HAVANA CLIMA

centrales

Llega a Matanzas buque cisterna con combustible ruso

Un buque cargado de fuel oil ruso llegó hoy jueves al puerto de  Matanzas para abastecer a las termoeléctricas cubanas, afectadas por roturas y falta de combustible, informaron varios medios internacionales.De acuerdo con la base de datos maritina Equassis, el buque es propiedad del principal conglomerado naviero ruso Sovcomflot, actualmente bajo sanciones británicas, canadienses y estadounidenses.Los tres países han impuesto sanciones al petróleo y el combustible rusos por la invasión a Ucrania.Crisis eléctrica en Cuba: inversión extranjera y más combustibles fósilesEl petrolero Aframax Suvorovsky Prospect, con bandera de Liberia, llegó a la Isla con unos 700 000 barriles de fuel oil procedentes de puerto ruso de Ust-Luga.Se estima que tiene un valor de unos 70 millones de dólares a precios de mercado.Otros cargamentos han llegado a Cuba desde Rusia, lo que convierte a la nación en uno de los mayores importadores de combustible ruso de América Latina.Venezuela ha enviado a Cuba unos 56 610 barriles por día de crudo, gasolina, diésel y fuel oil en lo que va del año, un poco por debajo de los niveles de 2021, según la estatal petrolera PDVSA.

Leer más »

El azúcar que amamantó a una nación

Solo está la torre y el viejo la observa. La torre se pierde en el cielo y el viejo la observa. Espera ver el humo, oscuro o azul. Espera, pero no sucede y duerme. Siempre es así, desde aquel fatídico día: el central en silencio, sin campana ni pito que llamen al trabajo, que haga que unos salgan de su casa y otros vuelvan después de cada turno. Un central sin el ruido de las máquinas, sin olor a azúcar o la insoportable peste a cachaza.

Fragmento de la obra teatral inédita Adiós, el dramaturgo matancero Ulises Rodríguez Febles
***

El azúcar es nuestra historia, sin ella es imposible interpretar la esencia y la verdad de Cuba.

