HAVANA CLIMA

Campeón

Continúa mejorando estado de salud de Alberto Juantorena

El estado de salud del doble campeón olímpico Alberto Juantorena continuó mejorando en las últimas horas, por lo que el parte médico más reciente cambia su reporte de paciente grave a de cuidado, según informaron medios oficiales en la Isla.Juantorena, de 71 años y en la actualidad presidente de la Federación Cubana de Atletismo, continúa internado en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), de La Habana, ahora sin soporte ventilatorio, de acuerdo con la información brindada por el doctor Luis Enrique Martínez Rivero, especialista en medicina intensiva y emergencia de adultos de esa institución, y reseñada por el portal deportivo Jit.Alberto Juantorena está ahora reportado de cuidado. Hasta el martes en la mañana su condición había sido crítico estable. #Cuba #atletismo #Athletics https://t.co/lKyqb3bbKd pic.twitter.com/3KqffTM52u— JIT Deporte Cubano (@jit_digital) August 17, 2022El reporte añade que el paciente se encuentra respirando espontáneamente con oxígeno suplementario y no ha presentado complicaciones desde el punto de vista respiratorio, precisa el medio.Además, trascendió que su sistema cardiovascular también se encuentra estable y desde el punto de vista neurológico se encuentra despierto, cooperativo y ya se alimenta por sí mismo, destaca la publicación.Refiere Jit que los especialistas médicos mantienen a Juantorena bajo observación estricta y planifican el comienzo de la terapia rehabilitadora.El pasado viernes 12 de agosto se había informado que Juantorena, campeón de los 400 y 800 metros en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, se encontraba internado en el IPK, al presentar una bronconeumonía y descompensación cardiovascular “con antecedentes de un cuadro de COVID-19 adquirida en el exterior, por lo que han aparecido complicaciones”, según informó entonces Jit.Un día después, y a través del mismo medio, trascendió que los análisis practicados al ex corredor confirmaron que padecía un dengue serotipo 3, y que por la persistencia de neumonía bacteriana “se encontraba con ventilación mecánica y apoyo con drogas vasoactivas, mejorando los parámetros en ambos casos”.

Leer más »

Continúa mejorando estado de salud de Alberto Juantorena

El estado de salud del doble campeón olímpico Alberto Juantorena continuó mejorando en las últimas horas, por lo que el parte médico más reciente cambia su reporte de paciente grave a de cuidado, según informaron medios oficiales en la Isla.Juantorena, de 71 años y en la actualidad presidente de la Federación Cubana de Atletismo, continúa internado en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), de La Habana, ahora sin soporte ventilatorio, de acuerdo con la información brindada por el doctor Luis Enrique Martínez Rivero, especialista en medicina intensiva y emergencia de adultos de esa institución, y reseñada por el portal deportivo Jit.Alberto Juantorena está ahora reportado de cuidado. Hasta el martes en la mañana su condición había sido crítico estable. #Cuba #atletismo #Athletics https://t.co/lKyqb3bbKd pic.twitter.com/3KqffTM52u— JIT Deporte Cubano (@jit_digital) August 17, 2022El reporte añade que el paciente se encuentra respirando espontáneamente con oxígeno suplementario y no ha presentado complicaciones desde el punto de vista respiratorio, precisa el medio.Además, trascendió que su sistema cardiovascular también se encuentra estable y desde el punto de vista neurológico se encuentra despierto, cooperativo y ya se alimenta por sí mismo, destaca la publicación.Refiere Jit que los especialistas médicos mantienen a Juantorena bajo observación estricta y planifican el comienzo de la terapia rehabilitadora.El pasado viernes 12 de agosto se había informado que Juantorena, campeón de los 400 y 800 metros en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, se encontraba internado en el IPK, al presentar una bronconeumonía y descompensación cardiovascular “con antecedentes de un cuadro de COVID-19 adquirida en el exterior, por lo que han aparecido complicaciones”, según informó entonces Jit.Un día después, y a través del mismo medio, trascendió que los análisis practicados al ex corredor confirmaron que padecía un dengue serotipo 3, y que por la persistencia de neumonía bacteriana “se encontraba con ventilación mecánica y apoyo con drogas vasoactivas, mejorando los parámetros en ambos casos”.

Leer más »

El cubano Lázaro Álvarez vivirá su segunda experiencia como boxeador profesional

El cubano y tres veces campeón mundial de boxeo, Lázaro Álvarez, tendrá su segunda incursión como profesional el venidero 22 de julio, cuando enfrente al peso ligero argentino Alexis Nahuel Torres en una cartelera que se celebrará en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, según informan medios oficiales en la Isla.El púgil de la provincia de Pinar Del Río, que debutó en el boxeo rentado el pasado mes de mayo, tendrá un nuevo y más exigente examen, pues su próxima presentación fue pactada a ocho asaltos de acuerdo con una nota publicada en el portal deportivo Jit.El viernes 22 de julio, en #Bolivia, el cubano triple campeón mundial Lázaro Álvarez enfrentará su segundo pleito en circuitos del #boxeo profesional. #Cuba #BoxeoCubano #DomadoresDeCuba pic.twitter.com/gjIujvCwcp— JIT Deporte Cubano (@jit_digital) July 13, 2022Dueño de tres preseas olímpicas de bronce, Álvarez  bajó airoso del cuadrilátero de su único compromiso de ese tipo, cuando el 20 de mayo pasado sometió por decisión unánime sobre el local Francisco Mercado en una velada celebrada en la ciudad de Aguscalientes, México, y en la que participaron otros cinco peleadores cubanos, precisa la información.Su rival de turno presenta un balance de ocho triunfos, dos reveses y un empate desde su estreno en el profesionalismo hace dos años, y en su más reciente presentación se impuso al también argentino Axel Emanuel Isla, añade la fuente.De esta forma, Álvarez protagonizará el octavo pleito de un cubano en el circuito profesional, del que la Isla estuvo ausente durante más de seis décadas.Además de las seis peleas celebradas en Aguascalientes, el doble campeón olímpico Roniel Iglesias consiguió su segunda victoria como profesional al vencer sin contratiempos en ocho rounds al local Agustín Lugo en un cartel celebrado en la ciudad mexicana de Monterrey.Antes estaba programada una presentación del peso minimosca Billy Rodríguez en la ciudad argentina de Buenos Aires, adonde viajó para enfrentar el pasado 5 de junio al anfitrión Sergio Daniel Rosales, quien a la postre no pudo subir al cuadrilátero por exceder el peso corporal pactado.La irrupción de los boxeadores amateurs cubanos en el pugilismo rentado llega de la mano de la empresa promotora mexicana Golden Ring Promotions, con la que firmó recientemente un contrato de representación para incursionar en los diferentes circuitos profesionales.Hasta ese momento, los boxeadores de la Isla debían abandonar el país y cortar sus vínculos con la federación nacional para hacer carrera en el profesionalismo, principalmente en los Estados Unidos. Varios de ellos, en activo o fuera del ring, han logrado importantes éxitos en los circuitos rentados e, incluso, han ostentado el cinturón de campeones como confirmación de la calidad del boxeo cubano.

