HAVANA CLIMA

caña

A propósito de una proyección estratégica para el azúcar en Cuba

El azúcar fue por siglos un sector baluarte y orgullo de la nación.
Foto: Archivo IPS-Cuba

En días pasados se posteó, en un conocido blog especializado en economía cubana, la proyección estratégica del grupo empresarial Azcuba , misma que aparece en su sitio Web. No pocos comentarios críticos surgieron  a raíz del contenido divulgado. No podía esperarse menos, habida cuenta de la importancia para el país de este grupo empresarial  y la crisis actual de un sector baluarte y orgullo de la nación por siglos, ahora llamado oficialmente a ser rescatado mediante  un programa con más de 90 medidas.
Vale la pena referirse al asunto, desde la experiencia personal en el tema de quien suscribe estas líneas  y sólo sobre la base de lo publicado – por demás una limitante-  pues lo mostrado  pudiera ser sólo una síntesis parcial del plan estratégico del grupo, que en aras de la brevedad, sin embargo, deja de mencionar asuntos relevantes.
Es de esperar también que no haya faltado un análisis a fondo de las tendencias tecnológicas, productivas  y comerciales del sector a nivel internacional y la brecha que nos separa de ellas, para evitar la confusión entre deseos y realidades que lastra cualquier esfuerzo de proyección.
El sitio muestra además la misión, visión y valores del grupo,  categorías  centrales de la dirección estratégica de cualquier organización, sea empresarial o no.
No es posible en tan breve espacio adentrarse en profundidad en este tema. Baste decir que la dirección estratégica resulta una invariante de la gerencia empresarial contemporánea, que incluye  la formulación de un concepto que defina a la empresa y el estado al que debe dirigirse (misión, visión y valores), los objetivos o resultados a lograr en un periodo determinado según dicho concepto, y las decisiones estratégicas como  cursos generales de acción que permitirían alcanzar esos objetivos.
Y por supuesto, un programa de puesta en práctica con los recursos asociados,  la que resulta  causa más frecuente de fracaso de estos procesos. Mucha capacitación y asesoría a directivos se ha  brindado en Cuba sobre el  particular desde hace ya bastantes años.
Se aprecian en este caso notables oportunidades para mejorar sustancialmente  las declaraciones expresadas y lo más importante, el proceso mediante el cual se formulan. La declaración de misión del grupo resulta muy extensa y abigarrada, lo que dificulta enfocar la entidad hacia un propósito central y común, su razón de ser, con las características más sobresalientes que
tipifican a la organización. Esa es la esencia de la misión. Se diluyen o no aparecen temas fundamentales para la gestión como la importancia de los trabajadores,  de la rentabilidad y la eficiencia,  el impacto social  de este sector.
En cuanto a la visión, expresión del estado deseado o aspiración compartida de una organización,  no se indica explícitamente en qué año deberá lograrse. A diferencia de la misión, más perdurable,  la visión, en tanto aspiración,  debe siempre acotarse en el tiempo. Cuba se planteó , por ejemplo, la visión de ser libre de analfabetismo… para 1961. En muy pocas palabras y con un gran significado. Y lo logró.
Por otra parte, los valores expuestos, excesivos en cuanto a su número, no aparecen acompañados de sus respectivas definiciones  y conductas asociadas, aspectos que, a fin de cuentas, son los que les confieren significado práctico  en la dirección, como soportes para  la evaluación y control del desempeño individual.
En el diseño estratégico no debe faltar la gestión de su valioso capital humano.
Ingredientes necesarios
Las estrategias empresariales deberían incluir temas como las alianzas con otras entidades, las diversas modalidades de crecimiento  en  productos y mercados (incluyendo  los externos),  enfrentar la competencia allí donde exista, responder a cambios en los entornos general y de negocios , reforzar recursos y capacidades internas , introducir  mejoras sustanciales en la gestión, entre otras acciones.
En pocas  palabras y simplificando, las estrategias contienen aquellas opciones que según su impacto, factibilidad y aceptación,  permitirían alcanzar la visión y los objetivos de la empresa.
En este caso, se formula un gran objetivo hasta el 2024, donde se mezclan fines y medios para lograrlos, apareciendo en definitiva más de un resultado a alcanzar. Y la relación de proyecciones que lo acompañan, sean objetivos específicos que sustentan el inicial, o se entiendan como las estrategias del grupo, en la gran mayoría de los casos no se acompañan de indicadores o criterios que permitan medir o verificar su grado de cumplimiento.
De esta forma, parece más un listado de intenciones donde es difícil apreciar el grado de tensión que implica alcanzarlas,  ni podrán constatarse adecuadamente  las mejoras  reales alcanzadas.  Y entonces, tampoco se podrá medir adecuadamente el desempeño de los implicados en lograrlas, con el riesgo de que al final de la jornada, no se obtengan los  resultados que verdaderamente se requieren.
Temas como las inversiones necesarias y sus fuentes de financiamiento, la evolución y diversificación de la cartera de bienes y servicios que el grupo puede ofrecer- dado el enorme potencial de la industria de la caña de azúcar-  alianzas con instituciones científicas y  empresas nacionales o extranjeras, los encadenamientos con la industria nacional (el sector fue ejemplo en décadas anteriores), la introducción de sistemas certificados de gestión ,  y especialmente, la gestión de su valioso capital humano – notablemente disminuido en estos años de crisis – no deberán faltar en un diseño estratégico del grupo.
Es de esperar también que no haya faltado un análisis a fondo de las tendencias tecnológicas, productivas  y comerciales del sector a nivel internacional y la brecha que nos separa de ellas, para evitar la confusión entre deseos y realidades que lastra cualquier esfuerzo de proyección.
En asuntos vitales para el país y su economía, la obtención de  resultados  que satisfagan las expectativas crecientes de toda la sociedad requiere no sólo de aspectos cruciales como la salud macroeconómica y la calidad institucional. La dirección de los procesos y de las personas para lograr los resultados deseados, tanto en la administración pública como en el sector empresarial, tiene igual importancia que los dos aspectos mencionados y debe marchar al unísono con estos.  (2022)

