HAVANA CLIMA

Bienal de La Habana

Bienal de La Habana: Más de un millón de asistentes y 655 artistas pese a intentos de boicot

Reunión resumen de la 14 Bienal de La Habana. Foto: Facebook/ Consejo Nacional De Las Artes Plásticas.La 14 Bienal de La Habana, con un programa extendido a varias provincias de Cuba, reporta hoy la asistencia de más de un millón de personas y 655 artistas, 171 de ellos extranjeros, pese a intento de boicot.
Durante un encuentro destinado al balance de la cita, el viceministro de Cultura Fernando Rojas significó que el público presente en las exposiciones admiró y disfrutó del arte contemporáneo y reconoció los niveles de participación durante los seis meses previstos en el cronograma.
El funcionario aludió al intento de boicot, asumido por medios de comunicación y detractores del proceso revolucionario cubano, y valoró que, pese a los escasos recursos para el impulso del evento, medio millar de creadores de la isla protagonizaron 58 exhibiciones incluidas en la agenda oficial.
Sumado a ello, el encuentro contó con cien muestras paralelas, si bien continuó el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero y otras agresiones asociadas a la manipulación y difusión de mentiras sobre el espacio y financiadas desde Estados Unidos.
La presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, Norma Rodríguez, aludió a la intervención de los artistas foráneos, procedentes de 60 países, quienes asumieron totalmente sus gastos, y reconoció la participación de curadores y de estudiantes y profesores de las Escuelas Nacionales de Arte.
Por su parte, el director de la Bienal, Nelson Ramírez, enfatizó en la calidad del evento teórico; mencionó las conferencias virtuales, cuyas cifras de visualización superaron las 32 000 en, al menos, 82 naciones del orbe y advirtió sobre la baja presencia de extranjeros por las medidas restrictivas internacionales.
Meses antes, la declaración internacional en defensa de Cuba, publicada en el periódico mexicano La Jornada, sumó más de mil rúbricas en apoyo a la celebración de ese evento, desarrollado en la nación antillana desde 1984, con una visión novedosa de la creatividad latinoamericana y caribeña.
La Bienal de La Habana, concebida, diseñada y promovida por artistas, curadores y especialistas del Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam, resulta durante 13 ediciones un referente plural y diverso, que apuesta por manifestaciones conceptuales y renovadoras de ese sector en la actualidad.
Las personalidades firmantes aplaudieron sus varias décadas de existencia, como testimonio de su carácter experimental, sin condicionamientos ideológicos y la valía de ese espacio de resistencia para aquellas obras ausentes de los grandes circuitos mundiales.
En video, eventos más importantes de la 14 Bienal de La Habana

(Con información de Prensa Latina)

Leer más »

Bienal de artes visuales reunió a artistas de Cuba y el mundo

A diferencia de citas anteriores, esta fue una bienal sin grandes sucesos populares, consideraron críticos de arte.
Foto: Tomada de la web del Consejo Nacional de Artes Plásticas

La Habana, 6 may.- Sin grandes glorias ni penas, concluyó la edición 2021-2022 de la edición 14 de la Bienal de La Habana, matizada por la pandemia, llamados al boicot y la competencia entre el disfrute de las artes visuales y la vida cotidiana.
El más importante evento de su tipo en Cuba se desarrolló en tres fases, entre el 12 de noviembre de 2021 y el 30 de abril de 2022, bajo el lema “Futuro y Contemporaneidad”, con la participación en sus tres tramos de unos 300 artistas de todos los continentes.
“La decisión de celebrar la Bienal respondió a los deseos de creadores y amigos, al imperativo de estabilizar su periodicidad bianual y a la vocación universalista y de cultura abierta que caracteriza a la isla”, dijo el director de la cita, Nelson Ramírez.
La primera experiencia, titulada Preámbulo y que finalizó el pasado 5 de diciembre, se realizó en gran medida de manera virtual y logró reunir a personalidades de diversos campos del pensamiento y conocimiento a escala internacional.
Esta fase incluyó, entre otras, la muestra colectiva “Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad”, el encuentro teórico “Práctica, artista e indagación creativa” y el proyecto Stretch Timemonochromes, de la coreógrafa belga Isabella Soupart, el diseñador textil Jean-Paul Lespagnard y el director musical Guy Vandrommeen.
El segundo ciclo, La Habana de la Bienal, entre 6 de diciembre y el 24 de marzo, privilegió la creación artística gestada por consagrados y noveles artistas de la nación anfitriona, en muestras como “Volver a la tierra”, “Imaginarios visuales femeninos”, “Disonancias”, “Islas”, “Detrás del muro” y “A fin de cuentas”.
En esta fase, en el espacio público, se exhibió el controversial proyecto Manifiesto, del artista cubano Alexis Leyva (Kcho), con las temáticas de la identidad y la emigración.
Regreso al Porvenir fue el último ciclo de la cita y abrió con una muestra homónima en la Estación Cultural de Línea y 18, que reunió obras de 37 artistas de Cuba y el mundo.
Al reflexionar sobre la cita, en el Noticiero Cultural de la televisión estatal cubana, el periodista Yuris Nórido reconoció la celebración de la bienal como “una cita demandante, compleja, múltiple, en una época particularmente difícil para la nación y el mundo”.
A su juicio, el arte presentado no siempre contó con el acompañamiento eficaz de la crítica, faltaron socialización, acciones coordinadas, el alcance de los espacios teóricos fue reducido, pese a su promoción en las redes sociales; no motivaron al público las obras emplazadas en espacios públicos.
A diferencia de ediciones anteriores, “fue una bienal sin grandes sucesos populares”, dijo. No obstante, enfatizó en la necesidad de “defender los espacios del arte, su autonomía, su talante incisivo; en ese sentido, la Bienal sigue siendo una plataforma de privilegio y es preciso aprovecharla más y mejor”.
Tiempos de boicot
La cita aconteció en medio de campañas mediáticas desde el exterior por parte de creadores cubanos para boicotear su celebración, como protesta al encarcelamiento de artistas en la isla.
Una carta pública, firmada por más de 500 personas tanto cubanas como extranjeras, llamó a no acudir a la cita habanera “porque artistas cubanos han estado, y otros aún permanecen, en prisión; porque docenas de profesionales del arte están bajo reclusión domiciliaria”.
Como respuesta, una Declaración de artistas e intelectuales desde el diario La Jornada, en México, señaló que “se pretende manipular políticamente a la comunidad artística internacional en un intento de boicot a la Bienal de La Habana, Cuba, que se ha ganado el respeto de la crítica de arte y de los creadores de las artes visuales en el mundo”.
Dicho documento reunió más de 1.000 firmas de artistas de 45 países.
Espacio aglutinador
En la bienal hicieron sus prácticas preprofesionales estudiantes de cuarto y quinto año de Historia del Arte, quienes colaboraron en el montaje de obras en la Estación de Línea y 18, con creadores nacionales e internacionales.
“La interacción con artistas fue muy interesante, no solo porque fue la primera vez que trabajamos con algunos de ellos, sino que también tuvimos la oportunidad única de acercarnos a los nuevos medios, como la inteligencia artificial”, dijo A. Cabrera.
Para Arianna Covas, “la multitud de poéticas aglutinadas en la bienal ofreció una visión de máxima actualidad de los itinerarios del arte contemporáneo”.
A juicio de la joven, “significó una invitación a detenernos y revisarnos como civilización y la práctica con los artistas, una experiencia nueva y emocionante, fue poner en valor los conocimientos adquiridos desde la academia”. (2022)

Leer más »

La encrucijada del hombre nuevo. Una utopía vista en el tiempo

Fotos: Syara Salado Massip.Desde hace ya algunos años, la obra de Sonia Cunliffe se ha caracterizado por la investigación y el uso de la imagen como documento y, consecuentemente, como archivo. Su estrategia es rica en varios sentidos, pero destaca por su diversidad constitutiva. Puede ir desde el uso de la fotografía más documental y tradicional en las series Monjas en el paisaje, a la “puesta en escena” o docuficción, en el caso de No digas nada de lo que viste ayer noche, Un hombre y una mujer, o el compendio informativo y poético desplegado como environments en la exposición Documentos extraviados: niños de Chernobil en Cuba.1
Todos estos casos rescatan a los protagonistas de una corriente subterránea, ignorada o marginada y, su voluntad como autora restituye un valor negado a aquellos y sus subjetividades.
Si la memoria tanto en el arte como en la archivística custodial se explicita como veracidad a través del documento, esos mismos recursos fácticos –la fotografía, la noticia de prensa, la entrevista-testimonio o el documental– apelan hoy a nuevos sentidos. La archivística poscustodial da preeminencia a imaginarios y campos de subjetividad que producen sinergias entre nuestros registros y, por tanto, otra legitimidad como modelo de interpretación contemporánea.
Sonia Cunliffe articula su discurso como autoconciencia de esa mediación pero, en este caso, expone una mayor conciencia, y una mayor complejidad de la obra como dispositivo de interpretación.2
No es casual que, entre los temas que atañen a la relación entre futuro y contemporaneidad, y en medio de las crisis multisistemas de las que hemos sido víctimas y no pocas veces artífices, la utopía siga siendo para ella un punto por dirimir, y el devenir del individuo, una deuda por saldar, colocando en el centro de esta encrucijada una perspectiva de género que transversalice la idea del hombre nuevo.3
Con suspicacia, la autora se coloca en las intercepciones del discurso político y la eficacia socioestética proporcionada por los lenguajes del arte. A la cuestión polémica de la relación entre “la masa” y “el líder” se homologan los ejes de lo épico y lo cotidiano. La Campaña de Alfabetización, la voz en off de Migdalia Calvo –quien fuera una de las brigadistas–, las imágenes documentales de la cineasta cubana Sara Gómez4 y la presencia de “faroles chinos”5 como elementos de una “iluminación” que pretendió alcanzar a un país entero y que es también demanda del presente, se superponen de manera simbólica.
Las voces de Sonia, Sara y Migdalia se unen con el fin de justipreciar y relocalizar el lugar de las mujeres en las artes y en la transformación social propiciada por la Revolución. Entienden la educación como herencia, como saberes transmitidos en el seno familiar por las propias mujeres, y a estas como cuencas inagotables de memoria, experiencia y emotividad. Una sociedad patriarcal presupone y jerarquiza al hombre como centro de sus experiencias y beneficios: “El café más oscuro era para los hombres y la última colada para las mujeres y los niños”, nos dice la alfabetizadora.6
En ese mismo rango, los niños incomprendidos y jóvenes con problemas serán reivindicados a través de un sistema correctivo que combina la enseñanza y el trabajo en el que, como nos dice Sara Gómez, “no hay heroísmo, solo placer de actuar en la transformación”.7 La educación institucional culminaría o daría forma a ese proceso de contrastes y discriminaciones.
Muy a pesar de sus posibles errores, hay un hombre nuevo latiendo como resultado de ese proyecto, pero también de nuestras contradicciones que emergen del metarrelato por microfragmentos, en encrucijadas de vidas humanas superpuestas en un orden no jerarquizado de entrevistas, testimonios y relatos que contribuyen a recontextualizar los procesos vividos a través del tiempo.
Es la voz del presente a través del cuerpo-mujer, pero también del pasado y del futuro en la construcción del día a día, resituando discursos y señalando prerrogativas. La voz de los pobres y los empobrecidos, de las redefiniciones entre lo público y lo privado, entre la soledad y las redes de apoyo, entre la vida-real y la vida-en-red, entre las luchas antisistema y la desmovilización social, entre los jóvenes y los viejos, entre la intolerancia y la asunción acrítica, entre los enfoques ecologistas y las conductas socialmente depredadoras, entre lo individual y el individualismo, entre la fugacidad del espectáculo y la trascendencia de lo vital, entre el llamado trabajo intelectual y el también llamado trabajo manual, entre lo político y lo “apolítico”…
Foto: Syara Salado Massip.
Algunas pautas culturales y sociopolíticas del imaginario de la nación y del hombre nuevo apelan y nos remiten a la relación individuo/masa, sujeto/colectividad. Experiencias de colectivización como la alfabetización y la zafra del 70; Girón: primera derrota del Imperialismo en América; la concepción de una cultura internacionalista que nos une (Argelia, Vietnam, Angola, Etiopía, Barbados, Nicaragua, Venezuela); el cine móvil y Teatro Escambray; la participación de niños-pioneros en campañas y eventos sociales como las elecciones, las flores para Camilo, la Caravana de la Victoria; las transformaciones de la conciencia entre obreros fabriles y campesinado; los contactos con otras naciones a través de eventos como la Exposición Soviética en La Habana y el onceno Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes; el viaje intercosmos Tamayo-Romanenko; las sucesivas oleadas migratorias; los programas de vacunación hasta llegar a la covid-19, el movimiento LGTB, entre otras muchas referencias.
El arte también ha creado sus propios imaginarios de la masa como protagonista de la utopía revolucionaria. Piénsese en las telas de Mariano Rodríguez, en las fotografías de la épica (Alberto Korda, Raúl Corrales, Mario García Joya), o en las multitudes de Antonia Eiriz, Raúl Martínez y Manuel Castellanos, etc.8
El hombre nuevo de Sonia puede ser contraparte y complemento del hombre nuevo del Che, no solamente al indagar en esos sectores populares donde encontraron el alma de la nación, con sus acervos, sus contradicciones y sus potencialidades en permanente grado de resolución. El hombre nuevo de Sonia es la mujer.
(Tomado de cubaenresumen.org)

Notas
1 Proyecto investigativo y obra multimedial presentada como environments (fotografías de archivos, impresiones de periódicos cubanos, música compuesta para la ocasión, entrevistas y audiovisuales) para Art Lima, (2016), Art Bassel, Miami (2016); Biblioteca Nacional José Martí, La Habana (2017); Fototeca de Cuba, La Habana, (2019), y tercera Bienal Internacional de Asunción (2020).2 En su ensayo sobre Michel Foucault, Gilles Deleuze describía el dispositivo como “una especie de ovillo o madeja, un conjunto multilineal […] compuesto de líneas de diferente naturaleza”. Gilles Deleuze, “¿Qué es un dispositivo?”, en VVAA, Michel Foucault. Filósofo, Gedisa, Barcelona, 1990, p. 155.3 El desarrollo del concepto parte del artículo El socialismo y el hombre en Cuba, escrito en forma de carta a Carlos Quijano, editor de Marcha, un semanario publicado en Montevideo, Uruguay el 12 de marzo de 1965. Ver: Ernesto Che Guevara. El Socialismo y el hombre en Cuba. Editora Política, La Habana, 1988.4 Una isla para Miguel (1968) y En la otra isla (1968)5 En la cultura visual y material cubana de la segunda mitad del siglo XX el farol chino se identifica precisamente con la Campaña de Alfabetización del año 1961. Cada brigadista portaba un farol y una cartilla como elementos distintivos de su labor. El farol chino devino elemento simbólico que trasciende a la esfera del diseño, el arte y la visualidad en general.6 Testimonios de Migdalia Calvo.7 Parlamento de uno de los participantes en Una isla para Miguel, documental de Sara Gómez.8 Antonio Eligio Fernández (Tonel). “Epifanía, tambor y Coca Cola: presente y pasado de lo utópico en el arte de Cuba”. Ponencia presentada en el Congreso Internacional de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, 2016.