Leer más »

Juan Carlos Stevens: Disparos de fe

Juan Carlos Stevens, ocho veces campeón nacional. Foto: Jorge Luis Coll UntoriaEs el último día de mayo. Camino por la entrada de la ciudad deportiva de Vía Blanca y Boyeros a ver si logro encontrarlo. No lo veo. El sol hace de las suyas. Quizás me adelanté algo, pensé. Cinco minutos después, un rostro con gorra oscura que no logro divisar en la lejanía escruta la zona desde el volante de un Moskvitch anaranjado plomizo. Se va comiendo los metros de distancia y lo descubro del otro lado de la ventanilla. Es Juan Carlos Stevens, el mejor arquero cubano de todos los tiempos.
Desde el saludo inicial, Stevens deja marcado el profundo carácter humilde de su personalidad. Se excusa por no haber podido realizar el encuentro antes y conversamos sin rumbo en lo que arma el arco que lo acompañó en el final de su prolífica carrera.
Con maestría monta las diferentes piezas del instrumento y la plática desviste algunas interioridades: las dificultades del día a día, los caros precios de los implementos, los triunfos y las desilusiones. Luego de poner el estabilizador central, la tensa cuerda del arco le da un poco de guerra antes de conseguir engancharla a los extremos.
Él vive tranquilo. En el deporte nadie le regaló nada. Y la verdad es que después de 38 años dedicados al tiro con arco, tampoco lo espera. ¿El carro? “Me lo obsequió mi papá”, dice, mientras cierra las puertas del resistente y cuidado ejemplar soviético.
***
Su quinto lugar olímpico está entre los hitos de Cuba en este tipo de eventos. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Acomodados en la cima de una esquelética escalera que muestra las cabillas corroídas como señal indiscutible de la desidia, a un costado de la pista, rememora su vida en Santiago de Cuba y no olvida la educación que le dieron sus padres. “Sí había un caramelo se dividía a partes iguales. La familia marcó mi vida, mi forma de ser y fue lo más lindo que tuve en la infancia.
“Recuerdo muy bien que nunca soñé con el tiro con arco. Mi pasión siempre fue salir de cacería con un gran amigo que tengo allá. Cuando tenía tiempo libre les decía a los muchachos: ‘¡Vamo’ a cazar!’ y tenía mucha suerte para eso, me iba con buenas presas, gracias a una escopeta de perles que me regalaron”.
Cuenta que de pequeño no se decidía por ninguna profesión, sin embargo, cada noche antes de dormir se repetía en su mente que tenía que ser alguien en la vida, que lo recordaran por algo, que no podía vivir por vivir. Eventualmente su deseo se cumpliría.
Tratando de evadir las escuelas al campo, el tiro con arco irrumpió en su camino. No puede evitar reír al reconocer que por esa razón empezó a tirar flechas. “Cuando estaba en la secundaria un amigo me dijo: ‘Pasé por el Guillermón Moncada y vi a unos jóvenes con unos arcos. Pregunté y me dijeron que eso era un área especial que no iba a la escuela del campo’. Muchacho al fin, le contesté: ‘Vamo’ pa’llá a anotarnos a ver si libramos por lo menos un año’ y así fue. Me gustó, porque lo asociaba mucho con la cacería. El entrenador me explicó el patrón técnico y lo ejecuté como si llevara tiempo haciéndolo. Tiré y al mes y pico ya le ganaba a quienes estaban allí. Desde entonces y hasta el sol de hoy”.
No obstante, solo practicaban cuando se acercaba alguna competencia y después se desvinculaban. Así pasó el tiempo y luego de salir del Servicio Militar lo volvieron a captar para disparar en el campeonato nacional en 1991. Estuvo ocho meses entrenando y se fue con el duodécimo lugar.
“Le había dicho a mi familia que me apoyara para dedicarme totalmente al deporte un año y si no rendía, pues me pondría a trabajar y a ayudar en el hogar. Vino el campeonato nacional en Camagüey, en 1992, y quedé en cuarto lugar por encima de prestigiosos atletas. El último día de competencia se me acercó un entrenador con la noticia de que integraría el equipo Cuba. Me dieron un Td4 y ese era mi sueño: tener un arco de esa calidad. Cuando me vi en esas circunstancias, empezó otro reto.
“Si ya había logrado entrar en selección, lo único que quería era una medalla de bronce a nivel nacional. Y dije en la casa: ‘El año que viene tengo un bronce’. Se lo tomaron a bonche, pero yo me daba terapias, entrenaba disciplinadamente y la primera presea que obtuve fue oro en un evento internacional Dianas doradas que se hizo en la capital, en Campo Armada. A partir de ese momento cayeron más y mi gente muy orgullosa”.
Para 1993 Stevens tuvo que cargar con la presión extra de convertirse en la principal figura del tiro con arco cubano en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce, Puerto Rico, luego de que se conociera que Alfonso Donate, una de las personas que más lo había enseñado y apoyado en su llegada al equipo nacional, era uno de los ocho miembros de la delegación que abandonaron la Villa de los atletas.
“Fue mi primera justa en el extranjero. No llevaba ni un año en el equipo Cuba. Había implantado un par de records nacionales y ya me veían de otra manera. No quedaba más alternativa que seguir pensando lo que tenía en mi mente desde que era niño. Soñaba con una medalla. La primera fue un bronce en la distancia de 90 metros y en la ronda olímpica acabé campeón centroamericano. Para mí resultó una experiencia inigualable”.
Mientras va haciendo el recuento de su dilatada trayectoria, interrumpe el relato sobre su actuación en la cita continental de Mar del Plata 1995, y resalta con una sonrisa complaciente que un año antes había conseguido implantar un par de registros mundiales que le duraron alrededor de un mes.
Posteriormente continuó superándose, ganando experiencia con sus participaciones en Campeonatos Mundiales, e iluminó su palmarés con seis medallas de oro en la lid regional de Maracaibo, en 1998, y su primera presea en Juegos Panamericanos, un tercer escaño de Winnipeg 1999. “En el 98 quedé como el más destacado de la delegación cubana. Estaba en muy buena forma, como quiera que tirara las flechas iban para el medio. Y ese premio de Winnipeg lo conservo como si lo acabara de conseguir”.
Con ese recorrido, las metas se ponían cada vez más difíciles. Los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 se acercaban y él era uno de los encargados de luchar porque el tiro con arco de la Isla asistiera por primera vez a este tipo de citas.
“Fuimos a un Campeonato Panamericano del deporte en México, que era un clasificatorio olímpico. Daban dos plazas. Empezamos a tirar y mi entrenador decía que yo podía y me lo creí. Le fui ganando a los rivales, llegué a la discusión del título y aseguré el boleto.
“Ir a unos Juegos Olímpicos es una cosa diferente por completo a todo lo que has conocido y como atleta sientes una especie de presión interna. Aunque no tuve el mejor resultado, fue provechoso. Hacía las cosas con una disciplina extrema y el régimen que me impuse terminó por afectarme, porque tienes que hacer tu vida como siempre la has hecho. Pero a partir de esa experiencia vinieron mejores actuaciones”.
Quedó en el lugar 35, tras implantar record nacional de 659 en la suma del doble a 70 metros. ¿Se le podía llamar mala actuación a aquello? Stevens frota sus manos y acaricia el protector de cuero que lleva enganchado a uno de sus dedos. La primera década del siglo XXI dejaría resultados memorables para el tiro con arco cubano con él como protagonista, aunque en más de una ocasión vio desde un escalón más abajo el triunfo de compañeros de equipo.
Arrasó en las Olimpiadas del Deporte Cubano en el 2002, colgándose todos los metales dorados puestos en disputa lo que le valió para ser reconocido como el mejor de dicho evento, fue campeón panamericano al año siguiente en Medellín, Colombia, y añadió a su palmarés múltiples premios dorados en los Juegos del Alba de 2005 y 2007, entre otros reconocimientos.
En la lid continental de Río de Janeiro 2007 cayó en la final ante su compañero Adrián Puentes. Era su segundo podio en este tipo de citas y, a pesar de perder, afirma que no siente ninguna frustración o resentimiento con el resultado. Lo mejor estaría por llegar.
***
Entendidos afirman que es el mejor arquero cubano de la historia. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Casi once mil atletas de más de 200 países se concentraron en Beijing para la justa bajo los cinco aros y Juan Carlos Stevens llegaba en una forma inigualable. Concentración total para no echar a perder el esfuerzo que lo había llevado hasta allí.
“El clasificatorio fue en El Salvador. Un arquero mexicano amigo mío me había hecho unos obsequios un año antes: una mira para el arco y otros aditamentos y me tocó contra él discutir el pase que daba la clasificación a los Juegos Olímpicos. Antes de competir me dijo unas palabras y le contesté: ‘Bueno, tú eres amigo mío de la línea de tiro hacia atrás. Sobre la línea somos rivales. O yo gano, o tú ganas y seguiremos dándonos la mano’. Parece que aquello no le gustó y pensé: ‘Ya este perdió’. No tiró mal, pero lo vencí, clasifiqué, y cuando fuimos a abrazarnos lo sentí frío. Desde esa vez más nunca me quiso saludar… Si estamos en una guerra no puedo dejar que usted me meta un tiro”.Desde inicios de su carrera tenía la costumbre de anotar todo en una libreta. Al abrirla en suelo chino se advirtió que no podía cometer los mismos errores que ocho años atrás en Sídney.
