HAVANA CLIMA

“El negro y el loco”, lo nuevo del Micha y El Chacal

El reguetonero cubano Michael Sierra Miranda, popularmente conocido como “El Micha”, adelantó en sus redes sociales que el tema musical “El negro y el loco”, junto a su compatriota El Chacal, saldría próximamente.

“Otra de las que viene por ahí, #elnegroyelloco, dímelo”, escribió en su Instagram el músico cubano. “Prepara la cintura que por ahí viene”, añadía luego. Mientras, su colega El Chacal anda promocionando sus conciertos, como el de este 16 de abril en Las Vegas.

Publicaciones recomendadas para ti
Idalys...

Leer más

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Publicaciones

Artículos Relacionados

Día Internacional de la Diversidad Biológica: Construir un futuro compartido para todas las formas de vida

Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso.En este 22 de mayo, el tema del Día Internacional de la Diversidad Biológica es “Construir un futuro compartido para toda la vida en la Tierra”. El eslogan promueve la idea de que la biodiversidad –en donde los ecosistemas y la naturaleza aportan soluciones al clima, los problemas de salud o la seguridad alimentaria e hídrica– es la base sobre la cual podemos reconstruir mejor. Ese es el mensaje responsable de la celebración e instrumento internacional en defensa de la biodiversidad.
Para celebrar una fecha de tanta relevancia a nivel mundial, hoy más que nunca, todos los seres humanos debemos luchar por hacer de nuestro planeta un mundo mejor. Todas y todos debemos aportar nuestro granito de arena, cuidando, valorando y protegiendo las distintas especies animales y vegetales que habitan en nuestro entorno, cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso, para que poco a poco pueda retornar a su equilibrio.
Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso. Foto: Henry Delgado Manzor.
Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso. Foto: Henry Delgado Manzor.
Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso. Foto: Henry Delgado Manzor.
Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso.
Cuidar los recursos naturales y respetar a la naturaleza, debe ser nuestro compromiso.

Leer más »

Unidades generadoras sincronizan con el Sistema Eléctrico Nacional

En línea con el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) desde el sábado, el bloque 1 de la Central Termoeléctrica (CTE) Lidio Ramón Pérez, de Felton, en la provincia de Holguín, genera establemente 185 megawatts (MW), informó a Granma el director general de la planta, ingeniero Osmel Maturell Reyes.

La capacidad máxima del bloque, de 260 MW, se alcanzará una vez que se ejecute el mantenimiento programado que requiere el mismo, agregó.

Como se ha dado a conocer en otras ocasiones, prosigue la reparación parcial capitalizable del bloque 2, emprendida en marzo de este año, con el fin de elevar la confiabilidad de la caldera, la turbina y del generador.

Este domingo sincronizó la unidad 3 de la cte Carlos Manuel de Céspedes, de Cienfuegos, para aportar 158 MW al SEN.

El bloque 3 permaneció parado por un breve lapso de tiempo (desde horas bien tempranas del sábado), con el objetivo de arreglar perjuicios ocasionados en el sistema de limpieza continua del condensador.

El bloque 6 de la Central Termoeléctrica 10 de Octubre, en Nuevitas, Camagüey, también sincronizó con el SEN en horas de la tarde del sábado, luego de haberse detenido en la madrugada de ese mismo día, por causas técnicas.

Durante esa jornada, el vice primer ministro, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, compartió con los obreros de la Central la necesidad de trabajar bien y rápido en la solución de las averías. Actualmente permanece detenido el bloque 4, una de las tres unidades generadoras de la termoeléctrica.

Leer más »

SNB 61: Gallos-Vegueros en playoff a partir del miércoles en el Huelga

Los pareos de la nueva etapa del clásico cubano de pelota se completan con los choques Las Tunas-Matanzas, Granma-Industriales y Mayabeque-Ciego
Espirituanos y pinareños disputarán un atractivo cotejo. (Foto: ACN)

Relacionados

Los Gallos de Sancti Spíritus recibirán el próximo miércoles en sus predios del José Antonio Huelga a los Vegueros de Pinar del Río en uno de los duelos de la postemporada de la 61 Serie Nacional de Béisbol.

Así se confirmó este domingo al concluir el calendario oficial de la fase clasificatoria del certamen con el revés de Industriales ante Artemisa (5-9), que sirvió para definir los pareos de la nueva etapa del clásico cubano de pelota.

De acuerdo con el reporte de la Agencia Prensa Latina, tras ese marcador quedaron establecidos los cuatro enfrentamientos de la ronda inicial de los playoffs: Sancti Spíritus (45-30)-Pinar de Río (40-35), Las Tunas (42-32)-Matanzas (40-35), Mayabeque (42-33)- Ciego de Ávila (41-34) e Industriales (41-34)-Granma (43-32), campeón defensor.