Leer más »

Arte contemporáneo desde el malecón de La Habana

Diseñado como una plataforma de exhibición del arte con una perspectiva diferente, el proyecto sociocultural Detrás del Muro irrumpe este lunes en la cotidianidad del Malecón, como parte de la 14 Bienal de La Habana.La iniciativa articula la obra de una veintena de creadores y colectivos provenientes de Puerto Rico, Bermudas, Panamá, México, España y la nación sede, en tanto brinda un acercamiento a la interrelación entre las diferentes expresiones estéticas y los problemas sociales.
Insertado en la segunda experiencia de la cita del arte contemporáneo en la isla, el proyecto reabre con una selección de piezas cuyas temáticas giran en torno al medio ambiente, historia, empoderamiento, entre otros asuntos.
En ese sentido destacan propuestas como la del Dúo Paréntesis, integrado por los cubanos Leandro Mompié y Antonio López Vega, que instalaron la obra Capitulación de Madre Coraje, mientras el también local Arian Irsula aproxima a la serie El creador de Universos.
Asimismo, sobresalen las entregas de las creadoras de la isla Yudiht Vidal y Yaily Martínez, así como el panameño Emmanuel Mose, el mexicano Ives Sadurni, el español José María Mellado, el boricua Bernardo Medina, entre varios.
La exposición a cielo abierto se desarrolla en el epílogo de la segunda etapa de la bienal, que acontece hasta el 24 de marzo y dará paso al último momento previsto hasta el 30 de abril, al tiempo que completa la muestra instalada a finales del mes de diciembre de 2021.
En esa ocasión la iniciativa sociocultural exhibió las piezas de los artistas Manuel Mendive, Ernesto Rancaño, Ictiandro Rodríguez, Luis Ramón Silva, Osley Ponce, Pedro Escobar y Pedro Luis Cuéllar, quienes apostaron por el concepto de transformación, donde todo cambia de un momento a otro.
Bajo la visión de Juanito Delgado, uno de los impulsores del proyecto que falleció el pasado año, el encuentro a lo largo del malecón habanero articula la obra y siscursos de varios segmentos dedicados a la producción visual contemporánea.
Según precisó el director del evento, Nelson Rodríguez, en conferencia de prensa, en dicha experiencia destacan también las muestras colectivas Farmacia: volver a la tierra, Imaginarios visuales femeninos, Disonancias, Islas y A fin de cuentas.
Durante el primer momento de la cita se concretaron exitosos intercambios entre especialistas del arte —tanto cubanos como extranjeros—, los cuales alcanzaron más de 30 000 reproducciones en 82 países, un logro que se debe al carácter híbrido (presencial y virtual) del encuentro.
A pesar de los intentos de boicot perpetrados desde redes sociales a finales del 2021, el mayor certamen de las artes contemporáneas en Cuba suma hasta la fecha 1 400 firmas de artistas e intelectuales del mundo en respaldo a la declaratoria Sí por la Bienal de La Habana.
(Con información de Prensa Latina)

Leer más »

Bienal de La Habana se muda a Trinidad

Este viernes 18 de marzo, el evento más importante de las artes visuales en Cuba fue el pretexto para que la tercera villa se convirtiera en una auténtica galería a cielo abierto
Alas del tiempo es una de las piezas que prestigian la intervención pública Plaza Mayor, en Trinidad. (Foto: Facebook de Yudit Vidal)

Relacionados

Al balcón del emblemático edificio sede de la galería de arte Benito Ortiz, de Trinidad, le nacieron tres alas gigantes. Se disfrutan desde lejos, al doblar cualquier recodo de la Plaza Mayor, sitio donde se funden historia y arte.

“Se escogió este lugar porque es el espacio público simbólico más importante que tiene nuestra urbe —explica sin dejar margen a dudas Atner Cadalso, curador del proyecto de la 14 Bienal de La Habana en la Ciudad Museo del Caribe—. Cada una de las piezas se adhiere a algunas de las edificaciones del entorno del emblemático espacio y en la misma plaza”.

Se refiere a la convocatoria realizada por Yudit Vidal Faife, Luis Blanco, Osley Ponce, Jorge César Sáenz y Alejandro López, artistas todos de reconocimiento fuera de los perímetros de la añeja villa, incluso de esta isla, para concebir una auténtica galería de arte a cielo abierto habitada por sus más recientes creaciones.

“Es una oportunidad para reconocer la fortaleza de todo cuanto se hace en materia de las artes visuales en Trinidad, donde existe una tradición también en ese sentido. Muchos son los nombres que desde aquí prestigian la cultura cubana, gracias además al legado de la otrora Academia de Artes Plásticas Oscar Fernández Morera, por varios años formadora de muchos de los creadores de vanguardia de nuestro país”, reconoció a Escambray Yudit Vidal, quien ostenta la distinción de Embajadora Universal de la Paz por el Círculo Universal de los Embajadores de la Paz.

Es precisamente ella la máxima responsable de Alas del tiempo, tres piezas de dos metros de altura por 1.67 de ancho, que durante meses nacieron de las manos del proyecto Entre hilos, alas y pinceles y sostenido por armazones de platina y cabilla.

Deshilados y bordados a mano les dan el toque distintivo a dichas piezas que durante más de tres meses mantuvieron prácticamente en vigilia al grupo creativo.

“Ha sido difícil, pero ha valido la pena porque podemos disfrutar de la maestría de las artesanas, quienes son en parte responsables del título de Ciudad Artesanal del Mundo que distingue a Trinidad”, argumentó la artista.

Similares alas el próximo 20 de marzo se posarán justamente sobre un edificio ubicado en Malecón y San Nicolás, en la capital del país, como parte de la segunda etapa de Detrás del muro, uno de los atractivos más visitados de la Bienal de La Habana, donde además se incluirán 11 lienzografías con detalles de los tejidos trinitarios a mayor escala.

Y ese diálogo entre pasado-presente, modernidad-tradición, está presente en la intervención pública que tomó por asalto este viernes 18 de marzo a la añeja urbe sureña, donde la cita más importante de las artes visuales en Cuba plantó bandera.

“Cada persona que visite las piezas del proyecto Plaza Mayor realizará una lectura individual, pero en el fondo los criterios involucran a todas las que recorran el sitio”.

Así sucede con Cardinales, otras de las piezas de la propuesta trinitaria, de la autoría de Alejandro López Bastida, quien toma de la mano a la historia del arte y la arquitectura como una manera de reflexionar sobre los diversos ingredientes que permiten la solidez de una ciudad “detenida en el tiempo”.

“Por su envergadura solo se queda por ahora en cómo poner una primera piedra en las cuatro estructuras cuasi arquitectónicas que modificarían igual número de accesos para el público de la Plaza Mayor”, contó López Bastida.

Tanto esta extensión de la Bienal de La Habana a Trinidad como la realizada en diciembre a Sancti Spíritus figuran como grandes fortalezas de esta cita que, a pesar de haber estado en la diana de quienes buscan desacreditar la cultura nacional, volvió a exhibir expresiones de profunda sensibilidad, talento y arraigo.

Desde ya, cuando transcurren sus últimas jornadas, se habla de la próxima cita prevista en noviembre del 2024, justo cuando se celebren los 40 años de la primera edición de este evento, el más importante de las artes visuales en Cuba.

Leer más »

Regreso al porvenir, última experiencia de la 14 Bienal de La Habana

La tercera y última experiencia de la 14 Bienal de La Habana, titulada Regreso al porvenir, tendrá lugar el próximo 25 de marzo y se extenderá hasta el 30 de abril, como cierre del mayor evento de las artes visuales celebrado en Cuba.
En la última conferencia de prensa realizada en el Hotel Parque Central de La Habana Vieja, concebida a modo de recapitulación de las dos experiencias anteriores y para resaltar las acciones que acometen para la venidera etapa, se dieron cita el presidente del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y director de la Bienal de La Habana, Nelson Ramírez de Arellano; la subdirectora del Centro Lisset Alonso Compte; la presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, Norma Rodríguez Derivet; y el director de Comunicación del Ministerio de Cultura, Alexis Triana, quien destacó que se trata de una experiencia inédita, pues la Bienal de La Habana nunca había tenido este tiempo de duración espacial.
Asistieron al encuentro, además, curadores del Centro Wifredo Lam y de otras instituciones, y artistas involucrados en el evento.
En tal sentido, Rodríguez Derivet subrayó la concepción de una bienal que se extendiera en el tiempo a pesar de la pandemia, iniciada con el tradicional evento teórico, el cual tuvo «un alcance internacional importantísimo en el que participaron 30 ponentes de diversos países, donde se compartió con historiadores del arte, curadores, científicos, y colaboradores».
Igualmente, recalcó además las dos exposiciones que dieron inicio a la segunda experiencia, marcadas por la participación esencial de artistas muy jóvenes, como es el caso de Disonancias, que va a extenderse hasta el final de este evento.
Por su parte, Nelson Ramírez de Arellano resaltó los proyectos especiales y las acciones de las dos etapas anteriores manifestadas también a lo largo de la tercera experiencia, y que se inaugurarán próximamente como Detrás del muro, Cualquier suposición da igual, enRegla (Un proyecto de Centro Bahía), Música de fuente desconocida, Framed, Curtains Down Popart Conspiracy, entre otros.
Asimismo, señaló aquellos enmarcados dentro de la tercera experiencia, como el que le da nombre a esta, Regreso al porvenir, La poética del vacío, y la reinauguración de Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad. Por otro lado, se encuentran Cabaret Literario con Valérie Mréjen; El oso, una exposición de Valérie Mréjen; y la exposición personal de Sigmar Polke, correspondiente al proyecto especial Música de fuente desconocida.
Un total de 57 invitados provenientes de múltiples naciones protagonizarán esta última etapa del mayor evento de arte contemporáneo en Cuba, que agrupa a artistas de primer nivel y renombre internacional.

Leer más »

Artistas francófonas sobresalen en XIV Bienal de La Habana

La obra de la artista francesa Edith Roux y la belga Janna Beck sobresale entre las propuestas de la XIV Bienal de La Habana, que hasta el 30 de abril acerca a la creación visual contemporánea.
Roux plantea en la instalación de video-fotografía Ciné décalé, una mirada sensible, poética y política sobre los espacios frágiles y de transición, detalla la página web de la Embajada de Francia en Cuba.
“Su obra propone un análisis del lugar del humano en territorios periféricos, ya sea en China, Estados Unidos, Europa, Costa de Marfil, Cuba o Francia”, refiere el documento, el cual apunta la prolífica trayectoria de la creadora por más de dos décadas, marcada por la experimentación y la búsqueda de nuevas formas visuales.
Según explica el texto, Ciné décalé data de 2018 e instala al visitante ante la fotografía de una gran pantalla de cine abandonada de la época colonial impresa y pegada sobre el muro de exhibición, mientras se proyecta sobre la imagen el video grabado en Abobo, un barrio al Norte de Abidjan.
Por su parte, Beck combina dibujo digital con proyecciones de video y música en la pieza titulada Framed, la cual es resultado de la colaboraci´n con un grupo de artistas de la nación caribeña.
Nacida como parte de un proyecto de investigación realizado por la Real Academia de Bellas Artes de Amberes, Bélgica en colaboración con Maxlab y Lab101, la obra integra la agenda de la bienal habanera, junto a los colectivos cubanos Axis Visual Lab y Tocar Pronto.
Para su ejecución, los creadores interpretan los sonidos de su entorno y los traducen en trazos, realizados en dispositivos de dibujo digital, en tanto sirven, a la vez, de inspiración para los músicos, “generando así una atmósfera envolvente”, apunta el texto.
(Con información de Prensa Latina)
Vea además:
La Habana de la Bienal: Si el preámbulo fue bueno… (+Videos, Fotos y PDF)

Leer más »

Hablan ellas

La exposición colectiva Distancias Conectadas Vol.2 Hablan ellas, fue inaugurada en la Galería Servando Cabrera del municipio Playa, como parte de las actividades de la Bienal de La Habana.
La muestra consiste en 13 piezas con estilos mixtos, cada una perteneciente a una artista diferente: Zaida del Río, Flora Fong, Alicia Leal, Alicia de la Campa, Marnia Briones, Lesbia Vent Dumois, María Consuelo Mendoza, Diana Balboa, Betzi Arias, Lían Domínguez, Yari Delgado e Isvael Gimeno.
La unión de estas mujeres comenzó en medio del alza de la pandemia de COVID-19 en Cuba, cuando compartieron su trabajo en el espacio virtual Galería Transeúntes. Después de casi dos años finalmente fue posible realizar la exposición en formato físico.
La exhibición es un homenaje a las mujeres del mundo entero, a propósito del Día Internacional de la Mujer, próximo a celebrarse el 8 de marzo. Además, se encuentra entre las acciones de la galería por su aniversario 40; mismas que se desarrollarán hasta el 19 de octubre de este año.
Las obras evocan sentimientos individuales como la sensualidad, el misterio, el miedo, la privacidad, la cotidianidad y el ensueño, pero el conjunto en sí transmite una sensación de acogedora familiaridad que garantiza en disfrute de principio a fin.

Leer más »