Leer más »

Agroindustria azucarera cubana espera su rescate

La industria del azúcar forma parte indisoluble del desarrollo económico de la nación
Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

El efecto multiplicador económico, social, territorial, energético, generador de fondos exportables y sustituto de importaciones  de la agroindustria azucarera es de gran magnitud. En el crítico escenario actual,  puede contribuir a la solución de tres grandes problemas que enfrenta, no solo Cuba,  sino la humanidad en su conjunto : la producción de alimentos, el déficit energético y la preservación del medioambiente.
No obstante la situación deprimida que presenta  en el caso cubano,  la evolución histórica-económica y social de este sector ha dado lugar a una cultura sustentada en una importante y sólida base de saberes.
Esto constituye una valiosa premisa que contribuye al desarrollo de una economía apoyada en el conocimiento tecnológico trasladado de generación en generación y fortalecido por los resultados científico-técnicos y de innovación. De modo que la infraestructura de la agroindustria cañera y su impacto económico-social-territorial es un factor de gran importancia que hay que tener siempre presente.
El grado de deterioro tecnológico que presenta en Cuba, a lo largo de su encadenamiento productivo, parte desde la producción agrícola  de la gramínea, eslabón fundamental de todo el proceso.
En los últimos años la producción de caña y por supuesto de azúcar ha registrado descensos significativos  precisamente en sus pobres cosechas anuales, donde se manifiesta de forma acentuada el grado de obsolescencia tecnológica en cuanto al equipamiento, maquinaria, infraestructura y logística.
La industria procesadora (central azucarero), de igual forma registra desgaste y atraso tecnológico.  De modo que aprovechar su capacidad industrial para producir anualmente 4 millones de toneladas de azúcar requiere de modernización, una empresa que necesita de financiamiento externo.
Hay que decir además que la baja disponibilidad de caña, y el desgaste industrial y logístico, ponen en riesgos los objetivos de incrementar su participación en la generación  de energía renovable situada para 2030, donde la biomasa dentro de sus aspiraciones pretende alcanzar una participación del 14 %.  Ello requiere de un fuerte proceso inversionista en todo el sistema agrícola  industrial cañero del país.
En los últimos años la producción de caña ha registrado descensos significativos
Economía Diversificada
Desde  1959 y hasta principios de los años noventa del siglo pasado, la economía cubana se caracterizaba por ser mono productora y mono exportadora, donde la producción de azúcar desempeñaba un papel determinante, en la conformación del PIB y de los ingresos casi exclusivos de las exportaciones del dulce con destino al hoy ex mercado socialista de Europa del este.
Sin duda la economía cubana demandaba un proceso de diversificación en sentido general, por cuanto registraba  una alta vulnerabilidad  y  era necesario el surgimiento de otros sectores.