Fuera de la definición de la corona concluyeron Holguín (39-36), Villa Clara (38-37), Santiago de Cuba (38-37), Isla de la Juventud (37-38), Camagüey (36-39), Artemisa (27-46), Guantánamo (27-48) y Cienfuegos (21-52), en ese orden.

De acuerdo con el comité organizador del evento, los cruces de cuartos de final arrancarán el venidero 25 de mayo en las instalaciones de los planteles ocupantes de las cuatro primeras plazas en la etapa clasificatoria, con series al mejor de siete encuentros.

El campeonato de la isla inició el pasado mes de enero con 16 equipos en el organigrama, bajo el formato de todos contra todos en una etapa clasificatoria de 75 pleitos y ocho boletos en disputa rumbo al primer segmento de eliminación directa.

Leer más »

¿Quién es la francesa de la telenovela cubana Tan lejos y tan cerca?

Doris Gutiérrez. Foto: Portal de la Televisión Cubana.Doris Gutiérrez es una actriz cubana, nacida en la provincia de Las Tunas, que recientemente recibió el Premio Omar Valdés como reconocimiento a la obra de la vida, entregado por la UNEAC. Casada con un ciudadano francés hace casi 49 años, nunca imaginó que ese idioma le reabriría las puertas de la televisión cubana.
Teatrista de larga trayectoria, Doris devela, al Portal de la Televisión, aspectos que nos permiten conocer a esta avezada actriz y directora que ha llamado la atención de los espectadores desde el primer capítulo de la telenovela Tan cerca y tan lejos en su personaje de Dominique Lafont.
¿Cómo te interesaste por el arte?
–Nací en el central Jobabo. Desde que recuerdo ya yo estaba interesada en la actuación. No levantaba dos cuartas del piso y ya me pasaba la vida disfrazada, pintada con lo que encontraba y soñando con ir a Hollywood a actuar en películas.
“Mi padre trabajaba como mecánico en el ingenio y por las noches como proyeccionista del cine del pueblo. Crecí viendo películas y ese era mi juego preferido. En mi imaginación, lo mismo filmaba una película, representaba una comedia, que montaba un espectáculo de circo y payasos delante del espejo, que era mi cámara.
“Siempre dije que iba a ser artista. Así que después de la Alfabetización, cuando nos convocaron a Ciudad Libertad para las becas y me preguntaron qué quería estudiar, yo dije: Arte. De ahí me subieron en un ómnibus con otros estudiantes y nos llevaron para el Country Club, el que convirtieron en sede de la Escuela Nacional de Arte. Fui de los primeros 15 alumnos que llegamos a aquel lugar de ricos, yo venía de un pueblo azucarero de familia pobre, de obreros”.
Cuéntame sobre tu proceso de aprendizaje en la Escuela Nacional de Arte y tus inicios profesionales.
–Mi ENA fue maravillosa, viví esos seis años intensamente. Además de la selección primera para estudiar allí, tenías que aprobar la especialidad y también la escolaridad. Si suspendías alguna de las dos eras dado de baja. En mi año empezamos dos grupos de actuación de 25 alumnos y terminamos cino, todas mujeres. Había mucha exigencia, hasta disciplina militar tuvimos.
“Cuando me gradué comencé mi vida profesional en Joven Teatro, el grupo que formamos los graduados, e hicimos el servicio social en unidades militares y campamentos agrícolas. Al terminar esa etapa ingresé en Teatro Estudio y allí pasé toda mi vida hasta 1994, cuando mis intereses por la dirección me llevaron a la Compañía Hubert de Blanck”.
¿Cuál fue el impacto de los directores de Teatro Estudio en tu formación profesional?
–Para hablar del impacto formativo de los directores que allí laboraban, tengo que mencionar lo que aprendí con ellos: disciplina profesional, rigor artístico, ética del artista, exigencia de calidad estética y, algo que a mi juicio se ha perdido mucho en los actores, el buen decir.
“Teatro Estudio fue una gran escuela, donde los directores artísticos eran grandes profesores y cada uno tenía su estilo y estética. De todos aprendí mucho: Vicente Revuelta era un actor-director-maestro, pero prefería que lo viéramos como guía. Nunca estaba conforme con lo logrado y se empeñaba en motivar a los actores tocando las células más recónditas de su instinto, dejando un gran margen de libertad.
“Me gustó mucho trabajar con Raquel Revuelta, sobre todo por el espíritu de camaradería que desarrollaba, era muy exacta para decirte lo que necesitabas. Se situaba en el plano de colega y era muy cómodo trabajar con ella.
“Héctor Quintero era el más organizado, exacto y certero de los directores. Sabía exactamente lo que quería y como lo quería y no le fallaba lo que había concebido. Tenía un talento para captar, con profundidad y estilo propio, la vida del cubano.
“Abelardo Estorino, como director de su propia dramaturgia, tenía un gran dominio de su obra, pero le gustaba que los actores aportaran, que ‘generaran’ como decía.
