sus aventuras rumberas lo llevaron a Europa, como integrante del Ballet de León Escobar, con el que recorrió medio mundo como bongosero estrella. Se radicó por algunos años en París tocando en los legendarios L’Elefant Blanc y la Cabaine Cubine, mecas de la música cubana allí, y ante muchos famosos, entre ellos el pintor Salvador Dalí, Brigitte Bardot y  la acaudalada socialité Barbara Hutton.[embedded content]Hasta que Chocolate Díaz Mena se radica en Nueva York para trabajar con las orquestas de Vicentico Valdés y Tito Puente, y participar en numerosas grabaciones de importantes nombres de la música afrocubana. Como muchos relevantes percusionistas cubanos, terminó afincado en la Costa Oeste de los Estados Unidos y aunque tardíamente, logró grabar 3 álbumes como artista principal, en los que aborda desde la percusión, no solo lo afrocubano, sino también el folklore afrocaribeño, en particular, el afrohaitiano, y también el jazz. De ellos, el LP Esto es Latin Jazz, dirigido y orquestado por el músico argentino Lalo Schifrin, resulta el más notable.Otro percusionista que hizo época unido a eso que tanto nos gusta fue Félix “Chocolate” Alfonso quien formó en 1958, junto a Niño Rivera Las Estrellas de Chocolate, una de los mejores conjuntos cubanos y fuente referencial del músico dominicano Johnny Pacheco al momento de crear el sello Fania en 1964. Al punto de que este nombre fue tomado de Fanía funché (Reinaldo Bolaños), uno de los temas incluidos en Fiesta cubana (Puchito LP-562) , el primer álbum del conjunto, cuya influencia y papel en los inicios de la llamada salsa no ha sido suficientemente ponderado: muchos de los temas estrenados y popularizados en Cuba por los músicos de Félix “Chocolate” Alfonso figuran entre las primeras grabaciones de Pacheco y los músicos de Fania, y su impacto rebasó con mucho el umbral de ese movimiento y el éxito comercial de esa marca discográfica. Félix “Chocolate” Alfonso había sido el segundo tumbador en el conjunto de Arsenio Rodríguez cuando incorporó la tumbadora o conga a este formato instrumental sonero (el primero fue Kike, el hermano de Arsenio). Cuando Arsenio se radica en Estados Unidos y el trompetista Félix Chappottín asume la dirección del conjunto, ahora bajo su nombre, Chocolate Alfonso continúa en él como tumbador.  Cuando en 1955 algunos de los músicos se van por razones económicas, Chocolate Alfonso es uno de ellos y figura en la formación inicial del Conjunto Modelo, e integrado por músicos escindidos del conjunto de Chappottín en su versión inicial. 3 Músico conjuntero donde los haya, Chocolate Alfonso retiene el mérito de haber nucleado a un grupo de músicos excelentes y  experimentados, y de aprovechar la extraordinaria creatividad de Niño Rivera como arreglista e innovador, algo que se aprecia en los discos grabados por las Estrellas de Chocolate.[embedded content]Alfredo “Chocolate” Armenteros (Ranchuelo, 4 de abril de 1928 – Nueva York, 6 de enero de 2016) es, probablemente, el más famoso de los chocolates musicales, porque su trompeta es de esas cosas que, una vez escuchadas y disfrutadas, no se olvidan.  Es, además, una verdadera leyenda en la música popular cubana.  No abundan los instrumentistas que puedan alardear de haber tocado en el Septeto Habanero, los conjuntos de René Álvarez y  Arsenio Rodríguez, en la Banda Gigante de Benny Moré, la orquesta de Julio Gutiérrez, Fajardo y sus Estrellas, Machito y sus Afrocubans, La Sonora Matancera. Chocolate Armenteros se radicó en Estados Unidos a finales de los años 50, sin perder contacto personal con los músicos en Cuba, hasta que las circunstancias políticas lo hicieron imposible. Vivió y fue partícipe de los procesos continuadores de la música cubana en Nueva York, grabando con numerosos músicos de origen caribeño y latino: tocó con Cachao, Charlie y Eddie Palmieri, Cesar Concepción, Alfredito Valdés, y muchos otros.  Dejó su huella identitaria en la discografía de la salsa y prácticamente en todos los discos del sello SAR, en muchos de ellos fungiendo como director musical. El discógrafo y musicógrafo Cristóbal Díaz Ayala subraya: “a lo largo de su carrera, Chocolate Armenteros ha perfilado un estilo en el que la base cubana es siempre evidente, pero puede agregarle elementos salseros o de latin jazz sin perder su esencia y siempre con un sentido vital de humor, de hacer música por el placer de hacerla.” 4Alfredo “Chocolate” Armenteros. Foto: El País Cali.Los chocolates llegan y arrasan en la música urbana. En los días que corren, el carismático Yosvanis Arismin Sierra Hernández (La Habana, 17 de febrero 1971), más conocido como Chocolate MC se labra una popularidad como exponente del llamado reparto, en el panorama cubano de reguetón, que reconoce influencias de hip hop, rap, reggae, trapton y otros estilos. Con una significativa proyección mediática que se beneficia de las redes sociales, una descomunal irreverencia y el uso de elementos extramusicales generadores de expectativa y debate –letras polémicas, tiraderas, manejo de la imagen y sus outfits, escándalos personales, etc.- Chocolate MC logra, con la ayuda de adoradores y detractores, un nada desdeñable impacto mediático, contabilizado en reacciones (likes) a sus canciones y publicaciones, lo que, en todo caso, no es otra cosa que un reflejo de la realidad objetiva cubana, de la vida de los cubanos allí donde se encuentren. Logró dos Discos de Oro, uno por su éxito Bajanda en 2018  y otro por el tema A Veces a dúo con Lenier Mesa, (2019), cuyos videos oficiales alcanzan respectivamente a día de hoy más de 8 y 19 millones de visualizaciones en Youtube. Chocolate MC. Foto: Vistar Magazine.Con la inquietante sensación de abocarnos a lo injusto, a lo mismo que en su época estigmatizó a los sextetos soneros, al mambo y hasta el cha cha chá, vivimos el debate irresuelto de si la música del singular ícono del reparterismo es la representación de su tiempo. Y claro, en un balance como éste, quedaría por ver o prever si el controversial Chocolate MC conseguirá ser recordado varias décadas después, como aún lo son quienes comparten con él ese nombre artístico o apelativo inolvidable y delicioso. ***Notas: 1 Cadish:  Le clown noir enterré à Bordeaux. Publicado en Sudouest. 5.7.2010.2 Cocteau, Jean: Portraits-souvenir.  Les Cahiers Rouge. Grasset. 1935. Pp. 40-483 Blanco Aguilar, Jesús:  80 años del son y soneros en el Caribe. Fondo Editorial Tropykos. Caracas, Venezuela. 1992. Pp. 89-90.4 Díaz Ayala, Cristóbal: Cuba canta y baila. Enciclopedia Discográfica de la Música Cubana.  Alfredo “Chocolate” Armenteros. Versión digital. Sección 01A.