14 Bienal de La Habana: ¿la copa o la vida?

En medio del período de mayor complejidad económica, sociopolítica y cultural de la historia de la Revolución Cubana, con muchas tensiones superpuestas, con la aprobación de unos, la difamación y obstrucción de otros; y una carga de osadía que nadie le puede quitar, la 14 Bienal de La Habana se ha ido abriendo paso desde noviembre último en una apuesta que no deja de sorprender a todos y a todas en cualquier esquina del debate.
Bajo el concepto curatorial de Futuro y contemporaneidad, por primera vez la Bienal de La Habana funciona con un modelo extendido, dividida en una suerte de etapas, denominadas Experiencias, que llegarán a su fin el 30 de abril próximo.
Ya en la adultez, la Bienal de La Habana, que ha tenido como uno de sus signos, la capacidad de sobrevivencia e inserción en los contextos, esta vez muestra una transversalidad que pareciera más de ADN que de fenotipo mediático y está probando diálogos, no muy perceptibles a veces, pero articulados de manera orgánica, con los discursos del contexto: Debates del Código de las familias en Cuba, juicios y sanciones a propósito de los acontecimientos del 11 de julio, inmersión en las comunidades cubanas, inside-outside existencial pandemia Covid 19, redes sociales y jóvenes; futuro y jóvenes; futuro y país.
La Primera experiencia, que comenzó en noviembre, cuyo centro fue el debate teórico con dos núcleos expositivos fundamentales: Caminos que no conducen a Roma y Stretch Timemonochromes, contó con la presencia de unos 70 participantes entre ponentes, artistas y estudiantes de arte en varias de sus manifestaciones.
La Segunda experiencia, en curso, y que dio inicio en diciembre pasado, centró su atención principal en el arte cubano, también más allá de La Habana.  Expertos y entusiastas han llamado a este tramo, la isla de la Bienal, en clara alusión a lo que es tal vez, uno de sus mayores aciertos, que ha sido integrar a un arte cubano tan ontológico como desconocido, de territorios y localidades del interior.  En esta segunda etapa – la más larga de la Bienal- se cuentan dieciocho proyectos especiales con cientos de artistas. En La Habana, algunos de ellos, Disonancias, enRegla, Detrás del Muro. En Pinar del río, Farmacia: volver a la tierra; Fundación Ariguanabo en San Antonio de los Baños; Carnaval Conceptual en Sancti Spíritus, El Árbol de La Vida en Sancti Spíritus, Trinidad, Cienfuegos y La Habana; entre otros, diversos y a tono con el concepto mismo de la Bienal y parte del debate contemporáneo: el futuro en la angustia del binomio memoria-olvido.  Esta etapa también incluye unas dos decenas de exposiciones colectivas y personales, con nombres emergentes y reconocidos, la presencia de las academias y el aprovechamiento intencionado de todo lo previsto para las exposiciones y galerías en el periodo.
La Tercera experiencia, prevista entre el 25 de marzo y el 30 de abril de este 2022, comprende tres grandes proyectos que aunarán obras de unos 80 creadores y concentra fundamentalmente, a los artistas extranjeros invitados a la 14 Bienal de La Habana.
Ya es hora de indagar cómo se va evaluando esta Bienal: ¿Bienal de transición o de tránsito? ¿De silencios o silenciada? ¿Mantiene la tradición provocadora del arte cubano? ¿Está mirando a su alrededor? ¿Dónde están sus públicos? ¿Dónde está Cuba y el futuro? ¿Para la Bienal, la copa o la vida?
Esta es una larga conversación con Norma Rodríguez Derivet, Presidenta del Consejo de las Artes Plásticas de Cuba y de la 14 Bienal de La Habana y con Nelson Ramírez de Arellano, Curador principal de la Bienal y Director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam:
Maribel Acosta Damas- ¿En qué momento está la 14 Bienal?
Norma Rodríguez Derivet- Estamos en la Segunda experiencia de la Bienal, lo que hemos llamado La Habana de la Bienal, que a mí me gusta decir, la Isla de la Bienal porque es un momento en que se visibilizan los proyectos de artistas que no viven en la capital del país, de mucho reconocimiento, con propuestas muy interesantes.  Estos proyectos hemos decidido favorecerlos con la invitación a que participen en la Bienal de La Habana.
Pasó diciembre con muchas acciones expositivas. Enero fue aparentemente de impase pero no ha sido así porque el Proyecto Centro Bahía, como llaman al que se está desarrollando enRegla por un grupo de artistas visuales y de actores de la localidad nucleados alrededor de Felipe Dulzaides, continuó con sus acciones en un propósito de rescate de tradiciones, vínculo de la población infantil con esas tradiciones, y favoreciendo la mirada de qué es lo que tienen y como lo pueden usar; redescubriendo los imaginarios y valores que están entre ellos. No solo las tradiciones originales de la villa, sino las que el tiempo y los contextos han ido creando y que conviven con ellos.
Los artistas que están trabajando allí han mirado hacia un grupo de instituciones y centros de trabajo que surgieron con la Revolución y hoy ya no funcionan pero que han quedado como patrimonios tecnológicos, que se están utilizando en este proyecto. Y Felipe Dulzaides, que es un poeta de la imagen, ha ido más allá: Este proyecto además tiene la manera de cautivar y apropiarse del paisaje; el viaje en la lancha con la imagen de la bahía, la ceiba ancestral y los cantos en torno a las tradiciones afrocubanas. Ellos han ido trabajando alrededor de un proyecto de desarrollo local para la transformación de la comunidad, con la cooperación y el objetivo de la evolución de la vida, como parte de esa vida presente y futura de la comunidad.
Otro proyecto en ese mismo sentido, se ha gestado en la ciudad de Trinidad, donde la tradición tiene un peso muy fuerte, una ciudad que se sostiene del turismo desde hace mucho tiempo y los artistas y artesanos que viven de ese turismo han hecho un proyecto que conecta lo tradicional con lo contemporáneo y que a su vez se articula con otras ciudades y proyectos del país; el proyecto El árbol de la esperanza de Alejandro López. En Santi Spíritus, el proyecto Carnaval conceptual con el liderazgo de Álvaro José Brunet Fernández, reúne a creadores consagrados como Omar Julio Fernández Galí (Cuti) y a otros emergentes, se paran sobre una tradición y la resignifican desde el arte.  Observamos que hay gran preocupación en núcleos de artistas por tradiciones socioculturales olvidadas, preteridas.  Estos proyectos han conectado su trabajo como artistas visuales con la artesanía y lo popular. Desde propuestas conceptuales, miran, redescubren y actualizan el acervo del que forman parte. Ganan públicos, subvierten la tradición sin agredirla, presentan una nueva propuesta.
Maribel Acosta Damas- … En este momento estamos…
Nelson Ramírez de Arellano- Actualmente estamos en el desarrollo de la Segunda experiencia de la 14 Bienal de La Habana. A partir de las condiciones económicas y sanitarias del país y del mundo, la Bienal tuvo que ser pensada de otra manera y despegarse del modelo de paquete con que ha funcionado hasta ahora. Ese formato no era viable, para entre otras cosas, evitar elevada concentración de personas en un mismo lugar. Tampoco queríamos aplazar la fecha prevista, porque en experiencias anteriores en que se hizo, creó vacíos nocivos para la cultura. Entonces ha sido concebida como una Bienal enfocada en los desarrollos y los procesos artísticos. Y fue pensada en lo que hemos llamado tres experiencias: Empezamos con un momento teórico, que tuvo gran repercusión a nivel internacional y algunas acciones expositivas, fundamentalmente en el campo de la teoría del pensamiento social así como de otros ejes fundamentales en el mundo de hoy relacionados con la ciencia y el medioambiente. El 6 de diciembre comenzó la Segunda experiencia en que se incorporaron lo que llamamos proyectos especiales como Ruptura. Una y mil veces, del artista iraní Reza Aramesh en el Museo de Artes Decorativas, en una muestra que habla con los horrores de la guerra, de alto contenido simbólico y diálogos con el arte clásico.   En el Pabellón Cuba, justamente la Segunda experiencia se inaugura con la exposición colectiva de jóvenes Estado de Espíritu; en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales se presenta el proyecto colectivo Disonancias, una muestra de gran diversidad e introspección en la Cuba de hoy. Esta Segunda experiencia es la más larga aunque lamentablemente no ha habido la afluencia de público internacional que se esperaba por la nueva ola de la pandemia. Pero han continuado las acciones artísticas en el proceso de desarrollo concebido.
Maribel Acosta Damas- Pudiera ser interesante en una evaluación de la Bienal hasta ahora, observar cómo se han ido articulando temas antológicos del mundo de hoy como son el medio ambiente, el reciclaje y la memoria, con la existencia humana vinculada a lo local y lo territorial; más allá de La Habana, y que han visibilizado de manera muy creativa sus propias tensiones. Sin embargo, pareciera que faltara uno que tiene preeminencia en la Cuba de hoy; y que es la agenda sociopolítica de la Cuba actual. ¿Está, no está o ha sido prohibido?
Norma Rodríguez Derivet- La Cuba de hoy está presente transversalizando toda la Bienal, todos los proyectos y los procesos artísticos que se han ido presentando.
Nelson Ramírez de Arellano- La Bienal y la Cuba de hoy desde la mirada sociopolítica, se puede analizar desde varios ángulos: Primero, el hecho mismo de hacer la Bienal. Esa es una señal sociopolítica. Algunos apostaron a que no se haría, en circunstancias tan difíciles, sometidos a las presiones externas que pretendían que la vida en Cuba no pudiera regresar a la normalidad bajo ningún concepto. En un intento de arrinconamiento a la sociedad cubana que despojara al país de alimentos, servicios, vida cultural, incluso en que la gente se privara del descanso y la implicación que significa el arte; en esas condiciones estamos haciendo la Bienal. El hecho mismo de hacerla significa una respuesta al contexto sociopolítico y sociocultural cubano.
Norma Rodríguez Derivet- Y visibilizamos la propia actitud de los artistas presentes en la Bienal. Ante el intento de boicot para que no participaran, los que han decidido acompañarnos en la aventura de esta Bienal, están dando una respuesta. Si además recorres las exposiciones, más allá de las narrativas centrales que has referido, esas muestras contienen estos otros ejes que preguntas, porque a veces cuando nos centramos en enfoques puramente ideológicos, no advertimos que temas como el medioambiente por ejemplo, está en el centro de los conflictos sociopolíticos del mundo de hoy, incluido en Cuba.  El proyecto de San Antonio de los Baños con Giraldo Alayón y otros artistas en torno al río Ariguanabo, tiene que ver con tensiones de existencia de esa comunidad.  Y los artistas de esa comunidad, están participando de manera muy activa en la Bienal.  Su proyecto artístico es más que un tema medioambiental.
Maribel Acosta Damas- Estoy de acuerdo. Esto podría llevarnos a la reflexión de que estamos conviviendo con un discurso sociopolítico sobre Cuba fabricado, casi siempre desde el exterior que pudiera tener en muchos puntos, nudos de contradicción con el discurso sociopolítico de Cuba en Cuba, lo que no significa que sea rosa ni mucho menos.  Pero es más vivo, diverso y con sentido de pertenencia del que pudieran estar presentando los detractores de la Revolución. Y esta pudiera ser una trampa para ambas partes… Las exposiciones del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y del Centro Wifredo Lam parecen confirmar esta afirmación mía. ¿Cómo lo ven ustedes?
Norma Rodríguez Derivet- Cierto. Por ejemplo, en la exposición de jóvenes del Pabellón Cuba, vimos un discurso sobre Cuba lleno de matices, tensiones, la vida en la isla desde los jóvenes. Y así mismo es observable en las muestras del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y del Centro Wifredo Lam. Aquí, en la obra reciente de Roberto Diago Monumento al perdón, conformada por cajas y un montículo de paja, nos está hablando de una conexión del pasado con el presente, de un vínculo de conflictos y retos impresionantes. Entonces creo que no podemos tener una mirada sociopolítica estrecha ni estereotipada. No podemos enfocar el tema sociopolítico desde un discurso obvio ni desde una agenda fabricada para deslegitimar la Bienal.
Nelson Ramírez de Arellano- Desde mi punto de vista, el arte cubano cuenta con una historia de su espíritu crítico, que lo considero un gran valor en un contexto cuya educación política de su población se conecta inmediatamente con ese sentido crítico del arte, que se expresa también en el arte. Y el hecho de que la agenda en los grandes medios internacionales privilegiara la crítica corrosiva al país y a la Bienal, que parte de la idea de que nada sirve en Cuba, es muy complejo para las acciones que estamos fomentando en la Bienal. Y en algún momento tuve la preocupación de que los artistas críticos que participan en la Bienal fueran a autocensurarse en un escenario de polarización en algunos momentos; y se perdiera entonces la crítica como valor intrínseco del arte cubano, que nos conduce en este momento a tensiones inevitables desde una posición ética. Lo veo así como artista que soy también. Sin embargo, exposiciones como las del Pabellón Cuba y la del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, me demuestran que los artistas encontraron herramientas para seguir cumpliendo con el papel del arte, sin dejar de ser críticos y obviando una postura puramente estética. Y eso lo considero una gran victoria en medio de una situación tan compleja.
Norma Rodríguez Derivet- El propio Carnaval conceptual del artista de Sancti Spíritus Álvaro José Brunet no está demandando un rescate de tradiciones de manera ingenua… Hay otras dos exposiciones en el Museo Nacional de Bellas Artes, una de Rafael Zarza por su Premio nacional de artes plásticas 2020- que ya estaba programada y coincidió dentro de la Bienal- donde se están exponiendo obras que no fueron expuestas en los años 70 y que mantienen gran actualidad tanto por los temas como por la manera de abordarlos, hasta obras del 2021 que están discursando sobre nuestras tensiones actuales.  Y se exhibe también en Bellas Artes la muestra de la reconocida Antonia Eiriz- a quien se le hizo una exposición en 1991 con ella presente que se recordó también en el 2021- y que en la exposición de Bellas artes se exponen las grandes obras de Antonia, algunas de colecciones privadas y nos confirma el espíritu crítico y provocador de esta gran artista cubana, cuya obra se recontextualiza hoy. También tenemos el proyecto de Kcho en 5ta avenida y la manera en que ha salido la Bienal a la calle…
Obra de Kcho en 5ta Avenida, La Habana.
Maribel Acosta Damas- ¿Cómo evalúan la relación con los públicos en esta Bienal?
Nelson Ramírez de Arellano- Se están realizando acciones dedicadas al público amplio. La Bienal de La Habana siempre ha tenido la característica de la participación de públicos amplios, no interesados en el arte específicamente, a diferencia de otras bienales en el mundo, diseñadas más para un público especializado o de élite. Y esa tradición de sacar la Bienal a la calle, de intervenir los espacios públicos y del contacto con instituciones y otros actores sociales, ha creado una relación histórica en ese sentido. El mismo proyecto en Regla ha hecho cosas muy interesantes como los conciertos para la deidad de la localidad Yemayá los días 7 y otras acciones como paseos e intervenciones públicas.
Norma Rodríguez Derivet- Tenemos también la muestra Cuando el río suena, proyecto colectivo del grupo #Random, a partir de las experiencias de procesos artísticos durante el desarrollo de la exposición Del río que todo lo arrastra que se inspira en un personaje de Hamlet, del dramaturgo inglés William Shakespeare. Y es que desde hace tiempo la Bienal logró ser un espacio de laboratorio más allá de los momentos distintivos y de la presencia de las grandes personalidades del arte.  La Bienal ha ido transitando, a partir de la propia demanda de los artistas, a que esos espacios de laboratorios, de investigación y de experimentación, se enfoquen cada vez más en procesos socioculturales en las comunidades.
Maribel Acosta Damas- ¿Esta podría ser una Bienal de tránsito hacia un tipo de Bienal distinta a las que hasta ahora han acontecido?
Norma Rodríguez Derivet- Sí, lo es. Porque ningún evento puede ser el mismo para toda la vida. La Habana siempre ha sido ese proyecto anti hegemónico. Implementó además un nuevo modelo de Bienal y los modelos evolucionan. La Bienal de La Habana siempre ha debatido mucho su plataforma conceptual como punto de tensiones, diálogos y encuentros. Esta Bienal no ha sido una excepción.
Maribel Acosta Damas- ¿Y cómo se desarrollaron los debates sobre la plataforma conceptual de esta Bienal? Porque por ahí anda el núcleo de apropiación de la realidad…
Nelson Ramírez de Arellano- Yo creo que esta Bienal tiene el enfoque de ir a los procesos. Siempre hay un punto de alimentarse de lo que existe para crecer sobre ello, pero ahora nos hemos orientado mucho más en el proceso, y quizá sea más visible. Este es un fenómeno que ha existido siempre, las cosas las creas sobre la base de algo que existe, que tiene raíz. Aunque sí por primera vez, la Bienal de La Habana lanzó una convocatoria invitando a los artistas a que presentaran proyectos que pudieran integrarse a ella. Eso no había sido nunca así. La Bienal de La Habana tenía un núcleo Bienal y luego, en las llamadas exposiciones colaterales, al mismo tiempo, se presentaba una gran masa expositiva que en última instancia estaba discriminaba por la calidad. Pero en ese grupo no había una conceptualización que pudiera alimentar el núcleo de la Bienal.
En esta Bienal, la convocatoria a los artistas a participar, ha permitido que proyectos como El río que todo lo arrastra, se incorporen al evento. No era una obra que conociéramos ni teníamos previsto que pudiera ser parte de la Bienal. Era una propuesta que cuando nos llega nos dijimos: ¡Es espectacular!!! Y ha quedado como uno de los proyectos relevantes de La Habana de la Bienal.
Proyecto Centro Bahía en Regla.
Maribel Acosta Damas-¿Entonces es una transición hacia un tipo de Bienal de proceso donde los públicos específicos y los espacios específicos de interacción sociocultural del arte funcionen como columna vertebral del evento?
Norma Rodríguez Derivet- Estos son todavía debates sobre la mesa. Cuando termine la Bienal serán retomados luego de las experiencias y evaluaciones que hagamos entre todos. La próxima Bienal, la número 15, tendrá lugar en el año 2024 cuando se cumplen los 40 años de la Primera Bienal de La Habana. Por suerte, los creadores de aquella Bienal fundacional están vivos entre nosotros. Al 2024 debemos llegar con un gran debate que incluya a estas personalidades junto a la comunidad artística, para cuajar temas, agendas y enfoques en esa fecha de gran trascendencia para la Bienal de La Habana.
En junio de 2021, cuando teníamos planteado la propuesta de la 14 Bienal de La Habana, estábamos en un momento muy dramático desde el punto de vista de la Covid en Cuba y en el mundo, y nos preguntábamos cómo íbamos a hacer la Bienal en estas circunstancias. Y tuvimos un encuentro con un grupo de artistas y el Ministro de Cultura parar definir qué hacer.  Todas y todos coincidimos en que era imprescindible hacer la Bienal de La Habana, y la significación de su trascendencia. Ese día, el artista visual José Ángel Toirac dijo que hacer la Bienal significaba mantener la credibilidad. Este es además un espacio trascendente en el orden sociopolítico; de encuentros, debates, revisiones de la vida sociocultural del país y de confrontación de ideas. Renunciar a ella hubiera sido negar a seguir existiendo como campo sociocultural y de la existencia de la vida espiritual de la nación.
Nelson Ramírez de Arellano- Yo veo a la Bienal de La Habana como a un organismo vivo que siempre ha buscado estrategias para insertarse en los contextos que le ha tocado vivir. Por ejemplo, este modelo de Bienal extendido de casi seis meses, dividido en tres etapas en  que no todo está ocurriendo de un golpe sino progresivamente, es la solución que hoy tiene ese organismo vivo para poder desarrollarse en las circunstancias que tenemos. Pero al mismo tiempo, es una solución que viene marcada por el desarrollo mismo de este organismo vivo desde su comienzo, en su evolución. Por ejemplo, en la tercera Bienal de La Habana, que fue la primera no competitiva, su tema fue la relación entre la tradición y la contemporaneidad. En ese momento la Bienal exploraba cómo los artistas de las regiones de interés para el evento estaban en una zona de tránsito entre las tradiciones culturales de sus pueblos y se acercaban en algún momento a esa idea de la contemporaneidad. Ahora vivimos una contemporaneidad global que recontextualiza y resignifica lo que llamamos obra de arte. Eso es un hecho tácito. Sin embargo, tenemos que explorar cómo de esta contemporaneidad llegamos a un futuro. Considero entonces que el organismo Bienal se ha mirado a sí mismo en diferentes momentos y en esta, en que venimos de una Bienal que abordó la experiencia como plataforma conceptual, la asumimos como continuidad para enfocar esa experiencia como proceso y así conceptuar acerca de las tres etapas de la 14 bienal.
El proceso, más que el todo acabado. La exposición del Centro Wifredo Lam No todos los caminos conducen a Roma. Colonialidad. Descolonización y Contemporaneidad, ha tenido varios momentos: Cada día 11 a las 5pm hay un cambio en la obra de la artista Glenda Salazar y en la obra de la artista peruana que discursa sobre el tiempo desde la mirada de las culturas originarias en relación a cómo lo percibe la cultura occidental. Estamos explorando también en la Bienal sobre los saberes que pueden ayudar a plantearnos futuros posibles inclusivos para todas las formas de vida sobre la tierra.
Y Roberto Diago, con su obra Monumento al perdón, de esa misma exposición, ha declarado que era la primera vez que tenía la oportunidad de presentar una obra en una Bienal que fuera cambiando en el mismo proceso del evento. Él interviene su propia obra, cambia el orden a las cajas y trabaja con sus componentes. Esta es una obra viva. Creo que la idea es esencialmente, preservar la vida tanto del organismo Bienal como de nuestra vida cultural y de nuestra sociedad, ese es el horizonte de esta 14 Bienal.
Norma Rodríguez Derivet- La Bienal siempre da señales y esta es precisamente una de las constantes más importantes que están dando los jóvenes artistas presentes en el evento, acerca de qué nos depara el futuro. La Bienal se lo está planteando, está hablando de las preocupaciones de los artistas sobre la sociedad y sobre el futuro.  Y cómo nos relacionamos con ese futuro en el momento en que vivimos.
Maribel Acosta Damas- Muchas veces en episodios de arte y cultura, tienes una sensación de discursos, narrativas y presencias a gritos, como estallidos.  Hay otras, cuya introspección es tan profunda que la recibes como trozos de silencios. Esta edición de la Bienal de La Habana me remite a esta segunda naturaleza: una naturaleza introspectiva, de lo antológico, de explorar el futuro con una buena dosis de silencio. No silencio muerto, sino aquel que pudiera conducir a caminos para encontrar las respuestas.
Nelson Ramírez de Arellano- Hemos tratado de evitar el escándalo. Por un lado es una decisión epidemiológica, pero por otro lado está el interés de enfocarnos en procesos más profundos.
Maribel Acosta Damas- ¿Cuál es el concepto y camino de la Tercera experiencia?
Norma Rodríguez Derivet- Ahora mismo estamos en el proceso de montaje de la última gran exposición de la Bienal, aunque faltan muchas por inaugurar y muchos artistas invitados que deben llegar en marzo. Queda por inaugurar en Matanzas el proyecto Ríos intermitentes de la artista María Magdalena Campos, que ha devenido una Bienal en sí misma y además un proyecto de otra naturaleza en Holguín. Y a su vez también deberá terminarse la gran escultura de José Antonio Aponte del escultor cubano y Premio Nacional de Artes Plásticas 2021, Alberto Lezcay como cierre de la Bienal completa. Está en proceso desde hace años. Depende de las condiciones de recursos materiales. Es el 200 aniversario del asesinato de Aponte, símbolo de la lucha anticolonial en Cuba.
La Tercera experiencia, que debe comenzar el 25 de marzo, la estamos nucleando alrededor del concepto El regreso al porvenir, donde están invitados 80 artistas de todas partes del mundo, también hay cubanos emergentes. En esta Bienal hemos seguido la estrategia de invitar a artistas menos visibles en las Bienales, de encontrar artistas emergentes, descubrir nombres y enseñarlos al mundo del arte y al gran público. El propio 25 de marzo debemos inaugurar una exposición en la Estación Cultural de Línea y 18 en el Vedado de La Habana, que originalmente se pensó como un espacio para exposiciones de arte contemporáneo. Están previstos unos 80 artistas, muchos de ellos de Latinoamérica, con alto número de mujeres chilenas, artistas mapuches.
Maribel Acosta Damas- ¿La importante cantidad de artistas nuevos como figuras del arte no obedece a que los artistas consagrados no quisieron estar en esta Bienal?
Norma Rodríguez Derivet- No, de ninguna manera. Quisimos como parte del concepto y de los contextos manejados para realizar esta Bienal, retomar la génesis de la Bienal de La Habana de encontrar por todas partes a aquellos artistas desconocidos aun por el mercado del arte. Estamos en un momento de reflexión, de introspección, de pensarnos el evento a punto de cumplir los 40 años. De ahí también la idea de convocatoria abierta a los artistas y sus proyectos. Y de los resultados hemos tenido una extraordinaria experiencia.
Nelson Ramírez de Arellano- Siempre concebimos esta Bienal como lugar de descubrimiento por excelencia para lanzar artistas nuevos. Cuando recorres la historia de las Bienales de La Habana, cada una tuvo un punto de ligadura con el contexto y cada una aportó en sus circunstancias. La Bienal ha tenido una evolución y por supuesto está ligada a las realidades de las que ha formado parte.
En la Tercera experiencia de esta 14 Bienal se concentran la mayor parte de los artistas internacionales invitados a la Bienal y dadas las condiciones económicas en que estamos trabajando, le hemos pedido colaboración a los artistas extranjeros que están participando y ellos están asumiendo su presencia con total contribución de su parte en el financiamiento de su obra. Es totalmente distinto a como ocurre en otras bienales del mundo, que son producidas con fondos que provienen de patrocinadores, de otras empresas y otras fuentes, que se utiliza en pagar la producción de los artistas y otros gastos de estos como su estancia y viajes. De modo que estamos ante la presencia de una Bienal que nos está presentando un modelo colaborativo total.
Guayabera gigante expuesta en el Carnaval Conceptual en Sancti Spíritus.
Maribel Acosta Damas- Teniendo en cuenta estas circunstancias, ¿que estará presentando esta Tercera experiencia?
Nelson Ramírez de Arellano- Este presupuesto económico transversaliza el concepto artístico de la Bienal; y también se empareja con una decisión ética de preservación del medio ambiente desde el punto de vista de la transportación en barco, que significa además la coherencia ética de la Bienal que nos estamos proponiendo. De modo que hemos convocado a artistas cuya obras sean producidas aquí y cuyo sentido de apropiación del espacio, el público y los materiales a disposición en este entorno, formen parte consustancial en la producción de su obra localmente. Hemos buscado obras ligeras, fáciles de transportar y que puedan producirse localmente. Sabemos que estos son retos muy complejos. Y están entre los múltiples desafíos de esta Bienal.
Norma Rodríguez Derivet- En esta tercera experiencia deben completarse un grupo de obras del malecón habanero, que son parte del proyecto Detrás del muro, junto a algunos otros proyectos en espacios de la oficina del Historiador. Tenemos una exposición de creadores chinos, que tuvo un antecedente en la Bienal 13 con otros artistas; continuarán haciéndose performance en Pinar del Río como parte del Proyecto Farmacia; la exposición del artista británico iraní Reza Aramesh, que está en Museo de Artes Decorativas deberá continuar a partir de la incorporación de nuevas obras. Está invitada la artista peruana de arte de archivo Sonia Cunliffe con su obra instalativa La encrucijada del hombre nuevo: Una utopía vista en el tiempo. En general en esta etapa, contamos con unos 80 artistas o colectivos de arte.
Nelson Ramírez de Arellano- De las múltiples exposiciones inauguradas hasta ahora, con certeza 31 proyectos formarán parte del Catálogo de la Bienal de La Habana y son relevantes para este evento. La Tercera experiencia, como imagen de Regreso al porvenir, es una idea poética sobre un análisis de futuro como espacio en el cual podemos regresar en el tiempo – metafóricamente- y pronosticar el futuro viable para todas las formas de vida del planeta.
Maribel Acosta Damas- A partir del complejo momento en que se realiza esta Bienal: económico, político sanitario, ¿cómo ustedes evalúan la plástica cubana de hoy? ¿Muchos artistas cubanos se han desgajado del movimiento colectivo, de la institución?
Norma Rodríguez Derivet- Esta Bienal ha tenido un boicot internacional y dentro de Cuba también ha habido artistas que o no han querido participar o se han mantenido al margen. A veces, en sus formas más cruentas de persecución, ha sido más que un boicot a la Bienal, es una guerra a la vida cultural de nuestro país y a nuestra vida misma.
Maribel Acosta Damas- ¿Los sucesos del 11 de julio supusieron una fractura para las artes visuales cubanas?
Nelson Ramírez de Arellano- No lo creo. El hecho de que la Bienal haya decidido existir ofrece un terreno de reconciliación. Y en la forma en que hemos manejado esta situación, hay artistas que por razones personales decidieron no participar en estas circunstancias o están tensos ante ese escenario. Eso lo hemos respetado y comprendido sin etiquetas. Y ahora estamos en un momento en que los artistas están regresando y muchos de los que declinaron su participación en la Bienal, están propiciando puentes de diálogo. Esa fue una puerta que nunca se cerró. Creo que la postura adoptada por el equipo directivo de la Bienal ha propiciado no echar a nadie a otros terrenos.
Norma Rodríguez Derivet- Pienso que los procesos de las artes visuales forman parte de los contextos sociales. Sin embargo, no relacionaría esos procesos con acontecimientos cuyo vínculo es escaso con los debates y desafíos de las instituciones culturales. Cualquier asunto polémico dentro de la sociedad puede servir para boicotear un evento, en este caso, la Bienal. Esto es un acto más dentro del modus operandi del enemigo desde sus inicios, por cuanto es un evento que puso la atención en las extraordinarias reservas culturales de los pueblos del sur, en la diversidad y riqueza de sus expresiones artísticas.
Los ataques a la Bienal, los intentos de boicot, son muy antiguos. Y son parte de una guerra cultural de más de 60 años, que abarca prácticamente a todas las manifestaciones. Si las artes visuales son objeto de agresiones constantes, es por la fuerza y por la pujanza que tienen en el panorama cultural del país, unido a un reconocimiento internacional al que también la Bienal ha contribuido.
Maribel Acosta Damas- ¿Cuándo habrá una Bienal dedicada a las mujeres?
Nelson Ramírez de Arellano- Nosotros quisimos que esta Bienal tuviera una fuerte carga del pensamiento feminista. Y esa es una de las cosas que nos preocupan porque estamos viendo temas muy globales, incluso este tema puede terminar siendo muy específico aunque por otro parte podemos enfocarlo como uno de los grandes temas globales… ¿Por qué no?
La XIV Bienal de La Habana tendrá espacios evaluativos, debates, críticas más o menos amigables pero seguramente trascenderá por privilegiar al arte inmersivo de la existencia, pero sobre todo, porque tomó las dos apuestas: la copa y, la vida.
Ruptura. Una y mil veces. Fotos: Yaimi Ravelo
Ruptura. Una y mil veces. Fotos: Yaimi Ravelo
Proyecto colectivo Disonancias.
Vea además
Febrero: ¿Qué novedades ofrece la XIV Bienal de La Habana? (+ PDF)

