HAVANA CLIMA

CCS

¿Cómo los créditos bancarios pueden cosechar comida?

Los ganaderos se encuentra entre los más beneficiados con préstamos bancarios. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

Relacionados

La producción de alimentos constituye una urgencia en Cuba. El Estado y el Gobierno la incentivan por diversas vías, incluidas distintas modalidades de financiamiento a través de créditos bancarios que los productores agropecuarios no siempre aprovechan lo suficiente, quizás por desconocimiento, por temor a asumir una deuda con el Banco o quién sabe por cuáles otras razones.

¿Qué beneficios representan estos préstamos?, ¿cuáles requisitos deben cumplir los interesados?, ¿por qué los porcicultores no solicitan estos financiamientos?, ¿cuáles inconformidades quedan pendientes?, ¿existen muchos productores mala paga en Sancti Spíritus? Escambray se acerca al tema a través de las respuestas de Luis Castro, jefe de departamento de Banca Agropecuaria en el Banco de Crédito y Comercio del territorio.

Luis Castro, jefe de departamento de Banca Agropecuaria en Bandec. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

“El Banco de Crédito y Comercio está ofreciendo a los productores agropecuarios diferentes modalidades de financiamiento a través de créditos bancarios. Cada cultivo tiene sus especificidades, su ficha de costo, no es lo mismo una plantación de plátano que de yuca, algunas llevan más gasto y más inversión.

“De todos los gastos que el productor va a tener para obtener una producción y comercializarla, el Banco financia hasta el 80 por ciento de los ingresos futuros que va a alcanzar. Por ejemplo, si va a obtener 100 000 pesos por una producción puede acceder a crédito por un nivel de 80 000 pesos, de acuerdo con la ficha de costo. Estamos tratando de garantizar que la producción de alimentos no se sienta afectada por no poder acceder a fuentes de financiamiento”.

¿Cuáles constituyen los beneficios que más recientemente ha puesto el Estado sobre la mesa con estos préstamos?   

Existendiferentes opciones para obtener estos créditos, incluso el fondo de fomento agrícola, cuyas tasas de interés son muy bajas: del 1.5 por ciento para los créditos de producción y del 2 por ciento para las inversiones.

Los otros créditos también tienen beneficios porque el presupuesto del Estado asume el 50 por ciento de los intereses. Incluso a veces más, porque si se trata de una tierra en usufructo con marabú y tiene que hacer el desbroce en 15 años, asume el 70 por ciento y si es para marabú pesado para pagarlo en 20 años, asume todo.

¿Qué significa ese beneficio del 50 por ciento que asume el Estado?

Si el campesino tiene que pagar por el crédito que pidió, digamos 50 000 pesos de interés, solamente va a asumir 25 000, la otra mitad la paga el presupuesto del Estado. Si el Banco le presta 100 000 pesos, esos sí tiene que devolverlos, pero no el total de los intereses, sino la mitad de estos.

Además, a quienes se les entregan estas tierras en usufructo en los tres primeros años de producción están beneficiados con una tasa de interés de un tres por ciento, en vez de un cinco o un 4.5, como el resto de los campesinos. Al final lo que pagan es un 1.5 por ciento. A los muchachos que trabajan en el Ejército Juvenil del Trabajo o salen del Servicio y se les entregan tierras tampoco se les pide garantía adicional, solo la sesión de los ingresos futuros que van a obtener por sus producciones.

También, en el caso de las producciones aseguradas se le aplica una bonificación a la póliza del seguro ascendente al tres por ciento de lo que debe pagar el productor. Ahora salió una nueva resolución que amplía incluso las producciones beneficiadas con estas tasas de interés, por ejemplo, se incluye la caña.

¿Qué requisitos exige el Banco a los productores para acceder a estos préstamos?

Solo se exige la tenencia de la tierra, el modelo de solicitud del crédito —para qué lo quiere y la cantidad de área que va a utilizar—, si el cultivo lleva Seguro se le exige la póliza, y la ficha de costo, es decir, cuánto va a gastar para producir una hectárea y así poder calcular el monto de dinero que se le puede otorgar.