“Armando Suarez del Villar con la primera persona que trabajaba era con el diseñador, porque era un director que le gustaba partir de una visión plástica del espectáculo. Ante Armando hay que quitarse el sombrero por el gran trabajo que desarrolló con el teatro clásico cubano.
“Berta Martínez trabajaba con una intensidad sin igual y sus resultados lo dicen. Valiéndose de una elaboración muy consciente, era maestra de la cadena de acciones y del dominio del buen decir, sabía cómo hacer metáforas escénicas y convertir el drama en imágenes poéticas”.
Has participado como actriz en disímiles e importantes espectáculos del teatro nacional, ¿te fue fácil acometer la dirección?
–Cuando me propuse dirigir comenté con el Premio Nacional de Teatro, Vicente Revuelta: Quiero dirigir, pero no logro saber qué. Tendré que buscar algo fácil para comenzar. ‘¡No!’ Me respondió Vicente. ‘Nunca busques algo fácil, busca algo que te haga vibrar y mientras más difícil mejor. Una obra que te presente muchas dificultades te hará encontrar grandes soluciones’.
“Estas simples, pero sabias palabras fueron una de las enseñanzas más grande que he recibido. En cuanto a estilo, me gustan todos los que me sirvan para comunicar un sentimiento, una idea. Necesito que haya un buen texto, si tiene ideas profundas y poesía mejor. Me mueve la obra que exprese el alma del hombre, donde se sienta una filosofía de vida, donde se sienta latir al ser humano”.
¿Puedes referirte a tu trayectoria como directora teatral?
–Además de Los soles truncos, en la cual algunas de sus protagonistas obtuvieron Premios de Actuación, dirigí Electra o la caída de las Máscaras, texto que traduje del francés, lo cual fue una experiencia muy buena, porque la traducción te da un dominio muy íntimo del texto.
“Están también Los días felices, Las criadas, en dirección compartida con Mónica Guffanti, por la que obtuvimos premios de puesta en escena y premio de actuación para Mónica; María Estuardo y Tío Vania. Creo que no me ha ido nada mal como directora”.
¿En qué obras has actuado en el audiovisual?
–La única experiencia que tuve en TV fue en las aventuras Orden de Ataque, dirigida por Juan Vilar, en 1986. En el cine puedo mencionar Melaza de Carlos Lechuga y ya están viendo mi regreso a la televisión con la telenovela: Tan cerca y tan lejos, dirigida por Alberto Luberta y Loysis Inclán.
¿Qué recuerdos guardas de las aventuras Orden de Ataque?
–Es un trabajo que quiero mucho y fue muy importante para mí. Después de tantos años me hubiera gustado hacerlo mejor, pero recuerdo a Juan Vilar y a Nelson Flores y a mis compañeros actores, a los que me unió un gran afecto. De ellos puedo mencionar a: Luis Alberto Ramírez (hijo) y Omar Alí. Sentí tanto cariño por Jorge Martínez que, cuando mataron a su personaje en la aventura, me eché a llorar sin poder parar.
¿De qué manera enfrentaste el retorno a la televisión después de 30 años?
–Actualmente se hace una televisión más ágil y tuve que adentrarme a ese ritmo de realización. Por suerte, integré un equipo maravilloso que me acogió con mucho respeto, cariño y simpatía. Me sentí ayudada por los camarógrafos y el colectivo en general.
“Al principio estaba como pez fuera del agua, pero me gustó mucho trabajar con Loysis y Luberta. Conocí gente amable y talentosa, entre ellos los actores Leidis Díaz y Delvis Fernández, con los que tuve muchas escenas, y Pedro Fernández, con el que compartí también distintas situaciones dramáticas”.
¿Cómo ha sido reconocerse en la pantalla y qué puedes adelantarnos de tu personaje?
–Me siento extraña porque no estoy acostumbrada a ver el resultado de mi actuación, debido a los largos años en el teatro. Sobre el personaje solo puedo decirte que su vida cambia como resultado de la COVID-19, se va aplatanando y comienza a ceder en ese carácter exigente que pudieron ver en la presentación del personaje. Estoy esperando las reacciones del público ante las ocurrencias de Dominique
¿Cuáles fueron los mayores retos que te impuso esta caracterización?
–Me exigió mucho. Yo estaba desentrenada porque hacía años que no actuaba y estuve vigilante al tema del acento para no perderlo. Tuve la ayuda de mi esposo ya que esa es su lengua y él trabaja con el idioma, le apasiona Martí y colabora con el Centro de Estudios Martianos.
¿En qué proyecto te encuentras actualmente?
–Integro el elenco de una película que está en producción. Me siento muy satisfecha con la acogida y el respaldo de los que aprecian mi actuación en la telenovela Tan lejos y tan cerca. Es muy gratificante.
(Tomado del Portal de la Televisión Cubana)

Leer más »

¿Qué hacer para que las empresas cubanas funcionen eficientemente?

