HAVANA CLIMA

¿Christian Nodal tiene novia?

Hace unos días Christian Nodal fue visto bajando de un avión de la mano de una joven con quien podría estar en un nuevo romance. La chica fue identificada como una de las modelos que ha trabajado en sus videos musicales.

El cantante mexicano está recorriendo Latinoamérica y Estados...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

El enemigo de lo imposible (+fotos)

En la finca ganadera Botón de Oro, de la Empresa Pecuaria Managuaco, el campesino Karel Fragoso Sánchez ha conquistado el campo con la receta del trabajo y el empeño
Karel Fragoso da un uso múltiple a su plantación de maíz. (Fotos: Oscar Alfonso/Escambray)

Relacionados

Cuando desde el polvoriento camino te acercas a la finca ganadera Botón de Oro, en predios de la Empresa Pecuaria Managuaco, el escenario te revela que si algo allí resulta cotidiano es el trabajo.

El contexto de potreros acuartonados y con pastos saludables, de animales que pastan tranquilamente acompañados de sombra y agua y de una salud vital llama la atención y obliga al encuentro de protagonistas.

¿Dónde puedo localizar a Karel Fragoso Sánchez?, inquiero.

“Allí, entre aquellos maizales que ves, está, cortando comida para el ganado”, responden desde el portal de la vivienda, que comparte espacios con naves de ordeño y de alimentación.

Para este campesino el cultivo de la soya tiene propósitos bien definidos.

A la distancia sobresalen campos de maíz de diversos tamaños y salta la inquietud: ¿Ese grano para los animales?, pero se hizo el camino en busca de las respuestas.

Ataviado con ropa de trabajo, empapado de sudor, Karel llega al encuentro.

“Estamos enfrascados en la recolección de la mazorca tierna que vendemos en ferias y también para el autoconsumo familiar y los trabajadores. No tengo planes, pero aportamos y nos queda toda la caña verde y fresca que hacemos forraje para los animales y también para ensilar, una de las alternativas para darle comida al rebaño aun en las situaciones más difíciles.

“Con respecto al maíz sembramos 11 hectáreas en tres estadios diferentes para un mejor aprovechamiento de las plantas y también de todo el chilote y mazorquería pequeña que no comercializamos y aportamos a la dieta de vacas, terneros y de otros animales que tenemos en la finca que reportan comida”.

La caña verde del maíz cosechado y las mazorcas pequeñas se procesan para forraje.

Al guajiro lo acompaña una serenidad típica de quien sabe lo que hace y la determinación de esas personas que no se rinden ante nada.

Algunos lo tildan de soñado; otros, de laborioso incansable, de persistente. La mayoría dice que es de esos campesinos y productores imprescindibles.

Abraza las alternativas para el desarrollo ganadero, ha enfrentado cualquier cantidad de limitaciones y obstáculos, de incomprensiones, pero nada lo vence, ni a él ni a su esposa Yaneisy Conde Marrero, el sostén vital.

“Coseché 2 hectáreas de soya —añade Karel—, con balance de casi 3 toneladas de semilla para multiplicar plantaciones en su período óptimo, que es después del mes de julio. En este caso la mira está puesta en la extracción de aceite y la alimentación de los animales.

“No hay residuo de cosecha que escape a la dieta del rebaño”, asegura.

Procesar forraje fresco para la alimentación del rebaño es vital en la finca Botón de Oro.

¿Cuántas bondades aporta el ensilaje?

“Ya comencé y lo hago en tres formas distintas: en bolsas de nailon, a la usanza del pastel, otra de las tipicidades, y a la manera mexicana, todas posibles de materializar en nuestro país, aunque tengo aquí la materia prima para ello y a su vez me garantizará comida para las más de 160 cabezas de ganado que poseo y para los restantes animales que criamos para el sustento de la familia, los trabajadores y otros destinos.

“El ensilaje garantiza, además, el 60 por ciento del piso creativo en la elaboración de suplementos alimentarios para los rebaños. Un 30 por ciento lo aportan las plantas proteicas que aquí cultivamos y el otro 10 corresponde a granos que incluimos en la formulación. Añadimos algo de miel y cal. Paletizamos para terneros pequeños y conejos y también hacemos harina para los demás animales. En proteínas, esa creación aporta alrededor de un 20 por ciento y suficiente fibra. Aquí el único descubrimiento es el empeño y el trabajo”, subraya Karel.