Eusebio Leal Spengler
***
Para este (deseado, añorado, buscado, apetecido) espacio que me autorregalo los sábados, retorno a uno de los temas más encarnecidos en mi vida: la caña de azúcar. Y no dudo que insista sobre él en otra oportunidad; yo, hija reyoya de Unión de Reyes, nacida a la sombra de los centrales Puerto Rico Libre y Juan Ávila.
Así de simple. No puedo evitar hablar de algo que de continuo me pone los pelos de punta y la sangre a punto de ebullición. Un asunto que anda carcomiéndome el alma desde que comencé a investigar para un proyecto sobre la clausura de los centrales en Matanzas —en el país—, allá por el año 2011. La realidad de cada central que no volverá a moler aún me golpea el rostro. La desidia en los bateyes, la gente de a pie esperando por los proyectos sociales y económicos que suplantarían al trabajo en su CAI. Las tierras esperando…
Un timbrazo el miércoles en la noche cambió el tema para este sábado. Detrás de la línea telefónica Reynaldo Castro Yebra, el primer Héroe del Trabajo de la República de Cuba. Con esa cordialidad guajira que lo acompañará incluso más allá de esta vida, me llamaba para ponerme al corriente de algunos datos de interés. Estamos a tantos días de corte, estamos a tanto porciento de cumplimiento de las tantas toneladas pactadas, se están cosechando tantas caballerías, qué daño hace el corte mecanizado.
Yo le escuchaba, cansada por el día de trabajo, por el panel solar sin botón off que tiene mi hijo Fabio, agotada de escuchar la misma historia azucarera una y otra vez. Un déjà vu ignominioso.
Mas Reynaldo Castro, hombre de perpetuos emprendimientos, merece mi respeto, mi absoluta atención. Su pluralismo a la hora de hablar me conmueve: estamos. Y todos los que han hecho posible vivir un momento de esplendor en este país gracias al corte de caña, merecen nuestro respeto. Pero ahora mismo, ni esplendor, ni corte de caña, qué vamos hablar de respeto.
Reynaldo Castro Yedra, Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba. (Foto: César A. Rodríguez)
No dejo de pensar en la libra de azúcar que no llega a la bodega, en todos los gastos para acometer una molienda sin resultados de importancia, que se resumen, de alguna manera más simplista, más ciudadana, en esa libra de azúcar que no nos llegará a la bodega.
Sirva este texto, más que de crítica o confrontación, para homenajear las manos que ya no sostienen el machete, a los cubanos que ya no se levantan para ir a su turno de trabajo en el ingenio, a todos aquellos que han dejado atrás la molienda de caña para sobrevivir a otras moliendas vitales.
Me gustaría manejar con más acierto las estadísticas que, en blanco y negro, muestran de verdad cómo va la cosa. Pero de manera confiable, no están a mi alcance. De hecho, hay mucha incongruencia e inexactitudes en las informaciones que ofrece Internet sobre las últimas contiendas azucareras en el país. Me consta, he indagado.
No es momento, ni soy la persona más indicada para disertar sobre lo que pasó o sobre lo que está aconteciendo en la industria azucarera cubana. A otros corresponde discutir sobre causas, procesos tonsurados, malas gestiones empresariales, falta de recursos humanos, poca capacitación a ellos, el precio del azúcar en el mundo, etc., etc. y etc. Yo solo percibo que nos deben un millón de respuestas como país.
A mí me corresponde hablar de mi barrio, de mi pueblo Unión de Reyes, de otros pueblos como mi pueblo. De la gente que de las maneras más disímiles añora ese pito, la emulación, la tienda por puntos, que buena, mala o regular en su diseño, resultaba una oportunidad que ahora mismo tampoco es viable. En fin, a mí me toca hablar por los miles de trabajadores azucareros que un día se quitaron la ropa del corte, fueron a las aulas y…
En algunos bateyes se construyeron museos, en otros aún se sigue moliendo azúcar, en otros se suplantó la caña por otros sembrados. Triste el caso de Puerto Rico Libre, por citar un ejemplo conocido. Todos los habitantes del poblado vieron, impotentes, rodeados por un silencio sepulcral, a los trabajadores y camiones de la empresa Materias Primas, que desmontaron y cargaron, pieza a pieza, su amada fábrica. A este infausto momento se le conoce como «el desguace». ¿Alguien sabe otras palabras así de horrendas en el castellano? El viejo ingeniero que me contó la anécdota no paraba de llorar. Los tambores de Conchita nunca más han resonado con la alegría de antaño.
Historias semejantes se clonaron en muchos municipios del país. Y hace daño pensarlo. Sobre todo cuando de los resultados se trata. Si bien no me es dable hablar de ello, siento el más comprometido derecho a transmitir mi preocupación: ¿qué va a pasar con el sector? Creo que se necesitan respuestas más esclarecedoras y menos triunfalismo a la hora de referirse a la caña en los medios informativos. Nos lo merecemos y se le debe a quienes dedicaron su vida a la más dulce de las contiendas.
(Foto: Ernesto Mastrascusa/EFE)
El porrón con agua, el sol inclemente o el frío en la mañana, los almuerzos en el mismo campo, el pelotón y los amigos, los trabajos voluntarios… Sí, agobiantes estas tareas, pero muchos y muchas las acometieron con la certeza de la utilidad, del bien común. Tantos años lo corroboran.
Tantos años inmersos en el cultivo de la caña que amamantó a esta nación.
Ah, esa caña, casi olvidada hoy por entre las chimeneas que ya no exhalan el aroma dulzón de sus calderas. Esa caña que ya no viaja por el ferrocarril y las líneas hasta el ingenio que todo lo pudo, que todo lo tragó, que pidió más y más en el tiempo para no detener la molienda y las ganas de hacer por esta tierra, también alimentada con el guarapo de su gente.
Esa caña de azúcar que se saborea en el cubanísimo café, en la leche de la mañana, en los dulces de la abuela. Esa caña que reverdece entre las manos de quienes aún sueñan con el pitazo tempranero convocando al surco. Esa caña, que aún desde el azúcar de la desmemoria, de alguna manera siempre está.
La callada molienda
¿Y a quién le hablaremos de molienda,
con las manos lejos del corte,
de la caña ondulante que tampoco está?
¿A quién le contaremos del pitazo
a las tres de la mañana?
(El zumbido que permanece cuerpo adentro,
abocado en los tímpanos,
que reverbera entre el ceño de vez en vez,
unipersonal y mecánico
hasta el fin del tiempo muerto).
¿A quién le enseñaremos cómo se vive del surco
y del agua compartida en la tinaja de barro?
Porque ya nadie conduce las carretas rechinantes,
los alcoholes de la miel,
esos que solo transitan ahora
por las gargantas sedientas.
¿Qué hacer con tanto sombrero de guano,
con tanta camisa de caqui
y pantalón de mezclilla?
¿Con el machete en el portal y una báscula al vacío?
Pregúntenle a este enmudecido terraplén
a qué sabe el azúcar de la desmemoria.

