HAVANA CLIMA

Arturo Cuenca

Fallece en Miami el pintor y grabador cubano Arturo Cuenca

MIAMI, Estados Unidos. – El pintor, diseñador y fotógrafo cubano Arturo Cuenca falleció en Miami, informaron este jueves en redes sociales amigos y allegados del artista, una de las principales figuras del Movimiento de la Nueva Plástica Cubana.
Las circunstancias de la muerte de Cuenca aún son imprecisas. De acuerdo con el reporte de CiberCuba, el cuerpo del artista fue trasladado a la Oficina Forense de Miami-Dade y el caso está bajo investigación para determinar las causas del fallecimiento.
En Facebook, la escritora cubana Wendy Guerra lamentó el deceso de Cuenca y dijo que el artista le había mostrado “un camino donde el arte y los vestidos se vuelven escudos”. Por su parte, la curadora cubanoestadounidense Coco Fusco definió al pintor como “una fuerza creativa inolvidable”.
Arturo Cuenca: un duende maldito

Cuenca está considerado uno de los mayores exponentes de la pintura, el grabado, el diseño gráfico y la fotografía cubana de la década de los 80 del pasado siglo. Por sus ideas sobre arte e ideología, el régimen cubano lo lanzó al exilio en 1991.
Tras su deceso, numerosos medios han recordado la disputa que mantuvo con el comisario Carlos Aldana, entonces ideólogo del Partido Comunista de Cuba (PCC), durante uno de los congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). 
Cuenca nació en la provincia de Holguín, el 20 de septiembre de 1955. Cursó estudios de Pintura en la Academia Nacional de Bellas Artes “San Alejandro”, en La Habana, y de Literatura en la Escuela Nacional de Instructores de Arte.
En 1982 ganó el Premio Nacional de Paisaje, y luego, en 1985, también alcanzó premio en el Salón de Pintura de la UNEAC.

Cuenca presentó su obra en importantes galerías y museos alrededor del mundo. En 1983 expuso en el Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana; en 1986, en Rotterdam Art Space Gallery, Holanda; en 1989, en la Galería del Auditorio Nacional de la Ciudad de México; en 1990, en la Galería de Arte Mexicano, y en 1993 en Intar Latin American Gallery de Nueva York, EE. UU.
En 1991, tras exiliarse, se radicó en Nueva York, donde desarrolló una importante obra pictórica por casi 20 años. Más adelante, se trasladó a Miami, donde murió esta semana.
“Buen viaje, Arturo Cuenca (…). Mi generación no podrá olvidarte. Siempre fuiste un artista total, un hombre diferente. Lo fuiste tanto que el círculo se cierra temprano. Veo a los de hoy escandalizar y me dan risa. Tú lo creaste todo desde el alma e hiciste de la ciencia: ideología. Luz para ti, hermano”, así se despidió del artista el realizador cubano Juan Pin Vilar.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Arturo Cuenca: un duende maldito