“Me dije: ‘Aquí sigue en lo tuyo, mantén tu rutina…’. Al inicio me afectó un poco el cambio de hora, pero a los cuatro o cinco días me adapté y empecé a rendir. El entrenador decía: ‘¡Oye, si sigues así, aquí vamos a partir la liga!’ y le comenté: ‘Estoy seguro de que lo vamos a hacer’. Llegó la hora de disparar y fui ganándole a grandes del mundo, subcampeones, campeones de Grand Prix y me lo iba creyendo. Hasta que llegó aquella famosa discusión con el coreano, que perdí en la tercera ronda de desempate por un mal funcionamiento en la competencia”, cuenta, y por primera vez en la mañana su rostro se destiñe un tanto.
“En el público eran tres gradas inmensas y al halar la cuerda para tirar venía la bulla y cuando le tocaba a él se podía sentir el sonido de una mosca. Silencio total. Y le dije a mi entrenador: ‘No te preocupes por eso, esa gente lo que me están es apoyando’. Él soltó una palabra: ‘¡Coño que… son en el público este!’ y le repliqué: ‘Tranquilo’. Entonces fue que salió ese ocho histórico en donde se me escapa la victoria.
“Lo que pasó fue que en la ronda olímpica debes tener al menos nueve flechas disponibles, hay quienes tienen 12 y hasta 24. Nosotros llevábamos un juego de 12, aunque nueve eran las buenas, las olímpicas. Ahí había unos corredores que te traían las flechas luego de los tiros. Hice las dos primeras rondas de desempate y se quedaron las flechas. En la tercera pregunté por qué no me las habían traído y me dijeron que el reloj estaba andando, que tirara, pero mis flechas de competencia no me las dieron y al coreano se las llevaron todas. ¿Para qué? Para buscar la inestabilidad.
“Fui a desempatar y acabé en ese quinto lugar que para mí brilla como un oro, porque en limitaciones de implementos, falta de una serie de condiciones que hemos tenido en nuestro deporte, llegar a unos Juegos Olímpicos, un país del tercer mundo, y coger quinto, muy poca gente lo ha hecho. Se dice fácil, pero no se llega tan fácil. Entrenadores de Japón y Corea lo reconocieron y me saludaron, pues era histórico”.
– ¿Y aquí se valoró lo suficiente aquella actuación?
“En mi disciplina sí, pero de ahí en fuera no se ha reconocido como se merece, porque hay deportes y deportes, en algunos con lo mínimo puedes entrenar. En mi caso, el tiro con arco es caro. En Beijing fue la única vez que competí con un arco del año y se vio el resultado. Con un arma menos moderna puede darse una actuación relevante, pero no es lo ideal”.
Stevens señala también que en esos años el nivel de fogueo internacional fue muy alto, y las limitaciones que vinieron posteriormente frenaron una progresión que pudo haber desembocado en una presea olímpica o mundial. “Si no compites no puedes tener resultado. La exigencia hace el nivel y el nivel te da la medalla”.
***
Stevens posee 52 records nacionales. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Una llamada telefónica interrumpe la conversación. Alguien quiere le tire un cabo con una carrera. El cielo se ennegrece y la lluvia asoma, amenazando la charla. Tanteo la pantalla de mi móvil en la búsqueda de algunos datos: lugar 17 del ranking mundial en el 2009, bronce en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y llama la atención un puesto 33 en la cita olímpica de Londres 2012.
“Para Londres bajó un poco el fogueo. Unos días antes participé en el Grand Prix en Bulgaria. Cuando llegué, mi arco se había quedado en el aeropuerto. A esa hora el entrenador, con el responsable de la competencia, a buscarlo por todas las líneas aéreas. Pasaron tres días y nada, no podía entrenar. Un representante de la aerolínea nos dijo que el arco no lo montaron en ningún avión. Entonces, un preparador ruso me vio y me prestó uno de una mujer para que al menos clasificara y diera tiempo a que llegara mi implemento.
“Aquel arco estaba suavecito. Las primeras flechas las boté e hice una puntuación mediocre… Quedé en el lugar 64. Los rivales se estaban afilando los dientes y en la madrugada, a las cinco de la mañana, tocaron a la puerta de la habitación con mi arma. Enfrenté a los contrincantes y llegué a la final, en la que obtuve plata. Días después noté una fisura en el arco y no le presté mucha atención, una vez en Londres, se comenzó a dañar”.
Esa fue su última participación olímpica y dos años después sumó a su hoja de logros un bronce centroamericano en Veracruz en la competencia por equipos. Aunque los lauros y las competencias comenzaron a escasear con el paso del tiempo, se mantuvo activo, superando sus marcas y manteniendo el sueño de volver a una lid bajo los cinco aros, aspiración que terminó por frustrarse debido, entre otras cosas, a la pandemia de covid-19.
A sus 53 años tomó una decisión difícil. Tras tres décadas defendiendo los colores patrios llegó el momento del retiro. El 11 de mayo el Torneo Élite del Tiro con arco cubano cerró con su despedida oficial del deporte activo. “Estaba convencido de que quería hacerlo. Me retiré muy bien física y técnicamente, no obstante, cuando uno tiene cierta edad tiene que pensar en otras cosas que vienen. Si hubiera tenido un poco más de competencias, hubiera tirado un año más.
“Pero llegan a la mente cosas que hay que priorizar. Fue mucho tiempo alejado de la familia. No he sido de los atletas que me hayan reconocido todo lo que he hecho, no he tenido la suerte. Limitaciones y problemas todos tenemos, lo planteé en varias ocasiones y parece que mis palabras se las llevó el viento. Nunca me han podido resolver nada. Me retiré siendo de las principales figuras. Feliz y contento con mi deporte, con aquellas personas que me ayudaron. Siempre queda la insatisfacción de momentos en los que me podían haber atendido mejor, pero así es la vida. Siento que voy a cumplir la segunda parte de mi misión. Tengo el sueño de ser entrenador”.
Su carácter deja claro que es una persona alegre. Confiesa que siempre está chivando en casa y que sucedía igual en los entrenamientos. El disgusto le dura poco, aunque en alguna ocasión perdió los estribos ante ciertas bajezas.
“Siempre aprendí a controlar los impulsos, pero en Alemania me tocó enfrentarme con un mexicano y en su equipo había un médico cubano que de forma muy prepotente y arrogante me dijo al lado de mi rival: ‘Oye, tranquilo, que el pobre siempre va a ser pobre’. Me molesté con eso y le iba pa’rriba, aquello me sacó de la competencia, porque fue un momento muy difícil. ¿Cómo siendo cubano vas a cometer una falta de respeto de ese tipo? Mi entrenador me tranquilizó: ‘No podemos hacer un show aquí’”.
Uno de los pasajes más oscuros de su vida fue cuando perdió a su padre en el año 2005. “A los diez días me llamaron que debía estar en La Habana, porque salíamos a una competencia en Venezuela. Vine, me realizaron unas evaluaciones y obtuve unas puntuaciones muy bajas, no le daba ni a un melón a tres metros”.
Dice no guardar ninguna espina y reconoce que se ríe mucho de los pensamientos ocurrentes que sin motivo le vienen a la cabeza. Le molesta el abandono, la despreocupación y suelta una respuesta inesperada ante la pregunta de qué lo hace enojar: “Me molesta mucho pasar por un lugar y ver una llave de agua botándose o ver algo desbaratándose y que nadie se haga cargo”.
Nunca ha pensado en cambiar nada del pasado. No es hombre de arrepentimientos. “Todo lo que he hecho ha sido con deseo y voluntad. Me gustaría dedicarme a todas aquellas cosas que dejé para después. Cuando uno está activo se preserva como gallo fino y yo me cuidé tanto… Muchas personas no saben el sacrificio que hace un atleta de alto rendimiento por años en una selección nacional. Demasiadas cosas que te limitan y que me gustaría ir incorporando”.
– Ahora que está oficialmente retirado, ¿siente temor de quedar en el olvido?
“No tengo miedo, porque cuando estaba activo ya se veía el olvido. Me retiré y voy a seguir el mismo camino. No me va afectar, pues como atleta no se me tenía presente. Sé que todo lo tengo que hacer por mi cuenta”, asevera en tono calmado.
– ¿Cómo definiría su carrera?
“Sacrificio que nunca fue en vano”, contesta, luego de unos segundos de reflexión.
La amenaza de lluvia se disipa, el sol vuelve a castigar y la gente que pasa espía la magnitud del arco, también anaranjado con ribetes blancos, que reposa sobre el césped verde intenso. Algunos quizás no sepan quién es él y lo asocian al deporte por el pulóver de Cuba y el pantalón que completa el módulo. Otros mayores, que pasan de la mano con los niños, tal vez puedan hacer memoria sobre sus hitos y combatir un poco el olvido que se antoja ineludible. Por un instante hay silencio y unas palabras atascadas en su garganta se deciden a salir: “Ojalá un día se acuerden de Juan Carlos Stevens”, dice, como quien lanza al viento un último disparo de fe.

