HAVANA CLIMA

Bolero

Vuelve a Cuba Festival Boleros de Oro 2022

El Festival recordará el centenario del cantautor César Portillo de la Luz, uno de los más grandes compositores del bolero y su modalidad más moderna, el filin. Foto: ArchivoTras cuatro años de ausencia vuelve en su aniversario 35 el Festival Boleros de Oro, que este año tendrá carácter nacional e incorporará por primera vez el teatro a sus opciones.
El maestro José Loyola Fernández informó en conferencia de prensa que el festival fue organizado por la Asociación de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y entre sus celebraciones centrales están el centenario de la radio cubana y del compositor Cesar Portillo de la Luz y la declaratoria del Bolero como Patrimonio Nacional de la Cultura Cubana.
A consecuencia de la covid-19, afectaciones en las sedes tradicionales y la limitación económica, este año el evento será en formato reducido y no invitará artistas extranjeros, aunque alguno se puede presentar.
La gala inaugural del Festival Boleros de Oro se celebrará este domingo 19, Día de los Padres, en la sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba a las 5 de la tarde.  Las entradas están a la venta desde el pasado martes por el costo de 40 pesos.
Asimismo, como parte del evento se realizará un bailable de boleros en el Salón Rosado de la Tropical desde el 23 hasta el 25 de este mes.
La Casa del Alba será sede del evento del 23 al 25 y contará con la presentación de Rosalía Hernández y la actuación de Emilia Molares. El 25 a las 5 de la tarde iniciará la gala “Boleros en Grandes voces”.
Los días 24 y 25 a las 7 de la tarde y el 26 a las 5 pm en la Casa de Cultura de Centro Habana “Julián del Casal”, ubicada en el barrio Jesús María,  se celebrará “El bolero de la Comunidad”. Los instructores de arte conducirán el espacio donde también cantarán artistas aficionados de la localidad. Como plus se presentarán el Conjunto Arsenio Rodríguez y Ernesto Terrera.
La obra teatral “Luz” con la dirección de Osvaldo Doimeadiós se presentará a las 5:00 pm los días 23, 24, 25 y 26 en los Almacenes de San José. Las entradas se venderán cada día a partir de las 3:30 pm.
Por el deterioro del techo, la programación de cuatro días en el teatro América fue pospuesta. Tampoco se utilizó la sede principal tradicional del evento, el teatro Mella, por estar en construcción.
El siguiente fin de semana se desarrollará Boleros de Oro en Santiago de Cuba. Más adelante se darán a conocer los detalles del itinerario del festival.
Vea además:
Festival Boleros de Oro 2022 se celebrará del 23 al 26 de junio

Leer más »

Vuelve a Cuba Festival Boleros de Oro 2022

El Festival recordará el centenario del cantautor César Portillo de la Luz, uno de los más grandes compositores del bolero y su modalidad más moderna, el filin. Foto: ArchivoTras cuatro años de ausencia vuelve en su aniversario 35 el Festival Boleros de Oro, que este año tendrá carácter nacional e incorporará por primera vez el teatro a sus opciones.
El maestro José Loyola Fernández informó en conferencia de prensa que el festival fue organizado por la Asociación de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y entre sus celebraciones centrales están el centenario de la radio cubana y del compositor Cesar Portillo de la Luz y la declaratoria del Bolero como Patrimonio Nacional de la Cultura Cubana.
A consecuencia de la covid-19, afectaciones en las sedes tradicionales y la limitación económica, este año el evento será en formato reducido y no invitará artistas extranjeros, aunque alguno se puede presentar.
La gala inaugural del Festival Boleros de Oro se celebrará este domingo 19, Día de los Padres, en la sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba a las 5 de la tarde.  Las entradas están a la venta desde el pasado martes por el costo de 40 pesos.
Asimismo, como parte del evento se realizará un bailable de boleros en el Salón Rosado de la Tropical desde el 23 hasta el 25 de este mes.
La Casa del Alba será sede del evento del 23 al 25 y contará con la presentación de Rosalía Hernández y la actuación de Emilia Molares. El 25 a las 5 de la tarde iniciará la gala “Boleros en Grandes voces”.
Los días 24 y 25 a las 7 de la tarde y el 26 a las 5 pm en la Casa de Cultura de Centro Habana “Julián del Casal”, ubicada en el barrio Jesús María,  se celebrará “El bolero de la Comunidad”. Los instructores de arte conducirán el espacio donde también cantarán artistas aficionados de la localidad. Como plus se presentarán el Conjunto Arsenio Rodríguez y Ernesto Terrera.
La obra teatral “Luz” con la dirección de Osvaldo Doimeadiós se presentará a las 5:00 pm los días 23, 24, 25 y 26 en los Almacenes de San José. Las entradas se venderán cada día a partir de las 3:30 pm.
Por el deterioro del techo, la programación de cuatro días en el teatro América fue pospuesta. Tampoco se utilizó la sede principal tradicional del evento, el teatro Mella, por estar en construcción.
El siguiente fin de semana se desarrollará Boleros de Oro en Santiago de Cuba. Más adelante se darán a conocer los detalles del itinerario del festival.
Vea además:
Festival Boleros de Oro 2022 se celebrará del 23 al 26 de junio