Esto es igual para un usufructuario, campesino, cooperativa o UBPC. También se solicita el contrato de comercialización de la producción que va a obtener, el cual se ha flexibilizado enormemente porque ya no es solo con Acopio, puede ser con otras formas de gestión. Casi siempre hacemos una visita previa a la finca para ver las condiciones que tiene. Hay casos a los que el Banco exige garantía, en dependencia de las características del productor, pero si es bueno tiene abiertas las puertas del Banco.

¿Y los intereses a pagar resultan iguales para todos?

De acuerdo con el ciclo del cultivo: créditos de hasta 18 meses la tasa de interés es 4.5 por ciento en el año y cuando son créditos a mediano y largo plazo la tasa de interés puede rondar alrededor del siete al nueve por ciento.

Sin son producciones de las contempladas en la Resolución No. 173 y la complementaria que salió este año —boniato, malanga, yuca, plátano, papa, tomate, arroz, maíz, frijoles, sorgo, soya, carne de cerdo, de ganado ovino, caprino, cunícula y para la ganadería vacuna, bufalina y avícola—, la tasa de interés está beneficiada con lo del 50 por ciento. Prácticamente no quedan producciones que no estén beneficiadas con tasas de interés”.

 ¿A estos préstamos puede acceder tanto el sector privado como el estatal?, ¿cuál de ellos ha pedido más dinero?

Todos pueden solicitarlos. Las empresas estatales nos piden mucho más dinero, pero más bien son créditos de comercialización, no para la producción. Los cultivos que más se han beneficiado con estos préstamos son el arroz, la ganadería, el plátano, la yuca y el boniato”.

Pero los créditos otorgados para la tan ansiada producción porcina resultan bien escasos.  

Antes éramos una de las provincias que más créditos teníamos para los porcicultores, pero ahora eso está deprimido porque no existe forma de garantizarles un nivel de pienso. El pienso de crecimiento es fundamental y en estos momentos por la falta de disponibilidad de divisa en el país no ha sido posible comprarlo. Hasta ahora son muy pocos los que han solicitado créditos. Aunque esta es una de las producciones que más necesitamos no procede porque se les encarece mucho la producción.

La ganadería vacuna se ha deprimido y ha retrocedido últimamente, ¿qué beneficios obtienen los ganaderos con estos financiamientos?

Los ganaderos tienen los mismos beneficios que cualquier otra producción de alimentos, se benefician con la tasa de interés. Normalmente es de un 4.5 por ciento, si son pagaderos antes de los 18 meses; y si es una inversión es del siete al nueve por ciento, igual que el resto de las producciones. Hemos otorgado muchos financiamientos para la ganadería.

En general, ¿cómo valora la aceptación de estas opciones en el territorio?, ¿considera que se aprovechan al máximo?

Pudieran aprovecharse mucho más. Pero se están aprovechando, ya en estos últimos meses ha habido un incremento en las solicitudes. Cuando empezó la Tarea Ordenamiento los campesinos estaban bastante cautelosos porque las fichas de costo no estaban bien definidas y no iban a sembrar una producción para luego tener pérdida.

Con el tiempo esto se ha ido limando, los primeros seis meses fueron muy críticos, prácticamente ningún productor pedía créditos, pero ya este año se ve el incremento. La cartera de préstamos en el sector campesino y cooperativo prácticamente se ha duplicado. 

¿Cuáles inconformidades quedan pendientes para acceder a esta ventajosa posibilidad?

Existe una inconformidad general en la mayoría de los cultivos: dadas las condiciones climatológicas de Cuba, hay que pedir el seguro y los campesinos no se ven incentivados a ello, cuestionan si el seguro cubre o no las afectaciones.

Pero todo está en correspondencia con la agilidad que tenga el propio productor en detectar la afectación que sufre su cultivo y personarse en la empresa de seguro para que lo revise porque pasados 15 días no lo van a indemnizar. Si no aseguran los cultivos no podemos otorgar el préstamo, a no ser a los productores ya establecidos, que tengan otras fuentes de financiamientos u otras garantías líquidas.

¿Cómo marcha la recuperación de estos préstamos?, ¿existen muchos productores mala paga en Sancti Spíritus?