En audio, la historia de Juan Carlos Stevens

(Tomado de Trabajadores)

Leer más »

Juan Carlos Stevens: Disparos de fe

Juan Carlos Stevens, ocho veces campeón nacional. Foto: Jorge Luis Coll UntoriaEs el último día de mayo. Camino por la entrada de la ciudad deportiva de Vía Blanca y Boyeros a ver si logro encontrarlo. No lo veo. El sol hace de las suyas. Quizás me adelanté algo, pensé. Cinco minutos después, un rostro con gorra oscura que no logro divisar en la lejanía escruta la zona desde el volante de un Moskvitch anaranjado plomizo. Se va comiendo los metros de distancia y lo descubro del otro lado de la ventanilla. Es Juan Carlos Stevens, el mejor arquero cubano de todos los tiempos.
Desde el saludo inicial, Stevens deja marcado el profundo carácter humilde de su personalidad. Se excusa por no haber podido realizar el encuentro antes y conversamos sin rumbo en lo que arma el arco que lo acompañó en el final de su prolífica carrera.
Con maestría monta las diferentes piezas del instrumento y la plática desviste algunas interioridades: las dificultades del día a día, los caros precios de los implementos, los triunfos y las desilusiones. Luego de poner el estabilizador central, la tensa cuerda del arco le da un poco de guerra antes de conseguir engancharla a los extremos.
Él vive tranquilo. En el deporte nadie le regaló nada. Y la verdad es que después de 38 años dedicados al tiro con arco, tampoco lo espera. ¿El carro? “Me lo obsequió mi papá”, dice, mientras cierra las puertas del resistente y cuidado ejemplar soviético.
***
Su quinto lugar olímpico está entre los hitos de Cuba en este tipo de eventos. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Acomodados en la cima de una esquelética escalera que muestra las cabillas corroídas como señal indiscutible de la desidia, a un costado de la pista, rememora su vida en Santiago de Cuba y no olvida la educación que le dieron sus padres. “Sí había un caramelo se dividía a partes iguales. La familia marcó mi vida, mi forma de ser y fue lo más lindo que tuve en la infancia.
“Recuerdo muy bien que nunca soñé con el tiro con arco. Mi pasión siempre fue salir de cacería con un gran amigo que tengo allá. Cuando tenía tiempo libre les decía a los muchachos: ‘¡Vamo’ a cazar!’ y tenía mucha suerte para eso, me iba con buenas presas, gracias a una escopeta de perles que me regalaron”.
Cuenta que de pequeño no se decidía por ninguna profesión, sin embargo, cada noche antes de dormir se repetía en su mente que tenía que ser alguien en la vida, que lo recordaran por algo, que no podía vivir por vivir. Eventualmente su deseo se cumpliría.
Tratando de evadir las escuelas al campo, el tiro con arco irrumpió en su camino. No puede evitar reír al reconocer que por esa razón empezó a tirar flechas. “Cuando estaba en la secundaria un amigo me dijo: ‘Pasé por el Guillermón Moncada y vi a unos jóvenes con unos arcos. Pregunté y me dijeron que eso era un área especial que no iba a la escuela del campo’. Muchacho al fin, le contesté: ‘Vamo’ pa’llá a anotarnos a ver si libramos por lo menos un año’ y así fue. Me gustó, porque lo asociaba mucho con la cacería. El entrenador me explicó el patrón técnico y lo ejecuté como si llevara tiempo haciéndolo. Tiré y al mes y pico ya le ganaba a quienes estaban allí. Desde entonces y hasta el sol de hoy”.
No obstante, solo practicaban cuando se acercaba alguna competencia y después se desvinculaban. Así pasó el tiempo y luego de salir del Servicio Militar lo volvieron a captar para disparar en el campeonato nacional en 1991. Estuvo ocho meses entrenando y se fue con el duodécimo lugar.
“Le había dicho a mi familia que me apoyara para dedicarme totalmente al deporte un año y si no rendía, pues me pondría a trabajar y a ayudar en el hogar. Vino el campeonato nacional en Camagüey, en 1992, y quedé en cuarto lugar por encima de prestigiosos atletas. El último día de competencia se me acercó un entrenador con la noticia de que integraría el equipo Cuba. Me dieron un Td4 y ese era mi sueño: tener un arco de esa calidad. Cuando me vi en esas circunstancias, empezó otro reto.
“Si ya había logrado entrar en selección, lo único que quería era una medalla de bronce a nivel nacional. Y dije en la casa: ‘El año que viene tengo un bronce’. Se lo tomaron a bonche, pero yo me daba terapias, entrenaba disciplinadamente y la primera presea que obtuve fue oro en un evento internacional Dianas doradas que se hizo en la capital, en Campo Armada. A partir de ese momento cayeron más y mi gente muy orgullosa”.
Para 1993 Stevens tuvo que cargar con la presión extra de convertirse en la principal figura del tiro con arco cubano en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce, Puerto Rico, luego de que se conociera que Alfonso Donate, una de las personas que más lo había enseñado y apoyado en su llegada al equipo nacional, era uno de los ocho miembros de la delegación que abandonaron la Villa de los atletas.
“Fue mi primera justa en el extranjero. No llevaba ni un año en el equipo Cuba. Había implantado un par de records nacionales y ya me veían de otra manera. No quedaba más alternativa que seguir pensando lo que tenía en mi mente desde que era niño. Soñaba con una medalla. La primera fue un bronce en la distancia de 90 metros y en la ronda olímpica acabé campeón centroamericano. Para mí resultó una experiencia inigualable”.
Mientras va haciendo el recuento de su dilatada trayectoria, interrumpe el relato sobre su actuación en la cita continental de Mar del Plata 1995, y resalta con una sonrisa complaciente que un año antes había conseguido implantar un par de registros mundiales que le duraron alrededor de un mes.
Posteriormente continuó superándose, ganando experiencia con sus participaciones en Campeonatos Mundiales, e iluminó su palmarés con seis medallas de oro en la lid regional de Maracaibo, en 1998, y su primera presea en Juegos Panamericanos, un tercer escaño de Winnipeg 1999. “En el 98 quedé como el más destacado de la delegación cubana. Estaba en muy buena forma, como quiera que tirara las flechas iban para el medio. Y ese premio de Winnipeg lo conservo como si lo acabara de conseguir”.