Los residuos de la cosecha de frijol también son aprovechados para la alimentación del rebaño.

Mas, todo el quehacer de este joven campesino tiene mucho más en su génesis.

Así lo comparte el doctor Ramón Balmaceda Flores, médico veterinario y voz autorizada desde la subdelegación de Ganadería de la Agricultura en la provincia: “Karel es la determinación personificada y todo cuanto ha logrado tiene puntales determinantes. La inteligencia, el valor, la decisión de enfrentar lo que siempre quiso hacer: una ganadería lechera con valores genéticos, protegiendo genofondos del Mambí, Jersey, Siboney y Holstein Tropical Cubano.

“En su labor se distingue la manera en que enfrenta las situaciones y limitaciones económicas con soluciones ecológicas, la superación permanente, una visión empresarial abierta y una voluntad demostrada de extensionista, pues nada de lo que aprende o ha logrado lo guarda para él, lo trasmite a otros productores, incluso, de otros territorios.

“Hoy Karel trabaja con un grupo de especialistas del municipio de Venezuela, en Ciego de Ávila, a quienes les regala lo aprendido y logrado para ayudarlos a impulsar el desarrollo ganadero en aquel escenario”, refiere Balmaceda.

Las vacas y los terneros de esta finca de managuaco están siempre bien atendidos.

Cuando vienes de regreso de la finca Botón de Oro, dos ideas laten. Primero, que para hombres como Karel Fragoso no existe lo imposible y, segundo, que en el ámbito de crear reservas alimentarias para la ganadería, en sentido general, todo está escrito y se habla con mucha frecuencia.

Pero hacer, a partir de todo ese conocimiento y la experimentación, sigue siendo imprescindible.

Vacas y terneros tienen en el forraje una garantía alimentaria.

Un total de 11 hectáreas de maíz reportan suficiente materia prima para ensilar y elaborar alimento animal.

Leer más »

COVID-19 en Cuba: 46 nuevos casos y ningún fallecido

La Habana, 17 may (ACN) Cuba reportó al cierre de este lunes 46 nuevos casos positivos al SARS-CoV-2, en otra jornada sin fallecidos a causa de la COVID-19, informó hoy el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).
En la jornada se otorgaron 110 altas médicas y se mantienen ingresados con la enfermedad 404 pacientes, de los cuales siete se atienden en terapias intensivas: tres en estado crítico y cuatro graves, precia el parte del MINSAP, publicado en su página web, que transmitimos íntegramente a continuación:

Parte de cierre del día 16 de mayo a las 12 de la noche
Al cierre del día de ayer, 16 de mayo, se encuentran ingresados un total de mil 879 pacientes, sospechosos mil 448, en vigilancia 27 y confirmados activos 404.
Para la COVID-19 se realizaron un total de 3 mil 902 muestras para la vigilancia en el día, resultando positivas 46 para 1,2% de positividad. El país acumula 13 millones 798 mil 870 muestras realizadas y 1 millón 104 mil 707 positivas (8,0%).
Del total de casos (46): 43 fueron contactos de casos confirmados, 1 con fuente de infección en el extranjero y 2 sin fuente de infección precisada. De los 46 casos diagnosticados, fueron del sexo femenino 28 y del sexo masculino 18.
Lea aquí: Reporta Cuba 93 personas positivas a la COVID-19
El 8,7% (4) de los 46 casos positivos fueron asintomáticos, acumulándose un total de 146 mil 907que representa el 13,3 % de los confirmados hasta la fecha.
De los 46 casos diagnosticados pertenecen a los grupos de edad: menores de 20 años (17), de 20 a 39 años (12), de 40 a 59 años (9), de 60 y más (8).