Leer más »

Festival Boleros de Oro 2022 se celebrará del 23 al 26 de junio

El Festival recordará el centenario del cantautor César Portillo de la Luz, uno de los más grandes compositores del bolero y su modalidad más moderna, el filin. Foto: ArchivoEl Festival Boleros de Oro 2022 reunirá a destacados cantantes, compositores, investigadores, artistas y especialistas de Cuba durante su edición prevista del 23 al 26 de junio, anunciaron hoy sus organizadores.
Auspiciado por la Asociación de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el evento celebra los cien años de la Radio Cubana, medio masivo que más contribuyó históricamente a la divulgación y promoción de este género emblemático.
Recordará, además, el centenario del cantautor César Portillo de la Luz, uno de los más grandes compositores del bolero y su modalidad más moderna, el filin.
Este año, el festival tendrá varios capítulos temáticos sobre los cuales se estructurarán los espectáculos y actividades que relaciona al bolero con otros géneros muy conocidos como el mariachi, el tango, la bachata, la bossa nova o el flamenco.
La cita musical tendrá distintas sedes ubicadas en el Teatro América, la Sala Martínez Villena de la Uneac, el Salón Rosado Benny Moré de La Tropical, la Asociación Caribeña de Cuba y la Casa del Alba Cultural.
La gran fiesta del bolero rinde tributo a esa sonoridad reconocida como Patrimonio Cultural de la Nación, que conquistó el gusto popular en los escenarios de la isla hasta micrófonos de otras latitudes de Latinoamérica.
(Tomado de Prensa Latina)

Leer más »