Leer más »

¿Cómo lograr un cacao tan bueno que compita a nivel internacional?

Guantánamo es la tierra del cacao. Allí, específicamente en el municipio de Baracoa, se concentra aproximadamente el 80 % de la producción nacional.
Denominado por los aborígenes elíxir de los dioses, el fruto distingue a la Villa Primogénita de Cuba, donde su fomento y mejoría constituye eje estratégico local para generar fuentes de ingresos imprescindibles para el país.
La Universidad de Guantánamo tempranamente dispuso parte del potencial interno en función de renglones como ese, con tesis de grado, prácticas laborales, proyectos colaborativos y otros ejercicios académicos.
La profesora Yurelkys Fernández Maura, doctora en Ciencias Agronómicas e Ingeniería Biológica,  integra el equipo de científicos que inyecta conocimientos a la tierra baracoense para lograr el mejor cacao cubano. Desde  2009 esa ha sido la meta, para lo cual cuenta con el apoyo de entidades belgas como la Universidad católica de Lovaina, la de Liége y la Libre de Bruselas.
Hoy, pese al influjo negativo de la COVID-19, se habla al fin de resultados, de nuevas maneras de hacer, de experiencias dignas de extender. Sobre esta y otras cuestiones Granma dialogó con Yurelkys Fernández, quien junto a Igor Bidot Martínez, de la Facultad Agroforestal, mereció el premio de la Academia de Ciencias de Cuba 2020.
LA IDEA: APRENDER HACIENDOEn el marco de la cooperación internacional, los proyectos de desarrollo del cacao (Theobroma cacao) de la Universidad de Guantánamo se han centrado en tres direcciones: el apoyo al mejoramiento de la calidad del cacao, a partir del estudio de aspectos agronómicos; la caracterización morfológica y molecular de las plantas del cacao tradicional cubano y su clasificación, de 2009 a 2014; el proceso de fermentación del cacao, centrado en cuestiones fisiológicas y moleculares (levaduras), de 2013 a 2015; y el diseño y fortalecimiento de un sistema de producción agroecológico con un enfoque integral centrado en aspectos relevantes para la producción, en pos de definir metodologías científicamente sustentadas para el manejo agroecológico de las plantaciones de cacao.
«Este último es el que trabajamos hoy, como sistematización de todo lo descubierto, y aplicándolo en la práctica en el periodo 2017-2023, que fue extendido debido a la pandemia, pues debíamos concluir en 2021, pero los financistas belgas de la Cooperación Universitaria para el Desarrollo, el Wallonie Bruxelles International y la Academia de Investigaciones y Enseñanza Superior han prorrogado el plazo para cumplir con el objetivo», agregó la especialista.
Mucha ciencia se aplicó en cada investigación, cooperando a la par con entidades estatales como el Instituto de Investigaciones Agroforestales-Baracoa, y la Empresa Agroforestal de allí, pero sobre todo con productores de 21 fincas, ahora reducidas a siete para concretar los aportes.
Según Fernández Maura, Cuba no cuenta con la extensión de tierra para compararse en cantidades con países exportadores de cacao como Sri Lanka o Ghana, pero sí puede competir en el mercado internacional garantizando un producto de elevada calidad.
«Por eso nos hemos centrado en diseñar y fortalecer un sistema agroecológico similar al de naciones como Ecuador, que se ha insertado en el mercado con un cacao con sello de origen, certificado a partir del lugar, del productor y de las condiciones especiales de cultivo.
«En ese camino estamos ya, con el respaldo de la ciencia, junto a un núcleo importante de investigadores y centros como el Instituto de Investigaciones de la Industria Alimentaria en La Habana, que colabora con el estudio de la etapa poscosecha del cacao: fermentación, secado, procesamiento industrial y evaluación de la calidad del producto final.