En el país existen cerca de 500 empresas estatales en pérdidas.
Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Cualquiera conoce que, en la vida, las necesidades son siempre ilimitadas. Cuando no se tiene nada, comer pan puede resultar un sueño. Cuando se tiene el pan, después ya se sueña con echarle mantequilla o cualquier otro producto. Y así, hasta llegar a necesidades superfluas.

Lo mejor es cuando hay que escoger entre dos opciones positivas: ¿el perfume o el talco? O a nivel no personal: ¿la construcción o reparación de la carretera, de la escuela o del policlínico? Pero lo peor es cuando, entre dos males, hay que escoger el menor. Llamémosle a esto disyuntiva “negativa”.
En la economía cubana, como en cualquier otra, por supuesto que continuamente existen las mismas preguntas disyuntivas para utilizar los fondos disponibles en uno u otro proyecto. Pero el imperativo hoy es aumentar la oferta de bienes, no busquemos otro tema primero.
Hasta el periódico oficial del país, el diario Granma, hace exhortación a buscar formas de aumentar la producción y el 4to pleno del Comité Central del Partido Comunista, celebrado los días 25 y 26 de abril de 2022, apunta en ese sentido.
Cuando se discutía el proyecto de modificaciones a la Constitución, en no pocos lugares se planteó la necesidad de democratizar o llevar a consultas a nivel de circunscripciones, las propuestas de utilización de los fondos municipales disponibles, que nunca alcanzan para todo lo que se desea arreglar o construir.
En las inversiones en el sector turístico se destaca la construcción de hoteles. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
Pensando en la Asamblea Nacional, podría preguntarse: ¿aprobar solo lo que se destina al gasto social o también las inversiones productivas? ¿No sería útil que el máximo órgano de gobierno profundizase también en las inversiones a realizar con los fondos de todo el pueblo? ¿En qué sectores priorizar las inversiones productivas? ¿En la construcción de hoteles, por ejemplo?
Pero no es sobre las disyuntivas “positivas” que se intentará escribir, sino de las otras: las “negativas”.
El modelo económico cubano, adoptado a imagen y semejanza del heredado de la URSS, no implicaba simplemente socializar los principales medios de producción y utilizar las ganancias de las empresas estatales en bien de toda la sociedad. Hasta ahí hubiese estado bien, si las empresas y el mercado siguiesen funcionando como lo que son.
Pero es que también se hicieron muchos otros cambios, de mayor envergadura, que desvirtuaron las funciones de lo que es una empresa. Así, entonces, fueron surgiendo variadas disyuntivas de las que se pudiesen catalogar como “negativas”. Expondremos algunas temáticas, solo a modo ilustrativo de lo amplio que es el camino para lograr resultados concretos.

Inversiones
Ha prevalecido la necesidad de cubrir una determinada demanda, por encima de la necesidad de preservar el buen funcionamiento de las empresas, su autonomía y la salud de la economía en general. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
Si todo es propiedad del Estado, para algunos fue fácil concluir que cuando el Estado necesita hacer alguna inversión o algún gasto social, no hacía falta reunir impuestos y dividendos de sus empresas, ni tomar fondos del presupuesto, sino que el Estado podía tomar de cualquiera de ellas lo que tuvieran en cada momento en sus cuentas.
En definitiva –pensarían algunos erróneamente–, el dueño puede hacer con sus propiedades lo que le venga en ganas. Y si el Estado decide que hay que invertir en algún proyecto, pues cualquier recurso le viene bien, aunque haya que tomarlo del capital de trabajo de otras empresas. O, si hay empresas en pérdidas, la idea puede ser compensar la ineficiencia de unas con los logros de las otras.
En algunos casos, este trasvase de recursos (tomados en exceso de lo que serían los impuestos, las utilidades netas, o del presupuesto de la nación) pudiese haber significado la creación de nuevas empresas eficientes. Pero significó “desvestir un santo para vestir a otro”, sin la seguridad de que lo nuevo fuese tan eficiente o más que lo que se estaba descuidando.
El Estado cubano,  en su decurso, no solo ha extraído en exceso fondos de las empresas para determinadas inversiones; sino que, ante necesidades puntuales en muchos periodos, también ha tomado los saldos en divisas de las empresas, sin importar si después estas pueden pagar sus deudas o continuar con sus importaciones, entre otras cuestiones. Ello derivaba después en endeudamientos.
Ha prevalecido la necesidad de cubrir una determinada compra del Estado (sin negar la urgencia del momento), por encima de la necesidad de preservar el buen funcionamiento de las empresas, su autonomía y la salud de la economía en general. Todo ello ha incidido, por ende, en la baja oferta de bienes para la sociedad.
Para el Estado, la disyuntiva sería no extraer recursos de sus empresas eficientes por encima de los impuestos y las utilidades netas, para que estas empresas puedan funcionar de forma estable y hasta invertir en producción ampliada. O continuar tomando de las empresas lo que sea necesario, porque los intereses de la nación están por encima de las necesidades o planes de una empresa en específico.
Algunos pensarán que “pensar como país” es irse por la segunda opción, pero realmente eso ha significado cada vez más ir teniendo menos y menos empresas eficientes, lo que al final ha traído menores ingresos para el Estado o la sociedad como dueños de las empresas estatales. Para nada se pudiera decir que eso haya sido beneficioso para el país.
Lo curioso es que existen cerca de 500 empresas estatales en pérdidas, no se han tomado las medidas requeridas en cada caso y es posible que a muchas de esas empresas, en algún momento, les hayan sido extraídos recursos “en bien de la nación”, lo que les afectó su desenvolvimiento económico, posteriormente.