Del total de la cartera de préstamos que tenemos, que ronda los 3 200 millones de pesos, solamente el 0.26 por ciento no ha pagado. Hoy, con el tratamiento que se les dio a las bases productivas —UBPC, CPA y CCS—, no tenemos ninguna con deudas vencidas. En el caso de las empresas solo tenemos una, que es el Centro Provincial de la Música por la situación de la pandemia, que ha estado muy deprimido su trabajo porque no hay espectáculos.

En cuanto a los campesinos, el 7 por ciento de la cartera de préstamos no se ha logrado recuperar. Somos la segunda provincia con mejor resultado en el país, pero eso ha llevado un esfuerzo extra para la recuperación de esos préstamos, sobre todo porque no siempre tenemos transporte para visitar a los campesinos. Los incumplidores siempre están entre 160 o 180, pero de ellos hay un grupo de alrededor de 60 que son críticos, que llevan más de cinco años sin pagar. Esos se podrán poner bravos, pero no van a tener derecho a solicitar nuevos financiamientos porque lo primero que tiene que tener un productor es la vergüenza de pagar lo que pidió.

¿Qué opciones aplican con los deudores para que paguen?

Visitarlos, crear nuevos compromisos de pago, restructurar el crédito, ver con qué producciones lo pudieran saldar y al final, si no nos queda otra opción, llevarlos a los tribunales.

Leer más »

El otro mercado de los guajiros espirituanos

Cooperativas asentadas en la zona de Meneses contribuyen con sus producciones a la alimentación en las instalaciones que están en función de la covid en Yaguajay
La donación de comida a los centros de aislamiento de la provincia ha sido una práctica de los productores espirituanos. (Foto: Facebook proyecto Pial)

Relacionados

Por estos días en Meneses no hay tema de conversación que desplace a la covid; en cualquiera de sus barrios se respira un ambiente de preocupación y, para ser justo, se extraña la tradicional aglomeración que adornaba en otros tiempos la calle principal. Se habla de casas donde ningún familiar escapó al contagio, de la ambulancia que demora, del test o el PCR para confirmar la enfermedad que tiene en puro susto a mucha gente.

Entre tanto recogimiento y tensión, hay otros pobladores que viven el desvelo de la pandemia desde otro frente: el aporte de alimentos. Son los nuevos mercados que tienen las cooperativas asentadas en la zona, cuyas producciones contribuyen a garantizar suministros a los centros de aislamiento habilitados en función de la covid, allí o en otros lugares de Yaguajay.

NADIE ME HA PEDIDO QUE LO HAGA

Arturo García Delgado, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Guillermo Moncada, en Meneses, conoció en septiembre del 2020 los dramas de la covid, cuando se vio involucrado en el evento de transmisión que surgió en el hotel Costasur, en Trinidad. De allí toda su familia vino para un centro de aislamiento en las afueras de Yaguajay, y pasaron a las estadísticas entre las primeras personas aisladas en ese municipio.

“Me bastaron los 14 días para entender el esfuerzo que se hace en Cuba para enfrentar la pandemia, aquello me conmovió, porque se trataba de toda mi familia y nos atendieron bien en todos los sentidos, incluida la alimentación. Allí mismo dije que cuando saliera del aislamiento iba a buscar la manera de cooperar dentro de mis posibilidades y gratuitamente con estos centros; nadie me ha pedido que lo haga, es una decisión mía”, relata Arturo García.

“De ahí nacieron mis donaciones a esos lugares, a los pocos días del alta doné un puerco para el centro y luego, cada vez que tengo posibilidades, contribuyo. Como el que más cerca me queda de la finca es el centro de aislamiento situado en el campismo Bamburanao, he concentrado las entregas allí, aunque he llevado a otros como playa Vitoria; te hablo de cinco donaciones, entre 20 quintales de viandas, un quintal de frijoles, puercos y carneros, alimentos de mi autoconsumo, porque mi línea principal de producción es la ganadería”, suscribe el campesino.