«Claro que, para llegar al proceso industrial, lo primero ha sido transformar las prácticas en las plantaciones. Ahí comienza a verse la impronta del proyecto, que permitió seleccionar plantas de los grupos con mayor diversidad y las típicas, según criterios geográficos, morfológicos y genéticos, para proponer una colección núcleo que represente el germoplasma del cacao cubano. Esto, además de enriquecer y documentar el registro de especies en Cuba, permitirá establecer estrategias de conservación y manejo sustentables a largo plazo».  
Subraya Yurelkys Fernández que ese aprendizaje sirve a los pobladores de Baracoa, pero también al país y al Ministerio de la Agricultura. Permite fortalecer la cadena productiva del cacao y trazar estrategias centradas en sembrar aquello que tenga más sostenibilidad. «Eso implicará modificar la premisa que rige la comercialización cacaotera, que prioriza más la cantidad que la calidad.
«También Baracoa tiene la peculiaridad de que las plantaciones son a la sombra, con alto nivel de humedad –explica la científica– ello las hace vulnerables a especies de plagas como la Phytophthora.
«La caracterización morfológica y molecular de las especies de Phytophthora, así como su prevalencia en las zonas de cultivo del cacao, es básica para prever un programa de mejora genética ante esta enfermedad, utilizando las potencialidades de genes valiosos presentes en los tipos de cacao tradicionales. Fruto del monitoreo que efectuamos, identificamos dos especies de Phytophthora atacando a las plantaciones, y se propusieron formas de enfrentamiento y control que priorizan métodos de control biológico en detrimento de los químicos, y lo mejor es que se están aplicando en el campo.
 «Otra área de investigación fue la fermentación como primera fase del proceso industrial, que incide en las propiedades organolépticas del chocolate (sabor, textura, olor y color). En el mundo se realiza ese proceso de forma controlada, y eso es algo que queremos y vamos a lograr en Cuba.
«Vale señalar que realizamos el primer estudio microbiológico y bioquímico comparativo de la diversidad de levaduras durante la fermentación del cacao en Cuba, y a nivel internacional es el primer reporte de aislamiento de levaduras del medioambiente en esas condiciones. Descubrimos 17 posibles nuevas levaduras que, de confirmarse, podrían revolucionar la industria chocolatera».
APOSTAR POR LO LOCAL
Para la doctora Yurelkys Fernández Maura, ponerle cientificidad al cultivo del cacao es vital para el desarrollo de esa área, pero también se necesita dar más libertad al potencial individual del productor.
«El proceso de fermentación de manera artesanal en un ambiente controlado, en las fincas, usando por ejemplo las llamadas yaguas, es una tendencia internacional que da más valor al producto, pues se vende con la singularidad que le aporta cada familia. Sin embargo, no es una política empresarial fomentar este método.
«Es cierto que existe una fábrica próxima a inaugurarse, pero debieran considerarse alternativas y nosotros estamos dispuestos a impulsar esas acciones en el terreno, porque ahora existe la disposición gubernamental para aplicar más los resultados de la ciencia a la agricultura. Si esa hubiese sido la intención cuando iniciamos mucho habríamos logrado, faltaba el engranaje».
En diciembre, directivos empresariales de Legendsbox International en Francia, expertos en el sector del cacao realizaron una visita a la Universidad de Guantánamo para establecer vínculos con la academia y aprovechar las investigaciones científicas realizadas sobre el tema. A partir de ese encuentro será necesario retomar las agendas, colectar muestras, dialogar otra vez con la gente, actualizar todo… para retomar el curso de lo investigado: «La idea es armar la estrategia productiva, hacerla funcionar, probar que es factible y, sobre todo, sostenible para el hombre, la naturaleza y el país».
EN CONTEXTO