El desarrollo del turismo y la  biotecnología favoreció la diversificación, pero en modo alguno se justifica el detrimento de un sector consolidado, como el agroindustrial cañero.
Además, estos nuevos sectores que emergieron presentan sus vulnerabilidades, por ejemplo la industria turística resulta en extremo sensible a desastres naturales, conflictos bélicos o epidemias que traspasan fronteras, como quedó evidenciado con la pandemia mundial de covid.
De igual forma la industria biotecnológica suele ser altamente especializada y exigente en sus parámetros, pues las CGVE (Cadenas Globales de valor Externa) acostumbran dominar el mercado internacional, resultando en extremo difícil penetrar en el mismo, aun disponiendo de productos resultantes totalmente  novedosos e inclusive únicos.
Por lo general requieren buscar vías de inserción, cómo encadenarse, lo cual no siempre se puede lograr en un corto periodo.
Los precios del azúcar tanto crudo, como el refino se han mantenido al alza.
El mercado internacional
Los precios del azúcar tanto crudo, como el refino se han mantenido al  alza. Tomando como referencia el período entre el 4 y 18 de agosto de 2022, se movieron entre 17.55-18.24 centavos libra,  lo cual representó una ganancia de 0.69 centavos USD, por  libra.  A la vez un incremento de 1 520.0 USD por tonelada.
Inclusive permanecen altos aún en Nueva York y Londres, pese a estimados de un
excedente global de este producto para la temporada 2022 –  2023.
Los factores que han incidido en los precios incluyen el déficit mundial de sacarosa en la
temporada 2021/22 (el cual se viene reduciendo), compras especulativas de fondos de inversión y la caída de la producción de azúcar en Brasil. Además,  un mayor desvío de caña para producir etanol en ese país suramericano.
Los costos del dulce han estado altos durante más de un año, según fuentes de los mercados. Las elevadas cotizaciones brindan incentivos para expandir la producción de caña y están aumentando considerablemente por los altos precios de la energía, los productos químicos y los fertilizantes a nivel mundial, lo cual preocupa a agricultores y a la industria.
Basándose en los precios de los fertilizantes de febrero/marzo de 2022, los productores apuntaron que los costos se han incrementado entre un 15 % y un 27 %, dependiendo de los países.
Se muestra preocupación ante la posibilidad de que estos productos escaseen. Estos problemas se suman, añadieron, a los ya existentes como la disminución de la superficie plantada y el cambio climático, entre otros.
De acuerdo con las previsiones presentadas por los expertos en la última reunión del Observatorio del Mercado del Azúcar de la Unión Europea, en mayo pasado,  tanto los precios como el consumo se muestran muy volátiles desde la guerra Ucrania-Rusia.  Las cotizaciones subieron desde el comienzo del conflicto y se han mantenido en niveles altos debido a la escalada del precio de la energía y a la incertidumbre en el mercado.
Como consecuencia del precio de la energía cabe esperar que se destine más azúcar a la producción de etanol no solo en Brasil sino también en la India. Según expertos, un ascenso de la cotización del petróleo estimula a los ingenios  a desviar más caña de azúcar a la fabricación de alcohol etílico
Sin embargo, analistas coinciden en la posibilidad de que las cotizaciones de ese alimento aumenten aún más, pese a las previsiones de un superávit del endulzante para la temporada 2022/23, impulsadas por los factores mencionados.
El caso de Cuba
En los últimos años la producción de caña y por supuesto de azúcar ha registrado descensos significativos. En la pasada  zafra 2021-22,   molieron unos 29 centrales azucareros (de 56 existentes), los montos  de producción  de azúcar se estiman en unas  600.000 toneladas métricas, niveles ya alcanzados en época de la colonia española.
En la próxima zafra 2022-23, se prevé  que tan solo 23 centrales azucareros  puedan moler y se pronostica una producción de azúcar de unas 400.000 toneladas,  inferior a lo alcanzado en la zafra anterior, todo ello dado por la baja disponibilidad de caña.
Los incumplimientos de los niveles de siembra e incremento de las áreas ociosas, comprometieron los resultados de la pasada zafra y también impactarán a la baja los resultados productivos en la zafra 2022-23.
Se trata de una agroindustria montada sobre una tecnología extensiva, de altos insumos (fertilizantes, herbicidas, combustible), ante una economía deprimida con pocos recursos financieros y alta dependencia alimentaria externa.
Evidentemente la agroindustria cañera, no ha constituido una prioridad en el destino de las limitadas divisas  disponibles. Tampoco lo han sido las formas y vías novedosas para la atracción de la inversión foránea.
De igual forma poco se ha avanzado en busca de un tránsito hacia una agricultura agroecológica,  que pudiera sustituir los elevados insumos de agroquímicos por lo general importados. Sin duda ello conlleva,  a un re análisis  de las escalas productivas actuales y de los métodos de gestión económico- productivo.
Sugerencias
-Se requiere examinar la forma organizativa,  el funcionamiento de la estructura que se identifica como AZCUBA, (anterior Ministerio de Azúcar), por parte de un equipo constituido por expertos, académicos, integrantes de institutos de investigaciones, funcionarios y universidades, a fin de precisar si es capaz, o no, de dar respuesta a las exigencias y transformaciones que necesita la agricultura cañera.
Este examen debe  incluir vínculos, encadenamiento con la agricultura, ganadería, y la industria procesadora, entre otros. Además tiene que analizarse en su contexto, es decir en el municipio,  tener en cuenta su interacción  con las demás actividades económicas del territorio.
-La industria (central azucarero) y sus diferentes bases productivas agrícolas cañeras tributan materias primas y se encuentran en el municipio, eje central de las transformaciones actuales. Ellas deben estar asociadas o correlacionarse e interactuar, de una forma u otra, con las restantes formas productivas de la agricultura, ganadería e industria procesadora de alimentos.
Sin duda la agroindustria de la caña de azúcar forma parte indisoluble del desarrollo económico de la nación y encierra importantes potencialidades que pueden contribuir al fortalecimiento del sector agroalimentario, reducir importaciones de alimentos, atenuar el déficit energético e incremento de los ingresos por exportaciones. (2022)