El danzón, el bolero y también el tango

LA HABANA, Cuba. — Los más importantes géneros musicales del continente americano, todos con un fuerte componente africano, provienen de Estados Unidos, Brasil y Cuba y están presentes, de un modo u otro, en casi toda la música bailable que se ha hecho en el mundo en los últimos 200 años.
En el caso de la música cubana, ha influido no solo a la salsa, que es son cubano en un elevadísimo por ciento, sino también al jazz —y no solo en el cubop de Dizzy Gillespie— y el rock, empezando por algunas de las primeras piezas de los Beatles, donde se perciben el bolero y el chachachá.
Durante mucho tiempo, México, donde el danzón y el bolero tuvieron gran arraigo, le disputó a Cuba la pertenencia de esos dos géneros, especialmente del bolero.
México tuvo compositores de boleros emblemáticos: Agustín Lara, Roberto Cantoral, Luis Demetrio, Alberto Domínguez y Armando Manzanero, e intérpretes como Pedro Vargas, Toña La Negra y Luis Miguel, entre otros, pero el primer bolero del que hay constancia en la historia fue Tristezas, y lo compuso en 1868 un cubano, el músico santiaguero José “Pepe” Sánchez.
Fue en Cuba donde se originó, en la segunda mitad del siglo XIX, el clásico acompañamiento del bolero con guitarras y percusión, utilizado por los más destacados intérpretes del género en su forma primigenia, como el Trío Matamoros, María Teresa Vera, Los Panchos, Hernando Avilés y José Feliciano.
Nada tiene que ver el bolero con la danza española del siglo XVIII de igual nombre. El bolero español, con pandero y castañuelas, se tocaba en compás ternario de 3/4, y el cubano en 4/4, o muchas veces 2/4, con diferente melodía y célula rítmica, y siempre triste, a fuerza de tratar de las penas de amor.
Guillermo Cabrera Infante, que no se cansaba de celebrar el triunfo de la letra sobre la melodía en el bolero, lo definía certeramente como “una canción con ritmo, que se puede bailar, que ha cambiado de medida a lo largo de su historia, desechando compases igual que una serpiente la piel”.
En cuanto al danzón, por mucho que guste y se baile en Veracruz y Yucatán, no es de allí sino de Cuba: el primer danzón, Las alturas de Simpson, lo compuso en 1879 el cubano Miguel Faílde, quien lo estrenó, con su orquesta, ese mismo año, en el Liceo de su natal Matanzas.
El danzón alcanzaría su máxima popularidad en la década de 1920, antes de ser desplazado por el son en la preferencia de los bailadores.
El danzón resultó de la mezcla del elemento africano con las contradanzas europeas que empezaron a llegar a Cuba luego de la toma de La Habana por los ingleses en 1762 y del éxodo de los colonos franceses motivado por la revolución haitiana.
A propósito, a la mezcla de la contradanza francesa con elementos africanos que se dio tanto en Cuba como en Louisiana se debe ese aire familiar que se percibe entre el danzón y la música cajún, ciertas piezas de ragtime y del primer Dixieland, en el que se hicieron sentir varios músicos cubanos radicados en New Orleans, quienes aportaron el spanish tinge que decía el pianista Jelly Roll Morton.
Por insólito que pueda parecer a algunos, el tango se originó de un género de la música cubana, la habanera.
Decía Cabrera Infante (permítanme citar otra vez a uno de mis escritores preferidos): “El tango no es más que una habanera con acento argentino”. Y Jorge Luis Borges afirmaba que “la habanera es la madre del tango”.
A los oídos de algunos pueden sonar blancos la habanera y el tango, pero en ambos, de ritmo lento y compás binario, se siente, en el obsesivo golpe de bajo, ecos del tango congo, de origen bantú.
El tango congo llegó al Río de la Plata (Argentina y Uruguay) con los esclavos africanos, que como los que llevaban a Cuba, procedían mayormente del Congo y la costa del Golfo de Guinea.
Mucho se ha discutido sobre si en el tango prevalecieron los ingredientes hispánicos o los africanos. Al respecto, el ensayista argentino José Gobello consideraba que “la discusión resulta más bien ociosa, porque los ingredientes hispánicos en cuestión tenían también su cuota de sangre negra.”
El tango, emparentado estrechamente con la habanera, junto al candombe y el malambo, forma parte de una misma familia musical de raíces africanas.
Volviendo a las habaneras, paradójicamente fueron más populares en España que en Cuba, donde cayeron en desuso. Solo en años recientes, la cantautora Liuba María Hevia ha incursionado en el género, en los discos Habaneras en el tiempo, de 1995, y Ángel y Habanera, de 2004.
No fueron cubanos, sino españoles y franceses los que popularizaron las habaneras en el mundo. Los más destacados fueron el vasco Sebastián Iradier, autor de La paloma, la más conocida de las habaneras, y el francés Georges Bizet, con la famosa habanera de la ópera Carmen.
También utilizaron habaneras en sus composiciones los españoles Isaac Albéniz y Manuel de Falla, y el francés Maurice Ravel, en la Habanera para dos pianos, incluida en su Rapsodia Española.
Por cierto, ya que hablamos de Ravel, su famosísimo Bolero es un largo e hipnótico ostinato que muy poco tiene que ver con el bolero como tal.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Vuelve el filin a las noches bohemias de La Habana

Cuando el filin llega a la piel con el halo de misticidad que lo acompaña, la pasión —en los músicos y el público— se desborda. Es una melodía que arrulla el cuerpo. Ese género de casi 80 años, nacido en la barriada de Cayo Hueso, en Centro Habana, es rescatado por la cantante y compositora Osdalgia Lesmes, a través del Bohemia mía Filin Festival, que durante los días 21, 22 y 23 de junio tomará La Habana.
La primera edición de la cita estará dedicada al aniversario 95 de «el Rey del Filin», José Antonio Méndez; al centenario de César Portillo de la Luz; al legado interpretativo de «la novia del Filin», Omara Portuondo, y a la obra de la ilustre compositora Marta Valdés.
Con sede principal en el Centro Cultural de Artex Entre dos/El Terrason y subsedes en el Bar Restaurante Monseñor y el Hotel Nacional de Cuba, esta fiesta musical pretende convertirse en un espacio de promoción para el desarrollo del género y aspira a consolidarse como una plataforma que ayude a visibilizar a los nuevos compositores e intérpretes que han decidido apostar por este «estilo de hacer la canción romántica».
Coloquios, venta y presentación de libros, conciertos de artistas del panorama de la cancionística cubana, exhibiciones de documentales, conforman el programa del festival, único de su tipo en el mundo, de acuerdo con palabras de Osdalgia.
Como novedad, estará acompañado por un concurso con el mismo nombre, buscando revitalizar el filin, a su movimiento cultural y apoyar a nuevos talentos. Artistas profesionales y aficionados de todo el país podrán competir en tres categorías: interpretación, guitarrista acompañante y composición inédita, enviando sus propuestas a través de un video de 40 segundos o en formato word o pdf en dependencia del apartado en el que deseen presentarse.  
Por cada categoría serán seleccionados cinco finalistas que se darán a conocer a finales de mayo, quienes participarán en la fase final del certamen, a celebrarse como parte del Bohemia mía Filin Festival, una cita que intentará devolver «la gloria al filin», ese género que «encanta desde la nocturnidad bohemia».  