Muchas son las proyecciones del sector cacaotero guantanamero de cara al próximo año. En el Primer Encuentro Nacional de Exportaciones y Negocios de Café, Cacao y Coco, y productores no tradicionales de la Agricultura, se anunció la concreción de negocios con la empresa suiza Lindt, y la aspiración de llegar a las 6 000 toneladas de cacao con destino a la fábrica de chocolate, como principal base industrial del país.

Lamentablemente, hasta la fecha la producción apenas rebasa las 2 000 toneladas, lo que dificulta incluso cumplir con la demanda de solicitantes extranjeros.

En medio de este complejo panorama, agravado por la pandemia, la crisis con insumos agrícolas y el azote constante del bloqueo económico de Estados Unidos que obstaculiza la adquisición de nuevas tecnologías y expandir el mercado, los productores de Guantánamo tienen mayor responsabilidad, pues pueden aprovechar las condiciones ambientales para lograr el cultivo agroecológico del fruto.

Dicha técnica garantiza propiedades únicas que, con el acompañamiento de la ciencia, permiten obtener productos de altísimo valor en el mercado.

Leer más »

Guantánamo celebrará Festival Chocolate con Café

El Festival Chocolate con Café vuelve a Guantánamo luego de tanto tiempo en pandemia, ajustado a la bioseguridad, manteniendo su calidad y actuaciones de primerísimo nivel.
La Agencia Cubana de Noticias informó que el evento llega a su quinto año de celebración. Siendo así, del 28 de noviembre al 2 de diciembre traerá arte y alegrías a esa urbe cubana, una entrega que se recibe con doble ilusión durante el control epidemiológico, y se ha de asumir con disciplina para no revertir lo logrado y que el gozo sea pleno, comentó a este medio Eliomar Fuentes, director municipal de Cultura, una de las instituciones al frente de la programación del festival.
Fuentes expresó que esta edición prescindirá de las multitudinarias actuaciones en plazas abiertas, pero se prepara para no menguar en atractivo e impacto, fomentando los conciertos en recintos cerrados a media capacidad, y nuevos espacios teóricos y comerciales.
Al cronograma del evento, precisa la ACN, se abrirán los escenarios del Teatro Guaso y las casas de la Música, la Trova y la Cultura, entre otros reavivados.
Recalcó a la ACN que el Festival Chocolate con Café mantendrá su convicción inicial de crecer con la buena música cubana y las tradiciones como protagonistas.
Los organizadores comunicaron que aún es pronto para anunciar detalles de artistas y la cartelera, sin embargo, es un hecho que con respecto a 2020 serán más los recitales y las figuras de popularidad, encabezando la lista, nuevamente, el cantautor y baladista cubano Waldo Mendoza, creador de la cita y su presidente de honor.