Precio de compras y utilidades
Mientras más ganancia se pueda obtener, casi siempre se producirán más mercancías, necesarias para todos. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
Si todo pertenece al Estado, pudiera pensarse que no es tan importante la utilidad de una empresa aislada, porque el exceso de utilidad en una empresa puede verse compensado con la baja utilidad o pérdidas de otras y –al final– el dueño único (el Estado) ganaría lo mismo. Por lo tanto, durante años estuvo presente la idea de que lo óptimo era el balance material, más que el financiero.
Desde “arriba” se intentaba controlar de dónde salía un recurso material, quién lo utilizaba para producir, qué resultado final se obtenía en bienes. De ese modo, las empresas no necesitaban gestionar sus compras de materias primas e insumos, o salir al mercado para ello; el Estado determinaba quién se los daba y a qué precios. Lo importante era la producción final de bienes materiales, no la utilidad de cada una de las empresas participantes en el ciclo productivo.
La utilidad era vista, hasta hace muy poco, como una terminología capitalista y, por ende, nociva; cuando, en realidad, solo con utilidades las empresas pueden aportar mayores recursos a la sociedad, mejores salarios a sus trabajadores, mayores inversiones. No se ha tenido en cuenta que se inviertan recursos para obtener una ganancia, sino con el fin único de producir determinado bien. Y mientras más ganancia se pueda obtener, casi siempre se producirán más mercancías, necesarias para todos.
Por suerte, se fue rompiendo el mito de la preponderancia del balance material o la idea de que la ganancia solo era un término del capitalismo; pero cuidado, aún hoy todavía existen muchas reminiscencias de las realidades descritas. No hay que temer a reconocer que los productores hacen algo para obtener utilidades, lo que a su vez puede traer más productos finales, más empleo y mayores ingresos para toda la sociedad.

Ventas
Con la aparición de las medianas y pequeñas empresas (mipymes) y nuevas formas de gestión no estatal (fgne), se hace imprescindible acelerar la adopción de una ley sobre quiebra de empresas.
Aquí han existido muchas restricciones que no son simples “trabas”, sino restricciones sobre la capacidad de las empresas para fijar precios acordes a la situación del mercado, para interrumpir las ventas a clientes morosos o con acumulación de cuentas por cobrar vencidas, porque eso equivaldría a interrumpir la producción de bienes y servicios necesarios para la población. Imposibilidad legal de embargar bienes de empresas deudoras (“los bienes del Estado son inembargables”), de que un tribunal declare en quiebra a empresas irrentables e incumplidoras de sus compromisos. Lo cierto es que, con la aparición de las medianas y pequeñas empresas (mipymes) y nuevas formas de gestión no estatal (fgne),se hace imprescindible acelerar la adopción de una ley sobre quiebra de empresas; pero no se observa ese tema en la agenda que presenta el gobierno para su aprobación a los distintos niveles.
Ahora se habla de no permitir la búsqueda de la eficiencia mediante los precios, cuando precisamente cualquier empresa internacional lo que busca normalmente es vender su producción al mayor precio posible, al precio que el mercado asimile. Por supuesto, siempre hay sus excepciones.
El Estado puede necesitar intervenir en el mercado y la variante de disminuir los costos casi siempre resulta la más difícil de lograr. Pero queda como alternativa buscar eficiencia logrando un producto que el mercado acepte adquirir a un precio muy rentable para la empresa.
Si el Estado permite que las empresas fijen los precios según las condiciones del mercado, en una primera etapa la inflación sería muy elevada, dada la escasez de productos. Pero si el Estado no lo permite, costará trabajo que las empresas despeguen de la situación en que se encuentran y, realmente, puedan aumentar sus producciones.