La ayuda de Arturo, reconocido como Vanguardia Nacional dentro de las filas de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, traspasa los límites formales de la pandemia y, recientemente, entregó de forma gratuita carne de cerdo para el Hogar de Niños Sin Amparo Familiar, de Sancti Spíritus.

“Como soy ganadero y sobrecumplí mis planes, estoy autorizado a matar animales, entonces tengo proyectado hacer una donación de carne de res a los centros de aislamiento; siempre que pueda lo seguiré haciendo, porque ya estuve ingresado una vez y puedo volver, pero otras personas también lo necesitan. Además, reconozco que para el Estado es un desafío alimentar a tantas personas ingresadas”, reafirma.

“No ando buscando protagonismo y para cada entrega de alimentos me apoyo en la cooperativa”, destaca Arturo García. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

COOPERATIVA ENYUGADA A LA SALUD

Con el encargo principal de autoabastecer a los consumidores de Meneses, a la CCS Antonio Maceo la pandemia le deparó desde el inicio del 2021 un nuevo cliente: el policlínico de la localidad, instalación en la que se habilitó hace poco un centro de aislamiento, cuyo surtido alimentario asume la cooperativa en los renglones de viandas, hortalizas y frutales, al vender directamente a Salud.

Además de la entrega de manera regular por la CCS, algunos campesinos a título personal han techo donaciones de comida a este y otros centros del municipio, destaca Gerardo González Álvarez, presidente de esa entidad agropecuaria.

No obstante, los aportes de la base campesina trascienden el abastecimiento alimentario al asumir como propias otras necesidades de Salud en la comunidad.

“A raíz de este vínculo con el policlínico identificamos que tiene problemas con la lavandería para asimilar la cantidad de ropa que se higieniza allí diariamente, entonces estamos localizando en la red comercial en divisa una lavadora con secadora para comprarla y donarla a esa instalación, un gesto que involucra a algunos productores y a la cooperativa; sabemos que eso será de mucha ayuda”, declara González Álvarez.

A raíz de la pandemia, a la CCS le asignaron atender el Consultorio No. 5. “Casi es ya una instalación más de la cooperativa —asegura su presidente—, trabajamos muy unidos a los médicos apoyándolos en su trabajo de terreno. Realmente, cuando les pedimos su aporte a los productores siempre han estado dispuestos a ayudar. Incluso, tenemos campesinos aquí en Meneses que son cocheros y ellos regularmente cobran, pero los hemos ocupado en funciones de la pandemia, por ejemplo, llevar un médico a ver un paciente a la casa, entonces nos dicen: No, para la covid yo no cobro”.

Leer más »

Banao perdió a uno de sus líderes campesinos

Con el reciente fallecimiento de Mario Fiallo Massip, como consecuencia de la COVID-19, la Agricultura en Sancti Spíritus pierde a uno de sus mejores presidentes de cooperativas
Mario Fiallo inculcó a los campesinos de la CCS Josué País, que el primer deber era cumplir los compromisos con el estado cubano. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Relacionados

Fue tan real su modestia que parecía vestir una coraza contra el elogio o la vanidad; es que nunca aceptó, como suyos, los resultados de la cooperativa; aunque, en honor a la verdad, detrás de cada cumplimiento estaba su aporte, ese que nace del trabajo en equipo, del apoyo incondicional al campesino, de esa frase tan suya: “Conmigo camina todo el mundo, pero se abre camino quien cumpla con la cooperativa”.

Así era Mario Fiallo Massip, presidente desde hacía 11 años de la Cooperativa de Créditos y Servicios Josué País, uno de los buenos matemáticos que se metió tierra adentro y con su liderazgo convirtió a esa base campesina en Vanguardia Nacional durante los últimos nueve años; también uno de los más fieles defensores de la diversidad productiva en Banao sin abandonar los cultivos típicos del ajo y la cebolla.

Parecía una utopía que una cooperativa, marcada más por el fatalismo geográfico que por la cercanía de sus áreas, saliera a flote con sus producciones en medio de los avatares que surcan la Agricultura. Con los suelos repartidos por San Pablo, Mayábuna, Siberia y el entronque de Pojabo, Fiallo —como todos le decían—, supo apelar al trabajo en equipo, a la exquisitez de la organización, e incorporó un lema que encajaba por igual en los más de 200 socios: “vemos la tierra como un miembro más de la familia, de la cooperativa”, narró una vez a Escambray.