Leer más »

Al paso que vamos solo resta desmantelar Azcuba

LA HABANA, Cuba.- En recientes declaraciones del Director de Informática y Comunicaciones del grupo empresarial Azcuba, encargado de la producción de azúcar en el país, se pudo conocer que solo 26 centrales fabricarán azúcar durante la venidera zafra 2022-2023. Aunque para nadie es un secreto la crisis que afronta el sector azucarero en el país, una molienda con tan exigua cantidad de centrales puede haber sorprendido a muchos.
Cuando al finalizar la zafra de 2002 Fidel Castro decidió dejar solo 71 centrales en activo, de los cerca de 160 que habitualmente hacían la campaña azucarera en la nación, casi nadie imaginó que tiempos aún peores estaban por llegar. Porque a la ineficiencia y altos costos de producción que tornaban poco competitiva a nivel internacional la producción de azúcar cubana hacia los años iniciales de la presente centuria, se ha añadido en los últimos tiempos una gran escasez de caña. Escasez que, en buena medida, ha hecho que desde el 2012 no se cumplan los planes de zafra, y que en la pasada contienda se produjeran solamente 480 mil toneladas de azúcar, la zafra más baja en más de cien años.
El citado funcionario de Azcuba expuso que con los 26 centrales que molerán en la próxima contienda “se garantizará el suministro de azúcar de la canasta familiar normada y las necesidades industriales del uso de ese alimento básico, permitiendo encadenar las producciones del sector con el proceso productivo de otras empresas del país”. O sea, producción de azúcar para cubrir distintos objetivos a nivel nacional, pero nada para la exportación.
En verdad, las exportaciones cubanas de azúcar han caído en picada durante los últimos años. Cifras aportadas por Consulting Havana Group dan cuenta de semejante debacle. Por ejemplo, en el año 2013 esas exportaciones ascendieron a 449 millones de dólares. En 2019 bajaron hasta los 212 millones de dólares, mientras que en el 2020 solo llegaron a los 171 millones de dólares. Para el 2021 se estimaron ingresos por este concepto del orden de los 78 millones de dólares.
En días pasados el mandatario Miguel Díaz-Canel Bermúdez sostuvo un encuentro con más de un centenar de especialistas, académicos, empresarios y trabajadores del sector azucarero, en el que también se habló de una nueva estrategia a partir de la paupérrima zafra que se pronostica para este año.
El gobernante abogó por darles mayor preponderancia a los derivados de la caña de azúcar, como la producción de más alcoholes, más rones y mayor generación de electricidad. Asimismo se pronunció por aprovechar los campos donde no haya caña para sembrar cultivos varios, frutales, establecer módulos pecuarios y producir alimento animal.
Y, por supuesto, instó a todos los factores a intensificar la siembra de caña, como única manera de alcanzar una hipotética recuperación del sector azucarero.
Sin embargo, las informaciones que trascienden de la actual campaña de siembra de caña no han de ser muy halagüeñas para el señor Díaz-Canel. Ha existido déficit de gomas y baterías para los equipos que intervienen en la preparación del suelo; hay atrasos en la llegada de los rodamientos para los arados; y a partir del mes de abril, el combustible ha escaseado sobremanera. De igual forma, se han presentado dificultades para la adquisición de herbicidas y fertilizantes. Un total de 10 empresas cañeras exhiben atrasos significativos en sus planes de siembra de caña.
Como puede apreciarse, al paso que van los acontecimientos, solo resta desmantelar el grupo Azcuba, y olvidarnos de que un día nuestra isla estuvo a la vanguardia mundial en la producción y exportación de azúcar. Se trata de una genuina muestra de lo que ha significado el castrismo para la economía cubana.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Peor zafra azucarera de Cuba