¿Es más importante tener precios controlados para una parte de la sociedad o es más importante que las empresas puedan fijar sus propios precios de ventas, ser rentables y poder pagar mejores salarios? Con lo primero se intenta contentar a todos; con lo segundo, es más fácil contentar a la parte trabajadora y, mientras mejores resultados tengan la mayor parte de las empresas, más impuestos y dividendos se podrán obtener, en bien de la parte de la población no trabajadora.
Una empresa perteneciente al Estado no tendría que estar en situación de quiebra como para pensar en embargar sus bienes o declararla en bancarrota. Porque si es una empresa estratégica, que hay que mantenerla a pesar de no dar ganancias o de no ser autosustentable, sin permitirle ajustar sus precios de ventas o reestructurar su producción, esa empresa debería recibir subsidio del Estado para que pueda seguir funcionando sin detener sus pagos. Si no es estratégica, ¿por qué tiene que afectar al resto de las empresas y a la sociedad, con su mal funcionamiento y permanentes impagos?¿O por qué no permitirle que fije sus producciones y precios para que intente dejar de ser ineficiente?
Pero, una vez más, lo que parece sencillo puede significar cierre de empresas, pérdida de puestos de trabajo, desempleo masivo, incremento de gastos de la seguridad social. Sin embargo, si no se logra un sistema empresarial eficiente, continuamente se estarán enfrentando los mismos problemas de siempre, sin hallarles solución. ¿De qué se debe desprender el Estado? ¿De puestos de trabajo sin contenido, de empleos que no rinden o de la ineficiencia empresarial y el control a ultranza de los precios de ventas?
 
Salarios
La solución no está en la distribución, sino en la creación de mayor cantidad de riquezas. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
¿Se imaginan que el Estado le diga a un negocio particular que solo puede pagar a sus trabajadores lo que se establezca por el Estado? Que le diga que no puede haber diferencias en salarios entre un negocio y otro porque los dos se dedican a lo mismo o emplean trabajadores con el mismo contenido de trabajo, o con la misma preparación académica. Sin importar que una gana más que la otra. Eso sería impensable, ¿verdad? Pues eso es lo que hizo el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social durante muchos años, para todas las empresas estatales.
Las explicaciones pueden ser variadas. Puede haber sido una interpretación errónea de la clásica frase del marxismo, “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. O sea, una descabellada interpretación de la frase de Karl Marx (1818-1883) de que “el derecho de los productores es proporcional al trabajo que han rendido” (en “Crítica al Programa de Gotha”).
O la idea sobre la igualdad. O de que el éxito de los trabajadores mejor preparados es fruto de la sociedad (producto de la educación gratuita) y, por ende, después ellos deben aportar más a los desfavorecidos (no por la vía de impuestos progresivos, sino mediante su salario).
O de no crear diferencias entre empresas, o entre sectores productivos. O de que los beneficios les vendrían a los trabajadores por las gratuidades obtenidas y no por la vía salarial; y, lógicamente, para brindar esas gratuidades a todo el pueblo, era necesario que los trabajadores aportasen a la sociedad una mayor proporción del valor creado por sus empresas.
Es decir, si en una empresa capitalista el dueño se apropia de la mayor parte del valor agregado, eso equivaldría a una alta explotación de los trabajadores; pero se interpretó que eso no sería así en la empresa socialista, por cuanto esos dividendos se redistribuirían en bien de toda la sociedad, dueña de los medios de producción.
Lo anterior equivale a plantear que, para posteriormente ofrecer gratuidades y subsidios a todo el pueblo, primero los trabajadores deben ceder parte considerable de sus salarios.
Aparentemente, aquí están claras las disyuntivas. Mayores beneficios a quienes más producen, lo que equivale a diferenciación en los ingresos y puede que hasta menos recursos para toda la sociedad en su conjunto (con menos recursos para los que no trabajan, o lo hacen en lugares menos eficientes), o viceversa.
Ya de por sí, con el planteamiento anterior, puede ser difícil tomar una decisión en un país como Cuba, enfocado en la justicia social. Pero tampoco resulta tan sencilla la disyuntiva, porque la intención de estimular mejor a quienes más producen y más utilidades brindan no es solo para reconocer los resultados de los más eficientes. Mientras mayor sea el producto final de las empresas eficientes, más ingresos se podrían obtener por la vía de impuestos y dividendos, los que sí se pudiesen distribuir en bien de toda la sociedad.
La idea es no pensar que siempre el pastel tendrá el mismo tamaño y hay que decidir cómo dividirlo de forma más justa. La idea es intentar siempre producir un pastel más y más grande, porque la solución no está en la distribución, sino en la creación de mayor cantidad de riquezas.
Últimamente están cambiando las visiones sobre qué hacer con esta disyuntiva, con la idea de estimular a los que más utilidades producen. De lo contrario, continuaría el éxodo de trabajadores desde la empresa estatal a la privada, cuando se supone que  la empresa estatal es la más representativa de nuestra sociedad y la que más resultados debe brindarle. ¿Se podría lograr eso con trabajadores menos estimulados, con los que no logren irse al sector no estatal?