Todo Banao sintió el dolor de su pérdida física, porque era un hombre de campo y de pueblo, humilde, esposo, padre, vecino afable, un cubano sabio con quien se aprendía en cada intercambio. “Te fuiste amigo, pero te necesitábamos por un tiempo más en la tierra”, se leyó en uno de los cientos de mensajes que desde las redes sociales lamentaron el suceso.

Es que hay personas que abonan la vida con su actuar y hasta se vuelven imprescindibles; desde ya a Banao le faltará por siempre una pieza clave en su esquema productivo, porque no fue Fiallo un presidente de oficina o tareas burocráticas; él hizo del ejemplo su herramienta mayor, de la sabiduría un recurso, del razonamiento pausado un método de trabajo, de la verdad el mejor arado para labrar la obra agropecuaria de su cooperativa.

Es que Fiallo ayudaba a todo el mundo, oí decir varias veces a guajiros y pobladores de la zona; tal vez eso explica el respeto y cariño que tuvo a su alrededor; es que siempre tenía a flor de labios una sentencia digna de aparecer en la Biblia de la Agricultura cubana: “los hombres que le ponen la espalda al sol merecen apoyo y respeto”.

El mismo respeto que prodigó a los demás, que lo llevó a convertirse, sin proponérselo, en una especie de abogado de los campesinos, en fiel defensor del cumplimiento productivo, porque nada lo apasionaba más que quedar bien con su pueblo, con su país. Banao perdió a su líder, a un hombre que a los 58 años sembró una huella humana en la campiña espirituana.

Leer más »

Paraíso en buenas manos (+fotos)

Desde que Yoel Abreu y Marisol Álvarez apostaron a la tierra, un paraje de Cabaiguán desterró la improductividad y la finca se convirtió en un surtidor de tabaco, leche y cultivos varios
El Gallego y el adolescente Yoel Daniel Abreu Álvarez son muy apegados a los animales. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Relacionados

Una década atrás eran 13 hectáreas cubiertas por la maleza, hasta que Yoel (el Gallego) Abreu Hernández y Marisol Álvarez González se adueñaron del área en calidad de usufructuarios; entonces la finca Paraíso empezó a barrer la improductividad. El matrimonio apostó al trabajo, tras vencer la barrera que supone dejar las comodidades en Cabaiguán para plantar la vida y la familia a orillas de la línea central, en la zona de El Colorado. No son aprendices; tampoco, aventureros. Están surcados por la horma guajira, como esa que se desprende de ser yerno e hija del maestro de la tierra Félix Álvarez.

“Aquí no cabe la chapucería, si no se hacen las cosas bien, hay que repetirlas; nada de entrar al tabaco tapado con sombrero o las uñas largas, hay que cogerlo con guantes porque la hoja no puede tener rasguño ni grietas; es que el campesino aprende por los ojos, esas fueron sus enseñanzas y son las pautas en la finca, pero el principal consejo de Félix es más preciso: cumplir siempre la entrega de comida”, atestigua Yoel Abreu sin dejar de sembrar plantones de guinea, la actividad mañanera el día que llegó Escambray.

“Si quieres producir leche en la seca y cumplir los compromisos, hay que sembrar hierba”, asegura Yoel Abreu. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

DE TAL PALO, TAL ASTILLA

Imposible relatar la obra agropecuaria de esta finca sin advertir allí la huella de Félix Álvarez, campesino comparable con un libro abierto en la tierra. “No fueron solo las primeras novillas que nos dio para empezar a levantar el rebaño, fue también inculcar ese secreto de que el tabaco tapado hay que plantarlo siempre en un buen terreno, y si allí antes estuvo el ganado mejor, de que lo que más hay que cuidar es el suelo, y esa sentencia que estremece a cualquier principiante: si cogieron tierra, olvídense de Cabaiguán, los domingos y las vacaciones”, relata el productor, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Alfredo López, actualmente en trámites para pasar a la CCS Niceto Pérez.