Leer más »

Osdalgia en el Festival de Boleros de Nicaragua

Foto: Tomada de su perfil de facebook

La cantante Osdalgia Lesmes participó este domingo en el X Festival Internacional del Bolero y la Canción Romántica, celebrado en Nicaragua desde el pasado 24 de febrero.
Las presentaciones en los departamentos de Carazo y Jinotega incluyeron piezas clásicas del género como El día que me quieras, de Carlos Gardel; Dos gardenias, de Isolina Carillo; Lágrimas negras, de Miguel Matamoros, entre otras canciones memorables, indica Prensa Latina.
El evento invita en esta edición a artistas de nueve países: Costa Rica, Colombia, Panamá, Venezuela, Honduras, El Salvador, Guatemala, Cuba y el propio Nicaragua. Los conciertos, totalmente gratuitos, están ocurriendo en departamentos Carazo, Chinandega, Jinotega, Masaya y León.  
De acuerdo con la agencia Prensa Latina es una de las voces femeninas más significativas del panorama musical cubano, con producciones discográficas y bandas sonoras para cine y televisión. Formó parte de las agrupaciones Las sepias de fuego, 1992; Canela, 1995; Las chicas del sabor, 1996, y el trío de pop-trova Aries, 1997.

Leer más »

Bajo el cielo cubano

José Dolores Quiñones. Foto: MusicubaDe seguro que usted las ha escuchado más de una vez. Y quizás hasta las haya tarareado. Canciones como Vendaval sin rumbo, Camarera de mi amor, Levántate y Los aretes de la luna son antológicas. Pero si le preguntan a usted el nombre de su autor, lo más probable es que vacile antes de responder que fueron escritas por José Dolores Quiñones, un filósofo del bolero, como se le llamó a este embajador de la música cubana que fue uno de nuestros más importantes compositores. Decía Quiñones que tenía una legión de admiradores en todo el mundo e intérpretes de su música, muchos y buenos, como Daniel Santos y Caetano Veloso, Javier Solís y Antonio Machín, Benny Moré, José Tejedor, Rolando Laserie y Bienvenido Granda, y también Lola Flores, Bobby Capó, Toña La Negra…
José Dolores Quiñones nació en la ciudad de Artemisa el 22 de marzo de 1918 y en 1945, con 27 años de edad, se fue a México en busca de un mejor ambiente. A partir de ahí recorrió buena parte del mundo con su música para terminar radicándose en Francia. Viajaba a Cuba con frecuencia. En 1998 estuvo en La Habana para celebrar junto a los suyos sus ochenta cumpleaños. Entonces se le rindió homenaje en una de las jornadas del Festival Internacional Boleros de Oro, lo congratuló la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y Artemisa lo acogió como un hijo predilecto.
En Cuba las cosas le fueron bien y casi siempre mal. Tenía que ganarse la vida como pintor de brocha gorda. Y de su oficio de pintor vivió durante años en cada uno de sus retornos a la Isla. Pintaba iglesias junto al también compositor Francisco Escorcia, un trinitario nacido en 1917 y que se inició en la música en 1936 con el bolero Quedará el recuerdo y que fue autor además de otra pieza emblemática de nuestro cancionero, Olvido tu olvido. Curiosamente, César Portillo de la Luz, otro grande de la música cubana, autor de Tú, mi delirio y Contigo en la distancia, entre otras melodías, también se vio obligado a sobrevivir durante mucho tiempo con su trabajo de pintor.
Eran días, recordaba José Dolores Quiñones, que una completa, esto es, un plato de comida variada costaba unos pocos centavos en una fonda humildísima, pero no siempre era fácil que aparecieran esos centavos. Precisaba en una entrevista de 1998: No era fácil vivir en Cuba de la música.
De México pasó Quiñones a España. Lo invitaba el mítico Antonio Machín, que le había grabado sus números No te burles y Vendaval sin rumbo. Era ya un trotamundos. De España se fue a Francia y entabló una guerra sin cuartel en reclamo de sus derechos de autor. Llegó sin un solo centavo en el bolsillo, pero llevaba un portafolio repleto con partituras de su música, que vendió enseguida.
Y es ahí, afirmaba José Dolores Quiñones, que comenzaba su vida. Recorrió con sus boleros buena parte de Europa, y en Roma, en un restaurante, cantó para Federico Fellini. Convenció al futuro director de La dulce vida, que terminó contratándolo para su película Bocaccio, filmada en 1970.
Pasa Quiñones tres años en Noruega y decide instalarse en Toulouse, Francia.  Lo incluyen en una antología de poesía francesa y prosigue su exitosa carrera como compositor con cientos de melodías en su haber y 12 hijos dispersos por el mundo. Pero sus raíces eran cubanas y estaban en Cuba. Y en Cuba estaban también sus mejores recuerdos.
Por eso dice en una de sus canciones, Bajo el cielo cubano:
Yo quisiera cantarte, mi hermano, / las cosas que guardo en mí, / el caudal de emociones y sueños / que llevo en el corazón. / Cuánto extraño Galiano y Neptuno, / La Víbora y el Malecón, / el Paseo del Prado, el Vedado, / el son y el danzón. / Yo quisiera volver a soñar / en mi Habana querida / y sentir la caricia de Dios en el amanecer.
José Dolores Quiñones falleció en Toulouse, en 2008.
Fue el autor, asimismo, de Cocodrilo verde, Odio que crece y Que me hace daño. El autor imperecedero de Vendaval sin rumbo, que interpretó también José Tejedor, y de Camarera de mi amor, inmortalizada por Benny Moré.
Vea además:
Era el Bárbaro del Ritmo