Residencia por provincia y municipios de los casos confirmados:
Pinar del Río: 3 casos
La Palma: 1 (contacto de casos confirmados)
Pinar del Río: 1 (contacto de casos confirmados)
San Luis: 1 (contacto de casos confirmados)
Artemisa: 3 casos
Caimito: 1 (contacto de casos confirmados)
Güira de Melena: 1 (contacto de casos confirmados)
San Cristóbal: 1 (contacto de casos confirmados)
La Habana: 7 casos
Arroyo Naranjo: 2 (contactos de casos confirmados)
Diez de Octubre: 1 (contacto de casos confirmados)
La Lisa: 1 (contacto de casos confirmados)
Marianao: 1 (contacto de casos confirmados)
Playa: 1 (contacto de casos confirmados)
Plaza de la Revolución: 1 (importado)
Mayabeque: 1 caso
Quivicán: 1 (contacto de casos confirmados)
Matanzas: 1 caso
Matanzas: 1 (contacto de casos confirmados)
Cienfuegos: 2 casos
Cienfuegos: 1 (contacto de casos confirmados)
Cumanayagua: 1 (contacto de casos confirmados)
Villa Clara: 2 casos
Ranchuelo: 1 (contacto de casos confirmados)
Santa Clara: 1 (contacto de casos confirmados)
Sancti Spíritus: 7 casos
Sancti Spíritus: 3 (contactos de casos confirmados)
Yaguajay: 4 (3 contactos de casos confirmados y 1 sin fuente de infección precisada)
Ciego de Ávila: 5 casos
Ciego de Ávila: 5 (contactos de casos confirmados)
Camagüey: 2 casos
Guáimaro: 1 (contacto de casos confirmados)
Sibanicú: 1 (contacto de casos confirmados)
Holguín: 1 caso
Holguín: 1 (contacto de casos confirmados)
Granma: 1 caso
Pilón: 1 (contacto de casos confirmados)
Santiago de Cuba: 1 caso
Segundo Frente: 1 (sin fuente de infección precisada)
Municipio Especial Isla de la Juventud: 10 casos (contactos de casos confirmados)
Del millón 104 mil 707 de pacientes diagnosticados con la enfermedad, se mantienen ingresados 404, de ellos 397 con evolución clínica estable. Se acumulan 8 mil 529 fallecidos (no se reportaron fallecidos en el día), letalidad de 0,77% vs 1,21% en el mundo y 1,76% en las Américas; dos evacuados, 57 retornados a sus países, en el día hubo 110 altas, se acumulan 1 millón 095 mil 715 (99,2%). Se atienden en las Salas de Cuidados Intensivos 7pacientes confirmados, de ellos 3 críticos y 4 graves.
Hasta el 16 mayo se reporta en el mundo 192 países y 41 territorios con casos de COVID-19, ascendiendo a 521 millones 395 mil 067 el número de confirmados (+ 302 mil 985) con respecto al reporte anterior con 23 millones 119 mil 697 casos activos y 6 millones 288 mil 845 fallecidos (+ 738) para una letalidad de 1,21% (=).
En la región de las Américas se reportan 156 millones 830 mil 389 casos confirmados (+ 56 mil 272), el 30,1% del total de casos reportados en el mundo, con 5 millones 995 mil 279 casos activos y 2 millones 763 mil 933 fallecidos (+ 170) para una letalidad de 1,76% (=).

Leer más »

¿Quién salvará a mis estudiantes?

Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Foto: Heriberto González/ Cubaperiodistas.“¡Prepárate!”, me decían. Y hay que prepararse, sí. Imaginen entrar a un aula después de las cinco de la tarde; imaginen entrar a un aula… Que te miren con rostro de cansancio, algún que otro de soberbia, que ni te miren, que murmuren cómplices sobre el cartel que lleva tu pulóver en el pecho, que se rían, hablen, que se callen por completo y tú allá delante. Sin dudas, se trata de algo “terrible”. “¿Y tú qué cuento meterás ahora?”, sientes que piensan. “¿Qué esperan de mí?”, te preguntas.
“De ustedes… espero aprender”; “apoyo y comprensión”; “encontrar en el profesor un apoyo”; “que sean los primeros profesores que se preocupen por cosas del grupo, ya sean las notas o actividades”; “que creen la confianza para ser sinceros con nuestros problemas”; “buen entendimiento, respeto y confianza”; “tener un tercer año donde recupere ese sentir que tuve cuando llegué a FCOM (Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana), quiero volver a sentir que es casa”; “que sean atentos, que se preocupen”; “apoyo; acompañamiento”; “apoyo”; “comprensión, movilidad, constancia”; “paciencia… porque desde que empezó la pandemia se ha vuelto muy difícil entender en clases, también se ha dificultado la vida en particular de muchos”, respondieron mis estudiantes en una breve encuesta que salí disparado a leer en cuanto terminó el “calvario”.
Hay términos que se repiten… no es casual.
“¿Qué periodismo se ven haciendo? ¿Con qué sueñan?”, resultaban las otras interrogantes del sondeo.
“Estudiante”, de Juan Carlos Ñañake Torres.
“Espero que pueda pasar todo bien”; “periodismo investigativo, cultural”; “graduarme”; “periodismo científico-investigativo”; “graduarme y dar clases”; “un periodismo que se especialice en temas de utilidad pública”; “mi sueño es ejercer mi carrera sin ningún problema, en Cuba, y que sirva de ejemplo”; “seguir creciendo en el mundo del fotoperiodismo y el audiovisual”; “periodismo cultural”; “periodismo deportivo: trabajar en un medio totalmente deportivo”; “quiero convertirme en una periodista diestra y trabajar en una agencia periodística profesional”; “me gustaría hacer un periodismo capaz de influir en las personas y crear un estado de reflexión”; “periodismo documental”; “periodismo investigativo”; “graduarme y seguir superándome”; “periodismo investigativo”; “graduarme”; “lo narrativo, el universo de los podcasts”; “quiero que ayude a la gente, que moleste a quien deba hacerlo y que sea claro en su intención”; “escribir, solo así soy feliz”; “periodismo para el desarrollo social”; “poder cumplir mis metas personales en Cuba”; “periodismo cultural”; “graduarme”; “periodismo cultural”; “mi sueño es poder vivir satisfactoriamente como periodista”; “ser cineasta y documentalista”; “periodismo radial”; “no lo tengo claro: todos los días sumo uno a lista de sueños”; “periodismo cultural”; “poder graduarme y hacer todo lo posible por ayudar a mi familia posteriormente”.
Mi primera vez, algo reseca, frente a un aula fue la confirmación de que no estaba enfrente de “un aula” a secas, sino, parafraseando al bueno de Galeano, de un mar de fuegos; la confirmación de que mis estudiantes esperan algo… la confirmación de que mis estudiantes sueñan… aunque algunas caras de soberbia lo disimulen; aunque el cansancio y el calor se confabulen a las cinco de la tarde para homogeneizarlo todo e intentar, quizás, hacer ver que nada o poco importa, hacernos ver como enemigos, adversarios, que suplican que “la campana” de la seis y cinco suene y los libre de mí… y me libre de ellos.
Luna y Alicia [1] son quienes más me han impresionado. Luna era bailarina, en ello le fue su infancia y primera juventud hasta que algo pasó, algo tan terrible y duro, al parecer, que la llevó a renegar de la escena. Según confesaba, medio tímida, todavía hoy, en su día a día, sufre secuelas de ello.
Lo de Alicia es distinto. Su rostro lo he fijado tres semanas después, cuando me entregó una carta oficial que no supe ver entre el cúmulo de otros tantos papeles. En las afueras de la facultad me insistió para que la encontrase –la carta– mientras alternaba entre el “tú” y el “usted” para tratarme.