MIAMI, Estados Unidos.- La atormentada isla de Cuba amaneció hoy sin uno de sus hijos pródigos, predecesor de la rebeldía artística que ha caracterizado recientes acontecimientos históricos de inconformidad y protesta contra la dictadura en el ámbito cultural.
Pintor, fotógrafo y cultivador del performance art, entre otras virtudes, Arturo Cuenca dejó de existir físicamente en el exilio de Miami, donde había establecido residencia, luego de vivir por más de veinte años, desde 1991, en Nueva York.
Cuenca perteneció a la portentosa década del ochenta en el complejo panorama de las artes plásticas de la isla, donde ocurría una suerte de terremoto conceptual y estético, opuesto a los controles y represiones sufridas por generaciones precedentes, que no pocas veces vieron sus obras mitigadas por tantas prohibiciones y amenazas.
En los medios sociales han aparecido numerosos elogios, fotos y anécdotas referidas a sus provocaciones, que no fueron pocas en todos los ámbitos sociales y políticos, entre las cuales figura el desafío público a Carlos Aldana, ideólogo poderoso y siniestro del castrismo en 1988, quien intentaba frenar el ímpetu contestatario de aquella generación de artistas.
Si algo pude disfrutar en el tétrico panorama de un país coartado y sin salida por la maldad ideológica fueron la amistad y los desplantes creativos, iluminadores, de Arturo Cuenca.
Era algo sencillamente insólito verlo enfundado en un leotardo, sumamente ajustado, con la pinta de la piel del leopardo, bailando desenfrenado ante los ojos del público en shock, que experimentaba, por primera vez, una expresión tan libre del comportamiento y el cuerpo.
Valga agregar que aquel atuendo extravagante era diseñado, cortado y cosido por el propio Cuenca, quien luego llamó la atención hasta de uno de los grandes gurús de la moda francesa, Pierre Cardin, que le dio su bendición y ayuda.
Cuenca vivía frente al parque donde hoy se sienta la escultura de John Lennon, a unos pasos del apartamento de mis suegros en el edificio Lens de El Vedado. Solía visitarnos y provocaba todo un revuelo cuando lo hacía. Si mi suegra estaba oyendo a Julio Iglesias en la radio, la conminaba a quitarlo porque era muy “cheo” y ridículo.
Entonces se montaba una suerte de debate sobre el arte popular y otras propuestas más sofisticadas. Ostentaba el don del convencimiento de una manera pícara y humorística.
Con su larga historia de enamoramiento heterosexual, cierta vez quise ponerlo en situación y le pregunté que si aquellos atuendos y movimientos corporales no le resultaban sumamente femeninos y me dijo, muerto de risa: “Yo saco el gay a pasear de ese modo, es un exorcismo. No se me da el amor por los hombres, así que de tal modo cumplo con esa eventualidad”.
Me volví a encontrar con Cuenca en los Estados Unidos por los años noventa. Durante mi primer viaje a Nueva York me dio una gira inolvidable. Cuando cruzamos el puente de Brooklyn hizo mención, con orgullo, al hecho de que José Martí también lo había merodeado.
“Tanto cuento con el panamericanismo de los próceres y lo he venido a encontrar aquí en Nueva York”, dijo rotundo en aquella ocasión. También me recordó que no se perdía el encuentro de rumberos cubanos que acontecía cada fin de semana en el Parque Central.
De aquel viaje salió la idea de escribir un libro sobre su trayectoria artística, patrocinado amablemente por Pedro Monge Rafuls, director de la revista y organización de teatro Ollantay.
Me ayudó con sus archivos, avanzamos en el proyecto, escribí buena parte del libro con el cual estuvo conforme, pero al final, desafortunadamente, no se pudo concluir. Acababa de arribar yo al exilio y otros imponderables familiares reclamaban mis energías.
Esta circunstancia, entendible, no hizo mella en nuestra amistad, sino todo lo contrario. La simpatía por Cuenca se extendió a otros de los Ríos. Mis hermanos y mi esposa disfrutaban cada encuentro en exposiciones y otros ágapes de la cultura de Miami, donde todos coincidíamos.
Cuenca no envejecía, los años se habían como detenido sobre aquel rostro de niño astuto, y seguía incansable, prodigando los más certeros piropos a las féminas.
Con su melena negrísima, siempre revuelta, y grandes espejuelos de pasta antes de estar a la moda, era difícil imaginar que detrás de aquel comportamiento eminentemente criollo, bailador, lleno de gozo, se amparaba un iconoclasta artístico, enamorado de la ciencia y la filosofía, dado a la experimentación, cuya obra, hoy por hoy, figura en algunas de las colecciones más importantes del mundo.
Obtuvo la distinguida beca Cintas y durante la primera etapa de su exilio en México fundó, junto a Nina Menocal, el Centro Cultural NinArt, que dio apoyo a los artistas escapados del castrismo.
En mi casa cuelga una obra mínima, pero tierna, de Arturo Cuenca, que tituló “Tree, snow, building”. Es una suerte de ventana mágica ovalada, nostálgica, con esa particular tridimensionalidad de su estética.
Quiero pensar que Cuenca se sigue asomando, como un duende maldito, a ese paisaje nevado de su entrañable Nueva York, donde fue muy feliz.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.