(Tomado de Resumen Latinoamericano)

Leer más »

Nuevas exposiciones para febrero durante la XIV Bienal de La Habana

Los pormenores de los encuentros teóricos, exposiciones y actividades culturales que ofrecerá el programa del evento durante el mes de febrero fueron compartidos por el comité organizador de la XIV Bienal de La Habana.
Propuestas interesantes de distintas manifestaciones del arte y de reconocidos artistas nacionales e internacionales serán las presentadas por la segunda experiencia titulada La Habana de la Bienal, hasta extenderse hasta el 24 de marzo.
De acuerdo con Prensa Latina, entre las propuestas que abrirán al público destaca la exposición A puro color, que integra la sección Proyectos En Paralelo y convidará a los creadores Jesús Molina, Yuleisy Fernández, Aramis Santos, Saúl Vento, Jordán Calaña, Sarahy Rosario, Lisandra Quintana, entre otros.
Asimismo, se inaugurarán una decena de exhibiciones colectivas que comprenden los títulos Libros y anaqueles de arte, Sin máscaras ante el espejo, Nuestros mundos diversos, Distancias conectadas y El rostro anónimo del egoísmo.
Esta segunda experiencia trae además muestras personales como la obra Corazón, de Pepe Menéndez; Incursiones, de Iris Fundora y Geometría variable II, del canadiense Arthur Munk.
Igualmente, tendrán lugar una serie de ejercicios sonoros desarrollados por siete artistas participantes en la exposición Fugas que hace referencia a la fuga como un movimiento musical; así como el performance Yemayá canta a La Habana.

Leer más »

Febrero: ¿Qué novedades ofrece la XIV Bienal de La Habana? (+ PDF)

Cartel promocional. Foto: Bienal de La Habana/Facebook.El público amante de las distintas manifestaciones del arte presentes en la XIV Bienal de La Habana, ya puede planificar sus salidas durante el venidero mes de febrero y aprovechar al máximo las novedades que ofrece este importante evento internacional.
La actualización del mapa de la Bienal ofrece detalles de los encuentros teóricos, exposiciones y presentaciones de libros que tendrán lugar del 1 al 28 de febrero.
Bajo el lema Futuro y Contemporaneidad, la XIV Bienal de La Habana sesionará hasta el próximo mes de marzo.
Según sus organizadores, este continúa siendo un espacio descolonizador no solo para artistas, críticos y curadores de Asia, África, Medio Oriente, América Latina y el Caribe, sino también para todos aquellos interesados en un diálogo de convivencia.

Leer más »

En Trinidad germina un Árbol de la Esperanza (+ fotos)

Con una intervención pública en el entorno de la Plaza Carrillo se iniciaron las propuestas de la 14 Bienal de La Habana en Trinidad, una de sus sedes fuera de la capital cubana
El arte como expresión de la esperanza, la creatividad y el trabajo común definene los presupuestos estéticos del megaproyecto de este evento del arte contemporáneo. (Fotos: Ana Martha Panadés)

Relacionados

Como una metáfora a la vida nació el Árbol de la Esperanza en Trinidad; a través de las enredaderas de la Glorieta del Parque Céspedes cuelgan —más que obras— sentimientos que nos han sostenido en los días aciagos de la pandemia, de confinamientos y de pérdidas… Pero también echa raíces y germina.

Con esta instalación e intervención pública, sin precedentes en estos predios, la ciudad acoge —como subsede— el más importante evento de las artes visuales de Cuba, la Bienal de La Habana en su decimocuarta edición, que convocó a un grupo numeroso de creadores a partir de la idea de Alejandro López Bastida.

Desde visiones y técnicas diversas se unieron 14 artistas, entre ellos Luis Blanco, Roidley Pérez, Jorge César Sáenz, Daniel Acebo, Osley Ponce, Yudit Vidal, William Saroza y Atner Cadalso, quienes utilizaron materiales usualmente dedicados a otros fines, ahora con nuevo valor gracias al reciclado, para dar vida a este megaproyecto que sorprende a los trinitarios y visitantes en uno de los espacios urbanos de más concurrencia, la otrora Plaza Carrillo.

La siembra de semillas, acción plástica que descorrió las cortinas de la Bienal en una de sus sedes, la ciudad de Trinidad.

Tras varias jornadas de intensa creación, Alejandro López invitó a la científica trinitaria Tammy Boggiano Ayo y a otras investigadoras responsables de las vacunas cubanas anticovid, junto a Nelson Herrera Ysla, fundador del conocido encuentro de arte contemporáneo, a sembrar las semillas que renacerán a través del trabajo común. “Todo encierra mucho simbolismo; hay piezas dedicadas a las personas que ya no están y a quienes sobrevivieron gracias a la ciencia”, comentó al público reunido en la inauguración.

La Historiadora de la Ciudad, Bárbara Oneida Venegas, también formó parte del proceso creativo de la obra: “Estamos en presencia de un canto a la esperanza que entrelaza artistas y saberes, refuerza el vínculo hombre y naturaleza y hace un llamado a la unidad en torno al sentimiento de cubanía. Este árbol es la creatividad que produce bienes, es la isla en su vida cotidiana.”

Al artista y crítico Atner Cadalso lo recompensa la interacción con el público, en especial con los niños que en todos estos días se acercaron al parque convertido en un espacio lúdico. “Alejandro se empeña en cosas que parecen locas como esta acción plástica, pero al ver el resultado te convences de la utilidad del arte”, expresó el también curador de la exposición.

El Parque Céspedes, principal centro de encuentro social de la ciudad, devino también espacio lúdico.

A la decimocuarta Bienal de La Habana y su paso por otras ciudades cubanas le agradecemos los trinitarios una propuesta plástica que invita a despojarnos de culpas y tristezas. “Es una estructura viva, un árbol que nace en un espacio, retorna al suelo y reaparece en otra ciudad distante. Está pensada como una obra de crecimiento, adiciones y conexiones entre artistas y ciudades”, señaló Alejandro López Bastida. 

Leer más »

Participa con un farol chino en la Bienal de La Habana

El farol chino se encendía en cada casa donde enseñaba un alfabetizador, lo cual era un suceso pues en los campos de Cuba había pocos lugares con luz eléctrica. Foto: Juventud Rebelde.Como parte de la tercera experiencia de la 14 Bienal de La Habana, la artista peruana Sonia Cunliffe presentará la obra: La encrucijada del hombre nuevo: una utopía vista en el tiempo. Esta instalación constará de pantallas de videos y equipos de sonido. Uno de los segmentos más importantes de la obra será un mapa de Cuba formado por faroles chinos, de aquellos que fueron usados durante la Campaña de Alfabetización cubana.
Para ello la artista convoca al público cubano a prestar su farol chino para conformar el mapa de la isla. Cada quien lo identifica con su nombre para ser preservado y devuelto. Y a quienes contribuyan, la artista le entregará un certificado elaborado por ella misma, que acredita la participación en su obra de la Bienal de La Habana. Para el préstamo de los faroles, los participantes en esta obra coral podrán contactar a la periodista cubana Maribel Acosta en el teléfono 5 296 87 13, quien es también colaboradora de la artista visual peruana. Así harás tu aporte a la investigación colectiva de la memoria y el futuro.
(Nota de Bienal de La Habana)

Leer más »

InterNos, apoyo a la Bienal desde Santiago de Cuba

Como parte de la Bienal de La Habana, se desarrolla desde el pasado 5 de enero en Santiago de Cuba, la edición 15 del Encuentro Internacional de Pintura Mural InterNos, que bajo el auspicio del Taller Cultural Luis Díaz, tendrá lugar hasta el próximo día 21.
De acuerdo con Prensa Latina, la cita dejará cuatro piezas pictóricas en la ciudad de San Luis, del municipio homónimo; en la edificación que acogerá el Museo del Disco de Vinilo y en la escuela José Ignacio Martí. La otra obra se mostrará en el Salón del Son, en la pared de la calle Aguilera y en el entorno de la emblemática Plaza de Marte.
La nota publicada resalta que en las jornadas de ese encuentro será evocado el proyecto Universi, mediante el cual los cubanos Miguel Angel Lobaina, Carlos René Aguilera y José Seoane, junto a cinco creadores alemanes, pintaron el enorme mural de la fachada del rectorado de la Universidad de Oriente.
El impacto de InterNos en esa ciudad es apreciable en unos 144 murales que adornan la urbe y acercan, en calles y barrios, el disfrute estético a la población en su cotidianidad. Por otra parte, InterNos constituye una muestra de apoyo y solidaridad con la 14 Bienal de artes plásticas, que se desarrolla a pesar de los constantes intentos de boicot que forman parte de la guerra de golpe blando contra el pueblo cubano y su proyecto socialista. 