Leer más »

Bolero cubano, candidato a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Como género musical perteneciente al espectro de la canción, desde su lírica y su música el bolero sintetiza muchas tradiciones de procedencia diversa. En la foto, Omara Portuondo, una bolerista icónica de Cuba.
Foto: Jorge Luis Baños / IPS

La Habana, 2 oct.- Rara vez un género musical cuenta con dos naciones que apadrinen su candidatura a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Ese es el caso del bolero cubano, que en la actualidad cuenta con un expediente elaborado entre la isla y México para presentar ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).
Portador de elementos de una herencia armónica donde convergen lo hispánico y lo africano, el bolero fue declarado el 24 de agosto Patrimonio Cultural de la nación cubana.
Este reconocimiento tiene como base un estudio historiográfico, musicológico y sociológico realizado por instituciones como el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, el Museo Nacional de la Música y el Consejo Nacional de Casas de Cultura.
Alcance comunitario
Al decir de Rafael Lara González, especialista de Cultura Popular Tradicional del Consejo Nacional de Casas de Cultura, “no existe en las distintas comunidades conmemoración alguna de tipo social, política o cultural donde no estén presentes la letra y música del bolero y sus cultores como exponentes, mientras perdura entre las preferencias de los públicos en instituciones culturales y recreativas”.
Además, apunta, “lo mismo ocurre con festividades de tipo familiar y vecinal que, a su vez, encuentran en el género pretexto oportuno para amplificar el encuentro social de que se trate”.
A más de un siglo de la aparición del primer bolero cubano, Tristezas, compuesto por Pepe Sánchez en 1883, el alcance comunitario de este género se perpetúa a través del movimiento de peñas (actividades lideradas por el movimiento de artistas aficionados) en las Casas de Cultura y demás instituciones culturales del país.
Indica Lara que la promulgación del bolero en estos espacios, en concursos y eventos protagonizados por intérpretes y autores multiplica la participación del potencial de aficionados en la preservación del género.
Género musical inclusivo
De acuerdo con investigaciones, el bolero forma parte de la cotidianidad de cubanas y cubanos, es un género inclusivo para el cual la mujer en un momento constituyó la principal fuente de inspiración e igualmente devino intérprete de las más variadas composiciones.
En la actualidad, refiere la musicóloga Yurién Heredia, investigadora del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, “esas fronteras se han perdido y de manera indistinta hombres y mujeres componen y cantan boleros”, asegura.
Explica Mariela Galdiani que lleva más de 30 años como defensora de los derechos de la mujer dentro del movimiento de boleristas en La Habana. “He podido transmitir mis saberes a niñas y jóvenes que hoy son grandes artistas. En las peñas del bolero encuentro la paz y la armonía”.
Para Noris González, líder de la Casa del Filin, en el municipio Centro Habana, representa “un honor mantener este espacio desde la comunidad, porque así surgió y así será siempre”.
Al respecto cuenta que siendo una niña participaba en los encuentros del bolero celebrados en la casa del músico cubano Ángel Díaz, que se encontraba en el actual Callejón de Hamel.
“Ahí, por primera ocasión, escuché el término descarga. Ángel decía que más que cantar se venía al sitio a decir la canción a través del bolero y el filin”, destaca González.
Por su parte, Doris Martha Colombé resalta su orgullo al “representar a los jóvenes intérpretes del bolero en Cuba a través de la peña Filin good, de Santiago de las Vegas, comunidad habanera.
“Este grupo está compuesto por jóvenes artistas aficionados que han apostado por el bolero como su mayor preferencia; todos provienen de los talleres de creación de la Casa de Cultura del territorio”, indica Colombé.
Para esta instructora de arte ese género musical “es una manera de expresar desde lo más profundo nuestras alegrías, pasiones y tristezas”. (2021)