Las primeras producciones llegaron desde los cultivos varios, en tanto se levantaba la casa de tabaco y se desarrollaba la ganadería. A la vuelta de una década, Paraíso coquetea con su nombre, no tanto por las cantidades de productos como por los saltos productivos del año anterior contra el período precedente: crecer en 19 vacunos y cerca de 20 000 litros de leche, resultados que le valieron la aprobación para sacrificar seis animales.

“El año pasado —añade el Gallego— el tabaco tapado me lo reconocieron como el segundo de mejor calidad en la escogida de Santa Lucía; este año he cumplido todos los meses la entrega de leche, el mes pasado fueron como 2 000 litros. ¿Secretos?, ninguno; acariciar los animales, sembrarles suficiente comida, poner la reproducción en el centro del trabajo; ven acá un día en período seco para que veas arrancar una máquina forrajera a las siete de la mañana y apagarla a las cuatro de la tarde”.

FAMILIA CON DOTES PARA LA TIERRA

Desde la retaguardia, Marisol Álvarez está atenta a cada paso de la finca; lo mismo planta el almuerzo que sale a buscar a la cooperativa dos rollos de hilo para que no se pare el amarre de la hoja, o dedica varias semanas a curar una vaca enferma. “La gente no imagina el sacrificio del campo; a veces son las nueve de la noche y el Gallego y mi hijo mayor Freddy están todavía en la casa de tabaco moviendo los cujes para que no se pegue una hoja a la otra; hasta yo hago un poco de inspectora de los cultivos o cojo por la noche una linterna y le doy una vuelta a la finca”, describe.

Ni con esa barrera que les crea la línea del ferrocarril central a la hora de sacar las producciones o entrar cualquier recurso para la finca ante la inexistencia de un paso a nivel —contratiempo que afecta a más de 10 productores en la zona— Yoel y Marisol frenan sus proyectos, uno de ellos en función de cuidar el suelo.

Es la misma raíz guajira que haló para la tierra al joven ingeniero mecánico Freddy Manuel Miranda Álvarez, luego de ejercer durante ocho años la especialidad, él no solo convierte el tabaco tapado en su mundo durante varios meses, sino que ya asume como usufructuario una ceba de toros y pasó a ser la mano derecha del abuelo en cuanto plan se mueve en aquella finca de El Purial.

Quizás a Marisol Álvarez le resulta difícil explicar cómo cuando se juntan el tabaco tapado y la época de sequía el rebaño demanda mayor atención; allí alcanzan los días sin desatender nada en la finca. Yoel Abreu, hoy más embarrado de fango que las gomas de un tractor, sí tiene su teoría: “Aquí lo que hay de lunes a domingo es mucho sacrificio, sobre todo en el ciclo de la seca, te aseguro que hay días que no alcanzan las horas; claro, eso es si quieres tener una ganadería con resultados, una buena vega de tabaco tapado y los cultivos bien asistidos. Pero tengo que decirte que en la esencia de todo este trabajo está la semilla que nos sembró Félix Álvarez; para mí, él atiende la ganadería como nadie, por eso no tenemos otra meta que seguir adelante y cumplir cada compromiso productivo”.

“Aquí los cuatro nos repartimos tareas y empujamos en lo que haga falta”, declara Marisol Álvarez rodeada de su familia. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Leer más »

Paraíso en buenas manos (+fotos)

Desde que Yoel Abreu y Marisol Álvarez apostaron a la tierra, un paraje de Cabaiguán desterró la improductividad y la finca se convirtió en un surtidor de tabaco, leche y cultivos varios
El Gallego y el adolescente Yoel Daniel Abreu Álvarez son muy apegados a los animales. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Relacionados

Una década atrás eran 13 hectáreas cubiertas por la maleza, hasta que Yoel (el Gallego) Abreu Hernández y Marisol Álvarez González se adueñaron del área en calidad de usufructuarios; entonces la finca Paraíso empezó a barrer la improductividad. El matrimonio apostó al trabajo, tras vencer la barrera que supone dejar las comodidades en Cabaiguán para plantar la vida y la familia a orillas de la línea central, en la zona de El Colorado. No son aprendices; tampoco, aventureros. Están surcados por la horma guajira, como esa que se desprende de ser yerno e hija del maestro de la tierra Félix Álvarez.