Leer más »

Bienal de La Habana: proyecto en Matanzas pretende acoger más de 20 propuestas

La ciudad de Matanzas volverá a ser subsede de la Bienal de La Habana y en esta 14 edición el Consejo Provincial de las Artes Visuales (CPAV) de la occidental provincia repetirá la experiencia de Ríos Intermitentes, donde se espera la inclusión de cerca de 20 propuestas.Los proyectos que integrarán esta muestra al aire libre pasarán el filtro de un grupo de especialistas, quienes tendrán a su cargo la organización y curaduría a partir de una variada muestra artística de diferentes nacionalidades representadas, señaló Juan Francisco González, presidente de la CPAV yumurina.Enfocada hacia la comunidad, la sociedad y sus problemas contemporáneos, Ríos Intermitentes en su segunda edición retomará temas similares, en este caso alrededor de la ecología, la recuperación de entornos urbanos abandonados y necesitados de una intervención, precisaron los organizadores.Nuevamente con el proyecto Ríos Intermitentes, #Matanzas volverá a ser subsede de la Bienal de La Habana, en su XIV edición desde el 12 de noviembre venidero hasta el 30 de abril de 2022. @yenli_lemus y el #PeriodicoGiron traen los detalles: https://t.co/Z47QWhnsZ2 pic.twitter.com/lk9Hty8tt2— Periódico Girón (@PeriodicoGiron) October 17, 2021La siembra de un jardín, la recuperación de áreas en deshuso y la intervención de edificios con valor patrimonial, son los entornos que buscarán intervenir con su arte los implicados en este proyecto, que persigue el sentido de la Bienal de conformar una gran galería a cielo abierto.Incluir al artista como sujeto de transformación en la comunidad, a partir de las propuestas que presenten en Ríos Intermitentes, es otro de los objetivos de la iniciativa, que busca crear valores agregados a los espacios y lugares intervenidos, con proyectos que agrupen diferentes generaciones de artistas y lenguajes creativos.Creado por la doctora María Magdalena Campos-Pons, Ríos Intermitentes convirtió a Matanzas en subsede de la Bienal de La Habana por vez primera en el 2019, ubicando a dicho proyecto como uno de los más interesantes en la anterior edición del evento, incluido entre las 15 mejores exposiciones de ese año a nivel mundial según Hyperallergic, revista estadounidense especializada en arte contemporáneo.Publicidad

Leer más »

Carnaval conceptual movió a Sancti Spíritus (+fotos)

La iniciativa forma parte del programa de la 14 Bienal de La Habana
La presentación del Coro de clave fue una de las obras más aplaudidas. (Fotos: Lisandra Gómez/Escambray)

Relacionados

En una pieza interactiva, única y de gran convocatoria de pueblo se convirtió el Carnaval conceptual, propuesta que sumó a Sancti Spíritus a la 14 Bienal de La Habana.

Protagonizado en el parque frente a la Iglesia Parroquial Mayor y por el grupo Catorceavos, integrado por varios artistas visuales y otros representantes de las manifestaciones de la música y literatura, el suceso provocó que los públicos dialogaran con las obras La clave la tiene el coro, de José Alberto Rodríguez e invitados; Adilas atem, de Álvaro José Brunet; Mundos paralelos, de Nelvis Jacomino Albert;  Eclipse, de Brian Pereda; Grabando tu memoria, de Omar Fernández Galí; Tremenda prenda, de Álvaro Moisés; El árbol de la vida, de Alejandro López y Vigencia, del dueto Iván Basso y Ariel Alejandro Lozano.

“Fue una experiencia única en los años que llevo en el mundo de las artes visuales —reconoce Omar Fernández—. Primera vez que llego a la Bienal de La Habana y es lo máximo para un artista cubano. Es una emoción muy grande el que haya podido ser desde aquí. Todo creador aspira disfrutar de la participación de los públicos. Ellos formaron parte de nuestras obras”.

La Guayabera gigante, única pieza del mundo prestigió el Carnaval conceptual.

Una de las creaciones que más aplausos se llevó y demostró la grandeza de la fusión entre las manifestaciones artísticas fue la presentada por el Coro de clave con siete nuevas canciones.

“Creo que es un proyecto muy interesante y que en otros lugares de Cuba se viene haciendo esa fusión —reconoce Jacqueline Valdés Toledo, directora de la centenaria agrupación—. Romper el hielo aquí es magnífico porque Sancti Spíritus no se puede quedar detrás. Hay demasiado talento. Nos gustó mucho el unir tradición con contemporaneidad. El Coro mantuvo su estructura, las claves, rumbas… Pero, entonces se le introdujeron los sonidos como las campanas de la Iglesia Parroquial Mayor, los caballos como homenaje a Delio Luna y la Feria Agropecuaria, el tabaco y la bebida jujú”.

Carnaval conceptual contó con la presencia de autoridades políticas, gubernamentales, del sector cultural, invitados del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y pueblo en general.

Adilas atem movió el ritmo de la acción.

“A partir de esta experiencia pienso que Sancti Spíritus va a seguir haciendo cosas así. Sobre todo, porque estamos muy necesitados. Hemos vivido, realmente un verdadero carnaval”, concluyó Omar Fernández.

Mundos paralelos, de Nelvis Jacomino Albert acercó creaciones identitarias de Sancti Spíritus a los públicos.

El árbol de la vida, de Alejandro López llegó desde Trinidad.Eclipse, de Brian Pereda motivó a mirar desde otra óptica el cielo.Vigencia movió el pensamiento de los amantes del ajedrez.Para Omar Fernández fue un honor participar en la 14 Bienal de La Habana.

Leer más »

El arte cubano respira y vive

La vitalidad de las artes visuales cubanas está fuera de toda duda. El año que concluye reservó para sus últimos momentos el relanzamiento del evento más importante del país en ese campo: la Bienal de La Habana, cuya decimo-cuarta convocatoria se prolongará durante el primer cuatrimestre del año entrante, con el añadido de que no solo ocupará la capital del país, sino algunas otras ciudades de la Isla.
Si bien el foro es internacional y no debe obviar su centro en la potenciación de las realidades y novedades del Tercer Mundo, tanto en la etapa inicial (Preámbulo) como en la que actualmente transcurre (La Habana de la Bienal), la respuesta de los creadores cubanos ha sido decisiva, como para demostrar su identificación plena con los principios del evento, lo mucho que tienen que decir en cuanto a descolonización y visiones contrahegemónicas, la voluntad por llevarlo adelante contra los vientos de aviesas manipulaciones y odios sin sentido, la confianza en sus instituciones culturales, y la creatividad intacta de sus capacidades de hacer y soñar.
Como se ha hecho habitual en las últimas ediciones, la Bienal rebasa los espacios convencionales, donde el que señala el vórtice de la intención curatorial en el centro Wifredo Lam bajo el título Caminos que no conducen a Roma y con el tema de colonialidad, descolonización y contemporaneidad, y se expande hacia la calle, como son los casos de la Quinta Avenida con las esculturas de Kcho, la Explanada de la Punta, primer momento de Detrás del muro, y la experiencia de Felipe Dulzaides en el ultramarino municipio de Regla.
De igual manera fue importante el evento teórico en el Museo Nacional de Bellas Artes, donde confluyeron expertos de varios países e intercambiaron diversos saberes, desde la historia del arte hasta la ciencia ecológica.
Este fue un año en el que, como se sabe, la pandemia impidió que se cumpliera el cronograma previsto de exposiciones, por lo que hubo que acudir al escenario digital, modalidad que llegó para quedarse, aunque nada sustituye la experiencia de apreciar físicamente las realizaciones de las artes plásticas. Afortunadamente el paulatino control de la epidemia posibilitó que el Museo saldara su deuda expositiva con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2019, Lesbia Vent Dumois, y rindiera pleitesía al Premio Nacional 2020, Rafael Zarza.
La promoción y el estímulo a las nuevas generaciones se anotó otro tanto con la convocatoria a Post It 8, que seleccionó 27 proyectos de creadores de diez provincias entre los 158 presentados.
Un suceso nacional fue la circulación por varios territorios de la exposición Carteles, colección de obras gráficas pertenecientes a los fondos de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional José Martí y los atesorados por el diseñador Pepe Menéndez.
José Villa Soberón enriqueció la galería escultórica a cielo abierto en La Habana con el emplazamiento de las figuras de Eusebio Leal y Dante Alighieri. Villa es quien cierra con la muestra La espiral eterna el programa de la galería Villa Manuela, de la Uneac, luego de meses sin actividad tras el cierre en febrero de la formidable exposición Homenaje, de Roberto Diago.
En el plano internacional destaca la muestra acogida por el Museo Centro Reina Sofía, de Madrid, con las colografías de la siempre recordada pintora y grabadora Belkis Ayón. Y el empuje del humor gráfico, con un Arístides Hernández Guerrero (Ares) que sigue sumando lauros de primera magnitud en diversas latitudes.

Foto: Pieza de la expo La espiral eterna, de Villa Soberón.

Leer más »

14 Bienal de La Habana: dos acciones en Artemisa, subsede por primera vez

San Antonio de los Baños, uno de los municipios con más vida cultural fuera del entorno de la capital, acoge por estos días varias propuestas en su carácter de subsede de la 14 Bienal de La Habana.  De esta manera, la provincia Artemisa fue sede de acciones relacionadas con el medio ambiente y el arte como transformador de la sociedad.En ellas se involucraron el Museo del Humor y la Fundación Ariguanabo, destacan medios nacionales.La Fundación Ariguanabo realizó un conteo navideño de aves, con el propósito de apoyar su protección, así como volvió a la limpieza del río en la zona urbana, algo habitual en el territorio. Además, el doctor en ciencias Girardo Alayón ofreció una conferencia acerca del Antropoceno en dicha zona.Por su parte, el caricaturista y artista visual Arístides Hernández Guerrero (ARES), desde el Museo del Humor, fue el principal promotor del mural La villa, el humor y las miradas al futuro, donde participaron diferentes artistas del municipio artemiseño, así como de La Habana. Los participantes recrearon dibujos infantiles.14ta Bienal de La Habana: ¿Demasiado a contracorriente?También las exposiciones Humor Reverde del dibujante y caricaturista ariguanabense Ángel Boligán Corvo, junto a otros exponentes de la gráfica, cubanos y extranjeros, y La eterna infancia de Juan Carlos Muñoz, dedicada a los niños y al infante que siempre debe llevarse dentro, se mantienen para el público en el Museo del Humor y la Fundación Ariguanabo durante los días de la Bienal.Entre las actividades realizadas en las comunidades, el barrio El Palenque fue sede de un diverso programa que incluyó un concierto del grupo local Yawar, de conjunto con activistas culturales de la localidad, en uno de los llamados asentamiento vulnerable, donde desde el arte se busca cambiar la perspectiva de la zona.Es la primera vez que Artemisa funciona como subsede de la Bienal de La Habana, aunque en otras ediciones había acogido exposiciones colaterales, de ahí su inclusión este año en la segunda etapa de la 14 Bienal, titulada La Habana de la Bienal, y que se extenderá hasta el venidero 24 de marzo de 2022.Publicidad

Leer más »

Días de Bienal en Sancti Spíritus

Carnaval conceptual se inaugurará este 26 de diciembre en la plaza de la Iglesia Parroquial Mayor de la ciudad del Yayabo
El Parque Honorato será el escenario espirituano de la Bienal. (Foto: Oscar Alfonso)

Relacionados

Con la idea de que el arte esté más cerca del pueblo, un grupo de artistas espirituanos se darán cita este 26 de diciembre en la plaza a un costado de la Iglesia Parroquial Mayor, como parte de las propuestas de la edición 14 Bienal de La Habana.

“Fundamos el grupo Catorceavos a raíz de la invitación que nos hicieran desde el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam para asistir al evento —informa Álvaro José Brunet, líder del grupo—. En un principio fuimos 14 artistas, pero por problemas de salud al final quedamos seis de diferentes manifestaciones con un fin único: trabajar por el bien colectivo. Aunque siempre decimos que estamos abiertos a quienes quieran sumarse”.

Se trata de una pieza muy interactiva —sin antecedentes en la ciudad de Sancti Spíritus—, que tiene como autores, además, a José Alberto Rodríguez, Omar Fernández Galí, Álvaro Moisés, Nelvis Jacomino y Brian Pereda y cuenta con las asesorías de Daneisy Venegas en la música y de Gustavo Ramos y Rigoberto Rodríguez Entenza en la literatura.

“El trabajo ha sido bastante complejo y arduo a la vez. Cada artista visual presenta una pieza. Todas dialogan con una idea central basada en el sólido cimiento de nuestra afectividad popular: el carnaval. De ahí el nombre de Carnaval conceptual”.

Una de las propuestas convoca a la música. El legendario Coro de Clave estará presente en la propuesta.

“Es la de José Alberto Rodríguez. Tiene como título La clave la tiene el coro. Grabó sonidos propios de nuestra ciudad que luego fueron llevados a partituras por Daneisy Venegas, quien invitó al experimentado Carlos Manuel Borroto. Disfrutaremos en vivo de todas esas melodías”.

Adilas atem también se estará robando la atención de quienes apuesten por recorrer el espacio público.

“Les propongo una competencia de bicicletas, a semejanza de las que se hacen en días de carnaval. Se hará marcha atrás, convocando así a dar un giro de 180 grados a los pensamientos, salir de las zonas de confort”.

También tomará posición Mundos paralelos, propuesta en la que Nelvis Jacomino trabajará in situ con la técnica de la cámara oscura, y Eclipse, de Brian Pereda, quien propondrá paracaídas que caerán con obras de arte.

“Omar Fernández llegará con Grabando tu memoria y sus grandes máquinas para hacer frente a los públicos dos técnicas del grabado y Tremenda prenda, que estará relacionada con la guayabera, nuestra camisa insigne, a fin de fomentar su uso.

“Carnaval conceptual es nuestro aporte a Sancti Spíritus tras vivir tiempos tan complejos. Estamos muy contentos con formar parte de la Bienal de La Habana”, concluyó Álvaro José Brunet.

A más de 300 kilómetros del Yayabo, la capital dialoga con la creación con sello trinitario. Osley Ponce forma parte de la iniciativa sociocultural Detrás del Muro.

Ubicada en la explanada del Castillo de San Salvador de la Punta, la exposición colectiva denominada Un día cuenta regala obras de gran tamaño bajo el concepto de transformación.