Con ese recorrido, las metas se ponían cada vez más difíciles. Los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 se acercaban y él era uno de los encargados de luchar porque el tiro con arco de la Isla asistiera por primera vez a este tipo de citas.
“Fuimos a un Campeonato Panamericano del deporte en México, que era un clasificatorio olímpico. Daban dos plazas. Empezamos a tirar y mi entrenador decía que yo podía y me lo creí. Le fui ganando a los rivales, llegué a la discusión del título y aseguré el boleto.
“Ir a unos Juegos Olímpicos es una cosa diferente por completo a todo lo que has conocido y como atleta sientes una especie de presión interna. Aunque no tuve el mejor resultado, fue provechoso. Hacía las cosas con una disciplina extrema y el régimen que me impuse terminó por afectarme, porque tienes que hacer tu vida como siempre la has hecho. Pero a partir de esa experiencia vinieron mejores actuaciones”.
Quedó en el lugar 35, tras implantar record nacional de 659 en la suma del doble a 70 metros. ¿Se le podía llamar mala actuación a aquello? Stevens frota sus manos y acaricia el protector de cuero que lleva enganchado a uno de sus dedos. La primera década del siglo XXI dejaría resultados memorables para el tiro con arco cubano con él como protagonista, aunque en más de una ocasión vio desde un escalón más abajo el triunfo de compañeros de equipo.
Arrasó en las Olimpiadas del Deporte Cubano en el 2002, colgándose todos los metales dorados puestos en disputa lo que le valió para ser reconocido como el mejor de dicho evento, fue campeón panamericano al año siguiente en Medellín, Colombia, y añadió a su palmarés múltiples premios dorados en los Juegos del Alba de 2005 y 2007, entre otros reconocimientos.
En la lid continental de Río de Janeiro 2007 cayó en la final ante su compañero Adrián Puentes. Era su segundo podio en este tipo de citas y, a pesar de perder, afirma que no siente ninguna frustración o resentimiento con el resultado. Lo mejor estaría por llegar.
***
Entendidos afirman que es el mejor arquero cubano de la historia. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Casi once mil atletas de más de 200 países se concentraron en Beijing para la justa bajo los cinco aros y Juan Carlos Stevens llegaba en una forma inigualable. Concentración total para no echar a perder el esfuerzo que lo había llevado hasta allí.
“El clasificatorio fue en El Salvador. Un arquero mexicano amigo mío me había hecho unos obsequios un año antes: una mira para el arco y otros aditamentos y me tocó contra él discutir el pase que daba la clasificación a los Juegos Olímpicos. Antes de competir me dijo unas palabras y le contesté: ‘Bueno, tú eres amigo mío de la línea de tiro hacia atrás. Sobre la línea somos rivales. O yo gano, o tú ganas y seguiremos dándonos la mano’. Parece que aquello no le gustó y pensé: ‘Ya este perdió’. No tiró mal, pero lo vencí, clasifiqué, y cuando fuimos a abrazarnos lo sentí frío. Desde esa vez más nunca me quiso saludar… Si estamos en una guerra no puedo dejar que usted me meta un tiro”.Desde inicios de su carrera tenía la costumbre de anotar todo en una libreta. Al abrirla en suelo chino se advirtió que no podía cometer los mismos errores que ocho años atrás en Sídney.
“Me dije: ‘Aquí sigue en lo tuyo, mantén tu rutina…’. Al inicio me afectó un poco el cambio de hora, pero a los cuatro o cinco días me adapté y empecé a rendir. El entrenador decía: ‘¡Oye, si sigues así, aquí vamos a partir la liga!’ y le comenté: ‘Estoy seguro de que lo vamos a hacer’. Llegó la hora de disparar y fui ganándole a grandes del mundo, subcampeones, campeones de Grand Prix y me lo iba creyendo. Hasta que llegó aquella famosa discusión con el coreano, que perdí en la tercera ronda de desempate por un mal funcionamiento en la competencia”, cuenta, y por primera vez en la mañana su rostro se destiñe un tanto.
“En el público eran tres gradas inmensas y al halar la cuerda para tirar venía la bulla y cuando le tocaba a él se podía sentir el sonido de una mosca. Silencio total. Y le dije a mi entrenador: ‘No te preocupes por eso, esa gente lo que me están es apoyando’. Él soltó una palabra: ‘¡Coño que… son en el público este!’ y le repliqué: ‘Tranquilo’. Entonces fue que salió ese ocho histórico en donde se me escapa la victoria.
“Lo que pasó fue que en la ronda olímpica debes tener al menos nueve flechas disponibles, hay quienes tienen 12 y hasta 24. Nosotros llevábamos un juego de 12, aunque nueve eran las buenas, las olímpicas. Ahí había unos corredores que te traían las flechas luego de los tiros. Hice las dos primeras rondas de desempate y se quedaron las flechas. En la tercera pregunté por qué no me las habían traído y me dijeron que el reloj estaba andando, que tirara, pero mis flechas de competencia no me las dieron y al coreano se las llevaron todas. ¿Para qué? Para buscar la inestabilidad.
“Fui a desempatar y acabé en ese quinto lugar que para mí brilla como un oro, porque en limitaciones de implementos, falta de una serie de condiciones que hemos tenido en nuestro deporte, llegar a unos Juegos Olímpicos, un país del tercer mundo, y coger quinto, muy poca gente lo ha hecho. Se dice fácil, pero no se llega tan fácil. Entrenadores de Japón y Corea lo reconocieron y me saludaron, pues era histórico”.
– ¿Y aquí se valoró lo suficiente aquella actuación?
“En mi disciplina sí, pero de ahí en fuera no se ha reconocido como se merece, porque hay deportes y deportes, en algunos con lo mínimo puedes entrenar. En mi caso, el tiro con arco es caro. En Beijing fue la única vez que competí con un arco del año y se vio el resultado. Con un arma menos moderna puede darse una actuación relevante, pero no es lo ideal”.
Stevens señala también que en esos años el nivel de fogueo internacional fue muy alto, y las limitaciones que vinieron posteriormente frenaron una progresión que pudo haber desembocado en una presea olímpica o mundial. “Si no compites no puedes tener resultado. La exigencia hace el nivel y el nivel te da la medalla”.
