HAVANA CLIMA

1971

1971: el año en que todo cambió para peor

LA HABANA, Cuba. — En varias noches de domingo, el canal Clave ha puesto la serie documental de Netflix ‘’1971, el año en que la música lo cambió todo”. Viendo los varios capítulos en que está dividido el documental, uno se da cuenta de que, efectivamente, 1971 fue un año trascendental, y no solo por la música que se hizo —que fue excepcionalmente buena, sentó pautas y estableció nuevos rumbos—, sino por el modo en que, al hacerse eco de los problemas de su tiempo y enfrentarlos, influyó en la sociedad, generando —aunque le pesara a muchos— otros modos de vida y de asumir la existencia, inusuales hasta entonces.
En 1971,  los hippies venían de regreso de sus ensoñaciones psicodélicas y las religiones orientales, cobraban auge las protestas contra la guerra de Vietnam, el feminismo, el movimiento gay y el FBI combatía a los Panteras Negras y otros grupos radicales. A la par de todo ello, ocurrieron muchas cosas importantes en la música, que sentarían pautas y establecerían nuevos rumbos.
Paul McCartney grababa el bucólico Ram y John Lennon plasmaba su utopía pacifista en la que sería la más famosa de sus canciones, Imagine. Mientras, George Harrison, influido por Ravi Shankar, organizaba un concierto por Bangladesh en el Madison Square Garden —que sería el primer concierto benéfico de la historia— y convencía para que participaran en él a Bob Dylan, Eric Clapton y Ringo Starr, entre otros.
1971 fue el año en que, en medio de un deslumbrante aluvión de rock sinfónico, glam rock, folk-rock, soul psicodélico, fusiones de jazz y rock y cantautores a lo James Taylor, Paul Simon y Cat Stevens, se  grabaron discos que serían tan influyentes como los primeros de Elton John (Madman across the water y Tumbleweed Conection), Who’s next de The Who, Jesucristo Superstar, la ópera rock de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice; What’s going on, donde Marvin Gaye se bajó de la nube Motown e hizo contacto con los problemas sociales; Sticky Fingers, considerado por muchos, entre los que me incluyo, el mejor álbum de los Rolling Stones; y Tapestry, de Carole King, que fue durante mucho tiempo uno de los discos más vendidos de la historia, y abrió el camino a cantautoras como Joni Mitchel y Carly Simon, con nuevas visiones sobre el amor, la familia y las relaciones  interpersonales.
A mí, que tenía 15 años en 1971 y estudiaba en la secundaria básica, me marcó muy fuerte aquella música, que escuchaba en la WQAM y otras estaciones de radio del sur de la Florida, porque en Cuba estaba proscrita por ser considerada “la música del enemigo, deformante e ideológicamente nociva”.
Y a partir del Primer Congreso de Educación y Cultura, efectuado en marzo de 1971, fue mayor la proscripción del rock, el soul y todo lo que oliera a yanqui. En su lucha contra el diversionismo ideológico, que alcanzó niveles de paroxismo, los comisarios quisieron forzarnos a que escucháramos solo canciones de la Nueva Trova y, por aquello de “la solidaridad latinoamericana”, música andina de quenas y charango. Y si acaso, para tirar unos pasillos en las fiestas cederistas con caldosa y vino argelino, algo de la Orquesta Aragón y Los Van Van.
Pero las prohibiciones no se limitaron solamente a la música. En cada aspecto de la vida se hizo más asfixiante la atmósfera.
En el discurso de clausura del Congreso de Educación y Cultura, Fidel Castro les retiró el derecho —si es que alguna vez lo tuvieron— a “las dos o tres ovejas descarriadas a seguir sembrando el veneno, la insidia y la intriga en la revolución”. Así, en lo que sería conocido como el Decenio Gris y que alcanzaría su clímax con el Caso Padilla, el régimen arremetió contra los artistas e intelectuales que no se plegaran al “arte como arma de la revolución”, o sea,  la versión castrista del realismo socialista del estalinismo.
Tanta fue la intolerancia que fueron silenciados y castigados intelectuales que, aunque diferían de la línea soviética, apoyaban al régimen, como quedó evidenciado con el cierre de la revista Pensamiento Crítico y del departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana.
De “la universidad solo para revolucionarios” expulsaron a religiosos, extranjerizantes, aburguesados, melenudos y homosexuales.
Cuando ya parecía cerrado el capítulo de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), arremetieron con nuevos bríos contra los homosexuales. A todo el que fuera homosexual, lo pareciera  o se sospechaba que lo fuese, para que no contaminara al hombre nuevo, lo parametraron.
Los parametrados eran citados a una oficina en Miramar, donde tenían que hacerse “una autocrítica” ante la Comisión de Evaluación del Consejo Nacional de Cultura, presidida por el teniente Armando Quesada.  En vista de los “errores confesados” y su “falta de idoneidad”, planilla mediante, les aplicarían la Resolución 3, y para darles una oportunidad de reivindicarse y de que no los agarrara la Ley contra la Vagancia, los enviarían a trabajar a la construcción, a una fundición, como sepultureros  o a empaquetar libros y revistas en una biblioteca municipal, como ocurrió con el escritor  Antón Arrufat.
Y todo eso, en medio de la miseria y la escasez. Como, a pesar de que todos los recursos se pusieron en función de la zafra de 1970, no se pudieron producir los 10 millones de toneladas de azúcar que, según el Máximo Líder,  nos sacarían del subdesarrollo, la economía quedó en estado calamitoso. En lugar de las bonanzas prometidas,  hubo más hambre y penurias.
Para  Cuba, 1971 fue un año  terrible. Parafraseando el título del documental de Netflix, fue el año en que todo cambió… para peor. Debimos estar advertidos de que aquí, en Castrolandia, siempre todo puede ser aún peor, mucho peor. Quién pudo imaginar que nos quedaban por delante el hambre y los apagones del Periodo Especial y cuando creímos ya haber tocado fondo, la actual catástrofe que significa la continuidad postcastrista.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