Leer más »

Bienal de La Habana: exposición de Douglas Pérez rinde homenaje al Vedado

Este 16 de diciembre se inauguró la exposición Futurama, del artista Douglas Pérez Castro, como parte de la 14 Bienal de La Habana. La muestra, que se exhibe la Galería-Taller Máxima, busca rendir homenaje a la capital cubana, de acuerdo con su creador.Incluida en la segunda etapa del evento titulada «La Habana de la Bienal«, la exposición juega con varios conceptos de los años 50 del pasado siglo en la urbe capitalina, entre los que incluyen la arquitectura, la cartelística y la publicidad propia de aquella etapa.La muestra exhibirá hasta el próximo enero alrededor de 50 acuarelas de la serie Vedado, un exhaustivo trabajo de su autoría con años de investigación y cuyas primeras piezas datan de 2006 hasta la actualidad.Pérez Castro se remonta en estas obras al mítico barrio habanero en el siglo XX, como símbolo de elegancia y confort. La arquitectura de la ciudad y los creadores de aquellas notables edificaciones que llegan hasta nuestros días, son también reflejados en la exposición.Douglas Pérez: “Pertenezco a esa clase de cubanos que piensa que son inagotables”El artista, aunque enmarca su obra en un período de tiempo determinado, no presenta los cuadros como alegorías detenidas en el tiempo, sino que busca dialogar con temáticas futuristas y de la cosmovisión del arte popular, referente habitual en la obra del creador.La 14 Bienal de La Habana, en su segunda etapa, se extenderá hasta el mes de marzo del 2022 y se dedica al arte cubano y a la capital del país, sede principal del evento desde su creación hace casi 40 años.  Publicidad

Leer más »

Bienal de La Habana: exposición de Douglas Pérez rinde homenaje al Vedado

Este 16 de diciembre se inauguró la exposición Futurama, del artista Douglas Pérez Castro, como parte de la 14 Bienal de La Habana. La muestra, que se exhibe la Galería-Taller Máxima, busca rendir homenaje a la capital cubana, de acuerdo con su creador.Incluida en la segunda etapa del evento titulada «La Habana de la Bienal«, la exposición juega con varios conceptos de los años 50 del pasado siglo en la urbe capitalina, entre los que incluyen la arquitectura, la cartelística y la publicidad propia de aquella etapa.La muestra exhibirá hasta el próximo enero alrededor de 50 acuarelas de la serie Vedado, un exhaustivo trabajo de su autoría con años de investigación y cuyas primeras piezas datan de 2006 hasta la actualidad.Pérez Castro se remonta en estas obras al mítico barrio habanero en el siglo XX, como símbolo de elegancia y confort. La arquitectura de la ciudad y los creadores de aquellas notables edificaciones que llegan hasta nuestros días, son también reflejados en la exposición.Douglas Pérez: “Pertenezco a esa clase de cubanos que piensa que son inagotables”El artista, aunque enmarca su obra en un período de tiempo determinado, no presenta los cuadros como alegorías detenidas en el tiempo, sino que busca dialogar con temáticas futuristas y de la cosmovisión del arte popular, referente habitual en la obra del creador.La 14 Bienal de La Habana, en su segunda etapa, se extenderá hasta el mes de marzo del 2022 y se dedica al arte cubano y a la capital del país, sede principal del evento desde su creación hace casi 40 años.  Publicidad

Leer más »

Kcho, el mar, la ciudad y la Bienal de La Habana

Manifiesto, otro megaproyecto del artista. Foto: Iván Soca.Muy pocos artistas cubanos han hecho del mar el centro de atención de su obra. Ni aquellos que nos legaron hermosos e idílicos paisajes al óleo en el siglo XIX, y luego esporádicamente en buena parte del siglo xx asumieron, como este singular creador que es Kcho, la rica variedad de elementos naturales y humanos que conforman el espectro global de ese inconmensurable y gigantesco componente de la naturaleza. El mar ha inspirado a narradores, poetas, cineastas, músicos de numerosas latitudes, si tan solo recordamos a Hokusai, Melville, Hemingway, Sorolla. Desde que se abrió paso en el mundo de la visualidad cubana a principios de los 90, apenas 20 años cumplidos, Kcho fija en el mar una de sus obsesiones.
Muchos, no sin razones, optaron por ubicarlo en el epicentro de tendencias artísticas vinculadas a contextos sociales y políticos, especialmente relacionados con la migración informal, quizás más por deseos e intereses ideológicos que por lo que denotan sus obras. La superposición, mezcla, convivencia y, por momentos, abundancia de objetos de pesca, remos, muelles, costaneras, sogas, nudos marinos, velámenes, embarcaciones, hicieron que la balanza se inclinara más hacia referencias sígnicas y simbólicas cargadas de significación social: eran tiempos inquietantes, dramáticos, lo suficiente como para ocultar u opacar el universo material propio de ciertos habitantes de nuestras islas y cayos adyacentes.  Nuestro contexto económico, social, cultural y político, hegemoniza por lo general cualquier tipo de análisis que no tome en cuenta tales presupuestos.
Kcho se desmarcaba de ese rico entramado de perspectivas, composiciones, formas y colores en busca de nuevos componentes que expresasen mejor la existencia de hombres y mujeres en esta tierra rodeada de aguas por todas partes donde nació y creció. Foto: Iván Soca.
Kcho, por su parte, iba más allá de tal reduccionismo para trascender esa maldita circunstancia existencial de estar rodeados de agua por todas partes, como describió Virgilio Piñera en uno de sus grandes poemas. Pocos supieron ver en él al isleño que es, a ese determinado hombre de mar dado su lugar de nacimiento en la segunda isla más grande del archipiélago cubano. Pocos percibieron las señales que nos enviaba desde su infancia, su entorno familiar y su entonces formación académica en la isla grande de Cuba. Cuando otros artistas cubanos abogaban por la continuidad formal de marinas y paisajes, deudores de una mayor tradición europea en la que predominaban España, Francia, Inglaterra. Kcho se desmarcaba de ese rico entramado de perspectivas, composiciones, formas y colores en busca de nuevos componentes que expresasen mejor la existencia de hombres y mujeres en esta tierra rodeada de aguas por todas partes donde nació y creció.
Su noción y conceptos iban de lo local inmediato a lo universal y transnacional, en reclamo de transterritorialidades que ya pugnaban en el arte contemporáneo a nivel mundial y que lo llevó a identificarse con creadores de muy diversas partes del orbe. De ahí surgen los primeros destellos de esa infinitud y libertad creadora que impregnaron sus obras tempranas y que no han cesado hasta hoy.
No fue, no es, un observador pasivo de la naturaleza y la humanidad que le rodea. Se ubica desde muy dentro de estos elementos a partir de experiencias únicas, complejas, misteriosas si se quiere, plenas de leyendas y mitos que él ha querido dignificar con atención y cuidado. Kcho siempre ha visto el mar de frente, diferente a nosotros que vivimos casi de espaldas al mismo (basta con saber que en el malecón habanero, por ejemplo, y en el cienfueguero también, nos sentamos de espaldas al mar, mirando hacia dentro de la ciudad). Trata de analizarlo, interpretarlo con fuerza y quietud, echando mano de todos los elementos posibles dispuestos a tal fin: quizás la suya sea la más personal de todas las visiones de un creador cubano acerca de ese fenómeno natural.
Debido al impacto que causó su instalación La Regata en la 5ta. Bienal de La Habana, 1994, casi todos vieron a partir de entonces una postura crítica frente a los problemas de nuestra sociedad y, casi, de nuestra naturaleza circundante: el mar se tornaba enemigo de pronto, aliado o escollo para la solución de numerosos problemas. Lanzado en aquel evento internacional al escenario internacional con tan sólo 24 años de edad, supo trascender los límites de la escultura cubana más ortodoxa del siglo xx aún cuando ya había dado señales de ese imperativo, de esa nueva manera de practicar tal expresión artística, desde su primera muestra en el espacio de una modesta sala del Museo Nacional de Bellas Artes, 1992. Los menos reconocieron en él a un fenómeno incuestionable del arte contemporáneo cubano, rebasada ya la euforia causada por otras generaciones durante los años 80 del siglo XX.
Kcho siempre ha visto el mar de frente, diferente a nosotros que vivimos casi de espaldas al mismo. Foto: Iván Soca.
Los humos no se le subieron a la cabeza. Transgredió, tal vez inconscientemente, los cánones de formato, dimensiones, soportes, materiales, no solo de la escultura sino de las instalaciones y los objetos tan en boga en esos momentos, para generar así una aureola de asombro y expectación ante tal muestra de talento prematuro. De golpe, con sensibilidad y sencillez, nos reveló nuestra propia ignorancia acerca del entorno costero y las vidas a su alrededor, sin complejidades intelectuales o conceptuales pues irradiaba a su alrededor lo que realmente era, y es: un hombre de mar por los cuatro costados, trabaje o viva en cualquier lugar del planeta. Y lo que resultó mejor: un cubano de pies a cabeza, atento y sobresaltado con los destinos de su país.
Su obra no perseguía la ironía, sarcasmo, parodia o humor tan caros a los artistas que le precedían en el tiempo o eran contemporáneos suyos. Estaba más cerca de la nostalgia, de la melancolía por la pérdida y desvanecimiento de un mundo que ya no era fácil de reconocer en el vértigo y las prisas de la vida que nos caracterizan en los últimos 30 años pues nos hemos asumido, ciegamente, como ciudadanos y seres “cosmopolitas” a ultranza, obsesionados por las supuestas bondades de la información y un progreso indefinido que persigue lo de más allá, lo “último”, dejando a un lado lo natural, lo prístino, las armonías que se suponen brújula de todo comportamiento individual y toda conducta social.
En el contexto artístico cubano se ha privilegiado, por regla general, el entorno rural y no marino; es decir, montañas, ríos, afluentes, árboles, lagunas, pastos, sembradíos, montes. Lo cual tiene valederas razones para que así sea, pero es como si todos viviésemos tierra adentro y no en una isla o varias, como si el sol, las olas y mareas, la sal esparcida, solo podemos hallarlas en reportajes y documentales televisivos o filmes, en alguna que otra narración o poema. Guajiros y campesinos forman parte, quién lo duda, de nuestra jerga popular, mucho más que la de marineros y pescadores. Valoramos y sentimos todo el tiempo lo que acontece en pueblos, bateyes, caseríos y ciudades… y apenas o casi nada lo ocurrido en las costas cubanas.
Kcho logra develarnos aspectos trascendentes de nuestra geografía mediante una operación emocional y estética al ubicar el mar y su historial humano en el centro de la visualidad artística y llevarlos al interior de galerías y museos, al espacio público o a cualquier edificación preparada para exhibir obras de arte. Por suerte, no nos echa en cara esa casi total indiferencia: por el contrario, goza como nadie el esplendor y magia de los objetos que pueblan las orillas de la costa, utilizados por el hombre en su lucha eterna por emanciparse y reconocerse en ese diálogo permanente con la naturaleza.
Desde finales del siglo pasado, Kcho ha desarrollado una carrera meteórica sin precedentes en el arte cubano, desde lo dibujístico y pictórico hasta lo escultórico e instalativo. Sus obras devinieron polémicas dentro y fuera de Cuba sin que esa fuera su intención: delante y detrás de ellas muchos continúan viendo problemas de nuestras vidas y variantes de montones de problemas, relegando con ello la fijeza y complejidad de seres humanos que dependían y dependen del mar para su supervivencia como cualquiera otro grupo humano en el orbe. Al mismo tiempo, supo expandir su energía creadora hacia proyectos sociales de envergadura como la creación de la Brigada Martha Machado para realizar acciones solidarias en varias partes del país y fundar el Museo Orgánico de Romerillo, al oeste de La Habana, donde tiene su estudio y taller (esa interactividad con otros públicos y expresiones la han asumido otros artistas cubanos con múltiples sentidos e intereses comunitarios: me refiero a Manuel Mendive, Roberto Diago, Nelson Domínguez, José Fuster, entre otros, lo cual implica una alta cuota de sacrificios personales y creadores en aras de llegar a las mentes y el corazón de muchas personas.)
Kcho logra develarnos aspectos trascendentes de nuestra geografía mediante una operación emocional y estética al ubicar el mar y su historial humano en el centro de la visualidad artística. Foto: Iván Soca.
Hoy sus presupuestos estéticos han sufrido transformaciones, cambios. Sus instalaciones y esculturas han cedido parta de su ganado espacio a personajes enormes, gigantescos, llamados “pensadores”, visibles sobre todo en su reciente exposición En ningún lugar como en casa, en en Museo Nacional de Bellas Artes: una suerte de antología abarcadora de intensos períodos de creación por casi 30 años y en la que pueden apreciarse la diversidad de tipologías formuladas por el artista: islas, muelles, botes, estrellas, espirales, embarcaciones-casas, remos. Unas para ser apreciadas bajo techo, otras en espacios semi abiertos y las más recientes en espacios urbanos y al aire libre. También los materiales con los que trabaja han cambiado debido a esta última intención de llevar la práctica artística al diario convivir del ciudadano. El acero corten predomina en la mayoría de ellas gracias al patrocinio de amigos emprendedores que apuestan por su talento y a la necesidad de resistir el embate de la intemperie. Exhiben su “oxidación” desde el primer momento de trabajar con tal tipo de acero.
La 14ª. Bienal de La Habana ha brindado la oportunidad a Kcho de exhibir un conjunto de 10 esculturas de gran formato, titulado Manifiesto, este mes de diciembre y hasta abril de 2022, que ya están siendo ubicadas a lo largo del tramo más privilegiado de la Quinta Avenida en el reparto Miramar de la capital. Considerado por los organizadores y curadores del evento como proyecto especial de la segunda experiencia de la Bienal, y gracias su poder de dialogicidad, interacción y conectividad con numeroso público, dichas obras gozan de autonomía propia, solidez, visibilidad, integradas en conjunto gracias a ese material empleado y al dinamismo de cada una, en gran parte similar al que observamos en nuestra escultura monumentaria y ambiental de la primera mitad del siglo xx. En ellas resalta el color rojo tierra del material y la alternancia de formas que nos remiten a embarcaciones, remos, personajes, como para no olvidarnos de que lo realmente marino no se reduce solo a uno de sus aspectos sino a la totalidad que lo conforma y rodea. Obras desbordadas, ruidosas en algunos casos, irreverentes, persiguen el temperamento efusivo del artista, tanto en lo personal como en lo meditativo aunque suene contradictorio tal aserto.
Se trata de una posibilidad grande para el artista al desafiar las vicisitudes de la circulación vehicular en esa famosas avenida habanera, y del paseo de decenas de personas que día a día disfrutan de sus bondades peatonales para ejercitarse y caminar. Con ello la Bienal alimenta uno de sus propósitos fundamentales: ese acercamiento con el público mediante la búsqueda de alianzas estéticas y afectivas con expresiones del arte contemporáneo. Y la oportunidad, en este caso institucional, de contribuir a la transformación paulatina del paisaje urbano de esta y otras ciudades del país (en este empreño ese encuentran las ciudades de Pinar del Río, Cienfuegos, Trinidad, Sancti Spiritus, Holguín y Santiago de Cuba.)
La 14ª. Bienal de La Habana ha brindado la oportunidad a Kcho de exhibir un conjunto de 10 esculturas de gran formato, titulado Manifiesto, este mes de diciembre y hasta abril de 2022. Foto: Iván Soca.
A esta manera de actuar y crear en Kcho se suma también ahora su empeño, bien complejo por cierto, en el campo de la curadoría y museografía ya que se torna algo así como ser juez y parte a la vez. Ese es uno de los desafíos que enfrenta. Lo cierto es que no deja indiferente a nadie en cada obra suya y cada exposición, y la prueba será, una vez más, su proyecto Manifiesto. Él continúa creando expectativas y redefiniendo el contexto cultural donde participa, sobre todo esta Bienal que es ya parte de su importante trayectoria artística como lo ha demostrado en varias ocasiones. De hecho, Kcho es uno de sus más entrañables aliados y defensores.
Debemos observar, pues, este hecho cultural con profesionalidad en tanto seamos expertos y especialistas, profesores y académicos, historiadores y críticos, o sencillamente funcionarios y técnicos de la amplia red de instituciones artísticas del país. Y con los ojos y la sensibilidad bien  abiertos de espectadores que creen en las incontables posibilidades de liberación humana que conlleva el arte en cualquiera de sus verdaderas expresiones.
En fotos, algunas obras de Manifiesto
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.
Foto: Iván Soca.

Leer más »

Visita Díaz-Canel exposición a cargo de jóvenes creadores

Hasta el Pabellón Cuba, sede en la capital de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), llegó este martes, cuando se ponía el sol, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, para apreciar la exposición de artes plásticas «Estado de Espíritu», la cual forma parte de la XIV Bienal de La Habana.
Luego de recorrer acompañado de su compañera Lis Cuesta Peraza recintos donde se asomaban combinaciones de colores, imágenes y conceptos desde los cuales sesenta artistas de todo el país se han propuesto tender puentes comunicativos al espectador, el Jefe de Estado valoró de excelente al conjunto de creaciones, el cual está dedicado a los 35 años de la AHS —organización que agrupa a la joven vanguardia artística de Cuba.
«No hablamos de un tiempo de vida, se trata de un estado del espíritu», así un cintillo de palabras resume la exposición cuya curaduría estuvo a cargo de las jóvenes Sarah Lis Muñiz y Maybel Elena Martínez. La primera expresó a la prensa que se trata, efectivamente, de hacer alusión a un estado del alma que va más allá de una etapa de la existencia; y la segunda destacó que, luego de dos años de pandemia y de tanta virtualidad, es bueno terminar el año y comenzar otro exponiendo lo que se había hecho a lo largo de mucho tiempo y entre diversas generaciones.
«Gracias por el tiempo», dijo Díaz-Canel al despedirse y luego de felicitar a las jóvenes curadoras, en un recorrido que también contó con la presencia del ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau; con Rafael González Muñoz, Presidente de la AHS, así como con Norma Rodríguez Derived, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas.
«Es la primera vez que se muestra una exposición solamente curada por la AHS», enunció Norma Rodríguez acerca de la propuesta inaugurada este tres de diciembre y que podrá ser disfrutada hasta el próximo diez de enero.

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Foto: Estudios Revolución

Leer más »

Aprecia Díaz-Canel exposición colectiva que forma parte de la Bienal de La Habana

En la muestra convergen más de 60 creadores de la nación caribeña
El mandatario constató detalles de la iniciativa dedicada a los 35 años de la Asociación Hermanos Saíz. (Foto: PL)

Relacionados

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, apreció este martes en La Habana la exposición colectiva Estado de Espíritu, en la cual convergen más de 60 creadores de la nación caribeña.

Durante una visita al Pabellón Cuba, el mandatario constató detalles de la iniciativa dedicada a los 35 años de la Asociación Hermanos Saíz, organización que agrupa a la joven vanguardia artística.

Según la cuenta en Twitter de la Presidencia, la propuesta forma parte de la 14 edición de la Bienal de La Habana, mayor certamen de las artes contemporáneas en la isla mayor de las Antillas.

Al decir de los organizadores, Estado de Espíritu retoma “los viejos escenarios -sin obviar las plataformas online- para mostrar en el espacio presencial muchas de las obras creadas desde la virtualidad”.