***
Stevens posee 52 records nacionales. Foto: Jorge Luis Coll Untoria
Una llamada telefónica interrumpe la conversación. Alguien quiere le tire un cabo con una carrera. El cielo se ennegrece y la lluvia asoma, amenazando la charla. Tanteo la pantalla de mi móvil en la búsqueda de algunos datos: lugar 17 del ranking mundial en el 2009, bronce en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y llama la atención un puesto 33 en la cita olímpica de Londres 2012.
“Para Londres bajó un poco el fogueo. Unos días antes participé en el Grand Prix en Bulgaria. Cuando llegué, mi arco se había quedado en el aeropuerto. A esa hora el entrenador, con el responsable de la competencia, a buscarlo por todas las líneas aéreas. Pasaron tres días y nada, no podía entrenar. Un representante de la aerolínea nos dijo que el arco no lo montaron en ningún avión. Entonces, un preparador ruso me vio y me prestó uno de una mujer para que al menos clasificara y diera tiempo a que llegara mi implemento.
“Aquel arco estaba suavecito. Las primeras flechas las boté e hice una puntuación mediocre… Quedé en el lugar 64. Los rivales se estaban afilando los dientes y en la madrugada, a las cinco de la mañana, tocaron a la puerta de la habitación con mi arma. Enfrenté a los contrincantes y llegué a la final, en la que obtuve plata. Días después noté una fisura en el arco y no le presté mucha atención, una vez en Londres, se comenzó a dañar”.
Esa fue su última participación olímpica y dos años después sumó a su hoja de logros un bronce centroamericano en Veracruz en la competencia por equipos. Aunque los lauros y las competencias comenzaron a escasear con el paso del tiempo, se mantuvo activo, superando sus marcas y manteniendo el sueño de volver a una lid bajo los cinco aros, aspiración que terminó por frustrarse debido, entre otras cosas, a la pandemia de covid-19.
A sus 53 años tomó una decisión difícil. Tras tres décadas defendiendo los colores patrios llegó el momento del retiro. El 11 de mayo el Torneo Élite del Tiro con arco cubano cerró con su despedida oficial del deporte activo. “Estaba convencido de que quería hacerlo. Me retiré muy bien física y técnicamente, no obstante, cuando uno tiene cierta edad tiene que pensar en otras cosas que vienen. Si hubiera tenido un poco más de competencias, hubiera tirado un año más.
“Pero llegan a la mente cosas que hay que priorizar. Fue mucho tiempo alejado de la familia. No he sido de los atletas que me hayan reconocido todo lo que he hecho, no he tenido la suerte. Limitaciones y problemas todos tenemos, lo planteé en varias ocasiones y parece que mis palabras se las llevó el viento. Nunca me han podido resolver nada. Me retiré siendo de las principales figuras. Feliz y contento con mi deporte, con aquellas personas que me ayudaron. Siempre queda la insatisfacción de momentos en los que me podían haber atendido mejor, pero así es la vida. Siento que voy a cumplir la segunda parte de mi misión. Tengo el sueño de ser entrenador”.
Su carácter deja claro que es una persona alegre. Confiesa que siempre está chivando en casa y que sucedía igual en los entrenamientos. El disgusto le dura poco, aunque en alguna ocasión perdió los estribos ante ciertas bajezas.
“Siempre aprendí a controlar los impulsos, pero en Alemania me tocó enfrentarme con un mexicano y en su equipo había un médico cubano que de forma muy prepotente y arrogante me dijo al lado de mi rival: ‘Oye, tranquilo, que el pobre siempre va a ser pobre’. Me molesté con eso y le iba pa’rriba, aquello me sacó de la competencia, porque fue un momento muy difícil. ¿Cómo siendo cubano vas a cometer una falta de respeto de ese tipo? Mi entrenador me tranquilizó: ‘No podemos hacer un show aquí’”.
Uno de los pasajes más oscuros de su vida fue cuando perdió a su padre en el año 2005. “A los diez días me llamaron que debía estar en La Habana, porque salíamos a una competencia en Venezuela. Vine, me realizaron unas evaluaciones y obtuve unas puntuaciones muy bajas, no le daba ni a un melón a tres metros”.
Dice no guardar ninguna espina y reconoce que se ríe mucho de los pensamientos ocurrentes que sin motivo le vienen a la cabeza. Le molesta el abandono, la despreocupación y suelta una respuesta inesperada ante la pregunta de qué lo hace enojar: “Me molesta mucho pasar por un lugar y ver una llave de agua botándose o ver algo desbaratándose y que nadie se haga cargo”.
Nunca ha pensado en cambiar nada del pasado. No es hombre de arrepentimientos. “Todo lo que he hecho ha sido con deseo y voluntad. Me gustaría dedicarme a todas aquellas cosas que dejé para después. Cuando uno está activo se preserva como gallo fino y yo me cuidé tanto… Muchas personas no saben el sacrificio que hace un atleta de alto rendimiento por años en una selección nacional. Demasiadas cosas que te limitan y que me gustaría ir incorporando”.
– Ahora que está oficialmente retirado, ¿siente temor de quedar en el olvido?
“No tengo miedo, porque cuando estaba activo ya se veía el olvido. Me retiré y voy a seguir el mismo camino. No me va afectar, pues como atleta no se me tenía presente. Sé que todo lo tengo que hacer por mi cuenta”, asevera en tono calmado.
– ¿Cómo definiría su carrera?
“Sacrificio que nunca fue en vano”, contesta, luego de unos segundos de reflexión.
La amenaza de lluvia se disipa, el sol vuelve a castigar y la gente que pasa espía la magnitud del arco, también anaranjado con ribetes blancos, que reposa sobre el césped verde intenso. Algunos quizás no sepan quién es él y lo asocian al deporte por el pulóver de Cuba y el pantalón que completa el módulo. Otros mayores, que pasan de la mano con los niños, tal vez puedan hacer memoria sobre sus hitos y combatir un poco el olvido que se antoja ineludible. Por un instante hay silencio y unas palabras atascadas en su garganta se deciden a salir: “Ojalá un día se acuerden de Juan Carlos Stevens”, dice, como quien lanza al viento un último disparo de fe.