Leer más »

Bolero, novela e identidad (+ Video)

Para quienes nacimos y crecimos entre boleros, su reconocimiento como patrimonio cultural de la nación el pasado 24 de agosto nos colmó de alegría. Desde hacía mucho tiempo sabíamos que el bolero estaba ligado, como ningún otro género musical, a nuestra idiosincrasia y sentimientos, a nuestros sueños y desengaños.
Era la imagen insuperable de nuestros encuentros y desencuentros, historias brevísimas pero intensas, capaces de representar la fuerza del folletín o del melodrama y, desde hacía varios decenios, la complejidad de nuestras vidas en la llamada novela culta, la cual revelaría, inclusive, los signos contraculturales del bolero, aquellos que, al decir de teóricos, actualizaban en su performance las esencias del carnaval bajtiniano, tanto en Cuba como en el contexto caribeño y latinoamericano, pues el bolero pronto dejó de ser solo cubano para devenir símbolo del alma continental, como patentizan las novelas Boquitas pintadas (1969), El beso de la mujer araña (1976), Solo cenizas hallarás (1980), Bolero (1985), Arráncame la vida (1985), La última noche que pasé contigo (1991), La neblina del ayer (2005) y Habana año cero (2016).
A los autores del posboom (nuestra posmodernidad otra) debemos, desde mediados de la década de los 60, la intensa relación establecida entre bolero-música popular y novela de alto vuelo estético. Todos ellos empezaron a observar cómo las letras de los boleros –y también de tangos, baladas, sones y bachatas– establecían un diálogo más auténtico con la nueva realidad ficcional que el descrito por narrativas anteriores, cuya legitimidad se sustentaba en la supremacía de la música clásica y la cancelación de los sentimientos.
Sin duda, estaba ocurriendo un cambio significativo en nuestras culturas, mudanza cuyo vórtice radicaba en el avance acelerado de los medios de comunicación, los que, a tenor del hedonismo de sus códigos, no solo nos desviaban del beneficio superior de la lectura escrituraria, sino que, al mismo tiempo y de modo subliminal, nos imponían formulaciones ajenas a nuestra identidad. Se libraba así una batalla sutil entre los medios y la literatura.
La ficción narrativa supo tratar el dilema con originalidad, ya que la cuestión no consistía en enfrentarse simplemente a la radio y la televisión, pues estas poseían en el continente un gran arraigo popular, formaban parte de nuestro imaginario; por consiguiente, lo que hicieron los novelistas fue aprovechar las mejores estrategias discursivas de los medios y la funcionalidad del bolero en beneficio de la escritura novelística.
A partir de entonces, las ficciones dieron entrada a un nivel superior de lo visual y de los sentimientos, y en especial de los anecdotarios bolerísticos donde se relataban las vivencias de la cotidianidad con miras trascendentales. De esta forma proliferaron las indagaciones en torno a las realidades latinoamericanas, a los cantantes simbólicos, a los problemas de la pareja, las cuestiones de género, la defensa de los valores de la mujer, la denuncia del machismo y muchos otros asuntos de primer orden en la novelística continental. Ni siquiera tenían las novelas que acudir directamente a las letras de las canciones, bastaba el desarrollo de las tramas para percibir ahora cómo se estaba en medio de las contradicciones típicas de los grandes boleros.
La presencia del bolero se hizo tan relevante en la novelística latinoamericana que los estudiosos del tema dieron el nombre de «novela bolero» a las ficciones basadas incluso en otros ritmos musicales. Al bolero debemos, sin duda, uno de los signos de identidad más señalados de la novela cubana e hispanoamericana contemporánea.