La zafra 2021-2022 redondeó menos de medio millón de toneladas de azúcar, apenas la mitad de lo que estaba previsto.
Foto: Tomada de Bohemia

Con menos de medio millón de toneladas cerró la zafra azucarera cubana este año, en un agravamiento de la caída que experimenta desde hace un lustro. El reporte pinta un escenario poco halagüeño para los programas de recuperación del sector.
El director de Informática y Comunicación del Grupo Empresarial AzCuba, Dionis Pérez Pérez, informó la semana pasada que esa industria solo logró el 52 por ciento del plan de producción de la temporada 2021-2022. La meta ascendía a 911 000 toneladas de acuerdo con el plan nacional presentado por el Ministerio de Economía y Planificación a fin de año.
A juzgar por los datos preliminares del cierre de zafra, la producción cubana de azúcar llegó a poco más de 470 000 toneladas este año. Aunque las autoridades de inmediato declararon que tenían asegurado el suministro de la canasta familiar normada -en 500 000 se estima el consumo nacional-, no deja opciones para la exportación, que era ingresar 153 millones 130 mil dólares por la exportación de 411 000 toneladas.
En declaraciones a medios cubanos de prensa, Pérez Pérez reportó que de los 35 centrales que participaron en la zafra, apenas tres cumplieron sus planes: Melanio Hernández, de la provincia de Sancti Spíritus; el 14 de Julio, de Cienfuegos, y el Boris Luis Santa Coloma, de Mayabeque.
Causas del declive
Carencias de insumos básicos de la industria cañera lastraron los resultados. El primero, la caña. El suministro de la materia prima principal de los centrales o ingenios azucareros se vio francamente limitada por el pésimo aporte de los sembrados.
Pérez Pérez reconoció que el bajo rendimiento agrícola y el abundante bejuco en los campos de caña hizo que un 42 por ciento de las áreas cosechadas tuviera un rendimiento inferior a 30 toneladas por hectárea.
Entre las producciones que sufrieron por la limitada disponibilidad de divisas del país para importarlos, como consecuencia de la crisis económica que acompaña a la pandemia de Covid-19, se hallan los fertilizantes y herbicidas que demandan los sembrados de caña. Estos cultivos solo pudieron cubrir un 37 por ciento de sus necesidades de ambos recursos, según AzCuba.
Los cañaverales tuvieron muy bajos rendimientos por carencias de insumos importantes como los herbicidas y fertilizantes.
Los programas de recuperación que ha emprendido el país con el desarrollo de alternativas como biofertilizantes de producción nacional no alcanzan a compensar el déficit de importaciones.
La zafra 2021-2022 confirma reportes parciales que hablaban del mal paso que mantenía la producción azucarera cubana este año y agrava la caída que experimenta desde el 2017. Hasta ese año había mostrado una recuperación moderada, que levantó entonces el rendimiento cañero hasta 43 toneladas por hectárea, de 26 que registró en el 2010. Pero desde entonces se encuentra en declive.
La cosecha anterior, que había concluido en 800 000 toneladas, fue catalogada como la peor desde el 1908.
Entre los apuros de insumos del presente año se encontró el oxígeno. Cuando la rotura de la planta productora desató tensiones en medio de la pandemia, la industria azucarera también sufrió por falta de oxígeno. Como consecuencia directa, los centrales o ingenios azucareros tuvieron que atrasar 12 días la arrancada de la molienda.
El representante de AzCuba reconoció problemas organizativos, pero achacó parte importante de los tropiezos al bloqueo económico de Estados Unidos, que impactó directamente en la adquisición de recursos para la reparación y mantenimiento de la maquinaria, el transporte y la industria, dijo.
Demoras o carencias de combustible en varias provincias y lluvias fuera de fecha en territorios cañeros también se sumaron a los conflictos que enfrentaba una zafra que transcurría visiblemente debilitada ya. (2022)

Leer más »

El azúcar que amamantó a una nación

Solo está la torre y el viejo la observa. La torre se pierde en el cielo y el viejo la observa. Espera ver el humo, oscuro o azul. Espera, pero no sucede y duerme. Siempre es así, desde aquel fatídico día: el central en silencio, sin campana ni pito que llamen al trabajo, que haga que unos salgan de su casa y otros vuelvan después de cada turno. Un central sin el ruido de las máquinas, sin olor a azúcar o la insoportable peste a cachaza.

Fragmento de la obra teatral inédita Adiós, el dramaturgo matancero Ulises Rodríguez Febles
***

El azúcar es nuestra historia, sin ella es imposible interpretar la esencia y la verdad de Cuba.