Horas después, justo antes de iniciar el turno, Alicia se iba. El “turno” es uno de esos turnos de los que nadie quiere dar, quizás ni “turno” sea. Alicia tiene veinte años pero mira con treinta. Los veinte años de Alicia no parecen ser los veinte años de cualquiera o de muchos o de la mayoría. Alicia me encara y pregunta: “¿para qué yo tengo que entrar ahí?”.
En Alicia coexisten varias problemáticas –duras problemáticas– que atraviesan a muchos universitarios y universitarias de la Cuba que corre. Alicia no es de La Habana y, asegura, la han botado dos veces de la beca; Alicia trabaja para pagarse un alquiler y poder seguir viviendo aquí, estudiando aquí, sin que sus padres paguen por ello. Más veces a la semana de las que le gustaría, Alicia sale corriendo de la facultad e incluso así llega tarde… e incluso así tiene que aguantar que el jefe la mire con su cara de perro, con su cara de “a mí qué me importa”, con su cara de “yo te pago”.
Cuando Alicia me mira de esa forma mientras fuma un cigarro, no tengo más respuesta que: “Si tienes trabajo no hay nada más que hablar… Yo sé lo que es eso. Vete”.
Teniendo la edad de Alicia, aún no sé bien cómo, me nombraron secretario general de la Unión de Jóvenes Comunistas de la facultad. Al enterarse, mis padres –también en otra provincia– pusieron el grito en el cielo y, temiendo que me alejara de la profesión, casi que me obligaron a buscar un trabajo en un medio de prensa. Durante dos años, fui estudiante, trabajador y militante con responsabilidades que, francamente, me superaban.
Más de un cinco perdí por no poder cumplir con el porciento de asistencia requerida. Mil veces el cansancio me hizo dormirme descaradamente frente a doctores en ciencia que respetaba sobremanera y que decían cosas que de verdad me interesaban mucho. En par de ocasiones, casi me rajo a llorar por la impotencia que se conjugaba entre el querer/hacer/tener-que y el no poder, porque el día no tiene más de 24 horas ni la semana más de siete días y porque uno, a veces, así de sencillo y fuerte, no puede más. También a veces, quienes nos rodean–estudiantes, padres, profesores, jefes– no entienden o no saben que uno no puede más y ello lo empeora todo.
Puedo decir que no me arrepiento de nada pero sé que hay quienes no corrieron esa suerte, la de no arrepentirse, la de no romperse del todo, en parte porque sus condiciones no eran las mías. Yo, de alguna forma, me dejara la soberbia utilizarlo o no, siempre tuve, allá a lo lejos, un respaldo.
Alicia casi no mueve el rostro cuando habla, con una mezcla ácida de soberbia, desánimo y guapería. Alicia me dice que ella no es ni un cuarto de la persona que era cuando empezó la universidad, que era alegre, que sentía la euforia que explotaba entre estas paredes y que ya nada de eso existe, como tampoco existe la Alicia de entonces.
La realidad es que las Alicias no han tenido universidad. Llegaron aquí un día y se enfrentaron con una vida estudiantil de ensueño, de música por todas partes, de gente bailando en las esquinas, de piñas y miradas y de “¡al fin estoy en la universidad, coño!”.
Pocos meses después… ¿seis? ¿siete? A las Alicias les dijeron que las clases se suspendían por un mes y, de pronto, las Alicias se descubren acabando la universidad sin haberla vivido, pensando en sus tesis, en dónde trabajar después y preguntándose dónde carajos está la vida universitaria que les prometieron y que la vida misma –así, en abstracto, pero muy en la concreta– acabó por quitarles.
Se trata de Alicia, pero también se trata de mí, se trata de muchos… A mí también me dijeron que en un mes acabaría todo y, cuando volví a poner los pies en estos suelos, ya ni siquiera era estudiante. La estafa que nos asestó la vida resultó tumultuaria, total, implacable… Nadie escapó de ella, pero hubo quienes pudieron escapar menos que otros.