[embedded content]

Leer más »

Arsenio Rodríguez, y un disco 110 años después

Ignacio de Loyola Rodríguez Scull nació en La Habana el 30 de agosto de 1911, hace exactamente 110 años. Tuvo una vida fecunda. Este virtuoso interpréte del tres cubano, pionero en el formato de conjunto y en la concepción del son montuno, dedicó casi cinco décadas a la música.  A Arsenio Rodríguez se le debe mucho, culturalmente hablando: dotó a Cuba de un prolifero repertorio con cerca de 200 composiciones y sentó las bases para el desarrollo de lo que hoy se conoce como salsa.  
Hace dos décadas, el Conjunto Arsenio Rodríguez se restructuró  para continuar el legado de “El Ciego Maravilloso”, y este año, justo en el aniversario de Arsenio, sale al mercado “Llegó para quedarse”, nuevo álbum de la agrupación, bajo el sello de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem).
“Es un homenaje permanente a su memoria, una oportunidad única de ayudar a conservar los grandes aportes de Arsenio a la música popular bailable en Cuba y en el mundo. Tenemos grandes expectativas con el CD, sobre todo que sea bien recibido por el público, que es el que sabe darle el valor a la obra musical que defendemos”, aseguró a Cubadebate José Dume Montero, director musical del Conjunto.
Las canciones que componen el disco son: “La funda de Bienvenido”, una guaracha de Bienvenido León Gutierrez; “Acaerca el oído”, “Lo dicen todas”, “Paso en Tampa”, “Casera mía” y “Me boté de guaño”, un bolero, dos sones, un pregón y un son montuno de Arsenio; “Frutas del caney” de Compay Segundo y los temas de la autoría de Dume “Hacer el amor en clave”, “Amar en lejanía” y “Llegó para quedarse”.  Según el también bajista,  el nombre del fonograma es un homenaje a los 20 años de su reorganización.
El disco fue grabado con tres trompetas y trombones en la cuerda de metales y la percusión fue reforzada con un timbal, tocado de la manera más tradicional posible. Pese a las características propias de este álbum: “la música está hecha lo más fiel posible al estilo de Arsenio Rodríguez, en la que no faltan los solos de piano, las trompetas, tres y percusión, reflejo en la variedad de géneros que caracterizan a la música cubana y su sonido máximo, hecho a la medida de los bailadores cubanos y extranjeros”, comentó Dume.
Si preguntas qué tanto de Arsenio tiene esta producción, el arreglista dijo que, aunque el Conjunto ha evolucionado, Arsenio fue un activo innovador de la música cubana y muchos ven a esta agrupación como el vínculo más cercano a su legado musical y autoral. “Nosotros, fieles a su estilo, respetamos sus arreglos originales en la medida de lo posible y las nuevas generaciones de músicos y bailadores reciben ese sonido como nuevo”.
Por su parte, René Espí, dice en las notas discográficas:
“Todos los caminos llevan a Roma, reza el antiquísimo refrán, y en esta producción los senderos tímbricos, armónicos y rítmicos que nos brinda el rejuvenecido Conjunto Arsenio Rodríguez nos conducen al incombustible legado de uno de los grandes artífices del son cubano.”
Y es que “El Ciego Maravilloso” es un paradigma para la música cubana. “Primero, su cubanía a toda prueba y su capacidad innovadora al incursionar en el formato de conjunto que el crea en todos los géneros de nuestra música. Lleva en sus raíces sonoras el legado africano que recibió al ser descendiente directo de los congos, de África. Deja plasmado en su obra autoral el tema de la vida cotideana de nuestro pueblo, del racismo, su lirismo en los bellos boleros –– enfatizó José Dume Montero–– En fin, Arsenio es Cuba por los cuatro costados”.
Vea además:
Aquel bolero de Arsenio (+ Video)

Leer más »