Eusebio Leal Spengler
***
Para este (deseado, añorado, buscado, apetecido) espacio que me autorregalo los sábados, retorno a uno de los temas más encarnecidos en mi vida: la caña de azúcar. Y no dudo que insista sobre él en otra oportunidad; yo, hija reyoya de Unión de Reyes, nacida a la sombra de los centrales Puerto Rico Libre y Juan Ávila.
Así de simple. No puedo evitar hablar de algo que de continuo me pone los pelos de punta y la sangre a punto de ebullición. Un asunto que anda carcomiéndome el alma desde que comencé a investigar para un proyecto sobre la clausura de los centrales en Matanzas —en el país—, allá por el año 2011. La realidad de cada central que no volverá a moler aún me golpea el rostro. La desidia en los bateyes, la gente de a pie esperando por los proyectos sociales y económicos que suplantarían al trabajo en su CAI. Las tierras esperando…
Un timbrazo el miércoles en la noche cambió el tema para este sábado. Detrás de la línea telefónica Reynaldo Castro Yebra, el primer Héroe del Trabajo de la República de Cuba. Con esa cordialidad guajira que lo acompañará incluso más allá de esta vida, me llamaba para ponerme al corriente de algunos datos de interés. Estamos a tantos días de corte, estamos a tanto porciento de cumplimiento de las tantas toneladas pactadas, se están cosechando tantas caballerías, qué daño hace el corte mecanizado.
Yo le escuchaba, cansada por el día de trabajo, por el panel solar sin botón off que tiene mi hijo Fabio, agotada de escuchar la misma historia azucarera una y otra vez. Un déjà vu ignominioso.
Mas Reynaldo Castro, hombre de perpetuos emprendimientos, merece mi respeto, mi absoluta atención. Su pluralismo a la hora de hablar me conmueve: estamos. Y todos los que han hecho posible vivir un momento de esplendor en este país gracias al corte de caña, merecen nuestro respeto. Pero ahora mismo, ni esplendor, ni corte de caña, qué vamos hablar de respeto.
Reynaldo Castro Yedra, Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba. (Foto: César A. Rodríguez)
No dejo de pensar en la libra de azúcar que no llega a la bodega, en todos los gastos para acometer una molienda sin resultados de importancia, que se resumen, de alguna manera más simplista, más ciudadana, en esa libra de azúcar que no nos llegará a la bodega.
Sirva este texto, más que de crítica o confrontación, para homenajear las manos que ya no sostienen el machete, a los cubanos que ya no se levantan para ir a su turno de trabajo en el ingenio, a todos aquellos que han dejado atrás la molienda de caña para sobrevivir a otras moliendas vitales.
Me gustaría manejar con más acierto las estadísticas que, en blanco y negro, muestran de verdad cómo va la cosa. Pero de manera confiable, no están a mi alcance. De hecho, hay mucha incongruencia e inexactitudes en las informaciones que ofrece Internet sobre las últimas contiendas azucareras en el país. Me consta, he indagado.
No es momento, ni soy la persona más indicada para disertar sobre lo que pasó o sobre lo que está aconteciendo en la industria azucarera cubana. A otros corresponde discutir sobre causas, procesos tonsurados, malas gestiones empresariales, falta de recursos humanos, poca capacitación a ellos, el precio del azúcar en el mundo, etc., etc. y etc. Yo solo percibo que nos deben un millón de respuestas como país.
A mí me corresponde hablar de mi barrio, de mi pueblo Unión de Reyes, de otros pueblos como mi pueblo. De la gente que de las maneras más disímiles añora ese pito, la emulación, la tienda por puntos, que buena, mala o regular en su diseño, resultaba una oportunidad que ahora mismo tampoco es viable. En fin, a mí me toca hablar por los miles de trabajadores azucareros que un día se quitaron la ropa del corte, fueron a las aulas y…
En algunos bateyes se construyeron museos, en otros aún se sigue moliendo azúcar, en otros se suplantó la caña por otros sembrados. Triste el caso de Puerto Rico Libre, por citar un ejemplo conocido. Todos los habitantes del poblado vieron, impotentes, rodeados por un silencio sepulcral, a los trabajadores y camiones de la empresa Materias Primas, que desmontaron y cargaron, pieza a pieza, su amada fábrica. A este infausto momento se le conoce como «el desguace». ¿Alguien sabe otras palabras así de horrendas en el castellano? El viejo ingeniero que me contó la anécdota no paraba de llorar. Los tambores de Conchita nunca más han resonado con la alegría de antaño.
Historias semejantes se clonaron en muchos municipios del país. Y hace daño pensarlo. Sobre todo cuando de los resultados se trata. Si bien no me es dable hablar de ello, siento el más comprometido derecho a transmitir mi preocupación: ¿qué va a pasar con el sector? Creo que se necesitan respuestas más esclarecedoras y menos triunfalismo a la hora de referirse a la caña en los medios informativos. Nos lo merecemos y se le debe a quienes dedicaron su vida a la más dulce de las contiendas.
(Foto: Ernesto Mastrascusa/EFE)
El porrón con agua, el sol inclemente o el frío en la mañana, los almuerzos en el mismo campo, el pelotón y los amigos, los trabajos voluntarios… Sí, agobiantes estas tareas, pero muchos y muchas las acometieron con la certeza de la utilidad, del bien común. Tantos años lo corroboran.
Tantos años inmersos en el cultivo de la caña que amamantó a esta nación.
Ah, esa caña, casi olvidada hoy por entre las chimeneas que ya no exhalan el aroma dulzón de sus calderas. Esa caña que ya no viaja por el ferrocarril y las líneas hasta el ingenio que todo lo pudo, que todo lo tragó, que pidió más y más en el tiempo para no detener la molienda y las ganas de hacer por esta tierra, también alimentada con el guarapo de su gente.
Esa caña de azúcar que se saborea en el cubanísimo café, en la leche de la mañana, en los dulces de la abuela. Esa caña que reverdece entre las manos de quienes aún sueñan con el pitazo tempranero convocando al surco. Esa caña, que aún desde el azúcar de la desmemoria, de alguna manera siempre está.
La callada molienda
¿Y a quién le hablaremos de molienda,
con las manos lejos del corte,
de la caña ondulante que tampoco está?
¿A quién le contaremos del pitazo
a las tres de la mañana?
(El zumbido que permanece cuerpo adentro,
abocado en los tímpanos,
que reverbera entre el ceño de vez en vez,
unipersonal y mecánico
hasta el fin del tiempo muerto).
¿A quién le enseñaremos cómo se vive del surco
y del agua compartida en la tinaja de barro?
Porque ya nadie conduce las carretas rechinantes,
los alcoholes de la miel,
esos que solo transitan ahora
por las gargantas sedientas.
¿Qué hacer con tanto sombrero de guano,
con tanta camisa de caqui
y pantalón de mezclilla?
¿Con el machete en el portal y una báscula al vacío?
Pregúntenle a este enmudecido terraplén
a qué sabe el azúcar de la desmemoria.

