HAVANA CLIMA

cacería furtiva

Cazadores de aves: una actividad ilegal pero tolerada

LA HABANA, Cuba. – Viven en las cercanías del Parque Lenin, en las afueras de La Habana. Entre el padre y el hijo fabrican jaulas-trampas. Hicieron una pequeña inversión comprando un rollo de alambre y maderas, pero el dinero lo recuperaron casi de inmediato cuando vendieron en 1 500 pesos el primer zorzal que atraparon. 
Después vinieron más presas y más dinero, tanto así que hoy la economía familiar prácticamente se sustenta en la caza furtiva de aves —algunas en peligro de extinción— y en la fabricación de jaulas decorativas o para otros cazadores, en su mayoría niños de entre nueve y 15 años cuyas familias han encontrado en esa práctica ilegal —pero sin dudas tolerada por las autoridades locales— un modo de subsistencia relativamente estable.
Algunos lo toman como diversión pero en realidad es un negocio que se ha extendido entre personas de los barrios periféricos de la capital, en especial los más próximos a áreas boscosas o de alta densidad vegetativa, algunas clasificadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) como de interés para la conservación de especies autóctonas o zonas de nidificación de aves migratoria. Sin embargo, el tratamiento superficial o deficiente del tema de los cuidados medioambientales en los planes educativos en todos los niveles escolares, la ineficacia de las leyes y normativas para la protección de la vida silvestre, el nulo interés, tolerancia y hasta complicidad de quienes deben velar por el cumplimiento de las regulaciones legales, unido al nivel de pobreza y los bajos ingresos registrados en una extensa zona, plagada de barrios marginales e insalubres, han propiciado el peligroso aumento de tales prácticas nocivas.
La caza de aves es más un negocio que entretenimiento (Foto del autor)
“Se puede decir que está autorizado porque los policías no hacen nada”, afirma la joven estudiante Sahileyi Milián, ambientalista y vecina del Reparto Eléctrico, uno de los lugares donde el fenómeno, según su apreciación personal, se ha vuelto “algo normal”, como un “pasatiempo”:
“Tan normal como jugar a la pelota. Vas al parque wifi y ves tres, cuatro niños vendiendo y comprando al lado del policía. No les dicen nada. Hace poco le dije a uno (policía) que hiciera algo y se echó a reír. Me dijo: ‘Deja que se entretengan’. El delegado tampoco hace nada. Vas a cualquier puestecito (local de venta de alimentos) y ves las jaulas con el precio, como si fuera tan normal como vender un tomate o un boniato (…). Hace poco me enteré por mi primito que una profesora de la secundaria les pidió como tarea recolectar aves para hacer una exposición. Para hacer un ‘rincón de la naturaleza’”. Así, por supuesto, que esto no se arregla nunca”, comentó Sahileyi.
“Uno trata de hacer algo pero es casi imposible”, comenta Claudio Borroto, estudiante de Biología y activista por los derechos de los animales. “Hace poco nos fuimos por la Facultad al Parque Lenin y tratamos de hablar con algunos muchachos pero era una agresividad tremenda, más por parte de los padres que por los niños (…). Por ahí pasaron varios carros patrulleros pero todos los policías decían lo mismo, que no estaban haciendo nada malo (…). Solo en la entrada (del Parque Lenin) contamos más de 100 jaulas, con azulejos, sinsontes, carpinteros, tomeguines ―un crimen― y nadie decía nada (…). Hasta piedras nos tiraron. Quisimos hacer una recaudación entre nosotros mismos para comprar algunos y liberarlos, pero nada, el más barato costaba 300 pesos, además de que no íbamos a resolver nada. Ahí todos los fines de semana son cientos de personas dedicándose a lo mismo. En un par de años aquí no queda nada”, se lamenta el joven ambientalista. 
La venta de aves, aunque prohibida, es bien tolerada por las autoridades (Foto del autor)
Más allá del indudable impacto negativo en la fauna autóctona, el fenómeno de la cacería furtiva estaría afectando incluso el desempeño escolar de muchos estudiantes, en tanto desatienden o abandonan las clases para dedicarse parcialmente o por completo a estas labores, en ocasiones con la colaboración y consentimiento de los padres.
“Niños que los padres incluso te dicen que están enfermos en la casa y cuando vas por la calle te los encuentras con las jaulas en la mano”, asegura una maestra de una de las escuelas primarias del Reparto Eléctrico, entrevistada al respecto. “A veces hasta vienen a clase con las jaulas y cuando terminan por la tarde se van directo para el Parque Lenin. Yo tengo alumnos que casi no los veo, o que llegan el lunes muertos de cansancio porque se pasaron todo el fin de semana poniendo y quitando jaulas por los montes (…). Yo trato de entender que la situación está muy mala, y que hasta los padres dependen de eso, pero ya es algo que se vuelve preocupante y nadie hace nada”, dice la educadora.
Jarol tiene 11 años, es extremadamente delgado y demasiado pequeño para su edad, pero desde que se convirtió en cazador furtivo se ha vuelto el principal pilar económico de su hogar. Siente orgullo cuando nos habla de su trabajo porque, aunque se divierte haciéndolo, también es la única vía que encontró para ayudar a sus padres en un momento de crisis agudizada en que los salarios a duras penas alcanzan para alimentarse.
La cacería de aves es una actividad común en los barrios periféricos (Foto del autor)
De acuerdo con su testimonio, lograba entregar a sus padres un promedio de entre 800 y 1 000 pesos (entre 12 y 15 dólares al cambio actual), aunque en los últimos meses ha notado una disminución en las capturas que repercute en la estabilidad de las ganancias.
“Yo me levanto por la mañana y lo primero que hago es revisar (las jaulas). Aunque aquí no cae mucho, a veces se coge algo. Ese es mi trabajo. Con eso me he comprado tenis, ropa y también ayudo. Le compro cosas a mi mamá (…). Hace un año hacía menos (dinero) aunque había más pájaros, pero cogías dos o tres azulejos en un día, los vendías por 100 pesos. Ahora hay mucha gente en esto y tienes que irte cada vez más lejos (…). Todo el mundo se mete para el Parque Lenin, pero yo estoy yendo hasta Managua. Antes un azulejo lo vendías en 80, 100 pesos, ahora hay gente que te da hasta 500 (…). 1 200 me pagó los otros días un yuma por un sinsonte (…). Hay gente que ha cogido cacatillos, cotorras (…); eso es porque van para la Recría (finca reservada, perteneciente al comandante Guillermo García Frías). Allí sí hay de todo pero tienes que esconderte de los guardias. La Policía solo te dice algo si te metes en la Recría pero en los demás lugares sí te dejan estar”, asegura el chico. 
Aunque denunciada en reiteradas ocasiones por los movimientos ambientalistas y de protección a los animales —en su mayoría agrupaciones independientes de la sociedad civil no reconocidas por el régimen comunista—, la caza indiscriminada de aves para su comercialización no regulada es un fenómeno común en los barrios y poblados de la periferia habanera. Sin embargo, aunque existen leyes que castigan tales actividades, algunas incluso anteriores a la legislación recién aprobada, en la práctica, quizás como una de tantas “válvulas de escape” activadas por el régimen para controlar el descontento popular y mantenerlo en niveles “aceptables”, nadie se dispone a poner frenos a lo que, de manera irreversible, amenaza con transformase en una catástrofe ecológica.            
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.