HAVANA CLIMA

Antiimperialismo

El raro antiimperialismo de Miguel Díaz-Canel

LA HABANA, Cuba.- El benjamín del poder en Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, habló demasiado durante la reunión de balance del Ministerio de Cultura efectuada en días pasados. Se refirió al trabajo desplegado por ese organismo en el año 2021, y además expuso con amplitud la posición oficial cubana acerca de la invasión a Ucrania por los rusos. Posición que, por más que se esfuerce la propaganda castrista, no sintoniza con la opinión mayoritaria de la comunidad internacional.
Después de entonar loas al socialismo, la independencia, la soberanía, la democracia socialista y la paz, el mandatario apuntó que “el que en estos tiempos no sea antiimperialista, no puede comprender los problemas que están pasando en el mundo ni en el país”(“El 2022 será mejor si tenemos más espiritualidad”, periódico Granma, edición del 8 de marzo).
Cualquier observador escasamente informado de la manera de pensar y actuar de los dirigentes cubanos, podría imaginar que la frase anterior encierra un enfoque adecuado del panorama internacional, pues condenaría las acciones emprendidas por algunos países para sojuzgar a otras naciones.
Sin embargo, la realidad es bien distinta. Porque el señor Díaz-Canel acude a la inservible definición de imperialismo que planteó Lenin hace ya más de cien años, según la cual el imperialismo es la fase superior del capitalismo, y por tanto son los actuales países capitalistas, con Estados Unidos a la cabeza, los únicos que clasificarían como naciones imperialistas en la actualidad.
Así, de una manera sencilla, con su teoría de por medio, el heredero de los Castro exonera a sus aliados rusos, como seguro antes exculpó a los soviéticos, de la condición de imperialistas.
Mas, comoquiera que el grueso de la comunidad internacional observa rasgos imperialistas en la actuación de Vladimir Putin, entonces, de carambola, el raro antiimperialismo de Díaz-Canel haría válida su definición: él no puede entender los problemas actuales del mundo porque en verdad no es antiimperialista. Es decir, no condena a Putin, el verdadero imperialista.
Y no entiende los problemas del mundo porque no admite que la responsabilidad total del actual conflicto en Ucrania recae sobre Rusia, que nostálgicamente añora los tiempos en que Ucrania era parte del imperio soviético, con Moscú como la Roma del siglo XX.
No es, como dice el castrismo, que Estados Unidos y la OTAN atraigan a las ex repúblicas soviéticas para establecer un cerco en torno a Rusia. Es el temor a la voracidad del oso ruso lo que ha llevado a esas ex repúblicas soviéticas -así como también a las naciones de Europa oriental que antaño construían el “socialismo real”- a buscar protección en Occidente.
Lo más triste de todo, para nosotros, es la manera en que el monopolio castrista sobre los medios de difusión les transmite la desinformación a los cubanos de a pie. Y además que hayan utilizado el aniversario del surgimiento del periódico Patria, una obra netamente martiana, para armar un show en Casa de las Américas, con personajes de la más rancia izquierda internacional, para propagar su vulgar falacia sobre lo que sucede ahora en Europa.
El periódico Granma, en la primera página de su edición del 16 de marzo, comentando los resultados del referido evento en Casa de las Américas, se refiere a un mundo “donde la hegemonía imperial en el terreno virtual y simbólico es abrumadora”.
Claro que sí, diríamos nosotros. Y es hegemónica y abrumadora porque contiene la verdad. No es posible, por ejemplo, y como quisieran Díaz-Canel y sus secuaces, admitir que la verdad la tuvieran los cinco países que votaron en la ONU contra la condena a Rusia, o las 30 naciones que por cobardía o conveniencia se abstuvieron, y en cambio pensar que los 140 que condenaron al Kremlin estaban equivocados.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

¿Y si mañana nos invaden?