La exhibición, abierta al público hasta el 10 de enero de 2022, pretende generar una microcartografía que permita comprender las transformaciones en el panorama artístico contemporáneo, develar derroteros y dialogar en paralelo, señalaron los gestores.

El proyecto se inserta en el ciclo Preámbulo de la Bienal, la cual sesiona desde el pasado 12 de noviembre pese a los intentos de boicot que intentaron negar su respeto y prestigio.

Bajo el lema Futuro y Contemporaneidad, el evento completará su ciclo con las experiencias La Habana de la Bienal y Regreso al porvenir, previstas del 6 de diciembre al 24 de marzo y del 25 de marzo al 30 de abril del próximo año, respectivamente.

El certamen propone la muestra colectiva de creadores procedentes de España, México, Francia, Perú, República Dominicana, Jordania, Argentina, Sudáfrica, Brasil, Bolivia, Reino Unido y el país anfitrión.

Leer más »

La Bienal, La Habana, el arte y la vida: ¿Qué nos depara este evento cultural?

La artista visual Lesbia Vent Dumois, presidenta de la Asociación de Artistas de la Plástica de la UNEAC, inició su intervención en la Mesa Redonda hablando de los orígenes de la Bienal de La Habana. Recordó que a partir del surgimiento del Centro Wilfredo Lam se comenzó a hablar de la creación de un evento que trabajara con los artistas que en aquel momento se denominaban del “tercer mundo”.
La también Premio Nacional de Artes Plásticas señaló que la primera edición de la Bienal se dedicó a América Latina y el Caribe “fue muy particular porque en el continente se habían suscitado varios cuestionamientos al evento más grande con similares características que se había desarrollado en Brasil. La participación fue masiva, el respaldo de los creadores al evento fue lo que hizo posible realizar una obra con esas características”.
Cerca de 1 500 obras–dijo–fueron presentadas en esa primera edición. Tuvo una composición similar a las actuales, con eventos teóricos “donde participaron figuras importantes de la crítica y la investigación del arte latinoamericano y asistieron figuras representativas de las artes visuales del momento”, destacó.
Vent Dumois apuntó que la Bienal se concibió alejada del mercado “el criterio no fue tan selectivo desde el punto de vista estético, sino por la representatividad que tuvieran las obras y los artistas dentro de su país.”  Por ejemplo, la fotografía y la pintura eran muy fuertes en el continente, en detrimento de otras manifestaciones donde participaban menos creadores.
“La Bienal de 1984 tuvo sus enemigos y personas que quisieron darle otra orientación a las tendencias artísticas. Ahora también hay intenciones políticas que violan la soberanía nacional”, apuntó. Aseveró que son los artistas los que batallan para que esto no suceda.
Por su parte, Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal de La Habana, acotó que la idea del Comandante en Jefe Fidel Castro de organizar un evento de este tipo en Cuba tenía como objetivo mostrar los logros de los pueblos del tercer mundo. “Esto era una idea muy novedosa para ese momento. La Bienal de La Habana nace como contrabienal en el sentido cultural y demostró al mundo que se podía realizar una actividad como esta sin grandes recursos económicos”, destacó
¿Qué diferencia esta edición de la Bienal de la Habana?
Imagen: Karla Castillo / ACN.
Teniendo en cuenta los elementos antes explicados sobre el origen de la Bienal y sus objetivos primigenios se comenzó a gestar esta nueva edición. Ramírez de Arellano, quien también es director del Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam, dijo que uno de los retos era cómo renovar el evento.
Empezamos a diseñar la XIV Bienal de La Habana –señaló- con el tema “Futuro y Contemporaneidad”, la relación entre estos dos conceptos. “Nos enfrentamos también a la pandemia y de cierta manera nos ayudó a renovar el evento. Estudiamos qué se estaba haciendo a nivel mundial con las bienales y decidimos hacer la nuestra por etapas.”
Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal de La Habana, destacó que el arte en la actualidad no es solamente el objeto que se cuelga en la pared o se pone en un pedestal, es decir, el objeto acabado; sino que la relación con el arte incluye el proceso de creación “un proceso que puede ir más allá del momento de exhibir la obra”.
Por esta razón, el evento se ideó de manera progresiva y en tres etapas. La primera se denominó “Preámbulo”, según Nelson Ramírez esta era para calentar el evento. Se comenzó con una exposición en el Centro Wilfredo Lam llamada “Caminos que no conducen a Roma”, que roza con los intereses de mostrar las riquezas culturales de nuestros países en el sur global. Además se realizó un evento teórico que sesionó de manera presencial y virtual.
La segunda experiencia se enfoca en todo lo que ocurre paralelo a la Bienal. “Creamos un programa que se extiende desde el 6 de diciembre hasta el 24 de marzo y que recorre varias provincias. Aquí se incluyen los proyectos especiales que tienen la curaduría de profesionales cubanos y extranjeros invitados, pero también de las obras de artistas que estaban pensadas para las galerías, pero que se imbrican con los objetivos de la Bienal”, apuntó. El 25 de marzo del 2022 comenzará la tercera parte “Regreso al porvenir”.
“Los artistas desempeñan un papel fundamental para la concepción de la Bienal. Las ideas para el evento se basan en discusiones y debates que se han tenido con los artistas durante todos estos meses”, afirmó Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Comité Organizador de la XIV Bienal de La Habana.
Rodríguez Derivet destacó que esta edición como las anteriores tiene una participación de artistas jóvenes. Por ejemplo, desde el viernes se estrenó la exposición de la Asociación Hermanos Saíz, “Estado de espíritu”, concebida en conmemoración del 35 aniversario de la organización que agrupa una representación de 60 artistas de todo el país, menores de 35 años,  donde el proceso de curaduría estuvo a cargo de dos jóvenes curadoras.
En esta Bienal, han participado muchos curadores jóvenes –dijo-, junto a los curadores reconocidos.  En Pinar del Río, el proyecto artístico-pedagógico conocido como “Farmacia” que lidera Juan Carlos Rodríguez, director del Museo de Arte Contemporáneo de esta provincia también participa en esta edición.
Rodríguez Derivet señaló que en Cienfuegos un grupo de artistas de varias generaciones desde la Bienal anterior presentaron el proyecto “Mar adentro”, que parte de una relación entre la cuidad y la bahía. “Se armó un grupo interdisciplinario en el que participaron también arquitectos  y como resultado de esa propia iniciativa,  hoy existe un Proyecto de Desarrollo Local en la Bahía de Cienfuegos. La transformación de ese espacio es el proyecto que participa en esta XIV edición”.
En Matanzas está el proyecto “Ríos Intermitentes” en el que participan también un grupo de artistas de esa provincia. En Trinidad hay una iniciativa de desarrollo local.
“En fin de año vamos a tener en San Antonio de los Baños, por la Fundación Ariguanabo, el proyecto ‘Conteo de Aves’, una tradición que viene desde inicios del siglo XX y que en ese municipio hay un círculo de científicos y de personas interesadas en esas propuestas”.
También, en Sancti Espíritus un grupo de artistas presentaron un proyecto que se llama “Carnaval Conceptual” y que consiste en desde el arte mirar a las tradiciones.
La presidenta del CNAP recordó que desde hoy hasta el 24 de marzo se extenderá este período de “La Habana de la Bienal”. Por otra parte, se refirió al alcance que tuvo el evento teórico–realizado en la primera Experiencia– en muchos países y regiones del mundo.
Respaldo a la Bienal desde la resistencia
Exposición colectiva da inicio a la XIV Bienal de La Habana Foto: Facebook/Maité Fernández Barroso.
“La importancia del respaldo de los artistas a la Bienal no solo ocurrió en Cuba, sino en el mundo. En una ocasión una colega dijo que esto es una construcción que se hace con muchas manos y en esa construcción tienen una gran responsabilidad los artistas. Hay que hablar de la resistencia que hubo desde la primera Bienal.
“Están las notas de algunos de los participantes en esas ediciones. En casi todos los años hubo boicot para que fracasara un proyecto de esta naturaleza impulsado por el Comandante en Jefe. La XIV Bienal no podía ser la excepción, pero han salido las voces de los amigos del mundo, de los grandes artistas para apoyar esta Bienal y hoy tenemos el resultado de ver un Pabellón Cuba colmado de jóvenes artistas, más de 300 exposiciones y más de 700 artistas participando en todo el país. Los que no han podido venir nos han enviado sus videos y sus voces solidarias”, explicó Rodríguez Derivet.
Por su parte, Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal y del Centro Wilfredo Lam, sobre la tercera experiencia, “Regreso al porvenir,” comentó que la idea era, metafóricamente hablando, regresar a un punto en el tiempo al cual podemos hacer una planificación del futuro, uno que realmente sea viable y sostenible, conveniente para el ser humano y todas las formas de vida. “Pensamos que quizás el arte pudiera buscar soluciones a estos problemas”.
Recalcó que en esta ocasión ha sido mayor que nunca el embate de los enemigos de la Bienal. “Aprovechando también las crisis de la pandemia y la económica, quizás piensen que nuestra sociedad es más débil en estos momentos y que vale la pena hacer un gran esfuerzo para impedir que la vida se desarrolle de manera normal en nuestro país. El hecho de que exista una Bienal de arte es una muestra de que la gente está viva, se comunica, que los artistas se expresan y que el pueblo tiene interés de enriquecerse espiritualmente en el contacto con el arte y de ahí la importancia que tiene el evento en sí y que los artistas lo hayan apoyado”.
Destacó que cuando se participa como artistas en otras bienales se les paga el pasaje, la estadía e incluso una cantidad de dinero por la producción y exhibición. “Hemos dicho que esta Bienal la íbamos a hacer en condiciones difíciles y que no teníamos presupuesto para destinar a gastar en arte”, comentó Ramírez de Arellano.
“Todas las bienales de la Habana han sido muy austeras y nunca se les ha pagado pasaje a los artistas que vienen. Ellos han puesto su dinero y han conseguido las formas de financiamiento para poder producir sus obras. Tradicionalmente, como un gesto de solidaridad, la Bienal ha pagado el regreso de las obras.
“Eso marca mucho, porque esos artistas que han participado en bienales anteriores han tenido que poner recursos propios para poder participar. Lo han hecho por amor al arte y a la Bienal. Además, ha tenido fe en que este evento privilegia la calidad y la libertad de expresión de los artistas en todas sus expresiones”.
Al finalizar el espacio televisivo, Lesbia Vent Dumois dijo que la Bienal de La Habana ha sido “la manera de ponernos en la cima de la creación”.
“No podemos decir que ha tenido una nómina estable y eso ha sido beneficioso para el arte cubano. Ese intercambio, la renovación, el tener diferentes caminos cada año, dio la oportunidad de que nuestros artistas se confrontarán con otros artistas de otros países. Hay artistas que vinieron y generaron influencias para las escuelas. Se han reunido con los estudiantes de todo el país. Eso influye de alguna manera y se recoge en la creación”.
La artista visual dijo que la solidaridad de los artistas que participan también es un rasgo de la Bienal de La Habana. “Este evento es una aspiración y el hecho de que se haya mantenido fieles a los principios iniciales de teorizar sobre la expresión y la sociedad ha sido muy contundente. Un evento para ver y pensar”.
En video, Mesa Redonda
[embedded content]
Vea además:
La Habana de la Bienal: Si el preámbulo fue bueno… (+Videos, Fotos y PDF)

Leer más »

La Bienal de La Habana entra en su segunda etapa

La Bienal de La Habana inicia este lunes su segunda etapa o experiencia, como han sido llamados los tres momentos en los que se divide la edición 14 del evento. La Experiencia 2 de la cita artística se extenderá hasta el próximo 24 de marzo de 2022, y en ella el arte cubano tendrá el mayor protagonismo dentro del programa de actividades, refiere la Agencia Cubana de Noticias (ACN).En esta etapa, nombrada «La Habana de la Bienal», la capital cubana se convertirá en un gran escenario para exposiciones y presentaciones, «a las que se suman varios proyectos especiales y talleres colaborativos incluso de otras ciudades del país», refiere el reporte de prensa, según el cual «privilegiar la presencia de artistas nacionales se suma a las estrategias de sostenibilidad que la Bienal se ha trazado como parte de su tejido principal». Entre las propuestas que se sucederán a partir de este lunes, bajo la coordinación del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, la ACN destaca la exposición colectiva «Disonancias», que se inaugurará el 9 de diciembre en esta última institución.#14bienaldelahabana Programa Experiencia 2 #lahabanadelabienal (del día 6 de diciembre al día 9)#cacwifredolam #CubaEsCultura #CubaVive pic.twitter.com/mcBCEVtzV0— Bienal de La Habana (@BienalHabana) December 6, 2021También volverá el gustado proyecto «Detrás del muro», que el próximo 12 de diciembre abrirá una primera muestra con obras de artistas de varias provincias cubanas. Mientras, la transitada 5ta Avenida de Miramar acogerá la exposición «Manifiesto», proyecto de esculturas del reconocido artista Alexis Leyva Machado (Kcho).Esta segunda Experiencia sucede a «Preámbulo», primera etapa de la Bienal, valorada como «un éxito» por las autoridades culturales de la Isla, de acuerdo con la agencia. Y tras su cierre el próximo marzo, comenzará la tercera parte del evento, titulada «Regreso al porvenir», que se extenderá hasta el 30 de abril y servirá como cierre a la cita.La 14 Bienal de La Habana se desarrolla desde el pasado 12 de noviembre, a pesar de las polémicas que han acompañado su organización. El evento es objeto de un boicot por parte de un grupo de artistas, a partir de una campaña de creadores críticos con el gobierno cubano que consideran que no debería celebrarse debido a las detenciones de artistas y activistas opositores.PublicidadDe manera paralela, otros creadores y organizaciones favorables a las autoridades cubanas han brindado su apoyo público al evento y han llamado a la comunidad artística a sumarse al mismo.

Leer más »

XIV Bienal de La Habana: ¡La Experiencia 2 ya está aquí!

Imagen: Karla Castillo / ACN.La Experiencia 2 de la Bienal de La Habana comienza este lunes y se extenderá hasta el próximo 24 de marzo de 2022, con el arte cubano ocupando un lugar protagónico dentro del programa de actividades.
Toda la ciudad será partícipe de esta etapa, titulada “La Habana de la Bienal”, a través de exposiciones y presentaciones, a las que se suman varios proyectos especiales y talleres colaborativos incluso de otras ciudades del país.
Esta Experiencia 2 le sucede a “Preámbulo”, la primera de ellas, la cual fue caracterizada por Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas (CNAP), como un éxito que brindó resultados excelentes.
Por su parte, el director de la Bienal, Nelson Ramírez de Arellano, dijo que Preámbulo permitió demostrar que sí existe la Bienal, hecha con pocos recursos, pero con mucha dignidad.
Siguiendo el buen camino marcado por su antecesora, La Habana de la Bienal trae una serie de propuestas enmarcadas en el eje transversal que da sentido a esta XIV edición del evento de arte contemporáneo.
Privilegiar la presencia de artistas nacionales se suma a las estrategias de sostenibilidad que la Bienal se ha trazado como parte de su tejido principal y forma parte de ese eje transversal, que es la necesidad de ser cada vez más conscientes sobre el impacto negativo del ser humano sobre el planeta.
El amplio programa de exposiciones y acciones está coordinado de conjunto por el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV), y para esta etapa se lanzó una convocatoria que convidaba a participar a los artistas cubanos.
Entre las actividades a destacar se encuentra la exposición colectiva Disonancias, que se inaugurará el 9 de diciembre en el CADV.
Volverá el popular proyecto Detrás del muro, el 12 de diciembre, con la apertura de su primera etapa, que contará con la instalación de obras de artistas cubanos radicados en varias provincias del país.
Se podrá disfrutar, además, de Manifiesto, un proyecto de esculturas del artista Alexis Leyva (Kcho), el cual será inaugurado hoy 6 de diciembre, en 5ta Avenida, para ocupar desde la calle 4 hasta la 94.
Otras acciones se estarán desarrollando a lo largo de los meses que abarca esta Experiencia 2, hasta que el 25 de marzo comience “Regreso al porvenir”, la etapa que al culminar el 30 de abril, pondrá punto final a esta vigesimocuarta edición de la Bienal de La Habana.
(Con información de la ACN)

Leer más »

La Habana de la Bienal, futuro y contemporaneidad

La segunda experiencia de la 14 Bienal de La Habana iniciará del 6 de diciembre hasta el 24 de marzo con el título La Habana de la Bienal. Exposiciones que visibilizarán el trabajo creativo de muchos artistas, proyectos especiales y en paralelo, exposiciones antológicas, y obras de gran formato se desplegarán a todo lo largo y ancho de la etapa festiva que congratula al arte visual contemporáneo.  
El curador y presidente de la Bienal y director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, Nelson Ramírez de Arellano expresó en l conferencia de prensa que esta será la experiencia más larga, con un interés mayor en la promoción de las producciones de los artistas cubanos
Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas, reconoció los excelentes resultados de la experiencia anterior. Reconoció la importante representación por parte de Cuba en este momento, y el favorable y extraordinario intercambio acaecido con el público cubano e internacional. Si bien lamentaba la ausencia de los encuentros presenciales, ello no imposibilitó que se convirtiera en algo valioso por el nivel de alcance e impacto que tuvo gracias a las amplias posibilidades de promoción y conexión que ofrece el soporte digital.
El 3 de diciembre arranca en el Pabellón Cuba el proyecto especial Estado Espíritu, una exposición colectiva por el 35 aniversario de la AHS. El 6 el Proyecto Farmacia: volver a la tierra, traerá al público una propuesta medioambientalista, un viaje interior. Y para ese mismo día, Alexis Leyva Machado (Kacho) trae la obra de gran formato Manifiesto, un proyecto de diez esculturas hechas en acero corte. Manifiesto transitará desde la calle 4 hasta 94 de Quinta Avenida, una de las arterias principales de la ciudad.
Igualmente, el 9 de diciembre el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV) acogerá la muestra colectiva Disonancias, y en la propia fecha se realizará la exposición colectiva, Islas, en el Centro Experimental de las Artes Visuales José A. Díaz Peláez. El 19 de diciembre tendrá lugar el proyecto Detrás del muro, donde siete artistas se reunirán en el parque La Punta.
La gran fiesta de las artes visuales comenzó el 12 de noviembre de 2021 y se extiende hasta el 30 de abril de 2022. Caracterizada por sus esplendorosas y gigantescas piezas, mantiene su crecimiento progresivo, esta vez, reformada por la pandemia, sumando experiencias que emancipan el arte y su poder para reflexionar, como lo exponen sus organizadores «sobre el presente y el futuro del planeta».