“Aquí no cabe la chapucería, si no se hacen las cosas bien, hay que repetirlas; nada de entrar al tabaco tapado con sombrero o las uñas largas, hay que cogerlo con guantes porque la hoja no puede tener rasguño ni grietas; es que el campesino aprende por los ojos, esas fueron sus enseñanzas y son las pautas en la finca, pero el principal consejo de Félix es más preciso: cumplir siempre la entrega de comida”, atestigua Yoel Abreu sin dejar de sembrar plantones de guinea, la actividad mañanera el día que llegó Escambray.

“Si quieres producir leche en la seca y cumplir los compromisos, hay que sembrar hierba”, asegura Yoel Abreu. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

DE TAL PALO, TAL ASTILLA

Imposible relatar la obra agropecuaria de esta finca sin advertir allí la huella de Félix Álvarez, campesino comparable con un libro abierto en la tierra. “No fueron solo las primeras novillas que nos dio para empezar a levantar el rebaño, fue también inculcar ese secreto de que el tabaco tapado hay que plantarlo siempre en un buen terreno, y si allí antes estuvo el ganado mejor, de que lo que más hay que cuidar es el suelo, y esa sentencia que estremece a cualquier principiante: si cogieron tierra, olvídense de Cabaiguán, los domingos y las vacaciones”, relata el productor, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Alfredo López, actualmente en trámites para pasar a la CCS Niceto Pérez.

Las primeras producciones llegaron desde los cultivos varios, en tanto se levantaba la casa de tabaco y se desarrollaba la ganadería. A la vuelta de una década, Paraíso coquetea con su nombre, no tanto por las cantidades de productos como por los saltos productivos del año anterior contra el período precedente: crecer en 19 vacunos y cerca de 20 000 litros de leche, resultados que le valieron la aprobación para sacrificar seis animales.

“El año pasado —añade el Gallego— el tabaco tapado me lo reconocieron como el segundo de mejor calidad en la escogida de Santa Lucía; este año he cumplido todos los meses la entrega de leche, el mes pasado fueron como 2 000 litros. ¿Secretos?, ninguno; acariciar los animales, sembrarles suficiente comida, poner la reproducción en el centro del trabajo; ven acá un día en período seco para que veas arrancar una máquina forrajera a las siete de la mañana y apagarla a las cuatro de la tarde”.

FAMILIA CON DOTES PARA LA TIERRA

Desde la retaguardia, Marisol Álvarez está atenta a cada paso de la finca; lo mismo planta el almuerzo que sale a buscar a la cooperativa dos rollos de hilo para que no se pare el amarre de la hoja, o dedica varias semanas a curar una vaca enferma. “La gente no imagina el sacrificio del campo; a veces son las nueve de la noche y el Gallego y mi hijo mayor Freddy están todavía en la casa de tabaco moviendo los cujes para que no se pegue una hoja a la otra; hasta yo hago un poco de inspectora de los cultivos o cojo por la noche una linterna y le doy una vuelta a la finca”, describe.

Ni con esa barrera que les crea la línea del ferrocarril central a la hora de sacar las producciones o entrar cualquier recurso para la finca ante la inexistencia de un paso a nivel —contratiempo que afecta a más de 10 productores en la zona— Yoel y Marisol frenan sus proyectos, uno de ellos en función de cuidar el suelo.

Es la misma raíz guajira que haló para la tierra al joven ingeniero mecánico Freddy Manuel Miranda Álvarez, luego de ejercer durante ocho años la especialidad, él no solo convierte el tabaco tapado en su mundo durante varios meses, sino que ya asume como usufructuario una ceba de toros y pasó a ser la mano derecha del abuelo en cuanto plan se mueve en aquella finca de El Purial.