Leer más »

Para que el sector azucarero avance, tenemos que recuperar la caña

Pronunciamiento del Buró Provincial del Partido en Sancti Spíritus al evaluar los preparativos de la próxima zafra y el decrecimiento cañero en el territorio
Una de las vías para que sea efectivo el crecimiento cañero es sembrar las áreas vacías. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Relacionados

A transformar el notable descenso que experimenta Sancti Spíritus en la disponibilidad de caña para aspirar a revertir los discretos niveles de producción de azúcar, convocó el Buró Provincial del Partido en el territorio al pasar revista este jueves a los preparativos de la próxima zafra, prevista a iniciar a fines de diciembre bajo la estrategia de escalonar la operación de los centrales Melanio Hernández y Uruguay.

Deivy Pérez Martín, primera secretaria de la organización política en la provincia, precisó que para que el sector azucarero avance, tenemos que recuperar la caña y ese es, dijo, el problema principal y al cual debemos prestar la mayor atención.

En la evaluación de la máxima instancia del órgano partidista trascendió que en los últimos cinco años la disponibilidad de caña en la provincia disminuyó en unas 400 000 toneladas, comportamiento condicionado por la falta de recursos, maquinaria y combustible, pero también asociado a debilidades como la deficiente preparación de la tierra, problemas de población en el cultivo y de calidad en las labores de agrotecnia.

De forma puntual se debatió el bajo rendimiento agrícola del cañaveral espirituano, que en la última zafra reportó 26 toneladas por hectárea —de los peores a nivel nacional—; a la vez que se insistió en lograr que el potencial del rendimiento se exprese mejor en los campos bajo riego de agua, beneficio que en el territorio cubre unas 1 750 hectáreas.

“La caña que se ha dejado de sembrar es porque no se ha podido preparar la tierra”, señaló Antonio Viamontes, director de la Empresa Agroindustrial Azucarera Melanio Hernández; una problemática que no es exclusiva de esa entidad y tensa el panorama a nivel de la provincia, como quiera que las 23 000 hectáreas destinadas a caña y reportadas hoy como vacías, necesitan del desbroce de la maleza para su utilización.

A propósito de los preparativos de la venidera zafra se informó que se han recuperado atrasos en las reparaciones de los dos centrales, se trabaja en el alistamiento de la maquinaria agrícola, del soporte ferroviario y en la reparación de caminos; en tanto, se asegura por los directivos una favorable situación con la producción de alimentos para los colectivos de la zafra y fuerzas de apoyo.