Yo quiero decirle más cosas a Alicia: que resulta un formalismo tonto ese trato de usted; que a ella le toca, junto a mí, junto a tantos, volver a transformar este sitio de aprendizajes en aquella “casa” del eslogan; que en realidad no siempre fue casa para todos porque la vida cruda no les permitió–a todos– sentirse así y, por lo cual, además de renacer, nos corresponde –difícil asunto– ser mejores todavía. Yo quiero decirle a Alicia que el mundo está en sus manos, que lo estruje, que lo invente… pero que no va a ser fácil.
Y Alicia, por su voluntad, entra al aula.
El aula, en esta tarde, es una olla de grillos. Se debate el proceso de integralidad. Es casi incontrolable. Gabriela, la arrestada presidenta de brigada, habla tan bajo que el barullo la vence. En una de esas, Eduardo abandona corriendo su silla y se sitúa enfrente.
Eduardo tiene experiencia como animador, le gusta, le sabe al asunto de canalizar los ánimos del resto. A Eduardo le apasiona el género urbano y sus sueños se perfilan por ahí. Tiene para eso… Días atrás, cuando el equipo de fútbol de la facultad jugaba contra el de Filosofía, Historia y Sociología, Eduardo dominaba las gradas que, quién lo duda, forman parte también del juego todo. En el terreno, el Gabo emitía instrucciones a nuestros players, pero en las gradas era Eduardo el que mandaba. Eduardo dirigía el estímulo, el afecto, la guapería… Eduardo estaba al frente de otro batallón dentro de la misma guerra.
Ahora, aquí, Eduardo también hace magia y va logrando que el mar de fuegos sea una sola flama y que decida quiénes son sus mejores en cada dichoso parámetro. Entre risas camina todo, pero al final de la tabla aparece un parámetro de nomenclatura bastante burocrática que marca un punto de giro.
“Bueno, impacto social… eso es…”, grita a medias y suelta la pantomima de una guataca en un surco.
Entonces, alguien se levanta y llama la atención de que sí, es la guataca en el surco, pero no solo, porque en esta aula, en esta, hubo gente que se jugó la vida en hospitales y centros de aislamiento.
El aula deja de reír porque el aula entiende que hay cosas que son sagradas y el aula sabe respetar lo que merece respeto, como mismo tira a juego lo absurdo, lo innecesario, lo desfasado. El aula no quiere que sea uno, sino que sean varios, y arranca la disputa contra el reglamento que nos obliga a competir, a decir “yo más que tú”…. De pronto, corroboro que esta aula estigmatizada sabrá Dios por cuántos prejuicios, es muchísimo más valiosa de lo que ella misma calcula.
Esta aula, donde parece haber pocos tapujos a la hora de sincerarse; donde quienes juegan fútbol hoy, bailarán ballet mañana en nombre de la misma bandera azul y blanca de esta facultad; donde hay gente que sueña con hacer periodismo “puro” o con pararse frente a una cámara o con ser productor musical o con la moda y la estética o con los refugios de animales o hasta con el periodismo religioso…
En esta aula, donde tal vez ya hacen un poco de todo eso… donde se movilizan por lo que sienten y se aparecen todos un día vestidos del mismo color. Esta aula, donde la migración está doliendo ahora mismo, donde el futuro inmediato de este país no es preocupación superflua. Esta aula, donde también se decide lo que Cuba será y está siendo…
Habrá quien piense que están perdidos y con desprecio mire sus irreverencias, sus gafas estrafalarias y sus pantalones rotos –sin preguntarse acaso si tendrán más– o se escandalice porque no conocen determinada canción, determinada película, determinado nombre, determinado concepto… “¿Y quién los va a salvar?”, insistirá aquel o aquella, más que por lo que ve, por lo que no ha visto.
Habrá que responderle entonces que regrese a mirar bien y que, probablemente, perdido está quien no haya sido capaz de ver de qué están hechos ellos, ellas, en estas sillas de configuración bancaria, en esta aula llena de contradicciones.
En todo caso, se salvarán ellos mismos, como ellos mismos han salvado su asamblea; tanto así que, cuando busco con los ojos a Alicia, de repente la encuentro sonriendo.
Notas
[1] Estos nombres (Luna y Alicia) han sido cambiados para respetar la privacidad de las protagonistas.
(Tomado de La bengala)