Leer más »

Los trabajadores azucareros cubanos están desmotivados

LA HABANA, Cuba.- Una de las conquistas más importantes obtenidas por los trabajadores azucareros en Cuba, sin dudas, fue el Diferencial Azucarero, firmado en La Habana en julio de 1946, cuando el auténtico Ramón Grau San Martín fungía como presidente de la República.
Se trataba de un mecanismo que instaba al gobierno de Estados Unidos a aumentar el precio que pagaba por el azúcar cubano en la misma proporción en que aumentaban los precios de los bienes que Cuba importaba de su vecino del norte. El monto anual de ese ingreso adicional que recibía la isla era distribuido entre los trabajadores, colonos y hacendados del sector azucarero.
Así, por ejemplo, en 1946 solo los obreros azucareros recibieron ingresos adicionales por 29 millones de pesos, mientras que al año siguiente la cifra ascendió a 140 millones de pesos. En este último caso el aumento salarial fue de un 41.8% con respecto a los ingresos que obtenían antes de la existencia del Diferencial Azucarero.
Por supuesto que semejante bienestar experimentado por los trabajadores del sector azucarero repercutiría en los resultados de las zafras. La contienda de 1947 se convirtió en la mayor que Cuba lograba hasta ese momento, con un total de 5 millones 912 mil toneladas de azúcar. Al año siguiente caería ese récord, cuando se obtuvieron 6 millones 121 mil toneladas de ese producto.
La historiografía castrista reserva todos los honores por la creación del Diferencial Azucarero al dirigente sindical Jesús Menéndez y al economista Jacinto Torras, ambos de filiación izquierdista, y con frecuencia calla que todo contó con el visto bueno del presidente Grau.
Hoy, tras casi siete décadas del disfrute por los obreros del Diferencial Azucarero, el panorama que presenta ese sector productivo es desolador. La debacle habría comenzado, en lo fundamental, durante los años finales de Fidel Castro en el poder, cuando fueron cerrados la mitad de los centrales azucareros del país, lo que provocó una merma considerable de la producción azucarera, un desempleo masivo de obreros y especialistas de ese sector, así como el abandono casi total en que cayeron los bateyes -especie de barrios- que rodeaban a los centrales desactivados.
Un reciente reportaje aparecido en el periódico Granma da cuenta del descontento de los trabajadores y de la pésima situación que enfrentan los pobladores del batey del antiguo central Delicias, hoy Antonio Guiteras, ubicado en el poblado tunero de Puerto Padre.
Ahí se habla de trabajadores que perciben un salario fijo, sin estímulos adicionales, que evidentemente no alcanza para enfrentar la carestía de la vida. Y aunque ese central sigue activo, su batey ya no cuenta con el esplendor de antaño. Hay escasez de viviendas para sus pobladores, mal estado de los viales, poca disponibilidad de agua potable y problemas con el tratamiento de las aguas albañales.
La delegada del Poder Popular en el batey reconoció que “aquí no hay casi nada. Mucha gente se va porque hay pocas fuentes de empleo. La mayoría de los muchachos que estudian se marchan porque no tienen contenido de trabajo, y el politécnico local no garantiza ubicación para todos los que se preparan”.
La consecuencia de tan calamitosa situación son las últimas zafras azucareras, en las que a duras penas se alcanza el millón o un poquito más de toneladas de azúcar.
Ahora se anuncia un cambio de estructura en el sector azucarero del país, al eliminarse las empresas provinciales del azúcar, y convertir a los centrales en entidades agroindustriales independientes, con el pretendido afán de alcanzar una mayor eficiencia en la gestión agrícola e industrial.
Sin embargo, hay escepticismo acerca de los beneficios que pueda traer un simple cambio de estructura en el sector. La burocracia y el abandono en que el castrismo sumió a los azucareros cubanos harán que tarde mucho la hipotética recuperación.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.