Quizás a Marisol Álvarez le resulta difícil explicar cómo cuando se juntan el tabaco tapado y la época de sequía el rebaño demanda mayor atención; allí alcanzan los días sin desatender nada en la finca. Yoel Abreu, hoy más embarrado de fango que las gomas de un tractor, sí tiene su teoría: “Aquí lo que hay de lunes a domingo es mucho sacrificio, sobre todo en el ciclo de la seca, te aseguro que hay días que no alcanzan las horas; claro, eso es si quieres tener una ganadería con resultados, una buena vega de tabaco tapado y los cultivos bien asistidos. Pero tengo que decirte que en la esencia de todo este trabajo está la semilla que nos sembró Félix Álvarez; para mí, él atiende la ganadería como nadie, por eso no tenemos otra meta que seguir adelante y cumplir cada compromiso productivo”.

“Aquí los cuatro nos repartimos tareas y empujamos en lo que haga falta”, declara Marisol Álvarez rodeada de su familia. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Leer más »

Ajíes del campesino espirituano David Pérez Luna para el mundo

En la finca de Banao se han obtenido producciones de calidad superior.

Más que trascender por el volumen de la mercancía y convertirse en el primer productor espirituano de la forma no estatal en insertarse en la exportación, el principal mérito del joven David Pérez Luna, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios Ramón Pando, en Banao, es haber logrado a cielo abierto el mejor cultivo en el país de Ají picante Chile Habanero, en la variedad roja, y enviar al exterior un pimiento de calidad selecta que le abrió las puertas para despachar por estos días su tercer lote.

Tal vez uno de los campesinos de la provincia más fieles al surco, este guajiro de 34 años tiene a favor una virtud invaluable para los tiempos que corren: ser emprendedor, el camino que lo metió en el mundo de la exportación a través de un cultivo que por las exigencias agrotécnicas lo común es sembrarlo en casas techadas.

“Juan Carlos Anzardo, jefe de cultivo protegido en el Ministerio de la Agricultura me motivó a que sembrara el Chile Habanero, al ver las características de Banao”, declaró Pérez Luna, al tiempo que confirma que es la primera experiencia en la provincia de la variedad roja, pues tanto en la unidad de Cultivos La Quinta como en la Empresa Valle de Caonao se cosecha la especie amarilla bajo techo.

La época buena de siembra es septiembre y descarga a partir de noviembre, cuando hay más demanda, dijo Pérez Luna. (Foto: Cortesía del productor)

“Es un cultivo difícil, exigente, tuve que hacer mucho manejo de plagas para lograr un producto extra, mejor que la primera calidad, y cumplir todos los requerimientos sanitarios exigidos para el mercado exterior; exporté a Canadá vía aérea, a través de la Empresa Frutas Selectas, dos lotes de 300 y 200 kilogramos, y más recientemente uno de 600 kilogramos, el precio está a más de 2 dólares el kilogramo”, detalló el campesino.

“Entre la cosecha y que sale del país —añadió— transcurren cuatro o cinco días y los especialistas me han dicho que a cielo abierto ninguno se ha dado tan bueno como este; sembré 7 000 matas y en septiembre sembraré 15 000, también estoy buscando otros clientes internos como Labiofam y alguna industria que lo pueda procesar porque aquí a la gente no le gusta, pica mucho”, explicó el productor.

Señaló que está por concluir una nave para el beneficio, de manera que Frutas Selectas corre a cargo del envasado y traslado al aeropuerto, también espera el primer cheque de pago. “Sé que me hacen descuentos para la Caja Central y por los gastos, pero usaré esos ingresos en MLC para comprar insumos y abonos en función de sostener esta producción y otras que tengo en la finca con destino al Turismo y al encargo estatal; encuentro muy favorable que los campesinos podamos exportar también”, refirió Pérez Luna.

El jefe de cultivo protegido en el Ministerio de la Agricultura, confirmó vía telefónica a Escambray que normalmente en las plantaciones de Ají Chile Habanero a cielo abierto se logran calidades de primera y segunda; sin embargo, en esta finca de Banao se han obtenido producciones de calidad superior, acotó.

“Incluso, Frutas Selectas ha estado dejando el ají a otros clientes estatales para sacar el de este productor porque tiene mucha mejor calidad y el beneficio económico es mayor”, subrayó el directivo.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.