Durante siglos, los miembros de ciertas tribus centroamericanas eran tatuados al nacer para rendir culto a sus dioses. Así como ellos cargaban toda la vida con esas marcas en la piel, los cubanos llevamos inoculada —junto a otro sinfín de taras— la idea de que en cualquier momento podemos ser invadidos por Estados Unidos.
Para muchos es como el viejo del saco que se lleva a los niños: un cuento con el fin de asustar y mantener el muy útil recurso de plaza sitiada, que justifica secretismos, excesos y faltas. Para otros es algo tan real como los ciclones en verano o los frentes fríos en invierno: dependerá de los contextos, pero puede pasar y hay que estar preparados —«los cubanos deben saber tirar y tirar bien», dice el adagio.
No obstante, pelearse a bombazos parecía cosa reservada a «naciones bárbaras» —propietarias casi siempre de petróleo y otras riquezas naturales, pero consideradas secundarias en la escena internacional—, a quienes Estados Unidos and Company llegaban a salvar en el último momento con los marines de la democracia y los cañones de la libertad. La maquinaria cultural se encargaba de decirnos qué muertos llorar, cuáles hashtags viralizar, y a quiénes dedicar en nuestras iglesias piadosas cadenas de oración.
Así había funcionado desde el final de la Guerra Fría hasta la semana pasada, cuando, para regocijo de quienes vaticinan cada pocas décadas el fin de los tiempos, la invasión de Rusia a Ucrania rompió la ilusión: en el siglo de TikTok, Facebook y Google Maps, después de una centuria marcada por conflictos de todo tipo, sí podría haber guerras entre países del «mundo civilizado».
(Mapa: Diario El Mundo)
Sin embargo, ¿qué tiene que ver la «operación militar especial» del presidente Putin en Ucrania, con una invasión norteamericana a Cuba?, se preguntará el lector atento. Quizá nada, pero analicemos detenidamente algunos elementos comparativos.
La nación eslava, conocida como el granero de Europa por sus exportaciones, integró Rusia en diferentes momentos de su larga historia; de hecho, su nombre significa, según algunas fuentes, «región fronteriza». Por ello y los vínculos étnicos existentes, Putin la considera parte de su país. Mientras tanto, nuestro archipiélago caribeño, aun cuando es una república independiente desde hace 120 años, tuvo hasta 1959 lazos con Estados Unidos de estrecha dependencia. A escasas noventa millas de la Florida, estamos cómodamente dentro del espacio de influencia geopolítica norteamericano.
Entonces, con sustanciales diferencias, ambos países comparten un punto en común: la cercanía geográfica e histórica a potencias imperiales que las apetecen.
De hecho, la declaración del gobierno cubano sobre la invasión —que culpa a Estados Unidos y la OTAN de su expansión hacia el este, pero también critica con salomónica comprensión al invasor por el «uso de la fuerza y la no observancia de principios legales y normas internacionales que Cuba suscribe y respalda»— contiene una frase que constituye una peligrosísima arma de doble filo: «Rusia tiene derecho a defenderse».
[embedded content]
¿Qué pasaría entonces si por esos caprichos de las relaciones internacionales, Estados Unidos también quisiera defenderse de la «amenaza» que Cuba representa? ¡Qué exagerado!, pensará el lector que ha tenido la paciencia de leerme hasta aquí. No tanto. Putin ha roto una barrera no solo legal, sino también simbólica. Potencialmente ha abierto una caja de Pandora, cuyos males pueden o no escapar. Para este ejercicio, dejemos que vuelen.
Hace unas semanas el vicecanciller ruso Serguéi Riabkov dijo que su país podría tener presencia militar en Cuba y Venezuela. O sea, el Oso intentaría pagar al tío Sam con la misma moneda. En medio de esta escalada de tensiones que ya llegó a las balas, comienza a aparecer aquí y allá la noticia de que, efectivamente, hay armas rusas en Cuba. Los grandes medios levantan la noticia, fuentes y fotos no faltarán cuando se quiere. La opinión pública se empieza a poner nerviosa, después histérica. Lograrlo no es difícil.