Qué ocurrió en los años 1970 y 1971 en Cuba

LA HABANA, Cuba. – Vale la pena echar un vistazo a estos dos años, específicamente a dos sucesos: el fracaso de la Zafra de los Diez Millones, en 1970, y el Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura, en 1971.  
Tan incómodo quedó Fidel Castro tras hacerse una crítica a sí mismo por su derrota, que en el discurso del 26 de julio de 1970 arremetió contra los intelectuales cubanos y extranjeros, contra la izquierda intelectual latinoamericana y contra los sindicatos del país. 
“Se hace necesario ―dijo― el inicio de una campaña de acercamiento con las masas, porque hay que democratizar y reforzar los sindicatos”. 
Es posible que en aquellos momentos recordara lo que había dicho el Che Guevara sobre los intelectuales y su “pecado original” en el libro El socialismo y el hombre nuevo en Cuba: “No son auténticamente revolucionarios. Las nuevas generaciones vendrán libres del pecado original. Nuestra tarea consiste en impedir que la generación actual, dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a la nueva generación. Ya vendrán los revolucionarios que entonen el canto del hombre nuevo con la auténtica voz del pueblo”.
Entonces, ¿qué hizo Fidel en 1971? Ese año fueron arrestados los intelectuales Heberto Padilla y Belkis Cuza Malé; es declarada persona non grata y expulsado del país el intelectual y embajador chileno Jorge Edwards; y es condenado a prisión el escritor y periodista francés Pierre Golendorff. 
Le Monde publica una carta firmada por 34 figuras internacionales del mundo intelectual, entre ellos Sartre, Moravia, Cortázar, Goytisolo, Vargas Llosa y Octavio Paz, quienes mostraron preocupación por las represalias tomadas por el gobierno cubano.
Después de casi 40 días Padilla sale en libertad y Le Monde pública una segunda carta, ahora firmada por 62 intelectuales extranjeros más, quienes protestaban por la “mascarada” de la autocrítica de Padilla, forzada por Castro, muy similar a los juicios y autocríticas estalinistas.  
Por esos días también se celebra el Primer Congreso Nacional de Educación y Cultura, donde se anuncia una política de más represión e intolerancia cultural. La declaración final del Congreso condena el “homosexualismo” y “otras aberraciones sociales”, como las prácticas religiosas. 
En 1971 se decide, según una noticia del 30 de julio del periódico Granma, establecer nuevas normas para acceder a la Universidad, la cual queda reservada únicamente para los revolucionarios.
También se prohíben oficialmente las religiones sincréticas afrocubanas y se inicia la persecución de los intelectuales negros, como Walterio Carbonell y otros, que ahondan en sus raíces étnicas. Asimismo, el régimen destruye los libros Juego de Damas, de Belkis Cuza Malé, y Mood Indigo, de Severo Sarduy. También es expulsado Eduardo Heras de El Caimán Barbudo, se prohíbe la revista Pensamiento Crítico, del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana, y sale de prisión José Lorenzo Fuentes, destacado novelista con una decena de libros publicados, después de dos años de cárcel.
ARTÍCULO DE OPINIÓNLas opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.
Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.