Tipo de cambio de la moneda nacional
Cada vez más se observa una separación mayor entre el tipo de cambio oficial y el no oficial, sin una institución oficial como CADECA que pudiese intentar controlarlo. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
Muchas de las disyuntivas descritas hasta ahora han sido históricas. Pero si hay verdaderos dilemas que ha tenido que enfrentar el Gobierno en los últimos meses, esos han sido los que tienen que ver con la unificación monetaria y la cambiaria. Máxime en un país que depende tanto de sus relaciones con el exterior y donde una inmensa cantidad de su PIB está vinculado al comercio exterior. Pensemos en posibles variantes.
A) Si dejaban el doble tipo de cambio que existía (oficial de 1:1 y el de CADECA –Casa de Cambio– de 24:1), seguirían funcionando tiendas que comercializarían con productos no en la moneda de los salarios de los trabajadores; seguiría siendo preferible importar que producir internamente, lo que solo pudiera controlarse con limitaciones y controles de importación; seguiría siendo desestimulante exportar, lo que demandaría subsidios a la exportación o tipos de cambio preferenciales; continuaría siendo difícil conocer los verdaderos costos de producción de gran parte de las mercancías producidas con componentes importados, así como otros elementos de la contabilidad nacional y muchos más problemas asociados al doble tipo de cambio.
Pero, a su vez, habría más posibilidades de mantener tiendas en MLC bien surtidas, sin interferencias de la otra economía en la moneda nacional, con su inflación, su interrelación con los elevados gastos sociales y el déficit del Presupuesto; habría mayores estímulos para que empresas nacionales encontrasen nichos de mercado en ese mercado en MLC, sin necesidad de acometer costosas y complicadas exportaciones; pudiera ser más fácil ir pasando empresas con dificultades económicas a empresas eficientes, además de mejorar los ingresos de sus trabajadores; era más sencillo controlar el mercado no oficial de divisas, a través de CADECA.
B) Otra variante es la unificación total, de monedas y de tipo de cambio, como se hace en cualquier parte del mundo. Pero, como se ha explicado con anterioridad, para ello era necesario no solo que los exportadores cambiaran sus divisas a moneda nacional, a un tipo de cambio de mercado o cercano a las realidades económicas de cada momento, sino que también los importadores pudieran hacer la operación contraria, sin mayores contratiempos.
E igual pasaría con la población. ¿Aspectos negativos?: ante una balanza de pagos deficitaria, cabría esperar una continua devaluación de la moneda nacional (hasta tanto los productores no pudiesen hacer uso de las ventajas competitivas que surgirían y revirtiesen la situación). Esto a su vez provocaría mayor inflación, cambios permanentes en los costos de producción, de salarios, pensiones y otros.

Variantes gubernamentales
La empresa es la célula económica de la sociedad. Foto: Jorge Luis Baños_IPS
La opción escogida por el Gobierno no ha sido ninguna de las anteriores. Eliminó el doble tipo de cambio, pero sin poder ofrecer venta libre de divisas a particulares ni a empresas; ni ir adaptando el único tipo de cambio oficial a uno más cercano a la realidad económica. Tampoco las empresas podían utilizar libremente sus saldos de liquidez externa.
Por un lado, con ello se impide que aumenten los costos de producción, influyendo en los precios finales de las mercancías, en los salarios, pensiones, etc. Pero cada vez más se observa una separación mayor entre el tipo de cambio oficial y el no oficial, sin una institución oficial como CADECA que pudiese intentar controlarlo.
Esto, una vez más, desestimula las exportaciones y obliga a controlar las importaciones no por vías monetarias. Hasta se forzó la necesidad de tiendas en MLC para captar recursos externos, con una fuerte resistencia de la población, que continúa enfrentando la urgencia de adquirir productos de primera necesidad no a través de la fuente de sus ingresos salariales. Puede que haya sido la peor de todas las opciones.
Existía una disyuntiva importante: ¿permitir la pequeña empresa privada, aunque fuese medio no fundamental de producción, o no permitirla? ¿Romper con el dominio casi absoluto de la empresa estatal, porque lo otro significaría admitir apropiación privada del plus valor? ¿O permitirla para dinamizar la economía, encontrar fuentes de empleo y mejorar el nivel de vida de muchos? Por suerte, han cambiado las cosas en este sentido, pero en el camino habrá que enfrentar nuevas dificultades y dilemas subsecuentes.
Por supuesto, existen más disyuntivas, pero aquí están tratadas solo algunas o las más estratégicas por su generalidad. Otra, por ejemplo, ante la insuficiente generación eléctrica: ¿quitar la electricidad a la población o quitársela a las empresas? La segunda variante implica no generar descontentos, aunque la economía se resienta. Al final, también afecta a la población, aunque no de forma inmediata y directa, sino más tarde e indirectamente.
No se trata simplemente de eliminar “trabas”, palabra que también significa “impedimento o estorbo”. Dicho así, parecería que es fácil quitar una traba, porque un estorbo solo trae efectos negativos.
Si no se quita el estorbo, dará la sensación de que es porque hay algunas “fuerzas oscuras”, burocráticas, que se oponen a quitar la traba por intereses personales. Cuando lo que hay, realmente, son conceptos arraigados, dilemas, paradigmas. No solo son difíciles de cambiar por la fuerza de la costumbre o las resistencias de posibles acomodados en zonas de confort; sino que puede haber claridad de que al cambiarse esos paradigmas siempre habrá algún tipo de afectación, necesidad de organización de vías diferentes para resolver los problemas y hasta riesgos políticos. Muchos se ven en la necesidad de escoger, entre dos males, el menor.
Tampoco se trata de analizar la situación de las empresas caso a caso, para encontrar soluciones puntuales. Los problemas son generales y muchas de las soluciones tendrán que ser abarcadoras, para todo el universo empresarial y para el conjunto de la economía del país. Lo que podrá tener un análisis puntual es lo que atañe a la decisión de definir qué empresas se pudieran considerar estratégicas y conservarlas, pese a tener que recibir permanentes subsidios del Estado; o, sin autorizárseles, subir los precios de sus mercancías a vender.
… los riesgos políticos, derivados de no aceptar los cambios necesarios, suelen estar presentes desde el comienzo de las reformas. Hubo hechos, en el verano de 2021, que demuestran que las personas están cerca del límite de la resistencia”.
No es muy fácil sustituir una forma de ver la economía por otra. Además, el éxito de las reformas nunca puede estar garantizado, como mismo no existen las soluciones mágicas y las coyunturas ideales, pudiéndose ver los resultados al paso del tiempo. Sin embargo, los riesgos políticos, derivados de no aceptar los cambios necesarios, suelen estar presentes desde el comienzo de las reformas. Hubo hechos, en el verano de 2021, que demuestran que las personas están cerca del límite de la resistencia.
Lo que debiera estar claro ya para los decisores es que, igual que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y el nuevo Código de las Familias lo estará refrendando próximamente, la empresa es la célula económica de la sociedad. Si las empresas no son exitosas o no obtienen resultados, poco podrá avanzar la economía y el país. En la forma en que, históricamente, se han tratado los dilemas descritos y otros, es difícil que la economía pueda avanzar y el país mejorar sustancialmente. Por ende, se impone un cambio profundo en el actuar de quienes dirigen esta nación. (2022)