Leer más »

La Habana de la Bienal: Si el preámbulo fue bueno… (+Videos, Fotos y PDF)

Para él, 1991 tiene, sin desconocer el (sin)sabor de un tiempo difícil, el sortilegio otro que solo se explica desde el agradecimiento. Ese con que a un joven de apenas 21 vueltas de almanaque y a un artista que ya tenía vocación de laboratorio de inquietudes, una puerta abierta en el momento preciso le cambiaron (para bien) la suerte.
Por eso mirar de nuevo hacia aquellos 21, con los aguaceros y las alegrías de un camino sólido, 30 años después, implica redescubrir(se) desde el ADN de un evento que lo habita, que lo reta como pocos y le desafía las nostalgias. Un espacio del que se sabe, ante todo, hijo. Porque sí, ya lo había dicho minutos antes de conversar con Cubadebate: “Yo soy un hijo de la Bienal de La Habana”.
Contestar nuestra interrogante/provocación sobre esa maternidad con que la Bienal lo asumió, lo lleva de vuelta a una dirección en el Vedado capitalino… una céntrica dirección que, entonces, se dibujaría resorte en su carrera artística.
“Imagínate tener 21 años y que, de pronto, te den la posibilidad increíble de hacer una exposición individual, en el marco de la Bienal de La Habana, en la galería de 23 y 12. Me volví notorio de un día para otro. Un momento único, muy particular”, sobre todo porque “no siempre confluye al mismo tiempo físico tanta gente interesada en un mismo tema”. Así dice él a la altura de una obra en la que, el virtuosismo y el alma a pie de firma, lo han consagrado en nuestras artes visuales como Kcho —desde hace muchas bienales atrás— , cuando entonces era, para la mayoría que lo empezaba a descubrir, el joven Alexis Leyva Machado.
Es fácil adivinar por qué, en su sentir, “la Bienal de La Habana es el evento máximo”. Y otra vez nos ubica en año, plaza y contexto: La Habana, 1991. “Un  momento complicadísimo, estaba esto lleno de de curadores, directores de museos, de revistas de arte… en el mismo lugar. De repente, una pequeña exposición de un artista de 21 años se vuelve notoria. Tuvo unos cuantos reviews en revistas, en periódicos… Y a partir de ahí empezaron a invitarme a exposiciones en el mundo. De otra forma, habría sido diferente”, resume.
Aquel Paisaje popular cubano que dio vida y título a su muestra personal, sería el primer paso de un itinerario con parada de lujo en el Museo de Bellas Artes, un año más tarde, en la que fuera su primera expo bajo la magia y la historia que conviven en ese edificio. “Ahí está la respuesta”, precisa.
Alexis Leyva Machado, Kcho, es uno de los artistas invitados en la edición 14 de la Bienal. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.
Ahora regresa a erigirle nuevas razones a la edición 14 de esta gran fiesta del arte contemporáneo en Cuba. Sabiéndolo tan internacional, se nos hace siempre grata esa urgencia tan suya de volver a las raíces… Tantos lugares, tanta ocasión propicia, ¿por qué precisamente ponerle fecha y plaza cultural a este Manifiesto de Kcho en La Habana de la Bienal?
“Un hombre se debe a un lugar. Hay una frase martiana que habla de la idea de que un hombre sin tierra es como un árbol en el mar. Bueno, yo no soy un árbol en el mar. Soy un hombre, soy un cubano. Me debo a mi Cuba y a los cubanos, y por supuesto, a mis raíces muy profundas en nuestra geografía. Eso me llena de mucha felicidad y orgullo”.
Quizás, también, por esa esencia que compartió, confesiones atrás en una sala con la prensa: “La Bienal de La Habana, desde su nacimiento en 1984, ha sido un éxito. Cambió la forma en la que los artistas cubanos mostramos y vemos el arte. Se convirtió en un espacio único y especial para mostrar el quehacer de Cuba y del Tercer Mundo… Es un gran logro de la cultura cubana”. Nada, que, visto desde sus ojos de creador, “el arte no sería lo mismo sin la Bienal”. Y esta última, recuerda, le debe demasiado a Fidel y a Armando Hart.
Rescatando el curso, obra compuesta por dos botes y cuatro remos de acero. Foto: Kcho Estudio Orgánico de Romerillo.
Pero Manifiesto nació en 5ta. Avenida antes de que sea expuesto en ella el próximo 6 de diciembre, a las 5:00 p.m. Nació de una invitación y de una “deuda” creativa con aquel jardinero que, en 2002, le detuvo el paso a Kcho y le sembró la idea.
Así, esta exposición pública que será inaugurada el mismo día en que arranca motores la segunda experiencia de la Bienal, hará germinar nuevas inspiraciones en quienes, desde 110 hasta la calle 4 por esa céntrica vía en Miramar, se permitan recorrer con el artista los derroteros de sus pasiones.
“Acepto que interactúen con la obra, que la pinten. El arte es algo vivo. No quiero controlar la forma en que los cubanos interactúen con ella”, asegura Kcho.
Diez esculturas de gran formato, realizadas en acero, invitan a desandar la 5ta. Avenida, que ya en sí “es un carnaval”, admite el creador: Rescate, El pensador, El salto, Quemando las naves, En su nombre, Mi paz y mi camino, La última historia, Rectificando el curso, La nueva puerta e Iluminados. Estas perfilan la conexión de su Estudio Orgánico del Romerillo, el espacio público y la galería, a propósito de la muestra que aún se exhibe en Bellas Artes, titulada En ningún lugar como en casa. 
Mi paz y mi camino, obra realizada con un tubo y 11 botes de acero. Foto: Kcho Estudio Orgánico de Romerillo.
De tal Preámbulo, tal experiencia
Inaugurada oficialmente el pasado 12 de noviembre, la Bienal cierra las puertas a su primera parada (este 5 de diciembre), de las tres experiencias en que ha sido concebida su edición 14.
Difícil resulta tomarle el pulso, entonces, al mayor certamen del arte contemporáneo en Cuba, cuando apenas comienza. Sin embargo, sus organizadores se aventuraron a un primer diagnóstico que habla de la buena salud de una Bienal donde se extrañan los espacios físicos a mayor escala, pero que —desde los entornos virtuales— ha supuesto y ampliado nuevos espacios de convergencias.
Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.
Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, significó el reconocimiento de las Bienales del mundo, con la participación de creadores y curadores internacionales en el evento teórico. Un ítem favorable para el público cubano e internacional. El desafío de los escenarios digitales de participación ha sido, a su vez, complemento necesario. Los números así lo dicen: 24 horas de transmisiones totales que han alcanzado a públicos de 82 naciones, entre las que destacan el país anfitrión, Estados Unidos, España, China, Italia, Francia, Perú y Brasil.
“El evento teórico lo abrimos a diversos campos del saber”, aseveró Rodríguez Derivet. De ahí que “la parte teórica no va tener fin, tendrá una continuidad en el resto de las actividades en las siguientes etapas de la Bienal. Una etapa muy favorable”, añadió. “Debemos estar satisfechos porque realmente ha sido buena y se lograron importantes exposiciones que no terminan”. Entre estas, mencionó la de Lesbia Vent Dumois en Bellas Artes; la del Premio Nacional de Artes Plásticas 2020, Rafael Zarza; así como la de José Villa Soberón.
Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal de La Habana y del Centro Wifredo Lam, ofreció detalles de la segunda experiencia, la cual iniciará el próximo 6 de diciembre. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.
Por su parte, Nelson Ramírez de Arellano, director de la Bienal y del Centro Wilfredo Lam, valoró: “La experiencia Preámbulo ha sido un éxito, la hemos logrado hacer con muy pocos recursos, pero con dignidad y muchísimo alcance”. Y, entre las acciones de esta fase inicial, destacó la expo Caminos que no conducen a Roma. Colonialidad, descolonización y contemporaneidad.
Puntualizó Ramírez Arellano que la segunda experiencia comenzará el lunes 6 de diciembre y se extenderá hasta el 24 de marzo. Identificada como La Habana de la Bienal, constituye la etapa más larga y aquí los esfuerzos harán diana en la visibilidad y promoción del quehacer de los artistas cubanos.
Dos de estos segmentos se insertan dentro de los objetivos conceptuales de la Bienal y los llamados Proyectos Especiales, con la curaduría de expertos cubanos y extranjeros, son aceptados en la categoría de proyectos independientes, acotó. En tanto, la tercera experiencia estará abierta al público hasta el 22 de abril de 2022.
Expo colectiva Disonancias estará abierta al público desde este 9 de diciembre y hasta abril de 2022. Foto: Facebook/ CDAV.
Lecturas desde fuera, Habana adentro: No hay mal que por Bien(al) no venga
No han faltado presiones foráneas para intentar cortarle las alas a esta fiesta cultural. Tampoco han faltado los retos cotidianos en casa y en tiempos de pandemia. Incluso así, la Bienal no ha renunciado a su espíritu más inclusivo e irreverente de llevar el arte a todos y sacarlo de los espacios más convencionales, de ser y generar el impulso creativo. De contagiar, para bien, y de repensar espacios, proyectos. Nada, no hay mal que por Bien(al) no venga…
A las voces amigas de intelectuales que respaldaron a Cuba con su Sí por la Bienal de La Habana, en el diario mexicano La Jornada, se han ido sumando otras nuevas y ya alcanzan las 1 400 rúbricas en el mundo. Ello dice mucho del prestigio y lo fértil de este hervidero de arte con epicentro en la capital cubana.
Un ejercicio constructivo a tiempo completo y a muchas manos… una prueba de fe, un reencuentro individual y colectivo, un desafío a crecer(nos), un despojo de reticencias, una reinvención constante… Todo eso resume el alma de la Bienal de La Habana y todo lo que no se alcanza a decir ni a dibujar en una única línea de 14 puntos, invitando a lo bueno.  
Un resumen de los principales resultados del preámbulo de esta Bienal de La Habana fue dado a conocer en conferencia de prensa, este 1ro. de diciembre, en el hotel Memories Miramar. Foto: Karla Castillo/ Cubadebate.
En video, Kcho cuenta a Cubadebate por qué es hijo de la Bienal

En video, noticiero de la Bienal de La Habana

¿Qué trae el programa de esta segunda experiencia?

Descargue aquí el programa completo (PDF, 88 KB) 

Aquí les dejamos algunas sugerencias:
3 de diciembre

Estado de espíritu: Exposición colectiva por el aniversario 35 de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Lugar: Pabellón Cuba. Hora: 4:00 p.m.

6 de diciembre

Farmacia: Volver a la tierra. Botiquín Promocional. La historia de Farmacia contada a través de postales y cápsulas de video. Lugar: @laFarmaciaTelurica2 @BienaldeLaHabana, Pinar del Río.
Proyecto de escultura pública de Alexis Leyva Machado (Kcho). Lugar: 5ta Avenida (de calle 4 a calle 110). Hora: 5:00 p.m.

7 de diciembre

De lo internacional a lo inesperado: Exposición colectiva (Noviembre Fotográfico). Lugar: Fototeca de Cuba. Hora: 4:00 p.m.
Más allá de la apropiación: Exposición colectiva (Noviembre Fotográfico)
Proyecto enRegla: Yemayá canta a La Habana. Concierto del conjunto Güiros de San Cristóbal. Lugar: Ceiba, Emboque de Regla. Hora: 5:00 p.m.
Imaginarios visuales femeninos: Exposición colectiva (Cuba-Chile). Lugar: CPAP Luz y Oficios. Hora: 6:00 p.m.
Oríkí. Canción de elogio: Exposición personal de Santiago Rodríguez Olazábal. Lugar: Factoría Habana.

8 de diciembre

No es una utopía (I): Instalación escultórica de José Carlos Mesa. Lugar: Galería Manos, ACAA. Hora: 3:00 p.m.
San Alejandro desde la experiencia: Proyecto artístico pedagógico basado en la historia de San Alejandro en las Bienales de La Habana con talleres abiertos que permitirán al público interactuar con el proceso educativo. Lugar: Academia de Bellas Artes San Alejandro. Hora: 4:00 p.m.

9 de diciembre

Islas: Exposición colectiva. Lugar: Centro Experimental de las Artes Visuales José A. Díaz Peláez. Hora: 5:00 p.m.
Disonancias: Exposición colectiva. Lugar: Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV). Hora: 5:00 p.m..
Proyectos en paralelo a la Bienal.

11 de diciembre

Yo camino soñando: Exposición colectiva. Lugar: Galería 23 y 12. Hora: 5:00 p.m.
Exposición personal de Lianet Martínez. Lugar: La Nave. Hora: 6:00 p.m.

12 de diciembre

enRegla. Malecón Temporal. Lugar: Litoral del Emboque de Regla. Hora: 4:00 p.m.

14 de diciembre

A fin de cuentas: Exposición colectiva. Ádan Iglesias, Arístides Hernández (Ares), Alfredo Martirena, Carlos Alejandro Falcó, Michel Moro, Yoennis Batista. Lugar: Galería Villena (Plaza de Armas). Hora: 5:00 p.m.

15 de diciembre

La espera: Exposición personal de Alejandro Lescay. Lugar: Galería Galiano. Hora: 5:00 p.m.
Las memorias: Exposición bipersonal de Raúl Sangrador (México) y Miguel L. Osorio Martínez (Cuba). Lugar: Galería La Moderna. Hora: 4:00 p.m.
Forma, espacio y luz: Concurso auspiciado por Codema y la Oficina del Historiador de la Ciudad, sobre la obra escultórica de Rita Longa. Lugar: Convento de San Francisco de Asís. Hora: 3:00 p.m.
Exposición de Francisco Javier. Lugar: Galería Manos. Hora: 4:00 p.m.

16 de diciembre

Del río que todo lo arrastra: Exposición colectiva. Lugar: Farmacia La Reunión. Hora: 4:00 p.m.
Lesbia Vent Dumois. Presentación del libro de la artista Premio Nacional de Artes Plásticas, editado por Collage Ediciones y el sello ArteCubano. Lugar: Jardines de la UNEAC. Hora: 4:00 p.m.
La fuerza del tiempo: Exposición personal de Santiago Rodríguez Olazábal. Lugar: Galería La Acacia. Hora: 6:00 p.m.

23 de diciembre

Antonia Eiriz, el desgarramiento de la sinceridad: Exposición antológica de Antonia Eiriz. Lugar: Museo Nacional de Bellas Artes. Hora: 4:00 p.m.

24 de diciembre

Reflexiones sobre el Antropoceno. Conferencia del Dr.C. Giraldo Alayón. Lugar: Sede de Fundación Ariguanabo. Hora: 10:00 a.m., San Antonio de los Baños.

25 de diciembre

Sancti Spíritus: Carnaval Conceptual. Lugar: Parque de la Iglesia Mayor.

¿Adónde ir en esta Bienal de La Habana?

Leer más »

Artistas e intelectuales brasileños apoyan la Bienal de La Habana

La Bienal de La Habana es concebida, formulada y promovida por prestigiosos artistas, curadores y expertos en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam de La Habana. Durante 13 ediciones, la Bienal de La Habana ha sido un referente plural y diverso, que privilegia el arte conceptual y las corrientes más renovadoras del arte contemporáneo, como lo demuestran cientos de artistas, críticos y expertos que han participado en ella. Cuatro décadas de existencia atestiguan su carácter experimental y tercermundista, sin condicionamientos ideológicos, que lo convertían en una alternativa antihegemónica a la banalización del arte por la acción del mercado.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.