 Aunque desde la primera edición en 2017 el Festival marcó fecha para octubre conjuntamente con la Jornada de la Cultura Cubana, desde hace dos capítulos fijó su programa entre el penúltimo y último mes del año, para sumarse el primero de diciembre al cumpleaños de la ciudad del Guaso, una de las más jóvenes fundadas con carácter de Villa, en 1870.
Ferias artesanales y literarias, muestras de las artes visuales y escénicas, espacios para niños y extensiones a comunidades, junto a un programa amplio con unidades artísticas de diversos géneros, formatos y para todos los gustos encabezarán esta vez la cartelera de sus cinco jornadas. 

Leer más »

El regalo de los dioses: Hoy se celebra el Día Internacional del chocolate

Foto: Getty Images.“Una sola taza de esta bebida fortalece tanto al soldado que puede caminar todo el día sin necesidad de tomar otro alimento”, afirmó Hernán Cortés en una de sus Cartas a Carlos I de España, refiriéndose al chocolate que se consumía en tierras mexicanas. Y es que este manjar, ampliamente utilizado allí, desde un comienzo cautivó a los llegados a territorio americano.
Los Olmecas, la civilización mesoamericana ubicada en la costa del Golfo de México entre el 1500 y el 500 AC fueron los primeros en cultivar el cacao, e incluso ya lo bebían, para lo cual molían las habas y las mezclaban con agua y demás hierbas. Este preparado lo utilizaban principalmente para la ejecución de rituales religiosos o como bebida medicinal. Esta cultura se extendió luego a la civilización Maya para ya afianzarse en la zona.
La cultura del cacao se extendió y también las leyendas, claro, como esa que detalla que en realidad todo nació gracias al gran gesto del dios Quetzalcóatl, uno de los más importantes de la cultura mesoamericana, conocido también como “La serpiente emplumada”, quien quería tanto a su pueblo que decidió entregarles una planta que había robado a los dioses, de la cual podrían obtener una bebida digna solo de ellos.
Es así que el cacao era un bien muy preciado para estas civilizaciones y habitualmente también se utilizaba como moneda de cambio en diferentes transacciones o en los funerales de las elites. Y cómo habrá sido de importante que al momento de la llegada de Cristóbal Colón, lo que llamó más la atención de quienes desembarcaban no era precisamente su gusto sino el valor monetario que en esta parte del mundo se le daba al cacao.
Para graficarlo, nadie mejor que el propio hijo de Cristobal Colón, Hernando, quien en uno de sus escritos se refiere a “las almendras que usan como moneda en la Nueva España” de las que aseguró que “las estimaban mucho, porque cuando fueron puestas en la nave, noté que, cayéndose algunas de estas almendras, procuraban todos recogerlas como si se les hubiera caído un ojo”.
Pero volviendo a Hernán Cortés, su llegada tuvo lugar en un momento clave de la historia de ese pueblo, ya que los americanos esperaban el regreso del dios Quetzalcóatl, y creyendo ver en los recién arribados la imagen esperada del dios, fue el emperador Moctezuma decidió ofrecer a ellos el mejor de los banquetes. Para el cierre de la velada se les ofreció esa bebida de la que, según algunas crónicas, el emperador tomaba hasta 50 tazas por día por su fama de ser un potente afrodisíaco.
Los españoles quedaron maravillados con esa bebida y el hecho de llevarla a tierras europeas incrementó su popularidad, aunque seguía siendo algo reservado para las clases altas. Es más, la palabra “chocolate” recién aparece en 1590 por primera vez en un texto español, Historia natural y moral de las Indias, escrito por el Padre José de Acosta. Allí detallaba que “el principal beneficio de este cacao es un brebaje que hacen, que llaman chocolate, que es cosa loca lo que en aquella tierra le precian”.
Este naturalista español que desde 1571 emprendió importantes misiones en América, graficaba en aquel entonces: “Tiene una espuma arriba y un borbollón como de heces”, pero aclaraba: “Es la bebida preciada, con que convidan a los señores que vienen o pasan por su tierra los indios; y los españoles se mueren por el negro chocolate”. Pero no se trataba sólo de una bebida, y explicaba:
“Lo hacen en diversas formas y temples, caliente y fresco, y templado. Usan especias y mucho chili; también le hacen en pasta, y dicen que es bueno para la salud, para el estómago y contra el catarro”.