Leer más »

Deportaciones a Cuba desde México aumentan de manera récord

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuba es el país del Caribe con más deportaciones desde México, superando incluso a Haití, la nación con más migrantes en tierra azteca y que en 2022 solo ha tenido 19 deportaciones. Los regresos forzados empezaron a crecer durante el mes de febrero y rondan los 300 al mes.
El número de deportados en el año 2021 fue de 779. Esta cifra es inferior a la alcanzada solo en los primeros tres meses de 2022. De las 793 personas cubanas deportadas de enero a marzo del presente año, 31 son menores de edad.

Según los datos ofrecidos por el Gobierno de México en el sitio web Política Migratoria, once menores de edad deportados se encuentran en el rango de edad de 12 a 17 años. Los otros 20 menores devueltos a la isla están en el rango de 0 a 11 años de edad. Todos viajaban con al menos un adulto .
Los datos oficiales también muestran que en estos tres meses se han deportado a 399 personas de Cuba por no cumplir con ningún requisito para quedarse en México. Por otra parte, 363 cubanos pidieron se les devolviera a la isla de forma voluntaria, a lo que México llama retorno asistido.
Los países que más devoluciones tienen en este primer trimestre son Guatemala y Honduras con 11 262 y 11 021 respectivamente. Del eje bolivariano, Venezuela tuvo 131 personas devueltas y Nicaragua 617, muy cerca de Cuba.
Detenciones en México

Según los datos de las autoridades mexicanas, 9 936 personas provenientes de la isla han sido detenidas en México y presentadas ante las autoridades migratorias de enero a marzo de este año.
El dato ya supera la cantidad de personas presentadas (eufemismo usado para nombrar las detenciones de migrantes), a cualquier total anual de 2018 a 2021. El año pasado, la cifra de personas de Cuba detenidas fue 5 525. Una cifra muy superior a la registrada en 2018 cuando apenas llegaron a 492; mientras que en 2019 fueron 2 085. Después vino la pandemia de la COVID-19 y los números no fueron representativos. En total 24 160 personas provenientes de la isla han sido presentadas ante las autoridades migratorias desde 2018 a la fecha. A este ritmo, 2022 será el año que se rompa el récord.
Al igual que en los años anteriores, Chiapas, el estado que colinda con Guatemala y Belice, y por donde entran los cubanos, mantiene el récord de detenciones en este primer trimestre de 2022 (2 118).
Coahuila, Baja California y Nuevo León, territorios al norte y vecinos con Estados Unidos, destacan por sus cifras en este 2022. Entre los tres territorios se han reportado 3 197 detenciones. Coahuila es el estado con mayor detenciones del norte (1 460) y después Baja California, famosa por la ciudad de Tijuana llena de campamentos de migrantes, con 1 014. Nuevo León, que en el pasado no destacaba por la presencia de migrantes de Cuba, ha realizado 723 presentaciones.
Ciudad de México y Veracruz son otras de las entidades mexicanas que resaltan por las detenciones, como podemos ver en la siguiente tabla.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Leer más »