En audio, la historia de Juan Carlos Stevens

(Tomado de Trabajadores)

Leer más »

Boxeo: campeón olímpico Roniel Iglesia firma su segunda victoria como profesional

El doble campeón olímpico cubano Roniel Iglesias (2-0, 1 KO), también dueño de una faja mundial como amateur, derrotó este viernes sin mayores contratiempos al local Agustín Lugo (11-15-3, 5 KOs), en pleito incluido en una cartelera profesional de boxeo celebrada en la ciudad mexicana de Monterrey.El púgil, natural de la occidental provincia de Pinar Del Río y miembro de la selección nacional de la Isla, se mostró muy superior a un rival que exhibe balance negativo en su carrera como profesional y se llevó un convincente triunfo en este duelo de la categoría súperwelter, transmitido en vivo por la cadena televisiva ESPN.En el tope, programado en la antesala del combate por uno de los cinturones de la Federación Internacional de Boxeo que el mexicano Daniel «Cejitas» Valladares le ganó al filipino Rene Mark Cuarto, Roniel se llevó el veredicto de los jueces, quienes firmaron tarjetas con notables ventajas de 79-73, 78-74 y 80-72. CONTROL TOTAL PARA IGLESIASRoniel Iglesias se llevó una clara victoria sobre Agustín Lugo luego de ocho asaltos 🙌🥊🔥Así quedaron LAS TARJETAS: 79-73; 78-74; 80-72🔥EN VIVO🔥 por #ESPNKnockOut desde Monterrey📺 @StarPlusLA #bxstrs pic.twitter.com/2UXSk8mFMf— ESPN KnockOut (@ESPNKnockOut) July 2, 2022Ambos peleadores protagonizaron un primer round de estudio; pero, en los siguientes, el fijador caribeño impuso su estilo y ritmo de golpes, y así evitó en la medida de lo posible la batalla en la corta distancia que proponía constantemente su rival.Luego, el local intentó sacar mejor provecho al contragolpe pero encontró una defensa muy cerrada del cubano, quien exhibió muestra de cansancio físico en las postrimerías del pleito pero supo conservar la ventaja, incluso cuando su oponente apostó por un golpe de fuerza que cambiara el destino del combate.Si bien no pudo firmar un KO como en su debut profesional frente al también mexicano Brandon Pérez, Roniel salvó con holgura su segunda presentación en el boxeo rentado, y esperará ahora por una nueva oportunidad ante un oponente que debe ser más exigente.Desde que Cuba inició la nueva aventura en este tipo de boxeo, de la mano de la promotora mexicana Golden Ring Promotions, los boxeadores de la Isla han salido airosos de manera convincente en todas sus presentaciones.Aunque no enfrentaron a rivales de máximo nivel, Roniel y otros cinco fajadores dejaron una buena impresión en su estreno profesional durante una cartelera celebrada en la ciudad de Aguascaliente, México.Recientemente Billy Rodríguez tenía previsto continuar las presentaciones cubanas en tierras argentinas, pero no pudo escalar al cuadrilátero porque su rival superó en la báscula el peso permitido para ese combate.

Leer más »

Boxeo: campeón olímpico Roniel Iglesia firma su segunda victoria como profesional

El doble campeón olímpico cubano Roniel Iglesias (2-0, 1 KO), también dueño de una faja mundial como amateur, derrotó este viernes sin mayores contratiempos al local Agustín Lugo (11-15-3, 5 KOs), en pleito incluido en una cartelera profesional de boxeo celebrada en la ciudad mexicana de Monterrey.El púgil, natural de la occidental provincia de Pinar Del Río y miembro de la selección nacional de la Isla, se mostró muy superior a un rival que exhibe balance negativo en su carrera como profesional y se llevó un convincente triunfo en este duelo de la categoría súperwelter, transmitido en vivo por la cadena televisiva ESPN.En el tope, programado en la antesala del combate por uno de los cinturones de la Federación Internacional de Boxeo que el mexicano Daniel «Cejitas» Valladares le ganó al filipino Rene Mark Cuarto, Roniel se llevó el veredicto de los jueces, quienes firmaron tarjetas con notables ventajas de 79-73, 78-74 y 80-72. CONTROL TOTAL PARA IGLESIASRoniel Iglesias se llevó una clara victoria sobre Agustín Lugo luego de ocho asaltos 🙌🥊🔥Así quedaron LAS TARJETAS: 79-73; 78-74; 80-72🔥EN VIVO🔥 por #ESPNKnockOut desde Monterrey📺 @StarPlusLA #bxstrs pic.twitter.com/2UXSk8mFMf— ESPN KnockOut (@ESPNKnockOut) July 2, 2022Ambos peleadores protagonizaron un primer round de estudio; pero, en los siguientes, el fijador caribeño impuso su estilo y ritmo de golpes, y así evitó en la medida de lo posible la batalla en la corta distancia que proponía constantemente su rival.Luego, el local intentó sacar mejor provecho al contragolpe pero encontró una defensa muy cerrada del cubano, quien exhibió muestra de cansancio físico en las postrimerías del pleito pero supo conservar la ventaja, incluso cuando su oponente apostó por un golpe de fuerza que cambiara el destino del combate.Si bien no pudo firmar un KO como en su debut profesional frente al también mexicano Brandon Pérez, Roniel salvó con holgura su segunda presentación en el boxeo rentado, y esperará ahora por una nueva oportunidad ante un oponente que debe ser más exigente.Desde que Cuba inició la nueva aventura en este tipo de boxeo, de la mano de la promotora mexicana Golden Ring Promotions, los boxeadores de la Isla han salido airosos de manera convincente en todas sus presentaciones.Aunque no enfrentaron a rivales de máximo nivel, Roniel y otros cinco fajadores dejaron una buena impresión en su estreno profesional durante una cartelera celebrada en la ciudad de Aguascaliente, México.Recientemente Billy Rodríguez tenía previsto continuar las presentaciones cubanas en tierras argentinas, pero no pudo escalar al cuadrilátero porque su rival superó en la báscula el peso permitido para ese combate.