En poco tiempo, muchos creerán que en Cuba hay armamento ruso, como lo hubo en 1962. Se reedita la crisis de los Misiles, pero esta vez Rusia está lo suficientemente entretenida con Ucrania y la crisis asociada como para lograr aplacar los ánimos crispados. Finalmente, el tío Sam devuelve al Oso la moneda.
¡Qué exagerado!, gritará esta vez el lector con indignación. Sin embargo, si Saddam Hussein pudiera leerme no pensaría que exagero, dado que incluso cuando las situaciones están separadas por abismales distancias, la invasión que derrocó al dictador y devastó Irak en 2003 estuvo montada sobre una operación mediática muy similar a la hipotética que acabo de describir.
Una estatua de Sadam Husein en frente del Comité Olímpico Nacional de Irak en llamas, en Bagdad, en 2003 (Foto: Tyler Hicks/The New York Times)
«Cuba no es Irak. Aquí no hay nada que pueda interesarles», pensarán algunos. Entonces, ¿por qué administración tras administración, independientemente de si son republicanas o demócratas, destinan millones de dólares cada año a los programas de subversión y cambio de régimen? Cuando menos, es esa una extraña forma de mostrar desinterés.
Mientras Rusia, la oncena economía del mundo, ha sido sancionada por tirios y troyanos, ¿quién castigará a Estados Unidos, la superpotencia hegemónica —aunque algunos se empeñen en señalar su decadencia—, por una acción militar contra Cuba, presentada en el discurso mediático como el último bastión de la Guerra Fría en Occidente? ¿Quiénes lo han logrado de forma eficaz cuando ha sucedido anteriormente en Siria, Libia e Irak?
Nuestro país —además de la propia Rusia y la pragmática China, para no mencionar a naciones en crisis como Venezuela y Nicaragua, u otras como México, que no se atreverían a molestar a Estados Unidos más allá de lo discursivo y simbólico— carece de aliados que puedan mover la balanza.
Asimismo, un factor a tener en cuenta es el desgaste de la imagen internacional del país después de los sucesos del 11 de julio y la represión asociada. Que la resolución contra el bloqueo siga aprobándose en la Asamblea General de la ONU por abrumadora mayoría, no significa que sea menor el aislamiento que padecemos ni indica que vendrá una coalición en nuestra defensa en caso de ser necesario.
Por ello es extremadamente preocupante percibir que en declaraciones oficiales y de voceros del gobierno, así como en los medios de comunicación, se legítima la tesis de las esferas de influencia geopolítica, en detrimento de los principios de soberanía y autodeterminación, que deben ser una brújula para naciones pequeñas y hostilizadas como la nuestra.
Se puede condenar la expansión de la OTAN y al imperialismo norteamericano, sin defender la invasión a Ucrania y al imperialismo ruso. La razón que Putin podía haber tenido por incumplimientos de los acuerdos de Minsk, la perdió cuando el primero de sus soldados puso su bota en el territorio de un país libre e independiente cuya existencia, al más puro estilo del camarada Stalin, quiere presentar como artificial. Rusia tiene el mismo derecho a defenderse que Ucrania a pertenecer a la Unión Europea, la OTAN o la Liga Intergaláctica.
En cuanto a la postura de Cuba, no hablo de lo que es correcto —condenar esta como cualquier invasión, independientemente de las causas que la motivaron—, sino de lo que debe hacerse en aras de la seguridad nacional, puesto que nos parecemos más a la víctima que al victimario. Aun cuando no hay señales de que pueda concretarse el escenario descrito en estas líneas, decía Martí que «los peligros no se han de ver cuando se les tiene encima, sino cuando se los puede evitar». Prever nunca está de más. Mañana nosotros podríamos ser Ucrania.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.