Nacida en 1601, Ana Mauricia, hija del rey español Felipe III, contrajo matrimonio con el monarca francés Luis XIII, hecho que provocó importantes disputas, ya que el cardenal Richelieu, quien en verdad gobernaba Francia, la consideraba como enemiga de los intereses franceses, aunque para el pueblo era realmente una verdadera reina ejemplar. Incluso fue también inmortalizada por Alejandro Dumas al convertirla en la figura principal de Los tres mosqueteros. De intensa vida social, también esta mujer fue una de las responsables de la expansión del chocolate.
La bebida era todavía desconocida en ese territorio y Ana de Austria, que lo conocía de España, llegó a imponerla en las reuniones, con una fuerte aceptación que tuvo desde un principio. Sin embargo, había una pequeña diferencia en este nuevo territorio conquistado por la bebida, y es que les parecía demasiado fuerte, por lo que era usual rebajarlo con un poco de leche. Así, desde España primero y luego Francia, se expandió al resto de los países europeos, que lo consumían como un signo de distinción.
La revolución del chocolate tardó muy poco en llegar, y es un hecho que también está en discusión, ya que mientras algunos escritos aseguran que el paso del proceso manual al mecánico se produjo en 1777 en Barcelona, otros detallan que en realidad tuvo lugar en los Estados Unidos, más precisamente en Dorchester, Massachusets.
En lo que respecta a la solidificación y el nacimiento de las primeras tabletas, nadie pone en duda que fue gracias al italiano Doret en Turín.
También en Italia, pero en Torino, la producción de chocolate artesanal recayó en una de sus familias más destacadas de la ciudad, con exquisiteces que todos apreciaban. La familia Fenoglio era dueña de una historia que se sostuvo en el paso del tiempo, con el abuelo Aldo como uno de los integrantes que elaboraba trufas, bombones y demás dulces cuidando la composición de sus recetas. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial se acercaba.
En medio de ese conflicto, Aldo conoció el amor, conoció a Inés y llegó el momento de emigrar. Así fue que ambos se instalaron en San Carlos de Bariloche, una aldea de no más de 10.000 habitantes donde instalarían la primera chocolatería artesanal del pueblo, llamada Tronador, que también funcionaba como cafetería. La empresa continuó creciendo y los conocimientos se fueron transmitiendo de generación en generación.
“Tengo recuerdos de la infancia muy presentes, mi padre era pastelero y mi madre era una cocinera especialista en comida salada. Nosotros vivíamos en la confitería Tronador, es por esto que prácticamente yo aspiraba por los poros chocolate, pastelería y hasta los productos salados que hacía mi mamá. Se puede decir que fui aprendiendo todo por ósmosis, pero la realidad es que fue por estar a la vuelta de ellos mientras elaboraban lo que vendían en la confitería”, detalló Diego Fenoglio.
El reconocido chocolatero confesó que siempre sintió “pasión por todo el mundo de la pastelería y el chocolate, me encantaba lo que hacía mi padre como chocolatero y él me transmitió esa pasión por el mundo de la pastelería y el chocolate. Nunca dudé en seguir sus pasos”. Y siguiendo esos pasos, con los conocimientos heredados y la experiencia acumulada fue que en 1996 inauguró Rapanui Chocolates.
Diego Fenoglio contó cómo es el proceso:
“Seleccionamos la materia prima que vamos a utilizar, para nosotros es clave escoger siempre los mejores ingredientes, el chocolate para ser trabajado exige que la materia prima sea de altísima calidad. Luego pensamos en los frescos (frutas) o de temporada que combinarán con este desarrollo, estos se agregan al chocolate ya en la parte final del procedimiento”, continuó.
“En esencia un producto nunca está terminado, siempre se puede mejorar o cambiar algo en la receta para aumentar su calidad”, cerró Fenoglio.
En Francia, en 1995, un grupo de personas entendió que este manjar debía tener una jornada en que se lo festeje, y así fue que se eligió el 13 de septiembre. La fecha no es nada casual, ya que ese día, pero de 1916 tendría lugar el nacimiento de Roald Dahl, el novelista británico creador de una de las obras cumbre de la literatura infantil, que luego llegó al cine en dos ocasiones: Charlie y la fábrica de chocolate.
La casualidad hizo que también Estados Unidos comenzara a festejarlo en esta fecha, y no precisamente pensando en Dahl. El mismo día se eligió porque en esa fecha, en 1857, nació Milton S. Hershey, fundador de The Hershey Chocolate Company, empresa estadounidense que en 1903 se convertió en la mayor fábrica de chocolates del mundo.

(Tomado de Infobae)
Pasaje a lo desconocido: El chocolate (+ Podcast)

¿Es posible que desaparezca el chocolate?

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.