Leer más »

Champions League: Fieles

El Real Madrid ganó la Champions League por decimocuarta vez. Foto: Getty Images.¿Cómo se gana una Champions a contracorriente? Habría que preguntárselo a los fieles. Solo ellos son capaces de responder, incluso si la respuesta suena tan romántica que nada más atina a un “no tiene explicación”.
Porque no la tiene. No hay guión más prefecto que el que terminó de escribirse ayer en París. La noche, una vez más, comenzó haciéndose larga para el Madrid, ante un Liverpool que cargaba con la ansiedad extra de querer vengarse.
Y así dio inicio al asedio, a la presión… Mané, Salah, Thiago, Arnold, tratando de combinarse, Henderson mordiendo, y el Madrid como si nada. Aplomo en la zaga blanca, sin hilvanar tres pases seguidos, pero fieles al plan.
Los reds seguían al frente y empezaban a inquietar a Cortuois, o mejor dicho, el portero belga los comenzaba a inquietar a ellos con sus atajadas ante los intentos estériles de Salah y Mané.
Monólogo en París, que parecía Anfield. El panorama para los de Ancelotti se tornaba adverso. Pero la adversidad había sido su alimento favorito durante todo el certamen y sobre el final del primer tiempo Benzema lo avisó con la única que tuvo su equipo en 45 minutos: gol en fuera de juego que le metió el miedo en cuerpo a los de Liverpool.
Por si había dudas, quedaba claro que solo necesitaban una pequeña oportunidad para dar un giro de 180 grados a la situación. Ese era el plan. Ancelotti y su banda fieles a esa inercia, y su gente con ellos.
La segunda parte arrancó con las mismas cartas sobre la mesa. Arnold lo intentaba con centros y Salah con disparos que acababan en reclamos.
Sin que el Liverpool hubiera terminado de lamentarse por su falta de contundencia, una jugada de Valverde por derecha los hundiría aún más. El uruguayo aceleró en banda y se inventó un pase de locos que cruzó toda el área y terminó por dejar solo a Vinicius ante la inmensidad de la portería. ¡Gol!… deja vu en el Stade de France.
Ahí la importancia de la fidelidad, de tener la convicción de que se ganará sin más argumento que la fe. ¿Se podría salir airoso de una final con solo dos disparos? ¿Tiene eso alguna explicación? Las respuestas se concretarían con el paso de los minutos.
Un desatino de la defensa obligó a Courtois a dejar un cuadro para la historia, una obra de arte sobre un zurdazo envenenado de Salah desde fuera del área. El guardameta voló en una acción felina y manoteó la esférica sin ceder ni siquiera el córner.
El Madrid se gustaba un poco más y el Liverpool sufría antes de coger un segundo aire y animarse a intentarlo, a crear las ocasiones para soñar con un grito de gol que ahogó una vez más Courtois con el antebrazo derecho, ante un disparo casi a bocajarro de Salah.
El egipcio se enredaba a manotazos con el suelo, mientras los blancos abrazaban a su portero como si hubieran anotado otro gol. Contrastes que daban pistas de quien se veía más campeón.
Otra vez la fidelidad. Ya el estadio parecía el Bernabéu y Ancelotti dio entrada a sus importantes actores de reparto: Camavinga, Ceballos y Rodrygo, congelando las aspiraciones y los deseos de venganza Salah y compañía.
Había nervios en ambas bancas, y el árbitro pitó el final, que desencadenó otros contrastes: sonrisas y caras largas, lágrimas de impotencia y llanto de alegría…
Los blancos, fieles a sus creencias, demostraron que sí, que se puede ganar con dos disparos y las lágrimas de gente que levantaba su quinta Champions evidenciaban que no había explicación para el cierre de semejante libreto.
(Tomado de Trabajadores)

Leer más »

Liga Nacional de Polo Acuático: logra Cienfuegos un título más

El equipo masculino de Cienfuegos ganó hoy viernes su vigésimo tercer título en la Liga Nacional de Polo Acuático.
Dirigido por los hermanos Yoel y Carlos Ortega, el equipo venció a Occidentales con amplio marcador de 18 goles por 9. El partido tuvo el liderazgo de Juan Antonio García, con 8 anotaciones.
Entre las mujeres la lucha por la medalla de oro Selección derrotó 12-8 a Orientales, compuesto por jugadoras de Santiago de Cuba.
Las medallas de bronce fueron para las muchachas de Occidente y los varones de Oriente.
[embedded content]
Los líderes goleadores fueron Madonnis Chávez (36, Selección) y Redmy de Armas (28, Cienfuegos); los jugadores más útiles, Dalia Rosa Grau (Santiago de Cuba) y Juan Antonio García (Cienfuegos); los porteros, Lesdyani Wilson (Selección femenina) y Arián Ferrer (Cienfuegos); los entrenadores más destacados, Adonis Casals (Selección femenina) y Yoel Ortega (Cienfuegos masculino) y los mejores árbitros, Juan Carlos Menéndez y Alexander Linares.
Estas finales fueron presenciadas por el equipo Máster (jugadores veteranos) de Holanda, que efectuarán dos partidos con los cienfuegueros como parte del II Tope de Másteres de Polo Acuático Cuba-Holanda.
Cienfuegos, que tiene nueve de sus representantes en el equipo nacional, podría acoger la base de entrenamientos del equipo Cuba Sub-16 años que asistirá al Campeonato de Centroamérica y el Caribe.

Leer más »

Julio César hace su quinta “cruz” mundial y Cuba también queda campeón

Julio César La Cruz. Foto: Tomada de la televisión.El púgil camagüeyano, Julio César La Cruz, acaba de titularse pentacampeón mundial, en Belgrado, Serbia, al ganarle al italiano, Aziz Abbes Mouhiidine, en la división de 92 kilogramos.
Con este triunfo, la escuadra cubana de boxeo también conquista el máximo palmarés por países, alcanzando tres medallas de oro y dos de bronce, con la asistencia de ocho boxeadores.
(Noticia en construcción)

Leer más »

Fallece Pastor Rodríguez Luis, doble campeón panamericano en levantamiento de pesas

Pastor Rodríguez Luis, doble campeón panamericano, primer medallista de oro en la delegación del Cerro Pelado. Foto: Ortelio González Martínez.Este viernes falleció en Ciego de Ávila, a los 83 años, el expesista Pastor Rodríguez Luis “Tuto”, gloria del deporte cubano, doble campeón panamericano, primer medallista de oro en la delegación del Cerro Pelado e integrante del Salón de la Fama de la Federación Panamericana de Levantamiento de Pesas.
“Tuto” subió a lo más alto del podio en los Panamericanos de Winnipeg 1967 y Cali 1971, y en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Puerto Rico 1966 y Panamá 1970.
Pastor Rodríguez Luis. Foto: Archivo.
Fue deportista activo durante una década (1963-1973), en la que implantó nueve marcas nacionales, cinco centroamericanas y tres panamericanas (en Winnipeg 1967).
Recientemente fue exaltado al Salón de la Fama de la Federación Panamericana de Levantamiento de Pesas (FPLP). Esta organización manifestó en su cuenta de Facebook que “lamenta profundamente el fallecimiento” del expesista. “Nos unimos al luto del deporte cubano y de toda América”, finaliza la publicación.
Foto: Archivo.
La Federación Cubana de Levantamiento de Pesas también recordó al bicampeón panamericano, sus logros, y ofreció sus “más sinceras condolencias a sus familiares, amigos y familia del deporte de la corajuda tierra avileña, en nombre de la familia de las pesas cubanas”.
(Con información de Granma)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.