Leer más »
 

Contáctenos

 

Si desea contactar NoticiasCubanas.com, el portal de todas

las noticias cubanas, por favor contáctanos.

¡Estaremos felices de escucharlo!

 

Con gusto le informáremos acerca de nuestra oferta de publicidad

o algún otro requerimiento.

 

contacto@noticiascubanas.com

 

Oferta


Si deseas saber como tu sitio de noticias puede formar parte de nuestro sitio NoticiasCubanas.com, o si deseas publicidad con nosotros.

 

Por favor, póngase en contacto para mas detalles.

Estaremos felices de responder a todas tus dudas y preguntas sobre NoticiasCubanas.com. ¡La casa de todas las noticias cubanas!

contacto@noticiascubanas.com


Sobre nosotros

NoticiasCubanas.com es la casa de todas las noticias cubanas, somos un sitio conglomerado de noticias en Cuba. Nuestro objetivo es darle importantes, interesante, actuales noticias sobre Cuba, organizadas en categorías.

Nosotros no escribimos noticias, solo recolectamos noticias de varios sitios cubanos. Nosotros no somos parte, solo proveemos noticias de todas las fuentes de Cuba, y de otras partes del mundo.

Nosotros tenemos un objetivo simple, deseamos brindarle al usuario el mayor monto de noticias con calidad sobre Cuba, y la visión que tiene el mundo sobre Cuba. Nosotros no evaluamos las noticias que aparecen en nuestro sitio, tampoco no es nuestra tarea juzgar las noticias, o los sitios de las noticias.

Deseamos servir a los usuarios de internet en Cuba con un servicio de calidad. Este servicio es gratuito para todos los cubanos y todos aquellos que estén interesados en las noticias cubanas y noticias internacionales sobre Cuba.

 

Términos de uso

NoticiasCubanas.com es gratis para todas las personas, nosotros no cobramos ningún cargo por el uso del sitio de ninguna manera. Leer los artículos es completamente gratis, no existe ningún costo oculto en nuestro sitio.


Proveemos una colección de noticias cubanas, noticias internacionales sobre Cuba para cualquier persona interesada. Nuestros usuarios utilizan NoticiasCubanas.com bajo el acto de libre elección y bajo su propia Responsabilidad.

Nosotros no recolectamos ningún tipo de información de nuestros usuarios, no solicitamos ninguna dirección electrónica, número telefónico, o ningún otro tipo de dato personal.

 

Medimos el monto de tráfico que noticiasCubanas.com recibe, pero no esperamos compartir esta información con alguien, excepto nuestros socios de publicidad. Nos regimos bajo las normas Cubanas en cada cuestión legal, cualquier aspecto no clarificado aquí debe ser considerado sujeto bajo el sistema Legal de Cuba.