El bolero es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

“Tristezas”, considerado la primera partitura de bolero de la historia. Fue compuesto en el año 1895 por el trovador José “Pepe” Sánchez (1856-1918) en Santiago de Cuba.El bolero, género vocal, instrumental y bailable del movimiento de la canción en Cuba, fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación, en aras de contribuir a la sostenibilidad, visibilidad y viabilidad de esta expresión de la identidad del país.
De acuerdo al comunicado de prensa compartido por el Ministerio de Cultura, la propuesta fue realizada por la Comisión para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.
El acto de declaratoria oficial se efectuó en los Jardines de la Union de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en la sede de 17 y H en el Vedado, La Habana, y la lectura de la Declaratoria estuvo a cargo de Sonia Virgen Pérez Mojena, presidenta de dicha Comisión y a la vez del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC).
Se encontraban presentes funcionarios del Ministerio de Cultura, representantes de la Embajada de México, especialistas del CNPC y del Instituto Cubano de la Música, metodólogos del Consejo Nacional de Casas de Cultura y musicólogos del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC) portadores de la expresión y demás invitados.
El bolero nace en la ciudad de Santiago de Cuba en 1883 y se extiende a todo el territorio nacional, convirtiéndose en elegante expresión poético musical de la cancionística cubana, y Tristezas de José “Pepe” Sánchez es conocido como el primer bolero de la historia.
Desde finales del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX, el bolero se cantó en las casas de los propios autores e intérpretes y fue ejecutado por cantautores en espacios en boga, en peñas informales y serenatas nocturnas; en este período fue el tipo de canción más cultivado en el país.
No solo posee rasgos de identidad musical, sino que cuenta con códigos estéticos y de estilo que determinan una forma particular de vestir, gesticular y de comportarse, signada por la elegancia para los portadores y practicantes de esta expresión.
Ha sido cultivado por ilustres cantautores cubanos de todos los tiempos como Sindo Garay, Manuel Corona, Benny Moré, César Portillo de la Luz, Soledad Delgado, entre muchos otros. Foto: Archivo.
Ha sido cultivado por ilustres cantautores cubanos de todos los tiempos como Sindo Garay, Manuel Corona, Benny Moré, César Portillo de la Luz, Soledad Delgado, entre muchos otros.
En la actualidad algunos portadores del bolero hacen uso de sus conocimientos y técnicas para recrear la manifestación en su forma más tradicional, como: José Loyola, Orlando Vistel, Marta Valdés, Josefina Carbonel, mientras que otros lo hacen de manera fusionada con géneros diversos, como David Torrens, Kelvis Ochoa, Osdalgia, Leoni Torres, entre otros.
Desde hace muchos años se desarrollan en Cuba eventos y peñas relacionadas con el Bolero, como son: los Festivales Boleros de Oro, Federico Sariol, Daniel Cruz y las diferentes peñas que tienen lugar a lo largo y ancho del país realizadas en las casas de cultura o las sedes de la UNEAC en cada provincia, así como en los museos y otras instituciones culturales.
Esta expresión ha trascendido las fronteras nacionales y se ha posicionado como un género de preferencia en otras regiones, siendo altamente cultivado y popular en otros países de la región latinoamericana y caribeña: México, Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, entre otros.
(Con información de ACN)

Leer más »

En su lugar el bolero, patrimonio de la nación

Justicia se le hizo anoche al bolero, proclamado como Patrimonio Cultural de la Nación: lo que la tradición y el pueblo habían consagrado a lo largo del tiempo, quedó oficializado en un acto que tuvo lugar en los jardines de la Uneac, donde Orlando Vistel, presidente de la Asociación de Músicos, a nombre de los creadores, intérpretes y promotores del género, recibió de manos de Sonia Virgen Pérez, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el instrumento que da fe de la investidura.
Se ensancha así el camino de la candidatura del bolero a la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, expediente avalado de conjunto por México y Cuba. Del hermano país llegó un mensaje del Instituto para la Preservación y el Fomento del Bolero, leído por Javier Villaseñor, agregado cultural de la Embajada en La Habana.
Bajo estrictas medidas sanitarias transcurrió la velada en el día que marcó los natalicios del inmenso Benny Moré y el compositor Luis Marquetti  (Plazos traicioneros), con la interpretación de obras de Pedro Junco, Juan Arrondo y Orlando de la Rosa, entre otros, en las voces de Mundito González, Doris Columbá, Janet Valdés y la singularísima Beatriz Márquez, arropados por músicos de la talla de Carlos Gaitán, Rey Montesinos y Alejandro Meroño.
Al dirigirse al auditorio José Loyola, presidente fundador del festival Boleros de Oro, subrayó una paradoja: si el primer bolero registrado fue Tristezas, del santiaguero Pepe Sánchez, la alegría por colocar en su lugar la saga que partió de entonces acá es motivo de alegría.      

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.