¿Qué hace la provincia más envejecida del país ante esa realidad?

El amor dispensado en el hogar de ancianos No.3 de Santa Clara, distingue el quehacer de quienes allí laboran. Foto: del autor

Villa Clara.–Basta cruzar la puerta que da acceso al hogar de ancianos No. 3 de Santa Clara Celia Sánchez Manduley, para encontrar cientos de historias que conmueven. De cualquier parte, hasta debajo de una piedra, surge una anécdota o un relato interesante vinculado con las ancianas y ancianos que allí son atendidos.
Un combatiente que perdió a toda su familia y ahora es acogido en esa instalación; la trabajadora que luego de muchos años de duro batallar, ahora se ve sola, porque los descendientes decidieron probar suerte en otro país; o aquella mujer que asiste al centro para que su única hija pueda ganar el sustento con que mantener al resto de la prole. Esas son solo algunas de las historias capaces de estrujar el corazón hasta de los más enérgicos, aunque no las únicas.
Vidal Torres Ortiz, por ejemplo, es un hombre que a sus 90 años todavía mantiene tremenda lucidez y fuerzas para vivir: «Soy oriundo del municipio de Segundo Frente, en Santiago de Cuba, y llegué aquí en 1963 para participar en la lucha contra bandidos. Al terminar la Limpia del Escambray, contraje matrimonio con una villaclareña y me quedé. Por desgracia, no logramos tener descendencia, y al morir ella, hace ya varios años, me quedé solo», cuenta el nonagenario, quien fue traído a este hogar por una trabajadora social.
«Llegué en malas condiciones, no tenía apetito, estaba muy deprimido y enfermo. Pero bueno, logré reponerme con el cuidado que aquí me dispensan. Ellos son más que mi familia», dice Vidal Torres, con lágrimas en sus ojos; al tiempo que extiende la mirada hacia la doctora Marlen Figueredo Yumar, la directora del centro; Abel Paz, el médico, y la licenciada Denia Alfonso, jefa de la sala A.
Considerado como el mayor de Villa Clara, el hogar de ancianos No. 3 acoge a 145 personas de la tercera edad, 128 de ellas por el régimen interno y el resto seminterno, refiere la doctora Figueredo Yumar, quien desde hace dos años conduce los destinos de la institución.
«Aquí se les garantiza una frecuencia de alimentos que incluye desayuno, almuerzo, comida, con meriendas intercaladas, y cena antes de dormir. Además, se les aseguran los medicamentos, atención médica especializada, servicios de rehabilitación, podología, barbería-peluquería, y otros recursos que necesitan esas personas tan vulnerables», señala Marlen Figueredo, quien añade que lo más importante es el amor dispensado.
Por su parte, el doctor Abel Paz Olivera considera que tras la penosa situación creada allí durante la etapa más crítica de la pandemia, cuando varios trabajadores y abuelos se contagiaron con el coronavirus, se produjo una reparación capital del centro que garantizó una notable mejoría de la infraestructura de la instalación, así como de las condiciones de vida y de trabajo.
No obstante, aún persisten lagunas que impiden alcanzar la excelencia a la que aspiran sus trabajadores; entre ellas está pendiente la instalación de los paneles solares asignados, lo cual favorecerá el ahorro de energía; la obsolescencia de trituradoras, licuadoras y batidoras; así como el deterioro y rotura de los equipos de la lavandería.
DE NÚMEROS Y ACCIONES
Villa Clara cuenta en estos momentos con 182 900 adultos mayores (97 027 mujeres y 85 873 hombres), lo que representa el 24 % del total de la población de este territorio, cifras que ubican a esta provincia como la más envejecida del país.
Según la doctora Marta Monzón Quintero, jefa de la Sección Adulto Mayor, Asistencia Social, Discapacidad y Salud Mental, en la Dirección Provincial de Salud, los municipios más envejecidos son Cifuentes, que reporta un 25,4 % de mayores de 60 años en su población; Quemado de Güines y Placetas, con el 25,3 %; Remedios, con el 25,2 %, y Encrucijada, con el 25,1 %.
Añade, además, que a la elevada esperanza de vida, que en Villa Clara es de 79,4 años (77,7 para el sexo masculino y 81,3 para el femenino), se agrega la presencia de 186 personas mayores de cien años y 8 999 nonagenarios al cierre del mes de marzo, indicadores que muestran la alta longevidad que caracteriza a los villaclareños.
Una situación que preocupa y ocupa a los directivos de Salud y al Gobierno aquí es la presencia de 44 875 ancianos que viven solos (424 más que el año anterior), lo cual es resultado de varios fenómenos que son analizados con detenimiento por científicos y autoridades con poder de decisión.
Para atender la realidad que significa el envejecimiento poblacional en Villa Clara, son varias las medidas que se han venido tomando como parte de la política de atención a las personas adultas mayores, entre las cuales Marta Monzón menciona el mejoramiento de las 27 casas de abuelos y 15 de los 16 hogares de ancianos con que cuenta la provincia.
En estos momentos se mantiene cerrado el hogar de ancianos del municipio de Ranchuelo, y de las 1 144 camas aprobadas al cierre del año, solo se usaban 707, para un 61 %, motivado por los procesos de inversiones, reparaciones y mantenimientos que se ejecutan en tres hogares de la categoría grandes: Sagua y No. 1 y 2 de Santa Clara.
De igual manera, de las 320 plazas diurnas instituidas para la atención en los hogares de ancianos, se emplean nada más que 89, es decir, 19 menos que en igual periodo del año anterior; mientras que en las casas de abuelos, de un total de 800 plazas solo se aprovechan 532, para un 66,5 %, 85 menos que en 2021, lo que evidencia fisuras en el programa.
Como norma, a los ancianos solicitantes del servicio se les realiza una evaluación socio-económica para definir su capacidad de pago, que depende de la certificación de cada institución, explica la doctora Monzón, quien aclara que en caso de que la persona no pueda pagar totalmente la tarifa, se le aprueba un monto inferior e, incluso, si no lo puede asumir, la Seguridad Social se ocupa en algunos casos del costo total del servicio. 
Otra vía para hacer más llevadera la vida de los adultos mayores ha sido, según la especialista, la incorporación de 63 234 personas a los 1 341 círculos de abuelos creados en el territorio, atendidos por profesores de Educación Física.
También existen servicios especializados para el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de los síntomas síquicos y motores de la demencia en la totalidad de los municipios, reconoce la funcionaria, quien agrega que, igualmente, se brinda atención gerontológica en los 13 municipios del territorio.
Respecto a la fuerza calificada para atender a este sector de la población, la doctora Monzón Quintero explica que existen 43 especialistas en Geriatría, quienes prestan servicios en toda la geografía villaclareña, a los que se unirán los 21 residentes en formación en esta especialidad.
Coexisten, además, cuatro servicios de Geriatría en la provincia; inició en fecha reciente el enclavado en el hospital municipal María del Carmen Sosaya, de Caibarién, que incrementa a 65 el número de camas destinadas a la especialidad, a las que se adicionará la sala de Geriatría del Hospital Municipal de Remedios, que está en fase constructiva.
Una medida de gran aceptación por parte de la población adulta ha sido, asimismo, que el 80 % de las farmacias comunitarias cuenten con el servicio de mensajería, destinado a facilitar la adquisición de los medicamentos a los adultos mayores, a la par que se reiniciaron en todas las áreas de Salud, las escuelas para cuidadores.
En perspectiva, y ante el incremento del número de personas envejecidas, está prevista la apertura de nuevas instituciones sociales para la atención al adulto mayor, entre ellas la reapertura del hogar de ancianos de Ranchuelo y uno de nueva creación en Remedios, con aproximadamente 200 plazas.
Respecto a las casas de abuelos, se estima que el próximo año entren en funcionamiento otras dos en los municipios de Camajuaní y Remedios, lo que agregaría otras 60 plazas de dotación, dijo la especialista.

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.