“La zafra será corta y debemos hacerla bien; además, con el escalonamiento de los centrales la utilización de los recursos será más efectiva y se puede moler mejor”, subrayó Aselio Sánchez Cadalso, director de Coordinación y Supervisión Técnica del Grupo Azcuba, en Sancti Spíritus.

“Tenemos que organizar una estrategia de recuperación y desarrollo gradual de la producción cañera sobre la base de sembrar las áreas vacías y elevar los rendimientos agrícolas”, destacó Deivy Pérez Martín.

“Son reales —añadió— las limitaciones de recursos, pero no se justifica que una unidad con riego de agua estable tenga tan bajo rendimiento como otra de secano; necesitamos también nuevos métodos de trabajo, más vinculación y atención al productor, mucho acercamiento a los jóvenes que están asumiendo responsabilidades de dirección y buscar el compromiso de los colectivos laborales con la base económica que le dará el sustento”.

Leer más »

Orden en la casa azucarera de Cuba

Los centrales azucareros pueden recobrar protagonismo cuando se conviertan cada uno en empresa, a partir de la próxima zafra.
Foto: Archivo IPS_Cuba

La agroindustria azucarera cubana se propone emprender la próxima zafra con una nueva estructura empresarial, que la devolverá al esquema dominante durante buena parte de su existencia: cada central será una empresa. El Grupo Azucarero Azcuba comenzó a dar esos pasos desde hace más de tres meses, aunque con escasa publicidad en los medios.
El Presidente de ese grupo empresarial, Julio Andrés García, anunció en días recientes que antes de la zafra 2021-2022 tendrían estructuradas 57 empresas. Cada central equivaldrá a una. Otro cambio importante es que retoma la unión tradicional de la fábrica productora de azúcar y las unidades agrícolas que le abastecen de caña, la materia prima, bajo una misma organización.
García mostró confianza en que la nueva fusión de la industria y la agricultura favorezca los rendimientos y la recuperación de la cosecha, sensiblemente deteriorados en años recientes, así como la fabricación del crudo y sus derivados.
En su opinión, con el nuevo esquema aumentan la autonomía empresarial, el rol de la administración y el dinamismo de relaciones entre los actores del sector.
Esta agroindustria había abandonado su estructura tradicional desde el año 2010, cuando los centrales se convirtieron todos en unidades empresariales de base (UEB), subordinados a una empresa provincial. Al publicar esta nota, el sitio web del Grupo Azucarero Azcuba todavía informaba que solo contaba con 13 empresas azucareras (una por provincia).
Luego de constituir la locomotora de la economía cubana durante siglos, la industria azucarera perdió protagonismo en los años 90 del pasado siglo, al punto de reducirse a la mínima expresión el lugar del ingenio o central en la escala empresarial.
Las 56 fábricas azucareras con que cuenta el país se encuentran en etapas avanzadas para constituirse cada una como empresa, antes de que concluya septiembre. Con carácter agrícola, se les sumará solo una empresa, la “Cándido González”, radicada en el municipio de Santa Cruz del Sur, provincia de Camagüey.
La agricultura cañera y la industria se integran en una misma estructura organizacional, en lugar de convivir separados.
Dotada con ocho centrales, Camagüey es una de las principales productoras de azúcar del país.
Otras provincias que reportan avances este mes en la reconversión del sector son Villa Clara, Santiago de Cuba y Ciego de Ávila, según reportes de la prensa local.
En lugar de la empresa provincial que desaparece, quedará una dirección de Azcuba en la provincia, integrada por nueve personas. A su cargo tendrá supervisar y coordinar el cumplimiento de normas, pero “nunca tomará decisiones administrativas ni productivas”, comentó Eduardo Larrosa, director general de la entidad territorial que se extingue en Ciego de Ávila.
La necesidad de aplanar las estructuras para acercar la adopción de decisiones al central donde se produce el azúcar y a la tierra donde se cultiva la caña, era un criterio con consenso dominante entre trabajadores del sector y entre los expertos. También la Asamblea Nacional del Poder Popular había discutido desde hace unos seis años sobre la necesidad de revisar esta organización empresarial, en particular para el caso azucarero.
La reestructuración llegó tras confirmar Azcuba que la zafra 2020-2021 fue la peor en más de un siglo, con un 66 por ciento del azúcar del plan inicial de 1,2 millones de toneladas de azúcar. Apenas llegó a unas 800. 000l toneladas, ligeramente por debajo incluso de la zafra de 1908, que era recordada como la más apocada del siglo pasado.
De los 56 centrales con que cuenta hoy el país, solo operaron 38 durante la cosecha 2020-2021. (2021)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.